Página principal

Cuadernos de ajedrez


Descargar 216.03 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño216.03 Kb.
  1   2   3
Año 3 Mayo 2010 Nro. 29
CUADERNOS DE AJEDREZ

PMQVNT Horacio Sistac RSLWKZ


Aperturas
Gambito de Dama Rehusado

Defensa Eslava

Variante Clásica
Historia
La Defensa Eslava es, al igual que su prima hermana, la Defensa Ortodoxa, un inten-to de rehusar el peón del Gambito de Dama sosteniendo el peón d5 con otro soldado de in-fantería pero, en este caso, con un peón lateral y no central.
Sus primeros análisis datan del año 1590 pero su práctica activa se registra recién a partir de los años 1920, siendo célebre su em-pleo en los matches por el Campeonato del Mundo que sostuvieron Alexander Alekhine y Max Euwe en los años 1935 y 1937.
Se cree que su denominación tiene origen en el favoritismo de que gozó por parte de un grupo de jugadores que, aunque con distintas nacionalidades, tenían ascendencia es-lava. Tal es el caso de Alapin, Alekhine, Bogol-jubow y Vidmar.
A la fecha, todos los campeones del mundo, sólo para mencionar aquellos que arri-baron a la cima del ajedrez, la han empleado exitosamente. Hubo, incluso, campeones que utilizaron la Defensa Eslava con inocultable favoritismo como el propio Euwe y también Botvinnik y Smyslov.
Al presente, esta defensa forma parte del repertorio de todo jugador de alta gama y es frecuente ver su práctica en casi todos los torneos elite.

Planteo
De alguna manera, y conforme a lo ex-presado al inicio de esta columna, la Defensa Eslava es a la Defensa Ortodoxa lo que la De-fensa Caro-Kann es a la Defensa Francesa con las obvias diferencias estratégicas que estu-diaremos seguidamente1.
El planteo inicial es el siguiente:





Blancas

Negras

1

d4

d5

2

c4

c6


Diagrama 1

XABCDEFGHY


8rsnlwqkvlntr(
7zpp+-zppzpp'
6-+p+-+-+&
5+-+p+-+-%
4-+PzP-+-+$
3+-+-+-+-#
2PzP-+PzPPzP"
1tRNvLQmKLsNR!
xabcdefghy

Desde una perspectiva estratégica, esta movida pretende sostener el peón dama negro cumpliendo con tres objetivos simultáneamente:




  1. deja abierta la diagonal c8-h3 para la acción de su alfil dama, algo que, como sabemos, no ocurre en la Defensa Ortodoxa, liberación que –en esta últi-ma- requiere de una calculada manio-bra conocida como Maniobra Libe-radora de Capablanca;

  2. evita el usual ataque de minorías que puede producirse en caso de que las blancas opten por la Variante del Cambio, y

  3. se despreocupa de la usual clavada del caballo rey que suele ocurrir cuando, usualmente, las blancas practican …. Ag5.

Pero claro está, no todo es un camino de rosas. No hay cara sin ceca ni luz sin som-bras. El costo que las negras deben pagar por es-tos objetivos estratégicos empieza por el hecho de que deben, eventualmente, acceder a que las blancas ocupen el centro a fin de poder desarro-llar su alfil rey y concluye con una evidente pér-dida de tiempo cuando decidan efectuar la temá-tica ruptura del centro mediante c5 …., defectos que comparte con la Defensa Caro-Kann.


Siendo el turno de las blancas, y mer-ced a que la Defensa Eslava tiene una enorme versatilidad para transponer de una línea a otra, expresaremos aquí sólo el cuerpo teórico de las opciones con que cuenta el primer jugador:


  1. ingresar en la Variante del Cambio mediante 3. cxd5 …. que, en general, favorece el plan de las negras ingre-sando en una posición simétrica donde la única ventaja blanca es la iniciativa en tanto que el segundo jugador podrá ingresar su alfil dama en juego y luego practicar …. e6 con el objeto de hacer lo mismo con el alfil rey;

  2. mantener la tensión mediante 3. Cc3 …. pensando en ganar el centro con e4 …., pero debe mantener las debidas precauciones, por cuanto si 3. …. dxc4, 4. e4 …. ya no es convincente a causa de 4. …. b5, 5. a4 b4 obligando al ca-ballo blanco a buscar nuevas pasturas y haciendo difícil al primer jugador recu-perar el peón. A partir de la tercera movida de las blancas, el negro tiene interesantes alternativas como, entre muchas, el Contragambito Winawer (3. …. e5) o ingresar en los terrenos de la Defensa Semi-Eslava (3. …. e6), línea ultradefensiva que analizaremos en otra edición de Cuadernos de Aje-drez;

  3. Mantener la tensión, igualmente, pero demorando la opción (b) a través de 3. Cf3 …. que nos conduce a la Variante Clásica (o Línea Principal como se la denomina en algunos manuales), objeto de nuestro estudio en esta oportunidad.


Variante Clásica o Línea Principal


3

Cf3

Cf6

4

Cc3

….

Antes de continuar con el inacabable abanico de opciones que siguen a esta última movida del blanco, debemos mencionar que 4. e3 …. es perfectamente practicable, a partir de lo cual las blancas ya nada tienen que temer de …. dxc4, pero a cambio de ello han dejado en-cerrado a su alfil dama cuya única salida pare-ciera ser vía b2. Veamos, seguidamente, las principales respuestas del segundo jugador:




  1. 4. …. a6 con la clara intención de continuar con …. b5;

  2. 4. …. e6 transponiendo en la De-fensa Semi-Eslava, o

  3. 4. .... g6 que da lugar a la intere-sante Variante Schlechter.

Continuamos con la Línea Principal, lo cual configuraría la opción (d):




4

….

dxc4


Diagrama 2

XABCDEFGHY


8rsnlwqkvl-tr(
7zpp+-zppzpp'
6-+p+-sn-+&
5+-+-+-+-%
4-+pzP-+-+$
3+-sN-+N+-#
2PzP-+PzPPzP"
1tR-vLQmKL+R!
xabcdefghy

El lector seguramente se preguntará porqué las negras, a sabiendas de que el blanco pretende jugar e4 …. y contando con la libertad de su alfil dama, no practican 4. …. Af5 que lo evitaría. La respuesta es que luego de 5. cxd5 cxd5, 6. Db3! ….. las blancas ejercerán fuerte presión en el flanco de dama.




5

a4

….

¡Importantísimo! El blanco corta las intenciones negras de raíz. Ahora la jugada 5. …. b5 con el afán de sostener al peón c4 es insostenible.





5

….

Af5

Recién ahora esta jugada es prudente ya que la dama blanca no puede instalarse en b3 y, por su parte, evitar la ansiada e4 …. de las blancas.


Dos amplios caminos se abren para las blancas:
Opción (a)


6

e3

….

Ciertamente esta movida cierra la dia-gonal del alfil dama blanco, pero –además de asegurarse la recuperación del peón- la ausencia del peón negro en d5 le promete que, aún a expensas de un nuevo tiempo, e4 …. podrá ser practicada en el futuro.




6

….

e6

7

Axc4

Ab4


Diagrama 3

XABCDEFGHY


8rsn-wqk+-tr(
7zpp+-+pzpp'
6-+p+psn-+&
5+-+-+l+-%
4PvlLzP-+-+$
3+-sN-zPN+-#
2-zP-+-zPPzP"
1tR-vLQmK-+R!
xabcdefghy

El Diagrama 3 exhibe una típica posi-ción de la Defensa Eslava. Podríamos aseverar que la situación negra es bastante cómoda a par-tir del indiscutible dominio de la casilla d5 y del armonioso desarrollo de sus piezas. La posición blanca tampoco es mala. La siempre latente posibilidad de emplazar el peón rey en e4, para lanzarlo luego a e5, le otorgaría esa sutil ventaja (o remota posibilidad, tal vez) de contar con un peón extra en el centro.


Opción (b)


6

Ce5



Aunque menos practicada que la opción (a), se trata de una aguda movida que tiene por plan copar el centro mediante f3 … seguida de e4 ….




6

….

Cbd7

7

Cxc4

Dc7

8

f3

e5

El inmediato contragolpe al centro no se hace esperar.




9

dxe5

Cxe5

10

e4

Ae6

11

Cxe5

Dxe5

Y así arribamos a la posición del Dia-grama 5 donde ambos bandos se encuentran bien desarrollados y plenos de posibilidades.



Diagrama 5

XABCDEFGHY


8r+-+kvl-tr(
7zpp+-+pzpp'
6-+p+lsn-+&
5+-+-wq-+-%
4P+-+P+-+$
3+-sN-+P+-#
2-zP-+-+PzP"
1tR-vLQmKL+R!
xabcdefghy

Partida Indonesia
Aportamos al lector una instructiva partida que tuvo lugar en el Torneo Memorial de Yakarta que enfrentó a Sugeng Praytino con Krishnan Sasikiran en el año 2001. Arribados a la posición del Diagrama 5, la misma continuó:


12

Ae3

Ab4

13

Dc1

….

Conforme a los análisis del GM alemán Hubner, inconveniente hubiese sido 13. Dc2 …. a causa de 13. …. Cd5, 14. Ad2 0-0, 15. g3 Tfe8, 16. Ae2 Cxc3, 17. Axc3 Dc5 con clara ventaja para las negras. Tal vez 13. Ad4 …. hubiese aportado mejores oportunidades luego de 13. …. Da5, 14. Dc2 (no 14. Axf6 gxf6, 15. Dd4 Ae7, 16. Ae2 Td8 con superioridad negra) Td8, 15. Td1 0-0, 16. Ae2 Dg5 aunque la actividad de las piezas negras es indiscutible.




13

….

Cd7

14

Ae2

Cc5

15

f4

Dd6?!

Pareciera que 15. …. Df6 era más adecuado.




16

Dc2

Ab3

17

Axc5

Axc2

18

Axd6

Axd6

19

0-0

….

Así llegamos a la posición que describe el Diagrama 6 donde las blancas parecen haber salido del atolladero e igualado las acciones. No obstante, Hubner analiza la innecesidad de enrocar, en ausencia de las damas, con la intención de que las negras no hagan valer el poderío de la pareja de alfiles: 19. e5 Ac5, 20. Ad1 ….



Diagrama 6

XABCDEFGHY


8r+-+k+-tr(
7zpp+-+pzpp'
6-+pvl-+-+&
5+-+-+-+-%
4P+-+PzP-+$
3+-sN-+-+-#
2-zPl+L+PzP"
1tR-+-+RmK-!
xabcdefghy



19

….

0-0-0

20

e5

Ac7

Lo mejor, ya que 20. …. Ac5+, 21. Rh1 Td2, permitiría 22. Ac4 …. otorgando a las blancas ciertas chances de contrajuego.




21

Ac4

f6

22

e6?

….

¡La tentación del peón pasado! Corres-pondía 22. exf6 gxf6, 23. g3 h5 y si bien la su-premacía de la pareja de obispos no puede ne-garse, quedaba mucho por discutir aún. La jugada del texto conlleva la pérdida de un peón y, a la postre, la partida.




22

….

Td4

23

b3

Txf4

24

Txf4

Axf4


Diagrama 7

XABCDEFGHY


8-+k+-+-tr(
7zpp+-+-zpp'
6-+p+Pzp-+&
5+-+-+-+-%
4P+L+-vl-+$
3+PsN-+-+-#
2-+l+-+PzP"
1tR-+-+-mK-!
xabcdefghy

Las chances del “criminal blanco suel-to”, como veremos, son literalmente nulas.




25

Ta2

Af5

26

Te2

Te8

27

Ce4

Ae5

Ahora el peón pasado está condenado, pero las negras tendrán tiempo para capturarlo. El apuro no estaba de su lado.




28

h3

Rc7

29

Rf1

Axe6

30

Cc5

Axc4

31

bxc4

….


Diagrama 8

XABCDEFGHY


8-+-+r+-+(
7zppmk-+-zpp'
6-+p+-zp-+&
5+-sN-vl-+-%
4P+P+-+-+$
3+-+-+-+P#
2-+-+R+P+"
1+-+-+K+-!
xabcdefghy

La superioridad negra es evidente: dos peones de ventaja y dos cadenas de peones fuer-temente enlazados en tanto que el blanco tenía tres cadenas totalmente aisladas. Lo que sigue son las maniobras naturales contra quien no se resigna a comprender que tiene la partida per-dida. Por ello, no nos detendremos en el análisis y solo enunciaremos la secuencia final.




31

….

Te7

32

g4

Rb6

33

Cd3

Ra5

34

Ta2

Ad4

35

Cf4

Rb4

36

Ce2

Ae5

37

a5

Td7

38

a6

b6

39

Tc2

Td1+

40

Aband.





Diagrama 9

XABCDEFGHY


8-+-+-+-+(
7zp-+-+-zpp'
6Pzpp+-zp-+&
5+-+-vl-+-%
4-mkP+-+P+$
3+-+-+-+P#
2-+R+N+-+"
1+-+r+K+-!
xabcdefghy

Como mínimo, las blancas perderán otro peón luego de 40. Rf2 Rb3, y si 41. Tc1 Txc1, 42. Cxc1+ y 42. …. Rxc4.


Incomprensible agonía que extendió la partida por 9 jugadas más, sólo explicable en caso de que Sasikiran estuviese con apuros de reloj. Praytino, dado su alto nivel, debiera haber reconocido la derrota mucho antes de no mediar un inexplicable error de su contrincante, algo poco probable para un jugador que, por enton-ces, contaba con un ELO de 2601 puntos.

Estrategia
Pensamiento Posicional
En esta oportunidad queremos presen-tarle al lector un ejemplo de la manera en que un jugador de alto nivel evalúa una posición, elabora un plan y luego maniobra sus piezas en consecuencia con ese plan. En definitiva, nos proponemos acercarle un ejercicio del pensa-miento posicional en el que, cuando todo apa-renta equilibrio, un pequeño sacrificio –un peón para el caso- provee esa ganancia de tiempo suficiente que luego se traduzca en la acumula-ción de “energía potencial” sobre el enroque enemigo y, a la postre, la posibilidad de accio-nes tácticas conclusivas.
Nos referimos a la partida que disputa-ron Luke McShane y Jonny Hector en el Torneo de Copenhague del año 2000. Luego de una prolija Apertura Española, y tras 19 jugadas de las blancas, arribaron a la posición que exhi-bimos seguidamente.
Diagrama 10

XABCDEFGHY


8-+lwq-trk+(
7+-+-+rzp-'
6pzp-zp-snpzp&
5+p+Pzp-+-%
4-+P+P+-+$
3+L+-+-+-#
2PzP-wQ-zPPzP"
1+-tR-tRNmK-!
xabcdefghy
McShane-Hector

Copenhague 2000

Juegan las negras
Le proponemos que se convierta en Jonny Hector, un fuerte jugador de ataque que, en esta oportunidad, debió recurrir a sus conocimientos estratégicos antes de coordinar una acción táctica contra las blancas. La última movida de McShane, inteligentemente, fue 19. c4 …. con la idea de abrir la columna “c” sobre la que pueda accionar, al menos, la torre dama emplazada en ella.
Primer paso: Evaluación de la Posición
El equilibrio material es absoluto. Las negras, sin embargo tienen una estructura de peones defectuosa repartida en tres islas, pero –a juzgar por la última movida de las blancas- éstas se ven necesitadas de abrir la columna pa-ra obtener cierta actividad.
Sin embargo, Hector cuenta con el gran dominio de sus torres en la columna “f” semiabierta con fuerte presión sobre el peón f2. No obstante, un pronto …. Cg4 sería facilmente repelido mediante f3 …. lo cual obligaría al retorno del caballo a la casilla de la que provenía y, recién entonces, pensar en el avance del peón “g” con el fin de abrir esa columna.
Seguramente, Hector debe haber eva-luado que ese mismo caballo podría encontrar segura y fuerte ubicación en el escaque c5, pero ello debería esperar ya que las blancas vienen proponiendo una inmediata ruptura en el flanco de dama, y es allí donde debió concentrar su inmediata atención. Pero como el lector irá apreciando, de este tipo de evaluación va surgiendo el plan posterior.
Ciertamente, tomar el peón habilitaría la columna para la torre blanca y, he aquí una clave, ¡daría algo de juego al alfil blanco que, en definitiva, es un alfil bastante malo! En efecto, una de las ideas podría haber sido 19. …. bxc4, 20. Txc4 Cd7, 21. f3 Cc5 donde esa mínima “ventaja posicional” quedaría diluída.
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje