Página principal

Clasificación de la materia


Descargar 139.9 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño139.9 Kb.
LA MATERIA
MATERIA:

Es cualquier cosa que ocupa espacio y tiene masa.


MASA:

Propiedad que refleja la cantidad de materia en un cuerpo.



CLASIFICACIÓN DE LA MATERIA

MATERIA




MEZCLAS la separación por métodos físicos SUSTANCIAS



conduce a PURAS




HOMOGÉNEAS



HETEROGÉNEAS

COMPUESTOS la separación por ELEMENTOS

métodos químicos

conduce a los
MEZCLA

Es una combinación de dos o más sustancias puras, en la que cada una conserva sus propiedades. Una mezcla no tiene composición fija y puede descomponerse en sus constituyentes por medios físicos. Una mezcla puede ser homogénea o heterogénea.


Como ejemplo de mezcla se puede mencionar: el cemento, las bebidas gaseosas y la leche.
MEZCLA HOMOGÉNEA

Es aquella en la cual sus componentes se encuentran distribuidos de manera uniforme. Generalmente a las mezclas homogéneas se les denomina SOLUCIONES.


Como ejemplo puede mencionarse:


  • El aire: que es una mezcla de oxígeno, nitrógeno, vapor de agua y otros gases.

  • Agua endulzada: el azúcar se disolvió en el agua, y lo mismo sucede al disolver sal en el agua.

  • La mayonesa: que es una mezcla de sal, limón, huevos, aceite, etc., están uniformemente mezclados, formando una masa homogénea.

  • El petróleo: que es una mezcla de hidrocarburos.


MEZCLA HETEROGÉNEA

Una mezcla es heterogénea cuando sus componentes no se distribuyen uniformemente y pueden distinguirse fácilmente.

Como ejemplo puede mencionarse:


  • Agua con aceite: el aceite flota sobre ésta.

  • Azufre y limaduras de hierro.

  • Sal y arena.

  • El granito: en el que pueden identificarse cristales rosados de feldespato, cristales incoloros de cuarzo y cristales negros brillantes de mica.


SUSTANCIA

Es una forma de materia que tiene una composición constante y propiedades distintivas. Las sustancias pueden identificarse por su aspecto, olor, sabor y otras propiedades.


Como ejemplo de sustancia se pueden mencionar: el agua, amoníaco, alcohol etílico, nitrógeno.

Aún cuando los diversos tipos de sustancia tengan el mismo estado físico no son iguales.


Líquidos: El agua es diferente del alcohol.

Sólidos: El oro es diferente a la plata.

Gases: El oxígeno es distinto al bióxido de carbono.
Todas las sustancias están hechas de partículas pequeñas llamadas moléculas, y cada sustancia tiene su propio tipo de moléculas, las cuales definen las propiedades especiales que las diferencian.

ELEMENTO

Un elemento es una sustancia pura formada de una sola clase de átomos. No puede ser descompuesto o dividido por sustancias más simples por medios químicos ordinarios.

Cada elemento tiene su nombre y se representa por un símbolo. El símbolo se configura con la primera letra del nombre del elemento, escrita con mayúscula:

Carbono C Oxígeno O Nitrógeno N


O bien, por las dos primeras letras del nombre:
Litio Li Berilio Be Calcio Ca

Otras veces, toman las letras del nombre latino:


Cobre (Cuprum) Cu Sodio (Natrium) Na
O también la primera y la tercera letras, por ejemplo:
Magnesio Mg Manganeso Mn
COMPUESTO

Es una sustancia pura que está formada por dos o más elementos en proporciones fijas. Puede descomponerse en sus elementos constituyentes por métodos químicos.

Como ejemplo se puede mencionar:


  • El propano (C3H8), formado por tres partes de carbono y ocho de hidrógeno.

  • El ácido sulfúrico (H2SO4), formado por dos partes de hidrógeno, una de azufre y cuatro de oxígeno.


ESTADOS DE LA MATERIA

Es un hecho bien conocido que en la naturaleza las sustancias se presentan en tres estados físicos (fases) diferentes: sólido, líquido y gaseoso.


La temperatura y presión a la que es sometida una sustancia, determina la fase en la cual pueda presentarse. Cuando una sustancia pasa de un estado a otro, se dice que sufre un cambio de fase.

ESTADO SÓLIDO

En esta fase, los átomos de la sustancia se encuentran muy cerca unos de otros, y unidos por fuerzas eléctricas relativamente intensas. Debido a la fuerte ligación o unión entre los átomos, los sólidos poseen algunas características, como el hecho de presentar forma propia y de ofrecer cierta resistencia a las deformaciones.


En la naturaleza casi todos los sólidos se presentan en forma de cristales, es decir, los átomos que los constituyen se encuentran organizados según un modelo regular, en una estructura que se repite ordenadamente en todo el sólido y que se denomina red cristalina.
ESTADO LÍQUIDO

En este estado, los átomos de una sustancia están más alejados unos de otros, en comparación con los de una en estado sólido, y por consiguiente, las fuerzas de cohesión que existen entre ellos son más débiles.


Así, el movimiento de vibración de los átomos se hace con más libertad, permitiendo que sufran pequeñas traslaciones en el interior del líquido. A esto se debe que los líquidos pueden escurrir o fluir con notable facilidad, no ofrecen resistencia a la penetración, y toman la forma del recipiente que los contiene.
ESTADO GASEOSO

En esta fase la separación de los átomos o moléculas de una sustancia es mucho mayor en comparación a los sólidos y los líquidos, siendo prácticamente nula la fuerza de cohesión entre dichas partículas.

Por este motivo, se mueven libremente en todas direcciones, haciendo que los gases no presenten una forma definida y ocupen siempre el volumen total del recipiente donde se hallan contenidos.

PLASMA

El plasma se considera un cuarto estado de la materia, generalmente gaseoso, en el que algunos o todos los átomos o moléculas están disociados en forma de iones. Los plasmas están constituidos por una mezcla de partículas neutras, iones positivos (átomos o moléculas que han perdido uno o más electrones) y electrones negativos.

En los plasmas muy calientes, las partículas adquieren suficiente energía como para producir reacciones nucleares al colisionar entre sí.

Como ejemplos de plasma se puede mencionar las atmósferas de la mayoría de las estrellas, los gases en el interior de los tubos fluorescentes de los rótulos y anuncios, y los gases de la capa superior de la atmósfera terrestre.

Un gas se transforma en plasma cuando la energía cinética de las partículas del gas se eleva hasta igualar la energía de ionización del gas. Cuando alcanza este nivel, las colisiones de las partículas del gas provocan una rápida ionización en cascada, y el gas se transforma en plasma.
Si se aporta la suficiente energía aplicando calor, la temperatura crítica se situará entre 50,000 y 100,000 kelvin, elevándose a cientos de millones de grados, la temperatura requerida para mantener el plasma.

NOMBRE QUE RECIBEN LOS CAMBIOS DE UN ESTADO FÍSICO A OTRO




Deposición



Solidificación Condensación







Fusión Evaporación




Sublimación

TEORÍA ATÓMICA

LAS PRIMERAS TEORÍAS DE LA QUÍMICA

Una de las interrogantes más comunes que se hacían los primeros observadores de la naturaleza era: ¿de qué está hecha la materia?
Esta inquietud fue estudiada por los antiguos griegos y la conclusión racional a la que llegaron fue: Si una pieza grande de plata se divide (tomos) a la mitad, ambas mitades son plata todavía.
Luego, si estas mitades se cortan en mitades miles de veces, se obtendría finalmente las partículas de plata más pequeñas que es posible lograr. Estas partículas minúsculas no pueden cortarse (del griego a-tomos, indivisible) pues son las partículas unitarias de la plata: átomos de plata.
Durante más de 2,000 años después de esta conclusión, la influencia de los átomos en el pensamiento humano fue casi nula. Sin embargo, no fue sino hasta las postrimerías del siglo XVII, cuando el nacimiento de la química enfocó su atención sobre la investigación de las cosas materiales.
En realidad fue el inglés John Dalton en 1,803, quien inició el desarrollo de la química moderna al enunciar su famosa teoría atómica de la materia, fundamentada en las ideas de elementos y compuestos. Sus ideas en resumen consideraban que:


  • Los elementos están formados por partículas extremadamente pequeñas llamadas átomos.



  • Todos los átomos de un mismo elemento son idénticos, tienen igual tamaño, masa y propiedades químicas.




  • Los átomos de un elemento son diferentes de los átomos de todos los demás elementos.




  • Los compuestos están formados por átomos de más de un elemento.




  • En cualquier compuesto, la relación del número de átomos entre dos de los elementos presentes siempre es un número entero.




  • Una reacción química incluye sólo la separación, combinación o reordenamiento de los átomos; nunca se crean o destruyen.


EL ÁTOMO

Dalton imaginó al átomo como una partícula extremadamente pequeña e indivisible; sin embargo, investigaciones posteriores demostraron que los átomos poseen una estructura interna, es decir están formados por partículas aún más pequeñas, llamadas partículas subatómicas, entre ellas: el neutrón, electrón y protón.
EL ELECTRÓN:

El electrón se define como la partícula subatómica con carga eléctrica negativa que gira alrededor del núcleo del átomo, distribuidos en niveles de energía. Su descubrimiento se atribuye al físico inglés Joseph John Thomson (1856 – 1940).


EL PROTÓN:

Su descubrimiento se atribuye al físico neozelandés Ernest Rutherford (1871 – 1937). Se define como la partícula subatómica con carga eléctrica positiva localizada en el núcleo del átomo. La masa del protón es aproximadamente 1,836 veces la masa del electrón.


EL NEUTRÓN:

Partícula subatómica con carga neutra, localizada en el núcleo del átomo. Se atribuye su descubrimiento al físico británico James Chadwick (1891 – 1972).



PARTÍCULAS SUBATÓMICAS




Partícula


Masa (gramos)

Carga

neutrón

1.674954x10 -24

0

electrón

9.109535x10 -28

1-

protón

1.672649x10 -24

1+

La clave para el estudio de la estructura del átomo está en su naturaleza eléctrica. Un átomo es eléctricamente neutro, y en su estructura intervienen cargas eléctricas positivas y cargas eléctricas negativas. La carga positiva está localizada y concentrada en el núcleo del átomo, y la carga negativa se encuentra distribuida en la vecindad de este núcleo.


Para explicar la estructura del átomo, muchos científicos expusieron diversas teorías, desarrollándose las ideas hasta los conceptos actuales:


  • JOSEPH JOHN THOMSON:

Este cienfífico propuso un modelo en el cual la carga positiva se parecía a un “budín” que contenía las cargas negativas uniformemente distribuidas, como lo están las pasas en un bizcocho.


  • PERRIN:

Tomando la idea propuesta por Thomson, modificó el modelo atómico de este, sugiriendo que las cargas negativas son externas al “budín” positivo.

  • ERNEST RUTHERFORD:

Propuso un modelo atómico en el cual el núcleo es el responsable de la masa del átomo y de la carga positiva que reside en este.

En relación a los electrones propuso que estos se ubican alrededor del núcleo a manera de “satélites” describiendo diversas trayectorias.





  • NIELS BOHR:

Haciendo una aplicación de las ideas de Max Planck, derivadas del estudio de la distribución energética de la radiación del cuerpo negro, introdujo el concepto de cuantización energética, a fin de que las “ órbitas circulares ” fuesen estables y coincidentes con los espectros de emisión, para los cuales ya Johannes Rydberg había encontrado una expresión matemática empírica, en la que aparecía un parámetro “n ” con valores enteros y positivos.
El modelo de Bohr, solamente fue exacto para el átomo de hidrógeno.


  • SOMMERFELD:

Basado en la teoría de la relatividad de Albert Einstein, logró modificar considerablemente el modelo atómico propuesto por Bohr. En las ecuaciones de Sommefeld aparecen dos parámetros con características de números enteros:

  • El parámetro “n” ( igual al que se aplica en la teoría de Bohr)

  • Y el parámetro “ l ”

En el modelo atómico propuesto por Sommerfeld las “órbitas” son circulares y elípticas.




  • LOUIS DE BROGLIE:

Con hábil razonamiento, logró establecer el paralelismo entre la estructura de la materia y la estructura de la luz.

Logra predecir que, de la misma manera que la radiación, en ciertas condiciones, se manifiesta cuantizada y al igual que la teoría electromagnética de la luz era capaz de describir el campo eléctrico, en el caso de la materia debería existir un fenómeno ondulatorio asociado a la partícula electrón.




  • ERWIN SCHRÖEDINGER:

Considerando las matemáticas de Hamilton, las ideas de Max Planck y de Louis De Broglie, aborda el problema “ núcleo – vecindad del núcleo “ con la finalidad de obtener las posibles distribuciones “espacio – energéticas” para el átomo.

Obtiene una ecuación (ecuación diferencial parcial de segundo orden) en la que aparecen tres parámetros: n (ya tratado por Rydberg y Bohr), l (considerado en la teoría de Bohr – Sommerfeld) y m, que se relaciona con el impulso magnético del electrón.





  • WERNER HEISENBERG:

Al mismo tiempo que Schröedinger también con base en las ideas de Planck y de De Broglie, utilizando álgebra de matrices establece el principio de incertidumbre que nos explica por que no se puede describir la trayectoria exacta del electrón en una región espacio – energética y por que sólo debemos conformarnos con tener una idea bastante aproximada de la región espacio energética de manifestación probabilística electrónica (reempe), nombre actual de lo que en otra época se llamó orbital.

En el fondo, los trabajos de Schröedinger y Heisenberg coindicen, y de ellos surge la mecánica ondulatoria y la mecánica cuántica.




  • DIRAC Y JORDAN:

Estos científicos logran ampliar el conocimiento del átomo al incorporar la teoría general de la relatividad de Einstein, a la mecánica ondulatoria, y es precisamente en sus ecuaciones donde aparece el cuarto parámetro con características cuánticas, denominado “ s ” .
Actualmente, la ecuación de Dirac y Jordan es la que describe con mayor exactitud la distribución electrónica en la vecindad del núcleo aprovechando el concepto de “reempe”, que exige el concepto de “spin”, atribuido al sentido de rotación del electrón sobre su propio eje.


SÍMBOLOS ATÓMICOS

Un átomo se identifica por medio de:




  1. El número atómico ( Z ):

Este número es el número de unidades de carga positiva en el núcleo del átomo. Por conveniencia se le ha asignado al protón una carga de 1+ , Por consiguiente el número atómico es igual al número de protones en el núcleo del átomo.

Como un átomo es eléctricamente neutro, el número atómico también indica el número de electrones extranucleares.


2. El número de masa ( A ):

Este número representa el número total de protones y neutrones en el núcleo del átomo. A los protones y neutrones en conjunto se les denomina “nucleones”.


El número de neutrones (n) se puede calcular por sustracción:

n = A - Z

Un átomo de cualquier elemento se designa por el símbolo químico del elemento con el número atómico colocado en la parte inferior izquierda y el número de masa en la parte superior izquierda. La parte superior derecha se utiliza para indicar la carga del átomo (es decir si el átomo ha ganado o perdido electrones) y la parte inferior derecha para indicar el número de átomos en la molécula o fórmula (atomicidad).



Símbolo



Ejemplo:

Describir la composición para los siguientes átomos:

1. Pt

2. Al

3. Cd

4. Br


Solución:

  • Para el átomo Pt , el número atómico (Z) es 78, lo que equivale a 78 protones, y como el átomo es eléctricamente neutro (es decir el número de cargas positivas es igual al número de cargas negativas) también contiene 78 electrones.
El número de neutrones se obtiene por diferencia:
n = A - Z de donde n = 195 – 78 = 117 neutrones




  • De forma similiar se establece la composición para Al:

Número atómico (Z) = 13, lo que equivale a 13 protones y 13 electrones.

Número de neutrones (n) : n = 27 – 13 = 14




  • Para el átomo Cd, el número atómico (Z) es 48, lo que implica 48 protones, sin embargo este átomo tiene una carga 2+, esta carga positiva indica que el átomo ha perdido 2 cargas negativas (2 electrones que hacen eléctricamente neutro al átomo), por lo tanto el número de electrones será 46 (Z – 2). El número de neutrones es: n = 112 – 48 = 64




  • En el átomo Br, Z = 35, lo que conduce a 35 protones, ahora este átomo presenta una carga negativa (tiene 1 electrón más), por consiguiente el número de electrones será 36 ( Z + 1).

El número de neutrones es : n = 80 – 35 = 45
La información de los ejemplos anteriores se resume en la siguiente tabla.


Símbolo

A

Z

Protones

Electrones

Neutrones

Pt

195

78

78

78

117

Al

27

13

13

13

14

Cd

112

48

48

46

64

Br

80

35

35

36

45

OBSERVACIONES IMPORTANTES



  • El número atómico (Z) de cualquier elemento es constante, y será el que aparezca en la tabla periódica para el elemento en estudio.





  • Cuando no se da información respecto al número de masa (A) para un elemento, se considera como número de masa el “peso atómico” que aparezca en la tabla periódica para el elemento en cuestión.


ISÓTOPOS

Son átomos que tienen el mismo número atómico (Z) pero diferentes números de masa (A).
Como ejemplo se puede considerar los dos isótopos del vanadio: V y V

Las composiciones atómicas de estos isótopos son:


V 23 protones 23 electrones 27 neutrones

V 23 protones 23 electrones 28 neutrones
Nótese que ambos átomos tienen 23 protones y 23 electrones, pero difieren en el número de neutrones en el núcleo, lo cual significa que tienen masas atómicas distintas.
PESO ATÓMICO

El “peso atómico” de un elemento es el promedio ponderado de los “pesos” de sus isótopos naturales. Este “peso promedio” se encuentra multiplicando la masa atómica de cada isótopo por su abundancia fraccionaria (equivalente al porcentaje de abundancia del isótopo en la naturaleza) y adicionando los valores obtenidos.


Ejemplo:

Los isótopos naturales del boro tienen masas de 10.0129 y 11.0093 uma, con abundancias porcentuales de 19.7% y 80.3%, respectivamente. Calcular el peso atómico del boro en base a estos datos.


SOLUCIÓN:

Peso atómico = (10.0129)(19.7%) + (11.0093)(80.3%) = 10.8130 uma

100
Ejemplo:

El elemento renio tiene dos isótopos: Re, el cual tiene una masa atómica de 184.953 uma, y Re, con masa atómica de 186.956 uma. El peso atómico del renio es 186.207. ¿Cuál es el porcentaje de abundancia de cada uno de los isótopos?


SOLUCIÓN

Para facilitar la escritura de las expresiones algebraicas, suponer que:


A = isótopo Re y B = isótopo Re
La expresión para encontrar el peso atómico es: (ecuación 1)
Peso atómico = (masa isótopo A)(% A) + (masa isótopo B)(% B)

100
La suma de los porcentajes de abundancia de los isótopos debe ser 100%, así podemos plantear:


(% A) + (% B) = 100

despejando uno de los porcentajes: (% B) = 100 - (% A)


al sustituir la expresión anterior en la ecuación 1, se encuentra:
peso atómico = (masa isótopo A)(% A) + (masa isótopo B)(100 - (% A) )

100
Sustituyendo la información conocida se encuentra:


186.207 = (184.953)(% A) + (186.956 )( 100 - (% A) )

100
Resolviendo la ecuación para %A se obtiene: %A = 37.39

El %B se obtiene de la relación: %B = 100 - %A

%B = 100 – 37.39 = 62.61


RESPUESTA: Los porcentajes de abundancia son 37.39% para el isótopo Re, y 62.61% para el isótopo Re.
ESPECTROS ATÓMICOS
Cuando un rayo de luz atraviesa un prisma, el rayo se desvía o se refracta; la refracción depende de la longitud de onda. Una señal con una longitud de onda corta se desvía más que una con longitud de onda larga. Debido a que la luz blanca ordinaria está formada por ondas con todas las longitudes de onda en el espectro visible, un rayo de luz blanca se esparce en una banda ancha llamada espectro continuo. El espectro es un arcoiris de colores sin espacios vacíos. Las ondas de radio, las infrarrojas y los rayos X son tipos de radiación electromagnética.

RADIACIÓN ELECTROMAGNÉTICA

La energía radiante puede considerarse como campos eléctricos y magnéticos que oscilan perpendicularmente a la dirección de desplazamiento. La luz visible es uno de los diversos tipos de energía radiante. Todas las energías radiantes se desplazan a la velocidad de la luz ( c = 3.00 x 108 m/s) pero difieren en frecuencia y longitud de onda.



PROPIEDADES DE LAS ONDAS

Actualmente una onda se considera como una perturbación vibracional por medio de la cual se transmite la energía. La velocidad de la onda depende del tipo de onda y de la naturaleza del medio a través del cual viaja.


Frecuencia ( , nu ): La frecuencia se define como el número de ciclos de una onda que pasan por un cierto punto en una unidad de tiempo. Por lo general se usa el segundo como intervalo de tiempo, y la unidad de frecuencia se expresa en ciclos por segundo o s-1 , sobre entendiéndose los ciclos. En el sistema internacional de unidades (SI), la unidad de frecuencia es el hertz ( Hz ); 1 Hz = 1 ciclo / segundo, abreviado normalmente como: 1s-1.
Longitud de onda ( , lambda ): La longitud de onda es la distancia entre dos puntos idénticos de dos ciclos repetitivos adyacentes de la onda, y se expresa en unidad de longitud ( metros, centímetros, nanómetros, etc.)
Amplitud ( a ): La amplitud es la distancia vertical de la línea media de la onda a la cresta o valle.

La frecuencia y longitud de onda se relacionan por la expresión:


 =

La energía de la luz se absorbe, emite o convierte en otras formas de energía en unidades individuales, o cuantos. La unidad en sí, considerada a menudo como la partícula de la luz, se llama fotón. La energía de un fotón es proporcional a la frecuencia:

Efotón = h
Donde: h es la constante de proporcionalidad universal, llamada constante de Planck, e igual a 6.626x10 -34 Joule.segundo ( J.s ).
Según la física moderna, la materia no sólo tiene naturaleza corpuscular, sino que todas las partículas elementales, tienen carácter ondulatorio. La longitud de onda correspondiente a una partícula determinada depende de su naturaleza y de la velocidad de la partícula.
Al ser calentados los átomos, los electrones absorben energía y pasan a niveles exteriores (estados energéticos superiores). Cuando un electrón vuelve a un nivel inferior, emite una cantidad definida de energía. La diferencia de energía entre el estado de energía superior y el estado de energía inferior es emitida en la forma de cuanto de luz. El cuanto de luz tiene una frecuencia y longitud de onda características y puede encontrarse por la relación siguiente:
= RH( - )
Donde: ni y no representan los niveles interno y externo de energía respectivamente.

RH es una constante conocida como constante de Rydberg y tiene un valor de 1.09678 x 107 m -1.


En 1924, Louis De Broglie formuló la hipótesis de que los electrones se comportan como ondas. Dos años más tarde el científico austríaco Erwin Schröedinger utilizó la idea de De Broglie planteando una ecuación llamada ecuación de onda, que relaciona la onda de un electrón con su estado energético y con su posición. Esta ecuación es la base científica de la mecánica ondulatoria. La ecuación está construida alrededor de cuatro constantes análogas a los cuatro números cuánticos de la teoría de Bohr. La resolución de la ecuación de Schröedinger (la cual debe resolverse mediante los métodos de las ecuaciones diferenciales parciales) proporciona valores numéricos para la energía de los electrones y predice la ubicación más probable del electrón alrededor del núcleo.
Según la descripción mecánico – ondulatoria del átomo, los electrones están localizados en niveles de energía alrededor del núcleo y sus energías están cuantizadas. Cada nivel principal de energía consiste en uno o más subniveles o subcapas; estas subcapas a su vez comprenden uno o más orbitales. Los orbitales se definen como regiones tridimensionales alrededor del núcleo donde existe una mayor probabilidad de localizar un electrón particular.
No es posible especificar una trayectoria definida para un electrón; sólo se puede hablar de la probabilidad de la presencia del electrón en cierta región del espacio alrededor del núcleo.


PRINCIPIO DE INCERTIDUMBRE DE HEISENBERG ( Werner Heinsenberg, 1926):

Este principio establece que es imposible determinar simultáneamente, la posición exacta y el momento exacto de un cuerpo tan pequeño como el electrón. Cuanto más precisamente se trate de determinar uno de estos valores, más inseguro se estará del otro.

Los objetos son vistos observando la interferencia con los rayos de luz usados para iluminarlos. Se necesitaría una radiación con una longitud de onda extremadamente corta para localizar un objeto tan pequeño como el electrón. La radiación que posee una longitud de onda corta tiene una frecuencia alta y es muy energética. Cuando choca con el electrón, el impacto hace que la dirección del movimiento y la velocidad del electrón cambien. Los intentos para localizar el electrón cambian el momento del electrón drásticamente.

Los fotones, que tienen longitudes de onda más largas y son menos energéticos, poseerán un efecto menor sobre el momento del electrón. Debido a que los fotones tienen longitudes de onda más largas, no indicarán la posición del electrón con tanta precisión. Parece, por lo tanto, que no es posible una descripción exacta de la trayectoria de un electrón en una órbita de Bohr.



NÚMEROS CUÁNTICOS

El modelo mecánico-ondulatorio describe cada electrón en términos de cuatro números cuánticos. Estos números permiten calcular la energía del electrón y predecir el área alrededor del núcleo donde se puede encontrar el electrón. Estos números son:


1. Número cuántico principal (n): Este número cuántico relaciona la magnitud del volumen ocupado por la región espacio-energética de manifestación probabilística electrónica (reempe), donde se localiza el electrón diferencial. Determina casi exclusivamente la energía del orbital en sistemas de un solo electrón, y aún es el determinante principal de la energía en sistemas polielectrónicos.
Puede tener cualquier valor entero positivo; para los elementos conocidos en la actualidad, los valores van de n=1 a n=7. La capa n=1 es la más cercana al núcleo y tiene la menor energía. Los electrones que tienen un valor dado de n se dice que están en la misma capa. Las capas se designan por letras mayúsculas, sin embargo se prefiere el uso de números enteros para designarlas, sus correspondientes valores se presentan en la siguiente tabla:



n

1

2

3

4

5

6

7

Designación

K

L

M

N

O

P

Q

2. Número cuántico de momento angular ( l ): Anteriormente denominado auxiliar, adicional, secundario (por mala traducción), subsidiario o azimutal (según los conceptos de Sommerfeld). Este número determina el subnivel o subcapa dentro del nivel principal de energía. Indica la forma de la nube electrónica (reempe) u orbital, alrededor del núcleo.

Puede tomar cualquier valor entero desde 0 hasta n – 1 . Sus valores pueden calcularse por una relación sencilla: l = n - 1 pudiéndose obtener valores como 0 , 1 , 2 , 3 , . . . , n – 1 .

Por razones históricas, los orbitales con un valor dado de l se designan mediante una letra minúscula característica.





l

0

1

2

3

4

Designación

s

p

d

f

g

Los orbitales atómicos se encuentran en el espacio alrededor del núcleo en un orden definido que corresponde a un conjunto de niveles de energía discretos. Estos orbitales difieren en tamaño y en forma así como en energía. Los orbitales atómicos se designan 1s, 2s, 2p, 3s, 3p, 3d, etc. Aquellos con la designación menor están más cerca del núcleo y son inferiores en energía.


3. Número cuántico magnético ( ml ) : Representa la orientación angular de los orbitales en el espacio. Cada subnivel consta de uno o más orbitales electrónicos, y el número cuántico magnético describe el número de orbitales de determinada clase en cada nivel principal de energía.

Puede tomar cualquier valor entero desde - l hasta + l , incluyendo cero. Esta regla da el número correcto de orbitales: 2 l + 1 .


4. Número cuántico por spin ( m) : Se relaciona con la posibilidad de que una reempe ya previamente ocupada por un electrón, acepte o no al electrón diferencial. Este parámetro describe la orientación de giro del electrón y sólo puede adquirir dos valores: el que permite la aceptación del electrón diferencial y el que no la permite.
Se acostumbra anotar estos valores como + ½ ó - ½ . Las dos orientaciones generalmente se designan por flechas  las cuales representan el giro del electrón, en dirección de las manecillas del reloj y en dirección contraria.
PRINCIPIO DE EXCLUSIÓN DE PAULI (en honor a Linus W. Pauling):
Establece que: “no puede haber dos electrones de un mismo átomo con sus cuatro números cuánticos idénticos”. Dos electrones podrán tener los primeros tres números cuánticos idénticos, sin embargo tendrán diferente el cuarto número cuántico (el número cuántico de spin) ya que no pueden girar en la misma dirección.
Con base en este principio, el número máximo de electrones en cualquier nivel está representado por la expresión: 2n. Así, 2 electrones están permitidos en el primer nivel, 8 en el segundo y 18 en el tercero.
En resumen: el número de subniveles es igual a n ; el número de orbitales igual a n; el tipo de subnivel (l ) se establece por la relación: l = n - 1 , y de acuerdo al valor calculado podrá recibir las designaciones s, p, d, f,... correspondientes.
El número de orbitales por subnivel se calcula así: # orbitales por subnivel = 2 l + 1 ; el número máximo de electrones por subnivel: 2(2 l + 1) ; el número máximo de electrones por nivel principal se encuentra por: 2n. En la siguiente tabla se presenta las subdivisiones de los niveles principales de energía:


Nivel energético principal ( n )

1

2

3

4

Número de subniveles ( n )

1

2

3

4

Número de orbitales (n)

1

4

9

16

Tipo de subnivel (l = n – 1)

s

s p

s p d

s p d f

# de orbitales por subnivel (2 l + 1)

1

1 3

1 3 5

1 3 5 7

# máximo de e- por subnivel 2(2 l + 1)

2

2 6

2 6 10

2 6 10 14

# máximo de e- por nivel principal (2n)

2

8

18

32

La forma más sencilla para recordar la información de esta tabla consiste en relacionarla lo más posible con el nivel energético principal, que se designa con la letra n.




  • Para el nivel principal de energía más cercano al núcleo, esto es, el primer nivel principal, n = 1, existe 1 subnivel de energía, el subnivel 1s.




  • Para el siguiente nivel principal de energía, n=2, hay dos subniveles de energía, los subniveles 2s y 2p. Si el segundo nivel principal está ocupado con su máximo de electrones, habrá dos electrones en el subnivel 2s y seis en el 2p.




  • Continuando hacia fuera del núcleo, el siguiente nivel es el tercer nivel principal, n = 3, que puede tener 3 subniveles, el 3s, el 3p y el 3d. Si el tercer nivel principal está completo a su máxima capacidad, habrá dieciocho electrones: dos en el subnivel 3s, seis en el 3p y diez en el 3d.



  • Para el cuarto nivel principal, n = 4, hay cuatro subniveles de energía, el 4s, el 4p, el 4d y el 4f. El cuarto nivel principal puede contener un máximo de 32 electrones; dos en el subnivel 4s, seis en el 4p, diez en el 4d y catorce en el 4f.


PRINCIPIO DE MÍNIMA ENERGÍA:

La distribución de los electrones en los orbitales atómicos está regulada por el principio de mínima energía: “cuando un átomo se encuentra en el llamado estado normal o estado fundamental, esto es, en forma de átomo simple neutral y en ausencia de excitaciones , los electrones ocupan los orbitales más estables, es decir aquellos que tienen menos energía”.


Los electrones de una misma subcapa (s, p, d,...) se encuentran en el mismo estado energético; entre una misma capa (K, L, M, . . .) la energía de cada una de las subcapas aumenta en el orden s  p  d f . . .
Para las primeras capas, la energía de los electrones aumenta en el orden K < L < M. Pero a partir de la cuarta capa, las diversas subcapas tienen energías que se diferencian poco, por lo tanto se presenta la superposición, esto es, las subcapas se suceden en el siguiente orden de energía creciente:
1s, 2s, 2p, 3s, 3p, 4s, 3d, 4p, 5s, 4d, 5p, 6s, 4f, 5d, 6p, 7s, 5f . . .
REGLA DE HUND: (o principio de multiplicidad máxima)

Esta regla (que ha sido confirmada por mediciones magnéticas) establece que: “en un determinado subnivel de energía, cada orbital es ocupado por un electrón antes de que cualquier orbital tenga dos (es decir quede apareado), y los electrones solitarios en cada orbital tienen spines paralelos”. El término spin paralelo significa que todos los electrones no apareados tienen un spin en la misma dirección: todos los valores de ms de estos electrones tienen el mismo signo.

De acuerdo a este principio los electrones que ocupan orbitales de igual energía (orbitales degenerados) se encontrarán en el mayor número posible de éstos. Así por ejemplo: el átomo de nitrógeno que contiene 7 electrones (Z = 7) tiene la siguiente estructura:
 

1s2 2s2 2p3

El nitrógeno tiene 3 electrones no apareados que ocupan los orbitales 2p.
SUSTANCIAS PARAMAGNÉTICAS:

Las sustancias paramagnéticas son aquellas que contienen electrones no apareados. Estas sustancias son atraídas hacia campos magnéticos.

Dos efectos contribuyen al paramagnetismo de un átomo: El spin de los electrones no apareados y el movimiento orbital de estos electrones. El efecto del spin del electrón es el más grande de los dos y en muchos casos, el efecto por el movimiento orbital es despreciable.
SUSTANCIAS DIAMAGNÉTICAS:

Los materiales que tienen todos sus electrones apareados son diamagnéticos. Estos materiales son débilmente repelidos por un campo magnético.

Es de notar, que un átomo está, por lo tanto, constituido por un núcleo positivo, alrededor del cual se encuentran los electrones, que giran en órbitas de varias formas y dimensiones, tanto más lejanas del núcleo cuanto mayor es el número atómico.

Los electrones de las órbitas más internas son obviamente aquellos que están ligados más fuertemente al núcleo; pero a medida que aumenta su distancia del núcleo, su ligazón es siempre menos fuerte, sea por efecto de la mayor distancia, o por el efecto de “pantalla”, es decir, por la acción de pantalla ejercida por los electrones intermedios.

Siendo los más débilmente ligados al núcleo, los electrones más externos son los que pueden ser arrancados con más facilidad por acción de fenómenos que implican cambios energéticos limitados.

Debido a que en las reacciones químicas las energías en juego tienen valores relativamente bajos, son los electrones más externos (“electrones de valencia”) los que determinan las propiedades químicas de los átomos. Por lo tanto, los átomos con la misma estructura electrónica externa tienen generalmente propiedades químicas muy similares, independientemente de sus dimensiones y de su número atómico.



LA LEY PERIÓDICA:

Esta ley propone que: “las propiedades físicas y químicas de los elementos son funciones periódicas de sus números atómicos”.

Así, si ordenamos los diferentes átomos según el valor creciente del número atómico y si se considera en cada uno la estructura electrónica, se notará una repetición periódica de la estructura electrónica externa y también de las propiedades químicas y físicas del elemento. Esta periodicidad de la estructura electrónica de los átomos constituye el criterio sobre el cual está basada la clasificación periódica de los elementos.

CONFIGURACIÓN ELECTRÓNICA DE LOS ÁTOMOS

En resumen, los electrones están distribuidos en varios niveles de energía de acuerdo a las reglas siguientes:

1. Los electrones se asignan a los orbitales atómicos en orden creciente de energía, principiando por el menor nivel de energía posible, o sea, el orbital 1s (principio de Aufbau; que en idioma alemán significa construcción).

2. Un orbital no puede acomodar más de dos electrones, y un par de electrones en el mismo orbital deben tener spines opuestos (principio de exclusión de Pauli).

3. Un orbital puede ser ocupado por un par de electrones sólo después que otros orbitales de igual energía (orbitales degenerados) han sido ocupados, al menos por un electrón. Esto lo establece la regla de Hund.

Esta regla también requiere que los electrones únicos en orbitales degenerados tengan spines paralelos.



OCUPACIÓN DE LOS SUBNIVELES DE ENERGÍA Y RELACIÓN CON LA TABLA PERIÓDICA

El orden de ocupación de los electrones al formar estructuras atómicas está relacionado con la tabla periódica de la siguiente manera:

1. Con el primer elemento de cada período, que es un miembro del grupo IA, se inicia la ocupación de un nuevo nivel principal con la adición de un electrón a un subnivel s . La ocupación de un subnivel s con dos electrones se completa en un miembro del grupo IIA.

2. Con el tercer elemento de los períodos 2 y 3, que son miembros del grupo III A, se inicia la ocupación de un subnivel p con la adición de un electrón después de que se ha completado el subnivel s. Aunque en los otros períodos, el tercer elemento no corresponde al grupo IIIA, siempre hay un elemento IIIA asociado con dos electrones en el subnivel s más externo y uno con el subnivel p más externo. Los elementos en los grupos IVA, VA, VIA, Y VIIA implican la adición sucesiva de electrones al subnivel p externo, hasta que éste se completa con seis electrones con un miembro del grupo VIIIA.



3. Cada período contiene el número de elementos correspondiente a la ocupación de ciertos tipos de subniveles:

  • El período 1 tiene un solo subnivel s y contiene 2 elementos. Los períodos 2 y 3 pueden llenar subniveles s y p y contienen 8 elementos cada uno.

  • Los períodos 4 y 5 llenan subniveles s, p y d, y contienen 18 elementos cada uno.

  • El período 6 tiene subniveles s, p, d y f y contiene 32 elementos.

  • El período 7 contiene los demás elementos conocidos.

  • Es de esperarse que si se llegan a descubrir o sintetizar suficientes elementos, el período 7 también contendrá 32 elementos.

4. La mayor parte de los elementos de familias B en los períodos del 4 al 7 implican la ocupación de un subnivel interno después que el subnivel s externo contenga electrones. En los 28 elementos de la parte de debajo de la tabla periódica, los electrones se adicionan a un subnivel f interno. En los otros elementos de familias B, los electrones ocupan un subnivel d interno.

5. Cada período excepto el primero, termina con la ocupación completa de un subnivel p en un átomo de un gas noble. La configuración electrónica que caracteriza al helio en el período 1 es 1s2 . Todos los gases nobles que terminan los períodos del 2 al 6 tienen una configuración electrónica del nivel externo de s2p6.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje