Página principal

Contexto Histórico


Descargar 16.85 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño16.85 Kb.
La mujer en la Bauhaus

Contexto Histórico Tras la 1ra Guerra mundial se había modernizado parcialmente la sociedad. Las mujeres durante los principios del siglo XX contaban con un campo de nuevas profesiones femeninas donde elegir. Era posible que una mujer fuese medico, jurista, secretaria, telefonistas y oficinistas.

Trabajar se había convertido en una necesidad económica para las mujeres, los patrones sexuales específicos de cada sexo permanecieron estables y el modelo de ama de casa y madre siguió inquebrante.

Durante la post guerra las mujeres con traje o uniforme irradiaban un andrógeno atractivo hacia ambos sexos.
Bauhaus Las mujeres eran la tercera parte de los estudiantes de la Bauhaus, pero aun así permanecían en la sombra; la escuela no tuvo buena posición ante el gran número de alumnas durante la primera etapa.

La escuela se encontraba en un ambiente de agitación y discusión, en que predominaban temas sobre la vida, las leyes del arte y del universo. La guerra se había vivido diferente para los dos sexos, por lo cual Walter Gropius tenía gran interés en unir al alumnado. Sin embargo, en 1920 el consejo de maestros decidió realizar un taller solo para mujeres. Así se aseguraban que las estudiantes no indagaran ni ocuparan cupos en los talleres para el sexo masculino.

Según nuestra experiencia no es aconsejable que las mujeres trabajen en los talleres de artesanía mas duros, como el de carpintería, etc. Por esta razón, en la Bauhaus se va formando cada vez más una sección de carácter marcadamente femenino que se ocupa principalmente de trabajar con tejidos. Las mujeres también se inscriben en encuadernación y alfarería. Nos pronunciamos básicamente en contra de la formación de arquitectas”

(Walter Gropius, Carta a Annie Weil, 23/02/1921)


Esta separación de sexos no se debía a que la Bauhaus estuviese en contra de un trato igualitario, sino que al declararse pública esta posición podía causar mala reputación a la escuela. Hasta 1921 se considero el hecho de excluir a todas las mujeres de la escuela.
Se aceptara a toda persona sin antecedentes, independientes de la edad y el sexo, cuya formación previa sea estimada suficiente por el consejo de maestros de la Bauhaus” (Programa Bauhaus, 1919)
El sistema era el siguiente: Después de aprobar el Vorkurs los alumnos debían tomar su especialidad. Los maestros se tomaban la libertad de influenciar a sus estudiantes según las habilidades que habían destacado. Dentro del curso de Itten a las mujeres se les hacia notar su punto débil en cuanto a la visión tridimensional, y en consecuencia se les recomendaba dedicarse a superficies bidimensionales. Es así como entraban a los Talleres de Tejeduría.

En la pintura también se trabaja con superficies planas, pero mientras estuvo dirigido por Carl Shlemmer no integro a ninguna mujer por un plazo prolongado.

Esto llevaba a las alumnas a un fracaso profesional al no poder participar en los talleres que deseaban por el pronóstico de falta de aptitud por parte de los maestros.

Por derecho las alumnas podían desistir y no tomar en cuenta la opinión acerca de sus aptitudes. Pero entre los cálculos de los maestros estaba el de dudar de la aptitud de sus estudiantes en una asesoría obligatoria.

A pesar de las imposiciones que entregaba la Bauhaus a las mujeres, hay una excepción, Gunta Stölzl, siendo inusual su carrera de única maestra joven de la Bauhaus.
Gunta Stölzl (1897-1983)
Gunta Stölzl fue una de las mujeres con mayor éxito en la Bauhaus. A pesar de ser la única joven maestra de la escuela, fue percibida como un miembro más de los maestros.
Adalgunde Stölzl en Munich el 5 de marzo de 1897. Su padre le dio a sus hijos una formación liberal en consonancia con la pedagogía reformista del momento, que incluía una escuela para señoritas de buena familia.

En 1913 aprueba el examen para la universidad e ingresa a la escuela de artes y oficios de Munich con especialización en tejidos, hasta 1916.

Para la guerra trabajo durante 1916-1918 como enfermera voluntaria en la Cruz Roja.

Ingresa a la Bauhaus en 1919 tras leer el “Manifiesto de la Bauhaus” escrito por Walter Gropius. A diferencia de la mayoría de los estudiantes que se quedaban en la escuela solo tres meses, Gunta Stölzl permaneció 12 años, seis de ellos como estudiante. Se convirtió en una figura indispensable en muchos aspectos, por lo que el Consejo de Maestros le otorgo en 1925 un cargo después de seis años de su llegada a la Bauhaus, como Directora de Taller, previa elección democrática.


Gunta era una mujer exitosa, y se destacaba por su creatividad, tenacidad y capacidad de organización. Aun así, no contaba con la protección de ningún maestro.

En el semestre de 1926-1927 algunos grupos de estudiantes la aclamaron como líder, demostrando que las mujeres podían ser útiles en la Bauhaus.

En 1927 asume oficialmente la dirección de la sección de tejidos sin experiencia docente. Gunta contaba con la ayuda de Kart Wanke potenciando únicamente la vertiente práctica.



Consejos de Maestros: Josef Albers, Hinnerk Scheper, Georg Muche, László Moholy-Nagy, Herbert Bayer, Joost Schmidt, Walter Gropius, Marcel Breuer, Wassily Kandinsky, Paul Klee, Lyonel Feininger, Gunta Stölzl y Oskar Schlemmer
Dado que la Bauhaus de Dessau anteponía la arquitectura a las demás disciplinas, el taller de tejidos tuvo que adaptarse al estilo constructivo contemporáneo y fundirse de forma discreta con el espacio. Es por esto que en este periodo escasearon las piezas artesanales.

Stölzl se convirtió en un símbolo que hacia pensar a las mujeres de la escuela que era posible progresar, para evitar el desánimo.

En 1929 se caso con el arquitecto Arieh Sharon, otro miembro de la Bauhaus, perdiendo su nacionalidad Alemana y volviéndose Palestina.

En 1931 perdió su puesto tras que un grupo de estudiantes insatisfechos y apoyados por maestros simpatizantes de derecha comenzaran una campaña en su contra, lo que culmino con su despido y su abandono de la escuela.

Sus contactos en la Bauhaus no le sirvieron para encontrar un nuevo trabajo. Emigra a Suiza. En Zurich junto con Gertrud Preiswerk y Heinrich-Otto Hürlimann abre un pequeño taller de tejidos artesanales llamado S-P-H-Stoffe. Por la difícil situación de Europa, abandona su taller por razones económicas.

Lo reabre con el nombre de S+H Stoffe.

En 1937 cuando termina su colaboración de socios, se traslada a Florastrasse de Zurich. Se le concede el Diplôme Commémoratif en la Exposición Mundial de París. Se unió a la Gesellschaft Schweizer Malerinnen, Bildhauerinnen und Kunstgewerberinnen (sociedad de pinturas, esculturas y tejedoras suizas) y también a la Werkbund suiza.

Trabaja hasta 1967 en Flora. Muere en Zurich el 22 de Abril de 1983.


En conclusión, si la Bauhaus hubiese definido su posición en cuanto al rol y participación de la mujer dentro de la escuela, hubiera sido posible discutir sobre la política del Consejo de Maestros. En lugar de esto, las mujeres debieron vivir su paso por la escuela como una experiencia individual, ya que la política de la institución y los sutiles métodos de camuflaje hicieron casi imperceptible la discriminación de su sexo.


Fernanda Méndez/ Prof: Vladimir Babare/ Historia y teoría del diseño II

Bibliografía: Bauhaus: 1919-1933. Magdalena Droste.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje