Página principal

Comentario de texto: el apoyo de los campesinos al carlismo I. ClasificacióN


Descargar 12.5 Kb.
Fecha de conversión24.09.2016
Tamaño12.5 Kb.



COMENTARIO DE TEXTO: EL APOYO DE LOS CAMPESINOS AL CARLISMO

COMENTARIO DE TEXTO:

EL APOYO DE LOS CAMPESINOS AL CARLISMO
I.- CLASIFICACIÓN.
Por lo que respecta a su NATURALEZA, se trata de un texto historiográfico ya que está elaborado por un historiador con posterioridad a los hechos que analiza; por la misma razón se puede decir que es una fuente secundaria. El contenido es socioeconómico (aunque hay alguna mención política en el segundo párrafo)
En cuanto al ENCUADRE ESPACIO-TEMPORAL , el texto, escrito en 1975, hace referencia a la España del siglo XIX, sin entrar en particularismos regionales ni en determinadas etapas: analiza una situación que va a estar presente en el país a lo largo de casi todo el siglo.
El AUTOR del texto es Josep Fontana, importante historiador catalán, especializado en la Historia de España del siglo XIX.
Por último, habría que hablar de la FINALIDAD del texto, y al ser este un texto de elaboración histórica, es personal, público y dirigido a una colectividad indeterminada (los lectores o estudiantes de historia). Su ámbito es nacional. El fin último del texto es indicar el carácter del carlismo, sobre todo el de su apoyo popular (campesino).

II.- ANÁLISIS-SÍNTESIS.
El ANÁLISIS LITERAL o síntesis del texto podría ser el siguiente: en el primer párrafo el autor nos explica que en España la transición económica (y también política) del Antiguo Régimen al régimen liberal se ha producido a través de la alianza entre las élites de ambas épocas –burguesía liberal y aristocracia latifundista-, dejando de lado los intereses de las clases populares, más concretamente del campesinado. Los campesinos han visto que el nuevo régimen ha perjudicado seriamente su forma de vida, acabando con las ventajas que les reportaba el régimen señorial e imponiéndoles, en cambio, arrendamientos e impuestos. De ahí que se levanten en armas contra la revolución burguesa, no para un avance revolucionario sino más bien para una vuelta al pasado: de ahí que apoyen a las fuerzas reaccionarias que representaba el carlismo.
El segundo párrafo nos indica que gran parte del carácter del carlismo en el siglo XIX viene de este apoyo del campesinado por las razones expuestas anteriormente. El enfrentamiento entre carlistas y liberales a lo largo del siglo XIX hay que entenderlo como la lucha entre dos formas de entender la sociedad (y la política y la economía), y no de forma superficial, es decir, como el problema sucesorio entre Isabel y Carlos Mª Isidro o como la lucha pintoresca entre los partidarios de una (conspiradores de logia) y los de otro (frailes montaraces).
NOTA: Este análisis literal debe contener una explicación adecuada de todos los términos y conceptos del texto a la vez que se realiza el resumen del mismo.

Si llevamos a cabo un ANÁLISIS LÓGICO del texto empezaríamos destacando la idea principal que podría ser el apoyo del campesinado al carlismo, idea que aparece implícita por todo el texto pero que aparece concretamente en las siguientes frases: “se encontraron, lógicamente, del lado de los enemigos de estos cambios: del lado del carlismo” (líneas 10-11) y “que un amplio sector del campesinado apoyase a la reacción” (13-14). A partir de ahí podemos deducir o derivar las siguientes ideas secundarias:




  • ¿por qué apoya el campesinado al carlismo? Porque el cambio de régimen económico les ha perjudicado (“los intereses del campesinado fueron sacrificados”, 4-5). El régimen liberal se basa en la defensa de la propiedad libre, desamortizada y desvinculada, que beneficia a las élites dominantes (“alianza entre la burguesía liberal y la aristocracia latifundista”, 2). Por eso, se puede dar la paradoja de que los campesinos apoyen la reacción y que la aristocracia latifundista haga lo propio con la revolución; que los primeros quieran volver al pasado (algo propio de las fuerzas campesinas en las épocas de cambio) mientras que los segundos se adaptan a las nuevas circunstancias históricas.




  • ¿cómo interpretar el carlismo del siglo XIX? En función de explicaciones con una cierta profundidad, como el apoyo campesino (16) porque “el problema de la tierra ocupaba un lugar central” (25-26), y como la lucha entre “dos concepciones distintas de cómo debía de estar organizada la sociedad” (20-21), y no por factores superficiales (“discutible y trivial”) como puedan ser el problema sucesorio (“problema jurídico de la sucesión”, 18), la afinidad personal hacia los contendientes, Isabel y Carlos Mª Isidro (“al entusiasmo que pudieran suscitar personalmente tío y sobrina”, 19), o a la simplificación pintoresca de sus respectivos seguidores: “pelea entre frailes montaraces y conspiradores de logia”, 23).



III.- COMENTARIO O ENCUADRE HISTÓRICO.
En este apartado convendría desarrollar brevemente los siguientes puntos:


  1. La cuestión sucesoria y el carlismo (antecedente).

  2. La política liberal sobre la tierra: desamortización y desvinculación (antecedente).

  3. Las guerras carlistas (consecuente).



IV.- CONCLUSIÓN.
Con su texto, Fontana intenta acercarnos a la comprensión de dos realidades: que los intereses de las clases populares fueron prácticamente ninguneados en el cambio de régimen que se produce en el siglo XIX, y que el estudio de los hechos históricos no pueden analizarse a través de problemas jurídicos, aspectos psicológicos, etc, sino a través del análisis de las condiciones de vida de las personas y de las diferentes ideologías en conflicto.

I.E.S. Ciudad de los Ángeles. Carlos Goicoechea. Hª de España


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje