Página principal

Capitulo primero legislacion nacional


Descargar 289.07 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño289.07 Kb.
  1   2   3   4


CAPITULO PRIMERO

1.1.- LEGISLACION NACIONAL

En Mexico, el Código Penal de 1871, en su Libro Tercero, De Los Delitos en Particular, reservaba el Titulo Primero a los Delitos Con­tra La Propiedad, y, en el, dedicaba el Capitulo V al Fraude Contra la Propiedad.1 Hay fraude, decía el artículo 413, slempre que enga­ñando a uno, o aprovechándose del error en que éste se halla, se hace ilícitamente de alguna cosa, ó alcanza un lucro indebido, con perjui­cio de aquel. Esta definición del fraude es la misma que posterior­mente emplearian los Códigos de 1929 y de 1931, sin más modifica­ciones que eliminar este último, con razón, la exigencia de que el lucro se alcanzara con perjuicio de la víctima del engaño, norma que permitía la impunidad en todos aquellos casos en que no coinciden el engañado y el titular del patrimonio. Daramente inspirado por Ia escroquerie francesa, el autor del Código disponía (artículo 414) que el fraude toma el nombre de estafa: cuando el que quiere hacerse de una cantidad de dinero en numerario, en papel moneda o en bi­Iletes de banco, de un documento que importa obligación, liberación o transmisión de derechos, a de cualquiera otra cosa ajena mueble, logra que se la entreguen por medio de maquinaciones o artificios que no constituyan un delito de falsedad.

Definir genéricamente el fraude era en tal forma innovador que, al parecer, el propio autor del Código no fue consciente de todas las consecuencias que de ello derivaban. Por eso, en posteriores artícu­los, enumera una serie de conductas que llevan aparejada la misma pena del robo sin violencia que corresponde al estafador, tales como: enajenar una cosa como si fuera de oro o plata, sabiendo que no lo es; enajenar una cosa con conocimiento de que no tiene derecho para disponer de ella, o arrendarla, hipotecarla, empeñarla o gravar­la de cualquier modo, si se ha recibido el precio, el alquiler, la canti­dad en que se la gravó, ó una cosa equivalente; valerse del fraude para ganar en un juego de azar o de suerte; defraudar a alguno una cantidad de dinero o cualquier otra cosa, girando a favor de él una libranza o una letra de cambio contra una persona supuesta, o con­tra otra que el girador sabe que no ha de pagarlas, etc. Todos estos tipos, antecedentes de los fraudes específicos que hoy se alojan en el artículo 387 del Código Penal Federal, se antojan inútiles en presencia del trascendental avance legislativo que representa la conceptuación genérica del fraude.

Este logro juridico es de tal importancia, que nos obliga a dete­nernos un momento en el estudio de sus origenes, a fin de precisar quienes fueron sus autores.2 En el año de 1861, el Ministro de Jus­ticia, Jesús Terán, por acuerdo del Presidente de la Republica, Benito Juárez, nombró una Comisión para formal el Código Penal, compuesta de los Licenciados Urbano Fonseca, Antonio Martinez de Castro, Manuel María Zamacona, Jose Maria Herrera y Zavala y Carlos María Saavedra. Interrumpida la labor de esta Comision por la Intervención Francesa, de 28 de septiembre de 1868, el Ministro de Justicia, Ignacio Mariscal, por acuerdo del Presidente Benito Juá­rez, mandó se integrase y reorganizase la comisión de la manera si­guiente: Presidete, Licenciado Antonio Martinez de Castro, Licen­ciado : Manuel M. Zamacona, licenciado José María Lafragua, licen­ciado Eulalio María Ortega y, como secretario, el licenciado Inda­lecio Sanchez Gavito. En la primera sesión de la comisión reorga­nizada, su Presidente, Licenciado Antonio Martinez de Castro, pre­sentó los trabajos de la comisión anterior, manifestando que los exa­minasen Lafragua y Ortega (quienes no habian sido miembros de la comisión inicial). La comisión reorganizada se reunió en sesenta y dos sesiones, teniendo lugar la primera el 5 de octubre de 1868, y la ultima el 20 de diciembre de 1869. Las actas de dichas sesiones nos permiten saber que, en elIas, los miembros de la comisión se limita­ron a discutir acerca del articulado de la parte general del Código, sin ocuparse de la parte especial. Por otra parte, sabemos que la pri­mera comisión habia tornado por texto, para el orden de materias, el Código Penal Espanol (de 1848), mas no es posible a tribuir a esa Fuente el concepto genérico del fraude, pues, como ya indicamos arri­ba, España siguió el sistema enumerativo hasta 1983. La conclusión, pues, se impone con la fuerza de 10 evidente: el merito de ser los autores de la primera definición generica del fraude en la historia de las codificaciones occidentales, corresponde a un grupo de juristas mexicanos, los licenciados Urbano Fonseca, Antonio Martinez de Cas­tro, Manuel Maria Zamacona, José María Herrera y Zavala y Carlos María Saavedra, quienes se ocuparon de esta labor entre los años de 1861 y 1868. Al entrar en vigor el Código, en 1871, comparte con el Código Penal Aleman del mismo año la gloria de ese logro.

El Código Penal de 1929, de efímera vigencia, conservó la regla­mentación que daba al fraude el Código de 1871, sin mas modifica­ción que al denominarlo estafa.

El Código de 1931 cambió radicalmente la estructura de la regIamentación del fraude. La definición genérica de la conducta de­lictuosa pasó a ocupar la primera de las trece fracciones del articulo 386. Desaparecía, así, la distinción entre fraude genérico y fraudes especificos. El tipo que hoy llamamos de fraude genérico dejaba de ser eje del sistema para convertirse tan solo en una entre trece hipótesis especificas de conducta defraudatorias. Afortunadamente, por decreto de 31 de diciembre de 1945, publicado en el Diario Oficial de 9 de marzo de 1946, se reformó el Código, devolviendo al fraude genérico en el artículo 386, el papel principalísimo que le corresponde, y relegando los fraudes específicos al artículo 387.3



1.2. CÓDIGO PENAL DE 1871

TITULO PRIMERO

DELITOS CONTRA LA PROPIEDAD

CAPITULO V

FRAUDE CONTRA LA PROPIEDAD

ART. 4l3.- Hay fraude: siempre que engañando a uno, o aprovechándose del error en que éste se halla, se hace otro ilícitamente de alguna cosa, o alcan­za un lucro indebido, con perjuicio de aquél.

ART. 414.- El fraude toma el nombre de estafa: cuando el que quiere ha­cerse de una cantidad de dinero en numerario, en papel moneda o en billetes de banco, de un documento que importa obligación, liberación o transmisión de derechos, o de cualquiera otra cosa ajena mueble, Iogra que se la entreguen por medio de maquinaciones o artificios que no constituyan un delito de falsedad.

ART. 415.- EI estafador sufrirá la misma pena que, atendidas sus circuns­tancias y las del caso, se Ie impondría si hubiera cometido un robo sin violencia.

ART. 416.-Tambien se impondra la pena del robo sin violencia en los mis­mos términos que dice el artículo anterior :


  1. Al que, por titulo oneroso, dé una moneda o enajene una cosa como si fueran de oro o de plata, sabiendo que no lo son;

II. Al que, por un titulo oneroso, enajene una cosa con conocimiento de que no tiene derecho para disponer de ella, o la arriende, hipoteque, empeñe o grave de cualquier otro modo, si ha recibido el precio, el alquiler, Ia cantidad en que la gravó, o una cosa equivalente;

III. Al que en un juego de azar o de suerte se valga de fraude para ganar sin perjuicio de las otras penas en que incurra si el juego fuere prohibido;

IV. Al que defraude a alguno una cantidad de dinero o cualquiera otra cosa, girando a favor de él una libranza o una Ietra de cambio contra una per­sona supuesta, o contra otra que el girador sabe que no ha de pagarlas;

V. Al que entregue en depósito algún saco, bolsa o arca cerrada, haciendo creer faIsamente al depositario que contienen dinero, alhajas u otra cosa va­liosa que no se halla en ellas; sea que defraude al depositario demandándole aquél o éstas después, o sea que consiga por este medio dinero de él o de otro;

VI. Al que compre una cosa mueble ofreciendo pagar su precio al con­tado, y rehuse despues de recibirla hacer el pago y devolver la cosa, si el vendedor Ie exige lo primero dentro de tres dias de haber recibido la cosa el com­prador.

VII. Al que venda a dos personas una misma cosa, sea mueble o raiz, y reciba el precio de ambas. Esto se entiende sin perjuicio de que devuelva el precio al que, con arreglo al derecho civil, se quede sin la cosa.

ART. 417.- EI que ponga en circulación una o mas monedas legítimas de otro metal, como si fueran de oro o de plata, sabiendo que solo tienen la apariencia. será castigado con una multa igual, al cuádruplo del valor que quiso hacerles representar.

ART. 418.-EI que por titulo oneroso enajene una cosa y entregue inten­cionalmente otra, distinta en todo o en parte de la que contrató, sufrirá una multa de segunda dase.

ART. 419.- EI que por titulo oneroso enajene una cosa en precio mayor del que realmente tiene, engañando para esto al que la adquiere, sobre el verda­dero origen, naturaleza, especie o dimensiones de la cosa, sufrirá una multa del duplo de la diferencia que haya entre el precio que cobró y el legítimo, sin per­juicio de las acciones que con arreglo al derecho civil competan al defraudado.

La misma pena se aplicará si el fraude se cometiere en metales preciosos, dando uno de inferior ley que Ia pactada. Esto se entiende si no se ha cometido la falsedad de que se trata en los artículos 694 a 696 y 698.

En los dos casos de éste artículo se tendra como circunstancia agravante de cuarta dase que el delincuente sea platero o joyero.

ART. 420.- Si en los casos de que hablan los artículos que preceden, inter­viniere a nombre del dueño otra persona y cometiere el engaño, se Ie aplicará Ia pena respectiva de las que dichos artículos señalan. Pero si el que interviniere fuere corredor, se tendrá esta circunstancia como agravante de segunda dase.

ART. 421.-EI que sin valerse de pesas o medidas falsas, engañe al com­prador sabre la cantidad o peso de la cosa vendida, haciendo por cualquier me­dio que aparezcan mayores de lo que son, sufrirá una multa de primera dase, cuando el engaño no pase de diez y seis pesos. Pasando de esa cantidad, la multa será de segunda dase.

ART. 422.-Sufrira la pena del robo sin violencia y una multa igual a la cantidad que se proponga defraudar, el que sin acuerdo con el falsario hiciere uso:

1. De moneda falsa o alterada;

II. De pesas o medidas falsas o alteradas;

Ill. De alguno de los documentos falsos de que se habla en los articulos 633 a 690.

Si el delincurnte fuere empleado público, se tendrá esta circunstancia como agravante de cuartata dase, sin perjuicio de lo dispuesto en la fracción única del articulo 148.

ART. 423.-El que venda medicinas o comestibles falsos sabiendo que lo son, pagará una multa del duplo de su valor, si no contiene substancias dañosas.

Si el que vende las medicinas fuere boticario, se considerara esta circuns­tancia como agravante de cuarta dase.

ART. 424.-EI vendedor de cosas adulteradas por el, o sabiendo que lo es­tán, si las substancias mezcladas no son nocivas, pagará una multa de primera dase cuando la diferencia de precio no exceda de diez y seis pesos, y de segunda cuando pase de esa cantidad.

No se comprende en esta prevención el caso en que la mezda no se haga con inimo de engaiiar, sino para apropiar las cosas al comercio del lugar, alas necesidades del consumo, a los habitos o capricho de los consumidores, o por exigirlo así la conservación de la cosa, las reglas de la fabricación, o indicarlo la ciencia para un fin legítimo.

ART. 425.- El que cometa un fraude, explotando en su provecho las preo­cupaciones, la superstición ó la ignorancia del pueblo, por medio de una supues­ta evocación de espiritus, o prometiendo descubrir tesoros, ó hacer curaciones, o explicar presagios y valiendose de otros engaños semejantes, sufrirá la pena de arresto mayor y multa de segunda dase.

ART. 426.-EI que haga un contrato o un acto judicial simulados con per­juicio de otro, será castigado con una multa igual a los daños y perjuicios cau­sados, si estos no exceden de cien pesos. Si pasan de esta cantidad, se impondrá la pena de arresto menor y multa de segunda dase.

Si el autor del contrato simulado lo deshiciere o denunciare la simulación antes de que la justicia tenga conocimiento del delito, solo se Ie impondra la mul­ta correspondiente.

ART. 427.- EI que con abuso de la inexperiencia, de las necesidades o de las pasiones de un menor, Ie prestare una cantidad en dinero, en creditos o en otra cosa equivalente, y Ie hiciere otorgar un documento que importe obligación, liberación o transmisión de derechos, sea cual fuere la forma del contrato, sera castigado con la pena de arresto menor y multa de segunda dase como si come­tiera un fraude.

ART. 428.- EI que de cualquier modo substraiga algún titulo, documento u otro escrito que el habia presentado en juicio, sera castigado como si come­tiera un fraude, y sufrira una multa de diez y seis a quinientos pesos.

ART. 429.- EI que con intención de perjudicar a un acusado substraiga del proceso que contra este se esté formando, un documento o cualquiera actuacion, con que se pudiera probar su inocencia o una circunstancia exduyente o ate­nuante, sera castigado con la pena que se Ie impondria si hubiera dedarado falsamente, aunque no logre su objeto.

ART. 430.- Los hacendados, dueños de fabricas o talleres, que en pago del salario o jornal de sus operarios les den tarjas o planchuelas de metal o de otra materia, vales o cualquiera otra cosa que no corra como moneda en el comercio, seran castigados de oficio con una muIta del duplo de la cantidad a que ascienda la raya de la ultima semana en que se haya hecho el pago de esa manera.

La mitad de esta multa se aplicará a los operarios en proporción al jornal que ganen.

ART. 431.- Los fraudes que causen perjuicio a la salud, se castigarán con las penas que señala el capítulo sobre delitos contra la salud publica.

ART. 432.-Cualquier otro fraude que no sea de los especificados en este capitulo y en el siguiente, se castigara con una multa igual al 25 por 100 de los daños y perjuicios que se causen; pero sin que la multa exceda de mil pesos.

ART. 433.-Son aplicables al fraude y a la estafa los articulos 373, 374 y 375.

1.3. CÓDIGO PENAL DE 1929

TITULO VIGÉSIMO

DE LOS DELITOS CONTRA LA PROPIEDAD

CAPITULO V

DE LA ESTAFA

ART. 1151.-Hay estafa:

I. Siempre que engañando a uno, o aprovechándose del error en que este se halla, se hace otro ilicitamente de alguna cosa, o aIcanza un lucro indebido con perjuicio de aquel;

II. Cuando el que quiere hacerse de una cantidad de dinero en nume­rario, en papel moneda o en billetes de banco, de un documento que importe obligacion, Iiberación o transmisión de derechos, ó de cualquiera otra cosa ajena mueble, logra que se la entreguen por medio de maquinaciones, engaños o ar­tificios.

ART. 1152.-Si las maquinaciones o artificios constituyen un delito de fal­sedad, se acumulara este al delito de estafa, observandose las reglas de acumu­larión para la imposición de la sancion.

ART. 1153.-AI estafador se Ie aplicara la sancion que, atendidas sus cir­cunstancias y las del caso, se Ie impondria si hubiera cometido un robo sin violencia, aumentada en una tercia parte.

ART. 1154.-Se impondra tambien la sancion del robo sin violencia en los mismos terminos que expresa el articulo anterior:

I. AI que, por titulo oneroso, entregue una joya falsa haciendo creer que es buena, o enajene una cosa como si fuere de oro, plata o de cualquier otro metal precioso, sabiendo que no lo es;

II. Al que por titulo oneroso, enajene una cosa con conocimiento de que no tiene derecho para disponer de ella, o la arriende, hipoteque, empeñe o grave de cualquier otro modo, si ha recibido el precio, el alquiler, la cantidad en que la gravó, o una cosa equivalente;

III. AI que en un juego de suerte ó azar se valga de trampas para ganar sin perjuirio de las otras sanciones en que inrurra si el juego fuere prohibido;

IV. Al que obtenga de otro una cantidad de dinero, o cualquiera otra cosa, girando a favor de él una libranza, una letra de cambio o un cheque contra persona supuesta o que el girador sabe que no ha debido pagarlos, o endosando un documento a la orden, a cargo de una persona supuesta o que el endosante sabe que no ha de pagarlo;

V. Al que entregue un deposíto algún saco, bolsa o arca cerrada, haciendo creer falsamente al depositario que contiene dinero, alhajas, u otra cosa valiosa que no se halla en ellas; sea que defraude al depositario demandándole aquél o éstas despues o sea que consigna por este medio dinero de él o de otro;

VI. Al que compre una cosa mueble, ofreciendo pagar su precio al contado y rehuse, despues de recibirla, hacer el pago y devolver la cosa, si el vendedor le exige lo primero dentro de seis días de haber recibido la cosa el comprador;

VII. Al que venda a dos personas una misma cosa, sea mueble o raiz, y reciba de ambas partes todo el precio o parte de él;

VIII. Al que aproveche indebidamente energia eléctrica o cualquier otro flúido, alterando por cualquier medio los medidores destinados a marcar el consumo, o las indicaciones registradas por esos aparatos;

IX.- Al que con objeto de lucrar, en perjuicio del consumidor, altere por cualquier medio los medidores de energia aléctrica, o de otro flúido o las indicaciones registradas por esos aparatos.

ART. 1155.- El que por titulo oneroso enajene una cosa y entregue intencionalmente otro, distinta en todo o en parte de la que contrató, pagará una multa de cinco a veinte días de utilidad.

ART. 1156.- El que por titulo oneroso enajene una cosas en precio mayor del que realmente tiene, engañando para esto al que la adquiere, sobre el verdadero origen, naturaleza, especie o dimenciones de la cosa, pagará una multa del duplo de la diferencia que hubiere entre el precio que cobró y el legítimo, sin perjuicio de las sanciones que con arreglo al derecho civil competan al estafado.

La misma sancion se aplicará si el delito se cometiere en metales preciosos, dando uno de inferior ley que la pactada. Esto es entiende si no se ha cometido la falsedad de que se trata en los articulos 679 a 681 y 683.

ART. 1157.- Si en los casos de que hablan los articulos que preceden, interviniere a nombre del dueño otra persona y cometiere el engaño, se le aplicará la sanción que corresponda de las que dichos artículos señalan. Pero si el que interviniere fuere corredor, se tendrá esta circunstancia como agravante de segunda dase.

ART. 1158.- El que, sin valerse de pesas o medidas falsas, engaña al comprador sobre la cantidad o peso de la cosa vendida, haciendo por cualquier medio que aparezcan mayores de lo que son, pagará una multa de cinco a veinte dias de utilidad, a juicio del juez.

ART.- 1159.- Se impondrá la sancion del robo sin violencia y una multa igual a la cantidad estafada al que, sin acuerdo con el falsario, hiciere uso de pesas o medidas falsas o alteradas.

ART.- 1160.- La misma sanción se impondrá, al que, a sabiendas y para cometer la estafa, hiciere uso de documentos falsos, sea el falsario mismo o un tercero, aunque éste no obre de acuerdo con aquél.

ART. 1161.-El vendedor de cosas adulteradas por el, o sabiendo que lo están, si las substancias mezdadas no son nocivas, pagará una multa de cinco a veinte dias de utilidad, a juicio del juez, y siempre que no mereciere mayor sanción de acuerdo con lo dispuesto en el articulo 512.

No se comprende en esta prevención el caso en que la mezda no se haga con animo de engañar, sino para apropiar las cosas al comercio del lugar, a las necesidades del consumo, a los habitos o capricho de los consumidores, o por exigirlo asi la conservatión de la cosa, las reglas de la fabricación, o indicarlo la ciencia para un fin legitimo.

ART. 1162.-EI que explote en su provecho las preocupaciones, la supersti­ción o la ignorancia del pueblo, por medio de una supuesta evocación de espíritus, o prometiendo descubrir tesoros, o hacer curaciones, o explicar presagios, o valiéndose de otros engaños semejantes, incurrirá en arresto por más de seis meses y pagara una multa de quince a treinta días de utilidad.

ART. 1163.- EI que hiciere un contrato o un acto judicial simulados con perjuicio de otro, pagara una multa igual al importe de la reparación del daño.

Si el autor del contrato o del acto judicial simulado lo deshiciere, o denun­ciare la simulación antes de que la justicia tenga conocimiento del delito, solo estará obligado a reparar el daño causado.

ART. 1164.-El que con abuso de la inexperiencia, de las necesidades o de las pasiones de un menor, le prestare una cantidad de dinero, en créditos o en otra cosa equivalente, y Ie hiciere otorgar un documento que importe obligación, liberación ó transmisión de derechos, sea cual fuere la forma del contrato, pagará una multa de quince a treinta días de utilidad.

ART. 1165.- El que pusiere en circulación fichas, tarjetas, planchuelas u otros objetos de cualquiera materia, como signos convencionales en substitución de Ia moneda legal, pagara una multa de quince a treinta dias de utilidad se­gun la importancia de la emisión.

ART. 1166.-Los hacendados, dueños de fabricas o talleres, mineros o em­presarios, o directores de obras o trabajos que, en pago del salario o jornaI de sus operarios o trabajadores, les den fichas. tarjetas, planchuelas u otros ob­jetos de cualquiera materia, en substitución de Ia moneda legal, pagarán una multa iguaI aI duplo de la cantidad a que ascienda la ultima raya en que se hubiere hecho el pago de esa manera. La mitad de esa multa se aplicará a los operarios o trabajadores en proporción a su salario o jornal.

ART. 1167.- Las estafas que causen perjuicio a la salud, se sancionaran como señala el capítulo sobre delitos contra la salud pública.

ART. 1168.-Se equipararan a la estafa: I. Los actos violatorios de los derechos de propiedad literaria, dramática ó artística, considerados como falsi­ficación en el Código Civil, y se sancionaran con una multa igual al veinticinco por ciento de los perjuicios que se causen y arresto a juicio del juez.

La estimación de los perjuicios, para el efecto de la imposición de la san­ción, se hará conforme a las reglas establecidas en el Libro II de este Código, y II: EI lucro obtenido por comerciantes o empresas que, por sorteos, rifas, lo­terías, promesas de venta, ó por cualquier otro medio y sin entregar la mercancía u objeto del contrato, se queden con las cantidades recibidas, en todo 0 en parte, u obliguen al que las hubiere entregado a recibir otros objetos en pago.

La sanción aplicable en los casas de esta fracción, será la del robo sin vio­lencia.

ART. 1169.- Cualquier otra estafa que no sea de las especificadas en este capítulo, se sancionará con una multa igual al duplo de la cantidad que resulte estafada.

ART. 1170.-Son aplicables a la estafa los artículos 1118 y 1119.

1.4. CÓDIGO PENAL DE 1931

(Texto Original)

TITULO VIGESIMOSEGUNDO

DELITOS EN CONTRA DE LAS PERSONAS EN SU PATRIMONIO

CAPITULO III

FRAUDE

ART. 386.-Se impondrán multa de cincuenta a mil pesos y prisión de seis meses a seis años:

I. Al que engañando a uno, 0 aprovechándose del error en que éste se halla, se haga ilícitamente de alguna cosa, 0 alcance un lucro indebido;

II. Al que obtenga dinero, valores 0 cualquiera otra "Cosa, ofreciendo en­cargarse de la defensa de un procesado a de un reo, si no efectúa esta, sea por­que no se haga cargo legalmente de la misma, 0 porque la renuncie 0 abandone sin causa justificada;

III. Al que, par titulo oneroso, enajene alguna cosa con conocimiento de que no tiene derecho para disponer de ella, 0 la arriende, hipoteque, empeñe o grave de cualquier otro modo, si ha recibido el precio, el alquiler, la cantidad en que la gravó, parte de ellos 0 un lucro equivalente;

IV. Al que obtenga de otro una cantidad de dinero o cualquier otro lucro, otorgándole o endosándole a nombre propio o de otro, un documento nomina­tivo, a la orden o al portador, contra una persona supuesta 0 que el otorgante sabe que no ha de pagarlo;

V. Al que se haga servir alguna cosa o admita un servicio en cualquier es­tablecimiento comercial y no pague su importe;

VI. Al que compre una cosa mueble ofreciendo pagar su precio al contado y rehusé, después de recibirla, hacer el pago o devolver la cosa, si el vendedor le exige lo primero dentro de seis días de haber recibido la cosa el comprador;

VII. Al que venda a dos personas una misma cosa, sea mueble o raíz, y re­ciba el precio de la segunda venta o parte de él;

VIII. Al que valiéndose de la ignorancia o de las malas condiciones económicas de una persona, obtiene de ésta ventajas usurarias por medio de contratos o Convenios en los cuales se estipulen reditos o lucros superiores a los usuales en el mercado;

IX. Al que, para obtener un lucro indebido, ponga en circulación fichas. tarjas, planchuelas u otros objetos de cualquier materia, como signos conven­cionales en sustitución de la moneda legal;

X. Al que hiciere un contrato, un acto o escrito judicial simulados, con per­juicio de otro, o para obtener cualquier beneficio indebido;

XI. Al que, por sorteos, rifas, loterias, promesas de venta o por cualquier otro medio, se quede en todo o en parte con las cantidades recibidas. sin entre­gar Ia mercancía u objeto ofrecido;

XII. Al que aproveche indebidamente energia electrica o cualquier otro fluido, alterando por cualquier medio los medidores destinados a marcar el con­sumo o las indicaciones registradas por esos aparatos, Y

XIII. Al que, con objeto de lucrar en perjuicio del consumidor, altere por cualquier medio los medidores de energía eléctrica o de, otro fluido, o las indi­caciones registradas por esos aparatos.

ART. 387.- Se aplicara igual pena que la señalada en el artículo anterior al que ejecute actos violatorios de derechos de propiedad literaria, dramática o artistica, considerados como falsificación en el Código Civil.

ART. 388.-Cuando eI valor de lo defraudado, conforme a los artículos ante­riores, de este capítulo, no exceda de cincuenta pesos, se castigara el delito con multa de cinco a cincuenta pesos y prisión de tres días a seis meses.

ART. 389.-Se impondrá prisión de tres meses a siete años y multa de veinte a mil pesos, o solo la prisión, al que, para hacerse de una cantidad de dinero en numerario, en papel moneda o en billetes de banco, de un documento que importe obligación, liberación o transmisión de derechos o de cualquiera otra cosa ajena mueble, logre que se Ie entreguen por medio de maquinaciones, engaños o artificios.

ART. 390.--Son aplicables al fraude los artículos 377 y 378.

1.6 CODIGO PENAL DE 1931
(Texto vigente en enero de 1992)

Titulo Vigesimo Segundo

Delitos en contra de las personas en su patrimonio

CAPITULO III



FRAUDE
ART. 186.- (Este articulo fue reformado por decreto de 31 de diciembre de 1945, publicado en el Diario Oficial de 9 de marzo de 1946, y nuevamente por decreto de 26 de diciembre de 1981, publicado en el Diario oficial de 29 del mismo mes y año, en vigor al dia siguiente y corregido según fe de erratas en Diario Oficial de 13 y 15 de enero de 1982, y nuevamente por decreto de 21 de diciembre de 1991, publicado en el Diario Oficial de 30 de diciembre de 1991, en vigor al día siguiente de su publicación, para quedar como sigue):

ART. 386.-Comete el delito de fraude el que engañando a uno o aprove­chandose del error en que este se halla se hace ilícitamente de alguna cosa ó alcanza un lucro indebido.

EI delito de fraude se castigara con las penas siguientes:

I. Con prisión de tres días a seis meses o de treinta a ciento ochenta días multa, cuando el valor de lo defraudado no exceda de diez veces el salario;

II. Con prisión de 6 meses a 3 años y multa de diez a cien veces el salario, cuando el valor de lo defraudado excediera de 10, pero no de quinientas veces el salario.

III. Con prisión de tres a doce años y multa hasta de ciento veinte veces el salario, si el valor de lo defraudado fuere mayor de quinientas veces el salario.

ART. 387.-(Este articulo fue reformado por decreto de 31 de diciembre de 1945, publicado en el Diario Oficial de 9 de marzo de 1916, en vigor tres días después, como sigue) :

ART. 387.-Las mismas penas señaladas en el artículo anterior, se impondrán:

I. AI que obtenga dinero, valores o cualquiera otra cosa, ofreciendo encar­garse de la defensa de un procesado o de un reo, o de la dirección o patrocinio de un asunto civil o administrativo, si no efectúa aquella o no realiza esta, sea porque no se haga cargo legalmente de la misma o porque renuncie o abandone el negocio o la causa sin motivo justificado;

II. AI que por titulo oneroso enajene alguna cosa con conocimiento de que no tiene derecho para disponer de ella, o la arriende, hipoteque, empeñe o grave de cualquier otro modo, si ha recibido el precio, el alquiler, la cantidad en que la gravó, parte de ellos ó un lucro equivalente;

III. Al que obtenga de otro una cantidad de dinero o cualquier otro lucro, otorgándole o endosándole a nombre propio o de otro, un documento nomina­tivo, a la orden o al portador, contra una persona supuesta o que el otorgante sabe que no ha de pagarle;

IV. Al que haga servir alguna cosa o admita un servicio en cualquier esta­blecimiento comercial y no pague el importe;

V. Al que compre una cosa mueble ofreciendo pagar su precio al contado y rehuse despues de recibirla, hacer el pago o devolver la cosa, si el vendedor Ie exigiere lo primero dentro de quince dias de haber recibido la cosa del comprador;

VI. Al que hubiere vendido una cosa mueble y recibido su precio, si no la entrega dentro de los quince días del plaza convenido o no devuelve el im­porte en el mismo término, en el casa de que se Ie exija esto último;

VII. Al que vende a dos personas una misma cosa sea mueble o raíz, y recibe el precio de la primera o de la segunda enajenacion, de ambas o parte de el, o cualquier otro lucro con perjuicio del primero o del segundo com­prador;

VIII. Al que valiéndose de la ignorancia o de las malas condiciones eco­nómicas de una persona, obtenga de ésta ventajas usurarias por medio de contratos o convenios en los cuales se estipulen reditos o lucros superiores a las usuales en el mercado.

IX. Al que para obtener un lucro indebido, ponga en circulación fichas, tarjetas, planchuelas u otros objetos de cualquier materia como signos conven­cionales en substitucion de la moneda legal;

X. Al que simulare un contrato, un acto, o escrito judicial, con perjuicio de otro o para obtener cualquier beneficio indebido.

Se presumira simulado el juicio que se siga en contra de un depositario ju­dicial, cuando en virtud de tal juicio, acción, acto o escrito judicial resuIte el secuestro de una cosa embargada o depositada con anterioridad, cualquiera que sea la persona contra la cual se siga la acción o juicio;

XI. Al que por sorteos, rifas, loterias, promesas de venta o por cualquiera otro medio, se quede en todo o parte con las cantidades recibidas, sin entregar la mercancia u objeto ofrecido;

XII. Al fabricante, empresario, contratista, o constructor de una obra cual­quiera, que emplee en la construcción de la misma, rnateriales en cantidad o calidad inferior a la convenida, o mano de obra inferior a la estipulada, siem­pre que haya recibido el precio o parte de el;

XIII. Al vendedor de materiales de construcción o cualquiera especie, que habiendo recibido el precio de los mismos, no los entregare en su totalidad o calidad convenientes;

XIV. (Reformada esta fracción por decreto de 31 de diciembre de 1954, publicado en el Diana Oficial de 5 de enero de 1955, en vigor al dia siguien­te, como sigue):

XIV. Al que venda o traspase una negociación sin autorización de los acreedores de ella, o sin que el nuevo adquirente se comprometa a responder de los creditos, siempre que estos ultimos resulten insolutos. Cuando la enaje­nación sea hecha por una persona moral, seran penalmente responsables los que autoricen aquella y los dirigentes, administradores o mandatarios que la efectúen;

XV. Al que explote las preocupaciones, la superstición o la ignorancia del pueblo, por medio de supuesta evocación de espiritus, adivinaciones o curaciones;

XVI. (Reformada esta fracción y creadas las fracciones XVII y XVIII por decreto de 31 de diciembre de 1954, publicado en el Diario Oficial de 5 de enero de 1955, en vigor al día siguiente, como sigue) :

XVI. Al que ejecute actos víolatorios de derechos de propiedad literaria, dramática o artística, considerados como falsificación en las leyes relativas;

XVII. Al que valiéndose de la ignorancia o de las malas condiciones eco­nómicas de un trabajador a su servicio, Ie pague cantidades inferiores a las que legalmente Ie corresponden por las labores que ejecuta, o Ie haga otorgar reci­bos o comprobantes de pago de cualquier dase que amparen sumas de dinero superiores a las que efectivamente entrega;

XVIII. Al que habiendo recibido mercancías como subsidio o franquicia para darles un destino determinado, las distrajere de este destino o en cualquier forma desvirtúe los fines perseguidos con el subsidio o la franquicia

(Las fracciones XIX y XX siguientes fueron creadas por el artículo no­veno del decreto de 2 de enero de 1968, publicado en el Diario 0licial de 8 de marzo del mismo ano, en vigor quince dias despues, como sigue) :

XIX. A los intermediarios en operaciones de traslación de dominio de bienes inmuebles o de gravamenes reales sobre estos, que obtengan dinero, titu­los o valores por el importe de su precio, a cuenta de él o para constituir ese gravamen, si no los destinaren, en todo o en parte, al objeto de la operación concertada, por su disposicion en provecho propio o de otro.

Para los efectos de este delito se entenderá que un intemediario no ha dado su destino, o ha dispuesto, en todo 0 en parte, del dinero, títulos ó valores ob­tenidos por el importe del precio o a cuenta del inmueble objeto de la traslación de dominio o del gravamen real, si no realiza su depósito en Nacional Finan­ciera, S. A., 0 en cualquier institucion de Depósito, dentro de los 30 dias si­guientes a su recepción a favor de su propietario o poseedor, a menos que lo hubiese entregado, dentro de este término, al vendedor o al deudor del grava­men real, o devuelto al comprador, o al acreedor del mismo gravamen.

Las mismas sanciones se impondrán a los gerentes, directivos, mandatarios con facultades de dominio o de administración, administradores de las personas morales que no cumplan o hagan cumplir la obligación a que se refiere el párrafo anterior.

El depósito se entregará por Nacional Financiera, S. A., o la Institución de Depósito de que se trate, a su propietario o al comprador.

Cuando el sujeto activo del delito devuelva a los interesados las cantidades de dinero obtenidas con su actuación, antes de que formulen condusiones en el proceso respectivo, la pena que se Ie aplicará será la de tres días a seis meses de prisión.

XX. A los constructores o vendedores de edificios en condominio que ob­tengan dinero, titulos o valores por el importe de su precio o a cuenta de él, si no los destinaren, en todo o en parte, al objeto de la operacion concertada, par su disposicion en provecho propio o de otro.

Es aplicable a lo dispuesto en esta fraccion, lo determinado en los parrafos segundo a quinto de la fracción anterior.

XXI. (Creada por el artículo primero del decreto de 30 de diciembre de 1983, publicado en el Diario Oficial de 13 de enero de 1984, en vigor a los 90 dias de su publicacion, para quedar como sigue) :

XXI. Al que libre un cheque contra una cuenta bancaria, que sea recha­zado por la institución o sociedad nacional de credito correspondiente, en los terminos de la legislacion aplicable, por no tener el librador cuenta en la insti­tución o sociedad respectiva o por carecer este de fondos suficientes para el pago. La certificacion relativa a la inexistencia de la cuenta o a la falta de fondos suficientes para el pago, deberá realizarse exdusivamente por personal específicamente autorizado para tal efecto por la institución o sociedad nacional de crédito de que se trate.

No se procederá contra el agente cuando el libramiento no hubiese tenido como fin de procurarse ilícitamente una cosa u obtener un lucro indebido.

Las Instituciones, sociedades nacionales y Organizaciones Auxiliares de Cré­dito, las de Fianzas y las de Seguros, así como los organismos Oficiales y Des­centralizados, autorizádos legalmente para operar con inmuebles, quedan exeptuados de la obligación de constituir el depósito a que se refiere la fracción XIX.

ART. 388.-(Derogado por decreto de 29 de diciembre de 1975, publicado en Diana Oficial de 30 del mismo mes, y restablecido por el artículo primero del decreto de 30 de diciembre de 1983, publicado en el Diario Oficial de 13 de enero de 1984, en vigor a los 90 días de su publicación, para quedar como sigue) :

ART. 388.- AI que por cualquier motivo teniendo a su cargo la administra­ción o el cuidado de bienes ajenos, con anímo de lucro perjudique al titula: de estos, alterando las cuentas o condiciones de los contratos, haciendo aparecer operaciones o gastos inexistentes o exagerando los reales, ocultando o reteniendo valores o empleándolos indebidamente, se Ie impondrán las penas previstas para el delito de fraude.

ART. 389.-(Este articulo fue derogado por decreto publicado en el Diario Oficial de 9 de marzo de 1946, y luego restituido por decreto publicado en el Diana Oficial de 5 de enero de 1955, y luego reformado por decreto de 29 de diciembre de 1975, publicado en Diario Oficial de 30 del mismo mes, y por ultimo reformado por decreto de 30 de diciembre de 1979, publicado en Diario Oficia de 7 de enero de 1980, en vigor al día siguiente, como sigue) :

ART. 389.-Se equipara al delito de fraude y se sancionara con prisión de seis meses a diez años y multa de cuatrocientos a cuatro mil pesos, el valerse del cargo que se ocupe en el gobierno, en una empresa descentralizada o de participación estatal, o en cualquiera agrupación de carácter sindical, o de sus relaciones con los funcionarios o dirigentes de dichos organismos, para obtener dinero, valores, dádivas, obsequios o cualquier otro beneficio, a cambio de pro­meter o proporcionar un trabajo, un ascenso o aumento de salario en tales organismos.

ART. 389 bis.- Creado por decreto de 18 de diciembre de 1971, publicado en Diario Oficial de 11 de enero de 1972, en vigor a los tres días de su publi­cación, como sigue) :

ART. 389 bis.- Comete delito de fraude el que por si o por interpósita persona, cause perjuicio publico o privado al fraccionar y transferir o prometer transferir la propiedad, la posesión o cualquier otro derecho sobre un terreno urbano o rústico, propio o ajeno, con o sin construcciones sin el previo permiso de las autoridades administrativas competentes, o cuando existiendo éste no se hayan satisfecho los requisitos en él señalados. Este delito se sancionara aun en el caso de falta de pago total o parcial.

Para los efectos penales se entiende por fraccionar la división de terrenos en lotes.

Este delito se sancionara con las penas previstas en el articulo 386 de este Código, con la salvedad de la multa mencionada en la fracción tercera de dicho precepto, que se elevara hasta cincuenta mil pesos.

CAPITULO SEGUNDO

ELEMENTOS DEL DELITO

2.1.- Aspecto Positivo

Conducta, acción, acto, hecho.- Acto de voluntad ó de acción, es un hecho humano voluntario; es querer, el que quiere tiene voluntad y voluntad implica finalidad. Dice Welzen acción es toda actividad realizada dolosa o culposamente.4

Tipicidad.- Tipo.- El tipo es predominantemente descriptivo, por que los elementos descriptivos son los más importantes para individualizar una conducta y, entre ellos de especial significación es el verbo; que es precisamente la palabra que sirve gramaticalmente para connotar una acción. Tipo es la fórmula que pertenece a la ley. Tipicidad; pertenece a la conducta, es la característica que tiene una conducta en razón de estar adecuada a un tipo penal, es decir, individualizada como prohibida por un tipo penal. Es la adecuación de la Conducta al un tipo. 5

Antijuridicidad.- Característica que tiene una conducta de ser contraria al Orden jurídico; Injusto Penal, Conducta que presenta los caracteres de ser penalmente típica y antijurídica; la Antijuridicidad es una característica del injusto.6

Culpabilidad.- Es la reprochabilidad del injusto al actor. ¿Qué se le reprocha? El Injusto, por que se le reprocha? Por que no se motivo en la norma; porque se le reprocha no haberse motivado en la norma? Por que le era exigible que se motivase en ella. Un Injusto es decir, una conducta típica y entijuridica, es culpable, cuando al autor le es reprochable la realización de esa conducta por que no se motivo en la norma siéndole exigible, en las circunstancias en que actúo, que se motivase en ella. Al no haberse motivado en la norma cuando podía y le era exigible que lo hiciese, el autor muestra una disposición interna contraria al derecho.7

  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje