Página principal

Coaching y aprendizaje transformacional, por Oscar Anzorena


Descargar 465.21 Kb.
Página27/27
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño465.21 Kb.
1   ...   19   20   21   22   23   24   25   26   27

Metáforas y cuentos


La metáfora a la medida, es un relato concebido o utilizado con una intención concreta, capaz de movilizar al oyente y de generar en él una respuesta de búsqueda orientada a la consecución de un logro.

El lenguaje simbólico actúa sobre nuestro subconsciente de una forma mucho más potenciadora que cualquier sugerencia o consejo. No agrede a la persona, ni a sus creencias, moviliza nuestra capacidad creativa y puede generar nuevas ideas que en algunas situaciones nuestra parte racional no es capaz de resolver. Algo parecido a “consultarlo con la almohada”.

Cada palabra tiene un significado diferente para cada persona. Quizás a mí la palabra flotador no me dice nada pero para alguien que ha caído al agua y no sabe nadar, tiene un gran valor.

Una de las afirmaciones de la PNL (programación neurolinguística) que más me gusta es: “si lo que haces no funciona, haz algo diferente”. Aprendemos por ensayo y error.

Aunque en ese momento no se nos ocurra nada para solucionar un problema, focalizar la atención en el “flotador” pone en movimiento a nuestro inconsciente para que trabaje para nosotros. La respuesta no tiene que aparecer de inmediato, hay que dar margen y confiar en que aparecerá sin tanto esfuerzo. Si buscas una oportunidad, tarde o  temprano la vida te la va a ofrecer.

 

Ahora voy a contar un cuento que tiene mucho que ver con la herramienta de cero parásitos. Me gusta mucho esta herramienta pues evita la pérdida de innecesaria de energía.

Era un oso al que le había agarrado un cocodrilo por una pata. Un hombre que pasaba por allí y vio la escena le liberó. El oso estaba tan agradecido que le seguía a todas partes y se hicieron muy amigos.

Un día el hombre pidió a su amigo oso que espantara las moscas para que pudiera dormir la siesta pues estaba muy cansado.

Una de las moscas se posó en la cabeza del hombre dormido y el oso agarró una gran piedra y la estampó en la cabeza de su amigo rompiéndole el cráneo.

Moraleja; más vale tener un enemigo que un amigo idiota, al menos del enemigo sabes que tienes que protegerte.

Algunas veces los osos son externos y otros internos; miedos innecesarios, creencias limitantes …

Y la pregunta que lanzo al aire para todos nosotros … “¿Cuántos osos hay en tu vida?”

 

Os recomiendo 2 libros de cuentos, aunque las elecciones son personales y como es lógico cada uno tiene sus preferencias


Aprendiendo a salir de situaciones repetitivas


En una de las ultimas sesiones de coaching me he encontrado una situación con un cliente que me ha parecido que tenia trascendencia y una “pequeña enseñanza” mas allá del proceso de coaching por si mismo. Se trata de aquellas situaciones cuando el cliente se encuentra con situaciones “repetitivas” en su vida en las que no acaba de entender el “porque” de las mismas, y sin embargo intuye que hay un patrón común detrás de todas ellas. Normalmente no son situaciones cómodas o agradables, sino que mas bien nos causan perdida de energía, sentirnos agobiados, desorientados, etc. Con permiso de mi cliente, a quien llamaremos Paul, os resumo un poco el caso para exponerlo con claridad.

Paul ha trabajado en sus dos últimos empleos en grandes multinacionales, por lo que las condiciones de trabajo en si estaban bastante bien (sueldo, horarios, ventajas, etc). En su empleo anterior Paul se encontró con un jefe relativamente incompetente en temas de gestión de personal y conocimientos técnicos sobre las tareas que en principio Paul debía desarrollar, por lo que era de poca ayuda para guiar y orientarle en cuanto a como acometer aquello que se le encargaba.

Esta situación agobiada mucho a Paul porque se veía perdido y a la vez atacado, ya que su jefe para cubrir su “incompetencia” le echaba la culpa de que no sabia hacer nada de lo que se le pedía. Paul aguanto cuatro años en esa empresa y luego se marcho agobiado y deprimido. En su actual empleo, de nuevo otra gran empresa, Paul se encuentra en una situación similar. Su jefe es también un incompetente y no tiene dotes de gestión de personas, por lo que Paul vuelve a sentirse atacado y sin orientación de ningún tipo para acometer sus tareas. Su sensación es que cada vez que habla con su jefe, este le deja “vacio” de energía, pues parece que la forma de gestionar el departamento es realmente un caos.

Bien, trabajando con esta situación, le pregunte a Paul porque creía que estaba viviendo de nuevo esa misma experiencia (diferente empresa, diferente sector, diferente jefe, pero exactamente la misma situación). Mas allá de la respuesta fácil “todos los jefes son unos inútiles” :-), le pedí que investigara mas. Si no puedes cambiar a tu jefe, ¿que podía hacer el para cambiar la forma en que le afectaba esta situación?



Le pedí a Paul que investigara a que le obligaba como profesional verse metido en una empresa de estas características. Su respuesta fue que se veía obligado a buscarse la vida, a contactar gente para obtener respuestas o información que su jefe no le daba, a organizarse de alguna forma que contrarrestara el desorden de su superior y mas aun, le obligaba a hacer algo que no le gustaba hacer: hablar con gente que no conocía, llamar y enviar emails a personas en busca de ayuda con las cuales no tenia relación, preguntar a colegas de otros departamentos, etc.
Paul tenia lo que se llama creo que círculos de marketing “knock on cold doors” (ósea, intentar vender algo a alguien con quien no tienes un contacto previo, es lo contrario al “warn market”, que son aquellas personas con las cuales ya hay una relación establecida, que me perdonen los de marketing si no es así exactamente :-)). Sea como sea, Paul reconoció que esta situación le obligaba a enfrentarse a sus miedos o puntos débiles, y que visto desde este punto de vista, era el mejor trabajo que había podido encontrar.

Le pedí entonces que intentara darle un giro a la forma en que veía su trabajo cada vez que tenia que hacer algo que le había encargado su jefe sin ningún tipo de instrucciones o orientación al respecto (porque el tampoco lo sabia). Si quería romper el patrón en el que se veía metido tenia que superar este miedo a contactar a gente, a llamar a puertas cerradas y a superar el rechazo. Su visión de su trabajo cambio radicalmente y ahora va a la oficina con energía, no le afecta para nada como funciona su departamento y su jefe puesto que es para el una oportunidad de crecer como persona y como profesional, y tiene claro que en cuanto se sienta cómodo con esta nueva faceta buscara un trabajo que le permita superarse o aprender cosas nuevas.

Como veis la vida nos pone siempre en situaciones que son beneficiosas para nuestra evolución y aprendizaje, solo hay que saber descubrir la lección subyacente en cada una de las situaciones en las que nos encontramos, y saber darle la vuelta a la tortilla, un mal jefe puede ser la mejor oportunidad para evolucionar en un sentido o en otro, aprender cosas que de otra forma no las aprenderíamos o desarrollar alguna competencia que jamás hubiéramos podido desarrollar de forma tan fácil si no estuviéramos así.

Si os encontráis con situaciones que parecen repetirse en vuestra vida, haced el análisis profundo para encontrar que puede ser lo que esa situación pretende enseñaros, y poneros manos a la obra para aprenderlo, solo así romperéis el hecho de “atraer” hacia vosotros esas situaciones y podréis dar un paso adelante en vuestro camino personal.

Como leer más


Si algo debes tener claro, es que para dedicarte al coaching o para crecer como persona, deberás leer mucho, hay mucha literatura que es imprescindible para que tu mente se abra a un mundo totalmente nuevo. Pero a veces, incluir el tiempo de lectura en nuestra ya repleta actividad diaria puede ser algo complicado, pero siempre existen soluciones, yo por ejemplo he conseguido aumentar mi ratio de libros/mes de la siguiente manera.  Cuando no puedo leer, hago que me lean, y todo ello sin ‘esclavizar’ a nadie, yo utilizo el siguiente metodo, me he descargado un programa que convierte archivos de texto en archivos de audio, así de sencillo, primero localizo el libro a leer en formato e-book, seguidamente uso el programa (en mi caso sodelscot, existen muchos y quizas mejores, pero yo uso este), convierto el archivo de texto (txt,pdf,doc…) en un archivo de audio (mp3,wav…) de esta manera puedo escuchar la lectura del libro mientras conduzco, en el trabajo, en el tren, mientras hago deporte, etc. De esta manera optimizo más el tiempo, y no he de elegir entre ir al gimnasio o quedarme a leer, hago dos cosas a la vez. Debo reconocer que al pricipio escuchar la voz sintetica es un poco artificial y la entonación no es la misma que la lectura natural, pero rápidamente te acostumbras y en mi caso los beneficios superan a los inconvenientes.


No se que diablos quiero…


Todos alguna vez habremos usado esta expresión, como mínimo, los más afortunados la habrán oído de boca de otros, es una situación muy común, a veces somos conscientes de un cierto malestar, pero no sabemos concretarlo, hay situaciones que nos incomodan pero no sabemos deshacernos de ellas de hecho no sabemos siquiera si queremos deshacernos de ellas.

Crea mucho malestar sentirse desorientado, no solo has perdido el rumbo, si no que has perdido hasta la brújula. Habitualmente solemos pedir ayuda, los familiares y conocidos sin duda nos prestaran su brújula, juzgaran nuestra situación, algunos incluso nuestro pasado y nos marcaran el nuevo rumbo a seguir (además te lo venderán como un plan infalible), ojalá fuera tan fácil, pero hay un problema, las brújulas de las personas son personales e intransferibles, si usas la brújula de otro, posiblemente acabaras donde el otro quiera (de buena o mala fe), con lo que después de recorrer otro camino seguirás perdido, y esta vez más angustiado.

Otra solución es medicarse, encontraras una gran cantidad de sustancias (tanto legales como ilegales ;-))y un ejercito de doctores dispuestos a recetartelas, salvo casos en que la medicación es imprescindible,lo que conseguirás es que ya no te importe ni donde estás, ni donde vas,ni que carajo ha pasado con la maldita brújula.Visto así es evidente que algún día deberás enfrentarte a la situación….. y ya habrá pasado un tiempo (que por cierto nunca corre a tu favor).

También puedes probar de no hacer nada y esperar a que la niebla se disipe por si sola…. a veces funciona, pero a veces no, con lo que puedes encontrarte perdido,desorientado y ahora además tienes hambre y sed.

Por mi experiencia creo que lo más eficaz es intentar tranquilizarse (el pánico nunca ayuda), quizás no salgas de la situación solo en tres pasos, pero si estarás tres pasos más lejos de la situación y la sensación de andar es como mínimo reconfortante, pues ves que tu dependes de ti mismo, y como quieres salir… saldrás.

Busca un objetivo, pequeño para empezar, ello te demostrará que puedes andar y que las piernas te responden , seguidamente sigue otro ,esta vez más ambicioso, notarás que empiezas a estar en forma, y poco a poco te darás cuenta que no solo sales del bosque si no que además llevabas la brújula en el bolsillo.

¿Como puede el coaching ayudarte? Con el coaching, autoaplicado o a través de un coach, conseguirás encontrar tu brújula en menos tiempo, analizaras tu propia situación de una manera más objetiva a través de una serie de ejercicios y preguntas….. y una vez con tu brújula de nuevo en la mano llegar donde desees dependerá solo de ti.

Toma conciencia de ti mismo


Tomar conciencia de uno mismo , es el paso inevitable hacia el éxito, si no se quien soy, mucho menos sabré que quiero o para que sirvo, igualmente si no conozco mis sentimientos no podré comprender los de los demás con lo que sufriré más conflictos de los deseables, aunque conocerse así mismo no es tarea fácil y probablemente descubriremos cosas que no nos gustan ,solo desde el autoconocimiento conseguiremos evolucionar y mejorarnos en todos los aspectos, por otro lado conocer nuestros puntos fuertes, nos permitirá elegir un objetivo auténtico en base a nuestra personalidad,valores,capacidades… esta tarea tampoco tiene por que ser traumatica, ni debemos fustigarnos al reconocer algo que no nos gusta, partimos de la opción de cambiarlo…no pasa nada.

Hace pocos dias descubri un texto de Virginia Satir que nos ayudará en la apasionante tarea de descubrirnos.



 

En todo el mundo no hay nadie como yo.
Hay personas que tienen algo en común conmigo, pero nadie es exactamente como yo.
Por lo tanto, todo lo que surge de mi es verdaderamente mío porque yo sola lo escogí.
Soy dueña de todo lo que me concierne:
De mi cuerpo, incluyendo todo lo que hace;
mi mente, incluyendo todos sus pensamientos e ideas;
mis ojos, incluyendo las imágenes de todo lo que contemplan;
mis sentimientos, sean los que sean, ira, gozo, frustración, amor, desilusión, excitación;
mi boca, y todas las palabras que de ella salen, corteses, tiernas o rudas, correctas o incorrectas;
mi voz, fuerte o suave y todas mis acciones, ya sean para otros o para mi misma.
Soy dueña de mis fantasías, mis sueños, mis esperanzas, mis temores.
Soy dueña de todos mis triunfos y logros, de todos mis fracasos y errores.
Como soy dueña de todo mi yo, puedo llegar a conocerme íntimamente.
Al hacerlo, puedo amarme y ser afectuosa conmigo en todo lo que me forma.
Puedo así hacer posible que todo lo que soy trabaje para mi mejor provecho.
Se que hay aspectos de mi misma que me embrollan y otros aspectos que no conozco.
Mas mientras siga siendo afectuosa y amorosa conmigo misma,
valiente y esperanzada, puedo buscar las soluciones a los embrollos
y los medios para llegar a conocerme mejor.
Sea cual sea mi imagen visual y auditiva, diga lo que diga, haga lo que haga, piense lo que piense y sienta lo que sienta en un instante del tiempo, esa soy yo.
Esto es real y refleja donde estoy en ese instante del tiempo.
Más tarde, cuando reviso cual era mi imagen visual y auditiva, que dije y que hice, que pensé y que sentí, quizás resulte que algunas piezas no encajen.
Puedo descartar lo que no encaja y conservar lo que demostró que si encaja.
E inventar algo nuevo en vez de lo que descarte.
Puedo ver, oír, sentir, pensar, decir y hacer.
Tengo las herramientas para sobrevivir, para estar cerca de otros, para ser productiva,
y para encontrar el sentido y el orden del mundo formado por la gente y las cosas que me rodean.
Soy dueña de mi misma,
Y por ello puedo construirme.
Yo soy yo y estoy bien.

Autora: Virginia Satir
1   ...   19   20   21   22   23   24   25   26   27


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje