Página principal

Autos y vistos: Para resolver la situación procesal de Patricio Rogelio santos fontanet


Descargar 202.1 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño202.1 Kb.
  1   2   3
///nos Aires, 3 de junio de 2005.
AUTOS y VISTOS:

Para resolver la situación procesal de Patricio Rogelio SANTOS FONTANET, DNI 27.287.544, nacido el 16 de junio de 1979 en esta Ciudad, hijo de José Santos y de Susana Graciela Fontanet, domiciliado en Barrio General Paz, edificio 8, 5° 77, Villa Celina, Pcia. de Buenos Aires, músico; Juan Alberto CARBONE, DNI 20.685.633, nacido el 26 de enero de 1969 en la Ciudad de Buenos Aires, hijo de Juan Carlos y de Margarita María García, domiciliado en Manzoni 165 de esta Ciudad, músico; Daniel Horacio CARDELL, DNI 26.338.638, nacido el 20 de diciembre de 1977 en esta Ciudad, hijo de Isidoro Julián y de Margarita Fuertes, escenógrafo, domiciliado en Boulogne Sur Mer 2051, monoblock 9, PB “C”, La Matanza, Pcia. de Buenos Aires; Maximiliano DJERFY, CI 14.428.638, nacido el 4 de noviembre de 1974 en Lanús Este, Pcia. de Buenos Aires, hijo de Jorge Rubén y de Marta Santanocito, músico, domiciliado en Dean Funes 2577, Lanús Oeste, Pcia. de Buenos Aires; Christian Eleazar TORREJÓN, DNI 22.964.561, nacido el 29 de octubre de 1972 en esta Ciudad, hijo de Eleazar y de Susana Vadalá, domiciliado en Chilavert 1136, La Matanza, Pcia. de Buenos Aires; Elio Rodrigo DELGADO, DNI 31.494.062, nacido el 24 de marzo de 1985 en esta Ciudad, hijo de Aldo Daniel y de Analía Ramírez, domiciliado en Puna 3594 Ciudad de Buenos Aires, músico; Eduardo Arturo VAZQUEZ, DNI 24.821.961, nacido el 31 de agosto de 1975 en esta Ciudad, hijo de Eduardo Norberto y de Dilva Lucía Paz, músico, domiciliado en edificio 60, piso 9°, depto “D”, Barrio General Paz, Villa Celina, Pcia. de Buenos Aires, todos ellos con domicilio constituido en la Av. Córdoba 669, 2° “B”.-


RESULTA:

Hechos

Se les imputa a los nombrados el haber llevado a cabo un recital del grupo “Callejeros” del cual forman parte, el día 30 de diciembre de 2004 a partir de las 22.50 horas en el local denominado “REPUBLICA CROMAÑON”, sito en la calle Bartolomé Mitre 3060/3066/3070 de esta Ciudad en condiciones sumamente riesgosas, lo cual provocó la muerte de aquellas 193 personas que surgen de los listados remitidos por la morgue judicial y que obran en legajo por separado y diversas lesiones a varios centenares más, que a la fecha no se determinaron con precisión. En concreto aquél recital se realizó en las siguientes condiciones: 1) se pusieron a la venta alrededor de 3.500 entradas para cada presentación cuando, en realidad, el local en donde se llevaría a cabo -República Cromañon- estaba habilitado y tenía capacidad para 1.031 personas; 2) no se adoptaron las medidas de prevención necesarias para contar con una adecuada dotación de personal de seguridad que garantizase la integridad de las personas y los bienes que concurrieron esa noche al lugar; 3) no se dispuso lo necesario para establecer un cacheo eficiente y minucioso en la entrada del local para impedir que los asistentes, conocidos y distinguidos en el ambiente por la habitual utilización de pirotecnia, ingresaran con elementos de esas características, teniendo en cuenta que se trataba de un lugar cerrado, en el que se reunirían muchas personas y que anteriormente habían ocurrido incendios de similares características; 4) se permitió que la puerta que estaba ubicada a la izquierda del escenario (visto de frente), que tenía un cartel lumínico de “salida” y contaba con barra antipánico, estuviera sellada con un candado y alambre durante el transcurso del recital; 5) se promovió e incentivó el uso de pirotecnia por parte del público, para lo cual los controles de acceso -que estaban a cargo del grupo- permitían disimuladamente su ingreso.

Así, y aún cuando todas esas circunstancias podrían desencadenar en un suceso como el finalmente acontecido, prefirieron seguir adelante con el espectáculo y llevarlo a cabo, máxime cuando ese mismo día Omar Chaban había advertido al público acerca del peligro que generaba la pirotecnia y que en caso de producirse un incendio no podrían salir todos de allí.

Concretamente, los hechos que culminaron con el desenlace adelantado, se habrían suscitado del siguiente modo: en determinado momento, y a poco que comenzara a tocar el grupo “Callejeros” a eso de las 22:50 horas, uno o algunos de los asistentes habrían encendido elementos de pirotecnia cuyas chispas alcanzaron aquellos materiales combustibles, más precisamente los que se hallaban en el techo del local, provocándose de esa manera un incendio. Al percatarse los asistentes de esa circunstancia y teniendo en cuenta el humo espeso y tóxico que resultaba del mismo, comenzaron a pugnar por salir del local, lo cual se vio retrasado porque la puerta “alternativa” (ubicada a la izquierda del escenario, visto de frente) se encontraba inhabilitada (sellada con un candado y alambre), como así también porque no todas las 6 puertas de doble hoja por las que se accedía al salón propiamente dicho (por la calle Bme. Mitre 3066 y 3070) estaban abiertas, todo lo cual impidió una correcta y veloz evacuación.

Tras ello, a las 22.57 hs. se hizo presente en el lugar la primer dotación de bomberos quienes observaron que las personas que se encontraban del otro lado de la puerta “alternativa” que tiene dos hojas trataban de abrirla, siendo que gracias a su pronta intervención se logró hacerlo. Por allí lograron salir varias personas por sus propios medios a la vez que otras fueron evacuadas por personal policial, de bomberos y/o particulares.

Otros de los asistentes pudieron salir por aquellas puertas que, como antes se refirió, habrían ingresado, y algunos otros lo hicieron a través del hotel contiguo, al que habrían accedido por intermedio de una puerta que se encontraba en el primer piso del local bailable y que habría sido violentada a tal fin. El restante sitio por el que habrían logrado salir algunas personas resultó una puerta de pequeñas dimensiones que se hallaba junto al escenario y que conducía tanto a los camarines como al garage del hotel lindero.

Así, gran cantidad de personas que no lograron salir del recinto, sea porque se encontraba la puerta “alternativa” cerrada y la restante era de pequeñas dimensiones, o por el tumulto producido a raíz de esa situación, fallecieron en su interior, como otras tantas que, pese a haber salido del lugar por sus medios y/o con asistencia, fallecieron posteriormente.

Muchas personas habrían fallecido como consecuencia de la inhalación de humo y los gases tóxicos resultantes del siniestro, y otras causas que faltan precisar como así un número considerable de ellas también se encuentran heridas por diversas lesiones.

En definitiva, debido a que llevaron a cabo el recital en las condiciones mencionadas en lugar de haberlo suspendido, o bien adoptar las medidas para que la integridad de los asistentes estuviera asegurada, fue que se produjo el suceso tal como se describió, y que culminó en las muertes detalladas.
Prueba

1. LA PUERTA ALTERNATIVA DE EMERGENCIA:
Las pruebas obrantes en el legajo permiten afirmar que la puerta de emergencia estaba herméticamente cerrada y con su indicador luminoso encendido.-

Para ello consideramos el estudio pericial efectuado por la Superitendencia Federal de Bomberos, del que se desprende que en la parte “contrafrontal lateral izquierdo” existe una salida alternativa, compuesta por un amplio portón de dos hojas (de 2.5 m de ancho por 3.6 m de alto) y de conformación metálica.-

Una de ellas, situada en el lateral izquierdo, posee una barra de apertura del tipo “antipánico”, donde “en uno de sus extremos se halló un candado que impedía su accionamiento total, y en consecuencia anulaba su apertura” -ver fotografías de fs. 18, 19, 20 y 21 de la pericia que corre por cuerda-. La apertura era hacia el exterior del salón.-

Ambas hojas conformarían un tipo de portón llamado “antipánico”, por poseer un sistema de apertura que, oprimiendo un barral colocado en una de las hojas, desde el interior -ver fotografía 3 de fs. 180-libera un pestillo que permite que se abra inmediatamente, liberando la segunda de manera automática.-

Se pudo visualizar también que el portón se hallaba abierto y el barral que habilita la apertura de la hoja derecha estaba desprendido de la palanca izquierda que transmite el movimiento para que se contraiga la falleba de cierre, según se visualizaría en la fotografía 4 de fs. 181.-

En la misma ilustración se observa que en un ojal realizado sobre dicha palanca, se encontró colocado un candado que impide el desplazamiento de la misma hasta el final del recorrido, lo que no permite la apertura de dicha puerta (ver fotografías 4/8 de fs. 181/3).-

Por lo demás, en la hoja derecha del portón puede observarse en la parte superior izquierda un pasador que, al momento de la inspección, no estaba activado ni tenía ningún otro tipo de seguro.-

Asimismo, en la hoja izquierda (que no poseía ningún elemento de cierre) se halló que tenía un ojal soldado en su parte interior, con varias vueltas de alambre que por el esfuerzo realizado mostraba signos de haber sufrido gran tensión. Se señaló que, posiblemente, esos alambres habrían sujetado algún elemento próximo al portón -ver fotografía 10 de fs. 185-.-

Ese extremo pericial vinculado al portón que era la salida alternativa, permitió concluir que “al momento del siniestro se encontraba cerrado. Además no podía abrirse por estar colocado el candado que impedía bajar el barral liberando la hoja correspondiente. Esta a su vez mantiene la otra hoja cerrada, por lo tanto, el portón antipánico que permitía la salida de emergencia se encontraba bloqueado, pudiendo abrirse posteriormente a lo sucedido mediante herramientas adecuadas y no por el esfuerzo simple de las personas al tratar de salir del local”.-

Por otra parte, varios de los asistentes al espectáculo mencionaron que vieron desde el interior el día del hecho que esa salida estaba cerrada. Entre ellos se encuentran Gustavo Facundo ORAZI (fs. 518/21), María Sol DEMERGASSI (fs. 1069/70), María Cristina CLARAMUT (fs. 2910/1), Lucas Mariano RÍOS (fs. 2938/9), Cintia BORRAS (fs. 3319), Laura Andrea BARRIOS (fs. 3563), Nicolás y Enzo PAPOLLA (fs. 3956 y 3957), Alfredo José BALDERRAMO (fs. 4145/7) y María Laura GONZÁLEZ (fs. 4158/9).-

De igual forma se expidieron quienes, una vez en el exterior del comercio, se acercaron a la misma con la finalidad de auxiliar a quienes se hallaban en el interior: Gabriel Alejandro GARCÍA (fs. 3), Guillermo AMARGO (fs. 225/6), Juan Ignacio PAZ (fs. 665), Jorge Fabián LEGGIO (fs. 836/9), Sebastián Alberto SANDOVAL (fs. 1272/3), Gastón Maximiliano BASUALDO (fs. 1633/4), Héctor Eduardo LÓPEZ (fs. 3267/8), Gastón AMOR (fs. 4970/3) y los Sargentos Miguel Angel NAVARRO (fs. 741/3), Alejandro MOLINA (fs. 3828/9) y José Carlos PAZ (fs. 3837/8).-

Se cuenta además con las declaraciones testimoniales de los bomberos Ayudante Darío Fernando SALGADO (fs. 901) y el Cabo Luis ARECO (fs. 940), quienes en el lugar advirtieron que el portón de salida alternativa se hallaba cerrado y, en un principio, únicamente pudieron abrirlo unos 20 centímetros. Luego de ello, según su versión, se pudo concretar su total apertura y de esta forma, con la colaboración prestada por particulares -entre quienes se encuentran Julio César FRETES (fs. 12/3) y Maximiliano Ramón CHAPARRO (fs. 220)- se logró la evacuación de las pocas personas que permanecieron hasta ese momento con vida, precisando los exponentes que había personas encimadas hasta un metro cincuenta de altura.-

Por su parte, Ricardo VÁZQUEZ (fs. 1642/3), colaborador del sonidista Jorge LEGGIO, refirió que, si bien en algunas ocasiones habían abierto esa puerta para ingresar los equipos al predio, luego de ello-aproximadamente en el mes de junio del 2004-, se encontró con que había sido cerrada y, al interrogar a OMAR EMIR CHABAN sobre el particular, éste le refirió que la puerta estaba rota y que no se usaría más.-

Gabriel GARCÍA AIDENBAUM, quien trabajo en el lugar durante el año 2004 en el proyecto “Rockmañon”, indicó que, con la finalidad de que el ruido que pudiera provenir del interior no se filtrara al exterior, CHABAN había ordenado sellar la misma con un material similar a la goma espuma.-

Los empleados de “REPÚBLICA CROMAÑON” Juan Carlos BORDÓN (fs. 3247/9), Hernán Gustavo ALBORNOZ (fs. 4197/9), Luciano OTAROLA (fs. 4200/2), Ana María SANDOVAL (fs. 4204/7) y Héctor Damián ALBORNOZ (fs. 4189/92), hicieron saber que el portón permanecía cerrado con un candado, aún durante el desarrollo de los recitales, tal como aconteció el día del hecho traído a estudio, coincidiendo el último de ellos con GARCÍA AIDENBAUM, en cuanto a la causal que lo llevaba a CHABAN a inhabilitarla.-

Según refirió Juan Domingo LEDESMA (fs. 237/9), la puerta fue clausurada por la ”gente” de CHABAN.-

Entre las pruebas que no se tuvieron en cuenta en el procesamiento de CHABAN, obra en autos la declaración testimonial de Alfredo Mario DÍAZ (fs. 5588/5603).-

En lo que respecta a la puerta en cuestión, refirió que siempre estuvo cerrada, incluso el día del hecho. Que cuando CHABAN tomó el lugar hizo “acustizar” todo para que no hubiera problemas con los clientes del hotel, ya que se filtraba el sonido. De esa forma ordenó poner un tipo de goma espuma ignífuga en los techos, en el portón en cuestión (lo rellenaron con ese material y le colocaron un chapón para cubrirlo), en todas las ranuras de éste y en todos los pequeños agujeros que tuviera el lugar. Aclaró que sabía que la goma espuma era ignífuga porque antes de colocarla encendieron un pedazo para demostrar que no se prendía fuego, observando que la misma se “achicharraba” y largaba un humo negro denso.

Antes de colocar la goma espuma el portón había estado abierto en los primeros recitales para que ingresaran los sonidistas. Cuando pusieron dicho material, lo cerraron definitivamente con un candado que agarraba la palanca antipánico para que no se pudiera accionar, ataron esa palanca con alambre y también ataron con alambre la parte superior, para que fuera más hermético. Para abrirlo se necesitaba mucha fuerza porque, por la goma espuma y el chapón que tenía, se había vuelto muy pesado y estaba como apoyado contra el piso. Desde allí, sólo fue abierto en dos oportunidades, primero por Flavio, encargado del hotel, con una moledora con conocimiento de CHABAN, para hacer un almuerzo con la gente del hotel, y la segunda vez fue él por órden de CHABAN, unos días antes del hecho, para que el personal del hotel hiciera la fiesta de fin de año. Luego fue nuevamente cerrada, pero no tan herméticamente como antes, porque se corrió la goma espuma que había debajo de las hojas.-

Explicó que las llaves del candado las tenía él en su poder y las guardaba en la “panchera” que estaba arriba de la barra. El día del hecho, estaban detrás de la barra.-

En la ampliación de su testimonio, el empleado del local Juan Carlos BORDON (fs. 5599/5603) explicó que la puerta en cuestión se encontraba siempre cerrada con candado por orden de CHABAN, quien decía que no debía abrirse para no tener conflictos con el hotel aledaño, dado que comunicaba con su garage. Agregó que a él se le encomendó colocarle a las puertas el material anti-acústico para que quedara cerrada en forma hermética y no saliera sonido.-
2. MATERIAL INFLAMABLE Y TÓXICO DEL TECHO Y PAREDES:
Entre las pruebas que se adjuntaron al sumario, descriptas y analizadas en el auto de fs. 7361/7474, se hace mención a los materiales con que estaba recubierto el techo y parte de las paredes.

Gabriel Amador GARCÍA AIDENBAUM (fs. 1828/9), dio cuenta de que el material similar a la goma espuma fue adquirido por OMAR CHABAN y que, además de colocarse en la salida de emergencia, se reprodujo en el techo, lugar en el cual se hallaba una tela, a modo de media sombra.-

Según mencionó Juan Facundo DIANA (fs. 2015/8), esa tela se hallaba en el comercio desde la fecha en que comenzó a concurrir -abril de 2004-, coincidiendo en tal aspecto los empleados del recinto Hernán Gustavo ALBORNOZ (fs. 4197/9), Héctor Damián ALBORNOZ (fs. 4189/92), Luciano OTAROLA (fs. 4200/2) y Ana María SANDOVAL (fs. 4202/4), quienes afirmaron la existencia de la media sombra y de los paneles de acústica que se encontraban en el techo, de material similar a goma espuma.-

Salvatore ALBANO (fs. 2060/2), especialista en acondicionamiento acústico de locales, quien inspeccionó “REPUBLICA CROMAÑON” en el mes de febrero de 2004 a instancias de CHABÁN, a los fines de re-acondicionarlo, informó que sobre el escenario y la pista de baile, existía un sistema de ventilación en ´U´ recubierto por guata pintada de color negro, precisando, en cuanto a la “media sombra”, que la tela no era de material ignífugo.-

Esos materiales inflamables efectivamente se secuestraron en el sumario del interior del predio de que se trata (fs. 244/5). Así, tanto del techo como de la pared se incautaron planchas de goma espuma y guata, como también la tela en cuestión que hacía las veces de “media sombra” y resultaba altamente combustible, diligencia que se formalizó en presencia del testigo Eibón Nicolás DA ROSA MEDEROS (fs. 2028/9).-

El Subinspector de la División Inspección de la Superintendencia Federal de Bomberos, Guillermo Luis BONFOCO (fs. 2030/1), refirió que esos materiales no se encontraban presentes en el comercio cuando lo inspeccionó en noviembre de 2003.-

La División Siniestros (fs. 1/8 y 115/269) señaló que el material del local consistía en placas sintéticas de similares características a la espuma de poliuretano que se disponían unas junto a otras, logrando así cubrir toda el área del salón, detectando los expertos que, entre esa espuma y la loza, se disponía una segunda cubierta similar al producto conocido como “guata” y, en toda su extensión, se hallaba tendida horizontalmente una pieza de fibra sintética conocida como “media sombra”. Mencionaron que esos materiales que constituían el revestimiento y ornamentación (espuma, guata y media sombra) eran pasibles de combustionarse, dando lugar a la gestación de humo y gases de combustión -monóxido de carbono y cianhídrico- que invadían luego los espacios, convergiendo en una atmósfera nociva para la salud de quienes se hallaban en el predio y sufrieron las consecuencias propias, graves y fatales de esa gestación, en un breve período de tiempo.-

Del peritaje producido por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (I.N.T.I.), se desprende que la fibra sintética denominada media sombra -compuesta por polietileno- generó monóxido y dióxido de carbono, acroleína y negro de humo; la guata -compuesta por polietilentereftalato- monóxido y dióxido de carbono; y la espuma de poliuretano que se encontraba debajo de la tela, desprendió ácido cianhídrico o cianuro (HCN), dióxido y monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno y vapores de isocianato. El ácido cianhídrico es una sustancia letal, desde que inhibe el uso de oxígeno por las células vivas de los tejidos corporales, mientras que el monóxido de carbono (CO) causa asfixia por combinarse con la hemoglobina de sangre y reduce la disponibilidad de oxígeno en las células del cuerpo y sólo se elimina bajo la acción de aire fresco durante varias horas.-

Explicaron que, en base a las características que presentaba “REPUBLICA CROMAÑON” el día del suceso -volumen interno y volumen de aire libre- como así también la superficie de espuma de poliuretano incendiada -177 m2-, ésta tendría que haberse consumido en 13 minutos, mas la colocación de la media sombra y el hecho de que el material pirotécnico no impactó en su centro (de la espuma de poliuretano), reduciendo el tiempo considerablemente.-

Tras desarrollarse una prueba de laboratorio en torno a la espuma de poliuretano, concluyeron los peritos que la concentración de HCN osciló entre 180 y 225 ppm (local vacío u ocupado en una quinta parte de su volumen total), valores indicados como “peligrosos” y “letales” en seres humanos, mientras que la concentración de CO únicamente en las planchas de espuma, esto es sin contar la habida en los restantes elementos, promediaba entre 3500 y 4000 ppm, considerándose a los mismos de “efectos fatales” en exposiciones de menos de una hora.-


3. LA CANTIDAD DE PÚBLICO CONCURRENTE:
Según la habilitación municipal de “REPÚBLICA CROMAÑON”, que se encontraba a nombre de “LAGARTO S.A.”, la capacidad máxima del lugar es de 1.031 personas, lo cual se desprende del expediente de habilitación municipal y del libro de actas de habilitación secuestrado en el sumario.-

Daniel Vicente GIMÉNEZ (fs. 2643/7), en representación de “SADAIC”, explicó que según el conteo que realizó el 30 de diciembre de 2004 en la puerta del boliche, ingresaron al lugar 2.811 personas, sin contar los invitados.

Quien realizó similar tarea los días 25 y 29 de dicho mes y año, Fabián Ariel CARRANZA (fs. 2049/50), manifestó que en esas oportunidades el público alcanzó una cantidad de entre 1.250 y 1.300 personas y 2.000, respectivamente.-

Los dichos de los asistentes al espectáculo y de algunos de los empleados son coincidentes al afirmar que la noche de los hechos el predio se hallaba “sobrepoblado”, “colmado”, “repleto”. Algunos incluso indicaron que no podían respirar y moverse con soltura (ver, entre otras, las declaraciones testimoniales de fs. 126,128,237/9, 361,672/673,1633/34 y 4197/99).-

Ello, también surge del propio reconocimiento que hiciera OMAR EMIR CHABAN cuando, al comienzo del show, manifestó que en el lugar se encontraban 6.000 personas, que no usaran piroctenia, que no quería terminar como en Paraguay porque iba a producirse una masacre, que todos se iban a morir dado que las salidas no iban a alcanzar y que sólo se había vendido esa cantidad de entradas por cuestiones de seguridad.-

Además, se anexaron al legajo los testimonios de los empleados del negocio “Locuras”, Martín y Lucas HASMAT (fs. 6432/4 y 6443/6), Ezequiel Martín ORLANDI (6435/6), Bruno DÍAZ (fs. 6437/40) y Walter VILLALVA (fs. 6441/2). Estos declararon que las entradas fueron ofrecidas a la venta a través de ese comercio y que ascendían aproximadamente a la cantidad de 3.500, de las cuales sólo devolvieron al local la suma de 347 entradas.-

Los concurrentes al recital Guillermo Daniel CARO (fs. 3386/7), Diego Alberto ROLDÁN (fs. 3551/2), Samantha Estefanía MOHNEN (fs. 3558/61), Alfredo José BALDERRAMO (fs. 4145/7) y Gastón AMOR (fs. 4970/3) -entre otros-, declararon que, además, las entradas para el show podían ser compradas momentos antes de su comienzo en el propio “REPUBLICA CROMAÑON”, agregando CARO que los dos días anteriores, en los cuales también tocó “Callejeros”, había accedido al predio sin contar con la respectiva entrada, toda vez que conocía a uno de los empleados de seguridad. En ese sentido, Fabián GALEANO (fs. 1756/8) y Lucas Mariano RÍOS (fs. 2938/9), entre otros, compraron las entradas en el lugar.-
4. LOS INCENDIOS ANTERIORES ACAECIDOS EN EL LOCAL:
Del peritaje realizado por la Superintendencia Federal de Bomberos, que corre por cuerda, surge que al efectuarse el estudio vinculado al hecho ocurrido el día 30 de diciembre de 2004, los funcionarios advirtieron la existencia de un suceso del mismo tipo anterior al siniestro que se investiga (ver croquis de fs. 163).-

Entre las personas que concurrieron el recital de “Callejeros”, varios de ellos refirieron haber ido a “REPÚBLICA CROMAÑON” el 25 de diciembre de 2004 y que allí se produjeron dos focos de incendio (aunque algunos hablan de uno solo).

En tal sentido, declararon Juan Emanuel LEIVA (fs. 4124/4128), Gustavo Facundo ORAZI (fs. 518/521), Alfredo José BALDERRAMO (fs. 4145/4147), Eibon Medeiros DA ROSA (fs. 2028/2029), Carlos Ezequiel Romero, Sergio Bogochwal (fs. 1512/1513) y Diego Marcelo NORIEGA (fs. 1960/1961).-

También mencionaron los incendios del 25 de diciembre pasado, los empleados de CHABAN, Héctor Damián ALBORNOZ (fs. 4189/4192), Hernán Gustavo ALBORNOZ (fs. 4197/9), Luciano OTAROLA (fs. 4200/2), Ana María SANDOVAL (fs. 4204/7), Juan Carlos BORDON (fs. 5599/5603) y Alfredo Mario DÍAZ (fs. 5588/5596).-

Incluso DÍAZ y Hector Damián ALBORNOZ refirieron que el 1 de mayo de ese año también se produjo un incendio cuando tocó el grupo “Jóvenes Pordioseros” y BORDON mencionó otro siniestro ocurrido en marzo de 2004, en un recital del grupo “Barrio Bajo”.-

Finalmente, la agente de prensa que “Callejeros” contrató para los recitales de Capital Federal, Aldana APREA (fs. 9051/9052), explicó que estuvo en la boletería en los shows que se llevaron a cabo en “REPÚBLICA CROMAÑON” el 28, 29 y 30 de diciembre de 2004, y también en la noche del 1 de mayo de ese año cuando tocó la banda “Jóvenes Pordioseros”. En esta oportunidad hubo un incendio, según le dijeron, producido por una bengala que prendió en la media sombra, por lo cual el público salió del salón hasta el hall de entradas y después volvió a ingresar.-

La existencia del incendio que habría acaecido el 25 de diciembre de 2004, también fue afirmada por el cantante de la banda que tocó esa noche, Mauricio LEZCANO (fs. 11.457/11.459), y del incendio del recital de “Jóvenes Pordioseros” del 1 de mayo de ese año, lo ratificó el manager de dicho grupo, Christian Daniel NICOLINI (fs. 11.541/11.542).

El propio FONTANET dijo en su presentación espontánea (fs. 11.885/9) que a mediados del año 2004 se había enterado que cuando tocó “JÓVENES PORDIOSEROS” (el 1° de mayo) hubo un principio de incendio.

Según CARDELL, en una visita que hicieron al lugar (mayo 2004 aproximadamente) para tomar las medidas del escenario, había gente cambiando el techo y ARGAÑARAZ preguntó si era ignífugo debido a aquél incendio anterior.

  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje