Página principal

Audi en las 24 horas de le mans 2007


Descargar 70.97 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño70.97 Kb.
Barcelona, 12 de junio de 2007

Nuevo desafío para el Audi R10 TDI



AUDI EN LAS 24 HORAS DE LE MANS 2007

AUDI AG escribió el pasado año otro brillante capítulo en la historia del automovilismo al apuntarse la primera victoria de un vehículo diesel en las 24 Horas de Le Mans. El histórico triunfo del Audi R10 TDI, con su revolucionario motor V12 TDI supuso todo un hito en el deporte de las cuatro ruedas y una perfecta ilustración de la capacidad tecnológica de Audi. Puso de manifiesto, en suma que, “A la vanguardia de la técnica” es mucho más que un simple eslogan. La mentalidad ganadora ha sido desde siempre una de las señas de identidad de Audi en competición. Ello, entre otras cosas, ha permitido que a los cinco triunfos absolutos conquistados con el ya mítico Audi R8 siguiera la histórica primera victoria de un coche diesel, con lo que Audi es la marca a batir en la carrera más exigente del ámbito de la resistencia desde el año 2000. Otros de los factores que han intervenido decisivamente en ello han sido el trabajo duro y las aptitudes técnicas del equipo. No obstante, también sabemos que cada edición de las 24 Horas de Le Mans constituye un nuevo y exigente reto.


Entre los días 16 y 17 de junio de 2007 AUDI AG volverá a acometer el mayor reto que existe en el automovilismo. El Audi Sport Team Joest alineará tres prototipos en las 24 Horas, la competición automovilística más exigente del mundo, que esta temporada celebra su 75ª edición.
Los prototipos Diesel, con depósitos de combustible más pequeños
Pese a las modificaciones que registra el reglamento este año, entre las que figura la obligación de que los coches diesel equipen depósitos de combustible un diez por ciento más pequeños que los de gasolina, el equipo dirigido por Wolfgang Ullrich vuelve a apostar por la eficiencia y la fiabilidad de la tecnología TDI en la clásica francesa de la resistencia. El Audi R10 TDI tendrá que medirse por primera vez con otro prototipo diesel: el Peugeot 908.
“Le Mans plantea un enorme reto en cada nueva edición”, señala Wolfgang Ullrich. “Este año tendremos en frente a Peugeot, un fabricante que ya ha ganado en diversas categorías del automovilismo y que aparece como un rival al que hay que tomarse muy en serio. Como pionero en materia diesel, Audi tiene la ventaja que otorga la experiencia, algo que también se aplica a nuestro conocimiento de Le Mans. No obstante, afrontamos la amenaza de Peugeot tan en serio como el resto de nuestros rivales.”
Este es el motivo por el que AUDI AG ha inscrito un equipo compuesto por tres coches oficiales en las 24 Horas de Le Mans, algo que no se había repetido desde la edición de 2002. Tres pilotos jóvenes, que compiten actualmente en el DTM con Audi, compartirán el volante del tercer R10 TDI.
A la vanguardia de la técnica
Audi Sport lleva más de 25 años trasladando a la competición automovilística el eslogan de Audi “A la vanguardia de la técnica”. La principal responsabilidad de Audi Sport es la de desarrollar y validar automóviles de competición, aportando también su apoyo técnico. El aspecto logístico es asumido por socios de la garantía de Joest Racing o Champion Racing.
La sede de Audi Sport está en Ingolstadt y es allí donde trabajan la mayoría de los casi 150 miembros del equipo. El desarrollo de los motores de competición lo efectúa directamente Audi Sport en Neckarsulm e Ingolstadt. Desde noviembre de 1993 el austriaco Wolfgang Ullrich es el director de Audi Sport y el responsable de competición de AUDI AG.
Estrecha colaboración con Desarrollo Técnico
Audi Sport tiene vínculos directos con el departamento de Desarrollo Técnico de AUDI AG. Ello garantiza una fluida transferencia de tecnología entre el área de competición y el de producción y viceversa. En la temporada 2007 Audi está implicado como equipo oficial con el R10 TDI en Sport Prototipos y con el A4 en el DTM, el certamen internacional de turismos de circuitos de mayor popularidad.
Diesel de alta tecnología, del impulsor del TDI
Con el R10 TDI Audi no ha hecho sino poner de manifiesto sobre las pistas de competición por qué cada vez más clientes de Audi en todo el mundo eligen TDI: se trata de motores claramente más eficientes, más económicos, desarrollan un mayor par y aportan una entrega de potencia excepcional. Todas esas son cualidades tan valiosas sobre un circuito de competición como en una carretera abierta al tráfico.
Audi lleva desarrollando motores diesel de inyección directa para los automóviles que comercializa desde 1976. Ahí se sitúa el inicio de una historia de éxito como la de la tecnología TDI, que se mantiene vigente a día de hoy. En 1989 llegó la auténtica revolución, cuando la compañía introdujo el primer motor TDI de segunda generación en coches de producción. Desde el principio, esos motores se mostraron no sólo más económicos, sino también superiores en prestaciones a sus rivales directos. Desde entonces, Audi ha incrementado esa ventaja de manera constante. En la actualidad, uno de cada dos Audi vendidos en todo el mundo cuenta con un motor TDI.
Tecnología pionera como la aplicada en el motor V8 4.2 TDI con 326 CV y 650 Nm de par se aplica a berlinas de lujo como el Audi A8. Innovaciones como la tecnología de inyección por Common Rail con piezo inyectores en línea se aplican en todos los motores TDI de 6 y 8 cilindros de última generación de Audi. La última generación de motores diesel con bloques en V de Audi está equipada con el filtro de partículas más avanzado del momento.
El Audi Q7 montará un V12 TDI
Audi potencia el desarrollo de los motores TDI implicándose oficialmente en los programas deportivos de Le Mans y las American Le Mans Series con el R10 TDI. El último exponente de la capacidad tecnológica de Audi es el V12 TDI que equipará al Audi Q7. Se trata del primer doce cilindros TDI del mundo que se montará en un automóvil comercial. Con sus 500 CV y 1.000 Nm de par máximo, el Audi deja el listón muy alto en el segmento de los SUV. Le bastan 5,5 segundos para pasar de 0 a 100 km/h y alcanza una velocidad máxima de 250 km/h (autolimitada electrónicamente), argumentos ambos que posicionan a este SUV de alto rendimiento en una posición hasta hace poco reservada a los deportivos de mayor enjundia. Su aquilatado consumo medio de 11,9 litros a los 100 km tampoco pasa inadvertido.
Este poderoso doce cilindros diesel no hace sino poner de manifiesto el enorme potencial tecnológico y la cualificación de Audi. Sin ello, la histórica primera victoria de un prototipo diesel en las 24 Horas de Le Mans difícilmente hubiera sido posible.
Revolución silenciosa
“Veni, Vidi, TDI.” “Súper diesel.” “Empieza una nueva era en el automovilismo.” “Revolución silenciosa.” La primera victoria de un motor diesel en las míticas 24 Horas de Le Mans, el año pasado, acaparó los titulares de la prensa de todo el mundo. Con el revolucionario R10 TDI, Audi volvió a darle sentido a su eslogan “A la vanguardia de la tecnología”, demostrando que el automovilismo y la ecología no tienen por qué ser conceptos antagónicos.
A diferencia de lo que ocurre en Fórmula 1, donde los propulsores impulsados por energías alternativas no han pasado aún de materia de discusión, los organizadores de las 24 Horas de Le Mans se adelantaron con audacia al identificar hacia dónde van las nuevas tendencias. Así, han planteado el reto a los fabricantes de automóviles de desarrollar motores más económicos y silenciosos. Es el caso del V12 de 650 CV que impulsa al R10 TDI, que en su camino hacia la victoria en Le Mans el año pasado consumió casi cinco litros menos por cada 100 km que el Audi R8 y su también económico propulsor TFSI, el binomio victorioso en 2002.
Con el R10 TDI Audi puso de manifiesto su audacia en la introducción de nuevas tecnologías, sobre todo porque numerosos expertos consideraban utópica la visión de Ferdinand Piëch de que un motor diesel sería capaz de vencer en Le Mans. “Cuando informamos a nuestros suministradores de nuestro proyecto de ganar en Le Mans con un motor diesel, nos preguntaron si realmente éramos conscientes del desafío que ello implicaba”, recuerda el Director de Audi Motorsport, Wolfgang Ullrich. “Éramos perfectamente conscientes de los riesgos que asumíamos. Pero, de no ser Audi, ¿quién se habría atrevido a acometer con éxito un reto así?”
Durante el desarrollo del R10 TDI, Audi Sport echó mano de toda la experiencia y conocimientos acumulados durante la era del R8.
Basta un primer vistazo al R10 TDI para comprobar que el nuevo prototipo lleva los genes de su laureado precursor, el R8. No obstante, el R10 TDI responde a un diseño completamente nuevo e introduce innumerables detalles y principios de diseño nuevos.
No en vano, este sport prototipo fue diseñado para alojar en su vano motor una mecánica diesel. Una de las diferencias más significativas con relación al R8 es que en el caso del R10 el monocasco y la carrocería se integran formando un solo ente. El R8 tenía un chasis tradicional cubierto por una carrocería sintética, a diferencia del R10, en el que la mayor parte de los componentes de fibra de carbono de su chasis están expuestos al flujo de aire y, por tanto, no requieren coberturas adicionales. Ello aporta un ahorro de peso significativo en comparación con el R8, algo particularmente relevante, considerando que el motor V12 TDI de 5,5 litros del R10 registra un aumento de cilindrada del cincuenta por ciento, lo que le hace no sólo más largo, sino también más pesado que el propulsor V8 de 3,6 litros que impulsaba al R8. El R10 TDI, por tanto, posee una cota de batalla notablemente superior, curiosamente muy similar a la del Audi Q7, el SUV de altas prestaciones.
Cinco velocidades
Gracias a valores de par superiores a los 1.100 Nm, el R10 TDI cuenta con una caja de cambios sólo de cinco velocidades. El mecanismo de cambio electrohidráulico es accionado mediante levas situadas en el volante. El control de tracción (ASR) ayuda a transmitir todo el poderío al asfalto. El embrague está fabricado en material cerámico. Los discos de freno de carbono están completamente carenados para mejorar el flujo de aire a través del chasis. La tecnología de las luces delanteras que se emplean durante el día, compuestas por una hilera de leds blancos, procede de los automóviles Audi de serie.
Ficha técnica del Audi R10 TDI


Tipo de vehículo

Le Mans Prototype (LM P1)

Diferencial

Autoblocante viscomecánico

Chasis

De material composite y fibra de carbono con estructura central de nido de abeja, conforme a la normativa de seguridad FIA

Palieres

De tipo CVT

Motor

V12 a 90º turboalimentado, cuatro válvulas por cilindro, DOHC, dos turbocompresores Garrett con sendas bridas de admisión reglamentarias de 39,9 mm de diámetro y presión máxima absoluta de soplado de 2,94 bar, inyección directa diesel TDI, bloque reforzado de aluminio y dos filtros de partículas diesel Dow Automotive

Dirección

Cremallera con asistencia gestionada electrónicamente

Gestión electrónica

Bosch MS14

Suspensión

Delantera y trasera independiente de paralelogramo deformable, sistema pushrod con barra de torsión y amortiguadores regulables

Sistema de engrase

Carter seco, lubricantes Shell

Frenos

Doble circuito hidráulico, con pinzas monobloque de aleación ligera, discos delanteros y traseros ventilados de fibra de carbono y repartidor de frenada

Cilindrada

5.500 cc

Llantas

O.Z. de magnesio forjado, en medidas 13 x 18” delante y 14,5 x 18” detrás

Potencia

Más de 650 CV

Ruedas

Michelin radiales, en medidas 33/68-18 delante y 37/71-18 detrás

Par máximo

Más de 1.100 Nm

Longitud

4.650 mm

Transmisión

Propulsión trasera y control de tracción

Anchura

2.000 mm

Embrague

Cerámico

Altura

1.030 mm

Caja de cambios

Secuencial de competición de cinco velocidades, de accionamiento neumático

Peso mínimo

925 kg







Depósito combustible

81 litros (Diesel Shell V-Power)


Potente, económico, silencioso y limpio
El corazón del Audi R10 TDI es un motor V12 TDI con una capacidad cúbica de 5,5 litros, la máxima permitida en Le Mans. Dos turbocompresores Garrett contribuyen a que se superen los 650 CV de este propulsor de aluminio de última generación. El par máximo sobrepasa la cota de los 1.100 Nm.
A pesar de tamaño rendimiento, el V12 TDI es un propulsor económico, silencioso y limpio. Su sonido apenas se percibe desde el cockpit y los espectadores oyen al viento y no al ruido del motor. En el vano trasero se encuentran los dos filtros de partículas diesel compactos con los que Audi y su socio tecnológico Dow acumulan la experiencia de la que luego se beneficiarán los automóviles de producción.
El Audi R10 TDI es, en términos generales, un laboratorio de investigación rodante. Concretamente el motor, sujeto a una evolución constante, se prueban nuevas tecnologías, algunas de las cuales potencialmente aplicables a los Audi de producción en serie, incluida la construcción en aluminio.
Los pilotos de Audi se aclimataron rápidamente al hecho de que todo el par disponible del motor TDI está disponible prácticamente desde el ralentí. La franja óptima de utilización del motor se encuentra entre las 3.000 y las 5.000 rpm, algo tan inusual en un motor de competición como su comportamiento térmico, ya que los relativamente grandes radiadores deben taparse por completo cuando el coche está en la línea de boxes.
Atención al detalle
El Audi R10 TDI no lo va a tener todo a su favor en su segundo año de competición. Peugeot también participará en Le Mans con un prototipo diesel. Este tipo de coches deberán conformarse este año con un tanque de combustible con capacidad para nueve litros menos, según estipula el reglamento elaborado por el Automobile Club de l'Ouest (ACO).
Esa reducción del volumen del depósito de combustible de 90 a 81 litros, que se consigue modificando el tanque original, no ha sido el único cambio que ha experimentado la última versión del R10 TDI durante el invierno. Para garantizar su condición de referencia en la categoría de los Le Mans Prototype también en 2007, se han realizado numerosos pequeños retoques en múltiples apartados.
Electrónica optimizada
El sofisticado sistema de gestión electrónica del motor V12 TDI ha sido optimizado en colaboración con el socio tecnológico Bosch. La mayoría del resto de las modificaciones tenían como objeto mejorar la eficiencia, el consumo, la fiabilidad y la facilidad de conducción. La potencia máxima apenas varía, situándose alrededor de los 650 CV, pero el comportamiento del motor, sin embargo, ha variado de manera considerable. El monocasco de fibra de carbono del R10 TDI es idéntico al del año pasado. Se han introducido leves pinceladas en la aerodinámica, sólo identificables por los más observadores.
Los índices de fricción y el peso del conjunto mecánico se han reducido. Así, los dos filtros de partículas diesel son ahora más pequeños y ligeros. El socio suministrador de neumáticos Michelin ha aportado nuevos compuestos y construcciones para mejorar el equilibrio entre los trenes delantero y trasero. La suspensión y amortiguadores del R10 TDI también han sido sometidos a un notable proceso de evolución.
El Audi R10 TDI de 2007 se impuso en las 12 Horas de Sebring el día de su estreno. Y fue sometido nada más concluir la prueba a un test de otras doce horas, que superó sin el más mínimo problema. El Audi R10 TDI también se desenvolvió a la perfección en un test de 30 horas al que fue sometido a principios del pasado mes de abril en el circuito de Paul Ricard.
El equipo más laureado de la historia de Le Mans
No ha habido ningún equipo con tantas victorias en la historia de las 24 Horas de Le Mans como el de Reinhold Joest. En 2006, el equipo alemán inscribió su nombre por octava vez en el palmarés de ganadores de la mítica prueba francesa de resistencia. Joest Racing es una estructura que lleva vinculada a Audi Sport desde que Audi dio sus primeros pasos en el ámbito de las carreras de sport prototipos. Durante ese tiempo, el Audi Sport Team Joest ha ganado las 24 Horas de Le Mans en cuatro ocasiones. Por si fuera poco, brillan también con luz propia las 30 victorias y los cuatro títulos conquistados con el Audi R8 en las American Le Mans Series.
Al igual que sucedió con el exitoso proyecto R8, el equipo Joest ha estado implicado directamente en el proyecto R10 TDI desde la fase inicial. En la persona de Ralf Jüttner, el equipo tiene uno de los técnicos más experimentados de todo el panorama de las competiciones de sport prototipos. El Audi Sport Team Joest está formado por cerca de 50 personas y re refuerza con ocasión de las 24 Horas de Le Mans con personal de Audi Sport y Audi Sport Norte América.
La fascinación de Le Mans
Sólo unos pocos eventos deportivos en todo el mundo atraen el interés global. Las 24 Horas de Le Mans son uno de ellos. La combinación de velocidad y resistencia ha convertido a la mítica prueba francesa, que viene disputándose desde 1923, en el macro evento que es hoy, capaz de suscitar el interés de Europa, América y Asia.
Una temporada completa de Fórmula 1 en 24 horas
Le Mans goza, con toda justificación, de la consideración de ser la competición automovilística más dura del mundo. A lo largo de 24 horas se recorren más de 5.000 kilómetros, una distancia equivalente, prácticamente, a la que se completa en una temporada completa de Fórmula 1. La velocidad media del Audi R10 TDI vencedor en la edición del año pasado fue de 215,409 km/h (contando las paradas en boxes).
Los prototipos de la categoría LM P1, aspirantes a la victoria absoluta en Le Mans, resultan tan fascinantes para los espectadores como para los técnicos. El reglamento concede una notable libertad a los ingenieros y posibilita la utilización de diferentes conceptos en materia de motores, así como la aplicación de la tecnología más vanguardista, que luego puede encontrarse en automóviles de producción. La combinación de inyección directa y turboalimentación (TFSI) constituye un buen ejemplo de ello, ya que consiguió reinar en Le Mans antes de introducirse en la producción en serie. El desarrollo de la tecnología TDI de motores no hace sino acelerarse por parte de Audi con el proyecto del prototipo diesel.
La fascinación de Le Mans hace que aficionados y prensa se vuelquen con la carrera y olviden lo demás. Así, pese a la disputa de la Copa del Mundo de Fútbol en las mismas fechas de la carrera el año pasado, nada menos que 235.000 espectadores estuvieron presentes en el circuito, todo un récord en los tiempos que corren. Se acreditaron un total de 2.214 periodistas y las retransmisiones por televisión alcanzaron una audiencia de 386 millones de espectadores de 114 países. Después de conquistar la primera victoria con un diesel, Audi incluso consiguió convertirse en la noticia más destacada de los informativos de diferentes cadenas de Estados Unidos.
Acelerador a fondo el 75 por ciento de cada vuelta
El “Circuit des 24 Heures”, situado a aproximadamente 200 kilómetros al sur oeste de Paris, a las afueras de la localidad de Le Mans, es, con sus 13,650 km, una de las pistas de competición más rápidas del mundo. Antes de que la legendaria Recta Hunaudières fuera ralentizada artificialmente en 1.990 mediante dos chicanes, se llegaron a alcanzar velocidades máximas de hasta 405 km/h. En la actualidad, la velocidad media de una vuelta en carrera se sitúa en la aún impresionante cota de 230 km/h. No deja de llamar la atención que los pilotos más rápidos sólo empeoran ligeramente por la noche los tiempos que consiguen con luz diurna.
Las velocidades alcanzadas en las largas rectas siguen siendo impresionantes. El Audi R10 TDI alcanzó los 320 km/h antes de la primera chicane el año pasado y los 315 km/h antes de la segunda. Durante el 75 por ciento de cada vuelta, el acelerador de los coches está pisado a fondo.
La mayoría de los virajes son también extremadamente rápidos. Por ejemplo, las “Porsche Curves” se abordan a más de 200 km/h. El motor V12 TDI que impulsa al Audi R10 TDI es tan silencioso que los pilotos de Audi tan sólo oyen el ruido del viento desde el habitáculo, algo que tiene un efecto placentero en una competición que se extiende por espacio de 24 horas.
Sin embargo, también en el trazado de Le Mans hay sectores lentos. Es el caso de virajes como Mulsanne y Arnage, auténticos ángulos que negocian a menos de 100 km/h. Son, no cabe duda, curvas complicadas para un prototipo de Le Mans, diseñados y reglados para alcanzar la máxima velocidad y que generan poco apoyo aerodinámico a bajas velocidades. Resultan especialmente complicados (y no sólo bajo la lluvia) los baches y los surcos que se forman por el paso diario de camiones por las porciones de la pista compuestas por carreteras públicas, que sólo se cierran al tráfico con motivo de la carrera.
En Le Mans, la categoría reina sigue siendo la de los “LM P1”
En la parrilla de Le Mans se dan cita automóviles pertenecientes a cuatro categorías diferentes. La categoría reina es la de los LM P1, considerada como el destino preferido de los equipos oficiales y que permite un gran margen para que los ingenieros introduzcan soluciones innovadoras. El Automobile Club de l’Ouest (ACO) fue pionero al identificar las tendencias del futuro y animó a los fabricantes a competir con conceptos impulsados por energías alternativas y más ecológicas. Con el R10 TDI, Audi volvió a asumir el papel de pionero y asombró a todo el mundo al demostrar de lo que puede ser capaz un motor diesel dotado de la última tecnología. La posibilidad de que motores que responden a conceptos muy dispares compitan directamente es una de las características de Le Mans.

Coche





Clase

Prototipo

Peso

Mínimo 925 kg

Depósito de combustible

máx. 81 / 90 litros (diesel/gasolina)

Motor




Número de cilindros

Libre

Motores turbo

Máximo 4.000 cc

Motores turbodiésel

Máximo 5.500 cc

Motores atmosféricos

Máximo 6.000 cc

Potencia

Aproximadamente 650 CV

Llantas




Anchura

16 pulgadas

Diámetro

28,5 pulgadas


Espera lo inesperado
Para el Director de Audi Motorsport, Wolfgang Ullrich, las 24 Horas de Le Mans plantean uno de los mayores desafíos de toda la competición automovilística, si no el mayor. “Espera lo inesperado” es el lema de esta competición de un día completo. “En Le Mans, siempre hay que estar preparado para que ocurra algo que no se había previsto”
Audi se ha preparado para el principal evento de la temporada de manera tan intensa como lo hizo el año pasado. El Audi Sport Team Joest participó en las 12 Horas de Sebring a modo de prueba con el R10 TDI evolucionado. El coche vencedor completó otras doce horas de pruebas en la misma pista al día siguiente. A esas pruebas le siguieron otras en Paul Ricard (Francia) de 30 horas. Además, se han acumulado otras 1.000 horas de test en varios bancos de pruebas. “A pesar de todo eso, sabemos que en Le Mans nada garantiza que podamos cubrir la distancia de carrera sin problemas”, señala Ullrich. Un factor de extrema relevancia en la ecuación es el hecho de que sólo se puede probar en Le Mans durante una jornada, dos semanas antes de la carrera.
Gran esfuerzo para la transmisión
La transmisión ha sido siempre uno de los apartados sujetos a una mayor carga de trabajo en Le Mans. La sustitución de la parte trasera completa del coche, caja de cambios incluida, como la que se efectuaba en el legendario Audi R8 ya no está autorizada. El cambio del R10 TDI fue diseñado con la premisa de que sus piñones puedan ser sustituidos en el menor tiempo posible, en caso de necesidad. Hay que tener siempre presente que pase lo que pase el piloto debe ser capaz de poder llegar con el coche al box.
El Audi R10 TDI vencedor en 2006 invirtió menos de 30 minutos en los boxes. El prototipo diesel era capaz de completar hasta 16 vueltas con un solo depósito de combustible. Los pilotos de Audi deberán repostar con mayor frecuencia este año, habida cuenta de la reducción de la capacidad del depósito de 90 a 81 litros. Una pequeña ventaja derivada de ello es que, al menos, el tiempo de las paradas será menor, ya que los tanques se llenarán antes. Los neumáticos Michelin también desempeñarán un papel importante. El objetivo es completar el mayor número de turnos posible con un sólo juego de neumáticos, ya que los cambios de cubiertas sólo pueden efectuarse cuando el repostaje haya finalizado y, por lo tanto, requiere más tiempo.
Las 24 Horas de Le Mans cumplen su 75º aniversario
Las 24 Horas de Le Mans cumplen este año su 75ª edición. La dirección del Automobile Club de l’Ouest (ACO) ha querido celebrarla con una notable inversión en la infraestructura de su histórico circuito. Después del “Village” le ha tocado el turno de la actualización al paddock y a los boxes, que han sido ampliados. Ello ha permitido al ACO dar cabida a otros cinco equipos. Por primera vez en la historia, en 2007 no serán 50 los coches admitidos, sino 55 los que se seleccionan de las 76 inscripciones admitidas.
Sabía que...
la primera edición de las 24 Horas de Le Mans tuvo lugar en 1923?

la carrera se ha disputado en 74 ocasiones desde entonces?

desde 1923 se han utilizado 13 versiones diferentes del circuito, teniendo la más larga 17,262 km?

Tom Kristensen es el piloto que más veces ha ganado en Le Mans, con siete triunfos, seis de los cuales fueron consecutivos?

la parrilla de salida más concurrida la formaron 60 coches y la menos poblada tuvo 17?

en 1923 consiguieron terminar la carrera 30 de los 33 participantes y que en 1979 sólo concluyeron 7 de los 51 que salieron?

en 1931 sólo se clasificaron seis coches?

el procedimiento de salida clásico “Le Mans start”, con el que los pilotos tenían que subirse corriendo a sus coches, se usó entre 1925 y 1969?

la edición de 1971, con una velocidad media del vencedor de 222,304 km/h, fue la más rápida de la historia de la carrera?

Audi consiguió su primera victoria en su segundo intento, en el año 2000?

en 2005 Audi ganó el “Trophée pour l’Ecologie” con el R8, instaurado ese mismo año para los coches más ecológicos?

Audi es el único fabricante que ha conseguido dos tripletes (2000 y 2002)?

Audi entró en la historia del automovilismo el año pasado, convirtiéndose en el primer fabricante que gana la carrera con un prototipo con motor diesel?

Alemania es el país cuyas marcas han conquistado un mayor número de victorias, con 24?

los dos primeros clasificados en la edición más disputada de todos los tiempos, en 1966, terminaron separados por sólo veinte metros?

la ventaja más abultada del vencedor fue de 349,808 km y se dio en 1927?

un coche “abierto” ha ganado en Le Mans en 48 ocasiones?

Frank Biela, Tom Kristensen y Emanuele Pirro son los únicos pilotos que han conseguido ganar en Le Mans juntos en tres ediciones consecutivas?



el trofeo de ganador en Le Mans tiene que ser devuelto cada año al ACO antes de la salida de la carrera del año siguiente?
Veni, vidi, Audi
AUDI AG ha tomado parte activa en las 24 Horas de Le Mans desde 1999. El primer año, el Audi Sport Team Joest logró subir al podio con el Audi R8R. Un año después Audi conquistó un contundente triplete con el nuevo R8. Desde entonces, Audi ha sido la marca a batir. Si se incluye la victoria del Bentley Speed 8 de 2003, equipado con un motor TFSI desarrollado por Audi Sport, se puede afirmar que la tecnología Audi lleva invicta en Le Mans desde los últimos siete años.
Durante el período de establecimiento de récords, Audi consiguió llevarse el trofeo de vencedor en Le Mans a Ingolstadt. La marca celebró tres victorias consecutivas con el mismo equipo en 2000, 2001 y 2002, lo que dio derecho a AUDI AG a quedarse la copa en propiedad. Actualmente puede contemplarse en el Audi museum mobile de Ingolstadt.
Audi cedió el protagonismo en Le Mans para equipos cliente entre 2003 y 2005. El Audi Sport Japón Team Goh ganó en 2004 y el equipo americano ADT Champion Racing, en 2005. Y todo ello, a pesar de que las prestaciones del R8 fueron limitadas una y otra vez por el reglamento.
En 2006 Audi retornó a Le Mans como equipo oficial con el revolucionario R10 TDI. En el primer intento, el Audi Sport Team Joest se hizo con un triunfo histórico, el primero de un prototipo diesel.
Audi puede presumir de una envidiable lista de éxitos en Le Mans, con seis victorias y ocho podios en sus ocho participaciones.
Cada proyecto es un proyecto ganador: 8 participaciones, 6 victorias
Audi lleva compitiendo en Le Mans desde 1999. Resulta difícil encontrar un fabricante de automóviles tan exitoso en la que probablemente sea la competición automovilística más dura del mundo. Seis victorias en ocho participaciones hablan por sí mismas, lo mismo que el hecho de que los pilotos de Audi se han subido al podio en todas sus participaciones con la marca.
Para acometer un proyecto tan ambicioso como el del primer prototipo diesel del mundo, que se adjudicó la victoria absoluta en las 24 Horas de Le Mans el año pasado, es necesario contar con un equipo altamente cualificado. Audi Sport ha asegurado que Audi acumule victoria tras victoria en todas las competiciones que acomete, haciendo bueno el eslogan “A la vanguardia de la técnica” también en competición.
El Audi R10 TDI, desarrollado en colaboración con socios de confianza y buena reputación, ha sido construido por Audi Sport bajo la dirección del director de Audi Motorsport, Wolfgang Ullrich. Su plantilla de 150 personas es la responsable del desarrollo y evolución de los coches de competición. Cada proyecto acometido con anterioridad por ellos obtuvo alguna victoria o título.
Más de 25 años de éxitos en el automovilismo llevados a la producción
Para Audi, su programa de competición es mucho más que una herramienta de marketing. Los éxitos de AUDI AG en el automovilismo siempre han estado ligados al nacimiento de nuevas tecnologías, que luego han terminado adoptándose en la producción en serie. Los mejores ejemplos de ello son la tracción integral quattro, que recientemente celebró su 25 aniversario y que revolucionó el mundo de los rallyes a comienzos de los 80, y la tecnología TFSI, que debutó en las 24 Horas de Le Mans de 2001 y permaneció imbatida en esa competición durante cinco años. En la práctica, es tan probable ahora mismo encontrar la tecnología TFSI en la gama Audi de producción en serie como encontrar la tracción quattro.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje