Página principal

Buenos Aires, 6 de enero de 2004 Sr. Presidente de la Comisión de Acuerdos


Descargar 14.37 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño14.37 Kb.




Buenos Aires, 6 de enero de 2004



Sr. Presidente de la Comisión de Acuerdos

Dr. Jorge Yoma


H. Senado de la Nación Argentina

S / D
De nuestra consideración:
Por la presente, las organizaciones firmantes, autoras de los documentos "Una Corte para la Democracia 1 y 2", en el marco del monitoreo del procedimiento establecido por el decreto 222/03 —con la intención de colaborar con su preciso y efectivo cumplimiento—, nos dirigimos a Usted a efectos de manifestarle algunas inquietudes relacionadas con el trámite de las audiencias públicas realizadas por la Comisión que usted preside.
Tal como sostuvimos por esta misma vía en oportunidades anteriores, existen ciertos aspectos referidos al desarrollo de las audiencias públicas que se realizaron con motivo del trámite de designación de los jueces de la Corte Suprema que podrían ser mejorados. Por ejemplo, el modo como se pregunta a los candidatos. De acuerdo al actual procedimiento, los candidatos responden de manera incompleta a muchas de las preguntas que la sociedad civil efectúa y en la medida que existe una limitada posibilidad de que los concurrentes repregunten en caso que los senadores no vean la necesidad de que se profundizaran las respuestas, aquellas quedan sin responder adecuadamente.
En este caso, nos vemos en la necesidad de reiterar algunas de estas cuestiones y agregar nuestra preocupación por el trámite que tuvo la audiencia para evaluar la postulación del Dr. Lorenzetti, en la que se profundizaron estas falencias.
Lo que pudo observarse en esa audiencia es que los senadores no han comprendido acabadamente la finalidad del procedimiento de designación de magistrados diseñado desde el Senado, que incluyó positivamente la realización de audiencias públicas. En esta ocasión se decidió que el candidato no contestara públicamente las preguntas que ya hubiera tenido oportunidad de responder por escrito y de las cuales sólo los senadores tenían copia. De este modo, los asistentes que no contaban con aquella información no conocieron la posición del candidato sobre aquellos temas. Asimismo, —más allá de que quien presidía la audiencia sostuvo que la intención era abrir lo máximo posible el debate público— se rechazaron preguntas escritas de los asistentes porque se estimó ligeramente que el candidato ya las había respondido, cuando en rigor de verdad eran necesarias para aclarar puntos que habían quedado sin responder. Respecto de este punto, se dio un retroceso respecto del procedimiento por el cual se designó a Carmen Argibay, desde que en aquel caso se permitió que la candidata respondiera ciertas preguntas realizadas desde la sociedad civil a pesar de que anteriormente ya lo había hecho por escrito.
Como resulta obvio remarcar, la esencia de cualquier audiencia pública es dar publicidad a los temas en discusión, incorporar más personas al debate y constituir una herramienta de control de las decisiones de gobierno. En este caso, la posibilidad de conocer la posición del candidato sobre temas claves para evaluar su pliego no debió ser sólo un “privilegio” de los senadores, sino que de todos aquellos interesados en participar de la discusión a través de la asistencia a la audiencia o mediante su televisación. A su vez, esta limitación a profundizar el debate público sobre los candidatos a jueces se vio reflejada en la escasa discusión de los senadores para otorgar los acuerdos.
Es preciso remarcar que estas falencias se agregan a los defectos de fundamentación —sobre las razones tenidas para tomar o descartar las observaciones o impugnaciones de la sociedad civil—, que contienen generalmente los dictámenes que acompañan el pliego del candidato remitido por el Poder Ejecutivo.
Como bien lo entendió el Senado al modificar su reglamento, la instancia de la audiencia pública es un medio efectivo para incrementar la calidad y cantidad de información sobre los/as candidatos/as. Sin embargo, este tipo de prácticas pueden llegar a vaciar de contenido esa reforma ya que a raíz de todas estas circunstancias se fue instalando la sensación de que esta participación no tiene una verdadera capacidad de incidencia en la decisión del Poder Ejecutivo, ni del Senado. La idea de que la participación de la sociedad civil pueda convertirse en una mera formalidad (más allá de que no lo sea) dificulta la construcción de legitimidad de estas nuevas reglas de juego, y atenta contra el fortalecimiento institucional que se ha buscado.
En virtud de ello, en la medida que el trámite ante el Senado es la única instancia oral del procedimiento, sería sumamente conveniente que se pudieran salvar algunos de estos defectos, a través de una dinámica que importe un mayor compromiso de fundamentación por parte del candidato y de los senadores.
Por todos estos motivos entendemos que es muy importante que desde la Comisión que usted preside se trabaje en una comprensión más sustancial del sentido del procedimiento y se impulsen medidas que aumenten la participación y la transparencia de las designaciones.
En esta línea creemos —tal como lo venimos proponiendo— que sería una muy buena práctica que el Senado convocara al Ministro de Justicia y Derechos Humanos a la audiencia pública para fundamentar la candidatura. A su vez, que se permita a los asistentes escuchar las respuestas del candidato a las preguntas más importantes —más allá de que exista una contestación por escrito— y que se acepten, en términos amplios, las preguntas que realicen quienes hayan concurrido a la audiencia.
Esperando que estas observaciones y sugerencias le resulten de utilidad y sean tenidas en cuenta, sin otro particular, saludan a Ud. atentamente,

Roberto Saba Víctor Abramovich

Asociación por los Derechos Civiles Centro de Estudios Legales y Sociales

ADC CELS


Carlos March Daniel Sabsay

Poder Ciudadano Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN)


Silvina Ramírez Horacio Bersten

Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Unión de Usuarios y Consumidores

Penales y Sociales (INECIP)








La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje