Página principal

Centro de informacióN


Descargar 236.87 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño236.87 Kb.
  1   2   3   4   5   6





CENTRO DE INFORMACIÓN

BANCARIA Y ECONÓMICA
RNPS 2330

La Habana. 13 de febrero del 2013 Año XVI No. 3933

SUMARIO


** Mensaje de Japón al G-20: plan es bueno para todos 1

** El Ecofin acuerda mantener la disciplina presupuestaria 2

** El G-7 se compromete a no devaluar divisas 3

** Obama aboga por la clase media en un discurso 4

** ¿Milagro africano o nueva rapiña colonial? 8

** Los expertos piden a Draghi más actos y menos palabras 10

** Otras Informaciones 12

** Indicadores Económicos 14

** Bolsas de Asia 15

** Bolsas de Europa y America 16


** Mensaje de Japón al G-20: plan es bueno para todos


Japón buscará tranquilizar a sus socios en el Grupo de los 20 (G-20) al afirmar que la iniciativa para reactivar su economía con una agresiva expansión monetaria beneficiará a otras naciones y contrarrestará cualquier efecto negativo, señaló el miércoles (13/02/13) el principal diplomático financiero del país.

Takehiko Nakao, el viceministro de Finanzas para Asuntos Internacionales, habló 1 día después de que Japón y otras naciones del Grupo de los Siete (G-7) declararan que las políticas fiscales y monetarias no apuntarían a devaluar las monedas y reafirmaran un compromiso con los tipos de cambio determinados por los mercados.

En privado, responsables estadounidenses y europeos han expresado preocupación sobre los comentarios de los funcionarios japoneses que parecieron sugerir que Tokio busca un nivel particular para el yen. Hoy, compartimos la opinión de que cada país debería poner en orden su propia casa impulsando las políticas monetarias, fiscales y estructurales apropiadas, y que eso sería la mejor contribución para la economía global, expresó Nakao a Reuters en una entrevista.

La declaración del G-7 fue vista como diseñada para calmar los temores de que Tokio pudiera estar apuntando a guiar una baja del yen con su agresiva flexibilización monetaria, lo que a su vez desató versiones en el mercado sobre una potencial guerra de monedas si otros seguían sus pasos.

Los mercados respondieron con bruscas oscilaciones, dudando si deberían tomar el comunicado como una advertencia a Tokio, o una aprobación de su impulso monetario amplio, que desde octubre, causó una pérdida del 15% del yen contra el dólar, al mínimo en 3 años.

Nakao se abstuvo de comentar sobre tales especulaciones, al decir solo que el comunicado del G-7, emitido antes de una reunión del G-20 el 15 y 16/02/13 en Moscú, pretendió ser una señal de unidad. El motivo por el que presentamos el nuevo comunicado del G-7 antes del G-20 es que realmente es importante tener una visión compartida sobre los tipos de cambio y las políticas monetarias y fiscales.

Tokio ha defendido varias veces sus medidas al decir que la caída del yen, en sí misma una reversión del exceso pasado de la divisa, era solo un efecto colateral de las políticas diseñadas para sacar a la economía de casi 2 décadas de estancamiento y deflación. (Terra) (Inicio)

** El Ecofin acuerda mantener la disciplina presupuestaria


El proceso de consolidación presupuestaria debe continuar para garantizar la sostenibilidad de la deuda. Así lo acordó ayer (13/02/13) el Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin), que aprobó las orientaciones sobre crecimiento para el 2013.

No hay motivo para la complacencia, señalan las conclusiones aprobadas por unanimidad de los 27 ministros de Economía que componen el Ecofin, incluido el español Luis de Guindos. Todos coincidieron ayer en Bruselas en que la Unión Europea continúa afrontando retos muy importantes en términos de crecimiento y deuda y sin tomar partido formalmente en el conocido debate sobre austeridad y crecimiento, se decantaron abiertamente por mantener la senda de ajustes seguida en los últimos 2 años.

Unas finanzas saneadas y sostenibles son un prerrequisitio esencial para lograr la confianza del mercado y la estabilidad macroeconómica, y, por consiguiente, el crecimiento, señalan las conclusiones aprobadas por el Ecofin en base al informe anual de la Comisión Europea sobre el crecimiento durante el presente ejercicio.

La contundente declaración del Ecofin llega solo 10 días antes de que la Comisión Europea revise a la baja, por enésima vez, sus previsiones de crecimiento para la Zona euro y la mayoría de los socios de la Unión. A pesar del dato, Bruselas considera que no existe apenas margen para variar la política de ajuste seguida hasta ahora.

Sin embargo, Bruselas parece condenada o dispuesta a buscar ese margen tras la publicación de sus previsiones el día 22/02/13. La CE evaluará a partir de entonces el impacto de los procesos de consolidación en sus respectivas economías y aunque los países intervenidos, como Grecia, Portugal e Irlanda, tendrán que seguir cumpliendo los programas de ajuste pactados a cambio de los rescates, el resto de socios espera disponer de mejores condiciones para cumplir sus objetivos presupuestarios.

España negocia ya en ese marco una relajación del calendario de ajuste, que había fijado como objetivo de déficit para este año el 4,5% del PIB y para el año que viene, menos del 3%. La prórroga de esos plazos parece inevitable a la vista del probable incumplimiento del objetivo del 2012 (6,3%) y, sobre todo, de la profunda recesión que sufre la economía española, con una caída del 1,4% el año pasado y otra de igual magnitud para este año, según los pronósticos de la Comisión.

A cambio de la relajación, España se comprometerá a mantener el acelerado ritmo de ajuste en el déficit estructural (el que no toma en cuenta el impacto del ciclo), que el año pasado fue nada menos que del 3,5% del PIB, un ajuste excepcional, insiste el gobierno, si se enmarca en el contexto económico de recesión en el que se llevó a cabo.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró ayer en Madrid que este año se mantendrá el mismo ritmo y el ajuste en términos estructurales volverá a ser de €35 000 millones.

En Bruselas, el titular de Economía, Luis de Guindos, destacó también el ajuste realizado en términos de competitividad y de balanza comercial, que antes de la crisis arrojaba un déficit del 10%. Esa cifra era un indicador adelantado de que a España le esperaban problemas, explicó De Guindos al término del Ecofin y su corrección actual, es un indicador adelantado de que España volverá a crecer en los próximos trimestres. (CincoDias) (Inicio)

  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje