Página principal

Corte suprema de justicia sala de casación penal magistrado Ponente: gustavo enrique malo fernández


Descargar 25.12 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño25.12 Kb.

República de Colombia

P
ágina de


Revisión N° 40.943

Juan Carlos Arroyave Suárez
Corte Suprema de Justicia

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN PENAL
Magistrado Ponente:

GUSTAVO ENRIQUE MALO FERNÁNDEZ

Aprobado Acta N° 89.


Bogotá, D.C., veinte de marzo de dos mil trece.

V I S T O S
Se pronuncia la Sala sobre la admisibilidad formal de la “demanda de revisión” presentada por el condenado JUAN CARLOS ARROYAVE SUÁREZ, en contra de la sentencia proferida por la Sala Penal del Tribunal Superior de Medellín, el 9 de diciembre de 2010, confirmatoria del fallo emitido por el Juzgado Sexto Penal del Circuito de esa ciudad, el 6 de agosto del mismo año, a través de la cual se condenó al mencionado procesado por el concurso de conductas punibles constitutivas de homicidio agravado –consumado y tentado- y fabricación, tráfico y porte de armas de fuego o municiones.
H E C H O S
Sucedidos en Medellín, en el fallo de primer grado se consignan de la siguiente manera:
El 14 de diciembre de 2009, aproximadamente a las siete de la noche, dos sujetos que se movilizaban en una motocicleta Yamaha, negra, XT 600, llegaron al sector de La Bayadera, carrera 53 con calle 40 de esta ciudad, donde luego de apearse el parrillero empezó a disparar de forma indiscriminada a un grupo de personas que había frente a la nomenclatura 52A-31, resultando heridas 4 personas, que fueron auxiliadas por conocidos y gente del sector trasladándolos al Hospital General de Medellín, donde fallecieron los señores JOHAN ANDRÉS CUARTAS CHAVARRIAGA, RODOLFO MORALES REPIZO Y WILSON ANTONIO GARCÍA RESTREPO, quedando herido el señor JOHN HAMILTON HURTADO ISAZA, heridas que pusieron en peligro su vida según relación médico legal.
Ese mismo día, a pocas horas de lo ocurrido, fue aprehendido el señor JUAN CARLOS ARROYAVE SUÁREZ, por uniformados de la policía que por radio recibieron el reporte de uno de los posibles victimarios y el vehículo en el cual se desplazaba. Lo encontraron en la parte céntrica de la ciudad en el sector de Ayacucho con El Palo, conduciéndolo a Hospital General de Medellín, donde el uniformado Vente Banguera, lo señaló como la persona que vió disparando momento antes de La Bayadera”.
A N T E C E D E N T E S
1. De la escasa información con que se cuenta en este asunto, se desprende que por los hechos anteriores fue capturado JUAN CARLOS ARROYAVE SUÁREZ, a quien oportunamente se le formuló imputación e impuso medida de aseguramiento de detención preventiva en establecimiento carcelario.
De igual modo, mediante sentencia del 6 de agosto de 2010, el Juzgado Sexto Penal del Circuito con funciones de conocimiento de Medellín lo declaró penalmente responsable del concurso de delitos constitutivos de homicidio agravado –consumado y tentado- y fabricación, tráfico y porte de armas de fuego o municiones.
La providencia en mención fue confirmada en segunda instancia por la Sala Penal del Tribunal Superior ese Distrito Judicial, el 9 de diciembre siguiente.
La misma Corporación, posteriormente declaró desierto el recurso extraordinario de casación presentado por ARROYAVE SUÁREZ1.
2. En escrito dirigido al Tribunal Ad quem el 26 de febrero de 2013, el sentenciado ARROYAVE SUÁREZ dice promover “solicitud de acción de revisión”, con fundamento en el artículo 192 de la Ley 906 de 2004.
Al efecto, hace una breve reseña de los fallos de las instancias y consigna su propio análisis de la prueba, para concluir que los juzgadores incurrieron en errores en la apreciación de las pruebas; en concreto, denuncia y explica de acuerdo a su particular percepción, que se presentaron errores de hecho por falsos juicio de existencia, identidad y de apreciación, y yerros de derecho consistentes en falsos juicios de legalidad y convicción.
A su libelo, el demandante anexa múltiples certificaciones y declaraciones que aluden a su buena conducta, y copias de su documento de identidad, las sentencias de las instancias, un informe del investigador de campo y la página final del auto que declaró desierto el recurso de casación.
3. La Sala de Decisión, a su turno, dictó providencia el 11 de marzo último, ordenando remitir la actuación a esta Corporación, por dirigirse la misma en contra de una sentencia condenatoria de segundo grado dictada por ese Tribunal.
CONSIDERACIONES DE LA SALA
La Corte rechazará la “demanda de revisión2 presentada por el sentenciado JUAN CARLOS ARROYAVE SUIÁREZ, siendo claro que carece de legitimidad para promoverla, toda vez que no ostenta la calidad de abogado titulado.
En efecto, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 193 de la Ley 906 de 2004, la acción de revisión podrá ser promovida por “el fiscal, el Ministerio Público, el defensor y demás intervinientes, siempre que ostenten interés jurídico y hayan sido legalmente reconocidos dentro de la actuación materia de revisión. Estos últimos podrán hacerlo directamente si fueren abogados en ejercicio. En los demás casos se requerirá poder especial para el efecto”.
En este orden de ideas, si bien no se discute que el sentenciado tiene legitimidad para invocar la acción de revisión, es imperativo que acuda mediante abogado titulado que tenga poder especial para ello, quien deberá formular una demanda ajustada a los requisitos legalmente establecidos para su admisión, dado que, se trata de un proceso distinto al que culminó en las instancias.
Sobre el tópico, la Sala se ha pronunciado de manera pacífica y reiterada en este sentido:
Desde ese punto de vista, la revisión es una acción judicial autónoma, dirigida contra un proceso penal concluido, y por ello la demanda debe ser presentada por un abogado titulado que tenga poder especial para hacerlo, así se trate del mismo profesional que intervino en el trámite ordinario, o de un defensor distinto.
La necesidad de acreditar poder especial no obedece a una exigencia meramente formal, sino que la legitimidad por parte activa es un requisito de procedibilidad de la acción de revisión, la cual no puede iniciarse sin la presentación de la demanda por un abogado que haya recibido poder para ese efecto, puesto que no es la continuidad del proceso penal, sino el ejercicio de un mecanismo jurídico excepcional y distinto, orientado a remover la entidad de cosa juzgada.
El poder es el instrumento a través del cual la Corte verifica la legitimidad del abogado para actuar, en el sentido de demostrar la existencia del vínculo entre el profesional y el titular del derecho para ejercer la acción de revisión”3.
Acorde con lo anotado, se tiene que el accionante JUAN CARLOS ARROYAVE SUÁREZ no cumple con la exigencia demandada por la norma y aunque no se discute que él mismo está facultado para promover la revisión de su proceso, es imperativo que se trate de abogado titulado legalmente autorizado para ejercer la profesión, calidad que no le es predicable.
En consecuencia, se rechazará la demanda formulada por falta de legitimidad.
En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal,
R E S U E L V E
RECHAZAR la demanda de revisión presentada por el procesado JUAN CARLOS ARROYAVE SUÁREZ, por falta de legitimidad.
Contra esta decisión no procede el recurso de reposición.
Notifíquese y cúmplase.

JOSÉ LEONIDAS BUSTOS MARTÍNEZ

JOSÉ LUIS BARCELÓ CAMACHO FERNANDO A. CASTRO CABALLERO

MARÍA DEL ROSARIO GONZÁLEZ MUÑOZ GUSTAVO ENRIQUE MALO FERNÁNDEZ

LUIS GUILLERMO SALAZAR OTERO JAVIER DE JESÚS ZAPATA ORTÍZ

Nubia Yolanda Nova García

Secretaria

1 La información como tal se obtiene de las copias fragmentadas que aporta el libelista JUAN CARLOS ARROYAVE SUÁREZ, las cuales incluyen la página final del proveído del Tribunal con el que declaró desierto el recurso, sin que conste la fecha exacta de su expedición.

2 Así debe entenderse el sentido de la petición, pues, no obstante los evidentes defectos de fundamentación, es claro que lo pretendido por el actor a través en su confuso y deshilvanado escrito, es dejar sin valor la sentencia condenatoria dictada en su contra, tanto en primera como segunda instancia.

3 Autos del 8 de agosto de 2002 y 18 de abril y 12 de diciembre de 2012, Radicados Nos. 18.693, 37.252 y 40.363, respectivamente.



La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje