Página principal

Concedida la Cruz de Carlos III el Noble de Navarra a Mª Josefa Huarte Beaumont, Isabel Garbayo Ayala y a “Las Pocholas”


Descargar 11.89 Kb.
Fecha de conversión24.09.2016
Tamaño11.89 Kb.
Concedida la Cruz de Carlos III el Noble de Navarra a Mª Josefa Huarte Beaumont, Isabel Garbayo Ayala y a “Las Pocholas”

_______________________________________________________

El Gobierno de Navarra ha aprobado en la sesión de hoy la concesión de la Cruz de Carlos III el Noble de Navarra a Mª Josefa Huarte Beaumont, Isabel Garbayo Ayala y a las hermanas Conchita y Josefina Guerendiáin Larrayoz, “Las Pocholas”.


La Cruz de Carlos III el Noble de Navarra reconoce la labor de las personas que han contribuido de forma destacada a la proyección y prestigio de la Comunidad Foral desde el ámbito concreto de su actividad. En el caso de Mª Josefa Huarte e Isabel Garbayo, el Gobierno de Navarra, a propuesta del Departamento de Bienestar Social, Deporte y Juventud, les otorga esta distinción por sus valores humanos, su trabajo solidario, socialmente comprometido y altruista con los más socialmente necesitados.
Asimismo, el Gobierno de Navarra, a propuesta del Departamento de Cultura y Turismo, ha concedido la medalla de Carlos III el Noble a las hermanas Josefina y Conchita Guerendiáin Larráyoz, conocidas como “Las Pocholas”, por su labor al frente de uno de los establecimientos de referencia de la restauración en Pamplona. El Ejecutivo foral reconoce con este galardón la importante labor realizada por “Las Pocholas” como precedente de la moderna gastronomía navarra y el hecho de que su restaurante fuera una de las referencias para los visitantes de la Comunidad Foral.
Mª Josefa Huarte Beaumont
Mª Josefa Huarte Beaumont fundó en 1971 la Asociación Navarra Nuevo Futuro, organización destinada a aportar los recursos y las condiciones materiales y afectivas necesarias que suplieran las carencia que ella había detectado en los orfanatos navarros de aquella época, y con la que quería favorecer el desarrollo integral y personalizado de menores huérfanos, así como proporcionarles un entorno de crecimiento lo más similar posible al de una familia biológica.
La idea se materializó en la creación de unos pisos tutelados por dos adultos que ejercen los roles padres y madre, y en los que viven un máximo de nueve menores. Por estos pisos han pasado hasta el momento un total de 2.400 niños y niñas, y se han beneficiado de esta iniciativa una media anual de sesenta niños y jóvenes.
Durante quince años, hasta 1986, momento en el que Nuevo Futuro firmó el primer concierto con el Gobierno de Navarra, y que supuso el reconocimiento por parte de las autoridades y de la población de Navarra de las múltiples beneficios de esta iniciativa, la financiación de estos pisos corrió a cargo de Mª Josefa Huarte y de los fondos que consiguió.
Posteriormente, el método de trabajo de Nuevo Futuro se exportó a Croacia, país que como consecuencia de los daños ocasionados por la guerra contaba con un índice elevado de huérfanos. Allí fundó siete hogares en diversas ciudades, en los que se acogieron a los primeros niños de los orfanatos croatas y en los que viven una media anual de setenta menores. Tras Croacia, Nuevo Futuro se implantó en Perú, Honduras, Cuba y Colombia.
Por otro lado, y para facilitar el proceso de independencia de los jóvenes que finalizaban su estancia en los pisos de Nuevo Futuro, Mª Josefa Huarte creó Varazdin SL, un centro de inserción laboral con el que se logra continuar durante un cierto tiempo con el seguimiento de estos jóvenes, y se les ayuda a que puedan desarrollar un trabajo profesional en el entorno en el que han vivido hasta entonces.
Isabel Garbayo Ayala
Isabel Garbayo Ayala, fundadora de la Asociación de Auxiliares del Buen Pastor-Villa Teresita, nació en Pamplona en 1905. Abrió cauces de liberación entre las mujeres prostitutas, viendo en ellas a las más pobres, no sólo por su situación de necesidad, sino por ver rota su dignidad como personas.
Isabel Garbayo se acercó desde el principio de su misión a los pobres y marginados. Tras tomar contacto con la situación vital de mujeres que ejercían la prostitución, en 1942 fundó Villa Teresita, ubicada en un chalet alquilado en Pamplona. Un año más tarde, cuando ya habían pasado 41 mujeres por el centro, Isabel Garbayo pronuncia los votos de pobreza, castidad y obediencia, consagrándose a una obra que daría de sí la fundación de otros hogares: Valencia (1956), Granada (1957), Madrid (1961), y Barcelona (1963). Más tarde, se fundarían las de Las Palmas de Gran Canaria (1971), Beloso Alto en Pamplona (que sustituye en 1977 al de San Juan) y en Sevilla (1978).
La asociación se ha adaptado a los nuevos tiempos, pero manteniendo el mismo espíritu, ya que las Hermanas que la atienden continúan saliendo día y noche al encuentro de las prostitutas en la calle, en los clubes donde trabajan, las acogen (si ellas lo piden) en Villa Teresita, donde tratan de proporcionarles instrumentos de inserción social y de formación.
Las Pocholas”
Las nueve hermanas Guerendiáin Larrayoz, de las que sólo viven Josefina y Conchita, habían regentado en los años treinta del pasado siglo el restaurante Casa Cuevas, ubicado en la calle Comedias de Pamplona, y, apoyadas en esta experiencia y la notable fama de su gastronomía, en su 1938 emprendieron la creación del restaurante Hostal del Rey Noble en el número 5 del Paseo de Sarasate de Pamplona, con el propósito de dotar a la capital navarra de un restaurante de categoría superior. El establecimiento pasó pronto a ser conocido como “Las Pocholas”, nombre con el que se hizo famoso por la alta calidad de su carta. Tras la reglamentación del sector de la hostelería en 1966, “Las Pocholas” se registró como restaurante de cuatro tenedores y una capacidad de 280 plazas.
Durante seis décadas, “Las Pocholas” fueron el restaurante de referencia entre los visitantes que llegaban a Pamplona como signo de excelente cocina y trato exquisito a sus clientes. En sus mesas se han sentado políticos, empresarios de la época del despegue industrial de Navarra, profesionales, escritores como Ernest Hemingway, toreros y gentes del espectáculo, y toda clase de ilustres personajes que visitaban por negocios o por placer la capital navarra. Singularmente en San Fermín, “Las Pocholas” era un lugar de referencia de al fiesta y sede de sabrosas anécdotas y noticias de sociedad. Las artes culinarias de este restaurante son el precedente de la alta gastronomía de Navarra, en la actualidad desarrollada por otros establecimientos. Por todos estos conceptos, “Las Pocholas” es un precedente señero del turismo de calidad de que quiere impulsar el Gobierno de Navarra.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje