Página principal

Biblioteca virtual de ciencias sociales de america latina y el caribe, de la red de centros miembros de clacso


Descargar 78.71 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño78.71 Kb.




BIBLIOTECA VIRTUAL DE CIENCIAS SOCIALES DE AMERICA LATINA Y EL CARIBE, DE LA RED DE CENTROS MIEMBROS DE CLACSO

http://www.clacso.org.ar/biblioteca






Como citar este documento




LÓPEZ, Susana Mabel. Representaciones de la Patagonia: colonos, científicos y políticos 1870-1914. Ed. Al Margen. Colección Universitaria. La Plata, Buenos Aires. 2003. Disponible en la Web: http://sala.clacso.org.ar/gsdl/cgi-bin/library?e=d-000-00---0libros-busca1%2csecret%2cgrup%2cbecas%2ccampus%2craec%2cosal1%2csursur%2ccendesve%2cflacsocl%2cmarincu%2ccaapec%2cceres%2cdcshmx%2cflacsocr%2ciese%2ccesco%2cde%2cflacsogt%2cifch%2ccea%2ccesspe%2cflacsosv%2ciiec%2carcis1%2cceaabr%2ciifcsar%2cpimsaar%2ccips%2cds%2cicoar%2cbase%2ccisepape%2cdussel%2cidesar%2ccedla%2cciudadec%2cfacesve%2cidiucec%2cinpso%2cuncuyoar%2ccehepyc%2ccijs%2cceaamx%2ccpda%2cief%2cceilar%2ccrh%2cfisypar%2cieppe%2cicalcl%2cregion%2canped%2cfilopol%2canpocs%2caladaa%2clasa%2cjave%2cmartah%2cquijano%2ctesis-01-0-0--0prompt-10---4------0-1l--1-es-Zz-1---20-about---00031-001-0-0utfZz-8-00&cl=CL1.6&d=HASH01ec8cb9fa3850d95ed008c8>=1



Capítulo 3

Una utopía celta en la Patagonia
“El futuro oculta en sí

alegría y dolor;

sin embargo, seguimos siempre adelante.

Nada de lo que está en él

nos desalienta, ¡adelante!”

Thomas Carlyle, Pasado y presente21

Los colonos galeses se asentaron en el Valle Inferior del río Chubut en julio de 1865, cuando aún no se había concretado la ocupación militar por parte de Julio A. Roca. Supieron narrar a través de sus cronistas la historia de lo que consideraron una epopeya con toda la fuerza de su mentalidad fundacional. La riqueza de estos testimonios, junto a una amplia bibliografía de historiadores galeses y argentinos actuales, permite reconstruir esa mirada. Se puede citar a Abraham Matthews (1977), con su Crónica de la colonia galesa del Chubut, cuya edición original es de 1894; Lewis Jones (1983), La colonia galesa. Historia de una Nueva Gales en el Territorio del Chubut en la República Argentina, Sudamérica, que fue escrita en 1898; William Hughes (1993), A orillas del río Chubut en la Patagonia, cuya primera edición es de 1927; Thomas Jones –“Glan Camwy”– (1999), con la Historia de los comienzos de la colonia en la Patagonia, publicada en 1926 en Y Drafod; John Murray Thomas (1985) y su Diario de viaje de la expedición de los rifleros, entre otros cronistas.

Entre los autores contemporáneos que estudiaron la colonización galesa en Chubut, seleccionamos a Baur, Bowen, López, Hernández, Lloyd y, principalmente, Glyn Williams.

Analizaremos cuál era la situación de Gales en el momento de gestación de la idea colonizadora; por qué se eligió a la Patagonia para asentarse; cómo se constituyó el mito del hacer, las expectativas de cambio. Nos interesó asimismo pensar cómo se incorporó una nación inmigrante (en este caso, los galeses) a un Estado-nación que atravesaba un proceso formativo (como era la Argentina) y las formas de relación que se generaron; cómo plasmaron los colonos su visión de la relación de su comunidad con los pobladores originarios y con el gobierno argentino.

Para abordar las temáticas propuestas se enfocó la nación, principalmente en el caso galés, desde una perspectiva analítica en que contemplamos especialmente la cuestión del imaginario. La nación es también una cuestión de imaginario social si es pensada desde la cultura, el origen y la fundación de una identidad.

Existió una construcción de la tradición por parte del pueblo galés en la Edad Media, con una dimensión profética o mesiánica. Se proyectaba su pasado hacia el futuro. Lo profético tomó gran importancia en la literatura de todo el período posterior a 1282, año en que Gales perdió su independencia. Entre los elementos que impregnaron esta nacionalidad se encuentra –en la literatura, el idioma, la poesía y la música– un redescubrimiento de la influencia de los druidas y su larga historia de resistencia a la dominación romana, así como la preservación del origen céltico de la nación galesa.22. Pueden remontarse los orígenes de su literatura a la etapa de los druidas (siglo I a. C.). Entre los galeses de Londres, después de 1714 apareció el símbolo de su nacionalidad en las elaboradas ceremonias del Día de San David, patrono de Gales.23

Una tradición que se continúa aún hoy en el Valle Inferior del río Chubut (ciudades de Trelew y Gaiman) y, por supuesto, en Gales, es la de los Eisteddfod (competencias de canto y poesía) traducidos como Juegos Florales. El primer certamen que se recuerda tuvo lugar en 1176. Incluso el origen se lleva, en algunos estudios sobre el tema, a tiempos anteriores a la era cristiana, y provenía de las reuniones que mantenían los legendarios druidas con su culto al árbol, en especial al roble.



Eisteddfod en galés deriva del verbo eisted que significa literalmente estar sentado. Su aplicación como nombre del festival parece referirse a la costumbre de la fraternidad de los bardos –poetas o sabios– de reunirse, sentados en asamblea, para exponer ante ella sus poemas o cánticos.

Las reuniones se fueron transformando en competencias de canto y poesía donde se premiaba a los bardos elegidos. El premio más tradicional era un colgante, primero de plata con forma de sillón o trono, y luego, un sillón de madera de roble.

A mediados del siglo XIX, en un momento de gran fervor nacionalista, cuando se gestó la idea de una colonia galesa en la Patagonia, se revalorizaron los Eisteddfod con mucha fuerza, así como el galés como lengua nacional.

3.1 La gestación de la idea colonizadora de la Patagonia
Casi todos los que analizan el momento de gestación de la idea de establecer una colonia galesa en América del Sur, mencionan como líderes del movimiento al reverendo Michael D. Jones, eminente literato, político y rector del prestigioso colegio religioso de Balá; a Lewis Jones, tipógrafo de Liverpool, y a un chacarero de Wisconsin, Edwyn Roberts, gran impulsor de la localización de la colonia galesa en la Patagonia.

Para explicar en general este movimiento migratorio se deben tener en cuenta los factores económicos que movilizaron al grueso de los migrantes, pero conjugándolos con las explicaciones de naturaleza ideológico-política, que motivaron principalmente a sus líderes.

La industrialización en Gales perturbó la vida tradicional y condujo a una relocalización de población en gran escala, lo que a su vez produjo intranquilidad social e insatisfacción. Es necesario considerar la situación no sólo durante el período específico de la emigración sino también en tiempos anteriores, para comprender mejor los factores que explican el fenómeno.

A partir del cese de las guerras napoleónicas en 1815, comenzó una etapa de depresión económica que continuó, con fluctuaciones menores, hasta mediados de siglo. Desde el Acta de Cercamientos, en 1801, se dieron cambios en la economía rural tradicional y se produjo una creciente tensión en las relaciones entre terratenientes y arrendatarios. Los trabajadores rurales se convirtieron en espectadores de esa tensa relación y su situación empeoró como consecuencia del aumento del costo de vida.

Desde la unión con Inglaterra durante el reinado de Enrique VIII, la vida política y la sociedad galesa fueron dominadas por la gentry, propietarios de tierras ligados con los grandes magnates. A diferencia de la gentry irlandesa, los terratenientes galeses no eran extranjeros. Nacían y permanecían allí, pero a través del tiempo se fueron anglicanizando.

Desde la tardía Edad Media se habían vuelto gradualmente ingleses en lengua y educación, y dependían de las leyes inglesas en lo referente a la herencia de la tierra y el derecho de primogenitura. Se fueron distanciando de la vida de la comunidad a la que pertenecían. Así se produjo una distinción en la estructura social galesa entre los propietarios –de religión anglicana, tories en política y angloparlantes– y sus arrendatarios –no conformistas, radicales en política y de lengua galesa–.

Si a esto agregamos que en la base económica de la sociedad agraria prevalecía un gran número de pequeñas propiedades campesinas, cuya tenencia era cada vez menos segura por el proceso de cercamientos que se iba extendiendo cada vez más, nos encontramos con un cuadro de inestabilidad económica y separación cultural que dividió cada valle y cada población.

Entonces, en el siglo XIX, dos fuerzas muy profundas transformaron la sociedad galesa: el avance del industrialismo y la expansión de las religiones no conformistas. Estas últimas correspondían a protestantes, entre los que se cuentan congregacionistas, metodistas y bautistas, y las capillas de sus iglesias fueron los más importantes centros de protesta. El conformismo estaba representado por la Iglesia oficial, la anglicana.

Antes de la Revolución Industrial, la población del sur de Gales era escasa, siendo más importantes las áreas bajas, productoras de trigo, o las montañosas, dedicadas a la explotación ovina. Pero a partir de mediados de siglo, fue en centros del sur donde se dio un acentuado crecimiento, por la demanda en aumento de carbón y de hierro que se explotaban allí, esto último ligado al propio proceso de expansión de sus comunicaciones internas, principalmente ferroviarias.

Las pocas industrias rurales que subsistían en el norte de Gales decayeron por la entrada masiva de mercaderías provenientes de Inglaterra. El proceso industrial, tardío pero brusco, tuvo repercusiones sociales intensas. En el sur de ese país se produjo el fenómeno de concentración de una población en crecimiento, una urbanización acelerada, y la llegada masiva de población desde las áreas rurales galesas, o desde fuera del país (ingleses, irlandeses). Fue este influjo de población no galesa al que más temieron los nacionalistas, pues significaba la pérdida de su lengua y su cultura.

Los campesinos galeses que emigraron a las áreas carboníferas lo hicieron como una forma de complementar sus mínimos ingresos, pero siempre pensando en retornar al campo para la cosecha. Esto es enfatizado por Glyn Williams cuando explica que los valores de muchos de los que emigraron, aunque provinieran de áreas urbanas, estaban ligados al campo.

El crecimiento fue fundamentalmente en industrias extractivas y no manufactureras. Por ello, su impacto fue restringido y la oferta de empleo se orientó a mano de obra no calificada.

Además de los factores económicos, se buscó preservar la identidad lingüística y cultural. Es necesario referirse a los galeses que en años anteriores habían emigrado a Australia, Sudáfrica y principalmente a Estados Unidos, y que notaban la pérdida de su cultura, soñando con instalarse en una colonia aislada geográficamente, en la que pudieran establecer un gobierno lo más autónomo posible.

Lewis Jones cita en su obra varios testimonios de galeses asentados en Pensilvania y Ohio, que se quejaban de la pérdida acelerada de su cultura. Uno de los principales organizadores del movimiento en Estados Unidos fue Edwyn Roberts, quien señalaba ese móvil: preservar su cultura como determinante en la migración a ese país.

También se debe tener en cuenta que en el Valle de Scrampton, en Pensilvania, donde residía una importante comunidad galesa, en 1869 ocurrió una catástrofe en las minas de carbón en la que murieron muchos obreros, entre ellos varios de origen galés. Esto contribuyó a la idea de migrar.

Para comprender cómo visualizaban la Patagonia como tierra de promisión, debemos referirnos a su cosmovisión histórica, al cruce de memorias atávicas, experiencias vitales de abandono de suelos natales, y exilios forzados que forjaron ideales colectivos de migración. De algún modo, fue una fuerza utópica la que los impulsaba. Desde fines del siglo XVIII los sueños de una sociedad distinta se ubicaron no en islas imaginarias sino en este mundo y en el futuro.

La utopía como lugar privilegiado donde se ejercía la imaginación social se vinculó estrechamente con las mitologías nacionales. En el caso de los galeses, la patria a la que se empezó a aspirar y que se concretaría en esa colonia en los márgenes del mundo civilizado, fue una tierra de acogida, de refugio para los sueños y las esperanzas. Se fue forjando el mito del hacer, de la tierra pródiga. Estas representaciones utópicas se articulaban con cierto mesianismo.

Para 1850, aproximadamente, etapa anterior a la concreción del asentamiento galés en Chubut, cuando se discutían posibles lugares para el asentamiento de una colonia donde fuera posible preservar su cultura, el cronista Lewis Jones cita a un misionero galés entre los judíos de Londres, un tal John Mills, que proponía el país de Canaán como lugar adecuado para establecerse. Se vinculaba con una visión común entre los galeses que arribaron a Chubut, el sentirse como los hijos de Israel en el desierto, una visión bíblica de la peregrinación de los judíos antes de llegar a la tierra prometida.

Según Abraham Matthews, la idea de fundar una colonia galesa en la Patagonia surgió por primera vez entre un grupo de galeses de San Francisco, hacia 1852, quienes habían experimentado en carne propia cómo una emigración desorganizada y suelta había llevado a la total aculturación. Menciona a Edwyn Roberts, quien para concretar la iniciativa viajó a Gales y se puso en contacto con Michael Jones de Balá. Se formaron comisiones organizadoras en todo Gales y Estados Unidos.

El historiador Glyn Williams opina que en el caso de la planificación de la emigración a la Patagonia se gestó un verdadero movimiento en pos de su concreción.

Una de las primeras ocasiones en que se mencionó a la Patagonia como posible lugar para el establecimiento de la colonia galesa fue en 1856, en un periódico, The Independent, en Estados Unidos. En 1861 se publicó en Gales un Manual de la colonia galesa.

Las imágenes de la Patagonia no se transmitían por la escuela sino por los periódicos. La prensa jugó un gran papel, no sólo como medio propagandístico sino en la difusión del idioma galés. El crecimiento de una prensa popular fue un elemento poderoso en la conformación de una opinión nacionalista y proclive a la emigración.

Debemos tener en cuenta que Lewis Jones, uno de los principales líderes del asentamiento, era tipógrafo y tempranamente puso en circulación en la colonia un periódico que se llamaba Ein Breiniad, que significa Nuestros Derechos (el primer número apareció el 21 de mayo de 1878).

Lewis Jones poseía cierto ideal utópico de sociedad igualitaria al estilo del cooperativismo de Owen.

En julio de 1862 apareció en Gales un periódico quincenal, Ddraig Goch (Dragón Rojo), que fomentaba también esa emigración. El dragón rojo figura en todo emblema galés y ha tenido una gran fuerza simbólica en distintas culturas y épocas.

La información sobre la Patagonia se seleccionaba y se publicaban sólo los informes favorables. Por eso algunos testimonios de los primeros colonos que arribaron son quejas por haber sido engañados acerca de las bondades de la región, como lo hace Thomas Jones –“Glan Camwy”– en su obra, cuando narra que al llegar con el Mimosa a Madryn, se preguntaban dónde estaban los bosques de los que había hablado, en Gales, David Williams. Cuenta también que en el barco se leía el Manual de la colonia con una visión optimista de la Patagonia. Con respecto a las charlas que fueron dando los propagandistas de la emigración, dice:

“En esas reuniones públicas describían lo adecuada, espaciosa, excelente y fértil que era la región. Tanto es así que hasta algunos muy bien establecidos y prósperos en Gales tuvieron ganas de emigrar. ¡Ni qué hablar de la clase de trabajadores comunes, que no tenían ni una casa ni una pocilga!” (T. Jones, 1999: 21).

La Sociedad de Emigración de Gales inició tratativas con el ministro del Interior argentino, el doctor Guillermo Rawson, y se firmó un contrato de colonización entre ambas partes que fue presentado al Congreso para su aprobación en 1863. En ese contrato se visualizaban las expectativas de la Asociación Colonizadora Galesa y el porqué de la elección de una región deshabitada como la Patagonia, ya que se pretendía traer de trescientas a quinientas familias de inmigrantes cada año, por el término de diez años:

“Cuando la población de la colonia haya llegado al número de 20.000 habitantes, entrará como una nueva provincia a formar parte de la nación y como tal le acordará todos los privilegios y derechos competentes”.24

Aunque el convenio no fue aprobado por el Congreso, se asentaron amparados por una ley de octubre de 1862 que otorgaba tierra pública en propiedad a razón de unos 124 acres a toda familia que se estableciera en territorio nacional. Por esta ley quedaban bajo dependencia del gobierno nacional los territorios situados fuera de las jurisdicciones provinciales.



3.2 Los galeses y el gobierno argentino. Dos proyectos y una nación
Para contextualizar el arribo de los colonos galeses a Chubut y en qué estadio formativo se encontraba la Argentina, es necesario destacar el carácter aún no consolidado del Estado. Se estaba saliendo de una confrontación armada y un período de secesión política entre Buenos Aires y la Confederación Argentina; faltaba pacificar el interior del país; no se había dado aún la federalización de Buenos Aires.

Esta debilidad en la conformación estatal y en la idea de nación, se evidencia en el debate suscitado en la Cámara de Senadores en 1863, cuando se presentó para su aprobación el contrato celebrado entre el gobierno argentino y la Sociedad de Inmigración de Gales.

El mayor opositor fue el senador Félix Frías, quien se opuso fundamentalmente por su condición de protestantes. Y agregó a su argumentación el peligro de que una vez asentados favorecieran una ocupación inglesa.

Para Guillermo Rawson, que apoyó la iniciativa, el objetivo fue “poblar los desiertos”, expresando de este modo el concepto de nación liberal. En el mismo sentido se manifestó Cullen, representante por Santa Fe e impulsor de la colonización europea en su provincia, cuando expresó que votaría en favor de todo proyecto cuyo objeto fuera traer inmigración extranjera.

Se evidenciaba, en forma bastante generalizada, un desconocimiento de la historia de resistencia del pueblo galés a la dominación británica; sólo algunas voces planteaban la histórica tensión entre galeses e ingleses que relativizaba el temor de una anexión de ese territorio por Gran Bretaña. Sin embargo, hay un argumento de peso esgrimido por Mariano Fragueiro: se refiere a que Inglaterra y Francia hacía muy poco habían protestado contra la ley de ciudadanía argentina, de modo que era de temer que se mantuviese una postura similar en cuanto a que estos colonos siguieran siendo súbditos británicos.

A eso se sumó lo distante del asentamiento, que no servía para defender la frontera. Hablaban desde la debilidad del Estado. De todos modos, es interesante transcribir algunos párrafos que ilustran los temores de los senadores que se oponían y de qué modo estos prejuicios contra Gran Bretaña se fueron disipando en las décadas siguientes, cuando se propagandizaron tanto desde las esferas oficiales –incluso lo veremos en los exploradores de la Patagonia– los beneficios de la penetración del capital británico.

Uno de los senadores que se opuso al convenio fue el señor Bustamante, quien alegó:

“Este país de Gales es un país que está en condiciones algo excepcionales en Inglaterra misma. Su agricultura, según he leído, está atrasada de un siglo. Sus gentes son de un carácter irascible e independiente de tal modo que la historia muestra que este país se mantuvo durante dos siglos sin someterse al régimen común y pretendiendo hacer una especie de isla independiente del suelo en que está situado; tiene un dialecto propio y costumbres raras”.25

En general, esta impresión sobre los galeses persistió por bastante tiempo y se evidencia en distintos viajeros que se sorprendían de algunas de sus costumbres.

Aunque el proyecto de convenio resultó desechado por 21 votos contra 5, la Asociación Colonizadora igualmente logró la aceptación para asentarse, aunque en condiciones menos favorables.

Cuando el cronista Abraham Matthews narra el momento de la partida del primer contingente colonizador hacia Chubut a bordo del Mimosa, explica la peculiaridad de esa emigración: iban a un lugar inculto, para establecer una primera colonia en un país nuevo, aislado completamente de toda organización social, y por lo tanto, era necesario plantar lo que debía ser el núcleo de la futura sociedad y gobierno. En vista de ello se eligió en Liverpool, por voto secreto y dentro del contingente colonizador, una comisión de doce miembros, con un presidente, un secretario y un tesorero (Matthews, 1977: 18).

Esto nos recuerda el Pacto del Mayflower, con todo el peso de la tradición consuetudinaria y contractualista inglesa. Recordemos que en ese barco llegaron a la costa este de los actuales Estados Unidos, treinta y cinco Padres peregrinos con otros sesenta y siete emigrantes, en 1620, y fundaron Nueva Plymouth. El grupo pertenecía a los separatistas o congregacionistas puritanos que habían huido de Inglaterra a Holanda hacía más de diez años, por las persecuciones religiosas de los Estuardo y con el fin de poder practicar el culto a su modo. Disconformes en Holanda, emprendieron el viaje a Nueva Inglaterra, pero antes de desembarcar, firmaron una carta sobre la organización de su gobierno, que adoptaron un principio pactista que se convirtió en la constitución originaria de la colonia.

Hubo cierta periodicidad en el proceso de emigración galesa, con tres etapas de mayor intensidad: 1874-1876, 1880-1887 y 1904-1912 (G. Williams, 1976). En el primer contingente embarcaron personas sin recursos económicos, pero fuertemente ligados a sus pastores y, aunque provenían de zonas industriales, la Sociedad de Emigración Galesa trató de que tuvieran orígenes rurales. Ya los del segundo grupo, los provenientes de Estados Unidos, trajeron capital. Las condiciones económicas de los obreros galeses en ese momento eran pésimas, debido a una fuerte recesión, principalmente en la industria del carbón.

El primer período en la Patagonia significó para los colonos una dura experiencia de adaptación a un medio desconocido. La región central está dominada por mesetas sobre las cuales se levantan algunas montañas de escasa altura, que alternan con depresiones y valles fluviales profundos y anchos, originados por caudales hídricos más importantes que los actuales.

En cuanto al Valle Inferior del río Chubut, es medianamente extenso; su límite occidental está a la altura de Boca Toma, y el oriental, en cercanías de la costa atlántica. Los límites septentrionales y meridionales, a lo largo del mismo, están delimitados en su mayoría por el pie de las laderas del talud (bardas) norte y sur. El río Chubut carece de factores naturales de regulación (lagos, bosques) y, apenas originado, se lanza por un cajón angosto y quebrado hasta su curso inferior. Arrastra abundante material sólido en suspensión, factor determinante de la formación de una fuerte barra aluvial frente a su desembocadura. En consecuencia, antes de la construcción del dique Florentino Ameghino, las terrazas bajas cultivadas estuvieron constantemente expuestas a violentas inundaciones. Es un área ventosa y con escasas lluvias.

El grupo que desembarcó en Puerto Madryn en 1865 debió vivir gran cantidad de vicisitudes para subsistir. El desconocimiento de las condiciones climáticas de la región, la siembra en época inapropiada, la ignorancia de las variedades de calidad de suelo, caudal del río y lluvias irregulares; la falta de maquinarias agrícolas y de capital impidieron en un primer momento lograr algún éxito en las cosechas. De allí que fuera necesario recurrir al trueque con los aborígenes como principal alternativa para la subsistencia.

Para 1873-1874 se obtuvo una cosecha abundante, de modo que se pudo exportar una considerable cantidad de trigo. Esto permitió que a partir de 1874, con el establecimiento de algunas casas mercantiles en la colonia, se iniciara un comercio estable y en amplia escala. Se cultivaba fundamentalmente trigo –porque, en general, era el cereal que más rendía y tenía probabilidades en casi todas las temporadas– y cebada, que a veces alcanzaba mejores precios.

La expansión de la red de canales que fueron solucionando el problema del riego, el nuevo impulso inmigratorio y la mayor eficiencia en la faz comercial y financiera, con la creación de la Compañía Mercantil Chubut y el trazado del ferrocarril, permitieron acelerar esa etapa de notable crecimiento de la producción triguera. Se fue conformando entonces en la zona una estructura de carácter dependiente por el tipo monoproductor de la economía, que impuso una relación de subordinación frente a los mercados nacional y mundial. La producción del trigo era económicamente viable mientras mantuviera sus ventajas de ubicación en relación con áreas rivales.

Sabemos que el país atravesaba en 1890 una crisis profunda, al borde mismo de la cesación de pagos. En ese momento, el trigo fue un recurso casi milagroso. El incremento mayor del área bajo cultivo se dio principalmente en la región pampeana. En Chubut, la economía no fue afectada por la crisis del ’90, ya que mientras otras zonas trigueras tuvieron dificultades tales como plagas de langostas o atraso de las cosechas por las lluvias (por ejemplo, en 1892), nuestra región no las padeció; pero de todos modos, y a medida que las vías de comunicación se extendieron a zonas cercanas a Buenos Aires, cuyos climas eran más favorables para la producción de trigo, la colonia fue excluida del mercado. Si a esto le sumamos las graves inundaciones de 1899, 1901 y 1902 que produjeron un daño del que a la colonia le costó tres años recobrarse, se pone en evidencia la necesidad que tuvo de producir un cambio económico en respuesta a nuevas condiciones del mercado.

Para 1890 ya había signos de que la economía agrícola había comenzado a diversificarse. Las cifras de exportación desde 1890-1896 indican la importancia creciente de la cebada, la lana y la alfalfa en la economía local, aunque el trigo continuaba siendo el principal cultivo. La alfalfa aumentó mucho; se sostenía que daba más ganancias. El cultivo del trigo se vio afectado por algunos factores como aridez del suelo, insectos, resembrado del grano local, que reducía su calidad. También el impacto de las inundaciones sucesivas de comienzos de siglo y el efecto de las fluctuaciones de los precios en el mercado afectaron su producción. La extensión de la cría de ovejas en amplias regiones de la Patagonia creó además una demanda de alfalfa para el forraje de invierno.

Desde el punto de vista político, durante diez años la colonia gozó de autonomía administrativa. Poseían un Consejo o Comisión Ejecutiva conformada por un presidente, doce consejeros, un juez de paz, un secretario y un tesorero. Además existían dos tribunales: el de Justicia y el de Arbitraje, que se reunían mensualmente.

Esta situación se prolongó hasta 1876, cuando se estableció un “Comisario de Colonia”, Antonio Oneto, elegido por el gobierno nacional. A partir de ese momento se inició una cantidad de conflictos con el poder central, que se agudizaron más aún por la presencia del comisario Finoquietto, ya que las atribuciones de los distintos funcionarios de la colonia no estaban definidas claramente.

En las instrucciones que el jefe de la Oficina de Inmigración, Juan Dillon, dio al primer comisario de la colonia se hablaba de mantener y respetar las organizaciones locales y a eso se aferraron los colonos en todos los casos en que se intentó desconocerlas. En el marco de la lucha por sus derechos a un gobierno municipal propio, Lewis Jones, cuando recibió la parte que le faltaba de su imprenta, editó en 1878 el periódico Ein Breiniad. Allí se relata lo que llamaba la tiranía oficial. Se hablaba el galés, y en ese idioma se enseñaba y se publicaban los periódicos locales.

Oneto, alarmado, solicitaba al gobierno el envío de maestros que enseñaran en castellano en las escuelas. Un episodio que marcó un momento de gran tensión se dio durante la gestión de Finoquietto como comisario de la colonia, cuando ordenó apresar a Lewis Jones. Hay versiones encontradas sobre los motivos de esta determinación. Su envío, junto con otro colono, Berwyn, a Buenos Aires, causó conmoción en varios medios periodísticos de la Capital. El ministro del Interior, Bernardo de Irigoyen, intervino para dejarlos en libertad.

Recién el 16 de octubre de 1884 se crearon, por ley 1532, nueve territorios nacionales, entre ellos el de Chubut. Con la llegada del primer gobernador, Luis Jorge Fontana, comenzó un período de relativa paz, se organizó el gobierno municipal del que pudieron participar los galeses y se modificó la actitud de confrontación por una de colaboración, funcional a ambos proyectos.

La expansión económica se pensaba unida no sólo a la agricultura sino también al potencial minero de la región. El éxito de la fiebre del oro en Norteamérica había creado la impresión entre muchos galeses de que el oeste de la Patagonia poseía riquezas minerales equivalentes. Los líderes del movimiento reconocieron que cualquier descubrimiento mineral sería beneficioso, no sólo para los miembros de la colonia, sino que serviría también para atraer a los recién llegados que se sumarían.

Durante los primeros años, el medio ambiente era considerado por los colonos como algo hostil, vinculado a una concepción negativa de la idea de desierto. Uno de los ministros del grupo, al predicar su primer sermón, lo tituló Israel en la desolación. Esta forma de autoidentificación con los escritos bíblicos parece haber sido prevaleciente entre estos primeros colonos galeses de la Patagonia.

Debemos considerar que en las historias y mitos galeses, muchos de ellos derivados del período de la literatura celta, abundan los relatos sobre la tierra inhóspita y árida. Algunos estaban relacionados con los santos celtas, quienes veían el aislamiento en lo salvaje como un lugar de prueba donde los hombres sufrían para obtener comunicación con Dios.

Al principio, el Valle Inferior del río Chubut fue considerado como una isla de esperanza. Su relación con la población indígena hizo entender a los colonos que el desierto no era tan hostil como habían imaginado. De hecho, podía ser un aliado. A través del contacto con los indios, aprendieron a desarrollar una buena relación con el ambiente, descubrieron que contaban con recursos extremadamente útiles y que con su utilización correcta podrían vivir y viajar por el desierto. Así desarrollaron un sentimiento fuerte de respeto hacia los indios y valoraron la habilidad para relacionarse con el medio.

Para 1882, diecisiete años después del arribo a la Patagonia y aunque se habían realizado varias expediciones exploratorias de la parte central del territorio, los colonos no habían descubierto El Dorado que supuestamente yacía en el oeste. De hecho, algunos empezaban a dudar de que existiera tal lugar.

El gobernador de Chubut, Luis Jorge Fontana, decidió iniciar una serie de viajes exploratorios acompañado por los galeses, A. P. Bell y otros colonos.

Los galeses tenían noticias, por los tehuelches –y después, por el libro de George Musters sobre su viaje–, de la fertilidad de la zona cordillerana. Tardaron veinte años en colonizarla porque estaba muy alejada de los asentamientos en la costa, y también puede haber contribuido la cuestionada soberanía argentina en el área fronteriza.

El gobierno argentino, en la persona del primer gobernador del Territorio Nacional del Chubut, Luis Jorge Fontana, deseaba asegurar la expansión territorial hacia el oeste, de modo que coincidieron ambas motivaciones, la de los galeses que deseaban obtener más tierras cultivables en mejores terrenos, y la del gobierno central, que necesitaba afianzar la penetración estatal. El personaje que sirvió de nexo para la organización de lo que se conoce como Expedición de los rifleros del Chubut fue el colono Murray Thomas.

Thomas era comerciante, residió en Buenos Aires, conocía perfectamente el castellano y fue quien más favoreció la integración definitiva de los galeses con el proyecto estatal argentino.

La expedición al oeste se llevó a cabo en 1885 y fruto de la misma se fundó la Colonia 16 de Octubre. Recién después de 1902, los que se establecieron en la colonia cordillerana obtuvieron los títulos de propiedad de sus tierras. Aunque se realizaron algunos cultivos, los campos se dedicaron principalmente a la cría de ganado vacuno.26

El concepto de paraíso de los colonos coincidía con el terreno montañoso de exuberante vegetación que, se suponía, yacía en el oeste. Esta expansión significó cumplir con el sueño de ocupar una zona paradisíaca en cuanto a sus paisajes. En la toponimia que va jalonando el paso de los expedicionarios, se nota la prodigalidad de la naturaleza que los iba deslumbrando: Valle de los Corintos, Valle de las Frutillas, Valle Hermoso (en galés, Cwm Hyfryd, que es como lo llamaban en la colonia). Lewis Jones, en su libro, dedica un capítulo a narrar la expansión al oeste y lo titula: “El feraz regazo de la cordillera”.

En general, los galeses prefirieron utilizar nombres vinculados a lo mágico, al éxtasis que producían las bellezas naturales, o a la aventura. Por ejemplo, la denominación que le dieron en un comienzo a la actual ciudad de Rawson, haciendo alusión al fuerte que allí había dejado Henry Libanus Jones: Caer Antur (significa fortaleza de la aventura).

Fontana fue una bisagra entre la etapa confrontativa de los colonos y su integración a la nación. De allí que el mismo Lewis Jones opinase que con la llegada de Fontana se puede aplicar la frase bíblica: “Hubo paz en la tierra y se inició una era de prosperidad” (L. Jones, 1983: 179).

Se registraron, sin embargo, otras situaciones conflictivas. Al recrudecerse el problema limítrofe con Chile, el gobierno decidió convocar nuevamente a la guardia nacional. Los galeses solicitaron que los ejercicios militares se trasladasen del domingo a otro día de la semana, por motivos religiosos. Las desavenencias se produjeron con el gobernador de Chubut en ese momento, Eugenio Tello, y sólo se recompuso con la visita del presidente Julio A. Roca a la colonia en 1899. Finalmente, la tensión se disipó cuando los galeses de la zona cordillerana, en 1902, respondieron a un plebiscito convocado por el árbitro inglés en la cuestión de límites con Chile, optando por la nacionalidad argentina. Esta actitud permitió que esa zona permaneciera bajo la soberanía territorial de nuestro país. Este hecho se toma, desde una visión geopolítica, para integrar a los galeses a la memoria oficial.

En las memorias reivindicativas de las gestas colonizadoras de distintos grupos de inmigrantes, en la costa y la zona cordillerana de Esquel-Trevelin, los galeses son considerados pioneros en la construcción histórico-social de estos espacios.

También se está armando un vector de memoria vinculado a la reivindicación de los pueblos originarios, en este caso, los tehuelches. Por eso incluiremos la modalidad que asumió ese contacto.


3.3 El contacto entre galeses y tehuelches. La construcción de una memoria

Entre los primeros colonos galeses era común escuchar la frase “¿Qué hubiéramos hecho sin los indios?”. Efectivamente, su ayuda fue imprescindible en los primeros años del asentamiento e inició una relación pacífica entre ambos grupos, que perduró por muchos años. El fracaso de los primeros ensayos agrícolas propició el contacto con los tehuelches.

El establecimiento de la primera colonia agrícola al sur del río Negro tuvo una significación distinta según se tratara del gobierno argentino, de los tehuelches o de los propios colonos. Para las autoridades políticas argentinas, el interés se centraba en la posibilidad de establecer un centro de control de la región en constante disputa con Chile. Para los ocupantes nativos era una posibilidad de comercializar sus productos y obtener ayuda del Estado, en un lugar menos distante que donde lo hacían tradicionalmente, Carmen de Patagones, lo que también disminuía las situaciones de tensión con otros grupos indígenas asentados en territorios intermedios. Para los colonos, como ya se explicitó, era la oportunidad de recrear aspectos básicos de su propia identidad cultural.27

Los galeses se preocuparon por realizar gestiones para asegurar que los indios recibieran las provisiones que les enviaba el gobierno, y que no se trasladara a la región el enfrentamiento que el ejército sostenía con éstos. Una prueba es la carta enviada por el colono Lewis Jones al ministro de Guerra y Marina, Julio A. Roca, donde señaló las diversas razones por las que sería perjudicial para la colonia la presencia de tropas.

En las últimas campañas militares al sur, cuando el ejército nacional ya tenía muy cercados a los indios de la zona, los colonos apelaban por clemencia:

“Deseamos, como viejos conocidos de los indios, expresar nuestra esperanza de que podáis mostrar hacia ellos toda la benevolencia y amparo que permita vuestro deber. De nuestra parte, aprovechamos la oportunidad de declarar que hemos recibido mucha ayuda de estos indios desde que se estableció la Colonia y no sentimos nunca entre ellos el menor temor por nuestra propia seguridad. En realidad los indios fueron un muro de seguridad y amparo para nosotros. Creemos que las pequeñas comunidades indígenas en los confines favorecieron siempre la entrada hacia el interior de nuevos establecimientos, tal como fue su comercio con nosotros. Anhelamos que podáis, al cumplir vuestra obligación militar y de acuerdo con vuestra prudencia, dejar a nuestros viejos vecinos indígenas en sus hogares mientras permanezcan tan pacíficos e inofensivos como hasta hoy. Los nombres de todos, 20 de julio de 1883” (L. Jones, 1983: 136).

Sin embargo, la valoración que hacían los galeses de los componentes de raza, lengua y religión como datos a partir de los cuales recortar su nación, son criterios que definen más al otro que al nosotros.

Aquí es interesante preguntarse cuál es el recorte inclusivo que hace cada proyecto nacional. Las medidas adoptadas por el gobierno argentino trasuntaban un proyecto con un perfil de nación excluyente. En su política con respecto a los indígenas se evidenció en forma más descarnada que se estaba dispuesto a la inclusión bajo el supuesto de la más férrea borradura de las diferencias.

No es posible equiparar la posición de galeses y tehuelches ante el poder central. En este último caso, el gobierno argentino decidió su exterminio. Los colonos galeses, en cambio, tuvieron una mayor posibilidad negociadora. Se valieron de los funcionarios del consulado británico en Buenos Aires para interceder por la colonia ante las autoridades argentinas. Aprovecharon su status de ciudadanos británicos. También utilizaron la prensa de Buenos Aires –argentina o británica– para hacer oír sus reclamos, escribían directamente a las autoridades nacionales para exponer sus quejas, o usaban sus contactos con importantes firmas comerciales inglesas en Buenos Aires. El Estado argentino, a su vez, intentó más que nada la homogeneización cultural frente a la colonización extranjera, fundamentalmente a partir de la educación.

Si hay que describir la mirada galesa frente a la Patagonia, comparándola con la de los exploradores y gobernantes argentinos, es semejante en cuanto se trata de una mirada colonizadora. Los galeses también visualizaban la Patagonia como un vacío, de allí su sueño de fundar en estas tierras una colonia lo más autónoma posible del poder central.

Castoriadis se refiere a un concepto de nación en que cada individuo se define y es definido por los demás en función de un nosotros. El nosotros, en el caso de los galeses, se visualizaba muy fuertemente para ese momento, en términos de pasado, homogeneidad y voluntad.

Los dos proyectos, el galés y el argentino, que en determinado momento entraron en conflicto, la profundidad de la tensión entre los colonos y los representantes del gobierno central, caló hondo en la memoria de los cronistas galeses, y principalmente en uno de sus líderes: Lewis Jones, quien lo calificó como “la opresión gubernativa”. En esta confrontación se visualizan proyectos de nación en pugna y un Estado central que aún no era nacional, tratando de imponer su dominación, mediante distintas modalidades de penetración.

El celo de los funcionarios nacionales y la imposibilidad de que la emigración de galeses al Chubut tuviera continuidad, llevó a que los colonos redujeran sus pretensiones de autonomía y modificaran, en el momento de pasar a depender directamente del gobernador del Territorio, su actitud confrontativa por otra de integración a un proyecto de transformación acelerada del desierto. Este proyecto se volvió predominante en la construcción de la Patagonia y de su imaginario.

La mirada de los colonos galeses con respecto a los tehuelches fue de respeto por su cultura y se tradujo en un contacto pacífico, pero no dejó de tener el distanciamiento propio de una visión del otro cultural.

En estos últimos años, en cada aniversario del arribo de los galeses a Puerto Madryn el 28 de julio, representantes de la comunidad galesa y algunos de la tehuelche reconstruyen el desembarco y el abrazo fraterno de bienvenida de los tehuelches. Como en toda recreación conmemorativa, la relación se presenta como idílica y colabora en la construcción de una memoria sobre la actuación galesa que es calificada de epopeya o gesta, con un fuerte sentido épico.

Sin embargo, la relación de intercambio con los indios fue muy beneficiosa para los colonos en sus primeros años. El reverendo Abraham Matthews explica claramente qué se sentía por los indios y por qué los aceptaron:

“Aunque las tribus de indios significaban un estorbo bastante grande para los colonos, porque estaban continuamente en las casas, mendigando siempre alguna cosa u otra, sin embargo fueron para nosotros una gran ventaja en esa época, pues contribuían con sus caballos y aperos para montar y nos daban mucha carne a cambio de pan y otras cosas. Ese año vendían muy baratas sus mercaderías, al parecer porque veían que los colonos no tenían mayormente nada que dar por ellas. Era posible comprar un caballo por unos pocos panes y un poco de azúcar o si no por unas yardas de algodón y uno o dos panes” (Matthews, 1977: 36-37).

De todos modos, es de destacar que, en una época en que se estaba llevando a cabo el exterminio de los indígenas por las tropas del gobierno argentino, ellos –como lo hicieron Lewis Jones y Eluned Morgan– denunciaron ese atropello.

Es necesario considerar que existen distintos vectores de memoria, que cuestionan y buscan posicionar a su colectividad como central para la construcción de la memoria local, regional y provincial.

Una tensión a la que podemos referirnos es la suscitada en Chubut con respecto a quiénes fueron los primeros que se asentaron en el territorio con una idea colonizadora. La colectividad española ha destacado la expedición de Simón de Alcazaba, que buscó establecerse fundando la Provincia de Nueva León. Dicho acontecimiento logró su reivindicación al ser declarado como feriado provincial el 9 de marzo.

En esta puja, también han participado representantes de la comunidad salesiana, que reivindican las gestas españolas y la tarea evangelizadora de esa orden, que denominan conquista espiritual de la Patagonia. La obra de Juan Muzio y de otros religiosos es permanentemente evocada en nuestras ciudades: plazas, escuelas, calles.

Los galeses fueron un grupo inmigrante minoritario en comparación con otras colectividades, como españoles o italianos. El cese de la emigración de galeses a Chubut, que se dio con la Primera Guerra Mundial, obedeció al mismo conflicto y a otras circunstancias como las siguientes:

los problemas que tuvieron los primeros pobladores con el gobierno argentino;

las consecuencias económicas desfavorables que significaron sucesivas inundaciones en el Valle Inferior del Chubut en 1899, 1901 y 1902;



las continuas salidas de colonos desde Chubut hacia otros países –Canadá, Australia– y otras regiones de la Argentina –Santa Fe y Río Negro–, que reflejan un fuerte sentimiento de frustración por parte de muchos colonos.

Sin embargo, esta comunidad étnica minoritaria ha logrado distinguirse entre los circuitos turísticos que atraen visitantes a esta zona para disfrutar de las reservas faunísticas de Penísula Valdés, los avistajes de la ballena franca del sur y la reserva de pingüinos ubicada en Punta Tombo. En Gaiman se ofrece el tradicional té galés y, también en Trelew, se desarrollan los tradicionales festivales de canto y poesía, y certámenes corales a los que hoy se suma esa singular relación que mantuvieron en los primeros años de la colonia con los indígenas de la zona.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje