Página principal

Consejo de estado sala de lo contencioso administrativo


Descargar 45.09 Kb.
Fecha de conversión20.09.2016
Tamaño45.09 Kb.
CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN QUINTA
CONSEJERA PONENTE: LUCY JEANNETTE BERMÚDEZ BERMÚDEZ
Bogotá D.C., dieciséis (16) de diciembre de dos mil catorce (2014)
Expediente: 110010328000201400114-00

Demandante: Dr. Jorge Eduardo Gechem Turbay

Demandado: Senadores de la República 2014-2018

Asunto: Auto Admisorio
El Despacho entra a verificar si la parte actora corrigió cada uno de los defectos de orden formal que presentaba la demanda de la referencia.
Consideraciones
El Dr. JORGE EDUARDO GECHEM TURBAY, por medio de abogado titulado, formuló demanda de nulidad electoral contra la elección de Senadores de la República, período constitucional 2014-2018, a través de escrito presentado oportunamente en la secretaría de la Sección Quinta del Consejo de Estado el 1º de septiembre de 20141 (fls. 2 a 13).
El Despacho, por medio de auto calendado el 3 de diciembre de 2014 inadmitió la demanda (fls. 44 a 51). Lo hizo porque encontró que ese documento presentaba los siguientes defectos de tipo formal:
1.-) Los hechos no estaban debidamente clasificados y numerados;
2.-) No se precisaba qué disposiciones del Código Electoral y de la Ley 1475 de 2011 fueron objeto de violación en cuanto al manejo de la seguridad de los escrutinios generales;
3.-) Al folio 3 no se precisaba un guarismo;
4.-) No se cumplía el presupuesto de determinación, ni se acreditaba el requisito de procedibilidad, ni se identificaban, aportaban y demandaban los actos definitivos que se hubieran emitido para controlar las irregularidades mencionadas por el actor, frente a las cuales debía tomarse en cuenta la proposición jurídica completa, a saber: (i) Escrutinios de mesa no publicados; (ii) Bolsas de seguridad no entregadas oportunamente al Consejo Nacional Electoral; (iii) Falta de formularios E-17; (iv) Tarjetas electorales perdidas antes de la jornada electoral; (v) Manipulación de bolsas que contenían material electoral; (vi) Tarjetas electorales marcadas antes de la jornada electoral en Venezuela; (vii) Trashumancia electoral de Cúcuta hacia Venezuela; (viii) Pérdida de la cadena de custodia por sustitución inconsulta de las bolsas de seguridad entregadas por la Registraduría Nacional del Estado Civil; (ix) Tarjetas electorales que aparecieron en bolsas de otras mesas de votación; (x) El escrutinio a cargo del Consejo Nacional Electoral no se surtió en forma ininterrumpida durante todos los días hábiles o no; (xi) Las revisiones se hicieron en secreto; (xii) La revisión de la votación del actor no se hizo en audiencia pública; (xiii) Todas las decisiones adoptadas por el Consejo Nacional Electoral no se notificaron en estrados; (xiv) Esta entidad se atuvo indebidamente al preconteo; (xv) Las resoluciones expedidas por dicha entidad “adolecen de motivación y otra tiene una falsa motivación.”; (xvi) El Consejo Nacional Electoral no revisó todas las irregularidades denunciadas sobre la votación depositada a favor del demandante; y, (xvii) En “casi todos los municipios de los departamentos se registraron valores diferentes entre el E-24 y el E-14, estos en perjuicio del candidato Gechem Turbay.”.
5.- No se cumplía el presupuesto de determinación, ni se indicaban las normas violadas, ni se explicaba el concepto de violación respecto de cada una de las 172 resoluciones demandadas en nulidad en la pretensión 3ª.
6.- Se debía adecuar la pretensión 4ª, ya que con ese fin lo procedente era pedir la nulidad del acto administrativo que se hubiera pronunciado sobre las irregularidades.
7.- Se debía aclarar la pretensión 5ª, al parecer encaminada a obtener la suspensión provisional del acto enjuiciado.
8.- Se debían adecuar las pretensiones 6ª y 7ª, dado que por su finalidad lo que en su lugar procede es pedir la práctica de nuevos escrutinios.
9.- La corrección debía presentarse en un solo escrito debidamente integrado.
El apoderado del demandante radicó el 9 de diciembre de 20142 el documento por medio del cual expresó haber subsanado cada uno de los puntos señalados en el auto inadmisorio. Sin embargo, su análisis revela otra cosa.
En lo que se refiere al primer punto, consistente en numerar y clasificar los hechos de la demanda, ello se cumplió a satisfacción en la medida que ese acápite consta ahora de 13 supuestos fácticos.
En lo atinente al segundo punto, según el cual no se identificaban los artículos del Código Electoral y de la Ley 1475 de 2011 que se violaban por el supuesto manejo irregular en la seguridad de los escrutinios, también se acató en la medida que se citaron los artículos 189 y 192 del Código Electoral, el artículo 41 de la Ley 1475 de 2011 y los artículos 27, 31 y 35 del Decreto 011 de 2014 expedido por el Presidente de la República.
Respecto al tercer punto, atinente a la ausencia de un guarismo en la redacción de la página 3 de la demanda, también se superó en virtud a que ahora expresa: “han pasado 17 días después de iniciar el escrutinio.”.
Sobre el cuarto punto, referido a que se debían determinar los cargos, especificar con qué documento se acreditaba el requisito de procedibilidad frente a los mismos, e identificar, aportar y demandar los actos que de manera definitiva hubieran dado respuesta a las peticiones, lo primero que nota el Despacho es que el apoderado de la parte actora expresamente señala que “no insistimos en los siguientes subnumerales vii, viii, xi (sic), x, xi, xii, xiii, xv y xvi, del auto de inadmisión.”. Esto se traduce en que, por voluntad de la parte actora, quedan excluidos del debate procesal los siguientes aspectos: Trashumancia electoral de Cúcuta hacia Venezuela (vii); pérdida de la cadena de custodia por sustitución inconsulta de las bolsas de seguridad entregadas por la Registraduría Nacional del Estado Civil (viii); tarjetas electorales que aparecieron en bolsas de otras mesas de votación (ix); el escrutinio a cargo del Consejo Nacional Electoral no se surtió en forma ininterrumpida durante todos los días hábiles o no (x); las revisiones se hicieron en secreto (xi); la revisión de la votación del actor no se hizo en audiencia pública (xii); todas las decisiones adoptadas por el Consejo Nacional Electoral no se notificaron en estrados (xiii); las resoluciones expedidas por dicha entidad “adolecen de motivación y otra tiene una falsa motivación.” (xv); y, el Consejo Nacional Electoral no revisó todas las irregularidades denunciadas sobre la votación depositada a favor del demandante (xvi).
No obstante lo anterior, la demanda se rechazará en cuanto a las demás irregularidades, alusivas a escrutinios de mesa no publicados, porque no precisó las mesas de votación cuyo escrutinio se dejó de publicar (i), falta de formularios E-17, porque no dijo qué mesas de votación carecían de ese documento (iii), tarjetas electorales perdidas con antelación a la jornada electoral, porque no especificó las mesas de votación a las cuales estaban asignadas (iv), manipulación de bolsas que contenían el material electoral, porque no se identificó la etapa en que ello ocurrió ni las mesas de votación que contenían (v), tarjetas electorales marcadas antes de las votaciones en Venezuela, porque no se identificaron las mesas de votación a las que estaban destinadas (vi), el Consejo Nacional Electoral se atuvo indebidamente al preconteo, porque no identificó las mesas donde ello se suscitó (xiv), y que en “casi todos los municipios de los departamentos se registraron valores diferentes entre el E-24 y el E-14, estos en perjuicio del candidato Gechem Turbay.”, porque no determinó las mesas de votación en que se produjo esa falsedad (xvii).
El rechazo se funda, tal como se advirtió en el auto que inadmitió la demanda, en que no se observó el presupuesto de determinación consagrado en el inciso 2º del artículo 139 del CPACA, que para los procesos de nulidad electoral por irregularidades en la votación y los escrutinios –como éste-, le impone al demandante la carga de “precisar en qué etapas o registros electorales se presentan las irregularidades o vicios que inciden en el acto de elección.”.
Era necesario que el actor, frente a cada una de las irregularidades arriba mencionadas, precisara la etapa o registro en que tuvo lugar. Contrario a lo exigido, el demandante se conformó con señalar que dichos “subpuntos fueron aclarados en los hechos desde el numeral uno (01) hasta el numeral trece (13),…, y así mismo se encuentran soportadas en las resoluciones allegadas como prueba las cuales deberán ser estudiadas y evaluadas en el momento procesal pertinente,…”.
Al respecto el Despacho observa que en ninguno de los trece hechos del escrito de subsanación se hace la determinación de que trata el inciso 2º del artículo 139 del CPACA y que motivó el auto inadmisorio. Tampoco puede pretender el demandante que sea la Sección Quinta quien se ocupe de hacer la determinación de los cargos por medio del examen de los anexos de la demanda, ya que se trata de una carga del actor, de un presupuesto formal para que pueda admitirse la demanda, y lo más importante, porque cualquier precisión ulterior conduciría inexorablemente a desconocerle a los demandados su garantía fundamental al debido proceso y el derecho a la defensa.
En fin, como la parte actora no determinó en qué lugar o mesa de votación tuvo lugar cada una de las irregularidades ya mencionadas, y por el contrario confió la admisibilidad de la demanda a señalamientos completamente gaseosos como que en “casi todos los municipios de los departamentos se registraron valores diferentes entre el E-24 y el E-14, estos en perjuicio del candidato Gechem Turbay.”, el Despacho rechazará la demanda en esta parte.
En lo que concierne al quinto punto, referido a que no se cumplía el presupuesto de determinación, ni se presentaban las normas violadas y el concepto de violación respecto de cada una de las 172 resoluciones demandadas en nulidad en la pretensión 3ª, el Despacho encuentra que igualmente se rechazará la demanda, debido a que sobre el particular nada hizo la parta actora. Es más, confusamente se limitó a decir que pedía la nulidad parcial del acto de elección de Senadores de la República (2014-2018) y que “en consecuencia las resoluciones previas a esta son actos administrativos de trámite las cuales se aportaron como prueba, [y que] con las mismas se quiere demostrar que el tramite (sic) dado al escrutinio general no fue transparente, violando el debido proceso art. 29 de la Constitución Política, con dilaciones injustificadas, las cuales incidieron el (sic) resultado final del proceso electoral.”.
Frente al sexto punto, en el que se cuestionó la pretensión 4ª encaminada a invalidar “los resultados electorales de Venezuela…”, porque en su lugar se ha debido solicitar la nulidad del acto administrativo expedido frente a esas irregularidades, la parte actora únicamente contestó:

“solicitamos que con base en los escritos de reclamación presentados, en la resolución 2182 producida por el Consejo Nacional Electoral y las copias de los formularios E-14 y E-24, los cuales hacer (sic) del acápite de pruebas y si se demuestra probada se decrete la nulidad de los resultados electorales de Venezuela para la elecci9ón de Senado de la república (sic).”


Lo anterior lleva inevitablemente a que se rechace la demanda en lo que se examina, en virtud a que la parte actora en lugar de subsanar esta pretensión en la forma señalada en el auto que inadmitió la demanda, insistió en mantenerla, con el agravante de que aspira a que sea la Sección Quinta quien despeje la indeterminación que aflora en este punto, mediante el estudio de las reclamaciones presentadas ante las autoridades electorales que ni siquiera identifica y de los formularios E-14 y E-24 que anexó ab initio. Es más, con ese fin invoca la Resolución 2182 de 18 de junio de 2014 expedida por el Consejo Nacional Electoral, que no trata sobre la elección aquí cuestionada sino que se refiere a una elección completamente distinta, tal como así lo evidencia su epígrafe: “Por medio de la cual se resuelven las solicitudes para Cámara de Representantes por la Circunscripción Internacional, elevadas por el señor Zoilo Cesar (sic) Nieto Díaz y/o sus apoderados, y los señores Oscar Augusto Católico y Pablo Bustos Sánchez.” (Las negrillas no son del original).
En cuanto al séptimo punto, referido a la pretensión 5ª en la que confusamente se habla de suspensión provisional, en el escrito de subsanación el apoderado de la parte demandante expresó: “desistiré de la pretensión.”. Razón por la cual ello queda excluido del debate procesal.
Y, frente al octavo punto, relacionado con que las pretensiones 6ª y 7ª debían sustituirse por la petición de práctica de nuevos escrutinios, ­el Despacho observa que sí se corrigió la demanda, ya que en su lugar se pidió:
“Que una vez realizado el escrutinio judicial y verificado los resultados, se deberá cancelar la credencial correspondiente y proceder a declarar la elección del Señor Jorge Eduardo Gechem Turbay, como Senador de la Republica (sic) de Colombia para el periodo 2014-2018.”
El análisis realizado en precedencia lleva a inferir que la demanda únicamente se admitirá en cuanto a las pretensiones primera y segunda de la demanda inicial (fl. 11), alusivas a la nulidad de la Resolución 3006 de 17 de julio de 2014 y del formulario E26SE expedidos por el Consejo Nacional Electoral para declarar la elección de Senadores de la República, período constitucional 2014-2018. Igualmente se admitirá en cuanto a la pretensión anteriormente transcrita, que se tendrá como tercera.
Asimismo, la admisión de la demanda girará en torno a los siguientes cargos: 1º.- Cambio indebido del protocolo para alimentar el software por parte de los magistrados del Consejo Nacional Electoral, ya que debiéndose hacer en pleno, se decidió hacerlo sin la presencia de todos los integrantes de esa entidad; y, 2º.- Entrega de los escrutinios de Venezuela al Consejo Nacional Electoral después de 17 días de haber iniciado el escrutinio general, que se relaciona estrechamente con la irregularidad de bolsas de seguridad no entregadas a tiempo a dicha entidad (ii).
Por último, se ordenará la vinculación a este proceso de la Registraduría Nacional del Estado Civil en atención a que el demandante está cuestionando la validez del acto de elección de Senadores de la República, período constitucional 2014-2018, con fundamento en argumentos que ponen en tela de juicio el normal funcionamiento de la organización de esas elecciones, lo cual según el artículo 26 numeral 1º del Código Electoral es una de sus atribuciones3.
En mérito de lo expuesto el Despacho,
RESUELVE
PRIMERO: RECHAZAR la demanda en cuanto a lo siguiente:

1.- Irregularidades asociadas a: escrutinios de mesa no publicadas (i), falta de formularios E-17 (iii), tarjetas electorales perdidas con antelación a la jornada electoral (iv), manipulación de bolsas que contenían el material electoral (v), tarjetas electorales marcadas antes de las votaciones en Venezuela (vi), el Consejo Nacional Electoral se atuvo indebidamente al preconteo (xiv), y En “casi todos los municipios de los departamentos se registraron valores diferentes entre el E-24 y el E-14, estos en perjuicio del candidato Gechem Turbay.” (xvii).

2.- Las 172 resoluciones demandadas en nulidad en la pretensión 3ª de la demanda inicial (fl. 11).

3.- La pretensión 4ª de la demanda inicial (fl. 11).

SEGUNDO.- ADMITIR la demanda de Nulidad Electoral No. 110010328000201400114-00, promovida por el Dr. JORGE EDUARDO GECHEM TURBAY contra la elección de SENADORES DE LA REPÚBLICA (2014-2018), según las precisiones hechas en la parte motiva de este auto. Al efecto se dispone:



1.- Notificar por aviso a las personas elegidas como Senadores de la República por el período constitucional 2014-2018, en la forma dispuesta en el literal d) del numeral 1º del artículo 277 del CPACA.

2.- Los partidos y movimientos políticos por los que resultaron elegidos los demandados, quedarán notificados con los avisos que se han de publicar por cuenta de este proceso (CPACA Art. 277 num. 1º lilt. e).

3.- Informar a los Senadores de la República, período constitucional 2014-2018, que el traslado para contestar la demanda se computará en la forma dispuesta en los artículos 277 num. 1º lit. f) y 279 del CPACA.

4.- Informar al Dr. JORGE EDUARDO GECHEM TURBAY que en caso de no acreditar la publicación del aviso en la forma y términos establecidos en el artículo 277 del CPACA, se terminará el proceso por abandono y se ordenará su archivo.

5.- Notificar esta providencia al Registrador Nacional del Estado Civil y al presidente del Consejo Nacional Electoral, mediante mensaje dirigido al buzón electrónico para notificaciones judiciales (CPACA Art. 277 num. 2º).

6.- Notificar personalmente esta providencia al señor Agente del Ministerio Público (CPACA Art. 277 num. 3º).

7.- Notificar por estado esta providencia al Dr. JORGE EDUARDO GECHEM TURBAY (CPACA Art. 277 num. 4º).

8.- Informar a la comunidad de la existencia de este proceso a través del sitio web del Consejo de Estado (CPACA Art. 277 num. 5º).

9.- Informar al presidente del Senado de la República de la existencia de este proceso para que a su vez la ponga en conocimiento de los demandados (CPACA Art. 277 num. 6º).

10.- Notificar este auto a la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado (CPACA Art. 199, mod. CGP Art 612).

NOTIFÍQUESE Y CÚMPLASE.


LUCY JEANNETTE BERMÚDEZ BERMÚDEZ

Consejera de Estado

1 La demanda se impetró dentro del término de caducidad de 30 días previsto en el artículo 164 numeral 2º literal a) del CPACA, ya que habiéndose expedido el acto acusado el 17 de julio de 2014, ese lapso transcurrió entre el 18 de julio y el 1º de septiembre del mismo año, y la demanda se presentó el último día que se tenía para ello.

2 La demanda se subsanó en tiempo, puesto que el término para subsanar la demanda transcurrió, según constancia secretarial que obra a folio 54, entre el 5 y el 10 de diciembre de 2014.

3 La norma enseña: ARTÍCULO  26. El Registrador Nacional del Estado Civil tendrá las siguientes funciones:

………………


2ª. Organizar y vigilar el proceso electoral. (…)”.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje