Página principal

Créditos: Autor: Francisco Mena Oreamuno Productora: Flor Arroyo Especialista: Francisco Avendaño Herrera Diagramador: Francisco Mena Oreamuno Producido bajo el Convenio una-uned comisión de Teología a Distancia Publicado por la uned


Descargar 0.92 Mb.
Página1/13
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño0.92 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

Convenio UNA-UNED

Diplomado en Teología

Curso: Jesús y la Comunidad en los Evangelios Sinópticos

Texto Complementario

Estudio con textos sinópticos

Profesor Francisco Mena Oreamuno

Créditos:
Autor: Francisco Mena Oreamuno

Productora: Flor Arroyo

Especialista: Francisco Avendaño Herrera

Diagramador: Francisco Mena Oreamuno


Producido bajo el Convenio UNA-UNED

Comisión de Teología a Distancia
Publicado por la UNED

Año 2004

Jesús fue un campesino, que nos cuenta sobre su clase social. Claramente, el fue brillante. Su uso del lenguaje su admirable y poético, lleno con imágenes e historias. Tuvo una mentalidad metafórica. No fue un asceta, fue una persona que apreciaba el mundo, con ansia por la vida. Había una pasión sociopolítica en él –como un Gandhi o un Martin Luther King, el retó al sistema de dominación de sus días. Fue un extático religioso, un judío místico, si usted desea, para quien Dios fue una realidad experiencial. Como tal, Jesús fue también un sanador. Parecía que hubiese un aura espiritual a su alrededor, como la que se reporta de San Francisco o el presente Dalai Lama. Y sugiero que como una figura de la historia, Jesús fue una figura ambigua –usted podía experimentarlo y concluir que estaba loco, como hizo su familia, o que el era simplemente excéntrico, o que era una amenaza peligrosa- o usted podía concluir que esta lleno con el Espíritu de Dios.

Marcus Borg

Indice

Introducción 5


Puntos de partida: La tensión entre credo y Espíritu 8

Preguntas de síntesis, análisis y reflexión 13


Estudio 1: “No he venido a traer paz sino espada” (Mt 10.24b): El enigma de lo inesperado 14

Análisis sinóptico y reconstrucción del mundo del Nuevo Testamento 14

La agonía de Jesús en Getsemani: una primera experiencia con el problema sinóptico. 23

Preguntas de síntesis, análisis y reflexión 29


Estudio 2: La introducción al evangelio de Marcos: Relato mítico fundacional 30

La Introducción al Evangelio de Marcos 31

1. La estructura de la Introducción 31

2. El papel programático de las Introducciones a los evangelios 39

3. El programa de la Introducción al Evangelio de Marcos 41

a. Un relato fundacional: el uso de la palabra griega Arkhe

y la cita compuesta aducida a Isaías 41

b. El papel formativo del mito: un filtro necesario 45

c. Emerge en el horizonte del tiempo una voz desde el desierto: Juan 48

c.1. Espíritu Santo y Fuego en el contexto de Mateo y Lucas: la aparición de Q. 54

c.2. Un acercamiento al programa lucano y su relación con Isaías:

Espíritu transformador y geografía 57

c.3. Resumen del estudio sobre la sección de Marcos 61

d. La rasgadura de los cielos: mito y apocalipsis 62

e. Emerge el acontecimiento fundante de la nueva comunidad: el evangelio de Dios 69

Preguntas de síntesis, análisis y reflexión 73


Estudio 3: ¿Quién es Jesús para nosotros hoy? Nuestras imágenes de Jesús: Películas e íconos 74

Orientaciones previas 74

Algunas imágenes de la apariencia de Jesús 75

Algunas películas importantes sobre Jesús 77

Algunas consideraciones 81

Preguntas de síntesis, análisis y reflexión 83


Estudio 4: La liberación de los posesos: la gestación del ser humano nuevo 85

El análisis horizontal 86

El análisis vertical 110

b.1. El contexto literario de Marcos 110

b.2. El contexto literario de Lucas 116

b.3. El contexto literario de Mateo 123

Preguntas de síntesis, análisis y reflexión 125
Estudio 5: Las bienaventuranzas, textos para el trabajo personal 127
Bibliografía 139
Apéndice 1: Jesús en Getsemaní 145

Apéndice 2: El poseso de Gerasa 148

Apéndice 3: Las Bienaventuranzas 151

Introducción


La Escuela Ecuménica de Ciencias de la Religión de la Universidad Nacional ofreció, por primera vez en 1998, el curso Jesús y la Comunidad en los Evangelios Sinópticos. Dicho título es programático. El curso bien pudo llamarse simplemente Introducción a los evangelios sinópticos, o, más simple: Sinópticos. El nombre del curso pone ante las personas el problema complejo que implica una lectura crítica de estos evangelios. Dos elementos se integran en él: Jesús, por un lado, luego de dos mil años de experiencias religiosas cristianas transformado en el Cristo, y la comunidad, que, vista en singular, expresa que Jesús, más allá de la tradición y el dogma, ha sido una experiencia comunitaria significativa.


Se escogió como libro de texto del curso Evangelios Sinópticos y Hechos de los Apóstoles escrito por Rafael Aguirre Monasterio y Antonio Rodríguez Carmona. Los autores exponen, de forma sistemática, el proceso de trabajo que ha seguido la crítica bíblica en torno al problema sinóptico. Leer el libro de texto con paciencia es necesario. Surgirán muchas preguntas sobre lo que estos autores van exponiendo. Algunas de esas preguntas serán contestadas durante la lectura del libro. Otras se resolverán con la ayuda de este texto complementario y las tutorías. De cualquier modo, esperamos que, de la lectura de ambos materiales, usted logre producir preguntas nuevas y más profundas que le estimulen a investigar y reflexionar, tanto sobre su propia fe, como sobre los contenidos de los textos.
Aunque el libro de texto es de muy buena calidad resulta insuficiente. Los autores han tomado un camino tradicional que no plantea aspectos medulares de los evangelios. Tampoco abordan problemas teológicos que se derivan del estudio académico de los sinópticos. Recordemos que los evangelios nos trasmiten la riqueza de la experiencia espiritual de Jesús de Nazaret, quien es centro fontal de la tradición cristiana. El estudio de los evangelios es, de algún modo, una reflexión sobre nuestra manera de seguir a Jesús y comprender su experiencia con Dios. Esto nos lleva a acentuar la necesidad fundamental de leer los evangelios mismos. Según nuestra experiencia docente, el estudio de los textos evangélicos requiere su lectura porque ningún libro podrá hacer un aporte significativo sin este paso. Solo así es posible comprender las discusiones y los problemas que las personas especialistas han encontrado en ellos.
Entonces, el curso requiere de tres referentes: el libro de texto que aporta información general sobre el tema, los evangelios que son el objeto de estudio, y el texto complementario que aporta ejercicios de lectura y análisis de textos específicos. El curso no pretende agotar el tema sino, más bien, poner una buena base para que la persona que estudia pueda comprender cuestiones fundamentales y a la vez ofrecer herramientas para continuar su estudio posteriormente.
El texto complementario parte del estudio de algunos textos evangélicos. Queremos que la persona que estudia comprenda lo que significa hacer exégesis de los textos y, de manera especial, que pueda seguir un procedimiento de trabajo que, con la práctica, le permita realizar sus propios estudios. A la vez, queremos ofrecer una perspectiva no tradicional en lo que a interpretación bíblica se refiere. Una cosa es analizar los textos y otra ver las posibilidades de significado de los mismos. Los textos nos abren caminos hacia un mundo que ya no existe. En ese mundo se hicieron preguntas muy profundas que obligaron a diversos autores bíblicos a dar respuestas. Pero tales respuestas no estaban cerradas por los dogmas, al contrario, estaban sumergidas en inquietudes humanas básicas. Se trata de comunidades que necesitaban nuevos referentes para construir sus vidas. Jesús fue una figura que potenció visiones alternativas del mundo, del ser humano, de Dios mismo. Hizo esto sin proponer un sistema claro y definitivo. Su lenguaje fue metafórico: habló en parábolas o en dichos de sabiduría, sus acciones apelaban desde su experiencia espiritual a la experiencia religiosa estructurada por el culto del Templo en Jerusalén y por la tradición rabínica, pero también, por la multiculturalidad prevaleciente en su mundo. Como señalaba al inicio Marcus Borg, Jesús fue una figura ambigua que generó diversas posiciones desde diferentes grupos sociales. Es importante, según nuestro criterio, mantener la riqueza de su ambigüedad, de modo que, nosotros y nosotras tengamos que tomar, frente a su vida, una nueva posición.
Por eso usamos el término estudio. Se trata de analizar los textos para dejar la mayor cantidad de preguntas abiertas, estimular posibilidades de sentido, cuestionar nuestras creencias. El concepto estudio supone un esfuerzo por realizar una tarea de forma estructurada, y sistemática. En nuestro caso tiene que ver con comprender un procedimiento de análisis de los textos bíblicos y de nosotros mismos, de nuestros juicios previos y nuestras creencias. En cuanto a los textos ofrecemos tres ejemplos: Jesús en Getsemaní, la introducción al evangelio de Marcos y el endemoniado geraseno. En cuanto a nuestra precomprensión de Jesús, el estudio de diversas imágenes gráficas, y de películas. Seguimos en cada caso un proceso de análisis básico pero que, cambia de acuerdo a las características propias del material estudiado. Ningún método de análisis se puede aplicar de forma mecánica. Cada texto exige un modo particular de estudio. Del mismo modo, pensar en las imágenes de Jesús dominantes en iconografías y en películas requiere de una manera especial de estudio.
La estructura del texto complementario sigue en lo fundamental el libro de texto como se ve en los objetivos al inicio de cada sección titulada Estudio. Pero cada estudio propone una especie de lectura alternativa al libro de texto. Primero mostramos con el estudio breve de Jesús en Getsemaní el problema de las tradiciones presinópticas y cómo cada evangelista las usa lo que permite ver la pluralidad de perspectivas con las que tratamos en los evangelios. Luego, con el estudio de la introducción al Evangelio de Marcos presentamos una perspectiva que revaloriza el mito, recuperamos la dimensión simbólica del ser humano a partir de la apocalíptica y el programa de Marcos que presenta la inauguración de la nueva creación. El tercer estudio, forma un compás reflexivo necesario: ¿Cómo nos imaginamos a Jesús? ¿Cuáles imágenes consideramos válidas y cuáles no y por qué? Este punto es esencial en tanto los dos primeros estudios nos permiten observar el mundo de los textos, diferente al mundo cristiano occidental que vivimos hoy. Analizar las imágenes actuales de Jesús es un paso para sacar de dentro de nosotros y nosotras una serie de prejuicios y dogmas que nos condicionan hasta el punto de no poder ver al Jesús que emerge de los textos que consideramos fundantes. El cuarto estudio es un esfuerzo por mostrar la diversidad de los evangelios sinópticos en su diálogo con la tradición y entre ellos mismos. El relato del poseso de Gerasa muestra cómo cada evangelista reflexiona sobre su momento histórico a partir de las tradiciones recibidas y cómo las redimensiona para que sean significativas para su momento.
Una situación más nos queda por explicar. Muchas de las citas bibliográficas textuales que se incorporan en este texto han sido traducidas del inglés. Dado que existen diversas formas de puntuación y de indicación de las fuentes, hemos decidido traducir cada cita de acuerdo al sistema que el o la autora ha utilizado. Así que nos apegamos al texto traducido aunque este utilice formas de citar y puntuar distintas a las nuestras.
Esperamos que el esfuerzo aquí realizado le ayude a comprender de una forma más concreta el objeto de estudio del curso. Nuestro deseo más profundo es recuperar la posibilidad de imaginar nuevas formas de vivenciar la fe, ya no como adhesión ciega o sumisa, sino como apertura al Espíritu creador de Dios.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje