Página principal

Comprendemos que la tendencia actual es de escepticismo


Descargar 0.75 Mb.
Página1/13
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño0.75 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13
YO SOY DIOS

PROLOGO
Al iniciar la construcción de este libro invocamos la ayuda de los Maestros Ascendidos para que nos inspiren a transmitir las enseñanzas y experiencias de muchos años de transitar por los caminos del espiritualismo, del rosacrusismo, del espiritismo, de la teosofía, la metafísica y tantos libros, notas, folletos, conferencias, talleres, seminarios y toda manifestación que pueda agregar algo a la permanente búsqueda que tiene el hombre de conocer su origen y destino.

Luego de tanto trajinar conociendo la literatura esotérica, frecuentando talleres esotéricos, escuchando cuanto conferencista y expositores del tema encontramos en el camino, luego de haber realizado ejercicios y experiencias con diversos resultados, luego de haber leído tantos autores y seguidos a presuntos gurúes estimamos que algo quedó en nuestras alforjas, todo lo cual queremos compartir con nuestros semejantes, pero lo que no se puede cuestionar es el de estar convencido que mas allá de lo físico visible, concreto hay una verdad, Es intangible como el pensamiento y el sentimiento, y aun mas allá. . . .está Dios.

Esta pequeña obra ha sido realizada con el amor y el entusiasmo creyendo que tiene algo hermoso y lo quiere compartir, suponiendo que los demás sentirán la felicidad que uno siente, teniendo el deseo que pueda despertar esas conciencias dormidas por comodidad y holganza, por aceptar tan solo lo que nuestra conciencia humana acepta, por lo que ve, oye y siente.

Tal vez las experiencias explicadas aquí ayude a que pueda desentumecerse y estirar sus miembros para alcanzar la fruta madura de la verdad, y luego de tantos años o siglos de estar estacionado en su evolución espiritual, encontrar el verdadero camino para volver hasta el Padre del cual ha nacido.

Comprendemos que la tendencia actual es de escepticismo. Que existe mucho de materialismo, que la humanidad esta graduada en tres grandes capas, la mayor es la constituida por aquellos de neto materialismo, que todo está regido por el más fuerte, el más rápido, el más poderoso, el más rico, pero también sabemos que todo eso no se lleva y en el último día nos preguntamos: y ¿para qué?, Ellos son los que están profundamente dormidos.

La segunda la constituyen aquellos que intuyen un camino de devoción y su alma ya comenzó a desperezarse, y la tercera la de aquellos que ya han despertado y comenzaron el largo camino de la iniciación del chelado1

Hacemos votos para que esta pequeña obra sirva para hacer un alto en la carrera del más rápido, el más fuerte, el más rico y probar lo que aquí se dice.

Aseguramos que probando la eficacia de las sugerencias expresadas se puede llegar a un sendero de paz, que es el fin de la felicidad del alma.

INDICE
Prólogo

Capítulo 1 Yo creo

Capítulo 2 La nueva Era

Capítulo 3 Quién es y quién fue Saint Germain

Capítulo 4 Los Maestros Ascendidos

Capítulo 5 Todo tiene que ver con todo

Capítulo 6 El mundo visible y el mundo invisible

Capítulo 7 Lo de más allá

Capítulo 8 El suicidio

Capítulo 9 El pensamiento y el sentimiento

Capítulo 10 Salva tu alma

Capítulo 11 The Summit Lighthouse

Capítulo 12 La gráfica YO SOY

Capítulo 13 Las Vibraciones

Capítulo 14 Qué es la visualización

Capítulo 15 Los Chakras

YO CREO . . . . . ..

¿Por qué escribimos este libro?

Sencillamente porque creemos en lo que escribimos,

Hay muchas maneras de explicar las cosas de la vida que encontraremos en el libro, es una frase popular que dice que “desde que el mundo es mundo las cosas son así”, refiriéndose al mundo viviente, en actividad completa.

¿Quién lo podría negar?.

Este es un tema que no es muy corriente, a la vez que vemos la necesidad de que sea transmitido intercambiando pareceres, pero, convengamos que todos buscamos lo mismo: vivir mejor, y en paz, darse cuenta que no hace tanto daño a la vida o por lo menos procurar no hacerlo conscientemente.

Esa sensación que se siente dentro de sí, que en una comparación íntima y secreta, que no es tan malo en la vida y con la vida.

Entonces sentimos una oleada de paz interior, que en definitiva es la felicidad que tanto buscamos los seres humanos.

Pero las cosas de la vida son todas aquellas que vemos cotidianamente, que las sentimos y las sufrimos o las gozamos. ¿Por qué no?. Hay hechos o circunstancias que no vemos, pero las experimentamos en carne propia, y a veces ignoramos de dónde viene o por qué viene.

Esas cosas que no se manifiestan físicamente son hechos invisibles, metafísicos.

Cuando alguien conquista un título académico, es decir arriba a un conocimiento, siente una alegría, un gran deseo y quiere transmitir, hacer partícipe a sus amistades como ahora con respecto a la razón de este libro.

Cuando estamos convencidos de que es así, después de múltiples reflexiones, creemos en un cuadro de cosas que son propia de nuestra manera de ver íntimamente y es lo que conforma nuestra consciencia, entendiendo por consciencia nuestro “yo” que a la postre rige nuestra manera de proceder en la vida que se manifiesta visible e invisiblemente al exterior.

Siempre ocurre el mismo proceso. Pensamos que juntos con el lector podremos transitar por esos caminos invisibles, e invitamos a que se tenga paciencia, y como dice la palabra desarticulada, tener paz y ciencia, paz en el sentido de serenidad de no alborotarse, de no enfatizar las situaciones, y ciencia en el sentido de aplicar la sabiduría que uno ha alcanzado elaborar para ser utilizada en el discernimiento.

Y así con el espíritu del guerrero ir introduciéndonos en el laberinto de las posibilidades de nuestros pensamientos e ir transitando por el camino resbaladizo del “puede ser o no puede ser”, afirmándonos en el terreno firme de las experiencias que vayamos comprobando, iremos caminando hacia nuestro sendero de la victoria final, que después de todo, es lo que buscamos individual y colectivamente.

La victoria final. ¿Pero cuál es esa victoria?

En el capítulo “Lo del Mas Allá”, en “El Hijo Pródigo” se explica mas extensamente que es a través de la evolución del alma, es decir adquiriendo la Sabiduría Divina por medio de las experiencias de vida en el aula de la tierra y también mediante la iniciación detallada allí.

La victoria, la única que merece ser llamada así, es la liberación del alma.

En los Evangelios se cuenta lo que se llaman Los Misterios Iniciáticos, (Marco 14:22 al 25) Jesús, Maestro en la tierra, ya en la parte final de su vida, realizó un ritual objetivo de la iniciación, de tal manera que objetivamente se grave en la mente de sus discípulos.

Y mientras comían, tomó Jesús pan y lo bendijo, lo partió y dio a sus discípulos, y dijo: “Tomad, comed: esto es mi cuerpo” y tomando la copa, y habiendo dado gracias les dio, bebieron de ella todos, y les dijo “Esta es mi sangre del nuevo pacto que por mucho es derramada”

Este y muchos otros pequeños actos son las iniciaciones, aquí abajo, en la tierra, con los cuales nos comprometemos cumplir con el nuevo pacto que representará las normas de conductas morales de la humanidad, a partir de la nueva era que se iniciaba en esa época y a instancias de ellas avanzar en la evolución del alma para poder entrar por la puertecita angosta “en el cielo” y ser graduado como

Maestro de Divina Sabiduría, que es la victoria final de que hablamos, explicada mas detalladamente en el capítulo mencionado mas arriba.

En el mundo antiguo vamos encontrando la punta del hilo de lo que ahora gozamos.


Los Filósofos

Los primeros pensadores del tema metafísico fueron Tales de Mileto, (624—546 a. C.); otro, Anaxímenes (588—524 a. C.) que vivió unos veinte años en vida de Tales pero ya había absorbido las ideas de éste. Heráclito, (535—475 a. C.) que vivió unos pocos años en la vida de Anaxímenes, se consubtanciaron de las ideas de la materia, pues creyeron que todas las cosas había que considerarlo desde el punto de vista de la materia.

Entonces, nosotros los humanos queremos saber las causas de todas las cosas, y esa posición no es la del que quedó sentado viendo que “desde que el mundo es mundo. . . .”

Si nos remitimos a la filosofía encontramos que Empédocles (490—430 a.C.) este filósofo ya habló de los opuestos, el del Bien y del Mal. El eje de su filosofía era que todo estaba compuesto por cuatro elementos: tierra, fuego, agua y aire, cuya unión o separación con uno o mas ellos determinaba todo lo que existe en el mundo conocido.

Para ellos solo existía la materia, Empédocles avanzó un poco más y hablo del bien y del mal.
Platón

Platón, (427—348 a.C.) que sostenía la Teoría de las Ideas, y la Teoría del Conocimiento, y muchas otras ideas. Fue el que más contribuyó a la cultura occidental, Platón fundó la Academia de Atenas. Sostenía que la esencia de todas las cosas del mundo sensible se originan en el mundo modélico de los Arquetipos o Ideas, del cual (las cosas) son expresiones imperfectas, como si fueran una sombra, un reflejo o una imitación de la idea arquetípica. Relacionaba ambos

mundos, el Arquetípico y el sensible y esa explicación era ya una inquietud sobre metafísica.
Aristóteles

Cuando Aristóteles apareció en el escenario helénico , Platón ya tenía 47 años por lo tanto podía ser su maestro, y con la gran inquietud que traía se interiorizó de las ideas de Empédocles, también las de Anaxímenes y luego las de Platón, que a su vez estaba influido por Sócrates que era 42 años mayor que él y fue testigo en el tiempo de su sacrificio de su vida con la cicuta, tenía el ejemplo de su conducta y su fortaleza espiritual que significó darle mas vigor a sus ideas.

Se constituyó en discípulo de Platón en vida de su maestro, pero fue cambiando, un tiempo fue semi-platónico y después fue mas personal teniendo sus propias ideas y filosofía.

Aristóteles sostenía la pluralidad de las ideas, y justamente por eso incursionó en la idea de los principios de las causas, y se interesó en el por qué de las cosas. Fue así que escribió Física, e indagando se introdujo en el estudio del alma, por esa misma causa también es que después escribió su otro libro Metafísica.

Aquí vamos viendo como fue evolucionando las ideas, que empezó con Empédocles en el año 600 antes de Cristo. No perdamos de vista los hombres y los conceptos de cada uno.

Su sabiduría era tan grande que abarcaba todos los sabere, A Aristóteles ahora lo consideramos como padre de la filosofía.

En la historia de la humanidad hay una época de 300 a 400 años en los cuales aparecieron los grandes filósofos, los que indujeron a la humanidad desde su tiempo hacia delante, a pensar.

Podemos constatar a través del tiempo que esa época fue la base el pensamiento humano con que nos regimos hasta ahora.

Los admiramos, los respetamos y seguimos, sus ideas, su sabiduría, con ellas nos hemos regido desde ésa época. Eran verdaderos maestros.

Entre Arístides (530-468 a.C.) y Arquímides (287- 212 a.C.) están Aristóteles, Sócrates, Epicuro, Eurípides , Platón y tantos otros, que forman el grupo de la antigüedad.



  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje