Página principal

Co-Dependencia


Descargar 23.15 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño23.15 Kb.





Co-Dependencia:

La palabra “dependencia” deriva de “pendiente” que quiere decir literalmente, “que cuelga” (de pendere), que está suspendido desde arriba, sin base, en el aire. Significa también incompleto, inconcluso, sin resolver.

Dependiente es aquel /aquella se que cuelga de otro/a persona, que vive como suspendido/a en el aire, sin base, como si fuera un adorno que ese otro lleva. Es alguien que esta cuesta abajo, siempre sintiéndose incompleto/a, eternamente sin resolución.

Lee este cuento de Jorge Bucay:

Había una vez un hombre que padecía de un miedo absurdo: temía perderse entre los demás, Todo empezó una noche, en una fiesta de disfraces, cuando él era muy joven. Alguien había sacado una foto en la que aparecían en hilera todos los invitados. Pero, al verla, el no se había podido reconocer. El hombre había elegido un disfraz de pirata, con un parche en el ojo y un pañuelo en la cabeza, pero muchos habían ido disfrazados de un modo similar. Su maquillaje consistía en un fuerte rubor en la mejillas y un poco de tizne simulando un bigote, pero disfraces que incluyeran bigotes y mofletes pintados había unos cuantos. El se había divertido mucho en la fiesta, pero en la foto todos parecían estar muy divertidos. Finalmente recordó que, en el momento en que se tomo la foto, el estaba del brazo de una rubia. Entonces intento ubicarse por la referencia, pero fue inútil: más de la mitad de las mujeres de la foto eran rubias.

El hombre quedo muy impactado por esta vivencia y, a causa de ello, durante años no asistió a ninguna reunión por temor a perderse de nuevo.

Pero un día se le ocurrió una solución: cualquiera que fuera el evento, a partir de entonces, el se vestiría siempre de marrón. Camisa marrón, pantalón marrón, chaqueta marrón, medias y zapatos marrones. “Si alguien saca una foto, yo siempre podre saber que el de marrón soy yo” se dijo.

Con el paso del tiempo, nuestro héroe tuvo cientos de oportunidades para confirmar su astucia; al toparse con los espejos de la grandes tiendas, viéndose reflejado junto a otros que caminaban por allí, se repetía tranquilizador: “Yo soy el hombre de marrón”

Durante el invierno que siguió, unos amigos le regalaron un pasaje para disfrutar de una sala de baños de vapor (sauna).EL hombre acepto gustoso; nunca había estado en un sitio como ese y había escuchado de boca de sus amigos las ventajas de la ducha escocesa finlandés y de la sauna aromática.

Llego al lugar, le dieron dos toallas y lo invitaron a entrar en un pequeño cuarto para desvestirse. EL hombre se quito la chaqueta, el pantalón, el jersey, la camisa, los zapatos, los calcetines…Y cuando estaba a punto de quitarse los calzoncillos. Se miro al espejo y se paralizo. “Si me quito la ultima prenda, quedare desnudo como los demás”, pensó. ”¿Y si me pierdo”? ¿Cómo podre identificarme si no cuento con esta referencia que tanto me ha servido”?

Durante más de un cuarto de hora se quedo en el vestuario con su ropa interior puesta, dudando. Quizá debía irse… Y entonces dio cuenta de que, si bien no podía permanecer vestido, probablemente pudiera mantener alguna señal de identificación. Con mucho cuidado quito una hebra del jersey que traía y se la ato al dedo pulgar de su pie derecho. “Debo recordar esto por si me pierdo: el que tiene la hebra marrón en el dedo soy yo”, se dijo.

Sereno ahora con su credencial, se dedico a disfruta del vapor, los baños y un poco de natación sin notar que, entre idas y zambullidas, la lana resbalo de su dedo y quedo flotando en el agua de la piscina. Otro hombre que nadaba cerca, al ver la hebra en el agua, le comento a su amigo: “Que casualidad, este es el color que siempre quiero describirle a mi esposa para que me teja una bufanda; me voy a llevar la hebra para que busque la lana del mismo color”. Y tomando la hebra que flotaba en el agua, viendo que no tenia donde guardarla, se le ocurrió atársela en el dedo pulgar del pie derecho.

Mientras tanto, el protagonista de esta historia había terminado de probar todas las opciones y llegaba a su box para vestirse. Entro confiado pero, al terminar de secarse, cuando se miro en el espejo, con horror advirtió que estaba totalmente desnudo y que no tenía la hebra en el pie. “Me perdí, se dijo temblando”, y salió a recorrer el lugar en busca de la hebra marrón que no identificaba. Pocos minutos después, observando detenidamente en el suelo, se encontró con el pie del otro hombre que llevaba el trozo de lana marrón en su dedo. Tímidamente se acerco a él y le dijo:

Disculpe, señor. Yo sé quién es usted, ¿me podría decir quién soy yo?.



Para Pensar:

  1. Ser adulto, responsable y maduro es entre otras cosas comprender el desafío (muchas veces es dolor) que tenemos por delante, optar entre las muchas cosas posibilidades que se nos presentan, elegir frente a cualquier estimulo aquella respuesta que más nos representa. Sentir la certeza de que esa es nuestra manera y no la de otros.



  1. La dependencia es una instancia siempre oscura y enfermiza, una alternativa que, aunque quiera se justificada por miles de argumentos, termina conduciendo irremediablemente a la conducta inmadura e irresponsable de los que no se hacen cargo de su vida. No se refiere a las personas que transitoriamente están en crisis, ni de heridos enfermos. Es la historia de de los/las adultos que siguen eligiendo depender de otros; Por comodidad, por descuido, por especulación o por o que fuera.

Analizando la palabra imbécil (según Fernando Savater, medico, sociólogo y psicólogo). Un imbécil es alguien que precisa, por definición de otro o de muchos que sean su bastón para poder avanzar. Imbécil: de im-báculo, con bastón. Escaso de razón.

Existen distintas clases de Dependientes:

a-Los Dependientes intelectuales:

Son los que creen que no les da la cabeza(o temen que se les gaste si la usan), entonces le preguntan a otras/os, Como soy? Que tengo que hacer? ¿Adónde debo ir? ¿Qué harías tú en mi lugar? Ante cada acción construyen un equipo de asesores o de gente “que sabe” para que piensen por ellos; Como realmente creen que no pueden pensar, depositan su capacidad en los demás. Con frecuencia se confunden al elegir e implica un peligro para su vida.



b- Los Dependientes afectivos:

Personas que dependen todo el tiempo de alguien que les diga que los quiere, que los ama, que son guapos, que son buenos, que hacen las cosas bien, etc. Permanentemente esta en búsqueda de que otro/a le repita que nunca, nunca le dejara de querer. Todos necesitamos sentirnos amados, pero otra cosa es vivir en función de que alguien lo confirme.



c-Dependientes Morales:

Son los/las que necesitan permanentemente aprobación del afuera para tomar decisiones, evidentemente son los/las más peligrosos/as. Necesitan de alguien que les diga lo que está bien o mal, está pendiente de si lo que quiere hacer corresponde o no y de si “es o no es” lo que la mayoría harían. Defenderse de su acoso (auto-acoso, auto-persecución) es bastante difícil, aunque se debe intentar cambiar, modificar, soltarse y ser libre.



D- Trabajo personal: escribe de quienes dependes.

A continuación realiza este test:

Marca con x según con lo que te identifiques.



  1. Me siento responsable de la vida de los demás

por sus acciones y también por lo que piensan y sienten.

2-Siempre digo ”si” cuando, en realidad, quiero decir “no”

3-Tengo el deseo permanente de ayudar a los demás

a resolver sus problemas, me lo pidan o no.

4-Creo que los demás deben hacerme feliz.

5-Generalmente actúo movido/a por la culpa y por un

sentido de obligación muy fuerte.

6-Los problemas de las personas que amo no me

permiten disfrutar de la vida.

7-Cuando los demás cambien y sean como yo quiero,

entonces seré feliz.

8-Si no me ocupo de la vida de alguien, mi propia vida

no tiene mucho sentido.

9-Cuando los demás hablan mal de mi, me critican,

por lo general me siento atacada/o.

10-Rara vez expreso como me siento. Creo que a los

de más no les interesa demasiado.

Respuestas: si más de tres preguntas tuvieron un SI como respuesta entonces eres una persona Co-dependiente.



Recuerda: La Co-dependencia es contraria a la naturaleza de la libertad e individualidad con la que hemos sido creados/as y venimos al mundo, por eso siempre nos causara dolor.

Muchas veces sentimos que no podemos enfrentar el mundo por nosotros solos/as y por miedo a caernos, nos aferramos a otra persona y la convertimos en un salvavidas o una muleta tarde o temprano vamos a terminar lastimados/as.



¿Es posible salir de la Co-dependencia?

¡Si!, es posible cuando cortas con la Co -dependencia eres libre de la gente, para poder relacionarte con todo el mundo de manera sana y con una nueva mentalidad abierta y flexible. El haber dependido de la validación de los demás, hace que nuestra mente permanezca arraigada a la creencia inconsciente del “No tengo” “No puedo” “No sirvo” y eso es mentira en ti esta la capacidad y la habilidad de ser una persona con valor, con identidad propia y única, porque has sido formada/o y creada/o para alcanzar todo las cosas. En ti esta el potencial.

Ejercicio práctico: repite en vos alta, hoy decido soltarme y me libero de la/las personas y situaciones que he dependido y de todo apego emocional. Activo en mi el potencial que está dentro mío para ser una persona valida por mi mismo/a. Ahora es importante perseverar y ser constante en la decisión que has tomado hoy. Perseverar es no desmayar y lograr ver que a su debido tiempo (proceso) comenzaras a ver la cosecha y los frutos de lo que hoy has decidido. Aprende a celebrar tus pequeños logros, lo que hoy consigues es un esfuerzo propio.

Ejercicio Práctico de Apego y Co-dependencia

Debajo hay un poema escrito por el psicoterapeuta Jorge Bucay que ilumina el tipo de amor que nos deja ser quienes somos sin tratar de cambiarnos. El cariño verdadero nos transmite aceptación y apoyo, pero no el sentido de control. Después de leer el poema, ponte a pensar en alguien importante en tu vida con quien tienes una relación co-dependiente (hermana, marido, hijo, amigos/as etc.) Debajo, hay unas preguntas para ayudarte aclarar tus decisiones nuevas en cuanto a esa relación.

Quiero

Quiero que me oigas sin juzgarme,


quiero que opines sin aconsejarme.
Quiero que confíes en mí sin exigirme,
quiero que me ayudes sin intentar decidir por mí.
Quiero que me cuides sin anularme.
Quiero que me mires,
sin proyectar tus cosas en mí.
Quiero que me abraces sin asfixiarme,
quiero que me animes sin empujarme.
Quiero que me sostengas sin hacerte cargo de mí.
Quiero que me protejas sin mentiras,
quiero que te acerques sin invadirme.
Quiero que conozcas las cosas mías que más te disgusten, que las aceptes y no pretendas cambiarlas.
Quiero que sepas que hoy puedes contar conmigo
sin condiciones.

--Jorge Bucay—



  1. Trata de identificar los hábitos que tienes en relaciones que puedan ser co-dependientes.

Ejemplos—Me involucro más de la cuenta en los problemas de él/ella porque no quiero verlo/la sufrir; Ayudo a mis hijos con cosas que pueden hacer por sí solos; No digo lo que siento a las personas que me rodean; Aunque me siento cansada y quiero descansar. Sigo preocupándome por asuntos de los demás; Me siento mal si no cambia la persona a la cual he aconsejado

  1. Muchas veces, tenemos hábitos co-dependientes porque los hemos aprendido cuando éramos niñas/os en nuestras familias se trasforma en un habito.

¿En tu familia de pequeña/o, quién te daba ejemplos de co-dependencia? Escribe el nombre de la persona.

¿Qué comportamientos o hábitos co-dependientes hacía esa persona en sus relaciones con los demás?

Escribe tus hábitos

Decisión nueva: Yo sé que muchos de mis reacciones con otros/as son el resultado de haberlas observado en relaciones anteriores. Yo sé que no puedo cambiar el pasado, pero tengo el Poder de cambiar el presente para lograr un futuro libre de la co-dependencia.

Sólo porque aprendí tales hábitos en el pasado no tengo que repetirlos ahora. Hoy decido soltarme de la co-dependencia, y pretendo querer a los demás y a mí misma, sin condiciones.



En resumen: Con el tiempo, en cualquier área moral, intelectual o afectiva el /la dependiente va desarrollando cierta tendencia a depositarse en una sola de las personas de su entorno. Tú eres protagonista de tu vida, pero no la única/o actriz/actor. No eres autosuficiente puedes necesitar de otros/as, pero no puedes depender de otros/as.

Auto-depender significa establecer con tu pensamiento que no eres autosuficiente ni omnipotente. Es poder decir, sé que soy vulnerable y no siempre consigo todo lo que quiero. Pero que no Dependo de nadie, puedo resolver situaciones yo mismo/a.



Recuerda:

auto-dependencia es sinónimo de Salud mental, eres libre para conseguir lo que te propones!!!!!!!

Escrito por: Lic. Mariela Pereira Del Valle, Psicoterapeuta y Mediadora Familiar.





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje