Página principal

CRÓnica de otra muerte anunciada en arauca


Descargar 98.19 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión20.09.2016
Tamaño98.19 Kb.
  1   2   3

CRÓNICA DE OTRA MUERTE ANUNCIADA EN ARAUCA




INFORME DE LA COMISIÓN DE VERIFICACIÓN DE LA EJECUCIÓN DE LOS LÍDERES ARAUCANOS HÉCTOR ALIRIO MARTÍNEZ, LEONEL GOYENECHE Y JORGE PRIETO.




  1. Presentación:

En la madrugada del jueves 5 de agosto de 2004, tropas del Grupo Mecanizado Revéiz Pizarro –perteneciente a la brigada XVIII del Ejército, con sede en Saravena (Arauca)- irrumpieron en el caserío de Caño Seco (municipio de Saravena), llegaron hasta la casa que el líder sindical Jorge Prieto compartía con su compañera y a pocos metros de esa vivienda –de donde los hicieron salir descalzos y sin camisa, tal como estaban durmiendo- ejecutaron de varios disparos al sr. Prieto, al también líder sindical Leonel Goyeneche y al histórico líder campesino Héctor Alirio Martínez.

Los tres fueron asesinados por los militares en circunstancias todavía no aclaradas: mientras el Ejército y el mismo Gobierno –en boca de su Vicepresidente Francisco Santos y del Ministro de Defensa – sostuvieron, desde el mismo día de los hechos, que los tres líderes fueron dados de baja al disparar, al tiempo que huían, contra el Ejército, varios testigos oculares de la masacre afirman que las tres víctimas mortales fueron sacadas de la casa con los brazos en alto, arrodillados a escasos metros de ésta y fusilados muy poco después.

Héctor Alirio Martínez, era el ex-presidente de la Asociación Departamental de Usuarios Campesinos-ADUC, Jorge Eduardo Prieto Chamusero, el presidente de la Asociación Nacional de Trabajadores Hospitalarios y de Clínicas-ANTHOC seccional Arauca, y Leonel Goyeneche Goyeneche, el tesorero de la Central Unitaria de Trabajadores-CUT seccional Arauca.

En los mismos hechos fueron detenidos –y posteriormente encarcelados- otros dos líderes sindicales de Arauca: Samuel Morales Flores, presidente de la CUT Arauca, y Maria Raquel Castro Pérez, dirigente del sindicato Asociación de Ecucadores de Arauca-ASEDAR, que se hallaba también en la casa de Jorge Prieto en Caño Seco en el momento en que fueron ejecutados los tres líderes.

El sábado 7 de agosto de 2004, dos días después de este asesinato, una comisión integrada por representantes de ONGs de Derechos Humanos y de organizaciones sociales se desplazó a Arauca. La Comisión estaba integrada por el Comité de Solidaridad con Presos Políticos, Humanidad Vigente Corporación Jurídica, Proceso de Comunidades Negras, Justicia y Paz, Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, Red de Comunidades en Ruptura y Resistencia-RECORRE, la Red Europea de Hermandad con Colombia, Coordinador Nacional Agrario y el comité de DDHH de la Unión Sindical Obrera-USO y contó con el acompañamiento de Brigadas Internacionales de Paz.



  1. Trabajo de la comisión:

La Comisión se dividió en dos grupos: uno salió hacia la vereda El Botalón (municipio de Tame) para acompañar allí a los familiares de Alirio Martínez en el velorio de este líder campesino y el otro se quedó en Saravena. Allí trató de contactar, en la seccional de la Fiscalía en Saravena, con el fiscal que –gracias a la presión ejercida por las organizaciones de Derechos Humanos desde el mismo día del asesinato- la Unidad de Derechos Humanos de esta institución había enviado desde Bogotá para hacerse cargo del caso, junto a un patólogo de la misma sección. La Comisión se entrevistó con el director de la Estación de Policía de Saravena quien informó a la comisión que el fiscal, el mencionado patólogo y varios médicos de Medicina Legal de la zona estaban procediendo a exhumar, esa misma tarde, los cadáveres de Leonel Goyeneche y de Jorge Prieto, que ya habían sido enterrados en el cementerio de Saravena. La Fiscalía estaba llevando a cabo la exhumación sin haber tan siquiera avisado previamente ni a los familiares ni a los abogados de las familias de ambos sindicalistas. Rápidamente, varios familiares de Goyeneche y Prieto se presentaron en el cementerio e intentaron entrar para dialogar con el fiscal, pero fueron retenidos con violencia -y apuntándoles con sus armas- por los miembros de la Policía Nacional que desde el inicio de esa exhumación se hallaban custodiando fuertemente el acceso al camposanto. En ese instante, como es lógico, se vivieron escenas de gran dolor e impotencia por parte de las viudas, hijos, hermanos, padres y demás familiares de ambos líderes, que tuvieron que esperar, de pie y sin ninguna explicación, más de 6 horas en la puerta del cementerio hasta poder visitar las tumbas de sus familiares asesinados.

En la mañana del día siguiente, la parte de la Comisión que se había quedado en Saravena tuvo ocasión de entrevistarse con testigos de los hechos.

Por la tarde, una multitud de amigos y compañeros de Alirio Martínez, junto a la parte de la Comisión que estaba aún en Saravena, se dirigió hacia El Botalón. Fue una caravana de acompañamiento del féretro con los restos del líder campesino, que por la mañana había sido trasladado de El Botalón (adonde lo habían llevado para velarlo y enterrarlo el día anterior) hasta Saravena, con el fin de que la Fiscalía le practicase las mismas pruebas forenses que el día antes se les habían realizado a Leonel Goyeneche y a Jorge Prieto.

La tarde y noche del domingo 8 de agosto y la mañana siguiente fueron un acto de dolor colectivo pero, a la vez, de unión campesina y sindical contra la barbarie del terrorismo de Estado y a favor de continuar con la lucha que había marcado el horizonte de esas tres vidas; por la noche, los cientos de campesinos y sindicalistas que habían estado velando a Alirio desde el sábado en la tarde le rindieron un emotivo homenaje, contándole en voz alta y con velas en la mano, junto a su féretro, cuán importante había sido para cada uno de ellos y ellas el ejemplo de Alirio y su vida dedicada a tratar de sufragar la injusticia y la exclusión social, que tantos de ellos habían sufrido o estaban sufriendo en propia carne.

Un acto político a la mañana siguiente, también en El Botalón, precedió al multitudinario entierro de Alirio Martínez. Miles de campesinos llegados desde toda Arauca -y algunos desde otros departamentos- a quienes se unieron los integrantes de la Comisión, caminaron largamente hasta el pequeño cementerio de esa vereda, bajo un sol ardiente, llevando en brazos o acompañando el féretro con los restos del líder campesino.

Por la tarde se inició el regreso a Saravena. El miércoles 11 de agosto, la Comisión se dirigió al caserío Caño Seco, municipio de Saravena, lugar donde fueron asesinados los tres sindicalistas el 5 de agosto. El día se dedicó a entrevistarse con pobladores y testigos de esos hechos y también a realizar, junto a familiares de Alirio Martínez y de Jorge Prieto, una ofrenda floral y un acto de recuerdo en el lugar donde los tres sindicalistas cayeron fusilados. A pesar de la arena que los soldados echaron encima, todavía podían apreciarse en el suelo, a dos metros escasos de la puerta de la casa, las tres grandes manchas de sangre que dejó la ejecución de cada uno de los líderes.

Al día siguiente, jueves 12, la mayor parte de la Comisión regresó a Bogotá. En Saravena quedaron acompañando a los familiares y a la comunidad los acompañantes internacionales de RECORRE y de la Red Europea que permanecieron allí hasta pasado el 18 de agosto, día en que se realizó en Saravena un cabildo abierto para esclarecer de forma colectiva los hechos en los que fueron asesinados Jorge Prieto, Alirio Martínez y Leonel Goyeneche.





  1. Los perfiles: tres líderes sociales ejecutados, responsables de soñar con una vida justa y de materializar esos sueños...

(Perfiles elaborados por las organizaciones sociales y sindicales del departamento del departamento de Arauca).
Los tres líderes asesinados se destacaron por su fuerte compromiso con Arauca, departamento del cual construyeron desde el principio su proceso campesino y sindical.
Alirio Martínez: Hace 49 años nació Héxtor Alirio Martínez, “DON ALIRIO” (así le decíamos por respeto y por cariño… así le seguiremos diciendo). El 9 de agosto de 1955, en Berbeo — Boyacá. Por las vueltas que da la vida, tuvimos la oportunidad de tenerlo en estas tierras desde sus dieciséis años. Loco emprendedor que el destino trajo por aquí, 33 años de su vida ofrendados todos ellos al beneficio de las comunidades.

Fue el primero de 8 hermanos, hijo de Doña Maria Lilia Martínez. Hace 22 años se casó con Doña Flor Marina Chavarro Saldaña, con quien conformó un hogar del cual tuvieron 4 hijos: Flor Aidé, Héctor Julio, Ana Milena e Hilda Natalia. Forjó de su familia al igual que de las penurias de los pobres su proyecto de vida. Tuvo dos razones para vivir: el amor hacia su pueblo y el amor hacia su familia. Hoy gracias a él podemos decir que conocemos el verbo amar en un solo pronombre... “YO LOS AMO”.

No fue un hombre más, no fue un hombre del montón: su espíritu de trabajador social, sus capacidades políticas y humanas, le permitieron ocupar el espacio que solo pueden encontrar los hombres especiales, el hombre de nuestro ideal... “el hombre nuevo”. Fueron esas condiciones las que lo llevaron a estar siempre al frente para indicarnos cual es el camino que debemos seguir, cual es el camino que podemos seguir.

Dispuesto en todo momento a cumplir con las tareas que el pueblo le encomendara, humildes o grandes: “hay que limpiar la carretera...” “hay que construir un puente...” “hay que hacer un bazar...” “hay que cocinar en el rancho...” “hay que resolver los problemas de las comunidades...” “hay que denunciar a los asesinos del pueblo, a los violadores de los Derechos Humanos...” “hay que dar la VIDA”. Y él, siempre estuvo dispuesto a trabajar en esos proyectos: nunca fue inferior a ellos.

Descubrió que solo cuando el pueblo se organiza puede realizar sus proyectos, puede ser gestor de su propia historia. Entonces, se articula a la Asociación Departamental de Usuarios Campesinos de Arauca — ADUC. De esto hace más de 18 años: Y empieza a hacer escuela, guiado por los viejos dirigentes. Fue el mejor alumno, preparado siempre a aprender todo, dispuesto a asumir cualquier tarea que le encomendaran.

Ocupó todos los cargos que en nuestra organización campesina deben ocupar los verdaderos dirigentes, empezó su carrera siendo afiliado al comité veredal de El Botalón; allí asume la presidencia del comité, por su carácter y compromiso. El pueblo le pide que participe de la dirección municipal formando parte de la directiva de la Asociación Municipal de Usuarios Campesinos de Tame. Es desde este espacio que entra a formar parte de la dirección departamental de la ADUC, siendo primero fiscal para luego asumir las banderas y los destinos de nuestra asociación departamental como presidente, cargo que ocupó por más de 8 años y del cual se vio obligado a renunciar, en contra de su voluntad, debido a la persecución política y a los montajes que le hicieron los enemigos de la vida, los abanderados de la muerte. Ese sacrificio lo asumió para permitir que nuestra organización campesina pudiera mantener su carácter legal y a pesar de ello continuó siendo nuestro orientador político, nuestra guía ideológica, nuestro maestro en todo momento y guía permanente. Hoy, haciendo memoria, podemos decir que gracias a su experiencia y a su formación dada desde la base, tuvo siempre la razón y no dudo cual era la directriz correcta: no se equivocó.

Enamorado de su pueblo, enamorado de su familia, obstinado por la vida, no supo encontrar las palabras para decirnos cuánto nos amaba y encontró en el hacer, en el ejemplo, la mejor forma para decírnoslo.

Se definió por sus grandes empresas: su aporte fue fundamental en la materialización de importantes proyectos para el pueblo que buscan resolver los problemas de la salud, la educación, el comercio, la gestión: AGROSARARE, el Bachillerato Agrario, la Fundación Intercultural, ECOVIAPA, Salud Sarare, La ESE del Sarare, el Centro de Enfermedades Tropicales (CET) y muchos proyectos más. Los defendió como parte de su vida y estuvo donde debía estar para mantenerlos posibles, para hacerlos reales. Bogotá, Arauca, Cuba, Saravena, Venezuela... no importaba el sitio: allí estaría él, no importaba el método: allí estaría él en un Cabildo, un Foro, una Denuncia, una Movilización Social... siempre sería el primero, el hombre de mayor ejemplo.

El Ejército creyó que el miedo era superior a la denuncia. Asesinados él y dos compañeros más Leonel Goyeneche Goyeneche y Jorge Eduardo Prieto Chamucero. Sus únicos delitos, reunirse para evaluar y reprogramar los planes de trabajo para mejorar las condiciones de vida de nuestras comunidades. Allí también, fueron detenidos injustamente el compañero Samuel Morales Flórez, dirigente sindical, presidente de la CUT, seccional Arauca; y Maria Raquel Castro, profesora e igualmente dirigente sindical y popular.

Hoy conmemoramos su vida, le decimos no a la muerte. Las balas asesinas del Estado colombiano que segaron su vida no fueron capaces de segar su ejemplo de lucha, su ejemplo de existencia. Nos negaron la oportunidad de seguir compartiendo su vida, su voz, pero ya el camino está trazado. DON ALIRIO, ya tu luz brilla en nosotros, en cada uno de nuestros corazones y no seremos inferiores a tu ejemplo. Hoy tu vida abona la tierra donde crecerá la nueva Colombia, por la que luchaste, por la que te ofrendaste. Ejemplo de hombre, ejemplo de campesino.

A su familia, a su esposa Doña Marina, a sus hijos Aidé, Julio, Milena y Natalia; a su señora madre Doña Maria Lilia Martínez, a sus hermanas y hermanos, queremos darle nuestro mas sentido de condolencia, y ofrecerles nuestras disculpas por quedarnos con parte de ese amor que les pertenecía a ustedes, pero que él quiso compartir con nosotros, que él robó de ustedes para dárnoslo. Y que llevamos en nuestros corazones.

Leonel Goyeneche: Nació el 9 de febrero de 1965 en la ciudad de Tame – Arauca, hijo de Luis Roberto Goyeneche (q.p.d.) y de Eufosina del Carmen Goyeneche. Cursó sus estudios de primaria en la institución educativa Inocencio Chincá, la secundaria en el colegio nocturno Froilan Farias, ambas instituciones del municipio de Tame, donde demostró su sensibilidad frente a los problemas estudiantiles e hizo parte de los diferentes comités institucionales.

Ingresó al Magisterio en 1988 en Saravena como maestro de primaria. En 1993 y 1994 consiguió el titulo de Bachiller Pedagógico y, por último, adquirió su título de licenciado en Educación Infantil (otorgado por la Universidad Cooperativa de Colombia seccional de Bucaramanga).


Se inició como líder sindical a través del CASE (Comité Araucano de soluciones educativas) en el periodo 1992-1994. Más tarde se vinculó a ASEDAR (Asociación de Educadores de Arauca) y asumió responsabilidades en su directiva de la Filial Saravena en el periodo 1994 – 1996. Finalmente perteneció a la directiva de la CUT Subdirectiva de Arauca como tesorero en los periodos 1997 – 2000 y 2002 hasta la fecha.
Desde 2001 hasta agosto del 2003 se desempeñó como coordinador académico del bachillerato en artes y oficios, un programa formal para adultos.
En su camino de lucha participó en numerosos encuentros cívicos, sociales y populares de orden municipal, departamental y nacional. En su convicción de hombre de ideales de libertad y justicia, su voz enérgica recitó miles de veces hasta en los últimos segundos de vida “por la defensa de la vida, los derechos humanos y la permanencia en el territorio”.
Se distinguió como un hombre franco y sincero que no estaba de acuerdo con la injusticia social que siempre han alimentado los gobiernos de turno, incluído el de Álvaro Uribe Vélez, que con el pretexto de la seguridad democrática, declaró una guerra frontal a todos los lideres sindicales de Arauca, como Leonel.
Hay hombres que luchan un día y son buenos, hay otros que luchan un año y son mejores pero hay unos que luchan toda la vida esos son los imprescindibles”


Jorge Prieto:


  • Fecha de Nacimiento : 13 de Septiembre 1953 en Santafè de Bogota D.C.




  • Hijo de JORGE EDUARDO PRIETO TRIANA Y MAXIMINA CHAMUCERO




  • Hermanos: ROSA CECILIA, LUIS ANTONIO, CESAR ENRIQUE, LORELEY, LIDA, SAUL, LEYDA, DORIS y RAQUEL PRIETO CHAMUCERO




  • Estudio: la primaria en la concentración Isabel Segunda Barrio Kennedy, en Santafé de Bogotá D.C.







  • Universitario: se gradúo en la Universidad Francisco de Paula Santander, como Administrador Financiero y Comercial en el año 2000




  • Presta su servicio Militar en el Batallón de Policía Militar No 1 en Santafè de Bogotá con sede en Puente Aranda en el año de 1969




  • Matrimonio: Casado por la iglesia católica 29 Noviembre de 1975 en la Iglesia Cristo Rey, con ROSA MARIA RAMÍREZ




  • Hijos del Matrimonio: NELSON, YUDITH Y MIREYA PRIETO RAMIREZ




  • Lugar de Origen : Santa fe de Bogotá D.C.



  • Fecha de ingreso a la región: Enero de 1974




  • Ingreso a laborar en el Municipio de Saravena como ALMACENISTA en la Construcción del puente Banadia, con la Compañía DRUMON: Enero 1974 a 20 Noviembre de 1975 (Laboro 22 Meses)




  • Sale Nuevamente a Bogota donde estuvo 3 años




  • Regresa a Saravena Junto con su Esposa ROSA MARIA RAMÍREZ en junio de 1978




  • Ingresa a laborar en Malaria en junio de 1979 y hasta Diciembre 1990




  • Durante este tiempo se desempeño como Fiscal del Sindicato ANDEMISAP




  • Se desempeño como secretario general de la CUT Departamental desde el 29 de abril de 1993 hasta diciembre de 1997.




  • Presidente del comité de ANTHOC MUNICIPAL Sub-directiva NORTE DE SANTANDER: durante este tiempo gestiona con ANTHOC Nacional la conformación de ANTHOC ARAUCA, en compañía de SINUSA (Sindicatos Unidos de Saravena), el cual fue otorgado mediante resolución No. 62 del 19 de abril de 1991 labor que se resalta por su gran espíritu de lucha sindical.



  • Tesorero de la Asociación de Padres de Familia de la Concentración de Desarrollo Rural de Saravena.




  • Ingresa a laborar en el Hospital del Sarare por contrato como Administrador de la Unidad Móvil del 21 de Enero de 1991 y hasta el 22 de Junio de 1997




  • Desde el año de 1991 convive con la profesora BELCY YASMIN SOLANO y deja 3 hijos YASMIN ALEJANDRA, JHONATAN y RAFAEL PRIETO SOLANO




  • Fue posesionado mediante resolución No. 010-077 del 23 de Junio de 1997 y hasta la fecha, en el cargo de Auxiliar Administrativo, tiempo durante el cual laboro en las Instalaciones del Hospital del Sarare San Ricardo Pampuri Sede A



  • Presidente durante 3 Periodos de ANTHOC DEPARTAMENTAL desde el 01 de Abril de 1998 a Agosto de 2003, después de esta fecha queda exiliado por la persecución y la presunta orden de captura emitida por la Fiscalia General, de agosto de 2003.




  • Logro durante estos tres periodos negociaciones importantes en beneficio de los afiliados al sindicato entre otras se resaltan las siguientes: construcción de la sede sindical Saravena, compra de equipos y vehículo, convenciones colectivas, periodo de vacaciones, primas, pago de prestaciones sociales a los funcionarios que laboran por contrato y afiliados al sindicato ANTHOC


  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje