Página principal

Bogotá, D. C., veinticuatro (24) de enero de dos mil once (2011)


Descargar 14.31 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño14.31 Kb.

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN CIVIL



Bogotá, D. C., veinticuatro (24) de enero de dos mil once (2011)




Ref.: 73001-3103-001-2000-00103-01


Se decide el recurso de reposición interpuesto por la demandada Diamante Transportes Ltda. en Liquidación contra el auto dictado el 19 de noviembre de 2010 (fl. 252, cdno. Corte), por el cual se ordenó a la Secretaría de la Sala correr traslado individual y sucesivo a los recurrentes Arnulfo José Viana Acuña y José Antonio Osorio Trujillo, como lo dispuso el proveído de 4 de junio anterior, para que presenten la demanda de casación respectiva, en el proceso ordinario promovido por Myriam Aranzazu y otros contra aquella sociedad y otros.



ANTECEDENTES
La impugnante sostiene que la citada providencia “viola el debido proceso y la preclusión de las etapas procesales, toda vez que se está otorgando un nuevo término de traslado a dos (2) personas que ya contaron con dicha posibilidad y que se encuentra fenecida”. Agrega que “no se puede premiar a quien ha actuado de manera negligente y distraída frente a un trámite tan importante como un recurso de casación”.

CONSIDERACIONES
1. En lo atañedero al trámite del recurso de casación, prevé el artículo 373 del Código de Procedimiento Civil que “admitido el recurso, en el mismo auto se ordenará dar traslado por treinta días a cada recurrente que tenga distinto apoderado, con entrega del expediente, para que dentro de dicho término formule su demanda de casación. Si ambas partes recurrieron, se tramitará primero el recurso del demandante y luego el del demandado”.
2. En cumplimiento de este precepto, mediante auto de 4 de junio de 2010, se ordenó correr “traslado individual y sucesivo a los recurrentes por el término legal de treinta (30) días para que formulen su demanda, de conformidad con el artículo 373 ídem, empezando por los demandantes que estén representados por el abogado Pedro Enrique Acosta Guzmán” (fls. 25-26, ídem).
3. Según constancia secretarial, a partir del 16 de junio de 2010, “en primer lugar, se corre traslado por el término de treinta (30) días hábiles a los demandantes (…) ARNULFO JOSÉ VIANA ACUÑA, y JOSÉ ANTONIO OSORIO TRUJILLO, representados por apoderado común, para formular la demanda de casación” (fl. 27, ibídem).
4. El abogado Pedro Enrique Acosta Guzmán fue reconocido por el a quo como apoderado judicial de los demandantes, incluyendo a Arnulfo José Viana Acuña y José Antonio Osorio Trujillo, mediante auto de 15 de febrero de 2001 (fl. 423, cdno. ppal.).
5. El recurso de casación fue concedido por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Ibagué el 14 de julio de 2009 y admitido por este Despacho el 4 de junio de 2010, en relación con Arnulfo José Viana Acuña y José Antonio Osorio Trujillo, entre otros (fls. 410-416, cdno. Tribunal y 25-26, cdno. Corte).
6. El mencionado profesional del Derecho, mediante escrito presentado ante el Tribunal el 23 de julio de 2009, manifestó su renuncia al poder conferido por Arnulfo José Viana Acuña y José Antonio Osorio Trujillo (fl. 419, cdno. Tribunal), la cual fue aceptada por esa corporación en virtud de providencia proferida el 24 de marzo de 2010 y notificada por estado el 26 de marzo siguiente (fl. 437-438, ídem).

7. De lo anterior se infiere con claridad que al correr traslado, el 16 de junio de 2010, la Secretaría de la Sala a los recurrentes demandantes “representados por apoderado común”, relacionándolos por sus nombres, entre ellos Arnulfo José Viana Acuña y José Antonio Osorio Trujillo, para formular la demanda de casación, estos últimos no quedaron materialmente comprendidos en dicho acto procesal por haber dejado de estar representados en el proceso por el abogado Pedro Enrique Acosta Guzmán, aunque aparentemente, con base en el sólo texto de la constancia respectiva y sin el examen de la actuación procesal antes relatada, se pueda pensar que sí fueron incluidos en el mismo.

Ello explica que este Despacho, al advertir la omisión, por medio del auto impugnado ordenó correr el traslado a los aludidos recurrentes con el fin de garantizarles el derecho fundamental al debido proceso, en particular el derecho de defensa, de conformidad con lo establecido en el artículo 29 superior y las normas procesales civiles que lo desarrollan.
8. Razones suficiente para mantener la decisión materia del recurso.

DECISIÓN

Con apoyo en lo expuesto, el sucrito Magistrado RESUELVE:


NO REPONER el auto dictado el 19 de noviembre de 2010, en virtud del cual se ordenó el traslado a los recurrentes demandantes Arnulfo José Viana Acuña y José Antonio Osorio Trujillo para formular la demanda de casación.
Notifíquese

WILLIAM NAMÉN VARGAS

Magistrado





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje