Página principal

Camara de representantes


Descargar 38.39 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño38.39 Kb.


ESTADO LIBRE ASOCIADO DE PUERTO RICO
17ma. Asamblea 1ra. Sesión

Legislativa Ordinaria


CAMARA DE REPRESENTANTES
P. de la C. 712
31 DE ENERO DE 2013
Presentado por el representante León Rodríguez
Referido a las Comisiones de Agricultura, Recursos Naturales y Asuntos Ambientales; y de Asuntos del Consumidor y Prácticas Anti Monopolísticas
LEY
Para crear la “Ley de Recobro de Envases de Bebidas”; disponer el pago de un depósito por la venta de los envases de bebidas; disponer el reembolso de dicho depósito con la devolución de los envases; facultar al Secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor a promulgar reglamentos para la aplicación de esta ley; disponer sobre la utilización de los depósitos no reclamados; disponer penalidades y para otros fines.

EXPOSICION DE MOTIVOS


Los envases vacíos de bebidas, particularmente plásticos, son una cantidad sustancial de los desperdicios sólidos de Puerto Rico. El manejo de estos desperdicios ha resultado ser un problema complejo y uno que requiere la cooperación de todos los sectores de la población. A la luz de ello, esta Asamblea Legislativa propone mediante la presente crear un incentivo económico para que los consumidores devuelvan los envases de bebidas usados. De ese modo, se facilita el que el mayor número de estos sea reciclado, además de que, por experiencia, se reduce considerablemente la cantidad de basura que se lleva a los vertederos.
El invento del primer plástico se origina como resultado de un concurso realizado en 1860, cuando el fabricante estadounidense de bolas de billar Phelan and Collarder ofreció una recompensa de 10.000 dólares a quien consiguiera un sustituto del marfil natural, destinado a la fabricación de bolas de billar. Una de las personas que compitieron fue el inventor norteamericano John Wesley Hyatt, quien desarrolló el celuloide disolviendo celulosa (material de origen natural) en una solución de alcanfor y etanol. Si bien Hyatt no ganó el premio, consiguió un producto muy comercial que sería vital para el posterior desarrollo de la industria cinematográfica de finales de siglo XIX.
En 1909 el químico norteamericano de origen belga Leo Hendrik Baekeland sintetizó un polímero de gran interés comercial, a partir de moléculas de fenol y formaldehído. Se bautizó con el nombre de baquelita y fue el primer plástico totalmente sintético de la historia, fue la primera de una serie de resinas sintéticas que revolucionaron la tecnología moderna iniciando la «era del plástico». A lo largo del siglo XX el uso del plástico se hizo extremadamente popular y llegó a sustituir a otros materiales tanto en el ámbito doméstico, como industrial y comercial.
En 1920 se produjo un acontecimiento que marcaría la pauta en el desarrollo de los materiales plásticos. El químico alemán Hermann Staudinger aventuró que éstos se componían en realidad de moléculas gigantes o macromoléculas. Los esfuerzos realizados para probar estas afirmaciones iniciaron numerosas investigaciones científicas que produjeron enormes avances en esta parte de la química.
Los plásticos son sustancias químicas sintéticas denominados polímeros, de estructura macromolecular que puede ser moldeada mediante calor o presión y cuyo componente principal es el carbono. Estos polímeros son grandes agrupaciones de monómeros unidos mediante un proceso químico llamado polimerización. Los plásticos proporcionan el balance necesario de propiedades que no pueden lograrse con otros materiales por ejemplo: color, poco peso, tacto agradable y resistencia a la degradación ambiental y biológica.
De hecho, plástico se refiere a un estado del material, pero no al material en sí: los polímeros sintéticos habitualmente llamados plásticos, son en realidad materiales sintéticos que pueden alcanzar el estado plástico, esto es cuando el material se encuentra viscoso o fluido, y no tiene propiedades de resistencia a esfuerzos mecánicos. Este estado se alcanza cuando el material en estado sólido se transforma en estado plástico generalmente por calentamiento, y es ideal para los diferentes procesos productivos ya que en este estado es cuando el material puede manipularse de las distintas formas que existen en la actualidad. Así que la palabra plástico es una forma de referirse a materiales sintéticos capaces de entrar en un estado plástico, pero plástico no es necesariamente el grupo de materiales a los que cotidianamente hace referencia esta palabra.
Las propiedades y características de la mayoría de los plásticos (aunque no siempre se cumplen en determinados plásticos especiales) son estas:


  • fáciles de trabajar y moldear,

  • tienen un bajo costo de producción,

  • poseen baja densidad,

  • suelen ser impermeables,

  • buenos aislantes eléctricos,

  • aceptables aislantes acústicos,

  • buenos aislantes térmicos, aunque la mayoría no resisten temperaturas muy elevadas,

  • resistentes a la corrosión y a muchos factores químicos;

  • algunos no son biodegradables ni fáciles de reciclar, y si se queman, son muy contaminantes.

El estado de Oregón fue el primero, en 1971, en aprobar una ley imponiendo el pago de un depósito con la compra de bebidas, con el fin de estimular el reciclaje de los envases de bebidas. Para 1987, diez (10) estados de Estados Unidos, o una cuarta parte de la población de este país, promulgaron leyes a esos fines. Los estados que implantaron este tipo de ley han visto un aumento sustancial en el número de envases de bebidas reciclados. En los estados en los cuales se cobra el depósito, el porciento de envases reciclados fluctúa entre el setenta y seis por ciento (76%) en Nueva York hasta el noventa y seis por ciento (96%) en Michigan. En cambio, los estados que no han aprobado leyes de esta índole, tienen un promedio de reciclaje de envases de bebidas menor al cuarenta por ciento (40%). Además, en los estados en los cuales se impone el pago de depósito, se ha aliviado, en algún grado, la cantidad de desperdicios que se lleva a los vertederos.


Las leyes de depósitos de envases de bebidas o “bottle bills”, como se conocen popularmente en los Estados Unidos, han tenido el efecto adicional de reducir en alrededor de un cuarenta por ciento (40%) la cantidad de basura que se arroja en las vías públicas. En los estados donde existen leyes de depósitos de envases de bebidas existe un promedio de sobre 60% de reciclaje, comparado con un 24% en los estados donde no existen dichas leyes.
Con esta ley, se facilita la recuperación del material que puede ser procesado para ser reutilizado. En Puerto Rico existen varios establecimientos que se dedican a recuperar materiales tales como el aluminio, el cartón, el plástico y el vidrio. Estos establecimientos podrán trabajar de la mano con los manufactureros, distribuidores y concesionarios a los fines de disponer adecuadamente de estos desperdicios sólidos. Con la supervisión de la Autoridad de Desperdicios Sólidos consideramos que esta ley complementará adecuadamente con los esfuerzos de reciclaje que se llevan a cabo a través de los municipios de Puerto Rico.
DECRETASE POR LA ASAMBLEA LEGISLATIVA DE PUERTO RICO:

Artículo 1.-Título

Esta ley se conocerá como la “Ley de Recobro de Envases de Bebidas”.

Artículo 2.-Política Pública

Se reafirma la política pública de fomentar el reciclaje en Puerto Rico. La Asamblea Legislativa entiende que requiriendo el pago de un depósito en todos los envases de bebidas, se provee el incentivo necesario para reducir el número de desperdicios sólidos de Puerto Rico y se promueve la conservación de nuestras fuentes de energía.

Artículo 3.-Definiciones

Los siguientes términos y frases contenidas en esta ley tendrán el significado que a continuación se expresa:



  1. “Bebida” significa cualquier clase de líquido puesto a la venta para consumo humano en un envase de aluminio, cartón, plástico o vidrio.

  2. “Centro de Acopio” significa cualquier persona que sea contratada por un manufacturero, distribuidor o concesionario para recibir los envases de bebida vacíos.

  3. “Concesionario” significa cualquier persona que venda al por menor bebidas en envases para consumo.

  4. “Consumidor” significa cualquier persona que compra una bebida para consumo.

  5. “Distribuidor” significa cualquier persona que vende al concesionario bebidas en envases de aluminio, cartón, plástico o vidrio.

  6. “Envase de bebida” significa aquel recipiente de aluminio, cartón, plástico o vidrio utilizado para la venta de bebidas.

  7. “Envase de bebida vacío” significa cualquier envase de bebida que no contiene otra cosa que no sea los residuos del contenido original de la bebida.

  8. “Manufacturero” significa cualquier persona que se dedica a enlatar o embotellar o de otro modo colocar la bebida en un envase, para venderlo a los distribuidores, concesionarios o consumidores.

Artículo 3.-Cobro de depósito y pago de reembolso

Sección 1.-Todo manufacturero, distribuidor o concesionario vendrá obligado a cobrar un depósito de cinco (5) centavos por cada envase de bebida que venda.

Sección 2.-El concesionario vendrá obligado a reembolsar al consumidor el referido depósito cuando éste entregue el envase de bebida vacío. De igual modo, el manufacturero o distribuidor vendrá obligado a reembolsar al concesionario el depósito cuando éste entregue el envase de bebida vacío.

Artículo 4.-Identificación de los envases de bebida

Sección 1.-Todo envase de bebida debe llevar impreso o grabado, en un tamaño que no será menor a un cuarto de pulgada, las palabras “Devolver para Reembolso 5¢”.

Sección 2.-A partir del 1 de enero de 2013, será ilegal la venta de envases de bebida sin dicho impreso o grabado.

Artículo 5.-Entrega de envases de bebidas

Sección 1.-Todo envase de bebida vacío será devuelto al lugar en que fue comprado o a un centro de acopio autorizado.

Sección 2.-Será ilegal devolver un envase de bebida al lugar que fue comprado o a un centro de acopio autorizado sino se pagó por él un depósito.

Artículo 6.-Recibo de envases de bebidas

Sección 1.-Un concesionario no se rehusará a recibir de una persona un envase de bebida vacío del tipo y marca que venda dicho concesionario, o rehusarse a pagar el reembolso de cinco (5) centavos con la entrega del mismo, salvo por lo dispuesto en la sección 4 de este artículo.

Sección 2.-Un manufacturero o distribuidor no se rehusará a recibir de un concesionario un envase de bebida vacío del tipo y marca que venda el manufacturero o distribuidor, o rehusarse a pagar el reembolso de cinco (5) centavos con la entrega del mismo, salvo por lo provisto en la sección 4 de este artículo.

Sección 3.-La Autoridad de Desperdicios Sólidos será responsable de aprobar un reglamento para disponer sobre el recogido y reciclaje de los envases recibidos por los manufactureros, distribuidores y concesionarios.

Sección 4.-Un manufacturero, distribuidor o concesionario podrá negarse a recibir un envase de bebida que contiene otra cosa que no sea los residuos del contenido original de la bebida o que no tiene impreso o grabado las palabras “Devolver para Reembolso 5¢”.

Sección 5.-Un concesionario podrá negarse a recibir de una persona doscientos (200) o más envases de bebida vacíos en un día natural.

Sección 6.-Los concesionarios o centros de acopio autorizados recibirán los envases de bebidas vacíos por no menos de cuarenta (40) horas a la semana.

Artículo 7.-Centros de Acopio

Sección 1.-Para facilitar el reciclaje de los envases de bebida, cualquier persona podrá establecer un centro de acopio, sujeto a que dicho centro sea aprobado por la Autoridad de Desperdicios Sólidos. En dicho centro, cualquier persona podrá devolver los envases de bebida y recibir a cambio el reembolso.

Sección 2.-La solicitud para establecer un centro de acopio será presentada en la Autoridad de Desperdicios Sólidos. La misma debe incluir lo siguiente: (1) el nombre y dirección del centro, (2) el nombre y dirección de los manufactureros, distribuidores o concesionarios que recibirán el servicio de dicho centro y (3) el tipo de envase que podrá llevarse al mismo.

Sección 3.-La Autoridad de Desperdicios Sólidos aprobará el establecimiento de un centro de acopio si entiende que dicho centro proveerá un servicio adecuado al público. La orden de la Autoridad de Desperdicios Sólidos aprobando el centro deberá especificar los manufactureros, distribuidores o concesionarios que recibirán el servicio de dicho centro y el tipo de envase de bebida que podrán recibir. La orden también podrá contener aquellas disposiciones que la Autoridad de Desperdicios Sólidos considere necesaria para asegurar que el centro de acopio proveerá un servicio de excelencia al público.

Sección 4.-Cada centro de acopio tendrá a la vista una lista con todos los manufactureros, distribuidores o concesionarios a quienes le provee servicio y una lista de los tipos de envases de bebida vacíos que podrán llevarse.

Sección 5.-La Autoridad de Desperdicios Sólidos podrá reconsiderar en cualquier momento la aprobación de un centro de acopio. Después de notificarle por escrito a la persona responsable del establecimiento y operación de dicho centro, y a los manufactureros, distribuidores o concesionarios que reciben servicio del mismo, la Autoridad de Desperdicios Sólidos podrá, después de celebrar una vista, retirar la aprobación de un centro de acopio si entiende que no se ha cumplido con la orden aprobando el centro de acopio, o si el centro de acopio ya no provee un servicio adecuado al público.

Artículo 8.-Máquinas expendedoras de bebidas

Sección 1.-Todos los dueños u operadores de máquinas expendedoras de bebidas deberán fijar un cartel indicando que por cada envase de bebida se cobrará un depósito de cinco (5) centavos. Dicho cartel también especificará dónde podrá ser reembolsado el depósito.

Artículo 9.-Depósitos no reclamados

Sección 1.-No más tarde del 1 de julio de 2013 y no más tarde del 1 de julio de cada año a partir de entonces, los manufactureros o distribuidores entregarán al Departamento de Hacienda el dinero que fue cobrado en depósito al consumidor, pero que no fue reembolsado.

Sección 2.-El Departamento de Hacienda distribuirá dicha suma de la manera siguiente: cincuenta por ciento (50%) para los programas de reciclaje municipales y cincuenta por ciento (50%) para las campañas de educación en los medios que llevará a cabo la Autoridad de Desperdicios Sólidos.

Artículo 10.-Informes del manufacturero y distribuidor; contenido

Sección 1.-No más tarde del 1 de julio de 2014 y no más tarde del 1 de julio de cada año a partir de entonces, el manufacturero o distribuidor que origina el pago de depósito presentará un informe financiero al Departamento de Hacienda.

Sección 2.-El informe que se requiere mediante este artículo debe incluir la cantidad de dinero recobrada en depósitos por el manufacturero o distribuidor y la cantidad de dinero que se pagó como reembolso por los envases de bebidas devueltos.

Artículo 11.-Reglamento

Sección 1.-El Secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor será responsable de promulgar un reglamento a los fines de implementar adecuadamente las disposiciones contenidas en esta ley.

Artículo 12.-Campaña educativa

Sección 1.-Comenzando no más tarde del 1 de octubre de 2013, la Autoridad de Desperdicios Sólidos llevará a cabo una campaña educativa a través de los medios de información para orientar al público sobre las disposiciones de esta ley.

Artículo 13.-Penas

Cualquier persona que viole cualquier disposición de esta ley o de los reglamentos promulgados a su amparo, incurrirá en delito menos grave y convicta que fuere será sancionada con multa que no excederá de quinientos (500) dólares o con pena de reclusión por un término que no excederá de seis (6) meses o ambas penas, a discreción del tribunal.

Artículo 14.-Cláusula de Salvedad

Si algún artículo de esta ley fuera declarado inconstitucional por algún tribunal con jurisdicción, quedará en todo vigor y efecto el resto de sus disposiciones.

Artículo 15.-Vigencia

Esta Ley comenzará a regir inmediatamente después de su aprobación.





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje