Página principal

Artículo Gestióndelconocimiento com La Información en la estrategia de las organizaciones : un recurso por desarrollar


Descargar 17.51 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño17.51 Kb.
Artículo Gestióndelconocimiento.com
La Información en la estrategia de las organizaciones : un recurso por desarrollar

Juan José Goñi Zabala

Ibermática

La estrategia empresarial presta poca atención a este recurso. A pesar de que las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) se extienden por el tejido empresarial, su potencial en la generación de negocio o en la transformación del mismo es aún poco aprovechado. Una nueva visión de la información como un recurso del que generar valor para el negocio, a través de productos más competitivos o de procesos más eficaces, debe superar la visión tradicional de la información como un medio de control y de coordinación interna de las diferentes funciones de la empresa.


Aunque se habla mucho de información y de sus tecnologías, en realidad sabemos bastante menos acerca de cómo clasificarla, identificarla, capturarla y explotarla con alto valor añadido para la empresa. Seguramente entraríamos en un profundo debate acerca de la importancia comparativa entre dos o más documentos o reports que nuestro sistema de información produce. ¿Por qué es importante cada uno?. ¿Qué valor aportan al negocio y a los clientes?. En algún caso llegaríamos a plantearnos incluso la utilidad que tienen frente al coste de su elaboración. Siendo esto así en lo que ya usamos cotidianamente, estamos incorporando nuevas y más potentes tecnologías de la información en las empresas, siguiendo una corriente generalizada de progreso tecnológico, pero casi siempre subyace una sensación constante de un bajo aprovechamiento de estas tecnologías, bien porque sacamos poco partido de ellas o bien por la falta de una justificación económica de las decisiones que hay que tomar en su continua renovación y adquisición.


Cuando nos planteamos incorporar una mayor dosis de rigor a esta situación recurrente para abordar proyectos, que incorporando estas tecnologías sean positivos en los aspectos económicos, de servicio y de mejora de procesos internos, nos encontramos con los tópicos del rechazo: “habría que cambiar la cultura informática”, “esto estará obsoleto en poco tiempo”, “mejor esperar para ver qué hacen otros”, “esto no se justifica económicamente”,... La realidad es que a pesar de todas estas actitudes negativas abordamos sin gran convencimiento la incorporación de las últimas tecnologías buscando casi siempre complementar dos intereses. Uno interno de lograr mejoras operativas asociadas a la reducción de costes en el manejo de información o en disponer de mejor información de control. El otro gran móvil es la referencia a lo que han hecho otros, entendiendo que de no hacerlo se puede derivar una desventaja frente a la competencia, aunque no se visualice de una manera clara y directa en qué consiste tal desventaja.
Esta forma de pensar y proceder puede explicarse si nos retrotraemos a hace 20 ó 30 años donde la aparición del ordenador se asoció y se aplicó a resolver los problemas administrativos de cálculo de variables económicas, edición de documentos internos y externos, y reports de situación de recursos. Esta visión de la aplicación de la informática en la época en la que las telecomunicaciones eran algo excepcional, parece renacer cuando observamos cómo y porque se toman decisiones hoy en día en la aplicación de estas tecnologías en las empresas. El paradigma del ordenador nació en ayuda de la administración y la gestión de las empresas, y son muchas las personas que lo siguen entendiendo de esta forma. Quien piensa así percibe al ordenador como un aliado para reducir coste y tiempo en las operaciones de manejo de información interna y en los procesos de control.
A este estado de entender la maquinaria tecnológica y sus usos lo podemos llamar informática tradicional, que supone hoy en día el sustrato fundamental de la mayoría de las aplicaciones operativas y de gestión en curso. Esta informática tradicional se ha sustentado en el conocimiento sobre cómo organizar los datos y sus procesamientos para medir y calcular todo lo que la empresa necesita. Esta informática tradicional se ha ocupado en resumen de saber acerca de los recursos internos de la empresa. (Los almacenes, las variables económicas, los pedidos,...).
La innovación conceptual que hay que abordar de ahora en adelante en la forma de entender la informática, mejor dicho informática más telecomunicaciones, es que su objetivo no está en lo que se puede hacer con los datos, sino en algo más estratégico para la empresa como es la forma de ejecutar las operaciones, de conectar personas internas y externas, y establecer el modo en el que se aplican los recursos a los procesos. Este salto de concepto no es sencillo por la imagen que tenemos de la informática de siempre basada en un “computador”, en definitiva una gran calculadora. La referencia al concepto “proceso” o flujo de información entre agentes internos o externos es novedosa en su asociación con el ordenador. El nuevo ingrediente que se incorpora es la telecomunicación integrándose con la informática. Hoy un ordenador o está en una red, o es un medio de poca utilidad a nivel doméstico o profesional. Todo vale más si está conectado a la red, desde una agenda electrónica hasta un servicio de gestión de valores bursátiles.
La comunicación añadida al procesamiento (informática) multiplica las capacidades de almacenamiento y cálculo haciendo que las TIC, (Tecnologías “para” la Información y “para” la Comunicación) un recurso muy poderoso si lo aplicamos a los procesos, pero no de cualquier forma, sino considerando aquel criterio de prioridad que tampoco supimos encontrar en los sistemas de información tradicionales. El criterio de su prioridad estratégica. Conocer los procesos críticos y las variables que los determinan es el primer paso, para después visualizar la forma de su ejecución ventajosa a través del uso de la tecnología.
En la construcción de aquellos sistemas, que hoy perduran, no supimos discriminar bien su relación con el valor estratégico del negocio y en cierta medida esta carencia puede ser interpretada por su mayor focalización hacia la gestión interna de los recursos. Ahora las cosas son más complicadas porque al hablar de procesos estamos poniendo en juego atributos de servicio, coste, accesibilidad, tiempo de respuesta, conocimiento, calidad y otros que materializan la estrategia, y todos ellos en relación directa con los clientes y el negocio. Por esto decimos hoy en día que no hay estrategia empresarial que haga caso omiso a las Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones. Toda estrategia requiere una aplicación específica de las TIC a través de un posicionamiento en los atributos del negocio, y a través de ellos en el diseño de los procesos en los que este se sustenta.
La revisión al alza del valor de la información en la estrategia pasa por asimilar e interiorizar una serie de consideraciones, de las que una muestra puede ser:
Las tecnologías de información son un multiplicador de las capacidades personales en el sentido que potencian las posibilidades de cálculo, difusión, acceso, y distribución de datos, información y conocimientos.
El valor de la información es creciente en los productos y en el negocio, y sobre todo en la capacidad de desarrollar eficazmente los servicios internos y externos.
En todo el recorrido de la cadena de valor está presente un potencial de mejora de atributos de plazo, coste y calidad mediante el tratamiento eficiente de información.
Los sistemas tecnológicos y las inversiones informáticas, junto con la capacitación de las personas, son la mochila de productividad personal de todos los miembros de una empresa.
Los procesos de interacción, su frecuencia y el valor de la información intercambiada entre personas constituyen la forma en la que se manifiesta la viveza de una organización en el entorno.
La comunicación interna y horizontal en la empresa es una poderosa fuente de generación de oportunidades, identificación de mejoras y ahorro de costes.
La aplicación de la Estrategia a los Sistemas de Información pasa por determinar qué procesos (diseño, producción, venta, soporte) son críticos, por qué y de que forma pueden optimizarse en valor añadido, reducir sus costes, y gestionarse a través de las TIC.
Esta reflexión desborda el ámbito de la informática en su sentido tradicional; es por ello que una visión global de la información y las tecnologías que la manejan, tiene cada vez más significado desde la estrategia empresarial. El diálogo acerca de la tecnología y su uso en la empresa impacta en todos los niveles de dirección y operación, y con ello el valor y la importancia de las decisiones respecto a su desarrollo en la empresa siguen creciendo. Podemos afirmar que generalmente existe un desfase entre una visión de la Informática como un recurso operativo, cuando su capacidad afecta a la posición estratégica de la empresa. Cuando se dice que es una herramienta sin más, merece la pena equiparar esta valoración con la equivalente en cuanto a lo que supone la aviación en el uso comercial o militar. ¿Podemos decir que las tecnologías aeronáuticas son unas herramientas sin más, o que llegan a configurar nuevas formas de enfocar la logística o la estrategia militar?.
Aunque esta reflexión sobre la importancia de la información y sus tecnologías en la estrategia de las organizaciones se repite de manera insistente, la práctica nos irá indicando en qué grado se produce esta necesaria movilización, que sin duda estará asociada a la creación de nuevas competencias y conocimientos en los ámbitos de diseño de las organizaciones, y a la cualificación tecnológica de los trabajadores de las empresas de hoy y de mañana.

© Juan José Goñi, 2002.

Todos los derechos reservados. Puedes redistribuir, reenviar, copiar o citar este documento

siempre que no lo modifiques y no lo uses con fines comerciales.

Debes incluir esta nota, así como el nombre Juan José Goñi , el correo

jj.goni@ibermatica.com y la dirección www.gestiondelconocimiento.com



Gracias.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje