Página principal

Corte suprema de justicia sala de casación civil magistrado Ponente: CÉsar julio valencia copete


Descargar 18.67 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño18.67 Kb.

República de Colombia




Corte Suprema de Justicia

Sala de Casación Civil

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN CIVIL
Magistrado Ponente:

CÉSAR JULIO VALENCIA COPETE
Bogotá, D.C., diez (10) de mayo de dos mil cinco (2005).
Ref: Exp. 0800122130002005-00087-01
Se pronuncia la Corte sobre la impugnación interpuesta por Yidis Arévalo Polo contra el fallo de 7 de marzo de 2005, proferido por la Sala Civil - Familia del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Barranquilla, que tuteló a Hernando Duque Jordán y Norberto Medina Martínez el derecho al debido proceso, trámite que el último promovió frente a los Juzgados Segundo Promiscuo del Circuito de Sabanalarga y de la Unidad Judicial de Campo de la Cruz.
ANTECEDENTES
Reclama el accionante la protección del derecho fundamental al debido proceso que considera vulnerado, puesto que a pesar de haber informado sobre el cumplimiento del fallo de tutela de 11 de agosto de 2003 (fol. 8), en relación con el derecho de petición amparado a Yidis Arévalo Polo, pues le contestó el 2 de febrero de 2004, de haber alegado que el derecho al mínimo vital no debió tutelarse por cuanto devenga puntualmente un salario como docente de la Secretaría de Educación del Departamento del Atlántico, y sin que fueran practicadas las pruebas que solicitó, el a quo en proveído de 13 de agosto de 2004 (fol. 80) los sancionó por desacato a él y al ex alcalde de Santa Lucía con arresto de dos días y multa de dos salarios mínimos mensuales, pena que el ad quem, por vía de consulta confirmó mediante el de 9 de noviembre de 2004 (fol. 23).
RESPUESTA DE LOS ACCIONADOS
El Juez de la Unidad Judicial de Campo de la Cruz hizo un recuento de la actuación surtida y se opuso al amparo deprecado.
La Juez Segunda Promiscua del Circuito de Sabanalarga adujo que ningún derecho se vulneró al accionante con la decisión que adoptó.
LA SENTENCIA DEL TRIBUNAL
Tuteló el derecho al debido proceso y, en consecuencia, ordenó anular los autos contentivos de las sanciones impuestas por desacato.
LA IMPUGNACIÓN
Yidis Arévalo Polo, a quien el Tribunal ordenó vincular a este trámite, por haber sido quien promovió la primigenia acción de tutela, manifestó su desacuerdo con el fallo, aduciendo que el trámite incidental no puede convertirse en el escenario natural para controvertir el acervo probatorio, pues ello debió hacerse mediante la impugnación.
CONSIDERACIONES

1. De antiguo, y de manera reiterada e invariable, ha venido expresando la Sala que es improcedente la solicitud de amparo constitucional enderezada contra providencias dictadas en incidente de desacato adelantado con posterioridad a la orden de protección de los respectivos derechos fundamentales. De tales determinaciones, se resaltan las sentencias de 29 de mayo de 2002, expediente 0500122030002002-0006-01 y 21 de febrero de 2003, expediente 7300122130002002-00382-01, en la que precisó: "se advierte que respecto de las pretensiones aquí impetradas, no es posible dispensar el amparo solicitado, toda vez que, recta vía, ellas apuntan a cuestionar determinaciones adoptadas por funcionarios judiciales, en la órbita tutelar, respecto de las que no puede, stricto sensu, abrirse paso un nuevo estudio del mismo linaje constitucional, así la decisión respectiva se hubiere proferido en el interior del incidente reglado por el artículo 52 del Decreto 2591 de 1991, habida cuenta que es inocultable la conexidad y dependencia que experimenta esta fase con la inicial prevista para definir si se dispensa o no la protección demandada, ab initio. Al fin y al cabo, acción de tutela e incidente de desacato, están indisolublemente ligados y son eslabones de la cadena tutelar, propiamente dicha, de insoslayable carácter constitucional, con todo lo que ello implica".

2. Recalca la Sala cómo, de no ser así, la acción de tutela se transformaría en una especie de espiral procesal, si por determinada actuación cumplida dentro de las diversas etapas diseñadas para el adelantamiento del amparo constitucional cualquiera de los afectados o intervinientes tuviera la posibilidad de formular una nueva pretensión de similar estirpe, con lo cual se afectaría gravemente la seguridad jurídica y la confianza en las decisiones judiciales.


3. No obstante, en fallo de 1° de marzo de 2004 (exp.1100102040002003-03501-01), se abrió la posibilidad de estudiar su viabilidad, mas sólo "en aquellos casos excepcionales, en que se invoca ausencia de notificación del accionado, una vez éste hubiera agotado en el interior del incidente de desacato esta misma situación".

4. Puesto que en el presente caso queda excluida esta última situación, habida cuenta que los hechos expuestos en el libelo de amparo constitucional aquí propuesto no arguyen ninguna informalidad en la vinculación de los sancionados, es de verse que ante el juez natural, es decir, en el interior del incidente de desacato, pudieron los presuntos agraviados formular, con base en los supuestos fácticos que exponen para apoyar su solicitud de tutela, las correspondientes manifestaciones, peticiones, recursos o alegaciones encaminados a la protección de sus derechos, por ser el escenario expedito diseñado para ello, en ejercicio de las atribuciones conferidas por la Carta Magna y por la ley para tramitarlas y decidirlas.


5. Dada la similitud que presenta el evento puesto a consideración de la Corte, resulta imperiosa la aplicación de tal precedente, para llegar a la misma solución jurídica. Así, al no poder ser despachada favorablemente la acción de tutela incoada, se impone revocar la decisión del Tribunal, como en efecto se dispondrá.
DECISION
En mérito de lo expuesto la Corte Suprema de Justicia, en Sala de Casación Civil, administrando justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley, REVOCA el fallo de la procedencia y fecha preanotadas y, en su lugar, DENIEGA el amparo constitucional pedido por NORBERTO MEDINA MARTÍNEZ.
Notifíquese lo aquí resuelto a las partes, y, en oportunidad, remítase el expediente a la Corte Constitucional para su eventual revisión.
NOTIFÍQUESE,


EDGARDO VILLAMIL PORTILLA


MANUEL ISIDRO ARDILA VELÁSQUEZ


JAIME ALBERTO ARRUBLA PAUCAR


CARLOS IGNACIO JARAMILLO JARAMILLO


PEDRO OCTAVIO MUNAR CADENA


SILVIO FERNANDO TREJOS BUENO


CÉSAR JULIO VALENCIA COPETE




La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje