Página principal

Consejo de salarios e injerencia gubernamental


Descargar 6.28 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño6.28 Kb.
CONSEJO DE SALARIOS E INJERENCIA GUBERNAMENTAL.-
Días pasados en “EL PAÍS”, el Ministro de Trabajo y Seguridad Social, José Bayardi, manifestó que de 216 consejos salariales, en 183 las partes habían acordado, desmintiendo (o intentando desmentir) ese rumor que circula que el Ministerio inclina la balanza para los trabajadores.

Hagamos una pequeña salvedad. El Poder Ejecutivo envía pautas de trabajo hacia todos los sectores (se intitulan “Lineamientos generales del P.E para la próxima ronda de Consejos de Salarios”), con claros señalamientos de hacia donde debe dirigirse la negociación. Y dichas pautas, en este caso para el Sunca, son una suerte de piso…No lo digo yo, lo dice la experiencia.

Recordamos perfectamente cuando el Poder Ejecutivo, creo que en el año 2012, desconoció el acuerdo entre patronal y sindicato en la bebida y presionó para que se tuvieran en cuenta sus lineamientos. Violó flagrantemente la ley de negociación colectiva.

Fíjense: el artículo 2do. de la citada ley reza : “ En ejercicio de su autonomía colectiva los empleadores u organizaciones de empleadores, por una parte y una organización o varias organizaciones de trabajo por otra, tienen derecho a adoptar libremente acuerdos sobre las condiciones de trabajo y empleo y regular sus relaciones recíprocas”. El artículo 3ro. reza así: “El Estado promoverá y garantizará el libre ejercicio de la negociación colectiva en todos los niveles. A tales efectos, adoptará las medidas adecuadas a fin de facilitar y fomentar la negociación entre empleadores y trabajadores.”

En el sector de la bebida por el contrario, el gobierno entorpeció la negociación y para todos los sectores, baja línea cuando podría abstenerse…

Y transcribo el artículo 16: “ Los convenios colectivos no podrán ser modificados por contrato individual o acuerdos pluri subjetivos en perjuicio de los trabajadores. El convenio colectivo por sector de actividad celebrado por las organizaciones más representativas es de aplicación obligatoria para todos los empleadores y trabajadores del nivel de negociación respectivo, una vez que sea registrado y publicado por el Poder Ejecutivo ”.

En buen romance, las partes (las dos tienen que estar de acuerdo) pueden obviar los lineamientos del Ejecutivo y establecer entre ellas las pautas que entiendan más razonables. O seguir así y hacer caso de las sugerencias desde el gobierno.

Concluyo con el artículo 21: “Durante la vigencia de los convenios que se celebren, las partes se obligan a no promover acciones que contradigan lo pactado ni aplicar medidas de fuerza y de ningún tipo por este motivo”. El mensaje del legislador es claro: negociación y presión son incompatibles y las reglas de juego deben respetarse.

Colofón: hubo presión sí en aquel convenio de la bebida. Asimismo está claro que las cámaras empresariales y el Sunca pueden dilucidar el próximo convenio salarial sin aporte del Poder Ejecutivo. Lo dice la ley promulgada en el primer gobierno del Dr.Vázquez.

El erudito Dr.Nelson Larrañaga, referente del derecho laboral, dice que “con excepción de los salarios mínimos y su actualización, el resto de las condiciones de trabajo y empleo y las relaciones recíprocas entre los sujetos pactantes, deberían ser fijadas por la negociación colectiva bipartita, sin participación o injerencia del gobierno”.



Creo imperioso refrescar estos conceptos de cara al próximo convenio del año entrante. Debemos tender a profesionalizarnos, en lo posible, respecto a conocimiento de normas, en dominio y jerarquía de los interlocutores, en capacidad para dialogar con nuestros pares y el sindicato. Siempre con inalterable respeto y buena fe, siempre con inalterable convicción en nuestros postulados.
Aníbal Durán Hontou


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje