Página principal

Alperovich lograba su reeleccion como gobernador con un contundente triunfo en las elecciones


Descargar 156.11 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño156.11 Kb.
  1   2   3

La UCR en los Medios

29-8-11



ALPEROVICH LOGRABA SU REELECCION COMO GOBERNADOR CON UN CONTUNDENTE TRIUNFO EN LAS ELECCIONES

El gobernador de Tucumán, José Alperovich, estaba logrando esta noche su tercer período consecutivo al frente de la administración provincial, con un amplio margen respecto de sus rivales, aunque el escrutinio se realizaba en forma lenta.


Con el 15,86 por ciento de las mesas escrutadas, Alperovich alcanzaba el 71,74 por ciento de los votos, seguido por el candidato del Acuerdo Cívico y Social, José Cano, que sumaba 12,46 por ciento y el postulante del Partido Fuerza Republicana, Ricardo Bussi, que superaba apenas el 3,67 por ciento.
Acompañado por los funcionarios nacionales Amado Boudou y Florencio Randazzo en una conferencia de prensa en Casa de Gobierno, Alperovich se proclamó ganador de los comicios y afirmó que "cada elección es un plebiscito".
"A todos los que me votaron les digo que el cambio que vieron en Tucumán se lo debemos a un amigo que no está que es Néstor Kirchner quien cuando vio la pobreza me dijo que nos iba a ayudar", subrayó.
El gobernador reelecto dijo que recibió la llamada de la presidenta Cristina Fernández para felicitarlo y añadió que "no es lo importante ganar sino el compromiso de no fallarle a la gente estos cuatro años más".
Alperovich estaba logrando su segunda reelección consecutiva, una posibilidad que obtuvo cuando en 2006, durante su primer mandato, impuso una reforma constitucional que habilitó la reelección por un período.
Entonces, una cláusula transitoria estableció que no se tendría en cuenta el mandato 2003-2007 como un primer gobierno.
De esta forma, el mandatario, quien en sus orígenes fuera radical, pero que luego arribara al kirchnerismo tras pasar por el duhaldismo, gobernará la provincia por 12 años.
Pero Alperovich no fue el único candidato kirchnerista, ya que también de ese signo político era la candidata del Partido Proyecto Popular, Stella Maris Córdoba, quien lograba apenas el 3,02 por ciento de los votos.
Por su parte, Randazzo aseguró esta noche que "en nombre de la Presidenta, las más sinceras felicitaciones a todos los tucumanos, a quienes acompañaron esta fórmula como a quienes votaron por otros, porque fue una fiesta y un acto ejemplar de la democracia, con una gran participación de los tucumanos".
También dialogó con la prensa local el ministro Boudou que se limitó a efectuar un breve saludo y señalar que estaba "muy contento de estar en la provincia acompañando a un gran gobernador en un momento tan importante para la Argentina y para Tucumán".
Con una amplia participación, los tucumanos votaron hoy a sus nuevas autoridades en unos comicios donde tenían una multiplicidad de listas para elegir a través del sistema de "acople", la versión local de las colectoras.
El presidente de la Junta Electoral Provincial de Tucumán, Antonio Estofán, destacó que no hubo irregularidades ni denuncias graves en los comicios para elegir las nuevas autoridades locales.
"No podemos decir absolutamente nada de los comicios. Seguramente llegamos al 80 por ciento del padrón en votantes, y estamos gratificados por el comportamiento de la ciudadanía", sostuvo Estofán.
Por su parte, el senador radical Cano también negó que se hayan producido hechos graves en los comicios, aunque fustigó el régimen de acoples en la provincia.
"Que haya cerca de 20.000 candidatos es escandaloso, más con decisiones de la Junta Electoral Provincial que desvirtuaron la ley electoral. Alperovich no puede ser dueño del Poder Legislativo y del Poder Judicial", aseveró.
Otros candidatos de la oposición, como el republicano Luis José Bussi y el duhaldista Florencio Aceñolaza, denunciaron robo de boletas y dificultades para el trabajo de los fiscales de mesa durante los comicios provinciales.

Ante ello, la esposa de Alperovich, la vicepresidenta segunda del Partido Justicialista nacional Beatriz Rojkés advirtió que "nadie gana las elecciones con denuncias, sino con votos dentro de las urnas" y celebró que haya habido "muy alta concurrencia de votantes".


ALFONSIN ASEVERO QUE "QUEDA CLARO QUE INFLACION NO ES DEL 7 POR CIENTO" TRAS ACUERDO POR SALARIO

El candidato a presidente por Udeso, Ricardo Alfonsín, aseguró hoy que "queda claro que la inflación no es del 7 por ciento", tras el acuerdo que establece un salario mínimo de 2.300 pesos.


"Se aumentó en función de la inflación real, la que sienten y sufren los trabajadores. Al mismo tiempo me preocupa también la situación de quienes se encuentran trabajando en negro, porque no se ven alcanzados por este tipo de aumentos", analizó y añadió que "son muchos los argentinos, más del 30 por ciento, que todavía trabajan en negro".
En un comunicado, Alfonsín afirmó que "queda claro que la inflación no es del 7 por ciento" y dijo que "hay que reconocer la inflación, luego, hay que comprenderla como un problema, y después hay que fijar pautas graduales para terminar con la inflación".

RADICAL FAYAD ESTABA RETENIENDO INTENDENCIA DE MENDOZA. ES SAN CARLOS GANABA EL INTENDENTE DEMOCRATA

El radical Víctor Fayad, quien compitió hoy por su reelección como intendente de la ciudad de Mendoza estaba ganando el comicio por un amplio margen, según datos oficiales.


También el intendente demócrata de la ciudad mendocina de San Carlos, Jorge Difonso, se imponía esta noche y así lograba un nuevo mandato.
Cuando se había escrutado en forma oficial el 43,42 por ciento de las mesas, Fayad se imponía con el 58,9 de los votos, seguido de Eduardo Hernández, del Frente para la Victoria, con el 13,4 por ciento.
Luego aparecía Alberto Montbrum, de Democracia Directa, una agrupación que forma parte del Frente Amplio Progresista de Hermes Binner, con el 10,2 por ciento, y Francisco García Gabrielli, de Compromiso Federal, que fue promovido durante la campaña por Mauricio Macri, con el 9,6 por ciento.
Las encuestas previas ya otorgaban a Fayad una amplia ventaja, lo que estaban confirmando hasta aquí los resultados del comicio.
De esta forma, el radical ganaría su segundo mandato consecutivo como intendente capitalino y el tercero en toda su carrera como dirigente político.
Tanto Fayad como Difonso decidieron desdoblar los comicios de los provinciales, que se llevarán a cabo junto a los nacionales, el 23 de octubre próximo, previendo un posible arrastre de votos que les pudiera resultar negativo.
La presidenta Cristina Fernández ganó con comodidad en la provincia en las elecciones primarias del 14 de agosto y se prevé que un resultado similar la acompañará en octubre.
Si Fayad logra mantener el resultado que obtenía hasta aquí, estaría, además, consiguiendo para su partido cinco bancas en el Concejo Deliberante, contra solo una del FPV.
El intendente radical sostuvo que su intención de continuar en el cargo tiene por objetivo profundizar su proyecto: Que la ciudad "se siga poblando" y que "sea el lugar más seguro para vivir", dijo.
En tanto, en San Carlos, Jorge Difonso también se imponía en las elecciones comunales y en segundo lugar se ubicaba el candidato del Frente para la Victoria, Mario Guiñazú.
Escrutadas en esa comuna el 25 por ciento de las mesas, el demócrata alcanzaba el 47,8 por ciento de los sufragios, seguido por Guiñazú con el 36 por ciento, y Luis Della Gáspera, de la UCR, con el 11 por ciento de los votos.
Difonso, cuyo nombre aparecía en siete de las 20 listas que compitieron en las elecciones del municipio, basó su campaña en la lucha contra la minería contaminante y la defensa del agua.
Esta noche, junto a sus partidarios comenzó a festejar lo que ya consideraba un seguro triunfo, y convocó a todas las fuerzas políticas del departamento "a olvidar las diferencias porque hoy terminaron con esta elección".
Capital y San Carlos son los dos únicos departamentos de Mendoza que decidieron desdoblar las elecciones de las provinciales.

Desmienten Cisma en bloque de diputados

DEBUTA NUEVA CAMPAÑA RADICAL Y ENDURECE CRÍTICAS
La campaña del radicalismo para la elección del 23 de octubre ya comenzó. El nuevo estilo parece un mix entre la respuesta a los que reclamaban por menor tibieza en las críticas al Gobierno y los dirigentes que intentan salvar una unidad con la que ni siquiera están de acuerdo.
Miguel Bazze, primer candidato a diputado nacional y presidente del Comité Provincia de Buenos Aires, se pasó el fin de semana reclamando por los errores en el escrutinio y denunciando por eso al Gobierno: «La elección del 14 de agosto lamentablemente estuvo plagada de este tipo de irregularidades, quiera o no reconocerlo el oficialismo. Este es un Gobierno que se ha acostumbrado a mentir sistemáticamente», dijo.
Las discusiones sobre el escrutinio, la boleta única y las diferencias que aparecieron en el conteo del 14 de agosto serán de ahora en más el centro de las batallas de campaña.
Y no solo en la UCR: «El radicalismo va a participar de cualquier acuerdo serio con los otros partidos de la oposición a fin de resguardar la voluntad popular en los comicios del 23 de octubre. Las irregularidades producidas en una elección no sólo afectan a una fuerza política sino que desconocen el derecho de cada ciudadano a elegir libremente a sus representantes», dijo Bazze, recordando la reunión que tuvieron las cabezas de los bloques la semana pasada con el juez federal Manuel Blanco, con competencia electoral en la provincia de Buenos Aires, donde se quejaron por las diferencias entre los telegramas y las actas en cada urna. Tuvieron éxito: el juez salió luego a declarar que existieron errores en todos los bandos durante la primaria.
Mientras Bazze seguía esa estrategia, el cordobés Oscar Aguad intentó explicar que la unidad del radicalismo no está en juego, a pesar de las presiones de los candidatos del interior por que les dejen libertad de acción para despegarse de la boleta presidencial.
Esas presiones y la mala performance del partido tuvieron eco también en el bloque de Diputados, donde la relación entre Aguad y los alfonsinistas no es especialmente buena. A pesar de eso el cordobés alertó sobre posibles divisiones: «Son burdas operaciones que intentan debilitar a nuestro centenario partido, puesto que la UCR es la única fuerza política en condiciones de ponerle frenos al kirchnerismo. No hay que hacerse eco de estos rumores y a encolumnarse detrás de la candidatura de Alfonsín y Javier González Fraga».
El propio Alfonsín pareció ayer menos entusiasmado que de costumbre con la campaña insistiendo con un razonamiento de un realismo absoluto pero poco marketinero: «Es improbable, sino imposible...», dijo sobre las chances de ganarle las elecciones a Cristina de Kirchner.
Sobre las razones del resultado, insistió: «No he sabido desmontar un prejuicio que existe respecto de la relación de radicalismo, gobierno y economía. Es difícil decir qué fue lo que influyó. Creo que 2001 todavía está muy fresco», dijo.
Pasmados
En el mea culpa hubo elementos internos por primera vez: «Por el lado nuestro, no habremos garantizado la confianza necesaria para que la mayor proporción de ciudadanos considere que somos una alternativa superadora. Probablemente no transmitimos bien nuestras propuestas».
Pero hubo el fin de semana una afirmación que dejó pasmados a muchos dirigentes radicales: «No hay coincidencia entre lo que son prioridades para nosotros y lo que son para la mayoría de la sociedad», argumentó Alfonsín. Ese fue precisamente el núcleo de muchas de las críticas que le hicieron desde la UCR al comité de campaña del candidato presidencial antes de las elecciones. En ese momento pocos se animaron a pedir un cambio de rumbo.
Alfonsín se subió nuevamente a un razonamiento que inauguró el mendocino Ernesto Sanz: «Si tenemos en cuenta que ese partido que abusa de los DNU, que hace presupuestos truchos, que autoriza superpoderes, que se queda con el 75 por ciento de lo que recauda la Nación, que engaña con el Indec, que utiliza los organismos de inteligencia para espiar a la oposición, no es paranoico decir que hay que tener cuidado con el equilibrio de poder».

Bloques convocaron a comisión en Diputados para discutir proyecto



OPOSICIÓN ANIMA LA CAMPAÑA CON PUJA POR BOLETA ÚNICA
Tras el impacto en los partidos por el resultado de las primarias del 14 de agosto, se complicó el armado de las agendas de campaña para el 23 de octubre. Más allá de las insistencias en los errores del Gobierno, que no todos los candidatos de la oposición están dispuestos a incorporar en sus discursos en la misma medida, quedó como protagonista de los debates la transparencia electoral.
Más allá de que las diferencias, por ejemplo, entre los números que se incluyeron en los telegramas que informaron del resultado en cada urna y lo que efectivamente contabilizó cada acta no podrían torcer el resultado de la elección, hasta la Justicia reconoció que los errores estuvieron por encima de lo normal.
La oposición cree que la boleta única, usada en Santa Fe y en Córdoba, no sólo es la solución, sino que debe apurarse su nacionalización para aplicar el sistema en la elección del 23 de octubre. Tal como están los números en el Congreso, será casi imposible aprobar la ley que modifique el Código Electoral e instaure ese sistema de votación, pero en Diputados los bloques decidieron avanzar el miércoles con la firma de un dictamen en la Comisión de Asuntos Constitucionales.
Apoyos
Los proyectos que están en danza tienen el apoyo de la UCR, la Coalición Cívica y el peronismo federal; pero curiosamente no convocan la euforia de quienes tienen mandato territorial, como la Capital Federal, la Nación o muchas provincias.
Este miércoles ya fue convocada en Diputados Asuntos Constitucionales. Para la oposición emitir allí un dictamen no será difícil, pero sí casi imposible llevarlo al recinto.
El kirchnerismo está dispuesto a dar pelea, aunque sea en los medios, mientras que la oposición ya eligió la boleta única como tema preferido de la campaña.
De todas formas, para poder aprobar una reforma de ese tipo se necesita la mayoría especial en las dos cámaras. Al tratarse de una reforma al sistema electoral, la Constitución exige que se reúnan 129 votos positivos en Diputados y 37 en el Senado. Salvo un acuerdo de todos los partidos, no parece posible hoy lograr ese número sólo con la oposición.
El proyecto también deberá pasar por las comisiones de Justicia, que preside el radical Ricardo Gil Lavedra, y de Presupuesto y Hacienda, encabezada por el kirchnerista Gustavo Marconato.
El oficialismo intentará frenarlo como sea, inclusive restando quórum el miércoles en Asuntos Constitucionales, pero mientras tanto, al menos habrá tema de debate para la campaña.
El proyecto propone sustituir el artículo 62 del Código Nacional Electoral introduciendo allí una nueva redacción: «Adóptase el mecanismo de sufragio por Boleta Única para cada categoría de cargo electivo, cuyo diseño será en adelante facultad exclusiva e intransferible de la Cámara Nacional Electoral».
Control
También establece que el Código Nacional Electoral obligue a la Cámara Nacional a «definir el diseño, contenido y demás especificaciones de la Boleta Única y material complementario».
No es el único tema en discusión. Esa reforma también incluye un artículo para quitarle al Ministerio del Interior el control del escrutinio provisorio: el proyecto propone en su artículo 12 otorgarle a la Cámara Nacional Electoral «el escrutinio provisorio de todo proceso electoral nacional» y señala que la Cámara deberá «intervenir y resolver sobre la contratación del sistema informático necesario» para el desarrollo del escrutinio y «organizar y controlar el proceso de recolección de los datos provistos por las Juntas Electorales de cada distrito».

UN POLÉMICO TRIUNFO POR IMPERIO DEL DESEQUILIBRIO INSTITUCIONAL

Por: Florencia Arbeleche



Tucumán - Flojo de papeles por donde se lo mire, el triunfo de José Alperovich es consecuencia de una suma de vicios de lo que se conoce como la vieja política de caudillismo y personalismo. Exradical y peronista por elección, el actual gobernador se coronó ayer, por tercera vez, como el dueño de un extraño espacio de poder donde conviven, en perfecta armonía, la Justicia y la Legislatura como poderes adictos que le permitieron desde 2003 hacer y deshacer en nombre de la continuidad de un modelo de dudosa viabilidad, pero con algunos aciertos en materia económica, guiados por el viento de cola que se expande en la región.
Llegó a renovar ayer de la mano de un compañero de fórmula fantasma, como lo es el actual ministro de Salud, Juan Manzur, figura espectral en el plano provincial desde la salida de Graciela Ocaña del área sanitaria nacional. Esa invisibilidad tiene explicación: Alperovich, que alguna vez soñó con acompañar a Néstor Kirchner, sólo es capaz de delegar el poder en este médico. Y sólo también se entiende esta repetición de binomio en la fantasía que anida en el tucumano de dar el salto en algún momento a la liga mayor que rodeará a Cristina de Kirchner si resulta reelecta el 23 de octubre próximo.
Alperovich, dicen quienes lo conocen de toda la vida, pudo hacer con la política lo mismo que como vendedor de autos, actividad comercial privada que lo ubica como el propietario de una de las concesionarias más importantes de la provincia. «Es capaz de hacer cualquier cosa que se proponga, aun cuando eso signifique extralimitarse», refiere un viejo militante que compartió con el ahora kirchnerista largos contertulios radicales.
Esa resignificación permanente de los límites se refiere, por ejemplo, a la polémica interpretación que el gobernador hizo de una cláusula de la Constitución provincial que limita a dos los mandatos de los gobernadores y que pasó por alto este año, previo per saltum de una sala de la Corte tucumana integrada por ministros muy cercanos a él.
Tampoco alcanzó el desafío que intentó cruzar una oposición encarnada aquí por el senador radical José Cano, principal adversario que anoche se quedaba con el segundo lugar por el apoyo del PRO, el socialismo, la Democracia Cristiana y la Coalición Cívica más que por el respaldo de la UCR, que es timón del Acuerdo Cívico con el que compitió. Alperovich ganó porque sí, casi como por capricho, pero también por la incapacidad de la oposición para interpretar al electorado tucumano.
Ninguna fuerza pudo contra el gigantesco aparato de populismo y clientelismo desplegado en las elecciones de ayer con fuerte envión de la Casa Rosada, pero que no alcanza sin embargo para mitigar situaciones de extrema pobreza en la que viven inmersos miles de tucumanos.
Después de las derrotas en Capital Federal, Santa Fe y Córdoba, el Gobierno había respirado aliviado en las primarias del 14 de agosto y ayer remontó nuevamente con el arrollador triunfo del tucumano, casi idéntico al resultado que obtuvo en 2007 cuando se alzó con el 78% de los votos.
Más allá del mandato constitucional propio de cada distrito, la ecuación nacional sobre la conveniencia de un cronograma desdoblado en muchas provincias -que se cierra el 18 y el 25 del mes próximo con Chaco y Río Negro-, apuntó precisamente a exhibir una serie de aciertos en las urnas en aquellos lugares donde se aseguraba la garantía de una continuidad del oficialismo cercano a Balcarce 50.
En Tucumán quedó demostrado: sin esfuerzos previos y casi por inercia (incluso no hubo presencias nacionales de peso en el último tramo de la campaña), el kirchnerismo anotó como propia la victoria de Alperovich en el sexto distrito electoral del país, con casi el 3,5% del padrón nacional.
En la política como en la vida misma, la eternidad es sólo un anhelo que tarde o temprano termina deshilachándose. Ningún régimen es eterno. Y aquí, en el Jardín de la República, donde los veranos huelen a limón y a azúcar, y los otoños se tiñen de exultante amarillo, también las cinacinas y las begonias podrían terminar marchitándose, víctimas de sus propias pestes. Así como el caudillismo de Bussi se marchitó poco a poco hasta extinguirse en insignificantes expresiones, Alperovich corre el mismo riesgo de desequilibrio si concreta su deseo de volver a reformar en los próximos años la Constitución para habilitar más reelecciones.


RETUVO FAYAD CAPITAL MENDOCINA

Mendoza - El intendente radical de la ciudad de Mendoza, Víctor «Viti» Fayad, conseguía anoche con más del 58% de los votos, escrutado el 66% de las mesas, su reelección en uno de los dos comicios comunales desdoblados de las elecciones provinciales, ya que también votaron ayer en la localidad de San Carlos.


Con la tradición de su lado (de hecho la capital cuyana tiene al centenario partido como líder desde el retorno de la democracia), Fayad logró su tercer período y segundo consecutivo al frente de la comuna. El primer mandato lo asumió a los 31 años como el intendente más joven del país.
El candidato a gobernador de la UCR, Roberto Iglesias, fue el primero de los referentes partidarios en adelantar la victoria y reelección de Fayad. «No me extraña la respuesta de la gente, ya que es conocida la buena gestión del intendente de la capital», señaló y consideró que «no se trasladará directamente este resultado al 23 de octubre; ese día se vota algo distinto que es el gobernador de la provincia y para eso tenemos que trabajar muy fuerte si queremos conseguir el apoyo de la gente». Junto Iglesias, participó de la celebración por la victoria radical el senador nacional Ernesto Sanz.
Fayad comparte el mismo proyecto político a nivel provincial con Iglesias, quien buscará en las urnas en octubre destronar al PJ que hoy es oficialismo con el actual gobernador Celso Jaque y tiene como candidato al ministro de Infraestructura -en uso de licencia por campaña- Francisco «Paco» Pérez.
Sin embargo, el flamante intendente reelecto no dudó en despegarse del nacional de los boinas blancas luego de la performance de Ricardo Alfonsín (Udeso) en las internas abiertas del 14 de agosto y volcó su estrategia con un guiño para Cristina de Kirchner ante la evidencia de su buena posición de cara a las elecciones presidenciales, no tanto con el objeto de alimentar una eventual sintonía kirchnerista sino simplemente porque aspira a tener una buena convivencia con los Ejecutivos más altos hasta 2015. Pese a ello, Alfonsín felicitó ayer a Fayad por twitter.



EL RADICAL FAYAD GANÓ FÁCIL Y FUE REELECTO EN LA INTENDENCIA DE MENDOZA

Tiene buena relación con la Casa Rosada y está alejado de la estructura de la UCR.
Por Roxana Badaloni

Colaboró: Federico Brusotti Mendoza. Corresponsalia
La UCR arrasó en la Ciudad de Mendoza. El triunfo tuvo gusto a revancha para el reelecto intendente Víctor Fayad, que logró el 57 por ciento de los votos , despegado de toda la estructura partidaria que no veía con buen pronóstico su intento de postulación para la Gobernación.
En segundo lugar quedó el Frente para la Victoria, con el 14 por ciento de los votos; y muy parejos el Partido Socialista (9,8) y el Partido Demócrata (9,7).
Para el radicalismo es una victoria importante: seguirá siendo su bastión como lo ha sido desde la vuelta de la democraci a.
Fayad consigue su tercer período, ya que gobernó entre 1987 y 1991 (fue el intendente más joven con 31 años) y desde 2007 a 2011.
Con este resultado, la UCR conservará cuatro de los seis cargos de concejales que se disputaron, el kirchnerismo se queda con uno y entre el socialismo y los demócratas se disputaban el sexto. “Es el triunfo de la gestión de un hombre que pertenece a un partido”, dijo en alusión a su pertenencia al radicalismo. Pero advirtió: “No me votaron por ser radical, sino a un modelo pro positivo, que construye sin visiones apocalípticas”.
Fayad mantuvo en sus últimos cuatro años de gestión una cercana relación con el gobierno provincial y la presidenta Cristina Kirchner. “No nos podemos oponer todo el tiempo absolutamente a todo”, planteó, en un mensaje a la dirigencia de su partido.
En lo provincial, pidió al candidato de la UCR, Roberto Iglesias, que “abra las listas de legisladores para convocar a candidatos con más formación y capacidad”.
Cuando se le preguntó si iba a pedir el voto para la UCR en las elecciones del 23 de octubre, dijo: “ los votos no se piden, se ganan. Nuestro partido tendrá que hacer un gran esfuerzo, reformular los candidatos ”.
El festejo en el hotel Aconcagua tuvo una impronta macrista: grandes pantallas LED, música a todo volumen, jóvenes y bellas mujeres que integran la Franja Morada y globos rojos y blancos -de la insignia radical- que fueron soltados al aire.
Fayad fue el primero de los jefes comunales en plantear el desdoblamiento de las elecciones y evitar el arrastre de otros candidatos; en especial el de Cristina. A la misma ola se subió el intendente demócrata de San Carlos, Jorge Difonso, quien anoche obtuvo la reelección en la comuna del Valle de Uco, a 100 kilómetros al sur de la capital mendocina. Con el apoyo de nueve partidos, entre ellos el PRO, Difonso sacó un 48 por ciento de los votos, contra 36 por ciento del justicialista Mario Guiñazú. Tercero quedó el radical Luis Della Gáspera, con el 11 por ciento.
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje