Página principal

Censo Mundial de la Vida Marina (2000 – 2010)


Descargar 27.14 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño27.14 Kb.




Censo Mundial de la Vida Marina (2000 – 2010)

Los mares aún constituyen una terra ignota, un dominio por demás frágil en el que la interdependencia entre especies, y entre éstas con su entorno en una dimensión global. La existencia del ser humano está críticamente condicionada por la existencia de océanos sanos y llenos de vida1, su cuidado es por tanto un imperativo y demanda un conocimiento acabado de sus habitantes y sus dinámicas. Consecuencia de este imperativo ha sido el Censo de la Vida Marina, un programa mundial de investigación sobre la biodiversidad en los océanos del planeta, que convocó miles de investigadores durante diez años de trabajo, con un costo de 650 millones de dólares. Los resultados ya procesados arrojan nuevas luces sobre la vida en los océanos, en lo referente a su diversidad, su riqueza, amenazas y –por sobre todo- proporciona nueva información a nivel global que permitirá una mejor comprensión, modelación y gestión de las dinámicas y recursos marinos que resulten en beneficio de la humanidad y de la vida en los mares.



I.- Diez años de trabajo

El Censo de la Vida Marina (2000 – 2010), ha sido el programa de investigación de la biodiversidad marina de mayor envergadura jamás emprendido2. Su objetivo es determinar la biodiversidad (cuantos tipos diferentes), distribución (donde viven) y abundancia (cuantos hay) de especies marinas. El Censo investigó la vida en los océanos de polo a polo, de la superficie hasta el fondo oceánico y de microbios a ballenas. Una idea de su magnitud la proporcionan las cifras involucradas: 2.700 científicos (y sus equipos de apoyo); más de 80 naciones; 540 expediciones; 650 millones de dólares; más de 2.600 publicaciones a la fecha; más de 6.000 potenciales nuevas especies; 30 millones de registros de distribución ¡y aún contando!3 Chile también participó en la iniciativa. Quince nuevas especies y 10.201 censadas en la zona de la corriente Humboldt son el primer resultado de su participación. Según el oceanógrafo de la U. de Concepción, el Dr. Víctor Gallardo -uno de los 23 científicos nacionales participantes en el Censo- la cifra reflejaría a menos del 1% de las especies que hay en nuestro mar4. Los resultados fueron entregados el 4 de octubre de 2010 en la Royal Institution5 en Londres.

El trabajo realizado incluye revisiones de la mayoría de las regiones del mundo y provee una perspectiva global de lo que se sabe e identifica los vacíos más importantes de conocimiento científico. Se estudiaron la riqueza regional de especies; el número de especies endémicas y exóticas; se generaron guías de identificación de especies y un índice del estado del conocimiento. Esto representa la primera línea base de la vida oceánica y es una herramienta útil para predecir, medir y entender cambios en el ambiente marino, así como para realizar una gestión informada de los recursos marinos6.

II. Diez años de descubrimientos

Durante los diez años que duró el Censo, los científicos descubrieron nuevas especies, habitats y conexiones, además de develar antiguos secretos del océano. Encontraron y descubrieron formalmente más de 1.200 nuevas especies marinas, con otras 5.000 esperando descripción formal; descubrieron áreas del océano donde los animales se congregan desde cafés de tiburones blancos, hasta una “hora del taco” en la Cordillera Mesoatlántica7 (o dorsal Mesoatlántica) o un cardumen de peces del tamaño de la isla de Manhattan frente a las costas de Nueva Jersey, Estados Unidos de Norteamérica.8

También desenterraron una extraña biosfera en los microscópicos dominios microbiales, donde unas pocas especies esperan el momento de convertirse en dominantes si las condiciones cambian a su favor; y también descubrieron especies que –se cree- viven en ambos polos9. La contrapartida de todos estos descubrimientos fue la constatación de una prolongada y extensa declinación de la vida marina, así como la resiliencia del océano en áreas con daño previamente documentado, donde su recuperación era evidente.

III.- Diez años de sorpresas

Junto con los descubrimientos vinieron las sorpresas. Se encontraron gigantescas alfombras de microorganismos, consideradas entre las masas de vida más grandes de la Tierra; un langostino del período Jurásico (Neoglyphea neocaledonica), que se creía extinguido hace 50 millones de años y animales multicelulares (tres especies del phylum10 animal Loricifera) proliferando en el ambiente carente de oxígeno del fondo oceánico, donde se pensaba que sólo los microbios podían sobrevivir.

Las sorpresas extremas también estuvieron presentes. Los científicos descubrieron las “chimeneas negras”11 más meridionales (más al sur) y las más septentrionales (más al norte) conocidas; encontraron el ecosistema biótico más grande del mundo conformado por sólo un tipo de organismo; acompañaron a la pardela gris (Puffinus griseus) en su viaje de 64.000 Km, de polo a polo, en seguimiento del verano. También encontraron desde una jibia gigante hasta una población de 38.000 clases diferentes de bacterias en sólo un litro de agua de mar. Descubrimientos cuya amplitud ilustran la magnitud de los territorios desconocidos de los océanos12.

IV.- Las nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías de exploración, captura de datos y registro fueron fundamentales para proveer una imagen más clara y definida de lo que ocurre bajo las olas y lograr ensamblar las piezas del gigantesco rompecabezas biogeográfico que es el océano global. Las nuevas tecnologías genéticas automatizadas permitieron una rápida identificación de especies, las metodologías de etiquetado y seguimiento proveyeron una visión “desde el interior” de este mundo líquido e innovaciones en tecnología acústica permitieron mediciones de abundancia de poblaciones marinas sin precedentes. En paralelo con el uso de nuevas tecnologías, los científicos trabajaron en protocolos para establecer parámetros de comparación entre “peras y manzanas” a lo ancho del océano global, revelando una imagen más detallada de lo que ocurre bajo la superficie, abriendo nuevos caminos para las futuras generaciones de exploradores del océano13.



V.- Productos del Censo

Más allá de las más de 2.600 publicaciones científicas, el Censo ha dejado un legado que va desde la base de datos “Sistema de Información Oceánica Biogeográfica” (Ocean Biogeographic Information System – OBIS) el repositorio de datos on-line de libre acceso de datos georreferenciados de vida marina, que continuará desarrollándose bajo el auspicio de Programa de la Comisión Internacional Oceanográfica de la UNESCO y el Intercambio Internacional de Datos e Información Oceanográficos (IODE), a través de 13 Comités Nacionales y Regionales de Implementación, para coordinar el estudio del océano global14.

Además, los participantes del Censo se han asociado con un número de instituciones que incluyen la Enciclopedia de la Vida (Encyclopedia of Life), el Registro Mundial de Especies Marinas (World Register of Marine Species), los proyectos Código de Barras Marino de la Vida (Marine Barcode of Life) y Catálogo de la Vida (Catalog of Life) y ha servido como modelo para la Red de Rastreo Oceánico (Ocean Tracking Network)15.

Finalmente, cabe señalar que “el Censo de la Vida Marina, aunque sustancial, ha sólo rasguñado la superficie de lo que aún queda por aprender en relación a lo que vive y puede vivir en los océanos del mundo16”.



1 “… más de la mitad del oxígeno que respiramos viene del océano” (Weber, M., 1995, p.85). Citado en: Atmospheric Changes and Air Pollution. Disponible en: http://bcn.cl/skts. (Agosto, 2012)

2 Mark John Costello et al. A Census of Marine Biodiversity Knowledge, Resources, and Future Challenges. Disponible en: http://bcn.cl/skm3. (Agosto, 2012)

3 A Decade of Discovery. Disponible en: http://www.coml.org/about-census. (Agosto, 2012)

4 Científicos de 20 universidades realizarán el primer Censo de Vida Marina de Chile. Disponible en: http://bcn.cl/ti84. (Agosto, 2012)

5 La Royal Institution es la institución de investigación independiente más antigua del mundo. Incluye laboratorios de investigación con científicos residentes, un centro de medios y un museo. The Royal Institution of Great Britain. Disponible en: http://www.sciencecentral.com/site/508111. (Agosto, 2012)

6 Op.Cit. A Decade of Discovery.

7 Fisura situada en el medio del Océano Atlántico que es el lugar de creación de nuevo piso oceánico, que se desplaza en direcciones opuestas desde ambos lados de la fisura. (J.C. Utreras, comunicación personal).

8 Op.Cit. A Decade of Discovery.

9 Ibidem.

10 El “phylum” es una categoría taxonómica animal ubicada por debajo del “reino” y sobre sucesivas categorías cada vez más específicas: “clases”, “órdenes”, “familias”, “géneros” y “especies”. (N. del A.)

11 “Black smokers” su nombre en inglés. Son formaciones cónicas que sobresalen del piso oceánico en las cercanías de los lugares donde la distancia al magma es menor o donde hay afloraciones de éste. Por ellas sale agua super-caliente (temperatura mayor que 100°C) con altas concentraciones de sales tóxicas que –metabolizadas por bacterias especializadas- son la fuente de energía para comunidades de animales donde destacan gusanos de gran tamaño y artrópodos. (N. del A.)

12 Op.Cit. A Decade of Discovery.

13 Ibidem.

14 Ibidem.

15 Ibidem.

16 Ibidem.

Biblioteca del Congreso Nacional. Contacto: Rafael Torres Muñoz, Asesoría Técnica Parlamentaria. rtorres@bcn.cl, Anexos:3912 (Valpo), 1869 (Stgo). 1/08/2012.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje