Página principal

Capítulo 1 Capítulo 4 Capítulo 7 Capítulo 10 Capítulo 13 Capítulo 16 Capítulo 19


Descargar 193.02 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño193.02 Kb.
  1   2   3   4
"Ilusiones"

de Richard Bach


Capítulo 1 Capítulo 4 Capítulo 7 Capítulo 10 Capítulo 13 Capítulo 16 Capítulo 19
Capítulo 2 Capítulo 5 Capítulo 8 Capítulo 11 Capítulo 14 Capítulo 17 Epílogo
Capítulo 3 Capítulo 6 Capítulo 9 Capítulo 12 Capítulo 15 Capítulo 18
1

1. Vino al mundo un Maestro nacido en la Tierra Santa de Indiana, criado en las colinas místicas situadas al este de Fort Wayne. 2. El Maestro aprendió lo que concernía a este mundo en las escuelas públicas de Indiana y luego, cuando creció, en su oficio de mecánico de automóviles. 3. Pero el Maestro traía consigo los conocimientos de otras tierras y otras escuelas, de otras vidas que había vivido. Los recordaba y puesto que los recordaba adquirió sabiduría y fuerza, y la gente descubrió su fortaleza y acudió al él en busca de consejo. 4. El Maestro creía que disfrutaba de la facultad de ayudarse a sí mismo y a de ayudar a toda la Humanidad, y puesto que lo creía, así fue, de modo que otros vieron su poder y acudieron a él para que les curase de sus tribulaciones y sus muchas enfermedades. 5. El Maestro creía que es bueno que todo hombre se vea a sí mismo como hijo de Dios, y puesto que lo creía, así fue, y los talleres y los garajes donde trabajaba se poblaron y atestaron con quienes buscaban su sabiduría y el contacto de su mano y las calles circundantes con quienes sólo anhelaban que su sombra pasajera se proyectara sobre ellos y cambiara sus vidas. 6. Sucedió, en razón de las multitudes que varios capataces y jefes de talleres le ordenaron al Maestro que dejara sus herramientas y siguiera su camino, porque el apiñamiento era tal que ni él ni los otros mecánicos tenían espacio para trabajar en la reparación de los automóviles. 7. Se internó pues en la campiña y sus seguidores empezaron a llamarlo Mesías, y hacedor de milagros, y puesto que lo creían, así fue. 8. Si estallaba una tormenta mientras él hablaba, ni una sola gota de agua tocaba la cabeza de uno de sus oyentes, y quienes estaban al fondo de la multitud escuchaban sus palabras con tanta nitidez como los primeros, aunque en el cielo retumbaran rayos y truenos.


Y siempre les hablaba en parábolas. 9. Y les dijo: "En cada uno de vosotros reside el poder de prestar consentimiento a la salud y a la enfermedad, a las riquezas y a la pobreza, a la libertad y a la esclavitud. Somos nosotros quienes las domeñamos y no otro." 10. Un obrero habló y dijo: "Es fácil para ti, Maestro, porque a ti te guían y a nosotros no, y no necesitas trabajar como trabajamos nosotros. En este mundo el hombre debe trabajar para ganarse la vida." 11. El Maestro respondió y dijo: "Una vez vivía un pueblo en el lecho de un gran río cristalino. 12. "La corriente del río se deslizaba sobre todos sus habitantes; jóvenes y ancianos, ricos y pobres, buenos y malos y la corriente seguía su camino ajena a todo lo que no fuera su propia esencia de cristal. 13. "Cada criatura se aferraba como podía a las ramitas y rocas del lecho del río, porque su modo de vida consistía en aferrarse y porque desde la cuna todos habían aprendido a resistir la corriente. 14. "Pero al fin una criatura dijo: ‘Estoy harta de asirme, aunque no lo veo con mis propios ojos, confío en que la corriente sepa hacia donde va. Me soltaré y dejaré que me lleve a donde quiera. Si continúo inmovilizada, me moriré de hastío.’ 15. "Las otras criaturas rieron y exclamaron:’ ¡ Necia ! ¡Suéltate y la corriente que veneras te arrojará, revolcada y hecha pedazos contra las rocas, y morirás más rápidamente que de hastío!’ 16. "Pero la que había hablado en primer término no les hizo caso, y después de inhalar profundamente se soltó; inmediatamente la corriente la revolcó y la lanzó contra las rocas.
17. "Mas la criatura se empecinó en no volver a aferrarse, y entonces la corriente la alzó del fondo y ella no volvió a magullarse ni a lastimarse. 18. "Y las criaturas que se hallaban aguas abajo, que no la conocían, clamaron: ‘¡ Ved un milagro! ¡ Una criatura como nosotras, y sin embargo vuela! ¡ Ved al Mesías que ha venido a salvarnos a todas!’. 19. "Y la que había sido arrastrada por la corriente respondió: ‘No soy más Mesías que vosotras. El río se complace en alzarnos, con la condición de que nos atrevamos a soltarnos. Nuestra verdadera tarea es éste viaje, ésta aventura ’. 20. "Pero seguían gritando aún más alto: ‘¡ Salvador!’, sin dejar de aferrarse a las rocas. Y cuando volvieron a levantar la vista, había desaparecido, y se quedaron solas, tejiendo leyendas acerca de un Salvador." 21. "Y sucedió que cuando vio que la multitud crecía día a día, más hacinada y apretada y enfervorizada que nunca, y cuando vio que los hombres le urgían para que los curara sin descanso, para que los alimentara con sus milagros, para que aprendiera por ellos y viviera sus vidas, se sintió afligido, y ese día subió solo a la cima de un monte solitario y allí oró. 22. Y dijo en el fondo de su alma: "Será un Portento Infinito, si es esa tu voluntad, que apartes de mí este cáliz, que me ahorres esta tarea imposible. No puedo vivir las vidas de los demás, y sin embargo diez mil personas me lo suplican. Lamento haber permitido que sucediera todo esto. Si esa es tu voluntad, autorízame a volver a mis motores y a mis herramientas, y a vivir como todos los hombres." 23. Y una voz le habló en las alturas, una voz que no era ni masculina ni femenina, poderosa ni suave, sino infinitamente bondadosa. Y la voz le dijo: "No se hará mi voluntad sino la tuya. Porque lo que tú deseas es lo que yo deseo de ti. Sigue tu camino como los otros hombres; y que seas feliz en la tierra." 24. Al escucharla, el Maestro se regocijó, y dio las gracias, y bajó de la cima del monte tarareando una cancioncilla popular entre los mecánicos. Y cuando la multitud le urgió con sus penas, y le imploró que
la curara y aprendiese por ella y la alimentara incesantemente con su sabiduría y le entretuviera sus milagros, él sonrió y le dijo apaciblemente: "Renuncio". 25. Por un momento, la muchedumbre quedó muda de asombro. 26. Y él continuó: "Si un hombre le dijera a Dios que su mayor deseo consistía en ayudar al mundo atormentado, a cualquier precio, y Dios le contestara y explicara lo que debía hacer, ¿ tendría el hombre que obedecer?" 27. " ¡ Claro, Maestro!", clamó la multitud. "¡ Si Dios se lo pide deberá soportar complacido las torturas del mismísimo infierno!". 28. "¿ Cualesquiera que sean esas torturas, y por ardua que sea la tarea?" 29. "Deberá enorgullecerse de ser ahorcado, deleitarse de ser clavado en un árbol y quemado, si eso es lo que Dios le ha pedido", contestó la muchedumbre. 30. "Y que haríais - preguntó el Maestro a la concurrencia - si Dios os hablara directamente a la cara y os dijera: ‘OS ORDENO QUE SEÁIS FELICES EN EL MUNDO MIENTRAS VIVÁIS'? ¿ Qué haríais entonces?" 31. La multitud permaneció callada. Y no se oyó una voz, un ruido, entre las colinas ni en los valles donde estaba congregada. 32. Y el Maestro dijo, dirigiéndose al silencio: "En el sendero de nuestra felicidad encontraremos la sabiduría para la que hemos elegido esta vida. Esto es lo que he aprendido hoy, y opto por dejaros ahora para que transitéis por vuestro propio camino, como deseáis." 33. Y marchó entre las multitudes y las dejó, y retornó al mundo cotidiano de los hombres y las máquinas.
2

Conocí a Donald Shimoda a mediados del verano. En los cuatro años que llevaba volando no había encontrado a ningún otro piloto que hiciera lo que yo: dejarse llevar por el viento de un pueblo a otro, ofreciendo paseos en un viejo biplano a tres dólares por diez minutos de vuelo. Pero un día, un poco al norte de Ferris, en Illinois, miré abajo desde la carlinga de mi Fleet y vi un viejo Travel Air 4000, dorado y blanco, bellamente posado sobre el heno esmeralda-limón. La mía es una vida libre, pero a veces me siento solo. Vi el biplano allí, lo pensé unos instantes y resolví que nada perdía con bajar. Reduje gases, incline el timón de dirección, y el Fleet y yo iniciamos un descenso lateral. Volvieron los ruidos familiares: el viento en los cables de las alas y ese apacible y lento poc-poc del viejo motor que hace girar perezosamente la hélice. Me subí las gafas para vigilar mejor el aterrizaje. Los tallos de maíz ondulaban abajo, muy cerca, como una jungla de follaje verde; tuve el vislumbre de una empalizada y luego se extendió el heno recién cortado hasta donde alcanzaba la vista. Enderecé la palanca de mando y el timón de dirección: una grácil vuelta alrededor del campo, el roce del heno contra los neumáticos y después el familiar y sereno chasquido crepitante del terreno duro debajo de las ruedas. Despacio, despacio; luego, una rápida descarga de estrépito y potencia para rodar hasta el otro avión y detenerse a su lado. Reducir gases, oprimir el interruptor, el suave clac-clac de la hélice, cada vez más lento, en medio del silencio implacable de julio. El piloto del Travel Air estaba sentado en el heno, con la espalda reclinada contra la rueda izquierda de su avión y me miraba apaciblemente. También yo lo miré, durante medio minuto, escudriñando el misterio de su aplomo. Yo no habría tenido la sangre fría precisa para quedarme tranquilamente sentado, observando como otro avión se posaba en el mismo campo y se detenía a diez metros de mí. Le saludé con una inclinación de cabeza. Sin saber por qué , lo encontré simpático. - Me pareció que estabas solo - dije, a través de la distancia que nos separaba. - Tu también lo parecías. - No quise molestarte. Si estoy de más, me voy. - No. Te esperaba. Sonreí al oírle. - Perdona que te haya hecho esperar. - No importa.


Me quité el casco y las gafas, salí de la carlinga y bajé al suelo. Pisar la tierra produce una sensación agradable cuando se han pasado un par de horas en el Fleet. - Espero que no te importe el jamón y queso - dijo -. Jamón queso y tal vez una hormiga. No hubo ni un apretón de manos ni presentación de ninguna naturaleza. No era corpulento. El pelo hasta los hombros, más negro que el caucho del neumático contra el que se apoyaba. Ojos oscuros como los de un halcón, de esos que me gustan en un amigo y que, sin embargo, me incomodan mucho en cualquier otro. No sé por qué pensé en él como en un maestro de karate dispuesto a hacer una demostración discretamente violenta. Acepté el bocadillo y el agua que me ofrecía en la tapadera de un termo. - Pero, ¿quién eres? - pregunté -. Hace años que voy así y nunca he visto a otro acróbata del aire en los campos. - No sirvo para muchas otras cosas - respondió, bastante complacido Trabajitos mecánicos, soldaduras, forcejear un poco, desguazar tractores. Cuando me quedo mucho tiempo en un mismo lugar tengo problemas. De modo que preparé el avión y ahora me dedico a la acrobacia aérea. - ¿ Qué modelos de tractores ? - Los D- 8 los D-9. Fue por poco tiempo, en Ohio. - ¡El D- 9! ¡Tan grande como una casa! Con una primera de doble tracción. ¿Es cierto que puede derribar una montaña? - Hay mejores sistemas para mover montañas - contestó, con una sonrisa que tal vez duró una décima de segundo. Estuve un minuto largo recostado contra el ala inferior de su avión, estudiándolo. Una ilusión óptica...era difícil mirarle de cerca. Era como si hubiera un halo luminoso alrededor de su cabeza, que diluyera el fondo hasta reducirlo a un tono plateado, tenue, nebuloso. - ¿Te ocurre algo ?- inquirió. - ¿Qué clase de problemas tuviste ? - Bah. Nada importante. Se trata sencillamente de que en estos tiempos me gusta ir de un lado a otro, como a ti. Di la vuelta a su avión , con el bocadillo en la mano. Era un modelo 1928 ó 1929, y no tenía ni un raspón. Las fábricas no producen aviones tan impecables como el suyo, ahí posado sobre el heno. Por lo menos veinte capas de butirato aplicado a mano ; la pintura estaba estirada como un espejo sobre las costillas de madera. Debajo del borde de la carlinga leí la palabra Don, escrita en letras góticas doradas, la matrícula adherida al portamapas decía : D. W. Shimoda. Los instrumentos acababan de salir del
embalaje : eran los originales, de 1928. Palanca de mando y barra del timón de dirección fabricadas con doble barnizado ; palanca de gases, mando de mezcla y avance de encendido a la izquierda. Ya no se encuentran avances de encendido ni siquiera en las antigüedades mejor restauradas. Ni un raspón, ni un remiendo en el fuselaje, ni una salpicadura de aceite. Ni siquiera una brizna de paja sobre el suelo de la carlinga, como si el biplano no hubiera volado nunca y se hubiera materializado allí mismo después de atravesar medio siglo por un túnel del tiempo. Sentí un extraño escalofrío en la nuca. - ¿ Cuánto hace que llevas pasajeros ?- le pregunté. - Aproximadamente un mes, ahora. Cinco semanas. Mentía. Cinco semanas por los campos y, seas quien fueres, tendrás mugre y aceite en el avión y habrá una brizna de paja en el suelo de la carlinga, por mucho que te esmeres para evitarlo. Pero aquel artefacto... ni aceite sobre el parabrisas, ni manchas de heno volador aplastado contra los fuertes ataques de las alas y los alerones de la cola, ni insectos estrellados contra la hélice. Un avión que atraviesa la atmósfera estival de Illinois no puede estar en semejantes condiciones. Examiné el Travel Air durante otros cinco minutos. Después volví al punto de partida y me senté sobre el heno, debajo del ala, de cara al piloto. No tenía miedo. El fulano seguía resultándome simpático, pero había algo que no encajaba. - ¿ Porqué no me dices la verdad ? - Te la he dicho, Richard - respondió -. Además, puedes ver el nombre pintado en el avión. - Nadie puede estar llevando pasajeros en un Travel Air durante un mes sin que el avión se le manche de aceite, amigo mío, y de polvo. Sin que tenga que aplicar un remiendo al fuselaje. Y ¡ por amor de Dios !, sin que se le llene el suelo de paja. Sonrió plácidamente. - Hay cosas que ignoras. En ese momento era un ser extraño procedente de otro planeta. Le creí, pero no encontré la forma de explicar la presencia de su avión, refulgente, posado en el campo estival. - Es cierto, pero algún día lo sabré todo. Y entonces te regalaré mi avión Donald, porque ya no lo necesitaré para volar. Me miró con interés y arqueó las cejas negras. - ¿De veras ? Cuéntamelo. Estaba exultante. ¡ Al fin ! Alguien dispuesto a escuchar mi teoría. - Supongo que durante mucho tiempo la gente no pudo volar porque no lo creía posible ; por eso no aprendía los principios elementales de la
aerodinámica. Yo quiero creer que en alguna parte existe otro principio : no necesitamos aviones para volar, ni para atravesar paredes, ni para llegar a los planetas. Podemos aprender a hacerlo sin la ayuda de ningún tipo de máquinas. Si lo deseamos. Esbozo una sonrisa a medias, seriamente, y asintió con una sola inclinación de cabeza. - Y piensas que aprenderás lo que deseas recogiendo pasajeros en los campos, a tres dólares por cabeza. - El único aprendizaje digno de ese nombre es el que yo consiga por mi cuenta. Si en el mundo hubiera alguien, que no lo hay, capaz de enseñarme más que mi avión, y que el cielo, acerca de lo que deseo saber, correría ahora mismo a buscarlo. O a buscarla. Los ojos oscuros me escrutaron fijamente. - ¿ Y no crees que si realmente quieres aprender esto , es que alguien te está guiando ? - Me está guiando, claro. ¿ Acaso no nos guían a todos ? Siempre he sentido que algo me vigila, como quien dice. - Y piensas que te conducirá hasta el maestro que podrá ayudarte. - Si el maestro no resulto ser yo, sí. - A lo mejor es así como sucede - dijo. Una flamante camioneta avanzó silenciosamente por el camino en dirección a nosotros, levantando una tenue polvareda parda, y se detuvo junto al campo. Se abrió la puerta y bajaron de ella un anciano y una niña de unos diez años. La atmósfera estaba tan tranquila que el polvo continúo flotando. - ¿ Llevan pasajeros, verdad ? - preguntó el hombre. Era Donald Shimoda el que había descubierto el lugar, así que permanecí callado. - Sí, señor - respondió fogosamente -. ¿Anda hoy con ganas de volar ? - Si subo, ¿ hará algunas acrobacias, rizará el rizo conmigo allá arriba ? Los ojos del hombre titilaron. Quería saber si lo reconocíamos a pesar de su jerga de palurdo. - Si lo desea, lo haré. Si no, no. - Y supongo que me cobrará una fortuna. - Tres dólares en metálico, señor, por diez minutos de vuelo. O sea treinta céntimos por minuto. Y lo vale, según me dice la mayoría de la gente.
Tuve la extraña sensación de sentirme un poco espectador mientras permanecía ahí sentado, ocioso, escuchando el modo en que el individuo promocionaba su mercancía. Me gustó lo que dijo, siempre en un tono muy medido. Me había acostumbrado tanto al sistema que utilizaba yo para reclutar mis clientes ("¡ Os garantizo que arriba la temperatura es diez grados más baja, amigos ! ¡ Venid a donde solo vuelan los pájaros y los ángeles ! Todo por solo tres dólares, apenas doce monedas de veinticinco centavos..."), que había olvidado que podía haber otro. Volar y tener que vender el viaje además, entrañaba una cierta tensión. Estaba acostumbrado a ella, pero no por eso dejaba de existir : si no consigo pasajeros, no como. Como en aquel momento podía quedarme sentado, sin que mi almuerzo dependiera del desenlace, aproveché la oportunidad para relajarme y mirar. La niña también se mantenía apartada, observando. Rubia, de ojos castaños y expresión solemne, estaba allí porque su abuelo estaba. No quería volar. En la mayoría de los casos se produce la situación inversa : niños ávidos y adultos cautelosos. Pero cuando uno se gana la vida con ese trabajo también adquiere un sexto sentido, y comprendí que la niña no volaría con nosotros en todo el verano. - ¿ Cuál de ustedes, caballeros... ?- preguntó el hombre. Shimoda se sirvió una taza de agua. - Richard le llevará. Yo estoy comiendo. A menos que prefiera esperar. - No, señor. Estoy listo para partir. ¿Podremos volar sobre mi granja ? - Desde luego - asentí - . Bastará que señale en que dirección desea ir, señor. Saqué las mantas, la caja de herramientas y las cacerolas de la carlinga del Fleet, le ayudé a instalarse en el asiento para pasajeros y le puse el cinturón de seguridad. Después me deslicé en la carlinga posterior y ajusté mi propio cinturón. - ¿ Me echas una mano, Don ? - Sí. - Se colocó junto a la hélice, sin soltar la taza con agua -. ¿Qué quieres ? - Hazlo despacio. El impulso te la sacará de la mano. Siempre que alguien acciona la hélice del Fleet, tira con demasiada fuerza y por complejas razones el motor no arranca. Pero aquel hombre la hizo girar muy lentamente, como si la conociera de toda la vida. El muelle de arranque chasqueó, las chispas saltaron en los cilindros y el viejo motor se puso en marcha, con la mayor espontaneidad. Don volvió a su avión , se sentó y entabló conversación con la niña.
El Fleet levantó vuelo en medio de una fuerte descarga de potencia y de pajas arremolinadas. Subió treinta metros (si el motor se detiene ahora, nos asentaremos sobre el maíz), ciento cincuenta metros ( ya podemos volver y posarnos sobre el heno... al oeste tenemos ya la dehesa), trescientos metros y luego nos enderezamos en medio del viento, siguiendo el rumbo que marcaba el dedo del hombre, hacia el sudoeste. Tres minutos de vuelo y describimos un círculo sobre una granja con establos del color de carbones incandescentes y una casa marfileña en medio de un océano de menta. En el fondo, un huerto con maíz tierno, lechuga y tomates. El ocupante de la carlinga delantera miró hacia abajo mientras sobrevolábamos la finca, enmarcada entre las alas y los cables del Fleet. En la galería apareció una mujer, con un delantal blanco sobre el vestido azul, saludando con la mano. El hombre contestó el saludo. Más tarde comentarían la nitidez con que se habían visto a través del cielo. Finalmente me miró e hizo una inclinación de cabeza. Ya era suficiente, gracias, y que podíamos regresar. Describí un vasto círculo alrededor del Ferris, para que la gente se enterara de que había una función de vuelo, y después tracé una espiral sobre el campo de heno para enseñar, exactamente , el escenario.. En el momento en que planeaba para aterrizar, sesgándome sobre el maizal, el Travel Air despegó y se dirigió inmediatamente hacia la granja que nosotros acabábamos de dejar atrás. Yo formé parte, hace tiempo, de una cuadrilla de cinco acróbatas del aire, y por un momento tuve la misma sensación de actividad febril... un avión que remontaba el vuelo al tiempo que otro aterrizaba. Tocamos tierra con un plácido impacto ronroneante y rodamos hasta el otro extremo del campo, junto al camino. El motor se detuvo, el hombre se desabrochó su cinturón de seguridad y le ayudé a bajar. Sacó la cartera del interior del mono y contó los billetes de dólar, mientras movía la cabeza. - Ha sido un paseo estupendo, hijo. - Eso pensamos. Vendemos un buen producto. - ¡ El que vende es su amigo ! - ¿ Cómo dice ? - Lo que he dicho. Su amigo sería capaz de venderle rizones al diablo, sí señor. ¿ No piensa lo mismo ? - ¿ Por qué lo dice ? - Por la niña, claro. ¡ Mi nieta Sarah volando !
Mientras decía esto miraba al Travel Air que, como una lejana mota de plata en el aire, sobrevolaba la granja. Hablaba con la serenidad con que lo habría hecho si hubiera notado que en la rama seca del huerto acabaran de brotar flores y manzanas maduras. - Desde que nació, esa criatura huye despavorida de los lugares altos. Grita, se espanta. Es tan difícil que Sarah trepe a un árbol como que sacuda un avispero con la mano desnuda. Ni siquiera se atreve a subir la escalera del desván, y no lo haría aunque el Diluvio estuviera inundando el patio. Es un prodigio con las máquinas, no le tiene miedo a los animales...¡ pero tiene fobia a las alturas ! Y ahí está, volando. Me habló de eso y de otros tiempos singulares. Recordaba la época en que los acróbatas del aire pasaban por Galesburg, hacia muchos años, y por Monmouth, pilotando biplanos iguales a los nuestros pero realizando con ellos toda clase de piruetas. Observé como el lejano Travel Air aumentaba de tamaño, picaba sobre el campo en un ángulo mucho más empinado del que yo habría intentado con una niña que tenía miedo a las alturas, sobrevolaba el maíz y la cerca y se posaba en un aterrizaje en tres etapas realmente espectacular. Donald Shimoda debía tener mucha experiencia como piloto para tomar tierra así con un Travel Air. El avión fue a detenerse junto a nosotros, sin consumir más combustible, y la hélice traqueteó apaciblemente hasta inmovilizarse. La observé con atención. No había insectos aplastados contra la superficie. Ni una sola mosca estrellada contra la gran pala de dos metros cuarenta. Me levanté de un salto para ayudarles, desabroché el cinturón de seguridad de la niña, abrí la portezuela de la carlinga delantera para que saliese y le mostré donde debía pisar para que su pie no atravesara la tela del ala. - ¿ Te ha gustado ? - pregunté. No me prestó atención. - ¡Abuelo, no tengo miedo !¡No me he asustado ! ¡ La casa parecía un juguete y mamá hacía señales con la mano y Don dijo que yo tenía miedo porque una vez me había caído y muerto, pero que ya no debo temer ! Seré piloto, abuelo. ¡ Tendré mi propio avión y yo misma me ocuparé del motor y volaré a todas partes y llevaré pasajeros ! ¿ Podré hacerlo ? Shimoda sonrió al viejo y se encogió de hombros. - El te ha dicho que serías piloto, ¿verdad, Sarah ? - No, pero lo soy. Ya me apaño con los motores. ¡ Tú lo sabes ! - Bueno, eso lo hablarás con tu madre. Es hora de volver a casa.
Los dos nos dieron las gracias y se dirigieron hacia la camioneta - él andando y la niña corriendo -, transformados ambos por o que había sucedido en el campo y en el cielo. Llegaron dos coches, y luego un tercero, y a mediodía se agolpó la gente que quería ver Ferris desde el aire. Realizamos doce o trece vuelos tan rápidamente como pudimos, y a continuación fui a la estación de servicio del pueblo, por gasolina para el Fleet. Después tuvimos algunos pasajeros, y luego unos cuantos más ; cayó la tarde y seguimos volando hasta la puesta del sol. En alguna parte, un cartel decía 200 habitantes, y cuando oscureció tuve la impresión de que a todos, incluso a algunos forasteros, los habíamos paseado por el aire. Con el ajetreo de los vuelos olvidé preguntarle a Don que había sucedido con Sarah, y qué le había dicho él : si había inventado la muerte anterior de la niña, o si pensaba que era cierta. En alguno de los aterrizajes estudié detenidamente su avión mientras los pasajeros cambiaban de asiento. No tenía ni una marca, ni una gota de aceite en ninguna parte. Aparentemente, volaba esquivando esos mismos insectos que yo tenía que limpiar de mi parabrisas cada una o dos horas. Cuando pusimos punto final a la jornada, apenas quedaba un ligero resplandor en el cielo. Y cuando terminé de acomodar los tallos de maíz seco en mi cocina portátil de hojalata, y los hube cubierto con trozos de carbón y hube encendido el fuego, la oscuridad era total y las llamas arrancaban reflejos de colores de los aviones posados cerca de nosotros y de la paja dorada que nos rodeaba. Eché una mirada al interior de la caja de provisiones. - Las opciones son : sopa, cocido o espaguetis - dije -. Pera o melocotón. ¿Quieres melocotón en almíbar ? - Es lo mismo - respondió afablemente - Cualquier cosa o nada. - Hombre, ¿no tienes apetito ? ¡ Ha sido una jornada de mucho movimiento ! - No me has dado muchas razones para tener apetito, a menos que el cocido sea bueno. Abrí la lata de cocido con mi Cuchillo de Salvamento de Oficial Swiss Air, hice lo mismo con el de espaguetis , y puse ambos recipientes en el fuego. Tenía los bolsillos repletos de dinero : para mí, era una de las horas más placenteras del día. Saqué los billetes y los conté sin preocuparme demasiado por estirarlos. Sumaban ciento cuarenta y siete dólares, y enseguida realicé un cálculo mental, operación ésta que no me resultaba fácil.
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje