Página principal

Ante el incesto de empresarios y políticos: el devenir de la Reforma Educacional está en nuestras manos


Descargar 10.88 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño10.88 Kb.
Ante el incesto de empresarios y políticos: el devenir de la Reforma Educacional está en nuestras manos
Cristian Moncada 1

Jose Ignacio Martínez2


No ha sido un inicio de año tranquilo el que han tenido los dos bloques políticos tradicionales de nuestro país. En efecto, no ha sido la agenda legislativa del Gobierno lo que ha copado las principales informaciones políticas, sino que han copado las páginas y noticiarios en torno a delitos económicos, más que sobre cómo mejorarán las condiciones materiales de los trabajadores de nuestro país. Tanto la Nueva Mayoría como la Oposición se han convertido en el centro de escándalos de corrupción y tráfico de influencia. Por fin se han develado los intereses que tutelan, los que claramente no son los de la ciudadanía, sino que muy por el contrario ellos son los guardianes de los negocios de aquel 1% que más dinero tiene.
Una manifestación clara de esto es que ambos bloques confluyen en hacer la vista gorda frente a instituciones tradicionales y privadas que lucran y estafen a miles de estudiantes. Los nombres de políticos no solo aparecen por montones en listas de facturación de los empresarios más poderosos de este país, también por montones son parte de los grupos controladores o de los consejos directivos antidemocráticos más conservadores de este país, como lo es en el caso de las universidades confesionales.

Ahora bien, son muchas las voces que se han manifestado la necesidad de salir del status quo y dejar atrás a todos aquellos que no hacen más que venderse al mejor postor para robarse el Estado. Dentro de esas voces nos encontramos los estudiantes -tanto desde las universidades tradicionales como desde los planteles privados- los secundarios, padres, hermanos y abuelos; son las miles de familias honestas de este país las que hemos abogado por una educación gratuita y de calidad. Se torna urgente que el criterio para la entrega de este derecho deje de ser el mercado, y se pase a considerar como un derecho social, dando cuenta de la dimensión pública que ésta debe tener.


Esta cuestión se torna compleja cuando vemos que los llamados a legislar este tema son los mismos que sirven a los intereses de los empresarios de nuestro pais ¿como dejaran las universidades de ser una empresa si son las empresa las que financian a la clase politica?. Más aún, cuando han despertado voces desde sectores de derecha en abierta oposición a lo señalado, como el encabezado por Ricardo Sande, presidente de la FEUC; pero, como señalara José Ignacio Martínez, presidente de la FEUAH, en una columna escrita en este medio, “hoy sigue estando más vigente que nunca la demanda de las mayorías sociales por una educación pública y gratuita”.

Este 2015 será un año fundamental en esta materia, toda vez que comienzan los movimientos de la Nueva Mayoría para sacar adelante su proyecto de reforma educacional en educación superior, con el Ministro Nicolás Eyzaguirre señalando que “es un hecho que en el 2016 la gratuidad completa va a comenzar”. Sin embargo, en este punto se debe ser cuidadoso, ya que las anteriores reformas de Bachelet terminaron siendo consensuadas con la derecha, reviviendo la democracia de los acuerdos de los años 90 que decían haber sepultado. No podemos permitir que la demanda impulsada en 2011 por un inmenso sector de la sociedad termine siendo “hecha en la cocina de Zaldívar”. Ya vimos como en el proyecto de fin a la seleccion, el copago y el lucro se terminó aprobando una reforma con grandes titulares, pero plagada de excepciones y falencias, vimos como la DC terminaba celebrando una ley que mantiene espacios de selección, que transfiere dinero a particulares y no a los colegios municipales y que no toca a los colegios privados.


El proyecto anunciado por Eyzaguirre da luces de que será realizado de la misma manera que las anteriores reformas de este gobierno, incluso entregando fondos públicos para que el lucro no solo siga presente, sino también para que éste sea legalizado y amparado por el Estado.

Solo la organización será lo que nos permita como ciudadanía ser protagonistas de los cambios, dejando de lado la manera de hacer política que se ha visto hasta el momento. Este llamado a la articulación toma aún más relevancia frente a problemáticas que han quedado en evidencia, como es la falta de democracia, no solo al interior de las universidades si no en todo ámbito de decisión nacional, las alzas de aranceles, pasajes, costo de vida y los intentos de la derecha de hacer pasar por propios los intereses del movimiento social

El debate debe darse de forma clara y que permita que sean los intereses de todos los actores en materia educacional y, en definitiva, de la ciudadanía los que primen. Sin embargo, casos como el NueraGate o el PentaGate hacen dudar seriamente de si esto es posible con un gobierno y una oposición al servicio de los intereses financieros en este país. Intereses presentes en nuestras Universidades, tradicionales y privadas, que son controladas por entes privados que responden a los intereses de los mismos empresarios

Es por todo esto que hoy se hace mas necesario que nunca un movimiento estudiantil capaz de articularse, como ya lo hizo en 2011, con las familias esforzadas para plantear sus necesidades y sueños de forma clara, un movimiento estudiantil que logre juntar a toda las personas cansadas de empresarios insaciables y políticos corruptos que definen hasta dónde se puede soñar. Este esfuerzo de organización ha de comprender a todos los planteles y a todos los estudiantes que ven en la educación un derecho que debe ser garantizado por el Estado y que ven en ésta un sentido público, a todos quienes hoy creen que es necesario tomar en nuestras manos la educación para evitar que los mismos de siempre terminan legalizando la compra y venta de nuestros futuros.


Pero, aún más importante, tomar en nuestras manos los sueños de nuestras familias, y de nuestros compañeros y compañeras, significa, por sobre todo la lucha incansable por ser realmente protagonistas de los cambios.

1


 Presidente Federación de Estudiantes Universidad Católica del Norte - Coquimbo. Mesa Ejecutiva CONFECH

2


 Presidente Federación de Estudiantes Universidad Alberto Hurtado


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje