Página principal

Antecedentes del tema politica fiscal y reforma tributaria I


Descargar 18.6 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño18.6 Kb.
ANTECEDENTES DEL TEMA
POLITICA FISCAL Y REFORMA TRIBUTARIA I

En nuestro link de lecturas relacionadas podrá usted encontrar, el proyecto de ley presentado por el Gobierno Nacional, de reforma tributaria, con su correspondiente exposición de motivos, y otros documentos de lectura que le servirán para ilustrarse sobre Política Fiscal Colombiana.


No obstante el interés del Gobierno Nacional, en adelantar en el tema de la Reforma Tributaria, a la fecha de entrega del Reporte 4 del Observatorio Jurídico y Legislativo no se había realizado la primera discusión del proyecto presentado.
El proyecto de reforma o sustitución del actual Estatuto Tributario, debe ser comprendido en forma sistemática, como parte de una serie de políticas económicas, con antecedentes históricos, que si bien no aparecen explícitos en el presente, ha marcado el rumbo de las finanzas públicas.
El pasado mes de agosto, estuvo en Colombia el señor Robert Rennhack quien comandó la misión del FMI, del que hace parte convenio Stand By 2005 que finaliza en noviembre. Con dichos convenios que comenzaron en el gobierno de Andrés Pastrana en el año 1999, el Fondo ha mantenido una gran influencia en el direccionamiento de la política económica en general y en especial de la fiscal.
Según lo manifestado por el Fondo a la prensa, la economía crecerá 5 por ciento, la meta de déficit fiscal se cumplirá y no hay peligro para la sostenibilidad fiscal. Igualmente agregó que hacia el futuro, hay que mantener la disciplina fiscal, pero está confiado en que las reformas que el Gobierno busca implementar saldrán adelante.
Al finalizar esta etapa con el Fondo, el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe, señaló que en los años de vigencia de los acuerdos se "ha logrado una disminución del desempleo y un crecimiento de la producción, condiciones indispensables para el mejoramiento del bienestar de la población y la reducción de la pobreza. La estabilidad macroeconómica buscada a través de los programas con el FMI ha sido un ingrediente muy importante en este proceso. En el contexto de tales programas, se sostuvo una tendencia decreciente de la inflación, se mantuvieron niveles adecuados de liquidez internacional, se redujo el déficit fiscal, se contuvo el crecimiento de la deuda pública y se alcanzó una disminución de la misma en los últimos años". (El TIEMPO. COM, 31 de agosto 2006)
En el análisis de la evolución en la política Fiscal colombiana, también han influido en su direccionamiento los estudios y diagnósticos de las llamadas “misiones fiscales”, en orden cronológico: Misión Bird-Wiesner, finanzas intergubernamentales (1981), Misión del gasto público (1986), Misión por la descentralización, Wiesner (1992), Comisión de racionalización del gasto y las finanzas públicas (1995), Misión Alesina (2002), Misión del Ingreso público (2003), la descentralización fiscal en Colombia FMI (2004).
El Presidente de la República, Andrés Pastrana, creó la Misión del Ingreso Público, con el fin de elaborar un conjunto de estudios tendientes a la realización de una reforma estructural al sistema tributario colombiano y a las instituciones fiscales relacionadas, y a promover un amplio debate entre los distintos sectores de la sociedad colombiana.
Para el tema de la reforma tributaria se torna actual, lo expuesto en el informe de la Misión del Ingreso Público, en documento del Consejo Directivo de agosto 5 de 2002. El informe en acápite Elementos de la reforma fiscal, manifestó “Una reforma tributaria que pretenda alcanzar las metas propuestas como objetivos básicos debería contener en su agenda algunos temas como los mencionados en esta sección. Estas involucran cambios tanto en el sistema tributario como en la política de gasto.
1. Mejorar el potencial recaudador de los impuestos a la renta y al valor agregado con la menor distorsión posible. El sistema tributario colombiano actual está caracterizado por una variedad amplia de tarifas marginales de impuestos.
2. Mejorar el cumplimiento de los contribuyentes. Un programa para mejorar el cumplimiento debe estar acompañado de un compromiso creíble para aumentar la equidad de la distribución de la carga tributaria efectiva incluyendo una reducción de la evasión y la elusión. En este sentido, las siguientes decisiones podrían tomarse incrementar los ingresos por la tributación:

Se debe fortalecer a la DIAN. Se debe lograr que su acción sea respetable, técnica, transparente y apolítica, tanto en su nivel nacional como en las regiones. Incluso si se cree que los impuestos son decisiones políticas, se debe resaltar que su administración no debe ser política.

Para concentrar a la DIAN en su tarea de administración, la responsabilidad de diseñar y defender los proyectos de impuestos en el Congreso debe ser trasladada a una oficina especializada del Ministerio de Hacienda.

Expandir el equipo de administración y control de impuestos, y proveerlo con recursos presupuestales suficientes para ampliar el cubrimiento de las auditorías y adoptar las tecnologías más avanzadas de procesamiento de información. Esto generará incrementos sustanciales en el recaudo de los impuestos actuales. La DIAN debe administrarse con criterio empresarial. Los que se utilizarían en cualquier otra firma proveedora de servicios. Es importante reconocer que las inversiones hechas allí tienen una alta probabilidad de ofrecer un retorno muy elevado, siempre que se resguarde a la entidad de problemas de corrupción, mala gestión y se mejore su capacidad de rendición de cuentas.

Revisar las sanciones que se aplican a la evasión. Se podría modificar la naturaleza de las penas a los evasores de impuestos, y ampliar la

Los refuerzos en la vigilancia y en el control tributario no deben hacerse a costa de infringir los derechos de los contribuyentes, o de incrementar sin mesura el costo de hacer que los contribuyentes cumplan.

Se deben continuar los esfuerzos iniciados para simplificar el sistema de tributación. Es particularmente importante que se tome gran cuidado al diseñar e implementar cualquier nueva legislación para evitar crear aun mayores complejidades y problemas en el sistema.

Considerar seriamente el uso más amplio de métodos presuntivos de tributación que expanden el número de hogares y empresas de la base a un costo administrativo mínimo.



En un escenario ideal, la ampliación de la base y los esfuerzos de aplicación más efectivos contribuirán a generar un sentimiento difundido de que la carga impositiva se distribuye imparcialmente, y por lo tanto, se incrementará el grado de cumplimiento voluntario del sistema de impuestos.
3. Mejorar el balance fiscal de largo plazo del sistema público de pensiones.

Probablemente en esta materia se requerirá ampliar la participación en el sistema y reducir el costo y los beneficios. Las reformas podrán recortar el número de trabajadores del sector privado eximidos de participar en el sistema de seguridad social, así como el número de trabajadores del sector público que reciben ayudas temporales que los mantienen fuera del sistema.

Las reformas para reducir el costo de los beneficios podrían incluir cambios en la edad en la que esos beneficios se hacen disponibles, así como modificaciones en la fórmula para el cálculo de los mismos.
4. Reformar la estructura fiscal intergubernamental. La descentralización de comienzos de los noventa destinó un monto importante de recursos a los gobiernos locales para que con ellos respondieran a sus nuevas obligaciones, en particular en salud y educación. La mayoría de estos fondos provinieron de transferencias fiscales intergubernamentales. Con todo, como están diseñadas actualmente, las transferencias no aseguran que los gobiernos departamentales y municipales sean responsables de rendir cuentas sobre los recursos y programas que nominalmente les corresponden. La reforma fiscal debe reconsiderar entonces el monto y la forma en la que se hacen las transferencias, volviéndolas en lo posible hacia sistemas que incluyan incentivos y recompensen los buenos resultados, bien sea para fines redistributivos o de eficiencia. Adicionalmente, es fundamental asegurar que los gobiernos subnacionales que estén en capacidad de hacerlo, generen sus propios ingresos.
La Misión recomienda abordar el tema de las transferencias aunque reconoce las dificultades políticas de modificarlas de nuevo.
En el nivel departamental debe dársele atención precisa a la identificación de sus funciones, de manera que se puedan establecer sus necesidades de ingresos. Con esto, se puede atender el mejoramiento de los actuales impuestos al consumo y otros impuestos indirectos.
En el nivel municipal, tanto el impuesto predial como el de industria y comercio deben fortalecerse para asegurar que los gobiernos locales usen al máximo sus nuevas fuentes de recursos locales, también debe ser explorada. Incluso municipios rurales pequeños con una capacidad fiscal reducida, deben hacer lo posible para recaudar impuestos y así asegurar que pueden hacer uso eficiente de transferencias y que son totalmente responsables de hacer rendición de cuentas en sus acciones fiscales.
Se incluye en nuestra edición, como lectura recomendada, el documento investigativo de Roberto Junguito y Hernán Rincón, “Política Fiscal en el siglo XXI”, seminario investigaciones recientes sobre historia económica colombiana del Banco de la República.
Por ultimo se recomienda la lectura del documento del autor Jorge Ivana Gonzalez “Los aportes de Eduardo Wisner al pensamiento Económico Colombiano”, que cobre vigencia tanto para el tema de la reforma tributaria como para el Sistema General de Participaciones, nuestro próximo tema.

GRUPO DE APOYO JURIDICO Y LEGISLATIVO





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje