Página principal

Crear es seleccionar Jorge Wagensberg


Descargar 19.5 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño19.5 Kb.
Crear es seleccionar

Jorge Wagensberg

 

Crear es seleccionar... ¿Qué si no? Una partida real de ajedrez (una partida jugada alguna vez) es una entre 10120 (un uno seguido de 120 ceros). En rigor, todas las partidas jugables de ajedrez están escritas en alguna parte. El número de sonetos libres distintos que se pueden llegar a componer es 10415 (un uno seguido de 415 ceros). Son las distintas alternativas que hay en un idioma con unas 85.000 palabras en su diccionario para ordenar seis  palabras en cada uno de los 14 versos. Quevedo quizá no llegara a saberlo, ni falta que le hacía, pero sus sonetos ya estaban escritos en el mundo de lo realizable pero aún no realizado. Se pueden escribir 10354.918 novelas de 200 páginas a 360 palabras por página. Estos números colosales hacen que la sentencia inversa también funcione: seleccionar también puede ser crear. No importa que la creación esté prescrita en alguna parte. La enormidad convierte estos números teóricamente finitos en números realmente infinitos. Seleccionar es lo que hace un jugador de ajedrez cuando mueve una pieza, es lo que hace un poeta cuando escribe, es lo que hace un escultor cuando esculpe, es lo que hace un artista cuando elige sus materiales, su técnica, su espacio... seleccionar es lo que hace el científico cuando hace ciencia. Crear quizá sea una ilusión, pero es una ilusión tenaz. Crear es una forma de selección. Crear es la selección culta.



 

Pero crear y seleccionar no es una habilidad exclusiva de la inteligencia. En rigor, todo lo que existe ha sido seleccionado. En la historia del universo ha habido de hecho tres sucesos que destacan sobre las demás. Primero, el principio de la historia de la materia. El Big-Bang  da el pistoletazo de salida a la evolución. Es la materia inerte. Ocurrió hace unos trece mil quinientos millones de años. Segundo, la emergencia del primer ser vivo. Quizá fuera una célula procariota no muy distinta a una bacteria. Es la materia viva. La evidencia más antigua es de hace unos tres mil ochocientos millones de años. Tercero, la emergencia de la inteligencia. Debió ser algo muy parecido a un humano. Es la materia culta. Y está presente desde hace  sólo unas decenas de miles de años. Cada uno de estos sucesos inaugura una de las tres grandes clases en las que se divide la materia: la materia inerte, la materia viva y la materia culta.

 

Los objetos inertes resisten la incertidumbre dejándose llevar por las fluctuaciones ambientales. Dejarse llevar es la primera forma de rebelión contra la incertidumbre. La selección fundamental decide aquello que, como diría Spinoza en su célebre conatus, se esfuerza por perseverar. Se selecciona aquello que es compatible con las leyes fundamentales y aquello con capacidad para perseverar. Es el seguir estando, es la estabilidad.



 

Los objetos vivos resisten la incertidumbre modificando las fluctuaciones ambientales. Cambiar el entorno significa tecnología, arquitectura; cambiar de  entorno significa movilidad. Modificar la incertidumbre es la segunda forma de rebelión contra la incertidumbre. Ahora es la selección natural, la selección de Darwin, la que decide. Ahora se selecciona para seguir vivo, para aumentar la independencia del resto del mundo. La capacidad para perseverar se llama capacidad de adaptación.

 

Los objetos cultos resisten la incertidumbre anticipando las fluctuaciones ambientales. Regula la selección culta, la creatividad humana. Anticipar la incertidumbre es la tercera forma de rebelión contra la incertidumbre. Ya no se trata sólo de ser estable. Ya no se trata sólo de seguir vivo. La selección culta  funciona con una gratificación que bien podría llamarse gozo mental. Es el seguir gozando, es la creatividad humana.



 

Volvamos al principio por un momento. Hubo un tiempo en el que la realidad era una distribución homogénea de partículas. Pero la selección fundamental fue bendiciendo objetos y sucesos estables hasta crear uno que cambió la historia, el primer ser vivo. La selección natural es un logro de la selección fundamental. Y la historia continuó, por selección natural, hasta crear un objeto que cambió de nuevo la historia, el primer ser culto. La selección culta es un logro de la selección natural. Y la historia continúa por selección culta. Es cuando un humano se queda mirando un arco iris, o un árbol, o una hoja y se pregunta por una hoja, por un árbol, por el arco iris o por la sopa prístina de quarks. Puede ser un científico, puede ser un músico, puede ser un escultor.

 

Hay formas que han accedido a la naturaleza varias veces. Emergen por selección fundamental, se confirman por selección natural y se gozan por selección culta. La simetría circular, por ejemplo, emerge siempre en condiciones de isotropía, cuando en el espacio no hay direcciones de especial privilegio. Las estrellas son esferas. Lo son los planetas. Lo son las burbujas de aire en el agua. Lo son los granos de una arena antigua. Lo es en origen el concepto huevo, del que descienden todos los animales. Lo es incluso un paquete de huevos transportado por una araña. De simetría circular o esférica son los primeros seres pluricelulares, los primeros organismos no dotados de movilidad, es decir, organismos anclados en un punto fijo o que vagan a la deriva, como las medusas o tantas esponjas y erizos. Porque la superficie de una esfera es la mínima superficie que encierra un volumen determinado. La selección puede favorecer la esfera para perder lentamente cualquier flujo que tenga lugar a través de la superficie que separa el interior del exterior. Acurrucarse significa tender a la forma más esférica posible. La esfera es lo más difícil de morder. No hay ninguna duda: la esfera protege. La esfera protege mucho. Lo saben muchos insectos, lo saben muchos mamíferos como los armadillos, puercos espín, y tantos artrópodos e insectos... Circular es la estructura de un árbol, como se descubre al hacer un corte perpendicular a su eje de simetría. La esfera es la forma de referencia para las frutas y semillas...



 

Por selección natural podemos concluir que la esfera protege, el hexágono pavimenta, la espiral empaqueta, la hélice agarra, la onda comunica, la parábola emite y recibe y los fractales colonizan el espacio. Sin embargo, de una manera más sintética, podríamos decir que esas formas, las más frecuentes en la naturaleza, derivan de la simetrías. Todas excepto los fractales. He aquí una intuición: en el fondo en el fondo, todas las formas tienden a la simetría circular o hacia los fractales. Unas palabras sobre los objetos fractales.

 

Los fractales son objetos autosemejantes. La forma fractal se conserva aunque ahondemos en niveles de organización progresivamente menores. ¿Son en verdad tan frecuentes en la naturaleza que podemos observar?



 

Comparemos la esfera con las formas fractales. En un sentido se puede decir que son lo contrario. Si hablamos de la forma de la superficie que separa el interior del exterior de un individuo vivo, la oposición es clara. La esfera minimiza la superficie frontera que contiene un volumen determinado. La fractalidad más bien lo maximiza. Y cuanto más itera la forma fractal, más crece la relación entre superficie-frontera-con-el-exterior en relación al volumen-encerrado-en-el-interior. Muchos árboles y cactus incluso presentan una duda esquizofrénica entre la esfera y los fractales. En efecto, muchos son los árboles cuyo ramaje se dispone, visto desde lejos, próximo a una esfera o a un disco. La tendencia es fuerte. Es muy frecuente que cuando dos o más árboles crecen demasiado juntos, entonces se reparten sus diferentes contribuciones para que la copa tenga la redondez de uno sólo. La simetría esférica protege, de acuerdo. Pero, visto de cerca, ¡el ramaje penetra el aire fractalmente! A gran escala, el árbol está protegido por una simetría circular. A menor escala, a la escala en la que se intercambian gases, agua, nutrientes, calor, etc., el árbol es fractal. Nos acercamos a una posible respuesta. La tendencia a aumentar el valor de la superficie que separa el interior del exterior favorece el intercambio de materiales entre el dentro y el fuera de la planta. Captar la humedad ambiente es una cuestión general. Otra es captar la luz. La fractalidad de las plantas rellena el espacio visitando el máximo número de puntos del entorno y además lo hace con continuidad, es decir, de manera que el interior del individuo no pierde la conectividad interior. La fractalidad intima el espacio, lo coloniza. He aquí una buena función para que una planta siga viva.



 

¿Y los animales? ¿Por qué no son también fractales las formas de los animales? También son seres vivos, también necesitan intercambiar materia, energía e información con el exterior... Buena pregunta. Mejor dicho, mala pregunta. Hay que decir en primer lugar que los animales no suelen exhibir formas fractales, por lo menos a primera vista. Si un ser humano fuese fractal en su forma exterior, quizá le salieran cinco deditos de cada dedo de la mano. Y cinco deditos aún más pequeños para cada uno de aquellos, hasta quizá seis o siete iteraciones. No es así, ¿pero servirían para algo tales fractales? Un animal intercambia energía y materiales de una manera muy distinta. Para empezar dispone de orificios a través de los cuales concentra el intercambio de sólidos y líquidos con el exterior. El  problema del calor incluso invierte los intereses. Los animales en general intentan aislarse del entorno con pieles o arquitecturas especiales o adoptando formas esféricas (acurrucarse). En otras palabras, en el reino animal no supone ninguna ventaja maximizar la conexión interior con la exterior. Los animales no necesitan intimar el espacio exterior como lo hacen las plantas. Por eso, los animales, en general, no son fractales por fuera. Lo son algunos invertebrados marinos, como algunas medusas y estrellas. No, en general, los animales no son fractales en su aspecto exterior... ¡Son fractales por dentro! Basta pensar en el sistema circulatorio o en el sistema nervioso de cualquier vertebrado. Compárese, mental y alternativamente, el almendro de ramas desnudas con el sistema circulatorio humano. Somos un almendro por dentro. Las plantas son fractales por fuera. Los animales son fractales por dentro. Y lo más importante. Lo que tenían en común todos los almendros, todos los árboles y todas las plantas, también lo comparten con todos los animales. La fractalidad también intima el espacio en los animales, sólo que se trata del espacio interior donde estos objetos vivos tienen la necesidad de suministrar toda clase de sustancias, energía e información a cada una de sus células. De hecho, basta fijarse en el sistema vascular de una hoja para encontarse con una fractalidad muy parecida a la de los animales. Parece haber una inteligibilidad suplementaria en la nervura dedicada al transporte interior en animales y plantas. Es decir, en el mundo inerte los fractales representan sólo una manera estable de crecer; en el mundo vivo representan una manera ventajosa de llenar el espacio; pero todo indica que la nervura fractal dedicada al transporte interior de materia (el sistema nervioso se saldría en principio de este caso) tiene una función natural suplementaria. Se diría que la selección natural ha favorecido la fractalidad por algo más. Se diría que la fractalidad aumenta su presencia porque adquiere una nueva plusvalía... Y así es. Y así puede seguir siendo con sucesivas selecciones. La fractalidad es una manera de llenar el espacio que además minimiza la energía para el transporte, lo que equivale a minimizar la resistencia hidrodinámica interna. En pocas palabras, los objetos fractales colonizan el espacio. Intiman el espacio. Llenan el espacio para nutrir cada uno de sus puntos.

 

En resumen, por selección fundamental y natural, la naturaleza se ha visto poblada de simetrías circulares y fractales. El resto de las demás formas relevantes seleccionadas como conos, hexágonos, espirales, hélices, ondas, parábolas son formas que derivan de la simetría circular. Los fractales en cambio no pueden reducirse a un círculo. Así es que quizá pueda asegurarse que, en el fondo, la selección fundamental, la selección natural han favorecido dos formas esenciales en la naturaleza: las simetrías círculo y los fractales. He aquí una intuición científica nada evidente.



 

Y es, curiosamente, una intuición científica que han tienen también algunos artistas. Con frecuencia, la intuición científica de los artistas precede incluso a la de los científicos. En tales casos, la selección culta, la creación del artista, favorece las mismas esencias de objetos y fenómenos que la selección fundamental y natural. Es la grandeza del artista. Cuando el artista no describe la naturaleza sino que la piensa. Es cuando en la obra aparecen objetos que son o no de la naturaleza, pero que bien podrían serlo. Es cuando en la obra aparecen objetos de la naturaleza pero combinados, agrupados o dispuestos según maneras que bien hubieran podido favorecer la selección natural. Es cuando el artista descubre que el círculo y la esfera son esencias comunes a lo vivo y lo culto. Es cuando el artista descubre los modos de repetición en la naturaleza. La repetición que en el espacio se llama armonía. La repetición que en el tiempo se llama ritmo. Es la repetición seleccionada para preparar la capacidad de predicción. El primero que descubrió que la primavera volvía cada año, fue seleccionado entre los que gozaban con el ritmo y la armonía. La belleza predispone a la inteligencia. Es cuando uno contempla la obra de Miguel Ángel Blanco.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje