Página principal

Corte Suprema de Justicia rad. 21670. Extradición mauricio león donato


Descargar 73.84 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño73.84 Kb.
República de Colombia



Corte Suprema de Justicia

RAD. 21670. EXTRADICIÓN

MAURICIO LEÓN DONATO

Proceso No 21670
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN PENAL
Magistrado ponente:

Dr. HERMAN GALÁN CASTELLANOS


Aprobado acta No. 049

Bogotá D.C., nueve (9) de junio de dos mil cuatro (2004)


Procede la Corte a emitir concepto sobre la solicitud de extradición del ciudadano colombiano MAURICIO LEÓN DONATO, presentada por el Gobierno de los Estados Unidos de América a través de su embajada.



ANTECEDENTES

1.- A MAURICIO LEÓN DONATO, se le requiere para que comparezca en juicio ante la Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico, según la nota verbal 1852 del 24 de octubre de 2003, por haberse proferido en su contra la resolución de acusación No. Cr. 02-191 (DRD) el 22 de mayo de 2002.

2.- Efectuada la traducción oficial y la legalización respectiva ante el Ministerio de Relaciones Exteriores, para formalizar el trámite de extradición, fueron aportados por el Estado requirente, los siguientes documentos:
2.1. Nota verbal 1852 del 24 de octubre de 2003, a través de la cual la Embajada de los Estados Unidos de América, fundamenta la petición de extradición del mencionado ciudadano.
En el referido documento la Embajada Norteamericana informa al Ministerio de Relaciones Exteriores que la resolución de acusación No. Cr 02 - 191 (DRD) dictada el 22 de mayo de 2002, en la Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico, es la base de la solicitud formal que hace el Gobierno de los Estados Unidos de América para la extradición de MAURICIO LEÓN DONATO (f. 151 a 154 carpeta anexa).
2.2.- Copia de la orden de arresto No. 896 del 11 de mayo de 2003, mediante la cual el Gobierno de los Estados Unidos de América, a través de su Embajada en Colombia solicitó la detención con fines de extradición del ciudadano MAURICIO LEÓN DONATO (f. 1 a 4 carpeta anexa).
2.3.- Acusación formal No. 02 - 191 (DRD) del 22 de mayo de 2002 proferida por la Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico, mediante la cual se presentan cargos en contra del ciudadano colombiano MAURICIO LEÓN DONATO, conocido también como “Cauchera”, por cuanto desde más o menos el 1 de septiembre de 1995 hasta el 11 de febrero de 2001 inclusive, a sabiendas, con intención, premeditación e ilegalmente conspiró y se alió con otros sujetos conocidos y desconocidos para El Gran Jurado, para cometer un delito contra los EE.UU., importando a éste país desde Bogotá, Colombia, un kilogramo o más de heroína en violación del Título 21 del Código de ese país, Sección 952 (a) y Sección 963, referidos al tráfico de narcóticos (f. 52 y 53 carpeta anexa).

2.4.- Copia de las Leyes Generales del Título 21 del Código de los Estados Unidos, Sección 952 (a) referido a la importación ilegal de sustancias controladas; Sección 960 (b)(1)(B) que contienen las penas privativas de la libertad para este tipo de comportamientos ilícitos y, Sección 963 que contiene el tipo penal del intento o conspiración. Así mismo se remitieron copias del Título 18 del Código de los Estados Unidos, Secciones 3282 referida a los delitos no capitales, 841 (a)(1) que define las acciones ilegales y sus penas y la Sección 846 del Título 21 que reitera el intento y conspiración (fls. 56 a 66 carpeta anexa).


2.5.- Declaración jurada en apoyo de la solicitud de extradición de WARREN VÁSQUEZ, Fiscal Federal Auxiliar en la Fiscalía Federal de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico asignado a la Unidad de Narcóticos y por consiguiente familiarizado con el Caso Criminal No. 00-008 (DRD) llamado Estados Unidos de América vs. Rodríguez Cortés, del que surgió el caso contra Sandra Patricia Sandoval Mendoza y MAURICIO LEÓN DONATO por conspiración para poseer con la intención de distribuir en exceso de un (1) kilogramo de heroína, desde septiembre de 1995 hasta noviembre de 2000.
En esta declaración se expone el procedimiento aplicable al caso que se adelanta en la Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico, en relación con los hechos que involucran a MAURICIO LEÓN DONATO y las normas penales aplicables al mismo, referidos a “que con conocimiento, a sabiendas y con intención, combinándose, conspirando, aliándose y acordando entre ellos y con terceras personas para poseer con intención de distribuir desde un lugar fuera de los EE.UU. a saber Bogotá, Colombia, América del Sur, una sustancia controlada (1 kilogramo o más de heroína)” (f. 83 carpeta anexa).
Al respecto precisa que bajo las leyes de los Estados Unidos una conspiración es simplemente un acuerdo para infringir los estatutos criminales, en este caso las leyes que prohiben la posesión, distribución e importación de heroína hacia ese país, lo que constituye un delito; en consecuencia, estima el declarante que la conspiración es una sociedad para propósitos criminales, en la que cada miembro o partícipe se convierte en agente o socio, sin necesidad de tener el pleno conocimiento de todo el esquema ilegal o de los nombres e identidades de todos los conspiradores, siendo este aspecto suficiente para hallarlo culpable de conspiración.
En tal sentido dentro del juicio que se le adelantará a LEÓN DONATO se deberá probar que éste llegó a un acuerdo con una o más personas para llevar a cabo un plan ilegal común, a través del testimonio de testigos oculares, evidencia física, tal como la heroína confiscada en varias ocasiones cuando se detuvo a los transportadores durante la investigación, conversaciones grabadas consensualmente entre lo operadores del Gobierno y el testimonio de individuos que cooperan con el mismo.
Afirma que en este caso existen grabaciones en caseteras de audio que se presentarán como evidencia en el juicio de las acciones y negociaciones que fueron llevadas a cabo por los acusados e informantes, contando con el consentimiento de éstos últimos. Así mismo, declararán los químicos de la Administración de la Lucha contra las Drogas, en lo que tiene que ver con el análisis de las sustancias incautadas durante la investigación.
En relación con el periodo en que los acusados delinquieron, que parte del año de 1995, explica que la acusación queda completamente probada con evidencia independiente de las acciones que llevaron a cabo Sandra Patricia Sandoval Mendoza y MARURICIO LEÓN DONATO luego del 7 de diciembre de 1997.
Sobre los hechos que originaron la presente solicitud de extradición precisa que: “SANDRA PATRICIA SANDOVAL-MENDOZA y MAURICIO LEÓN DONATO t/c/p “Cauchera” desde más o menos septiembre de 1995 y terminando en una fecha desconocida, pero no antes de noviembre de 2000, se combinaron, conspiraron, aliaron y estuvieron de acuerdo entre ellos y con terceros para cometer delitos contra los EE.UU., o sea, para poseer con la intención de distribuir y de importar a los EE.UU., desde un lugar fuera del mismo, a saber, Bogotá, Colombia, América del Sur, un (1) kilogramo o más de heroína. El objetivo primario de la conspiración era importar cantidades de varios kilogramos hacia Puerto Rico y Nueva York, donde se vendía la misma; y vender cantidades de varios kilogramos de heroína en Puerto Rico, garantizando beneficios sustanciales de dinero en la forma de ganancias ilegales” (f. 86 carpeta anexa).
Esta conspiración estaba a cargo de Luis Fernando Rodríguez Cortés, quien conseguía la heroína en Colombia y trabajaba directamente con MAURICIO LEÓN DONATO y Sandra Patricia Sandoval Mendoza, quienes eran los encargados de reclutar, adiestrar y supervisar a los transportadores de la conspiración, dentro de los cuales figuran: Luis Olaya, Nubia Cristina López Sanabria, Luz Arboleda, Wilson Aldana, Alexandra Morales, Claudia Valderrama y Jorge Rincón, quienes transportaban la heroína a Puerto Rico, Miami y Nueva York, escondiéndola en sus sistemas digestivos y equipajes.
De conformidad con la investigación se estableció que MAURICIO LEÓN DONATO, por intermedio de los transportadores ingresó a los Estados Unidos heroína en las siguientes fechas:
El 26 de febrero de 1998, por intermedio de Nelson Rincón, contrabandeó heroína a Puerto Rico; el 18 de abril de 1998, por intermedio de Nubia Zea introdujo 300 gramos de heroína a Puerto Rico, desde Bogotá; el 15 de mayo de 1998, por intermedio de Claudia Valderrama ingresó 300 gramos de heroína a Puerto Rico; el 24 de mayo de 1998 por intermedio de Nelson Rincón contrabandeó una cantidad desconocida de heroína a Miami, siendo capturado el 12 de julio del mismo año cuando intentaba ingresar 563 gramos de heroína a Puerto Rico siendo enviado por MAURICIO LEÓN DONATO; el 15 de abril de 2000 fue arrestada Nubia Cristina López Sanabria en Miami, cuando intentaba contrabandear aproximadamente 800 gramos de heroína que fue entregada por Sanabria Mendoza y LEÓN DONATO.
Así mismo, se estableció en la investigación que cuando Luis Fernando Rodríguez Cortés fue arrestado el 8 de enero de 2000 en San Juan, Puerto Rico, el liderato de la organización fue asumido por Sanabria Mendoza y LEÓN DONATO quienes el 26 de abril del mismo año enviaron a un informante a reunirse con un cliente potencial en Miami para comercializar éxtasis.
A este informante se le encargó la misión de recibir a los transportadores de heroína enviados por el solicitado en extradición en la ciudad de Nueva York y es así como el 29 de abril de 2000, dicho informante recibió aproximadamente 800 gramos de heroína por parte de Jorge Giraldo en Queens, Nueva York, quien fue enviado por los líderes de la organización.
A su vez, el 7 de agosto de 2000 Wilson Aldana y Luz Pérez ingresaron 130 pelotillas de heroína a Nueva York, siendo enviados por Sandoval Mendoza y LEÓN DONATO; el 8 de noviembre de 2000, por intermedio de Nubia Zea ingresaron 250 gramos de heroína a Miami; el 27 de noviembre de 2000, Wilson Aldana y Luz Pérez fueron capturados cuando intentaban contrabandear aproximadamente 1.499 kilogramos de heroína hacia Miami pertenecientes al solicitado en extradición y a Sandoval Mendoza.
Para el mes de diciembre de 2000, Juan Díaz viajó a los Estados Unidos para asumir a nombre de Sandoval Mendoza y LEÓN DONATO las responsabilidades de la organización en ese país; el 11 de febrero de 2001 fue capturado en Miami.
Concluye el declarante que las fuentes investigativas permiten establecer que hasta la fecha de la captura de Sandoval Mendoza y LEÓN DONATO, en Colombia, éstos estaban activamente involucrados en contrabanderar heroína hacia los Estados Unidos, indicando que cerca de agosto de 2003 dos ciudadanos colombianos, William Coy y John Doe fueron capturados en el aeropuerto El Dorado de Bogotá, con heroína en sus maletas, como transportadores de esta organización.
Finalmente, aporta los datos sobre la identidad de MAURICIO LEÓN DONATO como ciudadano colombiano, nacido en Bogotá el 23 de diciembre de 1969, alias “Cauchera”, hijo de Manfredo León y Fany Donato, aportando sus rasgos morfológicos.

2.6.- Declaración jurada en apoyo de la solicitud de extradición de ANGEL M. MELÉNDEZ Agente Especial Superior del Servicio de Aduanas de los Estados Unidos, en la cual se refiere a la investigación realizada a MAURICIO LEÓN DONATO conocido también como “Cauchera”, la que surgió del caso criminal titulado Estados Unidos de América vs. Rodríguez Cortés No. 02-191 (DRD), relacionado con la investigación sobre una conspiración para poseer con la intención de distribuir e importar un (1) kilogramo o más de una sustancia controlada (heroína) desde septiembre de 1995 hasta noviembre de 2000, dirigiendo esta investigación desde sus inicios y teniendo conocimiento directo y a través de discusiones con otros oficiales del orden público que le han aportado información sobre entrevistas realizadas a individuos involucrados en la operación.


Es así como sostiene que la conspiración estaba a cargo de Luis Fernando Rodríguez Cortés, encargado de conseguir la heroína en Colombia, trabajando directamente con Sandra Patricia Sandoval Méndez y MAURICIO LEÓN DONATO alias “Cauchera”, para arreglar su importación a Puerto Rico. Los sujetos anteriores también estaban encargados de reclutar, adiestrar y supervisar a los transportadores, - dentro de los cuales se encuentran vinculados Luis Olaya, Nubia Cristina López Sanabria, Luz Arboleda, Wilson Aldana, Alexandra Morales, Claudia Valderrama y Jorge Rincón - para ingresar la heroína a Puerto Rico, Miami y Nueva York, escondiéndola en sus sistemas digestivos o en sus equipajes.
Agrega que en el mes de febrero de 1998, MAURICIO LEÓN DONATO alias “Cauchera” en compañía de Sandra Patricia Sandoval Mendoza, reclutaron a Nelson Rincón para contrabandear heroína, la que fue ingresada con éxito el 26 de ese mes a Puerto Rico, proveniendo el alcaloide de Luis Fernando Rodríguez Cortés y siendo entregada a Carlos Figueroa Cardona en Puerto Rico. Igualmente, reclutó y le suministró a Nubia Zea heroína para su transporte hacia Puerto Rico dándole las instrucciones sobre el procedimiento, quien entregó la droga a Luis Fernando Cortés en ese país, cumpliendo su misión el 18 de abril de 1998, fecha en la que logró ingresar 300 gramos de heroína desde Bogotá. Igual procedimiento cumplió el solicitado en extradición con Claudia Valderrama quien el 14 de mayo de 1998, logró ingresar a Puerto Rico 300 gramos de heroína y, del 14 al 24 de mayo de la misma anualidad con otros transportadores que fueron enviados por MAURICIO LEÓN DONATO desde Colombia.
Afirma el agente federal, que el 30 de mayo de 1998, Nelson Rincón contrabandeó con éxito una cantidad no determinada de heroína a Miami a nombre de MAURICIO LEÓN DONATO; posteriormente Nelson Rincón fue capturado el 12 de julio de 1998 en San Juan, Puerto Rico, intentando contrabandear aproximadamente 563 gramos de heroína, siendo enviado por Sandra Patricia Sandoval Mendoza y MAURICIO LEÓN DONATO alias “Cauchera”.
Con el arresto de Luis Fernando Rodríguez Cortes, llevado a cabo el 8 de enero de 2000 en San Juan, Puerto Rico, el liderato de la organización y la responsabilidad de las actividades del contrabando fue asumido por Sandra Patricia Sandoval Mendoza y MAURICIO LEÓN DONATO, quienes se pusieron en contacto con el informante confidencial, solicitándole ayuda para estas actividades. El 15 de abril de 2000, Nubia Cristina López Sanabria fue arrestada en Miami, cuando intentaba ingresar aproximadamente 800 gramos de heroína a Nueva York, siguiendo instrucciones de los nuevos cabecillas de la organización criminal.
Estando al mando de la organización Sandra Patricia Sandoval Mendoza y MAURICIO LEÓN DONATO, se dispuso que el informante viajara el 26 de abril de 2000 a Miami para iniciar el suministro de éxtasis, siendo responsable de recibir a los transportadores de heroína enviados a Nueva York, y es así como el 29 de abril de 2000, el informante recibe 800 gramos de heroína de parte de Jorge Giraldo en Queens, Nueva York, enviado por Sandoval Mendoza y LEÓN DONATO.
MAURICIO LEÓN DONATO y Sandoval Mendoza, en las siguientes fechas y por intermedio de los transportadores que se relacionan a continuación dispusieron el contrabando de las siguientes cantidades de heroína:
El 7 de agosto de 2000, por intermedio de Wilson Aldana y Luz Pérez, 130 pelotillas de heroína a Nueva York; el 8 de noviembre de 2000, por intermedio de Nubia Zea 250 gramos de heroína a Miami; el 27 de noviembre de 2000 por intermedio de Wilson Aldana y Luz Pérez, quienes fueron capturados cuando intentaban ingresar 1.499 kilogramos de heroína a Miami.
En diciembre de 2000 el informante confidencial comunicó sobre el viaje potencial de Juan Díaz a los EE.UU., a favor del reclamado en extradición y Sandoval Mendoza para que asumiera las responsabilidades de la organización en ese país, siendo capturado el 11 de febrero de 2001 por su papel en la conspiración.
Finalmente, afirma el declarante que las fuentes indican que hasta la fecha en que éstos cabecillas de la organización fueron capturados en Colombia se tuvo conocimiento de que estaban activamente involucrados en actividades de contrabando de heroína hacia los EE.UU., asegurando que en o cerca al mes de agosto de 2003, los ciudadanos colombianos William Coy y John Doe fueron arrestados en el aeropuerto El Dorado de Bogotá, cuando intentaban transportar en sus equipajes heroína a nombre de éstos sujetos, quienes, igualmente, tienen contactos de narcótivos en San Martín NA, Jamaica y México.
Respecto al solicitado en extradición, el Agente Federal lo identificó en su declaración como MAURICIO LEÓN DONATO, alias “Cauchera”, ciudadano colombiano, nacido en Bogotá el 23 de diciembre de 1969, con aproximadamente 34 años de edad, hijo de Manfredo León y Fany Donato, con cinco pies y ocho pulgadas de estatura y un peso aproximado de 165 libras, cabello oscuro, ojos color marrón, se identifica con la cédula colombiana 79’519.309 y el pasaporte colombiano AF 821509, anexando su respectiva fotografía (fs. 35 a 48 y 31 carpeta anexa).
3.- En Colombia se cumplió el siguiente trámite:
3.1.- La Oficina Jurídica del Ministerio de Relaciones Exteriores remitió a la Oficina de Asuntos Internacionales de la Fiscalía General de la Nación y al Ministerio del Interior y de Justicia, la nota verbal No. 896 del 11 de mayo de 2003, por medio de la cual el Gobierno de los Estados Unidos de América a través de su Embajada solicita la detención provisional con fines de extradición de MAURICIO LEÓN DONATO. A su vez, esa misma dependencia del Ministerio de Relaciones Exteriores, el 24 de octubre de 2003, remitió a las anteriores autoridades la nota verbal 1852 del 24 de octubre de 2003 y el expediente debidamente autenticado, procedente de la Embajada de los Estados Unidos de América, mediante la cual solicita la extradición de MAURICIO LEÓN DONATO.

3.2.- Con fundamento en los referidos documentos la Fiscalía General de la Nación, mediante resolución del 21 de julio de 2003, ordenó la captura con fines de extradición de MAURICIO LEÓN DONATO (f. 11 a 14 carpeta anexa), la que se hizo efectiva el 27 de agosto de 2003 por agentes adscritos al Departamento Administrativo de Seguridad, continuando a la fecha en restricción de su libertad (f. 29 a 29 carpeta anexa).


3.3.- El Ministerio de Relaciones Exteriores comunicó mediante oficio OAJ.E. 01052 del 24 de octubre de 2003 que por no existir convenio aplicable al caso es procedente obrar de conformidad con las normas pertinentes del Código de Procedimiento Penal y, por su parte, el Ministerio del Interior y de Justicia, el 7 de noviembre de 2003 envió la actuación a esta Sala de la Corte para que emita el respectivo concepto (f. 1 cuaderno de la Corte)
En el trámite previsto en el artículo 518 del Código de Procedimiento Penal, mediante auto del 11 de febrero de 2004, esta Sala de la Corte resolvió la petición de pruebas solicitadas por la defensa, las que en su totalidad fueron negadas, siendo impugnado el mismo por este sujeto procesal mediante la interposición del recurso de reposición el que fue resuelto mediante auto del 31 de marzo anterior, confirmando en todas sus partes en auto recurrido.
Posteriormente, el 23 de abril del corriente año se corrió el traslado a los sujetos procesales para presentar alegatos de conclusión.

ALEGATOS DE CONCLUSIÓN
Dentro del término para alegar de conclusión la defensora del ciudadano colombiano reclamado en extradición MAURICIO LEÓN DONATO, presentó sus argumentos, tendientes a obtener de esta Sala de la Corte concepto desfavorable para la extradición de su procurado, en los siguientes términos:
En primer lugar, señala que en este asunto no se reúnen debidamente los requisitos establecidos en el artículo 513 del Código de Procedimiento Penal, por cuanto no se ha indicado de manera exacta el lugar y la fecha en que fueron ejecutados los hechos que motivaron la petición de extradición conforme lo preceptúa el numeral 2º de la citada norma, habida consideración de que los cargos que presenta en su contra El Gran Jurado hacen alusión a hechos ocurridos desde mas o menos el 1° de septiembre de 1995 hasta el 11 de febrero de 2001.
De otra parte, sostiene que los hechos imputados a su procurado por las autoridades foráneas encuentran congruencia en dos tipos penales diferentes, es decir, el de distribución y el de importación de estupefacientes, siendo extraño que tratándose de un solo hecho los acusados hayan utilizado mas de 1.945 días para cometer ese único hecho y, como quiera que la norma es clara no se pude desatender su tenor literal pretextando consultar su espíritu, porque la pretensión del legislador colombiano, en materia de extradición es que “desde el momento en que su país de origen renuncia a su juzgamiento conozca con suma claridad la fecha en que se dice procesalmente fue cometido tal delito y por lo mismo, en el exterior pueda ejercer una adecuada y debida defensa material y técnica” (f. 63 cuaderno de la Corte).
Por lo anterior, precisa que la Corte debe entrar a estudiar el cumplimiento de esta exigencia para que se cumpla el derecho a la defensa material y técnica de su asistido, contenido en el artículo 29 de la Carta Política, porque en el caso de la exigencia en comento la norma no habla de la época o posible época de comisión del delito, sino de fechas exactas.
De otra parte, anota que se debe tener en cuenta que desde 1995 hasta 1997 constitucionalmente no se encontraba autorizada la extradición de colombianos por nacimiento, situación que genera una incertidumbre que no se puede eliminar para que la Corte pueda determinar si el hecho por el cual se solicita la extradición de su procurado sucedió en esa época, por cuanto no se aportó la fecha exacta de la ocurrencia del delito, sin que se pueda afirmar que como el único hecho pudo ser cometido en el periodo comprendido entre los años de 1995 a 2001, al ser autorizada la extradición de ciudadanos colombianos por nacimiento a partir de 1997, se le pude aplicar la norma desfavorable y, en consecuencia, emitir concepto positivo para la extradición de MAURICIO LEÓN DONATO, porque en este caso la Corte transgrediría el principio de lealtad procesal y seguridad jurídica.
En torno a este aspecto, finalmente, reitera la petición de la emisión de concepto desfavorable por cuanto las pruebas que en su debida oportunidad solicitó a la Corte, que fueron negadas, estaban orientadas a determinar la fecha exacta de la ocurrencia del hecho y, como quiera que las mismas no se practicaron, estima que esta laguna probatoria no puede dejarse de lado para este momento procesal.
Como segundo argumento a favor del solicitado en extradición MAURICIO LEÓN DONATO, su defensora expone que en su caso existe confusión sobre la identidad ciudadana del extraditable, aspecto que puso en conocimiento de la Corte al momento de solicitar las pruebas que despejaran esta confusión y que aún subsiste porque no se realizó ninguna diligencia mediante la cual se comprobara que efectivamente la persona capturada sea la misma cuya extradición se ha solicitado, a pesar de que en la foliatura obre su fotografía, pues en la documentación aportada para el trámite de extradición se encuentran varios números de identificación ciudadana, cuando en Colombia solo existe un único, exclusivo y excluyente número y, en consecuencia, como las decisiones judiciales deben ser adoptadas con fundamento en las pruebas regular, debida y oportunamente arrimadas al expediente, el concepto en este caso, por esta circunstancia debe ser negativo.


CONCEPTO DE LA CORTE

1.- Es útil advertir que debido a que entre los Estados Unidos de América y Colombia no existe tratado de extradición aplicable, las normas previstas en el Código de Procedimiento Penal son las llamadas a gobernar este trámite, teniendo en cuenta las previsiones del artículo 35 de la Carta Política, modificado por el Acto Legislativo No. 01 de 1997, en armonía con el concepto rendido por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia.


La Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia, con fundamento en el artículo 520 del Código de Procedimiento Penal, emitirá su concepto sobre los siguientes aspectos:
a.- La validez formal de la documentación presentada;
b.- La demostración plena de la identidad del solicitado en extradición;
c.- El principio de la doble incriminación;

d.- La equivalencia de la providencia proferida en el exterior; y,


e.- El cumplimiento de lo previsto en los Tratados Públicos, cuando fuere el caso.
La Sala, en consecuencia, abordará en el orden enunciado el estudio de cada uno de estos requisitos.
a) Validez formal de la documentación.
Sobre este primer aspecto del concepto, no existe reparo alguno que formular, como que fue cumplido cabalmente por el Estado requirente, habida consideración de que los documentos allegados por la Embajada de los Estados Unidos de América, relacionados con la resolución de acusación proferida el 22 de mayo de 2002 en la Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico, y la documentación adjunta fue traducida al castellano, refrendada como originales por la señora Mary D. Rodríguez, Directora Adjunto de la Oficina de Asuntos Internacionales División de lo Penal del Departamento de Justicia de los Estados Unidos de América. Igual labor cumplió el señor Colin L. Powell Secretario de Estado y, Patrick O. Hatchett, funcionaria Auxiliar de autenticaciones del Departamento de Estado siendo la última autenticada por María Clara Faciolince, Cónsul de Colombia en Washington, cuya firma fue abonada por el Ministerio de Relaciones Exteriores (fls. 146 a 150 carpeta anexa).
De suerte que, teniendo en cuenta que la solicitud de extradición del ciudadano colombiano MAURICIO LEÓN DONATO se hizo por la vía diplomática, ya que la expedición, trámite y traducción de los citados documentos se cumplió conforme a los ritos prescritos por las normas del Gobierno de los Estados Unidos de América, los mismos satisfacen los formalismos de ley para ser tenidos como idóneos para los fines de que se ocupa esta actuación.
Finalmente, es pertinente aclarar, no obstante ser intrascendente para los fines del concepto, que en la traducción de la nota verbal se incurrió en error relativo al año en que fue emitido el “indictment” debiéndose entender como consta en la restante documentación allegada por el Estado requirente que éste fue proferido el 22 de mayo de 2002 por la Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico.

b) La demostración plena de la identidad del solicitado en extradición.
Está suficientemente acreditada la identidad de la persona requerida en extradición, pues se trata de MAURICIO LEÓN DONATO también conocido como “Cauchera”, nacido el 23 de diciembre de 1969 en Bogotá, Colombia, hijo de Manfredo León y Fany Donato, correspondiendo su descripción a la de un hombre de aproximadamente 5 pies 8 pulgadas de estatura, peso de aproximadamente 165 libras, con ojos marrón y cabello oscuro, identificado con la cédula de ciudadanía y pasaportes colombianos No. 79’519.309 y AF 821509, respectivamente; además, que su fotografía fue remitida por el Gobierno de los Estados Unidos de America.
La persona descrita precedentemente es la misma a la que se refiere la resolución de acusación del 22 de mayo de 2002 por la Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico. Así mismo, el referido ciudadano se identifica con la persona mencionada en las notas verbales mediante las cuales el Gobierno de los Estados Unidos de América, a través de su Embajada en Colombia, solicitó la detención provisional con fines de extradición y, posteriormente, formalizó la solicitud de extradición ante las autoridades colombianas.
En consecuencia, la identidad de MAURICIO LEÓN DONATO se encuentra suficientemente acreditada, dado que la solicitud elevada por el Gobierno de los Estados Unidos de América se refiere a una persona concreta y suficientemente identificada, cuya fotografía reposa en la actuación y responde a las características de quien se encuentra detenido por orden del Fiscal General de la Nación con fines de extradición (fls. 20 a 29 carpeta anexa). Además, probatoriamente se establece la identificación, con el hecho de corresponder los nombres, apellidos y documentos de identidad, con los que el reclamado ha utilizado en el presente caso. De esta manera quedan colmadas las exigencias sobre el requisito examinado.
Abundando en razones sobre la plena identidad de la persona solicitada en extradición, debe agregarse que la nota diplomática en que se hizo la reclamación y en el “indictment” se hace referencia única y exclusivamente a MAURICIO LEÓN DONATO, idéntica persona a la mencionada en el presente trámite en los documentos que militan en esta actuación.
De manera que no existe duda, de que quien fue capturado por orden del Fiscal General de la Nación, que responde al nombre de MAURICIO LEÓN DONATO, es la misma persona solicitada en extradición.
c) El principio de la doble incriminación.

Atendiendo la preceptiva del artículo 511-1 del Código de Procedimiento Penal, para conceder la extradición es imprescindible que el hecho que la motiva también esté previsto en Colombia como delito y reprimido con sanción privativa de la libertad cuyo mínimo no sea inferior a cuatro años.


c.1.- Según la resolución de acusación No. Cr. 02-191 (DRD) proferida contra MAURICIO LEÓN DONATO, el 22 de mayo de 2002 por la Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico, se establece que: “CARGO UNO: Desde mas o menos el 1 de septiembre de 1995 hasta e incluyendo el 11 de febrero de 2001, en el Distrito de Puerto Rico, y en otros lugares y dentro de la jurisdicción de este Tribunal, (1) SANDRA PATRICIA SANDOVAL-MENDOZA (2) MAURICIO LEÓN DONATO t/c/p CAUCHERA los acusados en este caso, a sabiendas, con intención, premeditación e ilegalmente conspiraron, se aliaron y estuvieron de acuerdo entre ellos y con otras personas conocidas o desconocidas para el Gran Jurado, para cometer un delito contra los EE.UU., esto es, para poseer con la intención de distribuir un (1) kilogramo o más de heroína, una Droga Narcótica Controlada de la Tabla I, todo en violación del Título 21, Código de los EE.UU., Sección 841 (a)(1). Todo en violación del Título 21, Código de los EE.UU., Sección 846.
A través de la traducción, se establece que las normas sustanciales aplicadas en la legislación colombiana, remiten a la configuración de los delitos de “concierto para delinquir” con propósito de tráfico de drogas tóxicas estupefacientes o sustancias sicotrópicas previsto en el inciso 2° del artículo 340 del Código Penal (Ley 599 de 2000), modificado por el artículo 8° de la ley 733 de 2002, que en su tenor literal, establece:
Artículo 340: Cuando varias personas se concierten con el fin de cometer delitos, cada una de ellas será penada, por esa sola conducta, con prisión de tres (3) a seis (6) años.
Cuando el concierto sea para cometer delitos de genocidio, desaparición forzada de personas, tortura, desplazamiento forzado, homicidio, terrorismo, tráfico de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias sicotrópicas, secuestro, secuestro extorsivo, extorsión, enriquecimiento ilícito, lavado de activos o testaferrato y conexos, o para organizar, promover, armar o financiar grupos armados al margen de la ley, la pena será de prisión de seis (6) a doce (12) años y multa de dos mil (2.000) hasta veinte mil (20.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes.
La pena privativa de la libertad se aumentará en la mitad para quienes organicen, fomenten, promuevan, dirijan, encabecen, constituyan o financien el concierto para delinquir”.
c.2.-. CARGO DOS En o cerca del 1 de septiembre de 1995, hasta e incluyendo el 11 de febrero de 2001, en el Distrito de Puerto Rico, y en otros lugares y dentro de la jurisdicción de este tribunal, (1) SANDRA PATRICIA SANDOVAL-MENDOZA (2) MAURICIO LEÓN-DONATO t/c/p CAUCHERA los acusados en este caso, a sabiendas, con intención, premeditación e ilegalmente conspiraron, se aliaron y estuvieron de acuerdo entre ellos y con otras personas conocidas o desconocidas para el Gran Jurado, para cometer un delito contra los EE.UU., esto es, para importar a los EE.UU., desde un lugar fuera del mismo, a saber: Bogotá, Colombia, un (1) kilogramo o más de heroína, una Droga Narcótica Controlada de la Tabla I. Todo en violación del Título 21, Código de los EE.UU., Sección 952 (a). Todo en violación del Título 21, Código de los EE.UU., Sección 963.
c.2.- De su traducción se establece que las normas sustanciales aplicadas, remiten a la configuración de los delitos de “concierto para delinquir” con propósito de tráfico de drogas tóxicas estupefacientes o sustancias sicotrópicas previsto en el inciso 2° del artículo 340 del Código Penal (Ley 599 de 2000), modificado por el artículo 8° de la ley 733 de 2002, que en su tenor literal, establece:
Artículo 340: Cuando varias personas se concierten con el fin de cometer delitos, cada una de ellas será penada, por esa sola conducta, con prisión de tres (3) a seis (6) años.
Cuando el concierto sea para cometer delitos de genocidio, desaparición forzada de personas, tortura, desplazamiento forzado, homicidio, terrorismo, tráfico de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias sicotrópicas, secuestro, secuestro extorsivo, extorsión, enriquecimiento ilícito, lavado de activos o testaferrato y conexos, o para organizar, promover, armar o financiar grupos armados al margen de la ley, la pena será de prisión de seis (6) a doce (12) años y multa de dos mil (2.000) hasta veinte mil (20.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes.
La pena privativa de la libertad se aumentará en la mitad para quienes organicen, fomenten, promuevan, dirijan, encabecen, constituyan o financien el concierto para delinquir”.
En consecuencia, es evidente que los cargos descritos en la resolución de acusación No. Cr. 02-191 (DRD) del 22 de mayo de 2002, proferida por la Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico, contra el ciudadano colombiano MAURICIO LEÓN DONATO, mediante la cual se le acusa de conspiración y posesión de heroína con la intención de distribuirla, cumplen el requisito establecido en el numeral 1° del artículo 511 del Código de Procedimiento Penal, relativo al principio de la doble incriminación y la pena señalada.
d) La equivalencia de la providencia proferida en el exterior.
De la misma manera concurre el requisito de la equivalencia de la acusación formal proferida por el Tribunal del Distrito de los Estados Unidos Distrito para el Distrito de Puerto Rico, en contra de MAURICIO LEÓN DONATO, incorporada al expediente autenticada y traducida con el aval del Ministerio de Relaciones Exteriores.
En el “indictment se particularizaron los delitos imputados a LEÓN DONATO, la conducta que los constituye, las fechas o épocas en que los hechos tuvieron lugar, los nombres de los partícipes, el marco normativo que los describe y sanciona y los medios de prueba con base en los cuales se formularon los cargos, con lo cual se satisfacen con suficiencia las exigencias fácticas y jurídicas de la imputación. Estos aspectos permiten establecer jurídicamente la equivalencia de la providencia proferida por las autoridades judiciales del país reclamante con la resolución de acusación prevista en el artículo 397 del Código de Procedimiento Penal.

De esta manera, el último elemento del concepto se encuentra demostrado.


3.- Finalmente, y en respuesta a los alegatos de conclusión presentados por la defensora de MAURICIO LEÓN DONATO, precisa la Sala que no le asiste razón por las siguientes razones:
3.1.- La defensora del ciudadano solicitado en extradición, centra su ejercicio argumentativo en el desconocimiento que para este momento tiene la Corte sobre la fecha y lugar exactos en que se cometieron los hechos que dieron origen a la petición de extradición de MAURICIO LEÓN DONATO, situación que motiva a la Corte para reiterar que, en principio en el trámite, que le corresponde adelantar en la extradición, no se avienen debates en torno a la validez o mérito a la prueba recaudada por las autoridades extranjeras sobre la ocurrencia del hecho, el lugar de su realización, la forma de participación o el grado de responsabilidad del encausado, la normatividad que prohibe y sanciona el hecho delictivo, la calificación jurídica correspondiente, la competencia del órgano judicial, la validez del trámite o la pena que le correspondería purgar para el caso de ser declarado penalmente responsable, toda vez que tales aspectos corresponden a la órbita exclusiva y excluyente de las autoridades del país que eleva la solicitud y, su contradicción debe hacerse al interior del respectivo proceso con el ejercicio de los recursos e instrumentos que contemple la legislación del Estado requirente.
La anterior aclaración es pertinente, debido a que la actividad de la Corte gira en torno a la emisión de un concepto que se regula conforme a la preceptiva del artículo 520 del Código de Procedimiento Penal, disposición que no contempla la controversia que la defensa insta a la Corporación.
De suerte que, el epílogo de la extradición es un pronunciamiento (resolución), mediante el cual el Gobierno Nacional concede o niega el pedido del Gobierno Extranjero, también y de acuerdo con el artículo 522 del Código de Procedimiento Penal, puede diferir la entrega de la persona solicitada en extradición a condición de que se cumplan los presupuestos allí contemplados.
3.2.- Agrega la defensora que en el presente caso existe confusión en cuanto a la identificación ciudadana del solicitado en extradición, debido a que en la foliatura obran diferentes números de identificación, por lo que el concepto de la Corte debe ser negativo.
Este aspecto, como ha quedado visto en los apartes correspondientes, está suficientemente demostrado no obstante la inquietud que plantea la profesional del derecho, pues si bien es cierto que el solicitado en extradición al momento de su captura se identificó con la cédula de ciudadanía No. 80’206.652 expedida a nombre de ANDRES FELIPE MENDIETA MONCAYO, posteriormente su identidad fue plenamente establecida por el personal del Departamento Administrativo de Seguridad por sus captores mediante el cotejo técnico dactiloscópico de las huellas tomadas después de su aprehensión con la reseña suministrada por la Registraduría Nacional del Estado Civil, determinándose de forma clara y precisa que se trata de MAURICIO LEÓN DONATO con cédula de ciudadanía colombiana No. 79’519.309, como la misma persona requerida en extradición por el Gobierno de los Estados Unidos, desestimándose la petición de la defensora para la emisión de un concepto desfavorable, pues los diferentes números de identificación ciudadana corresponden a la identidad inicial que el solicitado en extradición dio a las autoridades, siendo su verdadera identidad la establecida mediante la prueba técnica antes relacionada, razón por la cual, debe concluirse que no existe duda sobre la persona solicitada en extradición.
3.3.- Como quiera que la extradición de los colombiano por nacimiento opera a partir de la aprobación del Acto Legislativo número 01 que modificó el artículo 35 de la Carta Política el Gobierno Nacional deberá condicional la extradición, en el evento que la conceda, al juzgamiento de los hechos cometidos con posterioridad al 17 de diciembre de 1997 fecha de la vigencia de la reforma constitucional.
4.- De esta manera, de concederse la extradición del ciudadano MAURICIO LEON DONATO, el Gobierno Colombiano deberá exigir que el solicitado no vaya a ser juzgado por un hecho anterior diverso del que motiva la extradición, ni sometido a pena de muerte, torturas, tratos o sanciones crueles, inhumanos y degradantes tal como lo prevé el artículo 512 del Código de Procedimiento Penal.
Cumplidas, entonces, las condiciones exigidas por el Libro V, Título I, Capítulo III del Código de Procedimiento Penal, la Sala emitirá concepto favorable a la demanda de extradición, por los cargos imputados al señor MAURICIO LEÓN DONATO a partir, obviamente, de la vigencia de la reforma del artículo 35 de la Carta Política, ocurrida mediante acto legislativo 01 de 1997 del 17 de diciembre de 1997.
Atendidas las razones expuestas, la Corte Suprema de Justicia, CONCEPTÚA FAVORABLEMENTE a la extradición del ciudadano colombiano MAURICIO LEÓN DONATO, solicitado por los Estados Unidos de América por los cargos contenidos en la resolución de acusación No. Cr. 02-191 (DRD) del 22 de mayo de 2002, formulados por la Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico.

Remítase el concepto al Ministerio de Justicia y del Derecho para lo de su competencia.

Hágasele conocer el anterior concepto al señor Fiscal General de la Nación.



CÓPIESE, NOTIFÍQUESE Y CÚMPLASE



HERMAN GALÁN CASTELLANOS


JORGE ANÍBAL GÓMEZ GALLEGO ALFREDO GÓMEZ QUINTERO
EDGAR LOMBANA TRUJILLO ÁLVARO ORLANDO PÉREZ PINZÓN

MARINA PULIDO DE BARÓN JORGE LUIS QUINTERO MILANÉS
YESID RAMÍREZ BASTIDAS MAURO SOLARTE PORTILLA

TERESA RUIZ NÚÑEZ

Secretaria





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje