Página principal

Anteriores a 1879 Por Pablo Rivero


Descargar 296.04 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño296.04 Kb.
  1   2   3   4
REGISTROS SACRAMENTALES EN URUGUAY,
ANTERIORES A 1879

Por Pablo Rivero

Si buscamos, en Uruguay, datos anteriores al año 1879, debemos recurrir a los Archivos Sacramentales, pertenecientes a las distintas congregaciones religiosas que actuaban en el país en ese momento, la más importante por antigüedad y por volumen es la Iglesia Católica.



Iglesia Católica. Los archivos de la Iglesia Católica los podemos clasificar en Archivos Parroquiales y Archivos Diocesanos.1

El Concilio de Trento (1545-1563), marcó el inicio de los Archivos Parroquiales, dando origen a lo que se denomina Libros Sacramentales, que son los Libros de Bautismo y Matrimonio, a los que se sumaron posteriormente los Libros de Finados o Difuntos (todos redactados bajo la forma de acta); con sus respectivos Libros Índices. El registro de las Confirmaciones suele limitarse a simples listas agregadas a veces al final del Libro de Bautizados o de otros libros o en simples hojas sueltas. También integran el acervo del Archivo Parroquial los libros de Fábrica, Cofradías y Hermandades y los de Visitas, entre otros. A esto debemos sumarle la documentación relativa a la administración de la parroquia.

El Archivo Parroquial es responsabilidad del Párroco.

En cuanto a su antigüedad, debería remontarse al origen de la Parroquia. Aunque muchas veces esto no es así, ya sea por destrucción, pérdida o extravió de la documentación. En algunos casos, en nuestro país, los párrocos se quejaban de que carecían de los libros para llevar los registros. También puede suceder que la Parroquia conserve documentos anteriores a su erección como tal y que corresponden a oratorios o capillas que existieron antes que ella.

Los registros más antiguos existentes en Uruguay corresponden a la Iglesia Matriz de Montevideo a partir de 1727 los de Bautismos y Matrimonios y 1729 los de Defunciones.

Fuera de Uruguay se conservan registros aún más antiguos de su territorio: son los de la Iglesia Parroquial de la Colonia del Sacramento del período 1690 – 1777, que se encuentran en el Archivo de la Curia Metropolitana de Río de Janeiro, Brasil, los cuales han sido publicados por Dalmiro da Motta Buys de Barros.2

En Uruguay hay 59 parroquias, capillas u oratorios, cuyos registros hoy se conservan y que son anteriores a 1879. En Uruguay los libros parroquiales se conservan en cada Parroquia. El estado y acceso a esos documentos es muy variable y depende de la buena voluntad y/o mayor interés del párroco. Muchas veces los índices no están o están mal confeccionados, hay partidas que se han vuelto ilegibles por desvanecimiento de la tinta o por acción de la humedad y libros carcomidos y/o con sus bordes totalmente destrozados.

Muchos libros parroquiales no comienzan con la fundación de cada localidad lo que nos deja periodos sin información. Es muy probable que algunos libros se hayan perdido. Es probable que algún libro haya desaparecido con el incendio de iglesias en el año 1955 en Buenos Aires. Se estima que hay registros que pueden encontrarse en España.

También existe la posibilidad de que los ejércitos revolucionarios que tenían sacerdotes en su seno hayan celebrado los sacramentos, registrado los mismos y finalmente estos se hayan extraviados. Por ejemplo, el caso de Bonifacio Maciel y Ramona Terán, quienes en 1878, ya ancianos y tres años antes de fallecer, se presentaron ante el provisor Dr. Mariano Soler, pidiendo que se asentase su matrimonio en un libro. Debido a que el mismo había sido celebrado en la Provincia de Entre Ríos [hoy territorio argentino], “cuando se fue la patria”3 y no quedó de esa unión ningún documento.4

A estas dificultades hay que sumar el hecho de que los nombres y apellidos no siempre figuren correctamente escriturados, unas veces por mala información verbal de los contrayentes, otras por culpa del que anota lo que oye de una boca (ya sea indígena, extranjera y/o indocta) no siempre todo lo clara que debería ser. Finalmente quienes leemos no lo hacemos con la perspicacia necesaria, ni tenemos el conocimiento histórico-geográfico preciso para la recta interpretación de lo escrito, proceso que resume muy correctamente José Monterroso Devesa al señalar:



1º El extranjero o nacional (con dificultades en la comunicación por tratarse de lenguas diferentes o por poseer un bajo nivel cultural) que habla y declara su filiación. 2º El oficiante que escucha, interpreta y escribe aquella declaración, oficiante no siempre nacional (por ejemplo un cura italiano escribiendo con r, en lugar de rr: Dorego. Barios o Corea, o Quitinio por Cuitiño, o escribiendo Cauregghi por Jáuregui o Rosadigio por Rosadillo. Otro ejemplo puede se el apellido Teixeira, pronunciado en Brasil teshera o teyera (con dos e abiertas, anulando ambos diptongos): el escribiente anotará Texera/Techera o directamente traducirá Tejera. Al igual que la confusión c-s-z, propia del castellano de América. y 3º El investigador a quienes también se nos pueden escapar múltiples detalles.5

Todos los registros están en castellano, a excepción de los libros de la Colonia del Sacramento, algunas partidas de la Iglesia de San Carlos y algunas partidas de la Fortaleza de Santa Teresa que se encuentran en portugués.

¿Qué puede encontrar un genealogista en estos registros parroquiales?

En una partida de Bautismo podemos encontrar: Lugar y fecha del bautismo. Fecha de nacimiento (no siempre, depende de la época o del párroco, o puede decir de “tres días” de “siete días”, de “un mes y medio”, etc.). La especificación de si es hijo “natural” o “legal”. Nombre, apellido/s y procedencia de los padres. Grupo étnico al que pertenecen (blanco, negro, mestizo, indio, etc., así como la especificación de si era libre o esclavo, en este último caso aparece el nombre del propietario). Nombre/s, apellido/s y procedencia de los abuelos (no siempre). Nombre/s, apellido/s y procedencia de los padrinos. Nombre/s, apellido/s y procedencia de los testigos. Nombre/s, apellido/s del celebrante. En anotación marginal aparece el nombre y apellido del bautizado, o solamente su nombre. Este margen se utiliza luego para anotar los cambios de estado civil, registrando allí el matrimonio o el ingreso al orden sacerdotal.

En una partida de Matrimonio podemos encontrar:

Aquí se hace necesario aclarar que nos podemos encontrar con dos tipos de partidas de matrimonios, por un lado las llamadas de desposorios “acto que podríamos definirlo como el momento en que se realiza la promesa mutua entre los contrayentes al contraer matrimonio y de efectuar el casamiento por palabras de presente”6. Pero también está la “velación” ceremonia que se realizaba para dar solemnidad al matrimonio y que se podía realizar en forma inmediata y ahí se escribirá “casé y velé”, o se podía realizar posteriormente, o simplemente no realizarse.

Lugar y fecha del matrimonio y/o velación. Nombre/s, apellido/s y procedencia de los contrayentes. Estado civil de éstos y en caso de ser viudos, el nombre del cónyuge fallecido. Nombre/s, apellido/s y procedencia de los padres. Nombre/s, apellido/s y procedencia de los abuelos, (no siempre). Nombre/s, apellido/s de los padrinos. Nombre/s, apellido/s de los testigos. Nombre/s y apellido/s del celebrante.También podemos encontrar referencia a la dispensa por consanguinidad, y el grado de parentesco que tenían los cónyuges entre si. En caso de hijos prematrimoniales, es posible encontrar la legitimación de estos. En nota marginal aparecen los nombres de los contrayentes y también pueden aparecer sus apellidos, además de cuanto se abonó por la ceremonia.

En muchas parroquias conservan el Expediente Matrimonial. Que pueden ser ordinarios o extraordinarios. Son ordinarios si entre los contrayentes no existen impedimentos para el matrimonio. Es extraordinario cuando entre los novios existe un impedimento llamado “dirimente”, (por consanguinidad o afinidad) el cual necesita una dispensa. Los impedimentos “impedientes” no permiten realizar el matrimonio.

¿Qué podemos encontrar en las partidas de Defunción?

Estas partidas, que en realidad son partidas de sepelio, dado que lo que registran es el entierro del difunto, son las más pobres desde el punto de vista genealógico. La información brindada depende del conocimiento que la persona que realiza la declaración, tenía del fallecido. En definitiva contienen: Lugar y fecha del sepelio. Fecha de defunción, (no siempre). Nombre/s, apellido/s del difunto. Estado civil. Edad, (no siempre), es común encontrar partidas que digan “como de cuarenta años”, o “de más de ochenta años”. Nombre/s, apellido/s y procedencia del cónyuge en caso de ser casado. Nombre/s, apellido/s y procedencia de los padres, (no siempre). Hijos, (no siempre). Profesión, (no siempre). Causa de la muerte, (no siempre). Dónde y cuándo hizo testamento, o si falleció intestado, (no siempre). Nombre/s, apellido/s y procedencia de los testigos. Nombre/s y apellido/s del sacerdote actuante. Puede aparecer el tipo de entierro que se le realizó (si fue con misa de cuerpo presente, con cruz alta, con posas y en este caso cuantas).

En nota marginal aparece el nombre y apellido del difunto y el importe de lo abonado o si fue de limosna (en caso de ser pobre de solemnidad) o gratis (lo que constituía un honor).

En los archivos parroquiales también podemos encontrar los “Libros Borradores”.

A esto debemos sumar los Libros Índices. Confeccionados por orden alfabético de apellido, y en el caso de los libros portugueses confeccionados por orden alfabético del nombre.

En los archivos parroquiales se pueden encontrar otros libros como el Libro de Fábrica, Libros de Cofradías y Hermandades, Libro de Visitas y en algún caso se puede encontrar algún cuaderno con registros de enfermos. También se pueden encontrar testamentos, dado que estos eran confiados al sacerdote. Así como los censos o padrones, que realizaban los párrocos.

Los Archivos Diocesanos “contienen la documentación producida por el obispo, por su curia episcopal en el gobierno ordinario de la diócesis a través de las diversas actividades de gobierno, justicia y administración que corresponden al obispo en su diócesis”7 Allí podemos encontrar Registro de Personal, Expedientes de Órdenes Sagradas, sobre creación de capellanías, oratorios, capillas y curatos. Dispensas de Matrimonio. Demandas de Divorcio, el Concilio de Trento Cánones III y IV, sesión XXIV, donde la iglesia declara los impedimentos y otorga las dispensas matrimoniales cuando alguno de los cónyuges pidiera ser apartado del otro “chupad thorum & mutuam cohabitationem”.8 En general quienes solicitan el divorcio son las esposas, manifestando malos tratos, estar mal casadas, víctimas de injurias o que manifiestan el adulterio del esposo. En general la consulta a estos expedientes es restringida a los familiares directos y no se encuentran habilitados para la consulta del público.
IGLESIA CATÓLICA DEL URUGUAY. REGISTROS ANTERIORES A 1879.

Los registros han sido agrupados por departamentos, ubicándose dentro de cada uno de ellos, en primer lugar, a la parroquia de la ciudad capital, a lo que siguen las otras parroquias por orden cronológico de creación.


DEPARTAMENTO DE ARTIGAS. Ciudad de Artigas. Parroquia del Sagrado Corazón. La ciudad de Artigas, originalmente Pueblo Cuareím, fue fundada en 1852. En 1915

fue elevada a la categoría de ciudad con el nombre de Artigas. La Iglesia fue bendecida en 1853. Los Libros de Bautismos y Matrimonios se niciaron en 1853, el de Defunciones en 1856.9



Artigas. Capilla de Belén. (En Archivo de Parroquia del Sagrado Corazón de Artigas). El origen de Belén se remonta al año 1801, pero la población se mantuvo por muchos años sumida en la pobreza y con muy pocos pobladores. En los años 1835, 1852, 1862 y 1867 se realizaron intentos fallidos para repoblar esta villa, por lo que finalmente se extinguió.10 Se conserva solamente el Libro I de Bautismos que comprende el período 1840 – 1854.11

Ciudad de Bella Unión. Parroquia de Santa Rosa de Lima. El origen de la misma se remonta al año 1817, con indígenas misioneros. Nuevas familias de las Misiones Jesuíticas se establecieron en la margen izquierda del río Cuareím fundando la población de Santa Rosa en 1829. La delineación del actual centro poblado se inició en 1856. En 1928 la localidad pasó a denominarse Bella Unión12.

La documentación del período 1829-1867, en parte se ha extraviado y el resto se halla dispersa e incorporada a diferentes archivos parroquiales.13 Sus libros parroquiales se iniciaron en el año 1867. También hay un Libro de Confirmaciones (1879-1919).


DEPARTAMENTO DE CANELONES. Ciudad de Canelones. Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe. Con esta Parroquia (creada en 1775) se da la particularidad de que el surgimiento de la misma es anterior al establecimiento de los pobladores, dado que el centro poblado se formalizó recién en 1782.14 Sus libros comienzan en 1776.15 Los índices han sido rehechos en forma eficaz. El Archivo cuenta con los “Informes de Libertad”, que se conservan a partir de 1776. Estos informes comprenden a una gran parte de parejas que se casaron en lo que en ese momento era la jurisdicción de la Parroquia, (Canelones, Santa Lucía, Las Piedras, Pando, Minas, etc.) y cuyas partidas, según Apolant no aparecen en ninguna de ellas.16 También podemos encontrar aquí tres Libros de Fábrica y un Libro de Inventario que comienza en 1899.

Este archivo custodia documentación de la Vice Parroquia de Nuestra Señora del Luján en el Pintado (1796 y 1820), Oratorio de la Calera de Zúñiga, contando con legajos de varios oratorios rurales entre ellos el de San Ramón y Toledo.



Ciudad de Las Piedras. Parroquia de San Isidro. Se ignora cuando fue creada la Capilla de Las Piedras. El historiador Llambías de Olivar, citado por el autor Barrios Pintos, realizó un cálculo, estimando que el libro inicial de bautismos podría haber comenzado en junio de 1773. La Parroquia fue erigida el 2 de noviembre de 1780. No hay acta de fundación del Pueblo de Las Piedras. 17 Este es uno de los Archivos Parroquiales más complicado del país, en lo referente a la organización de sus materiales. Los libros de Bautismos y Defunciones se inician en 1824 y el de Matrimonios en 1825.

Sin embargo, hay documentación más antigua y que comprende el período de 1775 a 1814. Entre los años 1922-1923, el historiador Ramón Llambías de Olivar copió partidas de bautismos, ordenándolas por fecha pero conservando la separación según los paquetes en que se encontraban. De esta forma genero tres libros, a los que denominó:



  1. Copia literal y exacta de las hojas sueltas del libro o libros de Bautismo de la Parroquia de San Isidro Labrador de Las Piedras (Años 1775-1814) – Marzo de 1922 R. Ll. de O.

  2. Copia literal y exacta de las hojas sueltas (copia hecha hoja por hoja, línea por línea, es decir que cada línea contiene una sola línea del original) del libro o libros de Bautismo de la Parroquia de San Isidro de las Piedras (Años 1775-1813) – Enero de 1923 – R. Ll. de O.”. Más abajo Llambías agregó: “Este segundo Libro es complemento del primero, las hojas originales no componían un libro en el momento de copiarlas, sino que estaban traspapeladas sin guardar la numeración correspondiente.

  3. Copia literal y exacta de las hojas sueltas del Libro de Bautismos de la Vice Parroquia de Nuestra Señora de las Angustias de Peñarol (Años 1797-1804) – Marzo de 1922 – R. Ll. de O.18

Lamentablemente Llambías no copio las hojas sueltas y restos de libros de matrimonios y defunciones, hallándose algunas, muy pocas de ellas, intercaladas en los Libros Copias de Llambías.

Además, se conservan en este archivo paquetes, carpetas con hojas sueltas y restos de libros, agrupados en trece carpetas, pertenecientes a esta parroquia y a la Vice Parroquia de Nuestra Señora de las Angustias de Peñarol, que abarcan en forma muy incompleta el período de 1775 hasta 1814, debido a faltantes, roturas, etc. El estado de conservación es malo, muestran un gran deterioro y la mayoría de los asientos están mutilados.

Entre ellas podemos destacar la carpeta Nº 6, que contiene: Libro de Difuntos de San Isidro de Las Piedras (1804-1813). Este último libro tiene el valor de contar con trece partidas de “muertos de resultas del combate de las Piedras del 18 de este mes de Mayo [de 1811] y de Patricios enviados de los destacamentos de las Tropas de este nombre de los que no se han pagado derechos algunos” 19 que alguien señaló con cruces crucíferas.20

Existe además un Libro I de Confirmaciones (1838-1922) y un Libro de Bautismos de la Parroquia de Peñarol (1843-1844), donde entre los folios 221 a 240 fueron asentadas partidas pertenecientes al Ejército de la Confederación Argentina. También una carpeta conteniendo Informaciones Matrimoniales (1804-1822, 1826-1842).

Consta “que por los años 1815 al 1824 se quemaron Partidas”.21 22

Ciudad de Santa Lucía. Parroquia de San Juan Bautista y Santa Lucía. El proceso fundacional de la antiguamente llamada Villa de San Juan Bautista se inició a fines del año 1781.

El Libro I de Bautismos comprende (1782-1806) aunque tiene partidas hasta 1809.23 Los Libros de Matrimonios y Defunciones se iniciaron en el año 1783. Existe también un Libro de Fábrica o “Libro Manual” (1830-1860). El Libro I de Matrimonios fue publicado.24



Ciudad de Pando. Parroquia de Nuestra Señora de la Concepción. El proceso de poblamiento de la Villa de Pando se inició en el año 1781, según Barrios Pintos, cuando se trasladaron las primeras familias españolas desde Montevideo. Al mismo tiempo que nos indica que a fines de 1778 se iniciaron las obras para la construcción de una capilla.25

El Archivo Artigas registra un Acta de Confirmaciones en el Partido de Pando con fecha 24 de diciembre de 1772, (en estas actas figuran varios miembros de la familia Artigas).26

Los Libros Parroquiales se iniciaron en el año 1788, como Vice Parroquia que dependía de las jurisdicciones de Canelones y Las Piedras en forma simultánea, hasta 1838. Esto determinó que los libros fuesen llevados en forma paralela en dos juegos, según se tratase de personas que viviesen en la jurisdicción de Canelones o de Las Piedras.27 Los Índices no son muy buenos.

Localidad de Peñarol. Parroquia de Nuestra Señora de las Angustias. Los Libros de esta Parroquia se encuentran fragmentados en la Parroquia de San Isidro de Las Piedras. La documentación que se conserva desde 1796 a 1852 se encuentra en muy mal estado, mutilada y con graves faltantes.

Oratorio de Estancia Ocampo, Capilla de El Salvador de Tala (1833) y Capilla de San Ramón de San Ramón (1798). La documentación de estos Oratorios Rurales se encuentra muy dispersa, tanto en el Archivo de la Parroquia de Florida, de Canelones y de Tala.

Ciudad de Tala. Parroquia de San Salvador. El proceso fundacional de Tala se inició en el año 1860, pero desde el año 1832, existía en la zona una capilla dedicada a “San Salvador”.28 En la Parroquia de Luján de Florida se encuentran Matrimonios celebrados en esta capilla en el transcurso de los años: 1835, 1839, 1840 y 1842.29

El Libro I de Bautismos se inició en el año 1830, el Libro I de Matrimonios en el año 1834 y el Libro I de Defunciones en el año 1833. En el libro de Bautismos II (1837-1843) hay 32 partidas del Oratorio de Nuestra Señora de los Dolores, sito en la jurisdicción de Canelones (1842) y una partida asentada en una hoja suelta en el Oratorio Público de Don Manuel Fernando Ocampo, sito en la costa del Santa Lucia Grande. En el Libro II de Matrimonios (1837-1846) hay una partida de la Capilla Pública de Nuestra Señora de los Dolores y en el II de Defunciones (1837-1851) hay 17 partidas de sacramentos impartidos en el Oratorio de Nuestra Señora de los Dolores. 30



Ciudad de Sauce. Parroquia Sagrado Corazón. El comienzo del centro poblado se puede fijar en el año 1851. El Libro I de Bautismos se inició el 3 de noviembre de 1852. El Libro I de Defunciones se inició también en el año 1852, el Libro I de Matrimonios se inició en el año 1853.31

Ciudad de Migues. Parroquia de El Carmen. La localidad de Migues fue establecida en el año 1870 bajo el nombre de pueblo del Carmen.32 Sus Libros Parroquiales se iniciaron en el año 1866.33

Ciudad de San Ramón. Parroquia de San Ramón Nonato. La localidad de San Ramón tiene sus orígenes en el año 1867. En el Archivo de Nuestra Señora de Guadalupe se encuentran partidas de este oratorio, anteriores a los inicios de los Libros Parroquiales.

También en el Archivo de Nuestra Señora de Luján se encuentran partidas del Oratorio de San Ramón, de Bautismos, correspondientes a los años 1822 a 1829 y de Matrimonios de los años 1830 y 1831.34

El Libro I de Bautismos se inició 06 de noviembre de 1869, con el Bautismo de la niña Claudina Rodríguez. El Libro I de Defunciones el 09 de noviembre de 1869 y el de Matrimonios el 12 de agosto de 1885.35
DEPARTAMENTO DE CERRO LARGO. Ciudad de Melo. Parroquia de Nuestra Señora del Pilar y San Rafael. La delineación y poblamiento de esta localidad se inició en el año 1795. Sus libros parroquiales se iniciaron en el año 1797. Los libros se encuentran en buen estado y con buenos índices. Además de los libros numerados en forma ordinal, hay un Libro Anexo de Bautismos con partidas que corresponden a Melo (1806-1840), San Servando (1835-1839) y Santa Clara del Olimar Grande (1873-1875). También existe un Libro Anexo de Matrimonios con partidas de Melo (1834-1837), San Servando (1835-1839) y Santa Clara del Olimar Grande (1873-1875). Existe un Libro de Fábrica (1852-1877) y un Libro de la Cofradía de Nuestra Señora del Carmen que comienza el 16 de julio de 1877. También podemos encontrar tres carpetas conteniendo Informes Matrimoniales desde el año 1797.36 37

Ciudad de Río Branco. Parroquia de San Juan Bautista. Los orígenes de Río Branco se remontan al año 1833. La ayuda de Parroquia de San Servando, anexa al curato de Cerro Largo se estableció en mayo de 1836.38 Los Libros de Bautismos y Matrimonios de esta Parroquia se iniciaron en el año 1853, no existiendo libros de Defunciones para este período.

Hay Libros de San Servando en la Parroquia de Nuestra Señora del Pilar y San Rafael de Melo, correspondientes a Bautismos (1835-1839) y Matrimonios (1835-1839).


DEPARTAMENTO DE COLONIA. Los libros de las parroquias del departamento, desde el momento del inicio de cada parroquia, hasta aproximadamente los primeros años del siglo XX fueron concentrados en el Obispado de la ciudad de Mercedes. La excepción son los libros del pueblo de Víboras que se encuentran en el Archivo y Museo del Carmen de la ciudad de Carmelo.

Ciudad de Colonia del Sacramento. Parroquia del Santísimo Sacramento. Colonia del Sacramento fue fundada en el año 1680 por fuerzas portuguesas, sucesivos conflictos hicieron que la localidad fuese tomada por las armas españolas y por tratados de paz devuelta a los portugueses, hasta la firma del Tratado de San Ildefonso (1777) que la devolvió definitivamente a España.

En el Archivo del Arzobispado de Río de Janeiro (Brasil) se custodian los Libros Parroquiales de la Colonia del Sacramento correspondiente al período de dominación lusitana (1690-1777), que, por supuesto, se encuentran en portugués. Estos libros fueron transcriptos recientemente por Dalmiro da Motta Buys de Barros.

Este autor transcribe los siguientes repositorios:

1- Resumen dos assentos de Batizados e Casamentos da Colonia do Sacramento, copiados no Livro 3º de casamentos do freguesía da Sé do Rio de Janeiro”.39 Los Bautismos comprenden el período del 06 de junio de 1690 al 11 de marzo de 1705, mientras que los Matrimonios comprenden desde el 03 de mayo de 1690 hasta el 17 de agosto de 1704.

2- Un cuaderno donde el Padre Manuel Marques anotó sus asientos de 1718 a 1721. Comprende registros de matrimonios desde el 28 de marzo de 1718 al 30 de enero de 1721 y Defunciones del 01 de marzo de 1718 al 07 de julio de 1720.

3- El Libro 1º, que contiene registros de Bautismos, Matrimonios y Defunciones. Bautismos del 07 de abril de 1732 al 29 de julio de 1735. Matrimonios desde el 17 de febrero de 1721 al 10 de octubre de 1762 y Defunciones desde el 19 de noviembre de 1732 al 08 de marzo de 1735.

4- Libro 2º de Bautismos: desde el 10 de julio de 1735 al 19 de febrero de 1760.

5- Libro 3º de Bautismos: desde el 22 de febrero de 1760 al 19 de octubre de 1774.

6- Libro 5º de Bautismos, que comprende dos períodos: del 16 de noviembre de 1762 al 24 de diciembre de 1763 y del 09 de noviembre de 1774 al 17 de octubre de 1777.

7- Libro 2º de Matrimonios, del 18 de diciembre de 1762 al 29 de noviembre de 1777.

8- Libro 2º de Difuntos, del 02 de abril de 1735 al 21 de agosto de 1752.

9- Libro 3º de Difuntos, del 24 de agosto de 1752 al 29 de mayo de 1777.

10- Libro de Confirmados, desde el 05 de octubre de 1751 al 04 de enero de 1756. Este libro se encuentra en muy mal estado, por lo que el autor realizó la siguiente aclaración: “Este livro está con um imenso buraco no meio dele causado pela tinta ferrogálica, que corroeu o papel de tal forma, que nada se salvou naquele meio. Por isto vao reticencias entre paréntesis as indicaçoes das partes desaparecidas”40.

11- También se han transcripto parte de los índices (que de acuerdo a la costumbre portuguesa están llevados por el nombre y no por el apellido). Los índices corresponden a los Libros 1º,2º,3º,4º y 5º y a las letras: A,B,C,N,P,Q,R,S,T y U-V. (no se cuenta con todas las letras y algunas de ellas no están completas).

12- También se ha transcripto una “Lista dos Casais que vieran da cidade do Porto para o Rio de Janeiro e daí para o Nova Colônia de Santísimo Sacramento en 1719 .41

Los libros del período español comienzan con el Libro I de Bautismos que va desde el año 1776 hasta 1789, en realidad solamente tiene bautismos del Real de San Carlos, por lo tanto no pertenece a Colonia. Este libro también tiene casamientos a partir de 1762 y confirmaciones a partir de 1770. Tiene páginas destruidas y otras ilegibles. El libro de Bautismos II (1779-1806) corresponde a Rosario del Colla y Colonia del Sacramento, pero contiene además Bautismos (1845-1849), Defunciones (1845-1850), Bautismos (1811-1813) y una partida del año 1814, Matrimonios (1811), Bautismos (1815-1818), Bautismos (1867), Matrimonios (1867) y Defunciones (1867). El Libro I de Matrimonios es común a Rosario del Colla, Real de San Carlos y Colonia del Sacramento, comienza el 20-08-1779 y va hasta mayo de 1810. El Libro I de Defunciones (5-5-1779 hasta octubre de 1806), tiene muchas páginas ilegibles. El Libro II de Defunciones (1818-1845), contiene dos partidas de 1861.42 Ninguno de estos libros tiene índice.43

Existen además entre otras cosas en este Archivo un cuaderno de Matrimonios y Defunciones (1815-1818). El Libro de Fábrica de la “Venerable Hermandad del Santísimo Sacramento y Ánimas” (1857). Además de un Libro de Constituciones de la Hermandad del Santísimo Sacramento (1785); un Libro de Actas de la Sociedad de San Vicente de Paul (1896-1926).

  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje