Página principal

¿Choque de civilizaciones o choque de intereses?


Descargar 26.59 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño26.59 Kb.
¿CHOQUE DE CIVILIZACIONES O CHOQUE DE INTERESES?1

Waleed Saleh


A comienzos de los años noventa del siglo pasado y una vez enterrada la guerra fría, algunos autores, fundamentalmente occidentales, afirmaban que las civilizaciones serían los verdaderos contendientes de futuros conflictos. Esta profecía fue contestada por muchos, sin embargo algunos políticos se empeñan en que se cumpla.

Nadie duda que ahora estamos en un momento crucial de la historia. Estamos viviendo un enfrentamiento sangriento, cuyas causas directas son los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washinton. Pero los motivos reales se encuentran mucho antes.

La política occidental en Oriente Medio ha sido desde hace décadas un desbarajuste total. Ha premiado los intereses económicos y estratégicos por encima de cualquier otro principio. Los regímenes dictatoriales se han instalado en la mayoría de los países de la región con el beneplácito de las potencias occidentales. Estos regímenes vienen malgastando los recursos económicos de sus pueblos en su beneficio propio y en beneficio de sus allegados, construyendo palacios de ensueño y viviendo en un lujo incomparable, mientras la mayoría de los ciudadanos están sumidos en la miseria más absoluta.

Los países productores de petróleo apenas se han beneficiado de este bien tan apreciado. Es más esta materia ha sido una desgracia para la mayoría de los países árabes e islámicos productores, porque todo el mundo ha puesto sus ojos sobre esta región, procurando sacar provecho de ella. Todos sabemos que el petróleo es el motor de la vida moderna y hay que conseguirlo a cualquier precio.

La compra desproporcionada y exagerada de armas ha sido otro motivo de desestabilización y empobrecimiento de la población durante las últimas décadas. Este negocio multimillonario tiene los ojos puestos en la región de Oriente Medio. En la década de los ochenta y parte de los noventa más del 40% del comercio de armas de todo el mundo se ha dirigido a esta zona. Una tercera parte ha sido absorbida por Arabia Saudí. Más de un gobierno árabe fue obligado a comprar tanques, aviones de combate y otro tipo de productos armamentísticos, especialmente por EEUU. Un país como Arabia Saudí, con una población que apenas supera los 10 millones de habitantes y con unos ingresos enormes ha contraído unas grandes deudas. La guerra entre Irán e Irak que duró de 1980 a 1988 salvó miles de puestos de trabajos en las fábricas de armas que estaban amenazadas por el cierre. En cambio destrozaron la infraestructura de los dos países que tenían la posibilidad de conseguir un avance tecnológico e industrial considerable. Además no es ninguna casualidad que la mayor feria armamentística anual se celebre en Emiratos Árabes Unidos.

El doble rasero de Occidente en relación con los asuntos políticos del mundo árabe y musulmán vienen siendo una evidencia para cualquier observador. El apoyo que recibe Israel de EEUU y la Unión Europea rebasa cualquier cálculo a pesar de que este estado transgrede una y otra vez los derechos de los palestinos e incumple repetidas veces las resoluciones de la ONU. Las autoridades de este país vienen apoyando prácticas criminales como la expropiación de tierras de palestinos; matanzas de civiles y la construcción de más asentamientos en territorio palestino. Este fenómeno de doble medida se ha practicado con un país como Turquía. Es un miembro de la OTAN, pero su gobierno se conoce desde hace mucho tiempo por su sistema represivo, especialmente con las minorías y de forma particular con los kurdos. Esta práctica se consiente en cambio la actitud del gobierno iraquí en relación con los kurdos se denuncia frecuentemente aunque los dos gobiernos no se diferencian mucho en este aspecto.

La ignorancia y el analfabetismo es el patrimonio común de la mayoría de los países árabes e islámicos. Las tasas de este fenómeno se elevan en algunos países hasta el 50% de la población. Además algunos países han conocido cierto retroceso en este aspecto. Un país como Iraq en los años setenta celebró el fin del analfabetismo, porque había hecho durante una década una campaña amplia para combatirlo. Hoy día alrededor del 30% de la población iraquí es analfabeta, debido a las condiciones que está viviendo el pueblo a raíz de la guerra y el embargo que pesa sobre él desde hace más de diez años. La mayoría de los que sufren este problema son niños en la edad de escolarización y que no acuden a la escuela porque tienen que trabajar y ayudar a sus familias. Otro país como Egipto que ha sido considerado siempre el más culto, la tasa de analfabetismo alcanza el 50% de la población. Mientras en Israel, país vecino del primero la cifra no supera el 5% que seguramente son de la población árabe.

Esta realidad afecta negativamente en la formación de las personas, su nivel de conocimiento y preparación y por consiguiente a su papel como miembro en una sociedad que espera que todas las personas participen en su desarrollo y bienestar.

El mundo árabe particularmente está conociendo también un retroceso en muchos aspectos especialmente en el ámbito cultural. En un país como Egipto (el país árabe más importante) que tiene 65 millones de habitantes, se publicaron el año pasado solamente 400 libros. En cambio en Israel, de 7 millones de habitantes, se publicaron el mismo año 3000 libros.

La pobreza, extrema en ocasiones, es otro gran problema de estas sociedades que muchas de ellas, como señalamos más arriba, no son pobres sino empobrecidas. La renta per cápita de la mayoría de los países árabes no supera apenas los 1000$ anuales. En cambio en Israel se aproxima a los 13000$.

Todas estas circunstancias anteriormente analizadas empuja a las sociedades árabes e islámicas a una situación desesperada y dolorosa que no todo el mundo sabe afrontar correctamente. Para huir de esta desesperación, pobreza y marginación, algunas personas y grupos recurren a la religión, creyendo que es la única salvación del ser humano. El resurgimiento de estos grupos en sus distintas tonalidades en el mundo árabe, sobretodo a partir de los sesenta, se debe fundamentalmente a que los movimientos patrióticos y nacionalistas, como el naserismo y el bazismo, no han podido presentar una ideología sólida y un pensamiento fundado, sino simplemente programas de reclutamiento y movilización política. Aparte de sus prácticas represivas que dieron lugar a un vacío político que fue llenado por estos partidos y grupos salafíes. Por otro lado, la Guerra del Golfo y sus consecuencias en el mundo árabe e islámico les dio un flujo y una fuerza notoria que ha puesto a más de un gobierno de la zona en verdaderos apuros, asimismo a grupos islámicos tradicionales. Su poder empezó a extenderse entre las masas que acudían a las mezquitas, cuyos números se incrementaban día tras día y a través del uso tan difundido de las cintas de casete que contenían los sermones y discursos de algunos líderes religiosos, como el jeque egipcio al-Sha’rawi. Es la reacción que expresa el descontento social y político que encontró su canalización en el Islam. Sabemos también que el Islam ha sido izado como bandera en distintos momentos de la historia. Acordémonos del comienzo de la Guerra del Golfo, cuando Saddam Husayn mandó incluir en la bandera iraquí la frase “Dios es el más grande”, sabiendo que este personaje ha sido toda su vida un laico y no simpatizaba ni simpatiza con los religiosos.

Las consecuencias de la Guerra del Golfo han sido dramáticas para las sociedades árabes e islámicas, especialmente para el pueblo iraquí. Han demostrado el gran desprecio con el que el mundo occidental trata a estos pueblos sin preocuparse lo más mínimo de la vida de gente inocente, sobretodo los niños que están muriendo en Iraq por los afectos del embargo y en Palestina por el ejército israelí. Este desprecio ha sido contestado por algunas personas, grupos y partidos en forma de un profundo rechazo a las políticas occidentales y de su forma de vida y agarrándose a la seña de identidad más fuerte que es la religión.

En estos países existe una destrucción generalizada tanto del ser humano como de la naturaleza. Las fuerzas aliadas arrojaron durante la Guerra del Golfo miles de toneladas de uranio empobrecido sobre el territorio iraquí que según los expertos está teniendo y tendrá unos efectos devastadores sobre la vida en esta región. De hecho están surgiendo enfermedades desconocidas y mortales. El régimen iraquí a su vez ha secado las zonas pantanosas del sur del país que han formado parte de la geografía iraquí desde los sumerios e incluso mucho antes. El objetivo es controlar a los rebeldes opositores al régimen que se esconden en estas zonas de difícil acceso. En esta última guerra de Afganistán no se sabe que tipo de armas mortíferas se están utilizando por el ejército americano e inglés. Lo más probable que estén usando y probando armas ultramodernas sin la más mínima preocupación por la vida de las personas ni por la naturaleza que tarde o temprano pasará su factura a toda la humanidad.

La política de Occidente hacia el Islam se caracteriza al menos por su contradicción. Nadie duda de que muchos musulmanes europeos y moderados han sido y siguen siendo perseguidos en distintos países europeos como en Bosnia, Chechenia y Albania. En muchos conflictos étnicos en los cuales los musulmanes han sido masacrados, los europeos han intervenido tarde y mal. Esta cruda realidad, afortunadamente, es reconocida por más de un país europeo. Francia acaba de asumir como “fracaso propio” la matanza de bosnios en Srebrenica, cuando el 11 de julio de 1995 la milicia serbobosnia del general Radko Maldic entró en la llamada zona de seguridad de Srebrenica y asesinó entre 7000 y 8000 hombres desarmados, la mayoría musulmanes, que estaban bajo la protección de las tropas de la ONU que no intervinieron. En el momento de los hechos, las tropas de la ONU estaban bajo las órdenes del general francés Bernard Janvier.

En la educación, los manuales y libros de texto occidentales abundan los conceptos y clichés negativos que hacen referencia al Islam y a los árabes. Sin embargo surgen como hongos mezquitas y asociaciones árabes y musulmanas en las ciudades europeas como una clara muestra de generosidad de las sociedades europeas hacia esta cultura.

El actual conflicto de Afganistán es una referencia obligatoria que debemos analizar detenidamente. En primer lugar se ha vinculado el nombre del Islam y de los árabes con el término del terrorismo que se ha convertido en el patrimonio únicamente de los árabes y musulmanes. No cabe duda que grupos y personas terroristas existen en todos los sitios y en todas las naciones. Pero parece ser que cuando son de cultura árabe o musulmana, esta condición hay que resaltarla. Sharon, autor de decenas de matanzas de palestinos, desde Sabra y Shatila en 1982 hasta la actualidad, nadie lo vincula con el terrorismo ni hablan del terrorismo judío o hebreo. El estado de Israel, auténtico estado terrorista tiene el beneplácito de Occidente por ser su aliado más importante en Oriente Medio, no ha cumplido prácticamente ninguna resolución de la ONU desde su creación (de Israel) en el año 1948. Allí quedan, como ejemplo, las resoluciones: 181 (establecer el Estado Palestino Independiente); 194 (el retorno de los refugiados palestinos); 242 y 338 (el retiro de las tropas israelíes de todos los territorios ocupados).

Para los políticos occidentales y los medios de comunicación el concepto de terrorista es cambiable según cómo, cuando y quién. En los años ochenta cuando Ben Laden estaba luchando con los afganos contra los soviéticos, no era terrorista. Es más según algunas informaciones, los talibanes y la organización de al-Qaida, recibieron en la década de los ochenta más de 13.000 millones de $ de algunos países árabes y fundamentalmente de Arabia Saudí, por recomendaciones y exigencias de EEUU. En cambio la ayuda árabe durante el mismo tiempo a la causa palestina apenas supera los 3.000 millones de $.

El conflicto actual nos obliga a reflexionar sobre los objetivos reales de EEUU y los demás países europeos que están librando una guerra cruenta en aquella región. No debemos olvidar las enormes reservas de petróleo en Asia Menor. La reservas de gas y de otras materias minerales y piedras preciosas que existen en Afganistán. La Guerra del Golfo nos enseñó que los americanos cuando llegan a un sitio tan estratégico no lo abandonan nunca. Allí se han instalado desde hace más de una década y allí están.

Uno de los asuntos que debería ser inquietante y preocupante es la militarización de las sociedades occidentales y la regresión del Estado de Derecho que acompaña a esta guerra. A este respecto, José Vidal-Beneyto escribió en El País el 10 de noviembre 2001, diciendo: “... Es desconsolador ver que en España, personas y grupos que pusieron convicción y energía en la denuncia y condenación de los crímenes del GAL, ahora se callen, es decir acepten los comportamientos tanto o más nefandos de los rambolíderes que quieren seguir gobernando el mundo.” Es incomprensible ver como la mayoría de los ciudadanos europeos apoyan la acción militar en Afganistán, sabiendo que el ejército americano y el británico están cometiendo masacres contra los afganos, sean talibanes o no. Están ejecutando a personas sin haber sido juzgados ni defendidos. Se olvidan que en la UE no existe la pena capital que ha costado mucho trabajo conseguirlo. Sin embargo aceptan las matanzas de los talibanes y de otros civiles que mueren bajo las bombas americanas que justifican como daños colaterales. Asimismo Bush ha firmado la sentencia de muerte de Ben Laden sin juicio ni defensa.

Los políticos y los medios de comunicación nos tienen ocupados con discusiones absurdas: si talibán o talibanes; yihad, Guerra Santa o esfuerzo. En cambio ellos están llevando a cabo una campaña de desinformación , manipulación y militar salvaje. Están arrasando uno de los países más pobres del planeta con pretextos poco o nada convincentes. Dicen que ellos están matando a talibanes y debemos contestar diciendo que los talibanes son personas y que tienen derecho a vivir. Tienen derecho, si realmente han cometido algún crimen, a ser juzgados ante un tribunal internacional justo. No se puede liquidar a personas o grupos, porque han sido simplemente sospechosos de haber cometido un crimen.

Pro otro lado el mundo arabo-islámico y especialmente el árabe está viviendo una crisis. Es una crisis civilizacional que afecta a las sociedades árabes en la actualidad y para salir de ella es imprescindible que surja una especie de revolución cultural y socio-política parecida a la revolución francesa, con el fin de acabar con la corrupción y para abrir las puertas ante la libertad de pensamiento y la libertad ideológica. Debe instalarse el Estado de Derecho y se deben buscar soluciones reales a los problemas que sufren dichas sociedades. Hay que conducir a estos pueblos hacia el progreso para incluirlos en el nuevo mundo que está conociendo unos avances acelerados. Los árabes no pueden estar al margen de la vida moderna. Las lamentaciones y los reproches a los demás no les lleva a ningún sitio. La represión política e ideológica que viven la mayoría de estas sociedades, es la principal responsable de la incapacidad y el retraso que padecen hoy en día.

El Islam se está demonizando porque algunos grupos violentos y extremistas han izado la bandera de esta religión. todos sabemos que las distintas religiones y en diferentes circunstancias han sido utilizadas con fines políticos, sociales y económicos. Todas han sido usadas en ciertos momentos de la historia para practicar la violencia contra los demás. Y si no leamos a San Bernardo y San Agustín y conozcamos la historia de Santiago. Leamos la Inquisición española y la alianza de la iglesia con el régimen de Franco (Franco bajo palio).

Tanto en el mundo cristiano, judío o islámico existen grupos o personas extremistas que se consideran por principio como representantes de la única religión verdadera.

La respuesta que se debe dar a los extremistas de todo color tiene que ser contundente y enérgica. Y para marginarlos hay que optar por el diálogo entre las religiones para que haya paz religiosa en el mundo. Este diálogo religioso tiene que estar avalado por un diálogo intercultural y debe basarse en el respeto mutuo entre todos. Todavía hay muchas personas que asumen, sin reflexionar, que las diferencias en el color de la piel o los rasgos físicos constituyen señas diferenciales entre los diferentes grupos de seres humanos. Todavía se habla de razas humanas en vez de etnias o culturas. Hay una sola raza de los seres humanos, porque las diferencias anteriormente mencionadas no tienen en realidad nada que ver con las capacidades físicas, intelectuales, morales o emocionales de la humanidad como especie única. Los humanos deben aprender a no categorizar a las personas por sus rasgos físicos externos, porque esta definición étnica o religiosa se convierte en un factor activo en la creación de hostilidad voluntaria.

Tenemos que reconocer que el mundo occidental ha sido y sigue siendo culpable de la explotación de las riquezas humanas y naturales de los mundos islámico, africano y amerindio. Esta realidad debe ser corregida, dando una mayor autonomía económica a las naciones menos desarrolladas. La supremacía científica, cultural y económica de Occidente, en cierta medida, se debe a esta explotación. Además ha creado la sensación de una supremacía étnica.

Una gran responsabilidad recae sobre los estados y las instituciones culturales, tanto en el mundo occidental como en el mundo islámico. Ambos deberían combatir todo tipo de xenofobia e intolerancia. Muchos manuales y libros de textos deben ser reemplazados por otros más positivos y tolerantes.



Una de las causas principales de lo que está ocurriendo en la actualidad, es decir, el conflicto de Afganistán y el enfrentamiento entre el mundo occidental y el mundo islámico, se debe a la errónea política de EEUU en Oriente Medio. Lamentablemente “might is right” (la fuerza está encima de la justicia) se ha convertido en el lema de esta nación. La primera potencia mundial viene desde hace décadas anteponiendo sus intereses económicos y políticos a cualquier otro valor y principio. Y si alguien duda de esta afirmación que nos explique por qué trata a Israel con tanto mimo, sabiendo que el estado hebreo consume una buena cantidad de las arcas estadounidense y por qué trata a los países árabes con tanto desprecio, siendo éstos los proveedores más importantes de petróleo a EEUU y con un precio bajísimo y siendo importadores considerables de los productos americanos.


1 Ponencia presentada en el Congreso Internacional “Multiculturalidad y globalización”. X Jornadas de Filosofía. 14-16 de Noviembre de 2001. Dirigido por Emilio Roger Ciurana. Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Valladolid. España.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje