Página principal

Coaching y aprendizaje transformacional, por Oscar Anzorena


Descargar 465.21 Kb.
Página2/27
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño465.21 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27

La perspectiva sistémica en el coaching


La mayor promesa de la perspectiva sistémica es la unificación del conocimiento a través de todas las especialidades, pues los mismos arquetipos se repiten en biología, psicología, terapia familiar, economía, ciencias sociales, ecología y administración de empresas”.

Mark Paich

En coaching y en cualquier aprendizaje, el enfoque sistémico es hoy más necesario que nunca porque la complejidad nos abruma:


  • Tenemos capacidad para crear más información de la que nadie puede absorber.

  • Se está alentando una interdependencia que es muy difícil gestionar. La actual crisis económica-financiera es un claro ejemplo de ello.

  • Es muy difícil seguir la celeridad de los cambios que estamos impulsando.

  • Esta escalada de complejidad no tiene precedentes en toda nuestra historia.

La complejidad puede ser de dos tipos: la dinámica y la de detalles, con muchas variedades.

En la complejidad dinámica puede que la causa y el efecto no estén próximos en el tiempo ni el espacio. En este caso las intervenciones obvias no producen los resultados esperados.


La metodología de coaching con perspectiva sistémica está diseñada para comprender la complejidad dinámica.

Sus herramientas nos ayudan a identificar las estructuras subyacentes y los patrones de conducta que quedan ocultos por la actividad cotidiana y el ajetreo incesante que caracteriza a la organización en las nuevas realidades. Nos demuestran que, muchas veces, las soluciones convencionales fallan y no realizamos acciones válidas.


Es muy pedagógica la expresión de Charles Kiefer con su metáfora del interruptor:

Cuando este interruptor se activa inconscientemente, uno queda transformado para siempre en pensador sistémico. La realidad se ve automáticamente en forma sistémica además de lineal, aunque quedan muchos problemas para los cuales la perspectiva lineal es totalmente adecuada. El inconsciente revela como soluciones ciertas propuestas que son imposibles de ver linealmente. Las soluciones que estaban al margen de nuestro conjunto factible forman parte del mismo. Lo sistémico se transforma en modo de pensar, casi en modo de ser, y no sólo una metodología para resolver problemas”

La complejidad de detalles vuelve incompletas todas las explicaciones racionales. Los sistemas humanos son muy complejos. No podemos comprenderlos del todo. Hay experiencias suficientes de que tenemos “limitaciones cognitivas”. Nuestra mente consciente sólo puede abordar un pequeño número de variables cada vez.

La complejidad de detalles se resuelve en el inconsciente. Es lo que llamamos el juego interior del coaching. Cuando el consciente desplaza la carga de una tarea al inconsciente, este se hace cargo y se vuelve automático, natural. Esto libera la mente consciente para que se concentre en la complejidad dinámica.

El inconsciente se programa con la experiencia:


Las culturas programan el inconsciente.
Las creencias también lo hacen.
El lenguaje, la comunicación, tiene efectos muy poderosos y, a la vez, sutiles.
Pero, ¿cómo enseñamos al inconsciente a estructurar la información?
Normalmente desistimos de ello.

Sin embargo, esto cambia cuando empezamos a dominar la perspectiva sistémica.


El inconsciente se reeduca sutilmente para estructurar los datos en círculos en vez de líneas rectas. Ocurre como cuando aprendemos una lengua extranjera. La mente inconsciente aborda muchos más detalles que nuestra mente consciente. No está limitada por la cantidad de procesos de realimentación que puede examinar. Así puede integrar la complejidad dinámica y la de detalles.
La experimentación y el entrenamiento son esenciales para el juego interior entre el consciente y el inconsciente.
El aprendizaje conceptual no es suficiente. De la misma manera que no basta para el aprendizaje de un idioma o el manejo de un ordenador.

El enfoque del aprendizaje, del coaching con perspectiva sistémica, aborda tres niveles:



  • Contenidos teóricos para su comprensión: Disciplinas, herramientas, ideas rectoras, patrones y principios.

  • Experimentación: diálogos, prácticas, nanoexperiencias y prototipos.

  • Esencias: el estado de ser de quienes llegan a un gran dominio de cada disciplina.

Los contenidos teóricos de las disciplinas son importantes para el que quiera aprender y todavía más para el coach, para el profesional. Para cualquier persona, son la base para comprender las disciplinas y su propia experimentación. Para el coach, constituyen un soporte para perfeccionar continuamente la práctica de las disciplinas y también para explicarla a otros.

El dominio de cualquier disciplina requiere un esfuerzo para comprender los contenidos y para experimentarla.


Es un gran error pensar que cuando se han comprendido las ideas rectoras y ciertos principios ya se ha aprendido la disciplina. Es una trampa muy difundida confundir la comprensión intelectual con el aprendizaje. El aprendizaje implica siempre nueva comprensión y nueva conducta. Implica el pensar y el hacer, ambos elementos son indispensables.

Casi siempre, lo difícil no es el saber sino el hacer, la conducta.

En la experimentación los practicantes de una disciplina concentran tiempo y energías. Requiere un esfuerzo consciente y constante.

Gradualmente la experimentación de una disciplina se vuelve automática.


Lo comprobamos después de un diálogo: reconocemos nuestros supuestos. Después de una nanoexperiencia o en una sesión de coaching: confirmamos los objetivos o identificamos procesos de realimentación espontáneamente.

En el nivel de esencias no hay que concentrar nuestra atención consciente para aprenderlas. De la misma manera que no hacemos ningún esfuerzo para amar o experimentar paz o alegría.


La esencia de las disciplinas consiste en un estado de ser, una manera de ser.
Lo llegan a experimentar genuinamente las personas y equipos que poseen un elevado nivel de dominio de la disciplina.
Un coach con elevado dominio del pensamiento sistémico identifica y desarrolla las herramientas sistémicas de forma natural.
En este nivel las disciplinas empiezan a converger. Una sensibilidad común las une.

La sensibilidad de ser aprendices en un mundo interdependiente.

Una de las cuestiones que todos los que se interesan en los procesos de coaching desde “fuera” suelen tener es como se desarrolla una sesión de coaching. Suele haber desconocimiento al respecto de todos aquellos que nunca han participado en un proceso o no se atreven a hacerlo por confundirlo con otras profesiones. Con este objetivo en mente, os presentamos una serie de tres entradas donde vais a poder ver una transcripcion de una sesión. ¡Aqui va la primera!

Ejemplo de una sesión de coaching (Primera parte)


por José L. Menéndez

Elena es un mujer muy ocupada de treinta y tantos años, tiene un trabajo de media jornada como consultora financiera y dos niños, Carlos, de cinco años, y Amaya, de siete. Su marido es un ejecutivo de una empresa de telecomunicaciones y viaja mucho durante la semana. Pasa casi todos los días entre semana fuera y los fines de semana aprovecha para quedarse en casa con su mujer y sus hijos.



Elena comenzó el coaching hace unas semanas. Lo primero que hizo fue realizar el cuestionario y diagrama de la rueda de la vida (otro proceso del coaching). Parte de la siguiente sesión se desarrolló como sigue:

Elena: He completado ‘la rueda de la vida’ y creo que ha sido muy interesante, especialmente cuando me encontré con el apartado de ‘yo misma’. No recuerdo cuándo fue la última vez que tuve tiempo para mí misma, sin contar cuándo hice algo para mí solamente.

Coach: ¿Hiciste también el cuestionario donde decía que había que elaborar una lista con las diez cosas que más absorben tus energías?

Elena: Sí, hay unas cuantas en esa lista, como el agobio que siento limpiando y ordenando las cosas de la casa, parece que nunca se acaba, o no ser capaz de tomarme un baño completo sin que alguno de los niños requiera mi atención, o cualquier otra cosa que lo interrumpa, o ver como no saco nada en limpio de mi trabajo, y eso sin contar con que me veo con exceso de peso.

Coach: Bueno, Elena, parece que hay bastantes temas en los que trabajar. ¿En cuál de ellos te gustaría concentrarte primero?

Elena: Creo que en mi peso, es algo en lo que pienso demasiado y siento que me quita muchas energías. Me siento gorda y no me gusto como estoy, no me siento bien conmigo misma en estos momentos.

Coach: ¿Cómo puedes convertir este asunto en manejable y que sea claro en el objetivo que buscas?

Elena: Quiero perder 12 kilos.

Coach: Puedes explicar esto de una manera positiva, por ejemplo: «quiero pesar X kilos»?

Elena: Sí, quiero pesar 65 kilos.

Coach: ¿Qué te gustaría conseguir hoy de esta sesión de coaching?

Elena: Me gustaría intentar y establecer un plan de acción que me permita lograr el peso que busco.

Coach: Visualiza por un momento cómo te verías a ti misma en tu peso ideal. ¿Qué pasa en esa imagen, qué observas en ella que te indique que alcanzarás tu peso ideal?

Elena: Me veo en una fiesta con un vestido negro corto que no he podido ponerme en los últimos tres o cuatro años.

Coach: ¿Y cómo te sientes?

Elena: Me siento genial. ¡Me lo estoy pasando estupendamente y además hay varios hombres atractivos que no dejan de mirarme! Por supuesto, yo sólo tengo ojos para mi mirado. Pero esta situación me hace sentir bien, ¡viéndome observada de esa manera! ¿Verdad?

Coach: Imagino que sí, ¡aunque yo no me pondría ese vestido corto negro! Esto suena muy atractivo, tu meta del peso ideal. Entonces, dime: ¿cuándo te ves a ti misma llegando a tu peso ideal?

Elena: Me gustaría alcanzarlo en seis meses. De hecho, me gustaría estar así para el 8 de diciembre. Es mi cumpleaños y me gustaría hacer una fiesta.

Coach: Esta meta: ¿cómo la encuentras de desafiante con tu ritmo de vida y tus circunstancias?

Elena: ¡¡Pufff!! ¡Muchísimo! Nunca logro acabar una dieta que empiezo, ni siquiera seguirla por un buen periodo de tiempo, y seis meses me parecen una eternidad, ¡lo quiero para mañana!

Coach: ¿Qué tal sería si mantuviéramos el 8 de diciembre como fecha para tu meta a largo plazo y tuvieras también otras metas más pequeñas a corto plazo?

Elena; ¿Como cuáles?

Coach: Bueno, ¿qué te parece si llegas a pesar 72 kilos en dos meses? De hecho, podemos poner una fecha, ¿te parece bien?

Elena: Sí, eso suena mucho mejor. Creo que sí que lo podría conseguir, sólo son cinco kilos.

Coach: Entonces, Elena, dime, ¿cuál es la realidad ahora mismo con respecto a tu peso? Quizá me puedes contar lo que comes normalmente cada día, ¿eh?

Elena: Está bien, pensarás que como igual que una cerdita. Me paso casi todo el día picando cosas. Por la mañana, desayuno con los niños y suelo tomar lo mismo que ellos, un zumo de naranja más unos cereales, ¡ah!, y una tostada con mermelada. Me encanta. Luego les llevo a la escuela y me marcho al trabajo, donde al llegar me tomo siempre un cafetito. Bueno, en realidad me suelo tomar un par de ellos, más o menos antes de la comida. Mi trabajo es un poco aburrido, casi todo lo que hago consiste en temas de administración, y ayudo a otros con archivos, papeleos, etcétera, así, que, a veces, me compro alguna chuchería, una chocolatina o una bolsa de patatas fritas. Así mato el tiempo también, mientras salgo a la tienda y vuelvo, además lo hago para otros en la oficina. ¡Con lo que todos están contentos! Luego llega la hora de la comida, y aquí es donde, posiblemente, coma mejor, pues muchas veces tan sólo como una ensalada, o algo ligero y sano. Después voy a ! recoger a los niños a la escuela y les doy la merienda, de la que suelo picar algo con ellos también, un bollito o algo así. Cuando llega la hora de que se acuesten estoy agotada. Mi marido suele llamar por las noches para asegurarse de que la casa sigue en pie, que no les ha pasado nada a los niños, o algo así. Luego ceno algo de queso con pan y un poco de fruta, con una coca-cola o un refresco, y a veces, no siempre, me tomo un vaso de leche caliente.

Coach: ¿Hay alguien más que piensa que tu peso es un tema importante o, cuanto menos, a tener en cuenta?
…….

Esta traducción del caso de coaching viene completa en el libro “Todo sobre el coaching ‘Abre el Melon’” de Christian Worth y Jose L. Menendez – Ediciones Aguilar. En el libro se dan varios casos reales de coaching donde se ven los beneficios que las personas obtuvieron, se explica lo que es y no es el coaching y las diferencias con otras terapias, mas se ofrece un par de procesos por si alguno desea comenzar a mover su vida con ellos.

Pronto os presentamos la continuación, estad atentos a la web :-)

Como te habiamos prometido, aquí está la segunda parte de nuestra miniserie de explicación sobre como funciona una sesión de coaching.


Si te perdiste la introducción y la primera parte, puedes leerla aqui

Ejemplo de una sesión de coaching (Segunda Parte)


por José L. Menéndez

Coach: ¿Hay alguien más que piensa que tu peso es un tema importante o, cuanto menos, a tener en cuenta?

Elena: Sí, mis compañeras de oficina, siempre estamos hablando de ello todas nosotras. Normalmente, siempre hay una de nosotras que está haciendo alguna dieta o intentando algo nuevo. De hecho, ahora que recuerdo, mi marido también ha hecho algún comentario, no muy a menudo, pero sí que hace algún comentario irónico de vez en cuando. Él piensa que no soy capaz de hacer nada bien, siempre está llamando para ver si todo va bien, o si he hecho esto o aquello. Y si me pongo a dieta, me dice cosas como: «¿Otra vez?», con tono incrédulo. No me anima nada, aunque reconozco que lleva razón, pues ya lo he intentado varias veces.

Coach: Ya veo. Te quería preguntar: ¿qué has hecho entonces hasta ahora para lograr tu meta?

Elena: Bueno, aparte de intentar muchas dietas diferentes, no he hecho mucho más. Me apunté a un gimnasio, pero me cansé enseguida. Imagino que es que no encuentro ninguna razón que me motive a hacerlo.

Coach: Entonces, Elena, para que puedas conseguir tu meta, ¿qué obstáculos tienes que salvar?

Elena: Mira, me estoy empezando a dar cuenta de que utilizo la comida como excusa por el aburrimiento que tengo en el trabajo y en casa. Me siento como si estuviera envejeciendo antes de lo que debiera, o al menos, sin haber aprovechado mi vida. Cada noche me veo a mí misma sola cuidando a los niños, y mientras me da la impresión de que mi marido se lo está pasando estupendamente.

Coach: ¿Te cuenta él que se lo pasa estupendamente?

Elena: Por supuesto que no, él no me va a decir eso. De hecho, el fin de semana pasado me dijo que estaba cansado y que no sabía cuánto tiempo más podría aguantar este ritmo de vida, con su trabajo, y dijo incluso que le gustaría pasar más tiempo conmigo y con los niños.

Coach: Vale, entonces, veamos Elena, ¿cuál es el verdadero tema del que estamos tratando aquí? ¿qué es lo que tienes ahí dentro de tu «melón» que aún no lo has mostrado?

Elena: No, no creo que sea todo esto que te acabo de contar. Es mi vida entera, me siento sin ganas de nada, como que no valgo un pimiento, ¿sabes? Antes de tener a los niños, sentía que era alguien a quien valoraban y me valoraba a mí misma cuando tenía el trabajo como consultora financiera. Y además era buena en ello. Así es como conocí a mi marido, durante una reunión de trabajo. Hasta que un buen día tomamos la decisión de mudarnos a un chalé en las afueras de la ciudad y tener niños. Nunca me convenció la idea, era todo demasiado tranquilo para mí, pero cogimos todos nuestros ahorros y compramos una casa enorme y maravillosa, entonces sentí que nunca le podría decir a Javier que no era muy feliz ahí. Ojalá no nos hubiéramos ido nunca de la ciudad. Ojalá tuviera mi antiguo trabajo otra vez, pero las cosas han cambiado y ahora son más complicadas. Posiblemente tendría que empezar de cero, y no creo que pudiera hacer eso, y menos aún con los niños. C! oach: Bien, has tocado ahora varios temas y parece que hay dos asuntos principales aquí, uno el tema de la localización donde vives, y otro el trabajo que haces. ¿Quieres cambiar tu meta por otra nueva?

Elena: No, realmente no, me gustaría llegar a pesar 65 kilos el día de mi cumpleaños.

Coach: Está bien, entonces, si tu meta a largo plazo es la de estar en 65 kilos para el 2 de diciembre, ¿qué hay de tus metas a corto plazo?
Elena: Sí, me gustaría estar en 72 kilos para primeros de agosto.

Coach: Eso está bien. ¿Hay algo que te impida llegar a esa meta en un par de meses?

Elena: Realmente sí, la casa y el trabajo. No tengo ninguna motivación para hacerlo cuando el resto de mi vida está de capa caída. Porque lo haría, ¿verdad? Quizá tendría que tomarme en serio estos dos temas, antes de intentar perder peso. Oh, perdona, antes de lograr el peso ideal.

Coach: Bueno, quizá podemos mirar a ver qué opciones hay, después de todo aún te gustaría llegar a pesar 65 kilos para el día de tu cumpleaños, ¿no?

Elena: Sí, claro que sí. Pero, ¿cómo lo voy a hacer si no tengo ninguna motivación? Acabaría dejándolo de nuevo y dentro de pocas semanas estaría donde estoy ahora.

Coach: Espera, Elena, espera. Te estás rindiendo y tirando la toalla antes de empezar, y si no paras ahora mismo volverás a caer en ese círculo vicioso que tú misma has descrito. Hemos dicho que íbamos a ver las opciones que hay, y antes de hacerlo ya estabas desanimándote.

Elena: Es cierto, perdona.

Coach: No pasa nada, por eso estoy aquí también, para hacerte reflexionar sobre lo que dices y estás haciendo. Yo no sé dónde vas a ir a parar, pero lo que si que sé es que tienes más recursos de los que crees, y yo confío en hacer que salgan a flote. Como dijo un amigo mío, vamos a «abrir el melón», tu melón, y ver qué pasa. ¿Te parece bien?

Elena: Sí.

Coach: De momento has identificado los obstáculos que tienes para lograr lo que buscas, y quién sabe qué más. Esto ya es un paso adelante, pues antes lo tenías ahí, escondido dentro de ti sin sacarlo afuera, ¿no crees?

Elena: Sí, es cierto, pero esto me da un poco de miedo.

Coach: Veamos, entonces, ¿qué podrías hacer para conseguir tus metas? Dilo y escríbelo rápido, sin pensar, tal y como te venga a la cabeza. Recuerda que esto no son decisiones que tienes que tomar, sino opciones que podrías tomar si quisieras. Venga, dime.

……………..
Esta traducción del caso de coaching viene completa en el libro “Todo sobre el coaching ‘Abre el Melon’” de Christian Worth y Jose L. Menendez – Ediciones Aguilar. En el libro se dan varios casos reales de coaching donde se ven los beneficios que las personas obtuvieron, se explica lo que es y no es el coaching y las diferencias con otras terapias, mas se ofrece un par de procesos por si alguno desea comenzar a mover su vida con ellos.

Como te habiamos prometido, aquí está la tercera y ultima parte de nuestra miniserie de explicación sobre como funciona una sesión de coaching.

Si te perdiste la primera y segunda parte., puedes leerlas en nuestra pagina en los enlaces anteriores.


Ejemplo de una sesión de coaching (Tercera Parte)


por José L. Menéndez

Coach: Veamos, entonces, ¿qué podrías hacer para conseguir tus metas? Dilo y escríbelo rápido, sin pensar, tal y como te venga a la cabeza. Recuerda que esto no son decisiones que tienes que tomar, sino opciones que podrías tomar si quisieras. Venga, dime, como si estuvieramos tranquilamente en el famoso divan de los psicólogos :-).

Elena: Podría apuntarme a un club para adelgazar y a un gimnasio. El dinero no es problema, así que podría hacerlo.

Coach: ¿No dijiste antes que ya habías intentado esas cosas antes?

Elena: Sí, pero quizá ahora, con tu apoyo, se me den mejor. Podría también llevar a los niños andando al colegio, en lugar de llevarlos en coche, y dejar de tomar chucherías en el trabajo.

Coach: Bien, ¿qué más podrías hacer?

Elena: Supongo que otra de las opciones que tengo es hablar con Javier, contarle cómo me siento y ver qué dice él. Antes solíamos hablar mucho. De alguna manera, el habernos mudado a esta casa ha hecho que nos comuniquemos menos, e imagino que hemos estado muy ocupados los dos como para darnos cuenta.

Coach: Eso suena estupendo. ¿Alguna otra opción?

Elena: No, ninguna que yo pueda pensar ahora.

Coach: ¿Te gustaría saber alguna otra opción que yo pueda tener?

Elena: Sí, dime.

Coach: Vale. Tú has mencionado que el dinero no es ningún problema y que tu trabajo es muy aburrido. También me has dicho lo mucho que disfrutabas antes con tu trabajo como consultora financiera y lo buena que eras en tu profesión. Ahora, dime, si no hubiera ningún obstáculo para volver a ser consultora financiera, ¿te gustaría volver a hacerlo?

Elena: Sí, me encantaría. Pero sospecho que todo será muy diferente ahora, y que debería recibir cursos de formación para ponerme al día. Aunque pensándolo bien, siempre me ha gustado estar al día, y hacía algún curso de vez en cuando, por eso debía de ser tan buena. Seguro que lo volvería a disfrutar.

Coach: Entonces, ¿podría ser una opción averiguar qué te haría falta para volver a tu antigua profesión de nuevo?

Elena: Sí, podría serlo. De hecho me está gustando la idea y creo que voy a hacer eso, averiguar qué me hace falta para ponerme al día.

Coach: Está bien. Ya sólo nos quedan cinco minutos, así que, de las opciones que has mencionado, ¿cuál escoges para actuar?

Elena: Creo que lo primero es que hable con mi marido, y pienso que todo esto tomará aún más forma. De hecho, también le comentaré que voy a averiguar que necesito para retomar mi carrera anterior. Ya me estoy animando mucho sólo de pensarlo.

Coach: Bien, eso son dos cosas que suenan más como posibles que como hechos definitivos.

Elena: No, qué va, sí que lo voy a hacer.

Coach: Dime, en una escala del 0 al 10, ¿qué grado de compromiso puedes adquirir para llevar a cabo todo esto que estás diciendo?

Elena: Puedo ver que todo esto es algo que debo realizar si quiero alcanzar mi meta a largo plazo, e incluso a corto plazo. O sea, que es un 10, lo voy a hacer sin lugar a dudas. Desde luego, lo de averiguar cuestiones acerca de mi trabajo es algo que voy a empezar desde ya mismo. Hablar con mi marido, se las puede traer…, debo pensar cómo voy a enfocarlo. Yo diría que está en un 7 de tu escala.

Coach: ¿No dijiste que él te comentó que cada día estaba más cansado de no verte ni a ti ni a los niños nada más que los fines de semana y que le gustaría pasar más tiempo con vosotros?

Elena: Sí, se me había olvidado. Quizá, después de todo, los dos nos sintamos más o menos igual. Es posible, incluso, que sea más fácil de lo que pensaba hablar con él. Gracias por recordármelo.

Coach: No hay de qué. Y ahora, para no olvidarnos de lo que vas a hacer antes de nuestra próxima sesión, creo que sería una buena idea que lo escribieras. Así que quedamos en que, escríbelo por favor, primero, que hablarás con tu marido sobre cómo te sientes en esa casa tan apartada de la actividad de la ciudad, y segundo, vas a averiguar qué te hace falta para volver a retomar tu profesión anterior. ¿Correcto?

Elena: Correcto. Lo he escrito todo, pero he escrito también que no sólo le voy a decir a mi marido que no me gusta vivir aquí, sino que le voy a sugerir que nos mudemos.

Coach: Estupendo, ¡eso suena genial! Muy bien hecho, Elena. Envíame un correo electrónico si quieres, si no hablamos entonces la semana que viene a la misma hora.

Elena: Muchísimas gracias. Es como si supiera las razones desde hace mucho tiempo de por qué no he hecho nada para perder peso, y tú me has ayudado a verlo, o mejor dicho, a afrontarlo. Gracias.

Esto fue una sesión de coaching que recoge la esencia de este proceso. Elena continuó con el coaching varios meses más. Cada dos o cuatro semanas fue logrando sus metas a corto plazo. Consiguió un trabajo temporal de lo que buscaba, hasta que al final del coaching logró el trabajo que iba persiguiendo. Se mudó de casa a un lugar con más vida (para ella), compartió más tiempo con su marido y se esforzó para alcanzar su peso ideal, el cual casi, casi, logró para el día de su cumpleaños. Llegó hasta 67 kilos, pero acabó felizmente aceptando ese peso, pues se encontró muy bien consigo misma, reconociendo que su figura debía haber sufrido cambios naturales, pero que 67 kilos era muchísimo mejor que los 77 kilos que tenía antes. Varias cosas, pequeñas, pero importantes, fueron ocurriendo durante los meses que duró el coaching. Elena se sentía muy feliz y miraba hacia el futuro con muchísimo optimismo.

Este caso de coaching proviene del libro “Todo sobre el coaching ‘Abre el Melon’” de Christian Worth y Jose L. Menendez – Ediciones Aguilar. En el libro se dan varios casos reales de coaching donde se ven los beneficios que las personas obtuvieron, se explica lo que es y no es el coaching y las diferencias con otras terapias, mas se ofrece un par de procesos por si alguno desea comenzar a mover su vida con ellos

Coaching Ontológico es una dinámica de transformación mediante la cual las personas y organizaciones revisan, desarrollan y optimizan sus formas de estar siendo en el mundo. Se presenta como una conversación que crea una nueva cultura y no como una técnica dentro de la cultura subyacente.

En un proceso de Coaching Ontológico el crecimiento ocurre en el dominio del Ser, a través de un aprendizaje transformacional que cuestiona con respeto los modos tradicionales de percibir e interpretar, donde las personas y los equipos interrumpen sus patrones de conducta y comportamiento habituales, para comenzar a operar con mayor creatividad, protagonismo y proactividad; generando competencias emocionales, del hacer, del pensar y de la comunicación.

El Coaching Ontológico es un proceso fundamentalmente liberador del sufrimiento y de las creencias condicionantes que nos limitan. Nos conecta con nuestros recursos y con nuestra capacidad de intervenir, logrando mayor bienestar y efectividad en el logro de los resultados que nos importan.
Asi, el Coaching Ontológico desarrolla la actitud y la aptitud para generar nuevas ideas, para crear nuevas posibilidades, para descubrir nuevos significados, para inventar nuevos caminos, para encontrar nuevas conexiones, ya sea en el nivel individual o en el social. Es poder “soltar” lo seguro-conocido, para iniciar un “viaje” a la región de lo “aún no explorado”, para atreverse a diseñar un por-venir acorde a nuestras inquietudes.

Otra definicion es la que dice que el Coaching Ontológico es una disciplina que nace como un intento de hacernos cargo de las paradojas que tenemos en las organizaciones actuales. Alta efectividad junto a altas dosis de sufrimiento; especialización técnica junto a entornos de trabajo tomados por la desconfianza; altas posibilidades tecnológicas y de recursos para enfrentar el futuro junto a resignación. No se puede negar que al saber identificarnos con el alcance, beneficios que se derivan de saber usar óptimamente el coaching ontológico nos ayuda no solamente a utilizar óptimamente nuestras capacidades, sino a que los miembros del equipo que forman parte de la empresa den paso a sus habilidades, seguridad, conocimientos que colaboren exitosamente con los objetivos establecidos y en su propio crecimiento personal.

El entorno altamente competitivo en el mundo empresarial de hoy en día requiere de los individuos y de las empresas más que nunca un rendimiento de alto nivel y con mayor rapidez y ello lo puede alcanzar la gerencia si sabe manejar adecuadamente el coaching ontológico.

Generalidades y Alcance del Coaching Ontologico


La gerencia cuenta con las valiosas aportaciones y alcances que genera el saber manejar adecuadamente el coaching ontológico.Se ha escrito que el coaching ontológico es un paradigma diferente, un contexto distinto para que los objetivos sean logrados, en el ámbito personal o en un trabajo de equipo. El coach ontológico no le dice a las personas lo que tienen que hacer, no presiona, ni aconseja, ni recomienda, sino que explora, hace preguntas, ofrece interpretaciones generativas, desafía respetuosamente sus modelos mentales para desarrollar una nueva mirada que permita el descubrimiento de nuevas acciones y posibilidades; y acompaña en el diseño de acciones que faciliten el acceso a los resultados buscados.

Para una mejor visión, comprensión del alcance de los beneficios del coaching es importante tener presente que los seres humanos obtenemos resultados (dominio del tener) dependiendo de las acciones que tomamos (dominio del hacer). Y las acciones que tomamos están íntimamente relacionadas con la manera en que nos observamos a nosotros mismos y observamos el mundo (dominio del ser).

El coaching trabaja fundamentalmente en el dominio del ser, produciendo cambios en el tipo de observador que es la persona.Una vez estos cambios han sido realizados en la persona (por ella misma), su perspectiva se amplia, se convierte en un observador diferente y tiene acceso a tomar acciones diferentes, logrando resultados nunca antes alcanzados por ella. Se produce un cambio ontológico en la persona y sus paradigmas, sus patrones de interpretación y análisis de las cosas.

La función del coach es la de asistir a la persona en lograr los resultados declarados por ella y el resultado del coach se ve en los resultados de esta persona. Para eso el coach utiliza el lenguaje (verbal y corporal) como base para su trabajo. El hablar y escuchar del coach son un factor determinante en la relación entre ambos y en la efectividad para los logros de la persona.

El coaching nace de una base filosófica y científica, de la mano de trabajos de Heidegger, Austin, Searle, Flores, Spinoza y Maturana, entre otros.
De ahí, que es muy válido destacar que las empresas no son organigramas sino redes eficientes de conversaciones. La manera como se converse define la cultura de la empresa. Uno de los objetivos más importantes de las organizaciones es lograr mayor productividad, efectividad y bienestar, teniendo un equipo humano que desde la base ética, puedan relacionarse de manera diferente.

Para ser un buen líder se requiere disponer de las competencias de un coach. En la función de coach se es capaz de identificar los obstáculos que puedan limitar su propio desempeño y aprendizaje y el de su gente. Un coach es además capaz de desarrollar intervenciones para disolver esos obstáculos. El coach empieza por aceptar que todos los seres humanos somos observadores diferentes, que los resultados dependen de las acciones y que las acciones dependen del tipo de observador que seamos.

No se debe olvidar, que el coach debe tener la capacidad de diseñar conversaciones que abran a la persona nuevos accesos para tomar acciones comprometidas que ayuden al logro de los resultados. La relación y la confianza son lo mas importante en cualquier interacción de coaching. El coaching no enseña, dirige ni aconseja. Esta es la principal diferencia con otras disciplinas, donde se prioriza la transmisión de conocimiento.

.

Os presentamos hoy otro interesante articulo escrito por María Martínez Rizos, Coach Personal y Profesional, a la cual podeis encontrar en su pagina www.dinamiccoach.com .



Como Coach Personal, cuantas veces he escuchado formular esta pregunta, y con que razón me la formulan, puesto que la palabra Coaching en sí, y sobre todo en nuestro país no es un término que nos ayude mucho en este sentido. Por suerte cada vez es más conocido, ya se ha recorrido un cierto camino en su difusión y en su práctica, sobre todo en el mundo empresarial, pero aún nos queda mucho por recorrer.

El Coaching es un arte, una herramienta en si misma, compuesta por otras muchas. El Coaching bebe de muchas fuentes, es como la vida misma, que se compone y se nutre, a su vez, de compartir experiencias con otras muchas vidas. Las fuentes de las que se nutre son la psicología, la filosofía, la sociología, RR.HH, el management empresarial…, aparte de la propia experiencia de los Coaches profesionales, que van aportando ideas y métodos de forma constante. Por eso las definiciones que se pueden hacer de esta disciplina son múltiples y variadas.

Una definición muy utilizada es la que dice: “El Coaching consiste en liberar el potencial de una persona para incrementar al máximo su desempeño. Consiste en ayudarle a aprender en lugar de enseñarle” (J.Whitmore). Si la analizamos, en ella podemos encontrar dos puntos muy importantes sobre los que se basa todo proceso de Coaching:

1.-Todas las personas tenemos un potencial por explorar y desarrollar, aunque no seamos conscientes de ello


2.-Un pilar muy importante en que se sostiene el Coaching es el aprendizaje. Sin aprendizaje dicho proceso no sería efectivo.

Otra definición a tener en cuenta es la siguiente: “El coaching cubre el vacío existente entre lo que es ahora y lo que deseas ser. Es una relación profesional con otra persona que aceptará solo lo mejor de ti y te aconsejará, guiará y estimulará para que vayas más allá de las limitaciones que te impones a ti mismo y realices tu pleno potencial”(Talane Miedaner).. De ella podemos obtener las siguientes conclusiones:

-Es un camino de crecimiento personal, de auto-conocimiento, y tiene como consecuencia la obtención de mejores resultados en nuestra vida y el logro de metas.
-La relación profesional se establece con el Coach, que es el encargado de dar la ayuda, estimulo, guía, planificación, …, en todo el proceso
-El Coach ayuda a la persona a enfocarse hacia la meta y a superar las limitaciones y miedos que surjan en todo el recorrido. Como se puede ver con sólo dos definiciones se puede clarificar la pregunta que daba título a este artículo:

¿Y qué es esto del Coaching? Con estas líneas se pretende dar luz a este concepto, aunque este sea mucho más extenso que cualquier definición pueda aportar. Lo más satisfactorio es vivenciarlo en primera persona, para que a través de esa experiencia se obtengan conclusiones propias, y de paso, los múltiples beneficios que aporta un proceso de Coaching

Te lo van a preguntar en todas las entrevistas de trabajo que hagas, y mas o menos estoy seguro que podrás dar con una respuesta intermedia que te deje bien en ambos casos: allí donde debas currar con un grupo de gente y allí donde debas capear el temporal tu solo. Pero lo importante no es que tu jefe o entrevistador se lleve la impresión que vales para trabajar de ambas formas, sino que tu seas consciente si realmente sabes trabajar en equipo o solo sabes trabajar por tu cuenta.

Una cosa es que tengamos preferencia por una manera determinada de llevar a cabo nuestras tareas y proyectos, y otra es que sepamos hacerlo. El trabajo en equipo implica una empatía, una delegación de tareas y responsabilidades y unas habilidades de coordinación que no todos están dispuestos a asumir/entender/saber hacer, y sin embargo no se puede tener éxito trabajando completamente solo sin haber desarrollado habilidades de trabajo en equipo.

Así que si tienes que escoger, aprende bien a trabajar en equipo, evoluciona y desarrolla tus competencias de interacción con otras personas y luego, si lo prefieres, podrás aislarte para llevar a cabo tu vida profesional independientemente. Al revés, esta comprobado, no funciona :-

Me gusta mucho utilizar en mis talleres y seminarios el recurso del coaching literario. Esta denominación la uso para definir: “los relatos que ayudan a transformar nuestros pensamientos”. El coach es un facilitador que aporta las luces suficientes al coachee para que descubra sus propios talentos. Pienso que la literatura transforma los pensamientos, y los pensamientos el corazón.

El storytelling, o el arte de contar historias como herramientas de comunicación es un mundo que me apasiona e investigo bastante. Usar el recurso narrativo para ejemplarizar acciones concretas  además de didáctico es poderoso: “el poder de las palabras”. Desde la antiguedad se ha usado el cuento para narrar historia y metáforas . A los niños les despertamos la creatividad a base de cuentos. ¿qué diferencia hay con el ser adulto? . Cuando un clliente nos está contando su “aquí y ahora”, podemos entrelazarlo con un relato el momento que está viviendo. Ya puede ser de un autor conocido o de creación propia. A mí me gusta transformar las historias y acercarlas a la realidad de cada sujeto. El acercamiento a nuestro cliente es fundamental, que nos sienta próximos, cercanos, esa simbiosis de confianza que nos da la fuerza para que abra su mundo y su realidad a nosotros. No  os de miedo  probar herramientas alternativas: el cuento y el relato tienen un poder especial dentro del coaching.

En mis sesiones de coaching me gusta que el cliente tenga su propia libreta donde apunte sus impresiones, sus frases, aquella cita de referencia que ha leído en un libro. Yo siempre viajo con una pequeña libreta donde voy apuntando ideas para relatos, conferencias o cuentos.Incluso a veces les pido que escriban su historia de vida, como ellos la ven. Cuando en una sesión la leen, sienten como si fuera una película que pasa por delante de su vida, potenciando la toma de conciencia.

Llevar un diario emocional puede ser un buen referente para vuestros clientes, aunque no sea literario. Aquellas herramientas que uséis de vuestro portfolio, hacer que las apunte siempre en su propia libreta. Visualizar al cabo del tiempo las metas, proyectos y cambios realizados puede ser muy significativo para el proceso de coaching de cada cliente.

Las palabras apoyan los sentimientos y es un buen recurso para facilitar el acceso a la toma de conciencia del cliente.

Si queréis saber mas sobre estos temas, os aconsejo un libro: ”será mejor que lo cuentes” de Antonio NUÑEZ, EDIT. Empresa Activa.

Os dejo hoy una reflexión que suelo regalar a mis coaches en las primeras sesiones. Podéis utilizarlas si os gusta, solo usad la referencia del autor.

EL SECRETO DE TU FELICIDAD

Hoy puede ser un día importante para ti. Trata tus días como si fueran los últimos de tu vida. Vive intensamente cada minuto que respiras, cada segundo que tus ojos ven la ciudad. Mira hacia arriba, cuando camines, no mires al asfalto: descubrirás otra ciudad, otros matices. No dejes para mañana hacer esa llamada pendiente que tienes desde hace meses para decirle a alguien: cuenta conmigo. A veces, puede ser demasiado tarde para decir un te quiero y nunca es tarde para decir lo siento. A qué esperas para mirarte al espejo y llenarte de orgullo porque eres tu pequeño proyecto personal. Quiérete tanto que seas capaz de dar el amor que te sobra dosificado en besos. Párate un segundo y cierra los ojos: vuelve a soñar. No existe un mundo sin sueños, sin aspiraciones, sin deseos. Eres especial, porque eres único, genética y sentimentalmente inimitable. Busca tus momentos de soledad porque son el tiempo que te pertenece. El resto, dedícate a vivir rodeado de personas que te aporten energía positiva. Conoce gente, lugares, vive historias que te apasionen, porque al final lo único que nos mueve es la pasión: la pasión nace desde el cerebro y viaja al corazón combinando nuestras más sutiles emociones. Y al final de una jornada, cuando te acuestes, cuando hagas balance de tu día, sonríe porque podrás decir:


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje