Página principal

Anexo 7 Informantes Calificados Informante Institución


Descargar 26.92 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño26.92 Kb.
ANEXOS

ANEXO 3.7

Informantes Calificados
Informante Institución

Ing. Alberto Escande INTA Balcarce

Ing. Facundo Quiroz UI Balcarce

Ing. Carolina Troglia INTA Balcarce

Ing. Luis R. Arias Cazenave y Asociados SA

Ing. Julio Bertolotto Asesor Particular

Ing. Bernardo Elgue Cazenave y Asociados SA

Ing. Juan M. Ospital Cazenave y Asociados SA

Ing. Diego Mayr Cazenave y Asociados SA

Ing. Pablo Bacigalupo Cazenave y Asociados SA

Ing. Andrés Cueto Cazenave y Asociados SA

Ing. Carlos Ferrer Cazenave y Asociados SA

Ing. Mariano Astigueta Asesor Particular

Ing. Alejandro Jara Asesor Particular

Ing. Alejandro Casanegra Cazenave y Asociados SA

Ing. Horacio del Campo PROA

Ing. Julio Ranceze Cazenave y Asociados SA

Ing. Amelia Bertero de Romano Nidera

Ing. Carlos Sala Nidera

Ing. Alberto León Advanta

Ing. José Ré Monsanto

Ing. Carmen Vicién Asesora Gobernación Pcia. Bs. As.

Ing. Guillermo Pozzi Dow Agrosciences

Ing. José María Bruniard ACA

Ing. Javier Mallo Sursem

Ing. Miguel Sartori Dow Agrosciences

Ing. Fernando Castaño UI Balcarce


  • Coeficientes y márgenes del capítulo disponibles en excel.

ANEXO 3.9.1


Posición de la FAO en Materia de Biotecnología

Roma, 15 de marzo.- La biotecnología ofrece instrumentos poderosos para el desarrollo sostenible de la agricultura, la pesca y la actividad forestal, así como de las industrias alimentarias y puede contribuir en gran medida a satisfacer las necesidades de una población en crecimiento y cada vez más urbanizada, afirma la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en su primera declaración sobre biotecnología, publicada hoy. En caso de organismos modificados genéticamente, sin embargo la FAO invita a "un prudente análisis caso por caso para determinar los riesgos y beneficios de cada singular organismo modificado genéticamente "y a responder a " las legítimas preocupaciones por la bioseguridad de cada producto antes de proceder a su recomendación".

La declaración se ha hecho pública con motivo de la apertura de la reunión del Grupo de Acción Especial sobre Alimentos obtenidos por medios biotecnológicos de la Comisión del Codex Alimentarius que tiene lugar en Chiba (Japón) del 14 al 17 de marzo. El Grupo de Acción elaborará normas, directrices o recomendaciones, según proceda, para alimentos derivados de biotecnologías o caracteres introducidos en alimentos por métodos biotecnológicos.

Junto con la Organización, Mundial de la Salud, la FAO proporciona la secretaría de la Comisión del Codex Alimentarius que es un organismo intergubernamental con 165 países miembros. Su objetivo es la protección de la salud de los consumidores, la garantía de métodos equitativos de comercio y el fomento de la coordinación de las normas de alimentación.

La FAO reconoce que la ingeniería genética puede contribuir a elevar la producción y productividad en la agricultura, silvicultura y pesca. Puede dar lugar a mayores rendimientos en tierras marginales de países donde actualmente no se pueden cultivar alimentos suficientes para alimentar a sus poblaciones, agrega la Organización. La FAO indica que "existen ya ejemplos de la ayuda que la ingeniería genética presta para reducir la transmisión de enfermedades humanas y de los animales gracias a nuevas vacunas. Se ha aplicado la ingeniería genética al arroz para que contenga provitamina A (beta-carotene) y hierro, lo que podría mejorar la salud de muchas comunidades de bajos ingresos. Otros métodos biotecnológicos han dado lugar a organismos que mejoran la calidad y consistencia de los alimentos o que limpian derrames de hidrocarburos y eliminan metales pesados en ecosistemas frágiles.

El cultivo de tejidos ha producido plantas que elevan los rendimientos de los cultivos proporcionando a los agricultores material vegetal más sano. La selección con la ayuda de marcadores y la caracterización del ADN permiten desarrollar genotipos mejorados de todas las especies vivientes de forma mucho más rápida y selectiva. Proporcionan también nuevos métodos de investigación que pueden contribuir a la conservación y caracterización de la biodiversidad.

No obstante, la FAO reconoce también la preocupación por los riesgos potenciales que plantean algunos aspectos de la biotecnología. Tales riesgos pueden clasificarse en dos categorías fundamentales: los efectos en la salud humana y de los animales y las consecuencias ambientales.

"Hay que actuar con precaución para reducir los riesgos de transferir toxinas de una forma de vida a otra, de crear nuevas toxinas o de transferir compuestos alergénicos de una especie a otra, lo que podría dar lugar a reacciones alérgicas imprevistas. Entre los riesgos para el medio ambiente cabe señalar la posibilidad de fecundación cruzada que podría dar lugar, por ejemplo, al desarrollo de malas hierbas más agresivas o de parientes silvestres con mayor resistencia a las enfermedades o a los estreses abióticos, trastornando el equilibrio del ecosistema. También se puede perder biodiversidad, por ejemplo, como consecuencia del desplazamiento de cultivares tradicionales por un pequeño número de cultivares modificados genéticamente".

La FAO solicita un sistema de evaluación de base científica que determine objetivamente los beneficios y riesgos de cada organismo modificado genéticamente. "Es necesario evaluar los posibles efectos en la biodiversidad, el medio ambiente y la inocuidad de los alimentos, y la medida en que los beneficios del producto o proceso compensan los riesgos calculados. El proceso de evaluación deberá tener en cuenta la experiencia adquirida por las autoridades nacionales de normalización al aprobar tales productos. También es imprescindible un atento seguimiento de los efectos de estos productos y procesos después de su recomendación a fin de asegurar que sigan siendo inocuos para los seres humanos, los animales y el medio ambiente".

Las inversiones en la investigación biotecnológica tienden a concentrarse en el sector privado y a orientarse hacia la agricultura en los países de ingresos más altos donde hay poder adquisitivo para sus productos, dice la FAO. "Dada la contribución potencial de las biotecnologías para incrementar el suministro de alimentos y superar la inseguridad alimentaria y la vulnerabilidad, hay que hacer lo posible para conseguir que los países en desarrollo en general y los agricultores con pocos recursos, en particular, se beneficien más de la investigación biotecnológica, manteniendo a la vez su acceso a una diversidad de fuentes de material genético. La FAO propone que se atienda esta necesidad mediante una mayor financiación pública y un diálogo entre los sectores público y privado".

La FAO presta asistencia a sus Estados Miembros, especialmente a los países en desarrollo, para que obtengan los beneficios derivados de la aplicación de biotecnologías en la agricultura, la silvicultura y la pesca, por ejemplo, mediante la Red de cooperación técnica en biotecnología vegetal para América Latina (REDBIO), en la que participan 33 países. La Organización ayuda también a los países en desarrollo a participar de forma más eficaz y equitativa en el comercio internacional de productos básicos y alimentos. Facilita información y asistencia técnica, así como análisis socioeconómicos y ambientales, sobre las principales cuestiones mundiales relacionadas con las novedades tecnológicas.

La Comisión de la FAO sobre Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura, un foro intergubernamental permanente, está elaborando un Código de conducta sobre biotecnología con el fin de elevar al máximo los beneficios de las biotecnologías modernas y reducir al mínimo los riesgos. El Código se basará en consideraciones científicas y tendrá en cuenta las repercusiones ambientales, socioeconómicas y éticas de la biotecnología. La Organización también está trabajando para establecer un comité internacional de expertos sobre ética en la alimentación y la agricultura. No obstante, puntualiza la FAO, la responsabilidad de la formulación de políticas en relación con las biotecnologías sigue recayendo en los gobiernos de los Estados Miembros.



ANEXO 3.9.2

El CODEX y los Acuerdos Comerciales Regionales
Los Acuerdos de la Ronda Uruguay prevén la concertación de acuerdos comerciales entre grupos de países miembros para liberalizar el comercio. Un acuerdo de esa índole es el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) entre Canadá, los Estados Unidos y México. Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay han firmado el Tratado de Asunción, por el que se establece el Mercado Común del Sur (MERCOSUR). En la Región de Asia y el Pacífico, 18 países han establecido oficialmente arreglos de cooperación económica bajo el título de Cooperación Económica en Asia y el Pacífico (APEC). Estas tres organizaciones han adoptado medidas que están en consonancia con los principios en que inspiran los Acuerdos de la Ronda Uruguay y que guardan relación con las normas del Codex.

El TLC incluye dos acuerdos accesorios sobre medidas sanitarias y fitosanitarias y sobre obstáculos técnicos al comercio. Con respecto a las medidas SPS, se citan las normas del Codex como requisitos básicos que han de cumplir los tres Estados Miembros en lo que se refiere a los aspectos de los productos alimenticios relacionados con la salud y la seguridad.

En el caso del MERCOSUR, su Comisión sobre alimentos ha recomendado a sus Estados Miembros que adopten una serie de normas del Codex y está utilizando otras como puntos de referencia en sus deliberaciones.

La APEC ha preparado un proyecto de acuerdo sobre reconocimiento mutuo de las evaluaciones de la conformidad de los alimentos, en el que se pide coherencia tanto con los requisitos de los Acuerdos SPS y TBT como con las normas del Codex, incluidas las recomendaciones de su Comité sobre Sistemas de Inspección y Certificación de las Importaciones y Exportaciones de Alimentos.

Las Directrices de la Unión Europea a menudo hacen referencia al Codex Alimentarius como base para sus requisitos.

ANEXO 3.9.3

Problemas de Implementación de los Acuerdos SPS y TBT

Hace mucho que los países en desarrollo están argumentando que no tienen capacidad ni fondos para implementar varios acuerdos de la Rueda Uruguay incluyendo el SPS y el TBT. Esta preocupación fue elevada a la Reunión Ministerial de Doha sin que los países industriales hayan tomado mucha nota de estos problemas. El siguiente es un resumen de los problemas enfrentados en línea con lo expresado en el comunicado Ministerial de Doha sobre: “Implementation-Related Issues and Concerns” (WTO WT/MIN(01)DEC/17). En cada caso se resume primero la obligación asumida y luego el estado general de cumplimiento:



  1. Implementación de regulaciones de notificación claramente definidas: obligatorio pero muchos países en desarrollo no están cumpliendo.

  2. Establecimiento de puntos de información: obligatorio pero muchos países en desarrollo no están cumpliendo.

  3. Antes de implementar un nuevo estándar, el país debe darle a los otros Miembros un período de 60 días para poder comentar: obligatorio pero para países en desarrollo y debido a la falta de recursos científicos y humanos adecuados, esta regulación no tiene impacto.

  4. Negociaciones de acuerdos de reconocimiento mutuo: importante pero debido a la falta de una infraestructura científica creíble, los países en desarrollo prácticamente no han sido signatarios.

Resumiendo, los acuerdos TBT y SPS de la OMC no expresan un balance de beneficios y obligaciones entre países en desarrollo y los desarrollados. Si las negociaciones hubieran reflejado estas diferencias de desarrollo claramente, muchas de las reglas incorporadas en los acuerdos SPS y TBT hubieran sido escritas de otra forma y probablemente otras obligaciones hubieran sido incorporadas. La implementación no fue un problema bajo el GATT porque el Código de Estándares era opcional (Baldwin, 2000).


ANEXO 3.9.4

European Communities - Measures Affecting The Approval And Marketing Of Biotech Products. Request for the Establishment of a Panel by the United States
The following communication, dated 7 August 2003, from the Permanent Mission of the United States to the Chairman of the Dispute Settlement Body, is circulated pursuant to Article 6.2 of the DSU.

_______________

Since October 1998, the European Communities ("EC") has applied a moratorium on the approval of products of agricultural biotechnology ("biotech products"). Pursuant to the moratorium, the EC has suspended consideration of applications for, or granting of, approval of biotech products under the EC approval system. In particular, the EC has blocked in the approval process under EC legislation1 all applications for placing biotech products on the market, and has not considered any application for final approval. The approvals moratorium has restricted imports of agricultural and food products from the United States.

In addition, EC member States maintain a number of national marketing and import bans on biotech products even though those products have already been approved by the EC for import and marketing in the EC. The national marketing and import bans have restricted imports of agricultural and food products from the United States.

The measures affecting biotech products covered in this panel request are:

(1) as described above, the suspension by the EC of consideration of applications for, or granting of, approval of biotech products;

(2) as described above, the failure by the EC to consider for approval applications for the biotech products mentioned in Annexes I and II to this request; and

(3) national marketing and import bans maintained by member States, as described in Annex III to this request.

These measures appear to be inconsistent with the following provisions of the Agreement on the Application of Sanitary and Phytosanitary Measures ("SPS Agreement"), the General Agreement on Tariffs and Trade 1994 ("GATT 1994"), the Agreement on Agriculture ("Agriculture Agreement"), and the Agreement on Technical Barriers to Trade ("TBT Agreement"):

(1) SPS Agreement, Articles 2.2, 2.3, 5.1, 5.2, 5.5, 5.6, 7 and 8, and Annexes B(1), B(2), B(5), C(1)(a), C(1)(b), and C(1)(e);

(2) GATT 1994, Articles I:1, III:4, X:1, and XI:1;

(3) Agriculture Agreement, Article 4.2; and

(4) TBT Agreement, Articles 2.1, 2.2, 2.8, 2.9, 2.11, 2.12, 5.1.1, 5.1.2, 5.2.1, 5.2.2, 5.6 and 5.8.

The EC's measures also appear to nullify or impair the benefits accruing to the United States directly or indirectly under the cited agreements.



On 13 May 2003, the United States requested consultations with the EC regarding these measures pursuant to Article 4 of the Understanding on Rules and Procedures Governing the Settlement of Disputes ("DSU"), Article 11 of the SPS Agreement, Article 19 of the Agriculture Agreement, Article 14 of the TBT Agreement and Article XXII of the GATT 1994. Consultations were held on 19 June 2003, but have failed to settle the dispute.

Accordingly, the United States respectfully requests the Dispute Settlement Body to establish a panel pursuant to Article 6 of the DSU, with standard terms of reference as set out in Article 7.1 of the DSU.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje