Página principal

ANÁlisis lingüÍstico p. 3 Morfología y sintaxis


Descargar 0.68 Mb.
Página10/16
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño0.68 Mb.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   16
Vicente Aleixandre

ACTIVIDADES

1. Completa las frases de forma que aparezca una comparación.

 Esta chica es fuerte como . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

 Este corredor es rápido como . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

 Aquel chico es listo como . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

 Este es tozudo como . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

 Aquella mujer tiene más paciencia que . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

 Este hombre tiene menos cerebro que . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Muchas veces establecemos comparaciones exageradas, de forma que resulta una hipérbole. Señala cuáles de los ejemplos anteriores han resultado en hipérboles.

2. Subraya las comparaciones que aparecen en el siguiente texto:

«(...) El arado va, como una tosca arma de fuego, a la labor alegre de la paz, Platero; y en la ancha senda húmeda, los árboles amarillos, seguros de verdecer, alumbran a un lado y a otro, vivamente, como suaves hogueras de oro claro, nuestro rápido caminar.»

J. R. Jiménez Platero y yo

FIGURAS PLANO SEMÁNTICO

LITERARIAS

METÁFORA

Da un paso más respecto a la comparación, sustituyendo un término por otro; se sustituye lo real por lo evocado

«Su luna de pergamino

Preciosa tocando viene»

(Preciosa viene tocando su pandereta)

F. García Lorca

ACTIVIDADES

1. Lee con atención el siguiente texto:

«(...) una imagen poética es siempre una traslación de sentido.

El lenguaje está hecho a base de imágenes, y nuestro pueblo tiene una riqueza magnífica de ellas. Llamar alero a la parte saliente de un tejado es una imagen magnífica; o llamar a un dulce tocino de cielo o suspiros de monaja (son) otras muy graciosas, por cierto, y muy agudas; llamar a una cúpula media naranja es otra; y así infinidad. En Andalucía la imagen popular llega a extremos de finura y de sensibilidad maravillosas, y las transformaciones son completamente “gongorinas” .

A un cauce profundo que discurre lento por el campo lo llaman un “buey de agua”, para indicar su volumen, su acometividad y su fuerza; y yo he oído decir a un labrador de Granada: “A los mimbres les gusta estar siempre en la lengua del río”. Buey de agua y lengua del río son dos imágenes hechas por el pueblo y que responden a una manera de ver ya muy cerca de don Luis de Góngora (...)»

F. García Lorca La imagen poética de D. Luis de Góngora

¿Por qué García Lorca afirma que estas palabras del lenguaje cotidiano son metáforas: alero, tocino de cielo, suspiros de monja, media naranja?

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

2. Descubre qué le estamos diciendo en realidad a alguien cuando afirmamos:

 ¡Eres un plomo! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

 ¡Eres un cielo! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

 ¡Viene hecho un cristo! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

 ¡Eres una santa! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

 ¡Qué moro es! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

 ¡No creas que esto son flores! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

FIGURAS PLANO SEMÁNTICO

LITERARIAS

CONTRASTE O ANTÍTESIS


Oposición de dos ideas, pensamientos, expresiones o palabras contrarias


«El amor es una agradable llaga,

un sabroso veneno»


F. de Rojas

ACTIVIDADES

1. Escribe los términos contrarios:

 cómodo . . . . . . . . . . . . . . .  atado . . . . . . . . . . . . . . .

 variado . . . . . . . . . . . . . . .  inseguro . . . . . . . . . . . . . . .

 contaminado . . . . . . . . . . . . . . .  entero . . . . . . . . . . . . . . .

 duro . . . . . . . . . . . . . . .  barato . . . . . . . . . . . . . . .

 satisfecho . . . . . . . . . . . . . . .  listo . . . . . . . . . . . . . . .

 cercano . . . . . . . . . . . . . . .  sombrío . . . . . . . . . . . . . . .

2. ¿Qué prefijos se utilizan en muchos casos para indicar una oposición de significado? Pon cinco ejemplos con cada prefijo.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

3. Al oponer dos términos contrarios estamos jugando con la antítesis. Construye antítesis a partir de estas oposiciones, como en el ejemplo.

 Era un país pobre en recursos, pero rico en sus gentes.

 Es una persona rica en . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . , pero pobre en . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

 Es joven en . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . , pero vieja en .. . . . . . . . . . . . .. . . . . . . .. . . . . . . . .

 Es rápido en . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . , pero lento en . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

 Es largo en . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . , pero corto en . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .



RESUMEN
Un resumen es un ejercicio que consiste en extraer las ideas fundamentales de un escrito; es decir, la misma información que aparece en el texto pero con menos palabras. Por ello, el resumen tiene la ventaja de que se obtiene parecida cantidad de información en un reducido espacio. Para lograr un buen resumen, deben seguirse unos pasos:
― Leer con mucha atención y descifrar el texto a resumir

 Para resumir un texto hay que hacer, al menos, tres lecturas del mismo.

 La primera es una lectura rápida que da una idea general del tema tratado.

 La segunda debe acompañarse de un subrayado selectivo de aquellas partes imprescindibles, así como de pequeñas anotaciones que ayuden posteriormente a organizar el resumen. Es importantísimo NO subrayar frases completas, sino únicamente aquellas expresiones o palabras clave que luego vayan a ser utilizadas. Se deben buscar las palabras e ideas importantes así como eliminar las dificultades de vocabulario y de construcción de frases. Consultar el diccionario.

 Una lectura final conviene para confirmar que la elección de lo subrayado ha sido correcta.

 Finalmente es imprescindible releer lo escrito para “pulirlo”, es decir, cambiar aquellas partes que puedan ser mejorables, buscar errores de concordancia, de coherencia u ortográficos, etc.


― Reducir al mínimo posible (dos o tres frases) cada idea general.

― Desarrollar por escrito las frases que nos han servido de síntesis.

 El resumen no necesita signos gráficos tales como cuadros, llaves, etc. sino de una redacción con palabras propias que resuma las ideas básicas del texto.

 También debe desecharse todo aquello que implique detalle excesivo: fechas, nombres, ejemplos...

 Es importante prescindir de toda expresión que suponga alargamiento: series de adjetivos, oraciones subordinadas, expresiones rodeo del tipo: «con esto se quiere decir que a veces es importante, pero que la mayoría de las veces no es necesario» → «es raramente necesario»

 Es inexcusable evitar repeticiones, tanto léxicas como sintácticas; esto es, no deben repetirse ni palabras ni estructuras: «tanto... como... ; no sólo... sino...»

Conviene organizar un texto bien redactado a partir de la información que se ha seleccionado en el texto original. Para ello conviene utilizar lenguaje propio, lo que no quiere decir expresarse en jerga familiar o de “colegueo”; hay que escribir lo más formal y correctamente posible.

IMPORTANTE
No debe convertirse el resumen en un conjunto de frases copiadas del texto.

No debe redactarse un escrito telegráfico al que le falten puntos de unión entre palabras.

No deben unirse al resumen comentarios personales o indicaciones del tipo de: «creo que...», «según el autor...», «concluye opinando que...»
La prensa utiliza habitualmente la técnica del resumen, de forma que una misma noticia tenga varias lecturas de mayor o menor desarrollo.
EJEMPLO
«Cierto orfebre le había fabricado al rey una corona de oro. El rey no estaba muy seguro de que el artesano hubiese obrado rectamente; podría haberse guardado parte del oro que le habían entregado y haberlo sustituido por plata o cobre. Así que Hierón encargó a Arquímedes averiguar si la corona era de oro puro, sin estropearla, se entiende.

Arquímedes no sabía qué hacer. El cobre y la plata eran más ligeros que el oro. Si el orfebre hubiese añadido cualquiera de esos metales a la corona, ocuparían un espacio mayor que el peso equivalente de oro. Conociendo el espacio ocupado por la corona (es decir, su volumen), podría contestar a Hierón. Lo que no sabía era cómo averiguar el volumen de la corona sin transformarla en una masa compacta.

Arquímedes siguió dando vueltas al problema en los baños públicos, suspirando probablemente con resignación mientras se sumergía en una tinaja llena y observaba cómo rebosaba el agua. De pronto se puso en pie como impulsado por un resorte: se había dado cuenta de que su cuerpo desplazaba agua fuera de la bañera. El volumen de agua desplazado tenía que ser igual al volumen de su cuerpo. Para averiguar el volumen de cualquier cosa bastaba con medir el volumen del agua que desplazaba. ¡En un golpe de intuición había descubierto el principio del desplazamiento! A partir de él dedujo las leyes de la flotación y de la gravedad específica.

Arquímedes no pudo esperar: saltó dela bañera y, desnudo y empapado, salió a la calle y corrió a casa, gritando una y otra vez: «¡Lo encontré, lo encontré!» Sólo que en griego, claro está: «¡Eureka! ¡Eureka!» Y esta palabra se utiliza todavía hoy para anunciar un descubrimiento feliz.

Llenó de agua un recipiente, metió la corona y midió el volumen de agua desplazada. Luego hizo lo propio con un peso igual de oro puro; el volumen desplazado era menor. El oro de la corona había sido mezclado con un metal más ligero, lo cual le daba un volumen mayor y hacía que la cantidad de agua que rebosaba fuese más grande. El rey ordenó ejecutar al orfebre.»

Isaac Asimov Momentos estelares de la ciencia

El rey griego Hierón quería asegurarse de que el artesano que le había fabricado una corona de oro no se había quedado con parte del oro, añadiendo otro metal a la corona, así que le encargó a Arquímedes que lo descubriera.

Arquímedes sabía que el oro, al ser más pesado que la plata o el cobre, tiene más volumen, pero no sabía como averiguar el volumen de la corona sin estropearla. Pensando en ello mientras tomaba un baño, observó cómo su cuerpo desplazaba una cantidad de agua al meterse a la bañera. En ese momento, se dio cuenta de que los cuerpos en general desplazan un volumen de agua igual a su propio volumen. De ahí dedujo posteriormente las leyes de la flotación y de la gravedad específica.

Entusiasmado por el descubrimiento, salió gritando, en su idioma «¡Eureka!», que significa «¡Lo encontré!», frase que sigue utilizándose todavía cuando se hace un nuevo descubrimiento.

Arquímedes introdujo la corona en agua, midió el volumen de agua desplazado y lo comparó con el que desplazó un peso igual de oro puro, viendo que éste era menor. De este modo averiguó que el orfebre había robado parte del oro, por lo que fue ejecutado.

PAUTAS PARA HACER REDACCIONES.


  • En primer lugar se debe pensar en varias ideas que estén relacionadas de alguna manera con el título propuesto. Se apuntan en un borrador de la forma más esquemática posible usando palabras clave.

  • Una vez plasmadas las ideas se desechan aquellas que sean menos aprovechables y se reducen las opciones a tres o cuatro como mucho.

  • Se comienza a organizar las ideas ordenándolas primero y uniéndolas después de una manera lógica.

  • Entonces es cuando se puede comenzar a redactar propiamente dicho. Siempre se debe empezar con una fórmula que permita avanzar después con las ideas apuntadas. Una buena opción es parafrasear, esto es, decir de otra manera, lo expresado en el título.

  • Una vez que se ha “abierto” la redacción, se puede continuar con las ideas seleccionadas. Éstas se van expresando en párrafos distintos (punto y aparte), y finalmente se “redondea” el texto con un cierre, de manera que la redacción tenga una forma completa.

  • Es importante cuidar de ciertos detalles: utilización de tercera persona impersonal (no se deben usar ni la primera ni la segunda persona), evitar a toda costa repetir palabras, cuidar de la ortografía, construir frases sencillas, con cuantas menos comas mejor, usar conectores variados, etc.

  • El último paso es el más importante: releer lo escrito para “pulirlo”, es decir, ir buscando faltas de coherencia o posibles errores para poder corregirlos.

LOS TIPOS DE TEXTO


  1. Los textos

Los textos cumplen su función primera y básica de transmitir información de cuatro formas diferentes: por medio de la exposición, de la descripción, de la argumentación y de la narración. Cada uno de estos modos del discurso genera, según veremos, diversos tipos de textos.




  1. La exposición

El objetivo principal del texto expositivo es transmitir información. Los textos expositivos, si quieren cumplir con su función, deben ser claros, ordenados y objetivos. La claridad se refiere especialmente a la adecuación del lenguaje al nivel cultural de las personas o grupos a los que se dirige la exposición. El orden es la concatenación sólida y coherente de las ideas o hechos expuestos, siguiendo la estructura presentación-desarrollo-conclusiones. La objetividad se corresponde con el predominio de la función referencial o representativa.


Las principales técnicas de desarrollo del texto expositivo son las siguientes:
Mediante el adelanto de las conclusiones, para luego desarrollar el tema hasta llegar al punto deseado:
«Si estoy contando esta historia, si la puedo contar, es porque alguien, muchos años atrás en Santiago de Chile, murió en mi lugar.

Siempre pensé que ahí es donde este libro tendría que comenzar, ese día en mi pasado en el que estuve a punto de morir, cuando una fuerza histórica que yo no controlaba me transformó, contra mi voluntad, en este hombre que ahora se siente a escribir estas mismas palabras, este hombre que en Carolina del Norte traduce al castellano palabras originalmente imaginadas en inglés.

Siempre pensé que ése es el momento que me hace nacer, que me daba comienzo: aquella mañana en que las Fuerzas Armadas de mi país se alzan contra nuestro Presidente, ese 11 de septiembre de 1973 en que derrocan a Salvador Allende; y la muerte que temía desde la infancia viene a buscarme y no me lleva, me deja acá, de este lado de la realidad, condenado a recordar casi treinta años después lo que se terminó para siempre ese día en mi existencia y en el mundo, tratando todavía de entender por qué me salvé, por qué sigo hoy con vida.»

ARIEL DORFMAN: Rumbo al Sur, deseando el Norte. Planeta. 1988


Mediante la enumeración de hechos y datos estadísticos:
«En la Unidad de Día Psiquiátrica del Hospital Virgen Macarena de Sevilla, las estadísticas de los últimos diez años —realizadas con los pacientes que con distintas patologías psíquicas han pasado por allí— lo atestiguan: con los años aumentan o disminuyen algunas patologías.

Los casos de bulimia y anorexia se han disparado, pero también los trastornos de personalidad y afectivos, que han experimentado un importante aumento. Los caso diagnosticados han pasado de un 6 y un 15% respectivamente en 1988 a un 14 y un 21% en la actualidad.

Asimismo hay patologías que decrecen. La esquizofrenia es una de ellas; casi se ha reducido a la mitad. Si en 1988 eran un 66% los esquizofrénicos que acudían a este centro hospitalario, hoy apenas suman un 35%.»

El País, martes 5 de enero de 1999

Por medio de la relación causa-efecto, donde se va encadenando todo tipo de elementos para impactar al receptor:


«Una guerra civil jamás acaba el día en que se firma el último parte de la contienda; en España, la paz fue la aplicación a lo largo de treinta y seis años de lo que el propio régimen llamaba victoria. Por ello el fin de la contienda no trajo la paz a los españoles, sólo les regaló orden pero orden policial. Cientos de miles de personas se vieron obligadas a enderezar drásticamente su comportamiento y vida de acuerdo con las exigencias políticas y sociales del nuevo Estado. Otros miles cayeron víctimas de los pelotones de ejecución con la cobertura de la Ley de Responsabilidades Políticas. Los exiliados hubieron de adaptarse a los países de acogida en una situación nada favorable y con la guerra mundial encima; los que permaneciendo en el interior habían sido miembros o simpatizantes de las organizaciones políticas derrotadas sufrieron una constante proscripción social. Y las generaciones más jóvenes, sin haber participado en la guerra nacieron en un mundo de rencores y carencias elementales. Todos forzados a alinearse en las filas del régimen, vestidos, como pedía el himno de la Falange, con la camisa nueva.»
FERNANDO GARCÍA DE CORTÁZAR Y JOSÉ MANUEL GONZÁLEZ VESCA: Breve historia de España. Madrid. Alianza Editorial. 1995
Estas tres modalidades se combinan frecuentemente. Su objetivo es que la información se transmita de forma clara y precisa, sin los alardes retóricos que pueden ser admisibles en otro tipo de textos.



  1. La descripción

La descripción consiste en exponer las cualidades de una determinada realidad ―objetos, paisajes, personas― mediante una acumulación de datos que trata de captar lo más característico. La descripción es una forma de representación de la realidad presente en textos de muy variada índole. La vemos en las crónicas deportivas y en los textos periodísticos de cualquier clase, pero es también fundamental en todos los géneros literarios, y no sólo los narrativos.

Las descripciones cumplen con frecuencia la función de apoyar o dirigir el texto en el que están insertas hacia una determinada interpretación. Tomemos como ejemplo El rayo de luna, de Gustavo Adolfo Bécquer. El misterio y la melancolía que envuelven toda la narración son sugeridos y subrayados continuamente por la aparición de descripciones como las de este fragmento:
«En la época a que nos referimos, los caballeros de la orden habían ya abandonado sus históricas fortalezas; pero aún quedaban en pie los restos de los anchos torreones de sus muros; aún se veían, como en parte se ven hoy, cubiertos de hiedras y campanillas blancas, los macizos arcos de su claustro, las prolongadas galerías ojivales de sus patios de armas en las que suspiraba el viento con un gemido, agitando las altas yerbas.»



  1. La argumentación

En cierto sentido, el texto argumentativo participa de las mismas características del texto expositivo, pero va más allá en sus intenciones: no sólo quiere expones unas ideas y dar una información, sino sobre todo convencer por medio de razones y argumentos.

El texto argumentativo puede presentarse de manera muy diferente según lo encontremos en la escritura o en un discurso hablado. Pensemos por ejemplo en un mitin político, donde el candidato trata de convencer a su auditorio para que le otorgue su voto en las próximas elecciones. La misma argumentación que se encuentra en el papel se puede ver favorecida o perjudicada por la imagen del político (emisor), por la entonación de su voz, por los ademanes y gestos que realiza, etc.

En el texto argumentativo se dan razones para sustentar una opinión. Si ésta posee un carácter intelectual recibe el nombre de tesis. La tesis puede aparecer justo al comienzo del texto o al final, como si fuera la conclusión.

Generalmente, en la argumentación siempre se trata de demostrar algo frente a otra tesis. Es más, muchos textos argumentativos tienen su origen en la negación de una argumentación anterior. A este proceso se le denomina refutación.

El lenguaje que utilicemos resulta de gran importancia. Los temas complejos necesitan ser tratados con un registro lingüístico determinado, sin que ello signifique oscuridad o hermetismo. Por medio de este lenguaje, al que consideramos culto, podemos profundizar suficientemente en el tema y extraer todos los matices que sean necesarios. De la misma forma, las opiniones y razones expuestas pueden apoyarse en el prestigio intelectual de alguna autoridad (persona de reconocida valía), antigua o moderna.




  1. La narración




    1. El texto narrativo y la realidad

El deseo del autor de cualquier época es crear un mundo propio donde lo más importante sea el poder de convicción y evocación de las palabras. El narrador, a través de un proceso intencional y motivado, puede crear un universo de ficción autónomo y autosuficiente que casi no necesita de la realidad exterior de todos los hombres. Llegamos así a una distinción fundamental: la realidad frente a la ficción.


    1. La realidad literaria

La literatura tiene su propia realidad, que no es la de los seres humanos, sino la de los personajes. Si leemos una obra como El Lazarillo de Tormes veremos que el personaje principal, Lázaro, tiene una vida propia, un entorno social en el que se mueve, unos antecedentes familiares, una ideología, una moral, un aspecto físico incluso, y todo ello dentro de la más estricta ficción. No fue necesaria la existencia de un Lazarillo en la realidad salmantina de mediados del siglo XVI (posiblemente existieron muchos) para que el personaje cobrara vida entre las páginas del libro.

Resulta muy ilustrativa la narrativa de ciencia ficción. Cuando un escritor sitúa su argumento y los personajes en una galaxia desconocida, y además fecha la historia en una época que el hombre actual no va a llegar a conocer, también está creando una realidad.




    1. El autor y el lector

Pensemos que el escritor es el emisor y el lector es el receptor; ambos se ponen en comunicación a través del mensaje, que no es más que la obra literaria. Pues bien, esta comunicación tan peculiar puede producirse con varios siglos de diferencia.

Así, cuando un lector toma entre sus manos el Poema de mio Cid, de autor anónimo, o La Celestina de Fernando de Rojas, o La Odisea de Homero, está estableciendo una comunicación en la que el emisor ha desaparecido hace ya varios cientos de años y, sin embargo, perdura su mensaje (su obra literaria).





    1. Narradores en el texto literario

El narrador es la voz que cuenta la historia y es el principal responsable del desarrollo del argumento de un relato. A lo largo de la historia literaria han sido dos los tipos de narradores más habituales: el narrador omnisciente y el narrador omnipresente.
 El narrador omnisciente es aquel que conoce toda la información, la distribuye a su parecer, pero jamás participa de la historia. Este narrador se limita a contar la historia desde fuera y es propio de toda la literatura realista del siglo XIX.
 El narrador omnipresente, además de controlar la información y administrarla a su antojo, participa en el argumento de la obra, convirtiéndose en algunos casos en un personaje más de la acción. Este tipo de narrador es muy dado a opinar sobre los personajes y las situaciones, e incluso puede llegar a establecer un diálogo con el lector, tal y como ocurre en El Quijote.
 El narrador interno o narrador-protagonista que «cuenta su vida»: Estamos entonces frente a un relato autobiográfico, marcado generalmente por el tono intimista. Además de la picaresca del Siglo de Oro (XVII), este tipo de narrador suele aparecer en la novela policíaca y en la novela negra.
 Con el narrador múltiple, una misma historia puede ser contada desde diferentes ángulos o perspectivas. Para ello, el escritor se sirve de dos o más voces narrativas que contraponen su particular visión de la realidad y es el lector quien tiene que aportar su propia visión de conjunto.
 El monólogo interior está relacionado con los descubrimientos de la psicología moderna, según la cual el pensamiento no es más que un torrente de imágenes sin orden ni concierto por las que pasan todos los sentimientos del ser humano.
En la técnica del monólogo interior, el escritor representa el pensamiento y todo lo que está relacionado con él (obsesiones, fobias, alegrías, ideas recurrentes), y presta su voz a un narrador que no es otro que la propia conciencia del personaje. En la literatura española, tenemos un ejemplo en la novela Tiempo de silencio, del escritor Luis Martín Santos:

«Tiene todas sus cinco torres apuntando para arriba y ahí se las den todas. No se mueve. Tiene las piedras alumbradas por el sol o aplastadas por la nieve y ahí se las den todas. Está ahí aplastadito, achaparradete, imitando a la parrilla que dicen, donde se hizo vivisección a ese sanlorenzo de nuestros pecados, a ese sanlorenzaccio que sabes, a ese sanlorenzón, a ese que soy yo, a ese lorenzo, a ese lorenzo que me des la vuelta que ya estoy tostado por este lado, como las sardinas, lorenzo, como sardinitas pobres, humildes, ya me he tostado, el sol tuesta, va tostando, va amojamando, sanlorenzo era un macho, no gritaba, no gritaba, estaba en silencio y sólo dijo ―la historia sólo recuerda que dijo― dame la vuelta que por este lado ya estoy tostado...y el verdugo le dio la vuelta por una simple cuestión de simetría.»




    1. El tiempo narrativo

Los relatos tradicionales se han servido de un tiempo lineal. El narrador que cuenta la historia la sitúa en un principio remoto y desarrolla el argumento de forma lineal, como si fuésemos sumando vagones a un tren que avanza siempre en línea recta. Esta posibilidad de ordenar el argumento y de contar la historia de principio a fin es todavía hoy muy importante, pero no es la única, ni tampoco la que más se ajusta a las inquietudes literarias de la persona moderna.




    1. El tiempo retrospectivo

En esta modalidad, el narrador, desde el presente, retrocede hacia el pasado para contar la historia. Esta técnica, que también recibe el nombre de flash back, no es nueva en la literatura. Volviendo una vez más al ejemplo de El Lazarillo de Tormes, su protagonista, Lázaro, cuenta su vida cuando ya es un hombre maduro. Desde su presente narrativo, vuelve atrás en el tiempo y reconstruye los momentos más importantes de su ajetreada biografía.

    1. El tiempo fragmentado o disperso

Ésta es una de las modalidades temporales más importantes introducidas en la narrativa del siglo XX. Ya dijimos con anterioridad que una misma historia podía ser contada por diversas voces narrativas; pues bien, la historia puede ser contada en diferentes momentos, incluso dando saltos en el tiempo de delante hacia atrás o de atrás hacia delante.


    1. El tiempo simultáneo

Fueron los novelistas norteamericanos, en los años veinte del siglo XX, quienes pusieron de moda la forma simultánea de contar una historia.

En España, uno de los grandes especialistas ha sido Camilo José Cela. Su novela La colmena es exactamente «una colmena»: en ella hay decenas y decenas de personajes que conforman un enjambre, y cada uno de ellos tiene su propia historia que está contada en una «celdilla narrativa». Todas esas pequeñas historias están contadas con la técnica del tiempo simultáneo; es como si analizásemos una colmena de verdad: cada abeja estaría desempeñando su papel, importante por pequeño que sea, y todas al mismo tiempo.




    1. El tiempo circular

En la novela o en el relato de tiempo circular, los diferentes elementos del texto narrativo están dispuestos para generar la sensación de que el verdadero tiempo de los hombres no es lineal, sino que da vueltas y vueltas y las cosas siempre se repiten. Veamos por qué ocurre esto.

Las grandes obras narrativas del siglo XX participan de lo que se ha dado en llamar la «literatura mítica», es decir, una literatura que trata de recrear los grandes mitos de la humanidad.

Uno de los mitos más importantes es el mito del eterno retorno, según el cual, todo lo que ha existido en algún momento puede volver a existir. Así, la semilla se destruye para generar la vida a través de la planta, que inicia un nuevo ciclo, para acabar nuevamente siendo semilla.

La literatura que trata de reconstruir los mitos suele utilizar un tiempo circular, en el que las cosas se repiten una y otra vez hasta el infinito. Es lo que ocurre por ejemplo en muchos cuentos de Borges, en una obra como El otoño del patriarca, de García Márquez o en La lluvia amarilla, del escritor leonés Julio Llamazares.




    1. Tipología de los personajes

Son muchos los tipos de personajes que podemos encontrar en el texto narrativo y muchas las posibles clasificaciones que podemos hacer con ellos. Así, los personajes que soportan (o llevan) todo el peso de la acción son los principales. De su credibilidad depende en parte el éxito de la historia que nos cuenta el escritor; por ello suelen estar construidos de forma compleja y detallada. Estos personajes principales son los protagonistas del argumento y su perfil literario suele presentar una cuidadosa elaboración incluso en los detalles más nimios. Pensemos, por ejemplo, en don Quijote, en la Celestina, en Ana Azores (La Regenta), en los personajes galdosianos Fortunaza y Jacinta, etc., todos ellos parecen tener vida propia, aunque sea en la realidad de los libros.

Sin embargo, en la confección del texto narrativo son también muy importantes los personajes secundarios, porque son los que crean el ambiente y el contexto necesarios para el desarrollo del argumento. Algunos críticos los llaman también personajes planos porque su caracterización es menor y están construidos a grandes trazos. Estos personajes también tienen su propia participación dentro del desarrollo del texto, pero su función principal no es otra que la de apoyar y crear situaciones comunicativas a los principales.

En tercer lugar, encontramos a los personajes microscópicos. A veces aparecen de manera muy fugaz en la narración y los llegamos a conocer únicamente por un nombre, por un rasgo, por una frase que cruzan con el protagonista de la obra. En una novela como La colmena no hay personajes principales, apenas si son secundarios, y en su inmensa mayoría podrían ser considerados microscópicos. Es importante señalar que este tipo de personajes es fundamental en la narrativa del siglo XX, porque simbolizan la pérdida de la individualidad del ser humano moderno y el anonimato característico de la llamada «cultura de masas».


    1. El espacio literario

Los personajes también poseen su propio espacio. Además, el escenario en el que desarrollan su actividad resulta muy importante. Piénsese, por ejemplo, en la novela picaresca: el pícaro no podría hacer nada en medio del campo, por ello este tipo de novela siempre tiene lugar en las ciudades y en ambientes urbanos, donde hay gente a la que poder engañar y ambiente propicio para ello.

En una línea parecida encontramos a la novela policíaca y a la novela negra. Otros géneros, por el contrario, prefieren la selva, el campo, el mar, la sabana africana o las islas perdidas en medio del océano.

Un dato a tener en cuenta es que cuanto más realista sea la obra literaria, mayor realismo tienen los lugares por donde transcurre la acción. Así, por ejemplo, sabemos mucho de cómo era Madrid en el siglo XIX gracias a las novelas de Benito Pérez Galdós; y algo parecido ocurre con la Sevilla del siglo XVII descrita por Cervantes en sus Novelas Ejemplares.

La imaginación desbordante de la ciencia ficción o de la novela de aventuras lleva a crear espacios que no tienen nada que ver con la realidad. Pensemos en cómo se puede crear un imperio en el espacio y partici0par en una guerra intergaláctica o cómo se pueden reproducir dinosaurios en cautividad.

Al igual que señalábamos la existencia de un tiempo circular para la literatura mítica, existe un espacio mítico, de tipo circular o insular (como una isla). Es muy frecuente encontrar en este tipo de narrativa una geografía donde todo sea posible (el parque jurásico, la isla de Robinson Crusoe, los castillos encantados), pero a donde sea muy difícil llegar; es más, su contemplación está reservada a un determinado tipo de personajes, que una vez que salgan de allí nunca más podrán regresar.

ACTIVIDADES
1.Haz corresponder cada forma de expresión literaria con la explicación correspondiente
El diálogo

La descripción

El monólogo

La narración

_____Es contar a los demás algo que ha sucedido, o que no ha sucedido porque simplemente ha sido soñado o imaginado. Si lo que cuenta ha sucedido de verdad, o hubiese podido suceder, diremos que se hace una __________________ real de los hechos. Si lo que se cuenta no ha sucedido realmente, y en ningún caso ha podido suceder, diremos que se hace una __________________ fantástica o irreal.

Los géneros literarios más populares se han basado siempre en la __________________. Cuentos, leyendas, novela, etc., son, al fin y al cabo, __________________ de mayor o menor extensión.

_____Esta técnica es muy parecida al diálogo. Se trata de hacer hablar a los personajes, diferenciándose del diálogo en que sólo habla un personaje y siempre el mismo. El autor nos esconde lo que dicen los otros personajes o incluso su existencia, pero nos da algún indicio de ellos a través del que habla.

El lenguaje es generalmente coloquial, esta lleno de recursos lingüísticos para llamar la atención, para introducir ideas nuevas o llenar silencios.

_____Es una técnica de expresión esencial. Es la conversación entre dos o más personas que, alternativamente, manifiestan sus ideas, sentimientos, etc.

En una obra de teatro prácticamente todo el texto es __________________ . En una novela o en un cuento, se alternan fragmentos narrativos, descriptivos y __________________. El __________________ es la forma más perfecta de comunicación oral, aunque no siempre implica comunicación.

_____Es la forma utilizada corrientemente para explicar cómo son los objetos, los paisajes, los ambientes, las personas, los sentimientos, etc.

Con ella, hacemos una representación del objeto refiriéndonos casi siempre a los datos que podríamos percibir con los sentidos, como si los tuviéramos delante y lo estuviéramos viendo. Es como una instantánea hecha con palabras.

2. Titula adecuadamente los siguientes fragmentos, escogiendo entre


MONÓLOGO DIÁLOGO DESCRIPCIÓN NARRACIÓN
___________________
Después de encarnizados combates, la OLP ha tenido que evacuar la capital del Líbano. Durante estos días las largas colas de guerrilleros con la tristeza dibujada en el rostro se agolpan en las inmediaciones del puerto. Se cree que las evacuaciones durarán todavía hasta finales de mes. Por las calles se pasean soldados de las delegaciones internacionales. No ha habido tiroteos ni enfrentamientos, pero en el aire se respira una rabia y una tensión contenidas. Estos días las aguas del cansado Mediterráneo son testigo mudo de un desesperanzado nuevo éxodo.

___________________


Así, de repente, han pasado los años casi sin darme cuenta. Parece que fue ayer cuando jugaba a princesa, con aquel pelo tan, tan largo... aquella cola de caballo que me hacía cosquillas sobre la espalda... Bueno, recuerdos que se van borrando cada día que pasa. ¡Felices recuerdos! ¡Uf! Como aquella mañana que nos fuimos Manfred y yo a la montaña...sí. ¡Pobre Manfred! Odio esta vida envuelta en celofán y que camina en coche, el coche, eso fue lo que perdió a Manfred, sí, bueno... ya, vale, esta noche cena en casa y yo todavía sin saber qué preparar.

___________________


Destrucción, angustia ante la proximidad de la sangre todavía caliente resbalando perezosa por la calle llena de cristales. Un panorama desolador, apocalíptico, en donde el protagonismo se lo lleva el fuego amarillo-rojo-caliente-metálico. Al fondo, despavoridas, unas cuantas personas se esfuman de la escena al galope de sus temblorosas piernas. Y delante, inmóvil, profundamente tranquilo reposa un cadáver. Un automóvil cargado de explosivos acaba de estallar en las calles de la ciudad.

___________________


― Créeme, Jaime, es lo más maravilloso que me ha podido ocurrir nunca. Así, en pleno día, en medio del parque mientras les daba de comer a las palomas.

― No, que no me lo creo. Todo es fantasía de tu linda cabecita.

― Tienes que creerme, por favor, te lo suplico, eres la única persona sensata que conozco.

― Eso sí es cierto y te creo, por eso te repito por enésima vez ¡venga, déjate de fantasías! Y vámonos a tomar una cerveza.


3. Describe un paisaje recordado o «soñado» en aproximadamente ocho líneas.


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


4. Narra una película que recuerdes en aproximadamente diez líneas.


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

5. Fíjate en el siguiente mapa conceptual y rellena los que vienen a continuación utilizando dos textos literarios diferentes


AUTOR


CREACIÓN LITERARIA






GÉNERO

LITERARIO



QUÉ FORMA DE

EXPRESIÓN UTILIZA



INTERVIENEN

PERSONAJES



IMPORTANCIA

DEL AMBIENTE



HAY O NO

ACCIÓN


POESÍA

NARRACIÓN

NINGUNO

ELEMENTO PRINCIPAL



TEATRO

DESCRIPCIÓN

UNO

ELEMENTO SECUNDARIO

NO

NOVELA

MONÓLOGO

VARIOS




A VECES

ENSAYO

DIÁLOGO






















GÉNERO

LITERARIO



QUÉ FORMA DE

EXPRESIÓN UTILIZA



INTERVIENEN

PERSONAJES



IMPORTANCIA

DEL AMBIENTE



HAY O NO ACCIÓN









































































GÉNERO

LITERARIO



QUÉ FORMA DE

EXPRESIÓN UTILIZA



INTERVIENEN

PERSONAJES



IMPORTANCIA

DEL AMBIENTE



HAY O NO ACCIÓN




























































6. Fíjate en el cuadro de muestra con posibles soluciones y rellena el siguiente con cuatro ejemplos de obras literarias.




TEXTO

GÉNERO LITERARIO

TEMA

FUNCIÓN QUE PREDOMINA




POESÍA

AMOR

APELATIVA




TEATRO

MUERTE

REFERENCIAL




NOVELA

FANTASÍA

CONATIVA




ENSAYO ...

SOCIAL ...

EMOTIVA ...



TEXTO

GÉNERO LITERARIO

TEMA

FUNCIÓN QUE PREDOMINA



















































LECTURA Y ANÁLISIS CRÍTICO DE TEXTO
EL TEXTO
Se entiende por texto todo discurso que se nos ofrece como una unidad de comunicación concluida y autónoma. Son textos, por ejemplo, una carta, un anuncio, una película, una conversación telefónica, una novela, una canción, un artículo...
En muchas ocasiones resulta difícil realizar una división tajante entre comunicación verbal y no verbal. Con frecuencia, en los actos comunicativos se produce una combinación de distintos tipos de lenguaje: palabras, gestos, miradas, movimientos, espacios personales y situaciones...; e imagen y sonido cuando se utilizan medios de comunicación de masas.
Los textos han de cumplir una serie de requisitos: adecuación, corrección, coherencia y cohesión.
Adecuación

La idea de texto está asociada con la de contexto, ya que todo acto comunicativo se desarrolla en una determinada situación.

Dependiendo de la situación y de la intención (por ejemplo informar o convencer) es necesario tomar algunas decisiones, a veces inconscientes, para que el texto se adecúe a la variedad lingüística, el registro y el código que se considere más conveniente utilizar.

 La variedad lingüística se encuentra condicionada por factores espaciales, esto es, del lugar en el que se encuentren los hablantes. El código elegido, la intención comunicativa, los destinatarios del mensaje ... son, además de los factores espaciales, elementos que indicarán al emisor la conveniencia de expresarse según una variedad estándar, dialectal, comarcal, local ...


 La elección del registro depende de factores sociales (familiar, no familiar...)
 En la elección del código interviene el contenido del mensaje además de la intención del emisor, la situación, las características del receptor, etc. Los códigos podemos clasificarlos como verbales (oral o escrito), no verbales (corporal, gestual, icónico...) y mixtos (integración de diversos códigos: carteles, canciones, películas...)
Corrección
Con respecto a los aspectos formales del texto, es lógico que exista un conjunto de normas para asegurar que los mensajes cumplan su función comunicativa. Así, en el caso de los textos verbales (oral y escrito) es preciso poseer una serie de conocimientos gramaticales de fonética y ortografía, de morfosintaxis y de léxico.

El aspecto normativo se aplica sobre todo a la lengua escrita, mientras que la norma es mucho más flexible en la comunicación oral, pero no por ello deja de estar presente.

Las convenciones sociales son imprescindibles. Si cada persona utilizara grafías, estructuras sintácticas y palabras distintas, no habría forma de entendernos.

En cuanto a la expresión escrita existen también acuerdos sociales referentes a la disposición de los textos en el espacio de papel: márgenes, colocación de la firma al final de una carta, etc.

EJERCICIO: ¿Qué reglas se incumplen en las siguientes oraciones?

 Pintó una Yolanda pared.

 No cabo por aquí.

 Son un cuadro muy peculiaridad.

 Se la ha dicho antes.

Coherencia

Cuando se dice de una persona que “se va por los cerros de Úbeda” o que “se enrolla como una persiana”, estas expresiones hacen referencia a que habla más de lo necesario, repitiendo muchas veces lo mismo o apartándose de la idea principal de lo que expone, hacia otros asuntos que no tienen nada que ver con ella.

Por otra parte, hay personas que hablan tan poco que no explican suficientemente bien las cosas, no dicen todo lo necesario.

En cada ocasión hay informaciones relevantes , que son apropiadas para el texto, y otras irrelevantes, que son superfluas e innecesarias. Cuando nos comunicamos es importante distinguir entre estos dos tipos de informaciones.

EJERCICIO: Imaginando un mensaje como éste:

Juan el otro día, mientras me comía un helado de fresa que compré en el quiosco de María en la puerta del instituto, pasó vestido con su jersey rojo de rayas blancas y zapatillas de deporte a las doce y media y se paró justo enfrente de la señal de tráfico para decirme que nos invita a ti y a mí a una fiesta, yo creo que es porque le caemos bien, ya me dijo Pilar que había estado hablando bien de nosotros.


  1. ¿Sobra información irrelevante? ¿Cuál?



  1. ¿Falta información relevante? ¿Cuál?

La coherencia consiste en seleccionar la información (relevante/ irrelevante) y en organizarla en una estructura comunicativa de tal forma que el receptor/ es del mensaje puedan percibirla de forma clara.

Existen unos esquemas o estructuras comunes (superestructuras textuales) en el modo de organizar la información que nos proporcionan los diferentes textos: narrativo, expositivo, argumentativo, descriptivo y conversacional.

Textos narrativos: narraciones de hechos y sucesos cotidianos, noticias y crónicas periodísticas, cuentos, relatos, fábulas, leyendas, novelas, obras teatrales, películas... Suelen seguir el siguiente proceso:

planteamiento del tema (inicio)  desarrollo  resolución

Textos expositivos: son los textos cuya finalidad principal es hacer comprender o presentar una información determinada. Entre los tipos de textos expositivos cabe destacar los artículos de opinión, conferencias, explicaciones, ensayos, etc. Ésta suele ser la secuencia en la que se plantean sus contenidos:

introducción  desarrollo  conclusión


Dentro de este grupo se incluyen los textos de instrucción, que son los que explican cómo llevar a cabo algo: recetas de cocina, instrucciones para rellenar un impreso o para manejar un aparato...
Textos argumentativos: son los que justifican una idea, un planteamiento o un hecho mediante razones o demostraciones, con objeto de convencer al oyente o lector. Los textos argumentativos suelen seguir la siguiente secuencia:
tesis  premisas  cadena de argumentos  conclusiones  nueva tesis

Textos descriptivos: retratos de personas, descripciones de lugares, animales, plantas u objetos, descripciones científicas, definiciones...


tema – título ----------------- expansión

 


partes o cualidades o

nomenclatura propiedades

Texto conversacional: en esta tipología se incluyen los diálogos entre dos o más personas (o su transcripción escrita): las entrevistas, los debates, las mesas redondas...
obertura  orientación  objeto de la conversación  conclusión  cierre

Cohesión


Las diferentes partes del texto están conectadas entre sí, lo que nos posibilita la interpretación de cada una de ellas en relación con las demás, así como la comprensión del significado global del texto. Esta cohesión es lo que hace que éste sea percibido como algo unitario y no como distintos textos. Se cumple de dos maneras:
Cohesión sintáctica: que conecta los diferentes sintagmas y frases mediante nexos de relación (preposiciones, conjunciones, entonación, puntuación...) sin los cuales el texto sería una sucesión de palabras inconexas.
Cohesión semántica: hay un tema que hace que se produzca una complementación entre las diferentes partes y no se consideren como elementos aislados.





Qué nos legaron los árabes (1)

Muy Interesante, nov 2002


Durante siglos, los sabios árabes fueron el referente en medicina, matemáticas y química. Con su labor llevaron la luz de la ciencia a la sombría Europa medieval.


Hubo un tiempo en que la tecnología punta se escribía en árabe. Y no fue una temporada: duró centurias. La aparición de la figura de Mahoma y la fulgurante expansión del Islam provocaron a partir del siglo VII de la era cristiana –el primero de la Hégira o era musulmana– una de las revoluciones más extensas y profundas que ha conocido el mundo. Esta gran convulsión se apoyaba en dos potentes motores, la lengua y la religión, ligados entre sí por un libro religioso escrito en árabe, el Corán, que a su vez es, entre otras cosas, un código social y moral bastante preciso. Apoyado por un aparato militar fuerte y aguerrido, el Islam se extendió por el mundo como una mancha de aceite. (2)

La tolerancia afianzó el éxito de la conquista islámica. (3)




Pero lo que afianzó de veras el éxito de aquella religión que venía a competir con la judía y la cristiana, anteriores a ella y apoyadas también en sendos libros, fue otra de las novedades que aportaba: la tolerancia. A los pueblos conquistados no se les exterminaba ni se les imponía por la fuerza la conversión al nuevo credo, sino que se les dejaba en libertad de seguir con su religión, su cultura y hasta su organización administrativa a cambio de un tributo razonable. Se dieron casos como el de San Juan Damasceno, que siendo el máximo teólogo bizantino del siglo VII, vivió toda su vida en suelo musulmán.

Esta acertadísima decisión política hizo posible el enriquecimiento de una cultura, la árabe, que en su origen no era precisamente de las más adelantadas, pero que con las sucesivas asimilaciones producto de sus conquistas terminó por convertirse en una extraordinaria civilización. Cuatro siglos tras la muerte de su Profeta, los mahometanos habían conquistado una extensión territorial tan inmensa que un viajero podía caminar desde Lisboa hasta los límites del actual Irán sin dejar de hablar árabe y de visitar una mezquita cada viernes.

Aunque la unidad política de tal inmensidad no se materializó nunca, los conocimientos sí se extendieron y se intercambiaron, unificados por el idioma árabe. Procedían de todas las fuentes antiguas del saber: de Egipto, de Bizancio, de Persia, de Grecia y hasta de China a través del cordón umbilical de la Ruta de la seda, cuya estación de llegada era Samarcanda, refinadísima ciudad musulmana en el Extremo Oriente de la vieja Persia. Tal acopio de información se ordenaba y discutía en las madrasas o universidades religiosas que, además de cumplir su misión docente, funcionaban como depósitos y focos de intercambio de saberes.


Dominaban la ciencia, la filosofía, el arte y la técnica. (3)


Es lógico que todo esto produjera un florecimiento cultural extraordinario que condujo a la supremacía musulmana durante cuatrocientos años al menos, en los ámbitos de la ciencia, la filosofía, la literatura, el arte y la técnica. Y también, si vamos a eso, en el de las relaciones sociales.
En aquella Samarcanda del siglo X había esclavos, desde luego; pero si uno de ellos podía demostrar que su amo le había pegado un solo bofetón, era libre. Las relaciones interpersonales se gobernaban por exquisitas reglas de cortesía, y la hospitalidad–uno de los más nobles preceptos coránicos–se practicaba de tal modo que llegaba a arruinar a la gente. Aunque hoy nos parezca imposible, la mayoría de los hoteles (caravasares o janes) eran gratuitos para el viajero y se sostenían por aportaciones de particulares.

Las cortes musulmanas de este tiempo, como Córdoba, Bagdad, El Cairo, Damasco o la propia Samarcanda, eran de una magnificencia incomparable, y los califas, emires, visires y rais vivían rodeados de poetas, filósofos, sabios y artistas de todas las clases. Estamos hablando de Harún Al Raschid y de su legendaria corte de Bagdad, donde se desarrollan muchas de las historias recogidas en Las mil y una noches, uno de los grandes monumentos de la literatura universal.

Para aquella gente, el amor por los libros llegaba a convertirse en una pasión. Se cuenta que, cuando en el siglo XI entraron los turcos selyúcidas en Bagdad, empezaron por arrojar al río todos los libros que encontraron hasta que, por miedo a que se desbordara, decidieron quemarlos en grandes piras. Quien conozca Bagdad, recordará la gran anchura del Tigris a su paso por la ciudad, y podrá imaginar la cantidad de volúmenes que se perdieron.

Se traducía todo, y a través del árabe se salvaron de la desaparición completa numerosas obras clásicas insustituibles. El musulmán ilustrado del siglo X tenía a su disposición una gran parte de la filosofía griega, desde Aristóteles a Empédocles pasando por Platón y los neoplatónicos, así como la medicina de Hipócrates o Galeno, la mecánica de Arquímedes, las matemáticas y la geometría de Euclides y la farmacopea de Dioscórides. Pero también podía consultar y manejar las tablas astronómicas indias, los tratados morales persas y las incontables obras egipcias.


Su sistema numeral ha sido aceptado universalmente (3)




Con este bagaje y favorecido por una lengua que se enriquecía y ganaba cada vez más precisión, a fuerza de ser analizada y desentrañada como principal instrumento de la revelación divina, así como por un sistema numeral que ha terminado por imponerse universalmente, los pensadores e investigadores musulmanes de aquellos siglos alcanzaron las cimas de su tiempo irradiaron a todo el mundo conocido. Razi, uno de los mayores, llegó a sostener la por entonces inaudita idea de que las ciencias podrían llegar a evolucionar continuamente.

En ese mismo tiempo, las naciones cristianas europeas vivían en un lúgubre y cerril oscurantismo. Se mire por donde se mire, la Europa altomedieval no tenía nada de brillante. No hablemos ya de la filosofía o de la ciencia: la herradura no se conoce hasta el siglo X. Las gentes vivían en la miseria y la ignorancia más profundas, hasta el punto de que en muchas zonas no podía encontrarse ni un ciudadano de cada cien que supiera leer y escribir con una mínima habilidad. Los príncipes cristianos eran los primeros en despreciar profundamente la cultura y se complacían en ponerlo de manifiesto. En virtud de sus herencias o querellas, los territorios se dividían y volvían a dividirse una y otra vez, y las guerras eran crueles y constantes. El sistema social se basaba en la servidumbre semiesclavizada de la inmensa mayoría de la población. Todo era superstición, y más que ninguna otra cosa lo era la religión misma, convertida en una mazmorra para las almas y en un negocio simoniaco para algunos cuerpos. El único consuelo que ofrecía aquella miserable vida era el vino y la cerveza, que se bebían en cantidades sorprendentes.


España: inigualable punto de contacto entre culturas (3)


Los contactos entre ambos mundos, el cristiano y el musulmán, empezaron casi a la vez en Bizancio, en Sicilia y en España con un balance completamente vencido del lado árabe. De estos tres lugares, es indiscutiblemente España el que sirvió de un modo más activo e intenso al intercambio cultural, tanto por su mayor vecindad a los principales reinos cristianos continentales cuanto por lo dilatado de su ocupación, que se prolongó ocho siglos. A lo largo de ese tiempo, los contactos fueron inevitables y constantes. Córdoba llegó a ser la ciudad más importante de Europa, y tanto sus sabios y sus mercancías como sus monedas de oro gozaban de máximo prestigio. De todas partes de Europa llegaban estudiosos a España buscando la sabiduría arábiga almacenada en Córdoba y Toledo. La fundación por Alfonso X de la Escuela de Traductores resultó un hecho trascendental para su transmisión y difusión. Muchos de aquellos textos, copiados una y otra vez por generaciones de monjes en los escritorios de media Europa, resultaron ser básicos para las balbuceantes universidades europeas. Las Cruzadas representaron, más que un contacto, un choque entre ambas culturas. Pero en su dureza permitieron conocer a los europeos cómo era el mundo oriental por dentro.
La caballería andante fue importada de Oriente (3)

Los cruzados trajeron de allí asuntos como la caballería andante, inspirada en la futuwah musulmana, un modo de vivir altruista y errático que practicaban miles de jóvenes mahometanos organizados en clanes y familias. Y de allí vinieron otras cosas, grandes y pequeñas, que se enquistaron de modo asombroso en Occidente. Cuando las niñas europeas pintan hadas, suelen rematarlas con ese largo sombrero de cucurucho que forma parte, como todos sabemos, del tocado de cualquier hada que se precie. Es el mismo que encontramos reproducido en las tablas medievales adornando las cabezas de las damas nobles como trofeo que sus padres o maridos les trajeron de las Cruzadas. En realidad, lo que las hadas europeas llevan en la cabeza es nada menos que el alto gorro de los qadis o doctores de la ley mahometana. (4)




EJERCICIOS



  1. Lee atentamente el texto y empareja los siguientes conceptos con los números que aparecen en él que les corresponden.

 subtítulo ____

 introducción ____

 cierre ____

 título ____



  1. Define las siguientes palabras del texto

 tributo

 docente

 herradura

 complacerse

 continental

 bagaje


  1. Escribe al menos ocho palabras árabes o de origen árabe y su significado cuando sea necesario.

 


 

 


 


  1. Explica, basándote en el texto, cuáles eran las diferencias entre las sociedades musulmana y cristiana en la Alta Edad Media.


1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   16


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje