Página principal

Conjunto vocal


Descargar 177.29 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño177.29 Kb.
Las canciones non fueron fechas

si non per alegría.

(Alfonso X el Sabio)




CONJUNTO VOCAL



JOSÉ LUIS PALACIOS GAROZ

Universidad Jaime I de Castellón (España)

Carrera de Educación Musical, modalidad semipresencial

Facultad de Ciencias de la Educación

PUCE 2012



FICHA VOCAL

Apellidos, Nombre:

Edad........ Sexo

1. ¿Cómo calificarías tu voz hablada? (rodea con un círculo la respuesta correcta)

Mala Regular Buena Excelente

2. ¿Cómo calificarías tu voz cantada?

Mala Regular Buena Excelente

3. Señala si regularmente has experimentado alguno de estos síntomas mientras o a continuación de hablar o cantar:

- cansancio

- dolor en el cuello

- hormigueo o ardor en la garganta

- sequedad en la garganta

- carraspeo

- tos


- saltos de la voz (gallos)

- ronquera

- pérdida de voz

4. ¿Tienes alguna dificultad vocal? Explícala

5. ¿Desearías tener una voz hablada distinta de la que tienes? ¿Cuál?

6. ¿Desearías tener una voz cantada distinta de la que tienes? ¿Cuál?

7. ¿Has recibido educación vocal? ¿Dónde?

8. ¿Te gusta cantar? ¿Por qué?

9. ¿Has participado en algún grupo vocal? ¿De qué tipo?

10. Observaciones




INTRODUCCIÓN

Hay que decir, en primer lugar, que la expresión vocal viene condicionada por la percepción auditiva.

Dicho esto, conviene considerar su importancia: la voz es nuestra huella, nuestra firma; delata lo que pensamos, lo que sentimos,1 lo que somos; por eso, cuando lenguaje, sentimiento y pensamiento caminan juntos, no sólo mejora la comunicación; también lo hace la calidad de la voz

Antes de comenzar a conocer y tocar otros instrumentos, conviene conocer nuestro propio y más personal instrumento: la voz.

El objetivo general y fundamental de la Formación vocal consiste en avanzar desde la escucha atenta, al habla y al canto.

Parece necesario advertir de nuevo, para deslindar nuestros destinatarios, que este curso no va dirigido principalmente a futuros ingenieros de sonido, foniatras, logopedas, actores ni cantantes, sino a educadores; y si cualquier maestro es un modelo vocal para sus alumnos, con mayor razón el de música. Es en esta línea en la que cobran significado los contenidos que desarro­llamos a continuación.


METODOLOGÍA
Sobre una fundamentación teórica construiremos la práctica basada en juegos, actividades y ejercicios de audición, técnica vocal, lectura entonada individual y colectiva, canto monódico y polifónico, y dirección coral.

La grabación y posterior escucha, análisis y corrección, pone de nuevo en relación la Formación Vocal y la Formación Auditiva.

Audición y visualización de conciertos de música vocal.

* * *

El aliento

es el enlace común

entre todos los seres vivos.

(Proverbio chino)



TEMA 1. Voz y salud vocal

Los objetivos que proponemos en este tema se sintetizan en:



  • comprender el funcionamiento básico del sistema vocal,

  • mantener una postura correcta,

  • respirar adecuadamente,

  • descubrir la dinámica corporal en la fonación,

  • relajar y ejercitar los músculos del aparato fonador,

  • optimizar el rendimiento de la voz:

  • traducir vocalmente las cualidades del sonido,

  • valorar la voz como medio de comunicación,

  • prevenir disfonías y alteraciones de la voz,

  • identificar el mal uso y el abuso vocal,

  • desarrollar hábitos de salud vocal.

Y en cuanto a los contenidos a desarrollar, aunque en este bloque recomendaríamos un mayor peso de la vertiente expresiva frente a la técnica, la educación vocal es imprescindible en dos frentes de estudio: las características de la voz del niño y del maestro por una parte, y la salud o higiene vocal por otra:



  1. Anatomía, fisiología y técnica vocal

  • La postura

  • El aparato respiratorio

  • El aparato fonador

    • Clasificación de las voces

  • El aparato resonador

  • Órganos articulatorios: vocalización

  1. Salud vocal.

* * *


Cuando quieres expresar algo ¿de qué medios te sirves? Del lenguaje verbal (la palabra, la voz) y del no verbal (gestos, movimientos). Todo el cuerpo, cuando hablamos o cantamos, está en gran medida al servicio de la voz, el vínculo comunicativo por excelencia.

La voz transmite gran parte de la información que recibimos a diario. No es un producto natural, sino cultural; no es algo innato, sino adquirido; algo que, además, no poseemos de la misma forma durante toda la vida; en la voz inciden la edad, el sexo, el clima, el cuerpo, la mente.

La voz, como el oído, es educable.
1. Anatomía, fisiología y técnica vocal

La voz humana es, según el Diccionario de la Real Academia, "el sonido que el aire, expelido de los pulmones, produce al salir de la laringe haciendo que vibren las cuerdas vocales". El mecanismo actúa así:



  • se inspira el aire por la nariz y por la boca,

  • en la espiración –forzada--, las cuerdas vocales, tensas y cercanas, vibran al paso del aire, produciendo la fonación o sonido,

  • dicho sonido adquiere amplitud y calidad en los resonadores.


El vocal es un sistema muy complejo que recibe influencias del sistema nervioso periférico (en especial del auditivo), del sistema nervioso central (SNC) y del sistema muscular2, y en el que intervienen directamente:




  1. La postura: el objetivo consiste en convertir el cuerpo en un buen instrumento musical, libre de tensiones innecesarias.




  1. El aparato respiratorio (infraglótico): La respiración debe ser cómoda, baja, controlada, apoyada; la más apropiada es la costo-abdominal, que une la costal y la diafragmática. además de ayudar a la relajación y al autocontrol, influye directamente en la duración del sonido vocal.




  1. El aparato fonador (glótico): Gracias a la posibilidad de extender y tensar en diferentes grados las cuerdas vocales, controla sobre todo la altura. En la laringe están ubicados los repliegues o cuerdas vocales que producen la fonación aunque su función primaria desde el punto de vista anatómico evolutivo consistió y consiste en proteger las vías respiratorias de la penetración de cuerpos extraños; en la fonación están cerradas; al aumentar la presión del aire, se abren levemente (glotis) y se cierran de nuevo; este proceso a intervalos periódicos es lo que produce el sonido.

La voz hablada abarca alrededor de una quinta. La voz cantada se extiende en un ámbito aproximado de dos octavas a través de diversos registros: voz de pecho, voz media, voz de cabeza o falsete.

    • La clasificación de las voces. Según tesitura y timbre, atendiendo a las características que antes hemos comentado, es posible dividirlas en

      • voces blancas: mujeres o niños

        • soprano (tiple):

        • mezzo

        • contralto (alto)




      • voces graves: hombres

        • tenor

        • barítono

        • bajo.

De aquí proviene la clasificación de los coros:

      • de voces iguales

      • de voces mixtas

        • de cámara

        • masa coral u orfeón.

En este gráfico consta la octava, el número de hertzios, la extensión de las diferentes voces –de pecho y de cabeza--, los nombres de las notas y su colocación en el piano:




  1. Los resonadores amplifican, refuerzan y modulan los fonemas para conseguir la intensidad y el timbre adecuados en sus diferentes registros:

  • cavidades móviles: faringe, boca,

  • cavidades fijas: nariz y senos frontales



  1. Los órganos articulatorios

Labios, lengua, dientes, paladar, mandíbula, cuidan de la inteligibilidad del mensaje a la vez que contribuyen a la riqueza tímbrica:

  • Las vocales se forman al pasar libremente el aire por la laringe y los resonadores. Pueden ser:

    • labiales:

A: lengua plana y mandíbula abierta

O: los labios semicerrados

U: los labios más cerrados

    • linguales:

E: la lengua se eleva hacia el paladar duro

I: la lengua se eleva más.

  • Las consonantes se producen por un estrechamiento del paso del aire. Pueden ser:

    • nasales (M N Ñ)

    • labiales (B/P, F/V)

    • dentales (C Ch D R S Z)

    • palatales (G K L J R X)

* * *

2.- Salud vocal

El maestro, el profesor y, con mayor motivo, el maestro y profesor de música son profesionales que se sirven de la voz como de su instrumento imprescindible. Por otra parte, la voz del maestro es un modelo de emisión vocal para sus alumnos. Sin embargo, acostumbran a ejercer su profesión sin el más mínimo conocimiento ni preparación vocal. Resultado: problemas vocales derivados del mal uso o del abuso fonatorio.

Las causas que lo producen son diversas:



  • físicas externas: ruido, falta de condiciones acústicas, agentes alérgenos (polvo ambiental, polvo de la tiza), aire acondicionado, ambientes secos, cambios bruscos de temperatura,

  • orgánicas: resfriado, mal uso de la voz, hábitos respiratorios incorrectos, gritos,

  • psíquicas: tensión, estrés, ansiedad,

  • sociales: el clima de las relaciones humanas en el trabajo.

Todo ello, junto o por separado, produce una falta de coordinación de todo el sistema vocal que se traduce en problemas temporales o crónicos:

  • disfonía, cuyos síntomas son: cansancio vocal, sobreesfuerzo, ronquera, ahogo, etc.3;

  • dislalia, que consiste en la sustitución, alteración u omisión de fonemas por causas mecánicas o funcionales;

  • voz gutural, producida por la tensión de los músculos de la garganta,

  • voz nasal, producida por la contracción del velo del paladar,

  • voz trémula, producida por la falta de vigor de las cuerdas vocales,

  • nódulos, pólipos y tumores.

Diferentes estudios epidemiológicos demuestran que los docentes son población de riesgo vocal; su incidencia es tan alta que ha sido considerada enfermedad profesional: la mayoría del profesorado desarrolla alguna disfonía antes de los dos años de ejercicio profesional. Ésta, por sí sola, sería una buena razón para pedir que la Formación Vocal se imparta a todos los futuros enseñantes.

El tratamiento pasa por tomar conciencia del mecanismo fisiológico de producción de la voz; a partir de aquí, dependiendo de la gravedad, puede consistir en:



  1. reposo vocal,

  2. reeducación ortofónica

    • descondicionamiento de hábitos incorrectos; evitar irritantes, altercados, tensiones,

    • automatizar hábitos correctos:

      • alimentación sana y equilibrada,

      • dormir lo necesario,

      • beber suficiente agua,

      • actitud mental positiva y relajada,

      • postura vertical,

      • relajación,

      • respiración costo-diafragmática,

      • controlar la velocidad del habla,

    • tratamiento farmacológico,

    • tratamiento quirúrgico

* * *
Veamos ahora alguna de las actividades más apropiadas para llevar a buen puerto los objetivos anteriormente expuestos:

  • Postura adecuada: estiramientos

  • Relajación

  • Respiración

    • diafragmática en cuatro tiempos

    • costo-abdominal

  • Aparato fonador

  • Aparato resonador: M, NG

  • Órganos articulatorios: vocalización de vocales

He aquí algunos ejemplos de vocalización, el segundo, a 3 voces; trabajaremos todos cada voz, subiendo y bajando por semitonos antes de cantar a 2, y luego a 3 voces:




Hablar es hacer música.

(C. Orff)



El que no entona no entiende.

(Cantero)




TEMA 2. La música del habla

Proponemos como objetivos principales:



  • desarrollar la capacidad lingüística,

  • comprender la entonación como lenguaje de las actitudes,

  • educar e impostar la voz hablada,

  • conocer la tesitura personal y el tono óptimo.

En cuanto a los contenidos, trabajaremos



  • Las cualidades del silencio y el sonido en el habla:

    • Duración

    • Altura

    • Timbre

    • Intensidad.

* * *
Como hemos dicho, gran parte de nuestra actividad social cotidiana se lleva a cabo mediante el habla; también la labor del futuro maestro va a estar mediada, ineludiblemente, por el habla.

Todos los elementos del canto están comprendidos en la palabra hablada. En la metodología de Carl Orff, la palabra genera el ritmo y la melodía. Y no es más difícil aprender a entonar que aprender a hablar.

Así pues, utilizaremos la misma técnica vocal para la voz hablada y la voz cantada; en realidad, hablar nos servirá de introducción a cantar; el habla emplea menos notas y más próximas entre sí.

Es importante que cada cual descubra, identifique, acepte y trabaje su tono y su gama óptima: el conjunto de sonidos –no más de una octava– donde la voz refleja su mejor color tímbrico.

La música del habla permite participar a todos los alumnos; incluso los menos dotados musicalmente pueden incorporarse a la interpretación y a la composición a través de gritos, susurros, palabras, trabalenguas, poesías, etc.

Un grave problema entre nuestros alumnos tiene que ver con la lectura; algunos de ellos no saben entonar al leer: donde hay coma bajan el tono; donde hay punto, lo suben. No comprenden que tales signos son “musicales”.

Como explica Cantero (2002: 76), “leer un texto no es como mirar un cuadro, sino como oír a alguien”. En efecto, el texto escrito es como una partitura; no suena, pero el buen lector debe oírlo. El texto esconde una entonación, una carga expresiva sólo insinuada que el lector, como actor o como músico, debe saber interpretar: a esa operación de completar el texto llama Cantero mediación fónica.

Escribe Delalande (cit Giráldez 1997: 70): “los niños aprenden a leer en voz alta y, sólo cuando dominan esto, logran leer mentalmente”. Cantero es tajante al afirmar: “tanto en el discurso oral como en el texto escrito, la llave de la comprensión es la entonación” (o.c.: 90).

* * *
Del cúmulo de posibles actividades, escogemos las siguientes:


  • Juego de entonación de un texto, trabajando

    • el silencio y las pausas

    • las cualidades del sonido:

      • duración:

        • lento-vivace,

        • accel.,- rit.,

      • altura:

      • agudo-grave,

      • buscar y leer en el tono óptimo

    • intensidad:

      • pp-ff,

      • cresc.,- dim.,

      • enfatizar determinadas palabras:

          • ¿VIO usted cómo ese hombre escapó corriendo?

          • USTED

          • CÓMO

          • ESE

          • HOMBRE

          • ESCAPÓ

          • CORRIENDO?

      • timbre:

      • alegre-triste,

      • con sueño - despierto,

      • afónico

      • susurro

      • vibrante

      • voz de pato, etc

  • diálogos melódicos y rítmicos

  • signos de puntuación: comas, puntos, interrogación, admiración, inciso…

* * *
TRABALENGUAS
C / L

En la calva de un calvo

Pablito clavó un clavito;

¿en qué calva clavó Pablo

un clavo, y en qué calvito?
F

Fausto fue a formar filas

a las fuerzas de Florencia.

Todos fueron menos Fioli,

Fernando, Francisco y Frega.
J

Setze jutges d’un jutjat

mengen fetge d’un penjat
En un juncal de Junquera

juncos juntaba Julián.

Juntóse Juan a juntarlos

y juntos juntaron juncos.


K / Q

Si porque te quiero, quieres,

quieres que te quiera más;

te quiero más que me quieres.

¿Qué más quieres? ¿Quieres más?
L

Lola lee un libro

al lado de una lámpara lila.
LL

El cielo está enladrillado;

¿quién lo desenladrillará?

El desenladrillador que lo desenladrille

buen desenladrillador será.
M / Ñ

Doña Mariana Magaña

desenmarañará mañana

la maraña que enmaraña

Doña María Magaña.
P

En Pinxo li diu a en Panxo:

–¿vols que et punxe en un punxó?

I en Panxo li diu a en Pinxo:

–Punxa’m, però a la panxa no.
S

La sal del salero se saldrá

y cuando salga de su sitio salará.
* * *

El canto es el principio

y el alma de la música.

(E. Willems)




TEMA 3. La canción


Cantar quizá sea

uno de los actos más importantes de la vida.

(J. Chapuis)


Cantar es una actividad "multiuso" con objetivos

  • tanto musicales:

    • descubrir el valor de la canción en la educación musical,

    • adquirir repertorio básico vocal,

    • desarrollar la audición interna, clave de la musicalidad,

    • adquirir estrategias metodológicas para la enseñanza-aprendizaje de una canción,

  • como extra-musicales, al desarrollar

    • la atención,

    • la memoria,

    • el dominio de la respiración y de la voz,

    • la capacidad de reacción,

    • la sensibilidad estética,

    • el desarrollo lingüístico,

    • la capacidad de disfrute y utilización del tiempo libre,

    • la autoconfianza y la autoestima.

En cuanto a los contenidos, proponemos los siguientes:



  1. Repertorio de canciones, búsqueda, clasificación y análisis:

  • social,

  • formal,

  • pedagógico.

  1. Proceso de enseñanza-aprendizaje de la canción.

  2. Trabajo de otros bloques de contenido desde la canción.

* * *


Desde los orígenes, desde la niñez de la humanidad (a nivel filogenético), cantar ha sido siempre un medio de comunicación, el medio de fusión entre música y lenguaje: canciones de cuna, de trabajo, de ronda, de boda.

La niñez de cada ser humano (nivel ontogenético) recrea, de algún misterio­so modo, este proceso: al llegar a la escuela, si sus primeros momentos antes y después de su nacimiento han transcurrido envueltos en música como en el líquido amniótico4, el niño, antes incluso de hablar, ya canta --o al menos canturrea-- y trae consigo un importante repertorio de canciones. Por eso, en los primeros niveles educativos, la canción es el mejor medio de iniciación musical por su poder de integración y por su capacidad para desarrollar la audición interior.

Cantar es un tesoro psico-pedagógico y socio-cultural. Es lógico que la canción, gracias a su poder de enganche, haya sido desde tiempo inmemo­rial el instrumento básico, el más habitual y a veces prácticamente el único de la educación general en manos de maestros sensibles e inteligentes.

Por otra parte, no podemos dejar de lado el ámbito intercultural en que se desenvuelve la escuela actual; la función social que posee la canción para favorecer la identidad grupal y la interacción social.


1.- Repertorio de canciones, búsqueda, clasificación y análisis

Puesto que la canción es el elemento musical globalizador por excelencia, conviene facilitar al futuro maestro la selección de tan importante material didáctico. En la asignatura Historia de la Música y Folklore estudiamos una posible clasifica­ción del repertorio atendiendo a su origen geográfico-histórico-cultural; aquí interesan, además, otros aspectos. Si las posibilidades pedagógicas de cada canción son muy variadas, no lo es menos su tipología, dependiendo de varios factores:



FUNCIÓN SOCIAL




TEXTO-MÚSICA



CAPACIDADES




ACTIVIDADES

DIDÁCTICAS

CICLO


VITAL

de cuna

infantiles

de ronda

de bodas


de trabajo

festivas



TEXTO

familia

naturaleza

números


percepción auditiva

ritmo y movimiento

voz

instrumento



lenguaje musical

atención


memoria

respiración

sensibilidad

lenguaje

responsabilidad

auto-disciplina

disfrute

colaboración

autoestima

socialización



reiterativas: 3 años

gestuales: 4 años

motrices: 5 años

mimadas


dramatizadas

acumulativas

de sustitución

de presentación

para captar el interés

de celebración

para imaginar

para calcular

para dibujar

para lenguaje

para divertirse

para recordar

compuestas por niños




CICLO


ANUAL



carnaval

marzas


mayos

S. Juan


S. Pedro

toreras



RITMO


negras

corcheas


anacrusa

tética


aksak

amalgama

CICLO


LITÚRGICO

Navidad

Cuaresma


S. Santa

Pascua



INTERVALO

MELÓDICO


s-m

l-s


l-s-m

l-s-f-m


l-s-f-m-r

l-s-f-m-r-d

t-l-s-f-m-r-d

octava



OTRAS


Virgen

rogativas

fiestas

gozos


pasiones

romances



FORMA

lied

rondó


canon

Las canciones para niños han de ser adecuadas a su edad y nivel evolutivo:

  • respetar su limitada tesitura,

  • breves,

  • gestuales,

  • cuadradas en cuanto al fraseo y la forma,

  • los temas deben responder a sus necesidades e intereses,

  • ritmo, melodía y armonía sencillos,

  • tradicionales a ser posible.

* * *

2.- El proceso de enseñanza-aprendizaje de la canción

Como el proceso de adquisición del lenguaje, debe convertirse en un momento didácticamente rico que pueda servir de pretexto para trabajar de forma global otros elementos del currículum; dependiendo, pues, de tales elementos, el proceso se mueve dentro de las siguientes coordenadas:


  1. Crear el clima de silencio expectante, el necesario marco para la aparición de la música; procurar que la presentación de la canción sea lo suficiente­mente motivadora como para captar la atención flotante de los niños. Utilizar el factor sorpresa.

Cuidar la escenogra­fía: cuenta un cuento o bien la historia real de la canción; dramatiza, dibuja, globaliza aprovechando cualquier excusa: el tiempo atmosféri­co, la época del año, un acontecimiento; en realidad, es así como surgió la música hoy llamada tradicional.


  1. El texto; hoy se hace difícil saber si en determinadas canciones de tradición oral se inventó la música para recordar el texto, o quizá el texto se acomodó a una música instrumental para no olvidarla, o bien si el texto que hasta hoy nos ha llegado surgió por deformación del original.

Dice Agosti (1988: 48) que “con frecuencia, el texto de las canciones ni siquiera es tenido en cuenta por los niños [...]; las palabras las utilizan entonces por su sonoridad, como materia lingüística que sirve de soporte al ritmo y/o a la melodía”.

Nosotros estamos convencidos del valor educativo del texto como transmisor de conceptos y, sobre todo, de actitudes y valores, además de proporcionar material para trabajar el lenguaje. Utilizamos los siguientes recursos:



    • repetir en eco (fotocopia) frases cortas de forma acumulativa, hasta memorizar la totalidad del texto,

    • pregunta-respuesta por grupos o con el maestro,

    • recitar a diferentes alturas, velocidades (adagio, presto, accel., rit.), intensidades (p, f, cresc., dim.), imitando diferentes timbres (boca cerrada, silbada, “voz de pato”, etc.),

    • decir el texto ritmado y marcado con palmas,

    • alternar la dicción exterior con la interior por frases,

    • aprender el texto ritmado y marcado con palmas, y sustituirlo por sílabas rítmicas: ta, titi; du, dubi.




  1. La melodía; el canto debe partir del habla de forma natural; se puede trabajar, por tanto:

    • la técnica vocal, como hemos aprendido, respetan­do siempre la emisión natural,

    • repetir en eco frases musicales cortas de forma acumulativa hasta memorizar la totalidad de la canción, si es posible con apoyo instrumental,

    • pregunta-respuesta,

    • cantar en cadena,

    • tararear con distintos fonemas: la, la; nu, nu; etc.,

    • cantar a diferentes alturas, velocidades, intensidades y timbres,

    • canto interior sustituyendo palabras o frases por gestos.




  1. La expresión corporal:

    • juego,

    • gestos,

    • fonomimia,

    • pequeña coreografía, danza.




  1. Armonización e instrumentación.




  1. Ficha-recuerdo o cajita de música de la canción que se guarda en el “Rincón de las Canciones”. Días más tarde los niños deben reconocer la canción por el ritmo o la melodía tocada en la flauta por el maestro (juego de Adivinanza de canciones).




  1. Creatividad:

  • que los alumnos, a partir del texto, compongan otra música;

  • que, a partir de la misma música, escriban otro texto;

  • que improvisen rítmica o melódicamente una estrofa de 8 compases entre estribillo y estribi­llo (forma Rondó).

  1. Estar atento para detectar y, si es posible, solucionar problemas musicales en los alumnos:

  • Falta de interés por el canto, solucionable en parte con un ambiente grato que procure una fluidez rítmica, melódica y armónica.

  • Desajuste rítmico, reflejo a veces de problemas motrices, timideces, inhibiciones, etc.; importa que se sientan integrados y aceptados por el grupo.

  • Desafinación, debida quizá a

  • una audición deficien­te,

  • falta de atención,

  • débil memorización,

  • ansiedad por cantar antes que el maestro,

  • dificultades en la emisión de la voz, etc.

Conviene colocar a estos niños al lado de otros muy afinados o bien bajar la canción para que “cojan el tono” e ir progresivamente ascendiendo.

“Y recuerda –suelo aconsejar a mis alumnos--: tú eres el principal modelo vocal para el niño; si sabes sacar partido a tu voz, combinando adecuadamente los diferentes elementos sonoros, los niños disfrutarán escuchán­dote e intentarán imitarte”.


* * *
3.- Trabajo de otros bloques de contenido desde la canción

A través de la canción es posible trabajar, además del específicamente vocal, otros bloques de contenidos:



  • gracias al texto, es posible trabajar cualquier centro de interés:

    • lenguaje,

    • matemáticas,

    • conocimiento del medio, etc.,

  • la audición interna (propia) y externa (ajena), que sirve de feed-back con la voz, como ya hemos explicado anteriormente,

  • el bloque de ritmo y movimiento:

    • el esquema corporal,

    • la coordinación,

    • la lateralidad,

    • el equilibrio,

    • el balanceo,

    • el salto,

    • la direcciona­lidad,

    • la orientación espacio-temporal,

  • el bloque instrumental:

    • PAI (percusión de altura indeterminada),

    • PAD (percusión de altura determinada),

    • instrumentos melódicos, como la flauta,

    • instrumentos armónicos, como el piano o la guitarra,

  • el bloque de lenguaje musical:

    • dictados rítmicos,

    • dictados melódicos,

    • dictados melódico-rítmicos,

  • el gran bloque de audición activa:

    • música popular,

    • música clásica5.

La canción es uno de los elementos que, a nivel didáctico, más actividades permite, al ser el centro desde el que se pueden desarrollar prácticamente todos los bloques de contenido que integran la formación musical y no-musical; además de las actividades que hemos comentado para trabajar el texto (tema 4), y las que acabamos de explicar para el aprendizaje de una canción, proponemos las siguientes:



  • Juegos sonoros con diferen­tes palabras de la canción.

  • Pregunta-respuesta hablada, recitada o cantada,

  • Cantar con precisión rítmica y afinación (tipo Karaoke):

    • a diferente veloci­dad (adagio, presto, accel./rit., corto/lar­go),

    • a diferente altura (agudo/grave, asc./desc.),

    • a diferente intensi­dad (p/f, cresc./dim., matices),

    • a diferente timbre (imitando sonidos del entorno, voces de persona

    • alternando canto exterior y interior

  • Confección de un repertorio intercultural almacenado en una base de datos

  • A partir de una canción, trabajar las variaciones: p. ej. a propósito de Ah, je vous dirai mamam

  • Grabarse y escucharse.

  • Escucha de música vocal de diferentes culturas.

  • Musicar un texto.

  • Escucha de música vocal contemporánea: L. Berio.

* * *



TEMA 4. El coro

Canta quien ama.

(Agustín de Hipona)

Si cantar, como decíamos, es un tesoro psicopeda­gógico, cantar en grupo añade el factor sociocultural; es una actividad que, además de los desarrollados en el tema anterior, contiene también objetivos


  • tanto musicales:

    • producir y escuchar la armonía,

    • independencia vocal y auditiva,

    • adquirir repertorio vocal,

    • interés y respeto por la riqueza del patrimo­nio musical coral,

  • como extra-musica­les: desarrolla la

    • memoria (sobre todo en los coros que no leen música),

    • expresión individual y colectiva,

    • socializa­ción,

    • co-responsabi­li­dad,

    • colabora­ción en el canto común,

    • autodiscipli­na,

    • superación de timideces e individualismos,

    • conocimiento de otras culturas

En definitiva: en el nivel en que nos encontramos, la música coral, más que finalidad en sí misma, es un medio ideal para la formación integral del ser humano.

Y, derivados de los objetivos, trabajaremos los siguientes contenidos:



  1. Colocación

  2. Reglas de oro

  3. Cualidades de un buen coro

  4. Dirección

  5. Ensayo

  6. Concierto

  7. Coro infantil

  8. Repertorio

  • Cánones

  • Obras a dos voces

  • Obras a tres voces

  • Obras a cuatro voces

El coro supone la culminación de todo el proceso que venimos desarrollando desde el primer tema de la asignatura; en el coro trabajamos el silencio, el sonido, la voz, el habla y la canción; y lo hacemos introduciendo un elemento nuevo: el conjunto, la armonía. El canto coral es mucho más que la suma de sus componentes; es, diríamos, una "Gestalt" que integra a todos en una unidad superior.

Tal y como hoy lo entendemos, el coro aparece en Europa en el siglo XIX como fruto de la nueva mentalidad democrática nacida al calor de la Revolución francesa;

En un principio eran coros de hombres para pasar después a coros mixtos; el repertorio empezó popularizando la canción tradicional en versión coral, para acercarse después a la música clásica. Dichos coros, a través de “encuentros comarcales, jornadas, cursos de dirección, dieron origen a lo que después fue la Federación de Coros de cada autonomía6, de España (COACE) y de Europa (Europa cantat).

Comparado con otro tipo de agrupaciones musicales –banda, rondalla, orquesta--, el coro ofrece la posibilidad de una educación artística a personas sin preparación musical previa. Y esto es bueno para nuestra asignatura del 1er. semestre del 1er curso, antes de haber cursado la asignatura de Lenguaje Musical.

Veamos esquemáticamente cada uno de los apartados:


1. Colocación. Existen diferentes posibilidades, pero las más comunes son:

2. Reglas de oro



  • Respira con el diafragma sin ruido, con naturalidad.

  • Abre bien la boca, elevando el velo del paladar (posición de bostezo).

  • Dirige la voz hacia el paladar duro.

  • Pronuncia el texto con claridad.

  • Cuida el fraseo: a ser posible, respira sólo al acabar una frase con sentido.

  • Canta piano al principio, haciendo los matices adecuados7.

  • Toma conciencia de coro más que de solista: escucha y empasta.

  • Mira al director.

3. Cualidades de un buen coro



  • Fraseo.

  • Dicción clara (de vocales y consonantes).

  • Equilibrio sonoro.

  • Empaste: uniformar

    • la pronunciación,

    • la intensidad.

  • Justeza rítmica.

  • Afinación.

  • Matices expresivos.

4. Dirección

Dirigir es anticiparse a lo que suena. Y aunque es un oficio que se aprende, el gesto de dirigir, como la propia voz, es algo personal. Por otra parte, el director debe ejercer de líder y aunar diferentes personalidades en un proyecto común, tarea no siempre fácil. Varias son las fases:


  • Preparación previa

  • Postura natural y relajada, que infunda seguridad

  • Entrada

  • Dirección métrica

  • Dirección expresiva

  • Final (cut)

5. Ensayo



  • Antes de nada, conviene conocer las motivaciones de los coralistas:

    • musicales,

    • sociales: convivencia.

  • Silencio como actitud y disciplina de trabajo.

  • Comenzar leyendo la pieza entera para tomar conciencia de la continuidad de la obra.

  • Trabajar rápido para mantener el interés y la frescura.

  • Según la dificultad y la disponibilidad de espacio, trabajo por cuerdas.

6. Concierto:



  • Toma de conciencia de espectáculo.

  • Toma de contacto con el público: comunicación estética.

7. Coro infantil

Posee características especiales, derivadas tanto de la edad y nivel madurativo de sus miembros, como de su peculiar desarrollo vocal. Es posible compaginar lo lúdico de la infancia con el trabajo serio y constante.

Los niños, por regla general, se sienten más cómodos en la voz de pecho, más cercana a la voz hablada. Sin embargo, si se busca un sonido adecuado, hay que procurar desarrollar la voz de cabeza, comenzando desde la zona aguda a la intermedia y a la grave, por medio de vocalizaciones.


8. Repertorio: búsqueda, investigación, adaptación, traducción, composición, etc. Debe ser:

  • adaptado

    • al coro:

    • al tipo de concierto:

      • monográfico sobre un autor, tema, aniversario, etc.,

      • geográfico (idioma), histórico,

    • a los gustos y preferencias

      • de los cantores,

      • del público;

  • calidad literaria,

  • calidad musical.

* * *

Las actividades correspondientes a este nivel se concretan en la preparación y realización de uno o varios conciertos didácticos, lo que de alguna manera engloba los temas anteriormente trabajados:



  • técnica vocal,

  • ensayos:

    • un coralista comienza a cantar la vocal “u” en intensidad piano; uno a uno se van agregando los demás, buscando el empaste,

    • ensayo de las obras por voces separadas,

    • todo el coro,

    • ejercicios de dirección coral:

  • concierto didáctico:

    • presentación del concierto,

    • presentación de cada voz,

    • presentación de cada canción,

    • posible participación del público.

* * *

BIBLIOGRAFÍA
AGOSTI-GHERBAN, C. (1988): El niño, el mundo sonoro y la música. Alcoy, Marfil.
ALIÓ, M. (1983): Reflexiones sobre la voz. Barcelona, Clivis.
ARNOLD, Nick (1998): Esos insoportables sonidos. Barcelona, Molino.
BAKER, W. y HASLAM, A. (1992): Experimenta con el sonido. Madrid, S.M.
BERNAL, J. y CALVO, M. L. (2004): Didáctica de la música: la voz y sus recursos. Repertorio de canciones y melodías para la escuela. Málaga: Aljibe.
BIEMEL, Walter (1973): Análisis filosóficos del arte del presente. Buenos Aires, Sur.
BOSSEUR, Jean-Yves (1993): Le sonore et le visuel. Intersections musique / arts plastiques aujourd’hui. Paris, Dis Voir.
BRONSTEIN, R. (1991): Juguemos con música. México, Trillas.
BRUNO, C. (1990): Discriminación auditiva: entrenamiento prosódico; ritmo y melodía. Barcelona, La Guaira.
BUCAY, J. (2004): Cuentos para pensar. Buenos Aires: Magazines.
BUSTOS SÁNCHEZ, INÉS (2000): Tratamiento de los problemas de voz. Madrid, CEPE.
BUSTOS SÁNCHEZ, INÉS (2000-a): Trastornos de la voz en edad escolar. Málaga, Aljibe.
BUSTOS SÁNCHEZ, INÉS (2001): La percepción auditiva. Vol. I y II. Madrid, ICCE.
BUSTOS SÁNCHEZ, INÉS (2003): La voz. La técnica y la expresión. Barcelona, Paidotribo.
CABALLERO, Christian (1985): Cómo educar la voz hablada y cantada. México, Edamex.
CAGE, J. (1961): Silence. Middletown, Weleyan University Press.
CANTERO, F. J. (2002): Teoría y análisis de la comunicación. Barcelona, Publicacions i Edicions UB
CATEURA, M., SABATE, M. y SOLER, M. (1991): Danza y audición. Guía del Profesor, Hospitalet, Ibis.
CEBALLOS RODRÍGUEZ, JOSEFA (2002): Recopilación de juegos y canciones populares para infantil y primaria. Granada, Grupo Editorial Universitario.
CHAPGIER-LABOISSIÈRE, C. (1991): Sonidos a la carta. Courlay (France), Ed. Fuzeau.
CHUN-TAO-CHENG (1993): El Tao de la voz. Madrid, Gaia.
COOPER, M. (1974): Modernas técnicas de rehabilitación vocal. Buenos Aires, Editorial Médica Panamericana.
COPLAND, A. (1976): Cómo escuchar la música. Madrid, FCE.
ECHEVERRÍA GOÑI, S. (1998): La voz infantil. Madrid, CEPE.
ELIZALDE, L. y GARCÍA-BERNAL, E. (1983): Pedagogía del canto escolar. Madrid, Publicaciones Claretianas.
ELIZALDE, L. (1992): Canto escolar (3 vol.). Madrid, Publicaciones Claretia­nas.
ELLIOTT, M. F. (1980): Saber respirar bien. Bilbao, Mensajero.
ESCUDERO, Mª. Pilar (1988): Educación de la voz: ortofonía, dic­ción, canto, ritmo. Madrid, Real Musical.
ESCUDERO, I. (2003): Cántame, cuéntame: cancionero didáctico. Madrid, Ediciones de la Torre.
FERRER SERRA, J. S. (2000): Teoría y práctica del canto. Barcelona, Herder.
GARCÍA CALVO, A. (1975): Del ritmo del lenguaje. Barcelona, La Gaya Ciencia.
GARCÍA TAPIA, R. (1996): Diagnóstico y tratamiento de los trastornos de la voz. Madrid, Garsi.
GARMENDIA, E. (1981): Educación audioperceptiva. Bases intuitivas en el proceso de formación musical. Buenos Aires, Ricordi.
GEREDA, E. (1906): Higiene de la voz. Madrid, Imprenta del Asilo de Huérfanos del S.C. de Jesús.
GIRÁLDEZ, A. (1997). "Educación musical desde una perspectiva multicultural. Diversas aproximaciones", en Actas del III Congreso de la Sociedad Ibérica de Etnomusicología. Valencia, La mà de Guido / Generalitat Valenciana.pp. 219-231.
GUSTEMS, J y ELGSTRÖM, E. (2009) Guía práctica para la dirección de grupos vocales e instrumentales. Barcelona, Graó.
HALBREICH, Harry (1989): “Materia y material: componer música hoy”. Primer Encuentro sobre Composición Musical. Valencia, IVAECM.
HEMSY DE GAÍNZA, V. (1989): “La iniciación musical del niño y el desarrollo del oído” en Música y Educación, nº 4.
HERAS, R. (1992): Actimúsicas (9 volúmenes). Madrid, Ara.
HEWIT, Graham (1990): Cómo cantar. Madrid, Edaf.
HIDALGO MONTOYA, J. (1979): Cancionero de Valencia y Murcia. Madrid, Carmona.
HIDALGO MONTOYA, J. (1982): Cancionero popular infantil español. Madrid, Carmona.
HUNSTIGER, Susan (1982): “L’exploration de l’espace-temps à partir de la composition musicale assistée par ordinateur” en Revue d’Esthétique nº 4.
JACKSON MENALDI, M. C. (1992): La voz normal. Madrid, Ed. Panamericana.
KINSLER, L. (1990): Fundamentos de acústica. México, Ed. Limusa.
KLEE, P. (1992): Journal. Paris, Éditions Grasset.
KÜHN, C. (1989): La formación musical del oído. Barcelona, Lábor.
KÜNTZEL HANSEN, M. (1981): Educación musical precoz y estimula­ción auditiva (Ejercicios). Madrid, Editorial Médica.
LANGEVELD, J. (2002): Escuchar y mirar. Madrid, Akal.
LE HUCHE, F. (2003): La voz. Barcelona, Masson.
LIPS, Helmut (1979): Iniciación a la técnica vocal. Lleida, Orfeó Lleidatà.
MADERUELO, Javier (1992): “El contorno del silencio” en Lápiz nº 84.
MARTÍ PUCHADES, E. (2004): Educación auditiva. Valencia, Piles.
MARTÍNEZ LLUNA, Carmen (1985): Tratado de técnica vocal. Valencia, Piles.
MARTORELL, O. (1979): “Algunas reflexiones sobre los valores socioculturales del canto coral”. Música en España, Madrid, nº 0, pp. 32-36.
Mc. CALLION, M. (1998): El libro de la voz. Barcelona, Urano.
Mc. KINNEY, J. (1991): Lecciones prácticas para el canto. Mundo Hispano.
MENA GONZÁLEZ, A. (1995): Educación de la voz. Principios fundamentales de Ortofonía. Málaga, Aljibe.
MICHELS, U. (1991): Atlas de Música (Madrid: Alianza) 2 t.
MIKATS, V. (1994): Despertar auditivo. 30 juegos musicales. Nerja (Málaga), Imprenta Costa del Sol.
MONTILLA LÓPEZ, P. (1999) El cerebro y la música. Córdoba, Publicaciones de la Universidad.
MONTORO ALCUBILLA, M. P. (2004): 44 juegos auditivos: educación musical en Infantil y Primaria. Madrid, CCS.
MORBELLI, L. (1976): Juegos musicales para jardines de infantes y grados. B. Aires, V. Leni.
MUÑOZ MUÑOZ, J. R. (2001): “La voz y el canto en la educación infantil” en Eufonía 23.
OCAÑA FERNÁNDEZ, ALMUDENA (2002): Propuestas prácticas para trabajar la Audición Musical en Educación Primaria. Granada, Grupo Editorial Universitario
ORTIZ MOLINA, ANGUSTIAS (2002): Canciones con Juegos. Juegos con Canciones. Granada, Grupo Editorial Universitario.
PELEGRIN, A. (1982): La aventura de oír. Alcoy, Cincel.
PERELLÓ, J., CABALLÉ, M., GUITART, E. (1990): Canto-dicción. Barcelona, Editorial Científico Médica.
PERRIN, JACQUES (2002): Nómadas del viento. Film
PICH, J. (1989): Desarrollo de la percepción auditiva. Palma de Mallorca, Universidad.
QUIÑONES, C. (1997): El cuidado de la voz: ejercicios prácticos. Madrid, Escuela Española.
RACIONERO, L. (1986): Arte y ciencia. La dialéctica de la creatividad. Barcelona, Laia.
RAMÓN Y LLUCH, D. (1990): Eixam: 323 canciones. València, Conselleria de Cultura.
ROGERS, C. (1987): El camino del ser . Barcelona, ancea.
SATALOFF, R. (1993): “La voz humana”, Investigación y Ciencia. Madrid, Feb. p. 50-57.
SCHAFER, R. MURRAY (1985): Limpieza de oídos. Buenos Aires, Ricordi.
SCHAFER, R. MURRAY (1988): Cuando las palabras cantan. Buenos Aires, Ricordi.
SCHAFER, R. MURRAY (1990): El nuevo paisaje sonoro. Buenos Aires, Ricordi.
SCHAFER, R. MURRAY (1994): Hacia una educación sonora. Buenos Aires, Musicales Abiertas.
SEGRE, Naidich (1981): Principios de foniatría. Buenos Aires, Editorial Médica Panamericana.

SEGUÍ, S. (1974): Cancionero musical de la provincia de Alicante. Alicante, Diputación.


SEGUÍ, S. (1980): Cancionero musical de la provincia de Valencia. Valencia, Institución Alfonso el Magnánimo.
SEGUÍ, S. (1990): Cancionero musical de la provincia de Castellón. Valencia, Fundación Caja Segorbe.
SEGUÍ, S. (1990): Cançons valencianes per a l’escola. Valencia, Ed. Piles.
SOSA DE NADAL, B. (1983): Foniatría con estímulo musical. Buenos Aires, Ed. Médicas Argentinas.
TORRES GALLARDO, B. (1998): La voz: bases anatómicas. Barcelona, JIMS.
TULON ARFELIS, CARMEN (2000): La voz. Barcelona, Paidotribo.
TULON ARFELIS, CARMEN (2005): Cantar y hablar: conocimientos generales de la voz. Barcelona, Paidotribo.
VEIGA LIZ, M. P. (2004): Educación de la voz: anatomía, patologías y tratamiento. Vigo, Ideas propias.
VIALA, J. P. (1992): El rincón de la audición. Madrid, ancea.
VV.AA. (1950-1974): Cuadernos de música folclórica valenciana. Valencia, Institución Alfonso el Magnánimo.
VV.AA. (1990): La Respiración. Barcelona, Multilibro (2 vol.).
VV.AA. (1992): Repertorio COACE. Madrid, Música mundana.
VEGA, Marcos (1983): El enigma de los cánones. Madrid, Real Musical.
WAGNER, C. (1966): Aprenguem a fer cantar. Barcelona, Hogar del Libro.
WILLEMS, E. (1981): El valor humano de la educación musical. Barcelona, Paidós.
WILLEMS, E. (1992): “Naturaleza del oído musical. Oír, escuchar, entender” en Música y educación nº 11 pp. 23-28, Madrid.
WILLEMS, E. y CHAPUIS, J. (1993): “Los ejercicios de audición” en Música y Educación nº 16. Madrid.
WILLEMS, E. y CHAPUIS, J. (1996): Canciones de intervalos y acordes. Barcelona, Pro Musica.
WUYTACK, J. (1970): Música viva. París, A. Leduc.
WUYTACK, J. (1973): Choralia. 55 chants pour une formation vocale active. Bruxelles, Ed. Schott Fréres.
WUYTACK, J. (1982): Cantar y descansar. Canciones con gestos. Madrid, Real Musical.
WUYTACK, J. (1982): Cantando, bailando. Madrid, Real Musical.

* * *


1Para Willems, la clave de la afinación reside más en la sensibilidad afectiva que en la perfección vocal.

2 196 músculos pone en funcionamiento la práctica del canto.

3 Existe también la denominada disfonía neurótica, relativamente frecuente entre cantantes, que proporciona al paciente el beneficio secundario de una evasión socialmente aceptable.


4 Cantar canciones, contar –y “cantar”- cuentos a los bebés y a los niños es práctica ancestral en todas las culturas.

5 Optamos por esta denominación, frente a las posibles de “música académica”, “música de arte” o “música culta”, por entender que es la más común.

6 Una de las primeras fue Germanor dels Orfeons de Catalunya

7 Conviene recordar el dicho: “Cuando cantamos fuerte, se nos oye; cuando cantamos piano, se nos escucha”.





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje