Página principal

Canaán en la era patriarcal


Descargar 20.64 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño20.64 Kb.

CANAÁN EN LA ERA PATRIARCAL

Por Trent C. Butler


Como pueblo, Israel es peculiar en distintas maneras. Una de las más significativas es la forma como los israelitas identifican sus inicios. Ellos no emulan a la mayoría de las otras naciones describiendo la creación centralizada en su tierra, en su ciudad capital, ni en el templo de su Dios. Más bien, discuten el crecimiento de su civilización en un lugar aparte de su propio territorio por generaciones y generaciones antes de que sus ancestros entraran en el escenario. Y cuando estos antecesores aparecieron, no fueron reyes y sacerdotes y líderes internacionales, sino inmigrantes moviéndose de una antigua civilización a otra.

Vida urbana


Abraham entró en Canaán (Génesis 12.5) cuando, después de un periodo de declinación económica y cultural, “la cultura de Canaán llegó a su cenit”. 1 Los arqueólogos han identificado más de 500 pueblos y villas que fueron ocupadas en Canaán durante la era patriarcal (la Era de Bronce Media; alrededor de 2200-1350 a. C.). Hasta el 65 por ciento de la población vivía en ciudades y pueblos. Las poblaciones eran pequeñas, cubriendo como promedio menos de 20 acres, aunque un 5 % de la población asentada en áreas urbanas tenían entre 50 y 180 acres de extensión.

Los gobiernos locales en esas áreas urbanas mayores crearon grandes ciudades como el centro de gobiernos ciudades-Estado. Una ciudad-Estado era una ciudad grande con un rey como cabeza, que controlaba las villas y territorios circundantes. 2 Una lista de las ciudades-Estado incluiría a Lais (más tarde conocida como Dan), Hazor, Acco, Jokneam, Meguido, Beth-shan, Taanac, Tirsa, Siquem, Afec, Joppa, Gibeon, Bethel, Gezer, Jericó, Jerusalén, Asdod, Beth-semes, Ascalón, Hebrón, Laquis, y Tell beit Mirsim.2



REFERENCIAS BÍBLICAS


Génesis 12-50.
Mirando a través de las ruinas de las Cruzadas a Asdod, frente al Mar Mediterráneo. Tabletas comerciales descubiertas en Ugarit indican que el Asdod del Antiguo Testamento fue un centro comercial que exportaba textiles.
Página 64: Culata de daga de Gibeon; fechada de la Edad de Bronce Media (entre 1750-1650). Gibeon fue una de las mayores ciudades-Estado durante la era de los patriarcas.
Fuertes muros fortificados rodeaban la mayor parte de aquellas ciudades. Las paredes de ladrillos de barro se levantaban sobre un fundamento de piedras. Muchas de las paredes eran simplemente piedras grandes ajustadas unas con otras. Algunas de las ciudades tenían torres rectangulares que proveyeron fortificación adicional y protección. 3 A medida que las ciudades crecían en tamaño, población, y recursos, los ciudadanos construyeron grandes templos para sus deidades locales, palacios para sus gobernantes, plantas industriales y viviendas para el pueblo.

Los adelantos durante aquella era incluyeron mejoras tanto en la alfarería como en la metalurgia. La alfarería producida entonces fue de la más bella que se haya producido jamás en la antigüedad. El descubrimiento de como añadir el latón al bronce guió a nuevas armas más letales para el ataque y la defensa de las ciudades. 4 Las armas se convirtieron aparentemente en una preocupación mayor a medida que los reyes de Estados pequeños se atacaron unos a otros repetidamente.

A pesar de los adelantos culturales, la economía permaneció basada en la agricultura, aunque nuevos implementos capacitaron a los agricultores para producir más de lo que podían vender. Esto hizo posible que los granos, el aceite de oliva, la Madera, y hasta algunos animales, implementos de metal y alfarería estuviese disponible para comerciar con otras ciudades-Estado y con poder internacional tales, como Egipto, Mesopotamia y Chipre. En su momento, joyería de lujo y artículos no manufacturados en Canaán fueron importados de otras naciones. Egipto mostró particular interés en madera de los bosques del norte, cerca del Mar Mediterráneo, lo que hizo posible que la influencia de Egipto fuera la más fuerte en la costa oeste, debido a sus rutas comerciales. La influencia económica de Egipto se sintió, no obstante, a través de Canaán.

Tales generalizaciones se ajustan a la mayoría de las ciudades más grandes de Canaán de la era patriarcal. Sin embargo, el énfasis debe caer en la diversidad de la cultura. Las características geográficas contribuyeron a esto. La fertilidad de la tierra en los alrededores del Mar de Galilea contrastaba con la riqueza maderera del Líbano y todavía más con el casi desértico territorio sur del Neguev. Los gobernantes de las ciudades-Estado en cada área de Canaán, enfrentaron diferentes problemas y tuvieron diferentes oportunidades y retos económicos. En lugar de enfatizar el parentesco de unos y otros, las ciudades-Estado desafiaron los reclamos de los otros a territorios y recursos específicos. Durante tiempos de conflictos, la política internacional desempeñó un papel importante con las ciudades locales y con las culturas.


Izquierda: Beth-shan fue estratégicamente situada en la unión del río Jordán y el valle de Jezreel. Situada en la parte superior del monte de Beth-shan, esta villa, que data del cuarto milenio a. C. proveyó un lugar seguro de vigilancia. Beth-shan llegó a ser una ciudad importante de Canaán mucho antes de la era patriarcal.
Abajo izquierda: Chocolate en una jarro blanco se encontró en una tumba en Jericó; que data de la Edad de Bronce Media.
Derecha: Ruinas de una entrada de la antigua Ebla (también conocida como Tel Mardikh). El imperio de Ebla existió entre los años 2300-1700 a. C. En sus viajes a Canaán, Abram probablemente pasó por Ebla, la cual por aquel tiempo fue un centro de comercio y de negocio portante. Los arqueólogos han desenterrado casi 20,000 tabletas de barro de ese lugar. Las tabletas están escritas en caracteres cuneiformes y reflejan tanto el idioma sumerio como el acadio.

La vida patriarcal


La vida urbana, sin embargo, no afectó a los patriarcas en gran manera, porque el Génesis los presenta como pastores cuidando sus rebaños de ovejas, chivos y ganado (Génesis 12.16; 29.1-10). Ellos no se establecieron en los centros urbanos y construyeron casas. Más bien vivieron en tiendas a medida que seguían sus rebaños a lugares de pastos y agua disponible (12.8). Los tiempos difíciles, mayormente las sequías prolongadas, forzaba a los habitantes, como Jacob y sus hijos, a buscar lugares distantes con alimentos para sustentar a sus familias. Esto ocurría mayormente en los territorios del sur y del este del país desde Siquem y Bethel hasta Hebrón y el Neguev. Ocasionalmente, sin embargo, los patriarcas se quedaron por tiempo suficiente para recoger sus cosechas (26.12-14).

El situar a los patriarcas en la cultura nómada, sin embargo, no los relega a los grupos más bajos de la sociedad, como débiles, insignificantes o sin poder. Génesis 14 los señala fuertemente en la otra dirección. Abraham mandaba un ejército, hizo alianzas políticas, tuvo sirvientes, intercambió con altos oficiales, hasta con los faraones de Egipto. Poseyó grandes rebaños de animales, tanto que tuvo que separarse de su sobrino Lot. Él era un jefe nómada respetado por los gobernantes de las ciudades y los poderes nacionales. 5

Los patriarcas en Canaán vivieron un estilo de vida diferente al de los israelitas más tarde. Abraham se casó con su media hermana (20.12). Jacob se casó con dos hermanas (29.21.30). Pero Levítico 18.9, 11, 18; 20.7) condena tales prácticas. Judá y Simeón se casaron con mujeres cananeas, mientras que José y Moisés se casaron con mujeres egipcias, en contra de las enseñanzas de Deuteronomio 7.3 y Éxodo 34.15-16. Dejar su herencia a hijos predilectos y más jóvenes como hizo Isaac y Jacob va contra las enseñanzas de Deuteronomio 21.15-17. Contrario a Deuteronomio 12.2-3, los patriarcas adoraron con pilares, libaciones y árboles sagrados (Génesis 21.33; 28.18, 22; 35.14). Con esto queremos decir que los patriarcas mantuvieron una religión familiar de pastores nómadas, no la religión de un pueblo establecido en los pueblos de Canaán. Ellos edificaron sus propios altares y ofrecieron sacrificios sin sacerdotes.

Evidencia arqueológica


Las tabletas Mari ilustran qué aspectos del estilo de vida patriarcal se practicaron a través de todo el Cercano Oriente. Mari fue una ciudad-Estado en el borde noroeste de Mesopotamia, donde los arqueólogos descubrieron más de 25,000 tabletas, inscritas antes de que Hamurabi destruyera a Mari alrededor del 1760 a. C. Las tabletas describen tribus que se movieron entrando y saliendo de áreas controladas por poderes urbanos. Estas tribus no buscaban pelear o dominar a las ciudades, simplemente vivieron allí para sostenerse durante el tiempo de sequía y se aventuraron en áreas más lejanas cuando la época de lluvias les ofrecieron pastizales y agua en las zonas periféricas. Los centros urbanos trataron en ocasiones de incorporar las tribus a la población de las ciudades-Estados para poder cobrarles impuestos. Parece que algunos miembros de las mismas tribus se establecieron en áreas urbanas, mientras que otras continuaron en la vida pastoril. Esto significa que tribus, clanes y unidades familiares no se aferraron necesariamente al mismo estilo de vida. Entre aquellas que se adaptaron a la vida urbana se encuentran partes del pueblo nómada llamados Amoritas (o Amorreos). Cuando este grupo finalmente se asentó, tomó control de muchas de las ciudades-Estados en Mesopotamia y Siria. 6
Figura en forma de león, de Hazor; data de Edad de Bronce Media II (1750-1650 a. C.).
Las cartas de Mari también enseñan una correspondencia internacional por la cual el rey de Mari mantuvo contacto con sus propios emisarios y otros oficiales gubernamentales en países muy distantes. Varias veces esas cartas mencionaron a Hazor, la cual parece haber sido la ciudad dominante en Canaán durante la era de los patriarcas. La ciudad cubría 180 acres aproximadamente. 7

Casi 20,000 tabletas también aparecieron en Ebla, una Antigua ciudad situada 35 millas al suroeste de Aleppo. Aunque los eruditos debaten la fecha de las tabletas, están de acuerdo en que Ebla desempeñó un importante papel en la Era de Bronce en Siria. Las tabletas dan evidencia de intercambio de oro, plata, vestidos, madera, aceite de oliva, ganado y armamentos. También muestran un sistema de gobierno altamente desarrollado con un gran número de administradores. 8 Algunos de los textos incluyen listas de aves, animales y profesiones; listas de su vocabulario; información geográfica; matemáticas; y de encantamientos. También dan cuenta del gran número de dioses adorados allí, incluyendo a E Hadad, Astar, Dagan, Rashap, Malik y otros.

Los arqueólogos han descubierto también múltiples papiros egipcios y óstracas que registran la historia conocida como “La historia de Sinué”. Esta historia, que data aproximadamente del año 1920 a. C. narra la historia de, Sinué, un hombre que huye de Egipto y está a punto de morir de sed en el desierto del Delta Oriental de Egipto. Un pastor semita que estaba regresando a Canaán de Egipto le da agua de beber. Esta historia en cierta forma es paralela a los viajes que los patriarcas hicieron con sus rebaños y sus familias a Egipto. 9

Los relatos de Canaán, Siria y Egipto representados en la última parte del Génesis (Capítulos 12-50) coinciden con información del mismo periodo que muchos arqueólogos han encontrado. Génesis contiene el intercambio egipcio y de otras naciones y la dominación militar y política de Egipto, que aparece situado en el Delta este, en oposición a su hogar más al sur de otros periodos.

La narración de Génesis de los patriarcas refleja muchas facetas comunes de la vida diaria. La gente era libre para viajar largas distancias durante aquellas era, como está demostrado por los patriarcas llevando grandes rebaños y manadas de Canaán a Egipto y de regreso nuevamente. El texto también retrata las relaciones entre las poblaciones urbanas y los pastores nómadas .Además, las narraciones patriarcales mencionan ciudades nombradas en textos extra bíblicos. La Escritura también enseña tanto la vida de los reyes de ciudades-Estados establecidas como de jefes de tribus nómadas que vivían en tiendas. La historia de Génesis ofrece detalles del desarrollo, como los camellos, que se empezaban a domesticar y a usar para el transporte. Finalmente, hasta los matrimonios a larga distancia de los patriarcas, reflejan prácticas comunes, como se evidencia en otros textos de aquellas época. Así pues, el Génesis provee para nosotros una vista clara del estilo de vida básico y de las circunstancias políticas y sociales que Abraham encontró cuando trajo su familia a Canaán.

El Génesis, no obstante, registra una dramática diferencia, un pueblo que fue fiel al único Dios verdadero. 10 Así, la historia de los patriarcas en Canaán es la historia de un pueblo viviendo de acuerdo con la promesa hecha por Dios a Abraham: “Yo soy Jehová, que te saqué de Ur de los caldeos, para darte a heredar esta tierra” (Génesis 15.7).




  1. Thomas Brisco, Holman Bible Atlas (Nashville: Broadman and Holman, 1998), 43.

  2. Ibid., 44.

  3. Amihai Mazar, Archaeology of the Land of the Bible (New York: Doubleday, 1992), 180.181.

  4. Brisco, 44.

  5. Iain V. Provan, Philips Long and Tremper Longman III, A Biblical History of Israel (Louisville: Westminster John Knox, 2003), 117-19.

  6. Wayne T. Pitard, “Before Israel: Syria-Palestine in the Bronze Age”, en The Oxford University Press, 1998), 43-4.

  7. Ibid., 48-49.

  8. Ibid., 43.

  9. Ancient Near Eastern Texts Relating to the Old Testament, James B. Pritchard, ed. 3d. edition with supplement (Princeton: Princeton University Press, 1969), 18-22; K. A. Kitchen On the Reliability of the Old Testament (Grand Rapids: Eerdmans, 2003), 334.

  10. Kenneth A. Mathews, Génesis 11.27-50.26; The New American Commentary, vol. 1B (Nashville: Broadman and Holman Publishers, 2005), 32, 62-3.


Trent C. Butler tuvo a su cargo ediciones de la Biblia y libros de referencia para Broadman and Holman Publishers, Nashville, Tennessee. Actualmente es editor senior de Chalice Press en St. Louis, Missouri.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje