Página principal

Convenio sobre


Descargar 143.84 Kb.
Página3/8
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño143.84 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8

I. INTRODUCCIÓN


  1. En la presente nota se resumen los resultados de la labor de revisión realizada por el Grupo especial de expertos técnicos sobre áreas protegidas, con un enfoque específico en identificar y describir buenas prácticas de gestión. En la sección II sobre un marco de acción se determinan los enfoques por ecosistemas y biorregional para la gestión de las áreas protegidas y la utilización sostenible. En la sección III se pone de relieve la importancia de usar el enfoque por ecosistemas en las actividades del Convenio sobre las áreas protegidas. También se examinan métodos y enfoques para la planificación, la creación y la gestión de sitios y redes de áreas protegidas, primero en los niveles nacional e internacional con referencia específica a las áreas protegidas transfronterizas y luego en el nivel de los sitios. En la sección IV se examinan algunas importantes cuestiones transversales relativas a la planificación, la creación y la gestión de áreas protegidas, entre ellas: i) la importancia y los medios de evaluar la efectividad de las áreas protegidas; ii) los mecanismos para incrementar la participación de los interesados directos; iii) la importancia de la creación de capacidad; iv) los diferentes tipos de gobernanza según la finalidad de las áreas protegidas y el papel que desempeñan sus interesados directos; v) consideraciones financieras.

II. MARCO DE ACCIÓN

A. El enfoque por ecosistemas


  1. La Conferencia de las Partes adoptó el enfoque por ecosistemas como principal marco de acción en virtud del Convenio. La actividad del Convenio sobre las áreas protegidas debería emprenderse en el contexto de ese enfoque. Las áreas protegidas forman parte de un enfoque por ecosistemas cuando son planificadas y administradas como parte de un continuo con sus aledaños, con el paisaje e incluso con una región ecológica más amplia. Las áreas protegidas de usos múltiples dentro de un ecosistema pueden contribuir a alcanzar metas específicas relativas a la conservación y al uso sostenible. El enfoque por ecosistemas ofrece un marco en el cual puede entenderse la relación de las áreas protegidas con el paisaje terrestre y marino más amplio y pueden evaluarse los bienes y servicios que brindan las áreas protegidas. Además, cuando el ecosistema en cuestión se extiende fuera de las fronteras nacionales, las áreas protegidas deberían considerarse también a escala supranacional, en términos de ecosistema o biorregionales. Es un sólido argumento en favor de las áreas protegidas transfronterizas y de alta mar.

B. El enfoque por ecosistemas y otros enfoques


  1. En el Artículo 8 a) del Convenio se requiere el establecimiento de un sistema de áreas protegidas o áreas donde haya que tomar medidas especiales para conservar la diversidad biológica, en la medida de lo posible y según proceda. El término “sistema” implica que las áreas protegidas de un país o región pueden estar organizadas en una red, en la cual los diversos componentes contribuyan en conjunto a sustentar la función del ecosistema y su diversidad biológica. La experiencia indica que pueden utilizarse diversos enfoques de la gestión en un sistema de áreas protegidas. Esto puede complementar otras medidas adoptadas para conservar la diversidad biológica fuera de las áreas protegidas.

  2. En la Decisión V/6 de la Conferencia de las Partes, sobre el enfoque por ecosistemas, se dice que:

“En el enfoque por ecosistemas no se excluyen otros enfoques de gestión y de conservación, tales como las reservas de biosfera, las áreas protegidas y los programas de conservación de especies únicas, así como otros enfoques que se aplican en los marcos de las políticas nacionales y las leyes existentes, sino que, en su lugar, en él se podían integrar todos estos enfoques y otras metodologías para hacer frente a situaciones complejas.”

  1. En su recomendación VIII/3 B, el OSACTT puso de relieve la aplicación del enfoque por ecosistemas en relación con el programa de trabajo sobre la diversidad biológica marina y costera, en razón de que los ecosistemas marinos comprenden elementos tanto bénticos como pelágicos y de que la mayoría de las especies tienen una etapa móvil en su ciclo vital. Por lo tanto, las cuestiones de conectividad son particularmente importantes para designar un marco de gestión de la diversidad biológica marina y una sola área protegida no podrá proteger toda la diversidad biológica dentro del área. De modo que es indispensable la formación de una red de áreas protegidas marinas. Las consideraciones de ecosistemas son críticas también para la conservación efectiva de la diversidad biológica de las aguas continentales, especialmente para los ríos. Se requiere sostener la conectividad tanto lateral (entre el río y sus humedales) como longitudinal (de río arriba a río abajo) con el fin de sostener la función natural del río como ecosistema. Del mismo modo, tanto para ríos como para lagos, la cuenca debería administrarse como parte del ecosistema acuático.

  2. Los sistemas de áreas protegidas representan todo el conjunto de ecosistemas y comunidades que se encuentran en una unidad geográfica dada, incluyendo la conservación de las relaciones ecológicas entre las áreas protegidas y la conectividad ecológica, es decir, las redes ecológicas. Una red ecológica puede describirse como:

    “Una red que abarca una mezcla ecológicamente representativa y coherente de zonas terrestres y/o marinas que puede incluir áreas protegidas, corredores y zonas intermedias, y se caracteriza por la interconectividad con el paisaje y las estructuras e instituciones socioeconómicas existentes. Las áreas comprendidas dentro de una red ecológica pueden extenderse desde áreas “núcleos” estrictamente protegidas hasta áreas en las que se utilizan los recursos biológicos de manera sostenible, y pueden incluir tanto áreas protegidas designadas oficialmente como zonas no designadas oficialmente como áreas protegidas pero administradas por lo menos en parte con un objetivo de conservación.” 1/



  3. La aplicación del enfoque por ecosistemas requiere que la planificación y la gestión del área protegida se realice en el nivel de la ecorregión, definida por la Iniciativa Global 200 del WWF como “una unidad de tierra o agua relativamente grande que contiene un conjunto característico de comunidades naturales que comparten una gran mayoría de sus especies, su dinámica y sus condiciones ambientales”. El término se usa frecuentemente de modo intercambiable con “biorregión”.
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje