Página principal

Caracteristicas y funcionamiento de las armas modernas: armas cortas. Armas largas de anima lisa. Identificacion de las armas de fuego


Descargar 66.82 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño66.82 Kb.

CAPITULO 3
CARACTERISTICAS Y FUNCIONAMIENTO DE LAS ARMAS MODERNAS: ARMAS CORTAS.- ARMAS LARGAS DE ANIMA LISA.- IDENTIFICACION DE LAS ARMAS DE FUEGO.-
CARACTERISTICAS Y FUNCIONAMIENTO DE LAS ARMAS MODERNAS: ARMAS DE DEFENSA PERSONAL.
Cualquier arma de fuego puede ser catalogada como moderna, con tal de que su sistema de alimentación se produzca por retrocarga. Este sistema de alimentación permite la existencia de cañón estriado y proyectiles más o menos troncocónicos, que facilitan la mecanización manual, semiautomática o automática.
El funcionamiento de las armas de fuego, automáticas y semiautomáticas, está basado en el principio de acción y reacción. Consiste en aprovechar parte la fuerza de los gases de la deflagración de la pólvora, para desplazar el mecanismo de obturación, que lleva incorporado el dispositivo de extracción de las vainas, hacia su posición más retrasada; montar el mecanismo de disparo e introducir un nuevo cartucho en la recámara en el movimiento de avance, producido por un muelle que ha sido comprimido en el movimiento de retroceso; quedando de esta forma lista para efectuar un nuevo disparo.
LA PISTOLA
Se caracteriza por ser de un arma corta, en la que la recámara es parte integrante del cañón. Para su estudio diremos que está formada por el tubo cañón, la corredera y el armazón; con los siguientes mecanismos:


  • De automatismo y cierre.

  • De alimentación.

  • De disparo.

  • De percusión.

  • De extracción.

  • De seguridad.



El tubo cañón, o simplemente cañón, es un cilindro de material resistente, destinado a conducir al exterior a la bala con un adecuado control de velocidad y estabilidad.
En las armas modernas el cañón está abierto por sus dos extremos; la parte posterior o zona de carga, recibe el nombre de recámara, generalmente de paredes lisas (aunque puede tener estrías longitudinales, para facilitar la extracción de las vainas al reducir la superficie de adherencia). En la boca de carga tiene un rebaje para alojar al mecanismo de extracción; también puede llevar una rampa para facilitar el acceso de los' cartuchos a su interior (rampa de alimentación). Su longitud y estructura estará vinculada directamente con el cartucho para el que está diseñada. A continuación comienza el estriado del cañón, que finalizará en la boca de fuego. El diámetro medido entre dos campos opuestos, y la longitud de la recámara, serán las medidas de inferencia para determina el calibre real del arma.
La corredera, es una pieza móvil, en cuyo interior se aloja el cañón, que puede quedar cubierto en su totalidad, o no, a su vez incorpora los elementos de puntería, y los mecanismos de automatismo, cierre, percusión, y extracción, pudiendo llevar algún mecanismo de seguridad.
El armazón, es la pieza que sirve de alojamiento al resto de los componentes de la pistola, a la vez es el elemento de sujeción del arma; sobre él van montados los mecanismos de alimentación, disparo, expulsión y de seguridad; así como la pieza de retenida de la corredera, que mantiene a esta en la posición más retrasada cuando se ha consumido el último cartucho, y la pieza de retenida del cargador. En la parte superior lleva labrados unos canales o guías, por los que se desliza la corredera.
El mecanismo de automatismo y cierre, cumple la misión de preparar el arma para efectuar un nuevo disparo; está formado por el bloque o plano de cierre de la corredera; el muelle recuperador, y el eje o guía del muelle recuperador.
Pueden clasificarse atendiendo a su movilidad. El más simple es el diseñado por John M. Browning, de cañón fijo y cierre móvil, con el bloque de cierre formando parte integrante de la corredera; la obturación se produce por efecto del muelle recuperador, por lo general espiral, montado sobre un eje guía, paralelo al cañón. Y otras denominaciones como, cañón móvil y cierre fijo, apertura retardada, cañón semimóvil y cierre móvil, cañón y cierre móviles, y toma de gases. Los sistemas de cierre son conocidos por el nombre del propietario de la patente o del inventor; los más originales por su sistema de mecanización:
El sistema Mauser, en el que el cañón va montado fijo, sobre una corredera móvil, donde se aloja el bloque de cierre, de sección rectangular. Al disparar la presión de los gases empujan, durante un corto trayecto, al cañón y la corredera por unos canales, hasta quedar fijados por dos dientes; el cierre continuo el movimiento de retroceso para montar el martillo, expulsar la vaina y comprimir el muelle recuperador, que posteriormente llevará todo el sistema a su posición más avanzada.
El sistema Borchardt - Luger, conocido como sistema articulado, en el que el bloque de cierre y la corredera se unen mediante una articulación formada por una leva, una biela, que forman un cierre rígido, con los ejes alineados, cuando el conjunto está cerrado. Al disparar el sistema retrocede junto con el cañón que es frenado por un tope fijo, continuando el resto su retroceso, hasta que el extremo posterior de la leva topa contra una superficie cóncava del armazón, obligándola a rodar y producir la articulación del sistema. El conjunto incorporación de una aguja talonada y un muelle de fleje.
El sistema Colt, diseño de J.M. Browning, en el que el bloque de cierre y la corredera forman una sola pieza, con unos rebajes semicirculares en la parte interior, donde se alojan los resaltes labrados en el cañón. Este se une al armazón por su parte inferior mediante una biela. Al disparar la corredera y el cañón retroceden juntos, describiendo este un pequeño arco, por efecto de la sujeción de la biela, que hace que la corredera se libere de los salientes del cañón, continuando su retroceso, para completar los restantes movimientos.
El mecanismo de alimentación, compuesto por el cargador con sus distintas piezas (elevador del cartucho, muelle del elevador y tapón de cierre); el resalte inferior de la corredera, para la extracción de los cartuchos del cargador; pieza de retenida del cargador; y la pieza de retenida de la corredera, que mantendrá a esta en su posición más retrasada cuando se agoten los cartuchos del cargador.
Mecanismo de disparo, encargado de liberar el sistema de percusión, está formado por el disparador, la biela, el fiador, pestillo del martillo, martillo, interruptor de disparos.
El mecanismo de percusión, encargado de actuar sobre la cápsula iniciadora, activando el cartucho. Está compuesto por la aguja percutora, con su correspondiente muelle y pasador de retenida. Se pueden distinguir tres sistema, el de actúa de inercia (en el que esta es golpeada de forma violenta por el martillo, imprimiéndole un movimiento de avance, a la vez que comprime su muelle, que en el movimiento de recuperación la llevará a la posición inicial); el de aguja talonada, o lanzada, (en el que la aguja, provista de un resalte o talón, en el acto de montar el arma, queda sujeta por un diente de retenida, en la parte posterior de la corredera, comprimiendo su muelle, el mecanismo de disparo actúa sobre el diente de retenida, liberando y lanzando la aguja, a través del canal guía, por efecto del muelle); el de percusión adelantada, en el que la aguja está torneada directamente sobre el bloque de cierre, o provisto de un mecanismo de seguridad, que actúa al aproximarse el bloque de cierre a la parte posterior del cañón, activando un vástago, que actúa por su otro extremo sobre la aguja percutora, para que esta aparezca en el momento del cierre y produzca la percusión.
El mecanismo de extracción, acoplado sobre la corredera con la finalidad de extraer las vainas de la recámara una vez efectuado el disparo, o los cartuchos, si se desea desalojar la recámara tras un disparo, o la percusión se ha producido de forma incorrecta. Está formado por la uña extractora, el muelle y el pasador.
El mecanismo de seguridad, con la misión de impedir que el arma se dispare involuntariamente, cuando se encuentra cargada y montada; puede estar situado en la corredera o en el armazón, dependiendo de que actúe sobre la aguja percutora o sobre los mecanismos de disparo; recibiendo distintas denominaciones:


  • De aleta, consiste en una pequeña palanca, que puede actuar sobre la aguja percutora o sobre los mecanismos de disparo.

  • De empuñadura, bloquea los mecanismos de disparo cuando cesa la presión sobre la parte anterior o posterior de la empuñadura.

  • De cargador, bloque el mecanismo de disparo, se activa al extraer el cargador de alojamiento.

  • De interposición de masa, impide que el martillo entre en contacto con la aguja percutora de forma accidental o involuntario.

El Expulsor situado en la parte superior del armazón y formando un ángulo con la posición de la uña extractora; su misión es la de servir de obstáculo a la vaina o al cartucho extraído de la recámara, en el momento en que la ventana de expulsión se encuentra totalmente abierta, para arrojarlos fuera del arma. Lo normal es que exista como pieza individual; menos frecuente es utilizar otros elementos del arma para esta función, no obstante, la pistola Browning 1910, utiliza como tope la aguja percutora.


EL REVOLVER
La principal característica del revólver es que las recámaras están separadas del cañón, formando una pieza cilíndrica, el tambor, que a la vez es el depósito de munición. Las recámaras se van alineando sucesivamente con el cañón, cuando al levantar el martillo, la biela empuja sobre una corona dentada, existente en la parte posterior del cilindro, haciéndolo describir el giro necesario para enfrentar al cañón la siguiente recámara; por la parte inferior el tope del cilindro, se introduce en una ranura, fijándolo en esta posición.
El revólver está compuesto de tres partes:


  • El cañón, fuertemente unido a la parte delantera del armazón mediante un sistema de roscado y un pasador que le inmoviliza.

Lo más notable es el hecho de carecer de recámara; la parte posterior del ánima, tiene una pequeña superficie troncocónica, para facilitar la entrada de la bala disparada en la zona estriada, de estructura similar a la indicada para el cañón de la pistola. En la parte superior y próximo a la boca de fuego lleva el punto de mira.




  • El tambor: es la pieza más característica del revólver, gracias a su estructura se produce el comportamiento de repetición en los disparos cada vez que se activan el mecanismo de disparo. Con forma cilíndrica, cuenta con un número determinado de orificios longitudinales, abiertos por los dos extremos, con sus centros geométricos coincidentes con el del ánima del cañón cuando se encuentran en la parte superior; estos orificios cumplen la doble función de servir de depósito de munición y de recámaras. El eje del cañón lleva, en la parte posterior, una pieza en forma de estrella, que sirve para extraer las vainas y cartuchos de las recámaras, mediante una ligera presión sobre el otro extremo del eje, el conjunto recibe el nombre de varilla extractora; carecen de esta estrella los revólveres de obturador lateral, en los que la varilla, ajena al eje del tambor, ha de actuar sobre cada una de las recámaras para extraer las vainas.




  • El armazón: destinado a servir de soporte a los mecanismos del arma y elemento de empuñadura. En la parte anterior e inmediatamente detrás de la ubicación del cañón, existe un hueco de forma cuadrada para alojar el tambor. La cara posterior de este hueco sirve de plano de cierre, lleva tres orificios destinados a la aguja percutora, alojamiento del eje del tambor, y biela; en la cara inferior existe un cuarto orificio, por el que sobresale el tope del cilindro.

Tras el hueco que aloja al tambor, se ha labrado un espacio destinado a contener los mecanismos de disparo; la parte inferior o empuñadura, sirve de alojamiento al muelle del martillo.


Los mecanismos de apertura y cierre de los revólveres se integran en algunos de los siguientes tipo:


  1. De cañón y tambor fijo, permiten el acceso a la parte posterior del tambor, mediante una ventana situada en el lateral derecho del armazón, que permite acceder a cada una de las recámaras del tambor, de forma individual, para realizar la alimentación y extracción de las vainas, esta última operación se realiza mediante el auxilio de una baqueta situada paralelamente al cañón.




  1. De cañón y tambor basculantes, poseen la parte superior del armazón abierta, esta superficie queda cubierta por una prolongación del cañón que aloja un pestillo o cierre, que encaja con el armazón; cañón y tambor basculan sobre un eje, generalmente hacia abajo (Smit and Wesson y sus copias); al realizar este movimiento una leva fuerza a la varilla extractora sacándola de su alojamiento para extraer, y en su caso, expulsar las vainas.




  1. De tambor basculante, es el sistema de uso más frecuente, por su robustez y considerable facilidad de recarga; la apertura del tambor se consigue presionando a la vez sobre el bulón de apertura y el tambor, este báscula sobre un soporte, saliendo de su alojamiento junto con la varilla extractora, sobre la que se presiona con el dedo pulgar para que la estrella actúe sobre las vainas o cartuchos alojados en las recámaras.

El mecanismo de disparo y percusión, con la misión de producir el giro del tambor, bloqueándolo cuando una de las recámaras se encuentra alineada con respecto al cañón; comprimir el muelle del martillo, para darle la fuerza de caída necesaria para producir la percusión. Estos mecanismos están formados por el disparador, la biela del cilindro, corredera con su muelle, el levante, el martillo, el vástago del martillo, muelle real, tope del cilindro, y aguja percutora.


El mecanismo de percusión puede estar formado por una pequeña aguja de inercia, con su muelle, sobre la que actúa el martillo; o ir incorporada directamente sobre el martillo, en este caso lo denominaremos martillo percutor.
El mecanismo de disparo puede activarse actuando directamente sobre el resalte del martillo, con lo que se produce el giro y fijación del tambor, se comprime el muelle real, y el conjunto queda sujeto por un diente o fiador, que tiene el disparador en su parte interior. Al ejercer presión sobre el disparador, se libera el conjunto produciéndose la caída violenta del martillo. Esta operación recibe la denominación de disparo en acción simple (Single Actión).
Si partimos de la posición del martillo en reposo, y es la presión ejercida sobre el disparador la que hace que el levante empuje al martillo haciéndole girar sobre su eje para comprimir el muelle real, a la vez que la biela hace girar el tambor, de manera que cuando este se encuentra fijado, el martillo queda libre para efectuar su caída sobre la aguja percutora, estamos efectuando un disparo en doble acción.
Los revólveres de acción simple, solo cuentan con esta posibilidad para accionar los mecanismos de disparo; mientras que los de doble acción, permiten disparar en simple y doble acción. Mecanismo de seguridad, diseñado para evitar disparos accidentales. Los revólveres actuales poseen seguros automáticos, que entran en funcionamiento en el momento en que cesa la presión sobre el disparador; los más comunes son:
El seguro de interposición de masas, consiste en una varilla metálica que se ubica entre el martillo y la aguja percutora, impidiendo que ambos entren en contacto; al efectuar presión sobre el disparador, la varilla se retira de su posición inicial al ir conectado a la corredera que le obliga a este movimiento de retroceso, permitiendo el contacto martillo aguja en el momento de la caída del primero.
Seguro de corredera, la corredera presenta un saliente que, en posición de reposo, coincide con un resalte de la parte inferior del martillo, impidiendo que el martillo avance. Al presionar el disparador, la corredera efectúa el movimiento de retroceso, con lo que los resaltes no coinciden y el martillo puede iniciar su movimiento. En el momento de la caída del martillo, la corredera se encuentra en su posición más atrasada, permitiendo la percusión.
Seguro de excéntrica, consiste en hacer girar el martillo sobre un eje excéntrico, de tal forma que la excéntrica y la posición del disparador hagan coincidir o no, la cabeza del martillo con la posición de la aguja percutora.
ARMAS LARGAS DE ANIMA LISA.
En las armas de avancarga la existencia del ánima lisa era una característica común, por razones de tipo técnico, y para facilitar la introducción de del proyectil.
El cañón de ánima lisa es característico de las armas diseñadas para usar cartuchos armados con proyectiles múltiples, reciben la denominación de escopetas, del italiano "schiopetto", se definen como armas de fuego, portátiles, con uno o más cañones, en sus inicios diseñadas como armas de caza. Se clasifican atendiendo al número, estructura y situación de sus cañones y sistema de mecanización.
Los elementos más importantes son:
La báscula es el bloque central, interiormente contiene los mecanismos de cierre y disparo. Su forma y tamaño dependen del mecanismo de disparo que monten.
El cierre cumple la doble función de mantener el arma cerrada y permitir la apertura para extraer las vainas e introducir los cartuchos. Inicialmente estaba compuesta por una palanca, situada bajo el guardamonte, con una cabeza interior en forma de "TI', que se alojaba en sus correspondientes muescas para mantener cerrado el conjunto cañones cierre.
Los sistemas de cierre han evolucionado con el tiempo; Purdey diseñó un sistema denominado de doble pasador, formado por un pasador que se aloja en los rampones situados bajo los cañones, manteniendo a estos unidos a la báscula.
Posteriormente, V. Jestley-Richards diseña el sistema Greener, formado por una prolongación en la parte posterior de la solista que se aloja en una depresión de la báscula, donde queda fijada por un pasador accionado por la palanca de cierre, en este caso situada sobre la báscula.
Las escopetas modernas suelen montar el sistema de doble pasador Purdey, accionado con la palanca superior del sistema Greener, con la denominación de doble cierre automático.
El cañón (o cañones) de las primeras escopetas, se fabricó partiendo de láminas de hierro y acero enrolladas a un mandril (acero damasquino), y soldadas mediante forjado a base de martillo, previo calentamiento al rojo vivo. Eran cañones muy largos, de unos 90 centímetros, con una estructura interna totalmente cilíndrica; hasta finales del siglo XIX, que se les incorpora un estrechamiento próximo a la boca de fuego, para reducir la dispersión de los perdigones.
Los cañones de las escopetas actuales, se fabrican en acero inoxidable (hierro, carbono, níquel, cromo, etc.). Su longitud es variable, 66 y 76 centímetros, sin que la densidad del plomeo y alcance se resienta notablemente (46-50 cm) los cilindros para balas. La estructura interna más o menos estrangulada, puede conseguirse por varios métodos, las más corrientes parten de la perforación del cilindro, para a continuación ensanchar el ánima hasta aproximadamente 5 o 7 centímetros de la boca de fuego; o reducir el diámetro de la perforación a partir de la misma distancia de la boca de fuego. A esta disminución se le denomina estrangulamiento o Choke, es "la diferencia existente entre el diámetro interno medido en boca de fuego, con respecto al medido a 22 centímetros del plano de carga".

La dispersión de los perdigones se controla, con el choke y, el tipo de taco del cartucho, dispersar o concentrador. Al pasar los perdigones por el estrangulamiento se produce una concentración de los mismos que se traduce en mayor alcance y densidad de plomeo. Greener estableció una escala, en la que relaciona el número de perdigones que entraban en el blanco, en relación con el choke de los cañones (plomeo).




Full choke

215 perdigones

71%

¾ choke

185 perdigonies

60%

½ choke

160 perdigones

53%

¼ choke

140 perdigones

46%

C Y L

115 perdigones

38%

Un sistema práctico de medir el plomeo, es el seguido por la Asociación de Tiro de Norteamérica. Se parte de una plantilla transparente que lleva dibujado dos círculos concéntricos de 75 y 54 cm. de diámetro, divididos en ocho sectores; efectuado el disparo a una distancia de 36 metros, se superpone la plantilla de modo que su centro geométrico coincida con el del impacto y se cuentan los perdigones que han impactado en el círculo central que, divididos por el total de impactos encontrados en la corona circular dará un cociente, si este valor es menor a 1, el plomeo es abierto; si es superior a 115 es cerrado. El número de impactos por sectores, permite hacer un estudio sobre la uniformidad en la distribución de los perdigones.


En un estudio sobre distancia de disparo, basado en la dispersión, es necesario indicar, el choke de los cañones, la distancia a que se realiza la prueba, marca y modelo de la cartuchería con indicación del número de perdigón, si este es de plomo o de acero y, el tipo de taco que monta el cartucho.
Para las escopetas semiautomáticas, y las fabricadas con cañón cilíndrico, se diseñaron chokes regulables; piezas que se acoplan en la boca de fuego del cañón, para reducir su diámetro interno. Existen varios sistemas; el Poly choke, que consigue el estrangulamiento girando con la mano una abrazadera; el Automatic choke, en el que el diámetro de salida se va reduciendo, de forma progresiva, entre disparos unos tres grados; el Quick choke, consiste en cambiar el último tramo del cañón, por cilindros con distintos grados de estrangulación.
Al disparar cartuchos armados con postas, el choke produce el efecto contrario, una mayor dispersión, ya que las postas, al tener masa suficiente, conservan el cambio de dirección que proporciona el choke, efecto que se agudizaría si además se produce la deformación de las postas, por la desorganización en la distribución de su masa.
DETERMINACION DEL CALIBRE EN LAS ESCOPETAS.-
También en estas armas el cañón es la pieza a través de la cual se determina el calibre, inicialmente de forma indirecta, siguiendo una antigua regla anglosajona que fue adoptada, internacionalmente a partir de la Convención de Bruselas de 1910, con la denominación de "REGLA BORE". En ella se determina el calibre, en función del número de bolas de plomo, de diámetro igual a la del ánima del cañón, necesarias para completar una libra inglesa de peso (453159 gramos). Así para el calibre 12, son necesarias 12 bolas de un diámetro aproximado de 1813 mm, para obtener el peso indicado.
En la actualidad este método ha quedado obsoleto y, los fabricantes han adoptado un diámetro interior mínimo, expresado en milímetros, conservando la denominación anterior así:


Calibre 10

19´3 – 19´7 mm

Calibre 12

18´2 – 18´6 mm

Calibre 16

16´2 – 17´2 mm

Calibre 20

15´6 - 16´0 mm

Calibre 24

14´7 – 15´1 mm

Calibre 28

14´0 – 14´4 mm

Calibre 32

12´7 – 13´1 mm



La culata generalmente de madera, puede ser curvada en la empuñadura de "pistolet", o recta "culata inglesa". Tanto la longitud como la inclinación con respecto al eje de los cañones, deben ser proporcionadas a las características físicas del tirador; solo así se obtienen prestaciones idóneas.
Las escopetas de un solo cañón se clasifican en tres grupos según su sistema de mecanización:


  1. Escopetas de monotiro, en las que el cañón se desplaza hacia abajo, girando sobre un eje, requieren que se actúe de forma manual sobre el cierre para desalojar la vaina de la recámara montar el mecanismo de disparo y preparar el arma para un nuevo disparo.




  1. Escopetas Semiautomáticas: las primeras datan de 1.880, creadas por los hermanos Clair de St. Etienne, el arma mecanizaba por toma de gases y un cargador. Pero la semiautomática tal y como la conocemos hoy, deriva del diseño realizado por John Browning hacia 1.900, con un depósito de munición tubular situado debajo del cañón.

El mecanismo de automatismo se puede basar en cualquiera de los siguientes sistemas:




  • Cañón fijo y bloque obturador accionado por toma de gases.




  • DE CAÑÓN Y OBTURADOR MÓVIL: tras el disparo ambos recorren juntos un corto trayecto de retroceso, quedando sujeto el cañón mientras el bloque de cierre continua el movimiento para producir la extracción y expulsión de la vaina, comprimir el muelle recuperador, y montar los mecanismos de disparo.




  • DE CAÑÓN FIJO Y OBTURADOR MÓVIL_ los gases del disparo actúan sobre los proyectiles y el bloque de cierre, que inician un movimiento en sentido contrario, el del cierre se encuentra retardado por la resistencia del muelle recuperador y la diferencia existente entre la masa del bloque y la de la carga proyectar. Con el movimiento del bloque se produce, como en el caso anterior, la extracción y expulsión de la vaina, se monta el mecanismo de disparo y se comprime el muelle recuperador, que deberá empujar nuevamente al bloque hacia adelante, para introducir un nuevo cartucho en la recámara y mantenerla bloqueada posteriormente.




  • DE CORREDERA: provistas también de un depósito tubular bajo el cañón, pero a diferencia de las semiautomáticas, el movimiento de repetición se produce manualmente, mediante sucesivos movimientos del guardamanos, atrás y adelante, sobre dos ejes guías. En los últimos años, y como consecuencia de la aplicación de estas armas al campo bélico y al policial, se han diseñado escopetas de cañón reducido, que combinan el funcionamiento semiautomático y el de corredera, pudiendo optar el usuario por uno u otro actuando sobre un botón situado en la corredera (Spas 12 y Spas 15 de Franchi), o las diseñadas por Heckler and Koch, Smith and Wesson, Benelli o Beretta, algunas con dispositivo selector de disparo automático, que han integrado las denominadas escopetas CAWS (Close Assault Weapon System).

La escopeta de dos cañones, puede montarlos en posición horizontal (yuxtapuestos), o vertical (superpuestos); lo que generalmente implica que el mecanismo de percusión y disparo se encuentre duplicado, pudiendo ser este último simple.


La escopeta yuxtapuesta puede llevar martillos externos o internos; mientras que la superpuesta incorpora martillos internos y, en muchos casos un mecanismo para seleccionar el mecanismo de percusión superior o inferior.
Los rifles express, reciben esta denominación por combinar en una misma arma un cañón de ánima lisa con otro estriado (Billing) ; o uno liso con dos estriados (Drilling) , de distintos calibres; o bien cuatro cafíones combinados (Vierling) . En cualquier caso su silueta es similar a la de una escopeta de varios cañones, por lo 'que no es extraño encontrarlos con la denominación de escopetas mixtas.

IDENTIFICACION DE LAS ARMAS DE FUEGO.
Los archivos de armas de fuego se organizan en base a cuatro datos, que hacen posible la diferenciación de todos los elementos que lo componen. Son, en primer lugar, el tipo de arma; dentro de él y en orden de creciente, por el calibre; dentro de cada calibre y en orden alfabético, por la marca y modelo, y a continuación en orden ascendente por el número de serie.
Excepto el tipo, son datos que se troquelan en el arma, exteriormente, sobre los cañones, la corredera o la caja de mecanismos o en el interior sobre el armazón. Pero esta información no siempre es visibles, la antigüedad, mal estado de conservación, o la eliminación intencionada, pueden ser un obstáculo para la lectura de los mismos. En estos casos recurriremos a su restauración esto es posible por la compresión molecular que se produce en el lugar donde se troquela el carácter, haciendo esta superficie menos porosa que la circundante, por lo que al someter toda la zona a un proceso de oxidación, este se produce en tiempos distintos, haciendo posible la visualización del troquel o los guarismos que se había estampado.
Los logotipos, emblemas, escudos, grabados decorativos y símbolos, son de utilidad para identificar al fabricante, y en algunos casos el modelo del arma sometida a estudio (Anexo I).
También es de utilidad el punzonado correspondiente al banco de pruebas. Consiste en un control de calidad al que se someten las armas o sus piezas, quedando grabadas con distintas marcas según las pruebas a que han sido sometidas.
En España, los antecedentes datan de las organizaciones gremiales, creadoras de las Reales Fábricas de Armas Portátiles de Fuego y Blancas de Guerra, en Placencia 1573; lo que dio lugar a la creación de reglas e instrucciones que se debían observar para la prueba de fusiles en todas las Fábricas Reales de Armas de España, así para reconocer el origen de las armas, se marcaron con una "B" las vascas; con una "C" las catalanas y con una "SI' las de Silillos y sobre las letras, una corona real3. Otro documentos de la época liaceti referencia a los lugares donde debe marcarse las armas (en la ochava del cañón, sobre el fogón, ... ); y el troquel a usar, “EX", “IR", que hacían referencia al examinador y la primera letra de su apellido.
Tras el Convenio de Bruselas de 15-7-1914, los países que se adhieren al acuerdo, se comprometen a establecer unas normas para controlar la' calidad de las armas de fuego, antes de su comercialización. Para ello, se homologaron los bancos de prueba que habrían de llevar a cabo este control; en España el Banco Oficial de Pruebas de Eibar, en Alemania los de Kiel, Berlín, Munich, Ulm, Colonia y Hannover; en Francia el de París y St. Etienne; en Bélgica el de Lieja; en Gran Bretaña en Londres y Birmingham; en Italia Gardone V.T. y Brescia. El resto de países carentes de banco y, los que cuentan con bancos de firmas comerciales, no homologados, están obligados a pasar el control en uno de los bancos europeos homologados, para comercializar sus productos, so pena de infracción legal.


Capitulo 1

Capitulo 2

Capitulo 3

Capitulo 4

Capitulo 5

Balística identificativa

















La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje