Página principal

················club social y cultural ············deportivo laferrere s/ Quiebra


Descargar 46.73 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño46.73 Kb.
································CLUB SOCIAL Y CULTURAL ························DEPORTIVO LAFERRERE S/ Quiebra

··························incidente artículo 250 CPCC

······························C.nº 50.497 - Reg. 214/04

///la ciudad de Morón, Provincia de Buenos Aires, a los CINCO días del mes de Agosto de dos mil cuatro, reunidos en la Sala I del Tribunal, los señores Jueces de la Excma. Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial del Departamento judicial de Morón, doctores José Eduardo Russo, Juan Manuel Castellanos y Liliana Graciela Ludueña, para pronunciar sentencia en los autos caratulados " CLUB SOCIAL Y CULTURAL DEPORTIVO LAFERRERE S/ Quiebra - incidente artículo 250 CPCC " y habiéndose practicado el sorteo pertinente (art.168 de la constitución de la Provincia de Buenos Aires y 266 del Código de Procedimientos Civil y Comercial), resultó que debía observarse el siguiente orden: Dres.RUSSO-LUDUEÑA-CASTELLANOS, resolviéndose plantear y votar las siguientes:


················C U E S T I O N E S
1ra.: ¿Son justas las sentencias apeladas de fs.108/111 y de fs.127/128 ?

2da.: ¿ Qué pronunciamiento corresponde dictar ?


··················V O T A C I O N
A LA PRIMERA CUESTION: el Señor Juez doctor RUSSO, dijo:

················I.- Apela de la sentencia de fs.108/111 y de la resolución de fs. 127/128 el apoderado del Sr. José Luis Sanchez, recursos que fueran concedidos en relación en ambos casos - y en el segundo a resultas del recurso de queja deducido -, siendo sustentados con los memoriales de fs.141/160 y de fs.163/178 respectivamente, sin merecer réplica alguna.-

················El Fallo de fs.108/111, decreta la nulidad del contrato por el que la fallida dispusiera la transferencia del jugador José Luis Sanchez a favor del Club El Porvenir.- Ordenando que una vez firme ese decreto el citado jugador se incorpore al plantel de la fallida, debiendo reintegrarse las sumas efectivamente abonadas.-

················La resolución de fs.127/128 dispone en lo que aquí interesa, que en atención al tiempo transcurrido desde que la intimada, Club Banfield, contestara la intimación que se le cursara, y lo actuado a consecuencia de ello, resultando poco clara e insuficiente la propuesta formulada, hace efectivo el apercibimiento previsto, y decreta el cese de la autorización provisoria concedida y el reintegro del jugador José Luis Sanchez al plantel de la fallida.-


················II.- El apelante se agravia del decisorio de fs.108/111 en cuanto resuelve la nulidad del convenio de transferencia del apelante.-

················Destaca que se desempeñaba como futbolista profesional de la concursada desde el año 1994, y que a fines de 1997 concluía su relación profesional, la cual estaba regida por el artículo 12 de la ley 20.160, y meses antes de finalizar, el 27/9/1997 suscribió el mentado convenio.-

················Tiempo después, al decretarse la quiebra del Club Laferrere, la Sindicatura solicitó que se declare la inoponibilidad a la quiebra de la transferencia y su nulidad, habiéndose decretado la primera por falta de autorización judicial, posponiéndose el tratamiento de la cuestión de nulidad.- A resultas de esa resolución - afirma -, el acto resultó válido entre las partes, aunque ineficaz frente a la masa, por lo que poco después, pasó a desempeñarse en el club Bella Vista de la República Oriental del Uruguay, autorizado por la A.F.A..-

················Posteriormente, en el mes de agosto de 2000, firmó un contrato con el Club Banfield, desempeño que autorizó la A.F.A., luego de recibido el certificado de transferencia internacional expedido por la Asociación de Fútbol de Uruguay.- En el mes de junio de 2001, la A.F.A., comunicó al Club Banfield que recibió una comunicación del Juzgado interviniente que le hacían saber que debía hacer efectiva la "inhabilitación ya notificada", aunque compulsada las actuaciones puede verificarse que no existía una resolución de tal alcance, puesto que la dispuesta lo era en relación al club "El Porvenir" - el 29 de junio de 1998 -, que luego fue revocada.- Atribuye el equívoco a la errónea confección del oficio correspondiente por el entonces Síndico Efren Canosa.-

················Expresa que a instancias del Club Banfield se obtuvo una habilitación provisional para desempeñarse como jugador profesional ante el mentado club.-

················Fue recién en febrero de 2003 que se dispuso el traslado de la nulidad, habiendo sido citado al efecto por edictos; a raíz de ello, no tuvo un acabado conocimiento de la cuestión, no obstante evacuó el traslado respectivo.-

················Señala que el Club Laferrere sostuvo la falta de mala fe en la transferencia y la no existencia de perjuicio patrimonial para la fallida, habiéndose depositado el 20 % del monto de la transferencia, de acuerdo a lo previsto en el acuerdo preventivo.- Por su parte el Club El Porvenir, manifestó desconocer la situación concursal del primero y la falta de perjuicio patrimonial para la institución, dado las sumas ingresadas a sus arcas.-

················Por su parte el apelante afirma que desconocía el estado de cesación de pagos de la fallida, que la A.F.A. haya actuado en contra de alguna resolución judicial, que la fallida haya pretendido insolventarse, que tuviere dicha institución o el Club Porvenir la intención de perjudicar a los acreedores, la inexistencia de fraude y/o perjuicio para la masa.-

················Señala que no tuvo participación en el "negocio" habido entre las partes, sólo consintió la transferencia en los términos del artículo 1137 del Código Civil.- Por tal circunstancia no pueden afectarse sus derechos, pues resulta ser un tercero ajeno al convenio.- Tampoco pueden afectarse los derechos del club Banfield quien contratara al apelante a título oneroso y de buena fe, mucho después de su desvinculación con el Club El Porvenir.- De procederse en tal sentido se estaría creando pretorianamente una suerte de nulidad con alcances contrarios a los arts.1051, 2412 y 2413 del Código Civil, que protegen los derechos de terceros de buena fe.- Por tal razón, solicitó que en caso de decretarse la pretendida nulidad, se decrete que tal sanción no podría afectar derechos adquiridos por terceros, y menos los del apelante como trabajador.-

················Refiere diversas normas de la Constitución Nacional y Pactos y Tratados internacionales que protegen los derechos del trabajador, afirmando que la normativa de concursos y quiebras no puede afectar los derechos y garantías de rango superior como lo es su derecho a trabajar, correspondiendo - a su entender -, que debe decretarse la invalidez de cualquier norma de la ley 24.522 que importe aniquilar los efectos de la transferencia atacada de nulidad.-

················Sostiene también la nulidad del pronunciamiento que decretó la nulidad del convenio de transferencia pues no trata cuestiones esenciales que fueron propuestas, tales como el aspecto relativo a las efectos de la nulidad decretada en relación a los terceros de buena fe y a título oneroso, tal el caso del club Banfield que no contrató con la fallida ni con el Club El Porvenir, no siendo inoponibles los vicios que la afectan tampoco al apelante, por resultar ajeno a la celebración del contrato, omitiendo considerar el alcance del artículo 1057 del Código Civil, que entiende aplicable al caso.- Señala que tampoco fue considerada la opción ejercida por la fallida, quien promoviera un proceso de daños y perjuicios contra la A.F.A. y el Club El Porvenir, para remediar el eventual vicio ocasionado que se pretende reparar con la resolución de nulidad.-

················A su turno, se queja del interlocutorio

de fs.127/128, afirmando que el Club Banfield no ha incumplido la intimación que se le cursara, en tanto formuló una propuesta.- Refiere que la misma no resulta insuficiente ni poco clara como señala la Sra. Juez.-

················A su entender la propuesta es entendible - transcribiendo sus términos -, señalando que la "insuficiencia" que refiere la Sra. Juez es un concepto subjetivo, pues no ha tenido en cuenta las veces que el apelante ha jugado como "titular", y que no había efectuado goles en el último año, resultando acorde la propuesta a dichas circunstancias.-

················Luego, en análogos términos a la presentación del memorial de fs.141/160, sostiene que su vinculación laboral con la fallida ha fenecido al igual que la existente con el Club El Porvenir, contando con la libertad de contratación necesaria para desarrollar sus tareas con el Club Banfield, lo que torna incausada la resolución que dispone su reintegro al plantel de la fallida.-

················Por último, señala que cualquier disposición de la ley falencial que controvierta los efectos de la transferencia y las normas de derecho laboral que invoca, resultan inconstitucionales y corresponde que así se declaren.-


················III.- Por una cuestión metodológica, me referiré en primer término a la decisión de nulificar el convenio de transferencia del Juzgador José Luis Sanchez.-

················Al respecto cabe señalar que la ley 24.522 contempla en el Título III, Capítulo II, Sección III, la revocación de los actos realizados en perjuicio de los acreedores, y su articulado efectúa la regulación sustancial de la llamada "inoponibilidad concursal" a través de los artículos 118, 119 y ccdtes., y una complementación al esquema de protección de los acreedores por medio de la regulación de la acción pauliana en la quiebra.- El cuadro se completa con la posibilidad, no negada por la ley, de la utilización de la acción de simulación, y por cierto, la de nulidad (conf.: Horacio Augusto Grillo, Período de sospecha en la legislación concursal- Efectos retroactivos de la quiebra", Editorial Astrea, ed.2001, págs.52/53).-

················Ahora bien, la declaración de ineficacia en nuestro sistema falencial, no produce la anulabilidad del acto, sino su inoponibilidad frente a la masa de acreedores de la quiebra.- Con lo cual, el acto en cuestión seguirá siendo válido entre las partes contratantes, pero sin fuerza legal en relación a la quiebra.-

················De ese modo, se destaca la inoponibilidad de los actos a los acreedores, sin que ello importe su nulidad.- La nulidad implica una invalidez completa del acto, que puede invocarse "erga omnes", sin perjuicio de ciertos efectos especiales que la ley suele reconocerle.- El acto inoponible es ineficaz respecto de ciertas personas, pero conserva toda su validez entre las partes y con relación a los demás terceros.- Mientras el acto inválido, sujeto a la sanción de nulidad, carece de efectos respecto de las partes, si bien accidentalmente puede derivar efectos a favor de terceros, lo contrario ocurre con el acto inoponible, que siendo válido entre las partes no produce efectos respecto de determinadas personas ajenas a él, las que pueden comportarse como si el acto no existiese (conf.: Jorge Daniel Grispo, "Tratado sobre la ley de concursos y quiebras - Ley 24.522", Editorial AD-Hoc, ed.1999, Tomo 3, págs.385/386).-

················Estimo conveniente destacar esta distinción entre el concepto concursal de ineficacia o inoponibilidad de un acto jurídico, del concepto civil de nulidad, puesto que ambas pretensiones se han deducido en este proceso, habiéndose admitido oportunamente la primera en la instancia de grado, decisión luego confirmada por este Tribunal.-

················A esta altura cabe analizar si el planteo se encuadra legalmente para ser sancionada de nulidad la aludida transferencia, tal como se decidiera en la instancia de grado y que motivara las quejas del recurrente.-

················Es sabido que la nulidad según la concepción clásica es una sanción legal que priva de sus efectos propios a un acto jurídico, en virtud de una causa existente en el momento de la celebración.-

················También lo es que, de conformidad con el artículo 35 del Código Civil, las personas jurídicas al igual que las personas físicas, están sujetas al principio general de la capacidad de derecho, por lo que pueden adquirir todos los derechos y ejercer todos los actos que no le sean prohibidos (conf.: arts.31, 35 y 41 del Código citado).-

················En razón de ello entiendo que, estando a los términos del acto jurídico cuestionado, debe juzgarse el mismo a la luz del artículo 1042 del C.Civil, el que afirma en lo pertinente que: "Son también nulos los actos jurídicos...que dependiesen de la autorización del Juez...", debiendo entenderse que así será cuando se hubiere omitido esa autorización, no pudiendo circunscribirse el supuesto para: los actos otorgados por menores emancipados, en los supuestos del artículo 135 del Código Civil y, los actos obrados por representantes necesarios de incapaces, en exceso de las facultades conferidas por la ley.-

················La intervención judicial a la que alude la norma en análisis, está prevista como un medio de contralor de la conveniencia del acto, a fin que sea completada, con la anuencia del juez, la voluntad del otorgante.- La autorización judicial no es un requisito de forma, sino un elemento integrante de la capacidad del sujeto, o de la representación requerida por la ley.- De aquí se sigue que tales actos son de nulidad relativa, que es la que corresponde a las fallas de capacidad o de integración de la voluntad del agente (conf.: Llambías, Tratado de Derecho Civil, Parte General, Tomo II, pág.591).-

················En virtud de lo expresado, lo adelanto, no caben dudas que la conveniencia de la transferencia pretendida exigía la autorización judicial, para merituar si resultaba beneficiosa o perjudicial y sus eventuales consecuencias para la concursada.-

················En efecto, dentro de un club concursado es factible la recepción de ofertas por los derechos patrimoniales o económicos de un determinado futbolista que se encuentre a nombre de la institución, y en muchos casos esta situación es buscada por las autoridades, ante la necesidad de obtenerse fondos líquidos para paliar la crisis financiera.-

················El conflicto se plantea a partir de lo dispuesto por el artículo 16 de la ley 24522, en punto al interrogante de si estas transferencias requieren la previa autorización judicial, o pueden efectuarse sin la misma.- La cuestión radica entonces en evaluar si esos actos se hallan dentro del marco de la administración ordinaria del club o si la exceden.-

················Se han vertido opiniones doctrinarias en ambos sentidos, inclinándome por la posición que sostiene Pablo C. Barbiere, siguiendo a Eduardo M. Favier Dubois, cuando afirma que este tipo de actos suponen la disposición de los llamados "derechos federativos", en verdad patrimoniales, que representan sus contratos.- Sostuvo el autor citado en primer término, que " la transferencia de los "derechos económicos" de los futbolistas no puede encuadrarse dentro del objeto social del club de fútbol, ya que no puede ser ésta la actividad normal y natural a la cual encamine su administración, dado que ello implicaría desvirtuar los objetivos de creación de la entidad como asociación civil sin fines de lucro. Por otra parte, no resulta menos cierto que en la enunciación legal de los actos sujetos a autorización judicial se encuentran aquellos "relacionados con los bienes registrales" (conf.: art.16, inc.5º de la ley 24522). No es ilógico afirmar que los derechos económicos y sus contratos pueden aparecer dentro de este concepto, en atención a la obligatoriedad de su registración ante la Asociación de Fútbol Argentino para que el futbolista pueda disputar encuentros representando al club "propietario" de tales derechos patrimoniales; por ende, ello configura otra motivación absolutamente trascendente para sostener la necesidad de la autorización judicial previa" (conf.: "Fútbol y Derecho", Pablo C. Barbiere, Ed. Universidad, págs.181/182).-

················Ahora bien, si la transferencia de futbolista requiere aprobación judicial previa, como mayor razón es necesario tal recaudo para la renuncia a los derechos económicos o patrimoniales sobre futbolistas - tal como lo sostiene el autor antes citado -, que generarán su libertad de acción, sea en forma expresa o tácita (v.gr. por la falta de prórroga de los contratos; cfr.art.6 de la Convención Colectiva de Trabajo 430/75).-

················En razón de ello, al carecer el apelante de su libertad de acción, tampoco podía celebrar válidamente contratos con otras instituciones deportivas, de modo que las consecuencias de su obrar personal, exceden el ámbito del debate aquí planteado.-

················Este criterio se ajusta a la normativa concursal vigente, ya que en caso contrario, se permitiría una negligente administración del patrimonio del Club con la consabida disminución de la garantía de cobro de los acreedores, o en su defecto, se facilitarían negociaciones entre las autoridades del club y el futbolista por fuera del proceso concursal y con iguales consecuencias" (ob.cit., pág.183).-

················Cabe agregar que, el contrato de un jugador de fútbol podrá ser objeto de transferencia a otro club - estando vigentes los términos de duración del mismo -, con el consentimiento expreso del jugador (conf. art.14, Ley 20.160); conformidad que medió en el caso, según surge de fs.20, contrariamente a lo expresado por el apelante.-

················Por otra parte, el acuerdo propuesto durante la sustanciación del concurso (v.fs.8/10), que recibiera judicial homologación el 8 de abril de 1997 (v.fs.11/12), establecía entre otros aspectos que toda cesión o transferencia de contratos celebrados con futbolistas a su servicio, requería la aprobación y conformidad de la sindicatura y de quienes suscribieron el acuerdo en representación de los acreedores, extremos que de no verificarse impedían a la Asociación de Fútbol Argentina convalidar en su seno; mandándose oficiar a la entidad citada esta orden.- Esta medida se enrola dentro de las que resultan necesarias para el cumplimiento del acuerdo y que el Juez dispone a esos fines (art.53, 1º párrafo de la ley 24.522).-

················Si bien la transferencia se concretó sin la comunicación a la A.F.A. antes aludida, según referenció el Sr. Juez de grado en oportunidad de resolver sobre el planteo de inhabilitación del jugador José Luis Sanchez (v.fs.13 vta., 2º párrafo), es lo cierto que del expediente de transferencia del jugador obrante en copias a fs.19/23, no surge la conformidad de la Sindicatura ni de los representantes de los acreedores; compromiso que libremente asumiera la concursada en oportunidad del acuerdo, en cumplimiento de la exigencia del art.45, 4º párrafo de la ley concursal.- Repárese que la inhibición general de bienes del concursado subsiste, y los actos que la exceden requieren la autorización judicial con la intervención del comité de acreedores (conf.: Ariel Angel Dasso, "Quiebras. Concurso Preventivo y Cramdown", pág.270).-

················Por lo tanto, la ausencia de mala fe en la transferencia alegada por la concursada no es tal, en tanto incumplió el compromiso asumido en el proceso para cumplir sus obligaciones frente a la masa de acreedores, violando la exigencia legal del caso; y en lo que concierne a la no existencia de perjuicio patrimonial para la fallida, más allá de no hallarse acreditado tal extremo, las probanzas que en su hora ofreciera el recurrente (v. fs.105) resultaban inconducentes a esos fines.-

················No obsta a tal conclusión el alegado desconocimiento del incidentista respecto de la promoción de la quiebra y/o concurso preventivo.- En efecto, se presume juris et de jure el anoticiamiento del inicio del proceso colectivo a partir del día siguiente a la última publicación de edictos, de suerte que la legislación concursal ha establecido que cualquier plazo consecuente se encadena inexorablemente a partir de esa fecha (conf.: J.A.1998-I-121; L.L.1998, B, 735-97029).- De ese modo carecen de gravitancia las circunstancias fácticas que menciona el apelante, restando sustento a los agravios relativos al desconocimiento de la situación de la fallida por el recurrente y por el Club Banfield (esta Sala, mi voto en cs.46.059 R.S.236/01).-

················En suma, habiéndose procedido a la transferencia del jugador José Luis Sanchez, vigente su contrato con la concursada - hoy fallida -, sin la conformidad de la Sindicatura ni de los representantes de los acreedores y sin la autorización judicial que el acto requería, en infracción a a la prohibición del artículo 16, 5º párrafo de la ley 24.522, y en violación a los términos del acuerdo otrora celebrado (art.45, 5º párrafo de la ley citada), corresponde que el mismo se declare nulo, tal como se decidiera en la instancia de grado, decisión que propicio se confirme (arts.1042, 1051, 1052 y ccdtes. del Código Civil).-

················Ahora bien, teniendo en cuenta el interés perjudicado a raíz del acto jurídico nulificado; es decir, la masa de acreedores de este proceso, entiendo que la misma afecta un interés privado y por tanto es de carácter relativo, siendo esa la calificación que le corresponde (art.1048 del Código Civil; conf.: S.C.J.B.A., Ac.48971, D.J.B.A., 145, 25).-

················A esta altura cabe referirse a las quejas deducidas en torno a la decisión que decreta el cese de la autorización provisoria concedida y el reintegro del jugador José Luis Sanchez al plantel de la fallida.-

················Al respecto, habiendo propiciado que se decrete la nulidad del contrato de transferencia del jugador, siendo su consecuencia el reintegro de éste al plantel de la fallida, se torna abstracto abordar las quejas en torno al cese de la autorización provisoria, cuyo efecto resulta ser también el reintegro al plantel.-

················Téngase en cuenta que dicha autorización provisoria tuvo en miras no afectar al apelante en su desempeño profesional y laboral, hasta que se decidiera la cuestión antes tratada.- Por otra parte, en su memoria no hace más que reeditar los agravios que expresara contra la declaración de nulidad, limitándose a brindar una opinión acerca de la apreciación de la Sentenciante respecto a la propuesta del Club Banfield en torno a la adquisición, debiendo ser tal pretensión de la quejosa autosuficiente y demostrativa de los desaciertos del Magistrado, pues su memorial no constituye la crítica concreta y razonada que exigen los artículos 260, 261 y 266 del ordenamiento adjetivo.-
················IV.- Por todo lo expuesto - y de compartirse tal criterio -, considero que corresponde confirmar la sentencia en cuanto declara nulo de nulidad relativa el contrato de transferencia del jugador José Luis Sanchez disponiendo su reintegro al plantel de la fallida, y en virtud de ello, declarar abstracto el tratamiento de las quejas en torno a la decisión del cese de la autorización provisoria conferida al nombrado, para su desempeño en el Club Banfield.- Costas de la Alzada al apelante vencida (art.68 del Código Procesal), difiriéndose la regulación de honorarios para su oportunidad (art.31 del decreto ley 8904/77).-
················Voto en consecuencia por la AFIRMATIVA.-

················A la misma cuestión los Señores Jueces doctores Ludueña y Castellanos, por iguales fundamentos, votaron también por la AFIRMATIVA.-


A LA SEGUNDA CUESTION: El señor Juez doctor Russo, dijo:

················Conforme se ha votado la cuestión anterior, corresponde confirmar la sentencia en cuanto declara nulo de nulidad relativa el contrato de transferencia del jugador José Luis Sanchez disponiendo su reintegro al plantel de la fallida, y en virtud de ello, declarar abstracto el tratamiento de las quejas en torno a la decisión del cese de la autorización provisoria conferida al nombrado, para su desempeño en el Club Banfield.- Costas de la Alzada al apelante vencida (art.68 del Código Procesal), difiriéndose la regulación de honorarios para su oportunidad (art.31 del decreto ley 8904/77).-

················ASI LO VOTO.-

················Los Señores Jueces doctores Ludueña y Castellanos, por los mismos fundamentos, votaron en análogo sentido.-


················Con lo que terminó el Acuerdo, dictándose la siguiente:

················S E N T E N C I A

················Morón, 5 de Agosto de 2004.-

················AUTOS Y VISTOS: De conformidad al resultado que arroja la votación que instruye el Acuerdo que antecede, por unanimidad se confirma la sentencia en cuanto declara nulo de nulidad relativa el contrato de transferencia del jugador José Luis Sanchez disponiendo su reintegro al plantel de la fallida, y en virtud de ello, declarar abstracto el tratamiento de las quejas en torno a la decisión del cese de la autorización provisoria conferida al nombrado, para su desempeño en el Club Banfield.- Costas de la Alzada al apelante vencida (art.68 del Código Procesal), difiriéndose la regulación de honorarios para su oportunidad (art.31 del decreto ley 8904/77).-


Fdo.: Dr. José Eduardo Russo, Dra. Liliana Graciela Ludueña, Dr. Juan Manuel Castellanos. Ante mi: Esteban Santiago Lirussi.-


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje