Página principal

“All you can eat” Consumismo: Una feliz falsedad


Descargar 273.4 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño273.4 Kb.
  1   2   3   4   5

“All you can eat”

Consumismo: Una feliz falsedad

Acto de contrición

Yo confieso ante Dios Todopoderoso “Señor de los Mercados”, y ante vosotros “hermanos consumistas” que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión.
Pensamiento: Por imaginar que podría ser más satisfecho y menos consumista. Por no creer en lo etéreo, leve, volátil, banal, permisivo…
Palabra: Por declarar que el consumismo voraz deteriora la calidad de vida…
Obra: Por no tener teléfono móvil, por no ver fútbol por televisión (ni siquiera en los mundiales), por no haber visto nunca Gran Hermano, por no haber visto nunca un Reality Show, por no tener automóvil, por no vivir sobreendeudado, por no tener hipoteca, por no fumar, por no tener sobrepeso, por no llevar una vida sedentaria, por no tener la presión del tiempo (necesidad de trabajar más horas para sostener los hábitos de consumo)…
Omisión: Por no dejar que el consumismo domine mi mente y mi corazón. Por no asumir la consumación de la mitología burguesa. Por no profesar las mentiras del consumismo…
Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa, los Indices de Wall Street descienden, las empresas multinacionales anuncian “profit warnings”, los CEOs ven disminuídas sus “stock options”, los Centros Comerciales se vacían, y las tarjetas de crédito se quedan sin usuarios.
Por eso ruego a Santa María Madre “siempre atenta al sentimiento de los Mercados”, a los Angeles “Global Players”, a los Santos Apóstoles del “consumismo”, y a Vosotros Hermanos, felices usuarios de chucherías y afortunados deudores de todo, que intercedáis por mi ante Dios nuestro “Señor de los Grandes Almacenes”. Amén.

Empujando el carrito de la compra


Unos 1.700 millones de personas –más de la cuarta parte de la Humanidad- han entrado a formar parte de la “clase de los consumidores”, adoptando el modelo de alimentación, transporte y forma de vida que fue exclusivo durante el siglo pasado de los países ricos de Europa, Norteamérica y Japón. Sólo en China, 240 millones de personas se han incorporado a las filas de los consumidores, cifra que superará muy pronto al número de consumidores estadounidenses.
“La Situación del Mundo 2004” (Worldwatch Institute annual report) indica que el gasto de los hogares se ha multiplicado por cuatro desde 1960 elevándose a más de 20 billones de dólares en el año 2000. El 12% de la población del mundo que vive en Norteamérica y en Europa Occidental es responsable del 60% de este consumo, mientras que la tercera parte de la población que vive en el Sur de Asia y en Africa Subsahariana representa tan solo el 3,2%. Un tercio de la población mundial no tiene satisfechas sus necesidades básicas, mientras que sólo EEUU “despilfarra” hasta 2 billones de dólares en subproductos no deseados como la contaminación del aire y del agua, la criminalidad o el tiempo perdido en atascos de tránsito.
Casi la mitad de los consumidores mundiales vive en la actualidad en el mundo en desarrollo. Pero esta realidad responde a que en los países pobres se concentra el grueso de la población mundial. Si bien el consumidor medio chino o indio consume mucho menos que un norteamericano o que un europeo, entre China y la India cuentan actualmente con una clase consumidora mayor que la de toda Europa Occidental.
En EEUU hay actualmente más vehículos privados que personas con permiso de conducir. El tamaño medio de los frigoríficos de los hogares estadounidenses se ha incrementado en un 10% entre 1972 y 2001 y también ha aumentado el número de estos aparatos por hogar. En 2002, las viviendas nuevas eran un 38% más grandes que en 1975, a pesar que ha descendido el número de personas que comparten un hogar. Como resultado de estos hábitos de consumo, EEUU produce un 25% de las emisiones de dióxido de carbono, con sólo el 4,5% de la población.
Gasto del consumidor y población por región:

El gasto del consumo privado –cantidad gastada en bienes y servicios a nivel doméstico-, alcanzó 20 billones de dólares en el año 2000, cuadruplicando el gasto registrado para 1960 (4,8 billones de dólares). Parte de esta cuadruplicación en el consumo se debió al crecimiento demográfico, pero la mayoría fue a causa del aumento de prosperidad en muchas partes del mundo.


La eficiencia en la producción durante el siglo XX ha sido el motor de gran parte del boom del consumo.

. Hoy día, los trabajadores industriales modernos producen en una semana, lo que en el siglo XVIII les llevaba a sus contrapartes cuatro años.

. En los EEUU tan sólo 12 horas de trabajo a la semana eran necesarias en el 2000 para producir lo mismo que se producía en 40 horas en 1950.

. En la industria de semiconductores, la eficiencia de la producción ayudó a disminuir el costo por megabite de potencia de computadoras de aproximadamente 20 mil dólares en 1970 a cerca de 2 centavos en el 2001.
El gasto mundial en publicidad alcanzó 446 mil millones de dólares en 2002, casi nueve veces más del gasto en 1950. Más de la mitad fue gastado en los mercados estadounidenses.

Gasto del consumidor y población por región, 2000


Región % Gasto Consumo % Población

Privado Global Global


EEUU y Canadá 31.5 5.2

Europa Occidental 28.7 6.4

Asia Este y Pacífico 21.4 32.9

América Latina y Caribe 6.7 8.5

Europa Oriental y Asia Central 3.3 7.9

Asia del Sur 2.0 22.4

Australia y Nueva Zelanda 1.5 0.4

Medio Oriente y Africa del Norte 1.4 4.1

Africa Subsahariana 1.2 10.9
Gasto anual en accesorios de lujo comparados con el financiamiento necesario para satisfacer algunas necesidades básicas (en dólares)
Inversión en Gasto anual Meta social Gasto adicional anual

producto o económica necesario para la meta


Maquillaje 18 mil millones Cuidado de salud 12 mil millones

reproductiva para

todas las mujeres
Alimento de

mascota en

EEUU y Europa 17 mil millones Eliminación de 19 mil millones

hambre y

desnutrición
Perfumes 15 mil millones Alfabetización 5 mil millones

universal


Cruceros en

océano 14 mil millones Agua potable 10 mil millones

para todos
Helado en

Europa 11 mil millones Vacunación para 1.3 mil millones

cada niño

Los datos del consumo sobre la salud:



. Fumar. Contribuye a alrededor de 5 millones de muertes por año a nivel mundial. En 1999, el gasto médico relacionado con el tabaco y la pérdida en la productividad, le costó a los EEUU más de 150 mil millones, casi 1.5 veces la ganancia de las 5 más grandes multinacionales del tabaco ese mismo año.

. Sobrepeso. En los EEUU, se estima que el 65% de los adultos tienen sobrepeso u obesidad, lo que ocasiona una pérdida anual de 300 mil vidas, y en 1999 causó un gasto de por lo menos 117 mil millones de dólares en asistencia a la salud.

. Sedentarismo. Un estudio de más de 200 mil personas en 448 condados de EEUU encontró que aquéllos que viven en comunidades suburbanas de baja densidad caminan menos tiempo y pesan 6 libras más en promedio que los otros que viven en comunidades con saturación poblacional. Los habitantes de las áreas suburbanas también resultaron ser más fumadores y con una mayor tendencia a la presión alta. Un adulto promedio en los EEUU gasta hoy día 72 minutos diarios tras el volante, la mayoría de las veces solo.

. La presión del tiempo. Está por lo general relacionada con la necesidad de trabajar más horas para sostener los hábitos de consumo, y para subir de grado, acumular o, en otros casos, mantener las pertenencias. En los países industrializados, los norteamericanos están considerados como los más sobrecargados laboralmente, trabajando 350 horas (nueve semanas) más por año, que el europeo promedio.
Mayores disparidades:

Lujos


. En 2002, 1.12 mil millones de domicilios –cerca de tres cuartos de la población mundial- poseían por lo menos un televisor.

. Alrededor de 41 millones de vehículos de pasajeros salían de las cadenas de montaje mundial en 2002, cinco veces más que en 1950. Actualmente, la flota vehicular a nivel global excede 531 millones, la cual aumenta aproximadamente con unos 11 millones de vehículos por año.

. Se estima que actualmente a nivel mundial los consumidores gastan 35 mil millones de dólares al año en botellas de agua.

Necesidades



. En 1999, cerca de 2.8 mil millones de personas –dos de cada cinco seres humanos en el planeta- vivían con menos de 2 dólares al día.

. En el 2000, una de cada cinco personas en los países en desarrollo -1.1 mil millones- no tenia “acceso razonable” al agua potable.

. 2.4 mil millones de personas a nivel mundial –dos de cada cinco- viven sin el saneamiento básico.

. La provisión adecuada de alimentos, agua potable y educación básica para los más pobres podría alcanzarse con menos de lo que la gente gasta anualmente en maquillaje, helados y alimentos para mascotas.

La situación del mundo 2004 (Worldwatch)



De un vistazo


  • Bolsas de plástico. En 2002 se fabricaron entre 4 y 5 billones de bolsas de plástico en todo el mundo, de las que el 80% se consumieron en EEUU y Europa Occidental. La fabricación de bolsas de plástico consume entre un 20 y un 40% menos de energía que las bolsas de papel y genera menos contaminación atmosférica y residuos sólidos, aunque su descomposición es muy tardía. La venta de bolsas de plástico biodegradables supone el 1% y su precio es muy elevado.

  • Nuevas tecnologías. La fabricación de un microchip de 32 megabytes requiere al menos 72 gramos de productos químicos, 700 gramos de gases elementales, 32 kilogramos de agua y 1.200 gramos de combustibles fósiles. El funcionamiento del chip durante una vida media de tres horas diarias durante cuatro años supone un gasto de otros 440 gramos de combustibles fósiles. Para producir un chip de dos gramos se utilizan materiales secundarios que pesan 630 veces lo que el producto final.

  • Higiene personal. Los jabones con propiedades bactericidas, que se han hecho cada vez más populares para el aseo personal, son en realidad productos microbicidas que atacan a los virus además de a las bacterias. En contra de la idea generalizada, los jabones microbicidas no resultan más eficaces en la eliminación de los gérmenes que los normales y su uso debería reservarse para personas enfermas.

  • Agua embotellada. La popularidad del agua embotellada se ha disparado en todo el mundo. Los costes ambientales de la producción de agua embotellada son muy elevados. En el año 2002 se vendieron en EEUU 14.000 millones de botellas de agua, un 90% de las cuales fueron a parar a la basura, a pesar de que la mayoría estaban hechas de plástico PET reciclable.

  • Pollos. Debido a la selección genética de las gallinas y a los fármacos del crecimiento, se ha triplicado la puesta de huevos al año de las gallinas ponedoras. Para que pongan más huevos, se las engaña, iluminando las naves durante las 24 horas del día. Los pollos de engorde viven hacinados en naves iluminadas artificialmente durante 23 horas al día, y consumen pienso especial que contiene antibióticos y promotores del crecimiento. Con frecuencia estos pollos engordan tanto y tan rápidamente que no se tienen en pie. A menudo están cojos, y muchos mueren de infarto porque su corazón no soporta un cuerpo tan desproporcionado.

  • Chocolate. Antes de disfrutar del sabor del chocolate, el consumidor debería buscar una etiqueta que le garantice tres cuestiones: primero, el contenido de cacao. Cuanto mayor sea el porcentaje de cacao, mayor será su calidad y mayores los ingresos para el agricultor. A continuación, un sello de comercio justo que garantice una producción responsable desde el punto de vista social. Por último, buscar marcas que garanticen su cultivo ecológico.

  • Langostinos. La industria del langostino es una de las más lucrativas del mundo. En 2001, 4.2 millones de toneladas de langostinos inundaron los mercados mundiales. Entre EEUU y Japón importaron en 2002 langostinos por valor de 7.000 millones de dólares. Sin embargo se trata también de una de las industrias más destructivas. Aproximadamente las tres cuartas partes del langostino que se vende en los mercados procede de poblaciones silvestres, capturadas por pesqueros que arrastran enormes redes cónicas, produciendo un barrido del fondo marítimo que destruye el hábitat y captura todo lo que encuentra a su paso.

  • Refrescos con burbujas. En el año 2002 se bebieron en el mundo 185.000 millones de litros de refrescos con burbujas. Para producir 300.000 litros, se necesitan hasta 1.5 millones de litros de agua, volumen que abastecería con agua potable a 20.000 personas. La mayoría de bebidas con burbujas se envasan en latas que casi siempre van a la basura. Sólo si en EEUU se hubiesen reciclado los 32.000 millones de latas de refrescos desechadas en 2002, se hubieran ahorrado 435.000 toneladas de aluminio, cantidad suficiente para reconstruir una vez y media la flota aérea comercial mundial.

  • Teléfonos móviles. En 1992, menos del 1% de la población mundial tenía teléfono móvil. Diez años después, la cifra aumentó hasta el 18%, es decir había 1.140 millones de personas con teléfono móvil. Como los móviles se usan mayoritariamente para hablar, este teléfono acerca las radiaciones que emite sobre la cabeza más que ningún otro aparato electrónico. además, son productos con una vida muy corta, elaborados con materiales altamente tóxicos de difícil reciclaje.

  • Papel. Un 93% del papel que utilizamos hoy día procede de los árboles, y la producción de papel absorbe aproximadamente la quinta parte de la madera extraída en el mundo. El 55% de la materia prima proviene de la tala de árboles. Mientras que la fabricación de papel a partir de la madera es un largo proceso que consume gran cantidad de recursos, el reciclado de papel usado genera un 74% menos de contaminación y un 35% menos de contaminación de las aguas.

  • Algodón. El algodón es una de las fibras que más se vende en el mundo y cada año se cosechan más de 19 millones de toneladas. Sin embargo, su cultivo es un auténtico castigo ambiental. El volumen de pesticidas utilizados al año en los cultivos de algodón de todo el mundo asciende a unos 2.600 millones de dólares. La OMS ha calificado a algunos de estos pesticidas de “extremadamente peligrosos”. Estos productos han ocasionado enfermedades e incluso la muerte entre los trabajadores del algodón.

La sociedad de consumo


El cambio tecnológico nos permite producir más de lo que demandamos y ofertar más de lo que necesitamos. El consumo y el crecimiento económico sin fin es el paradigma de la nueva religión, donde el aumento del consumo es una forma de vida necesaria para mantener la actividad económica y el empleo.

El consumo de bienes y servicios, por supuesto, es imprescindible para satisfacer las necesidades humanas, pero cuando se supera cierto umbral, que se sitúa en torno a los 7.000 euros anuales por persona, se transforma en consumismo, dice José Santamarta, Director de World Watch...


1.700 millones de consumidores, 2.800 millones de pobres:

En el mundo la sociedad de consumo la integran 1.728 millones de personas, el 28% de la población mundial: 242 millones viven en EEUU (el 84% de su población), 349 millones en Europa Occidental (el 89% de su población), 120 millones en Japón (95%), 240 millones en China (apenas el 19% de su población), 122 millones en India (12%), 61 millones en Rusia (43%), 58 millones en Brasil (33%) y sólo 34 millones en Africa Subsahariana (el 5% de su población). En total en los países industrializados viven 816 millones de consumidores (el 80% de su población) y 912 millones en los países en desarrollo (sólo el 17% de la población del Tercer Mundo).


Mientras los 1.700 millones de consumidores gastan diariamente más de 20 euros, hay 2.800 millones de personas que tienen que vivir con menos de 2 euros diarios (lo mínimo para satisfacer las necesidades más básicas) y 1.200 millones de personas viven con menos de 1 euro diario en la extrema pobreza. Mientras el estadounidense medio consume cada año 331 kilos de papel, en India usan 4 kilos y en gran parte de Africa menos de 1 kilo. El 15% de la población de los países industrializados consume el 61% del aluminio, el 60% del plomo, el 59% del cobre y el 49% del acero. Cifras similares podrían repetirse para todo tipo de bienes y servicios.
Consumismo y pobreza conviven en un mundo desigual, en el que no hay voluntad política para frenar el consumismo de unos y elevar el nivel de vida de quienes más lo necesitan. La clase de los consumidores comparte un modo de vida y una cultura cada vez más uniforme, donde los grandes supermercados y centros comerciales son las nuevas catedrales de la modernidad, señala José Santamaría.
Si los hábitos de consumo de los 1.700 millones de consumidores se extendiesen a toda la población mundial (6.300 millones de personas), la situación sería completamente insostenible, a causa del consumo de agua, energía, madera, minerales, suelo y otros recursos, y la pérdida de biodiversidad, la contaminación, la deforestación y el cambio climático.
Entre 1950 y 2002 el consumo de agua se ha triplicado, el de combustibles fósiles se ha quintuplicado, el de carne creció un 550%, las emisiones de dióxido de carbono han aumentado un 400%, el PIB mundial aumentó un 716%, el comercio mundial creció un 1.568%, el gasto mundial en publicidad creció un 965%, el número de turistas que salieron de sus fronteras creció un 2.860%, el número de automóviles pasó de 53 millones en 1950 a 565 millones en 2002 y el consumo de papel creció un 423% entre 1961 y 2002. Las importantes ganancias en eficiencia se ven rápidamente absorbidas por el aumento del consumo. Las viviendas son cada vez mayores y los automóviles cada vez más potentes.
Pero la solución no puede ser un nuevo apartheid, que limite el consumo a esa minoría del 28% de la población mundial.
Cuánto consumo es necesario?

El consumo a partir de cierto umbral (13.000 euros anuales por persona, según las encuestas), no da la felicidad. El consumidor trabaja demasiadas horas para pagar el consumo compulsivo, y el poco ocio lo pasa en el automóvil (el estadounidense emplea 72 minutos diarios detrás del volante) o delante del televisor (mas de 240 minutos diarios de promedio en las sociedades actuales). Cada vez se ve más atrapado en una espiral de consumo, endeudamiento para consumir y trabajar para pagar un endeudamiento mayor. El consumo se hace a costa de hipotecar el futuro.

Entre el bestiario y la risoterapia

(Caras y Caretas)


A continuación les presentaré algunas noticias “de cercanías” y ustedes juzgarán, si no manda una sociedad en extremo epidérmica, o si la miopía se encierra en la inmediatez.
Acerca del bestiario… (Caras…)
(El Mundo – 2/3/2000): “El número de obesos en el mundo supera al de desnutridos por primera vez en la Historia”

“La epidemia global de malnutrición que amenaza al mundo ha conseguido que, por primera vez, los 1.200 millones de personas que pasan hambre sean superados por el número de personas con sobrepeso, según un informe del Instituto World Watch presentado en Washington…

Según las estadísticas utilizadas por los autores del informe (Gary Gardner y Brian Halweil), el problema del sobrepeso está localizado en los países desarrollados. En EEUU, por ejemplo, más del 55% de la población padece sobrepeso y casi un tercio obesidad, que es un grado mayor en la acumulación de grasa en el organismo. En los niños el sobrepeso afecta también a uno de cada cinco y está creciendo rápidamente”…
(Elmundo.es – 15/01/01): “Worldwatch advierte sobre el declive ecológico del planeta”

“La degradación del medio ambiente ha alcanzado en la actualidad “una encrucijada peligrosa” que es urgente revertir mediante decisiones históricas. Esa es la advertencia que ha lanzado al planeta el Worldwatch Institute.

En su informe “Estado del mundo 2001”, la entidad privada de investigaciones sobre el medio ambiente insta a todos los gobiernos a evitar que millones de habitantes de todos los continentes, especialmente los sectores pobres, se vean gravemente afectados por el “acelerado declive ecológico” en un futuro cercano.

El instituto denuncia que pese a la reducción de la pobreza en muchas naciones en el último decenio, 1.200 millones de personas todavía no tienen acceso al agua potable y “decenas de millones no respiran aire puro”. Además, subraya que los pobres en países como México y Filipinas son empujados a destruir los bosques y los arrecifes de coral, en un esfuerzo por mejorar su nivel de vida”…


(Lavanguardia.es – 22/10/03): “La trampa del doble sueldo”

“Más gastos y nuevos riesgos cuestionan que las familias vivan mejor ahora pese a ganar más.

Muchas familias españolas viven ahora con el sueldo de los dos tras la entrada generalizada de las mujeres al mercado de trabajo desde comienzos de los noventa. Pero este hecho –que significa más empleo y riqueza- ha ido acompañado de una precarización laboral y ha ayudado incluso a la creación de una burbuja inmobiliaria.

Que la familia media actual dispone de un mayor poder adquisitivo y nivel de vida que la correspondiente a la generación de sus padres es un hecho incuestionable, según los economistas. Pero, para lograrlo, la mayoría de parejas ha tenido que optar por trabajar los dos, cayendo en lo que empieza a denominarse la “trampa de los dos sueldos”, una realidad que, según los sociólogos, cuestiona que la calidad de vida actual sea superior a la de la generación anterior o, como mínimo, arroja unos preocupantes puntos negros sobre la situación de los hogares y sus riesgos financieros…

La gente necesita ahora dos salarios para permitirse consumos que antes se consideraban un lujo, como vacaciones, coches, una segunda residencia…A más ingresos, más se consume, porque el referente no es como vivian nuestros padres, sino como vive nuestro vecino…

Que se ha producido una mejora cuantitativa, material, no hay duda, pero en términos de mejora social y moral, hay muchas grietas…Desde un punto de vista cualitativo, ahora padecemos mayor estrés social, y la incorporación de la mujer al mundo laboral tiene efectos directos sobre la transmisión de valores –hasta ahora era la madre quien inculcaba valores a los hijos y ya no está para hacerlo-; sobre la estructura familiar –las familias ya no pueden hacerse cargo de las personas mayores-; y afecta al Estado de bienestar…cualitativamente estamos peor, al menos en el terreno laboral; el mundo laboral actual es más complicado, tiene más temporalidad, más inestabilidad, y más dificultades para conciliar la vida familiar, lo que se traduce en mayor siniestralidad y más enfermedades psicosociales.

Pero la consecuencia más grave de “la sociedad de los dos sueldos” que apuntan los expertos consultados es la reducción de la natalidad. El derecho a tener los hijos que uno quiera está limitado. El exceso de incertidumbre y los contratos temporales hace que los jóvenes se vuelquen en trabajar y tengan menos hijos. Ahora hay una mejora de la renta por hogar, del número de ocupados por hogar, pero se están viendo limitadas decisiones como la de tener hijos, que afecta directamente a la riqueza futura del país y al bienestar de los hogares”…
(Lavanguardia.es – 22/10/03): “Somos más felices por tener un PIB mayor?”

“Al perseguir con tanto afán mas prosperidad hemos empeorado nuestro nivel de bienestar.

Hay relación entre el producto interior bruto (PIB) y la felicidad? El gran crecimiento en el PIB por habitante de los últimos años nos ha hecho más felices? Muchos estudios recientes sugieren que para ser felices hay que reorientar la política económica. Siempre se ha sabido, en el fondo, que el dinero no traía la felicidad. Sin embargo, los economistas están recogiendo datos en los últimos años que demuestran que los proverbios tienen una base empírica…

En EEUU, por ejemplo, el porcentaje de la población que se considera “muy feliz”, según encuestas, no tiene correlación con el incremento del PIB por habitante. Desde 1946 a 1956, por ejemplo, el porcentaje de norteamericanos “muy felices” subió de manera bastante estable, pero a partir de 1956 empezó a disminuir, a pesar de los incrementos constantes de prosperidad económica. Aunque ha vuelto a subir en algunos años determinados, la tendencia general ha sido a la baja, desde alrededor de un 42% en 1956 a un 30% a finales de los 1990. Durante ese mismo período, el PIB por habitante ha subido de manera espectacular.

Encuestas en otros países desarrollados han demostrado la misma falta de correlación entre PIB por habitante y felicidad. En Japón, donde también hay encuestas sobre felicidad desde los años 1950, la proporción de japoneses muy felices no ha subido durante un período cuando el PIB por habitante se multiplicó por seis. Y en Europa, donde estas encuestas existen sólo desde los años 70, la felicidad tampoco se ha visto incrementada a pesar del “progreso” económico observado durante ese período.

Si en vez de examinar la evolución histórica nacional se comparan distintos países en el mismo año, hay una relación que salta a la vista: la felicidad sube a la par con la renta por habitante hasta que alcanza un PIB por habitante de aproximadamente 15.000 dólares por año. A partir de ese nivel, la correlación entre incrementos de renta e incrementos de felicidad desaparece. Los países más ricos –EEUU, Suiza, Noruega, Dinamarca y Alemania- demostraban niveles de felicidad comparables a los de Nueva Zelanda e Irlanda a finales de los 90, aunque estos últimos tenían una renta por habitante bastante menor…

Hay otros indicadores además de esta encuesta que apuntan a que la prosperidad no ha traído bienestar. La incidencia de depresión ha aumentado a la par con la renta per cápita en EEUU, y en algunos países también lo han hecho el suicidio y el alcoholismo. La delincuencia y la inseguridad han aumentado desde 1950 en todos los países industrializados. El divorcio tiene una correlación positiva con el bienestar material económico. La calidad del medio ambiente se ha degradado en todos los países con el desarrollo, y problemas como la obesidad se han disparado en los países más ricos a pesar de los incrementos significativos que se han conseguido en el nivel general de salud de la población.

Una institución de EEUU ha intentado cuantificar varios aspectos de bienestar en la vida de ese país e incorporarlos a un indicador de progreso auténtico (el Genuine Progress Indicador, o GPI). Este indicador suma al dato oficial del PIB una estimación del valor del trabajo no remunerado en el hogar y en organizaciones voluntarias, e incrementos en el tiempo libre; y resta el coste estimado del divorcio, la delincuencia y los daños al medio ambiente, entre otros. Según este indicador, EEUU alcanzó su nivel de progreso “máximo” a finales de los 60, cuando el PIB por habitante rondaba los 26.000 dólares. Desde entonces, el GPI o ha permanecido estable o incluso ha disminuído, a pesar de casi duplicarse el PIB por habitante desde entonces.

Todas estas observaciones nos llevan a una conclusión. Nuestro énfasis casi exclusivo en incrementos continuos en el PIB como indicador primordial del éxito económico de un país está muy equivocado. Parece bastante probable que, al perseguir con tanto afán mayor prosperidad, hemos incluso empeorado nuestro nivel de bienestar. Si añadimos a esto el hecho de que el crecimiento continuo no puede ser sostenible para el medio ambiente, quizás ha llegado el momento de replantear el enfoque de la política económica”.
(Lavanguardia.es – 31/10/03): “Los estímulos de Bush al consumo disparan el PIB de EEUU al 7,2%”

“Los expertos dudan que ese ritmo de crecimiento sea sostenible. Los recortes y las devoluciones de impuestos y la renovación de hipotecas a bajos tipos de interés han elevado en los últimos meses la capacidad de consumo de los estadounidenses hasta límites no conocidos desde hace años…

En total, los recortes y devoluciones de impuestos aplicados en los últimos meses equivalían a 100.000 millones de dólares en el trimestre, que anualizados ascienden a 400.000, seguramente una aportación sustanciosa al incremento del 6,6% del consumo, lo que eleva su aportación casi al 70% de los 11 billones de dólares en el PIB estadounidense. Se espera que el déficit público alcance el medio billón de dólares este año.

A la vez, la gran fiesta de la refinanciación de las hipotecas en EEUU –que coincidió con un período en el que este tipo de créditos se han abaratado de forma inaudita- alcanzó el clímax en primavera…de ese modo, el consumidor estadounidense ha venido superándose en su capacidad de compra desde 1992”…


(Lavanguardia.es – 9/12/03): “La baja tasa de ahorro amenaza la recuperación en EEUU”

“Actualmente, sólo representa el 3%, ni la mitad de su media histórica. El elevado consumo americano no ha está impulsado por los ingresos de los trabajadores, sino por la bajada de impuestos y la reducción del coste de las hipotecas. Estos factores van a agotarse. Y el empleo, como se ha visto esta semana, no crece lo suficiente para sustituir esos estímulos monetarios y fiscales.

“Mujer aplastada en una estampida en Wal Mart”, tituló el diario “New Cork Post” el pasado sábado tras el llamado viernes negro, el primer día de las rebajas de la temporada prenavideña. “Patricia Van Lester, de 41 años, fue empujada al suelo por una multitud hambrienta de chollos”, dijo el diario. “La aplastaron como una manada de elefantes”, según su hermana.

Es una imagen hecha a la medida de la economía estadounidense de los últimos años. La primera recesión del siglo XXI apenas ha afectado al consumidor. Pese al raquítico comportamiento del empleo –que volvió a decepcionar en noviembre-, las compras de bienes duraderos –automóviles 4x4, televisores de pantalla plana, váteres “really clean” con chorro de agua y secador- subieron un 25% en los dos primeros trimestres del 2003.

La otra cara del consumidor frenético es un ahorro que se sitúa en el 3% de la renta, ni la mitad de su media histórica. Normalmente, los períodos de recesión y bajo crecimiento en el ciclo económico crean las condiciones para el ajuste –austeridad y apretón de cinturones- que devuelve el ahorro a su tendencia. Esta vez, no…

Dicho de otro modo, la economía norteamericana “no está impulsada por los ingresos, sino por los activos financieros”, dijo Steven Roach, de Morgan Stanley…Antes del pinchazo de la bolsa en el 2000, los activos que generaban plusvalías convertibles en todoterrenos y máquinas lavaplatos eran las acciones bursátiles. Ultimamente han sido los precios de la vivienda”…


(Elmundo.es – 9/01/04): “Worldwatch dice en un informe que harían falta tres planetas para saciar el consumismo global”

“El apetito consumidor que existe en el mundo no sólo ha perjudicado por igual la vida de ricos y pobres, sino que mantiene un ritmo insostenible, según el “Informe sobre el estado del mundo en 2004” publicado por el Instituto Worldwatch.

De hecho, el autor del capítulo “Cuánto es suficiente?”, Alan Durning, asegura que haría falta un planeta tres veces mayor que la Tierra para saciar la sed consumista global si el modelo occidental se replicara.

El consumismo, que se ha extendido por el mundo debido a la creación de mayor riqueza y la globalización, acarrea graves consecuencias para los ricos y no contribuye a resolver los problemas de los sectores más indigentes”…


(BBCMundo.com – 9/01/04): “Consumismo no significa felicidad”

“Los mayores índices de obesidad y deuda personal, la escasez crónica de tiempo y la degradación ambiental son síntomas de un consumo excesivo que reduce la calidad de vida de muchas personas…

El Instituto Worldwatch dice que el creciente consumo en el mundo industrializado y en los países en vías de desarrollo ha ejercido presiones sin precedentes en los recursos del planeta…

El apetito consumidor sin precedentes destruye los sistemas naturales de los que todos dependemos y hace aún más difícil que los pobres satisfagan sus necesidades básicas, sostiene Christopher Flavin, director del Instituto.

Los bosques, tierras agrícolas, selvas y territorios vírgenes disminuyen para dar espacio a la gente, casas, centros comerciales y fábricas, señala.

El director del centro de estudios, dijo que el consumo no es intrínsecamente negativo. El aumento del consumo ha ayudado a satisfacer necesidades básicas y a crear empleos, explicó. Pero, en este siglo, el apetito consumidor sin precedentes destruye los sistemas naturales de los que todos dependemos y hace aún más difícil que los pobres satisfagan sus necesidades básicas, añadió.

Según el Instituto Worldwatch, el país con más altos niveles de consumo es EEUU, donde hay más automóviles que personas con permiso para conducirlos.

Pero no por eso los estadounidenses son más felices. Cuando se les preguntó, sólo un tercio de ellos dijo ser “muy feliz”.

Esa cifra es prácticamente la misma de quienes se creían muy felices en 1957, cuando los niveles de riqueza en el país representaban la mitad de los actuales”…
(Lavanguardia.es – 11/01/04): “2004: EEUU vuelve a la carga”

“La economía estadounidense retorna sobre los raíles del crecimiento gracias a la recuperación de la inversión empresarial. El problema reside en el empleo, que se va en buena parte fuera de EEUU, dado que las grandes compañías quieren explotar todas las posibilidades de externalización. Ahí falta una pata de banco…

En varios sectores hay indicios del anhelado “relevo” –inversión sustituye a consumo- de la locomotora económica. “Soy muy optimista…las condiciones son muchísimo mejores que a principios de 2003. El consumo por si solo no garantiza un crecimiento sostenido, sino arranques efímeros, pero ahora la inversión y las exportaciones aportarán mucho más”, dice Kathleen Stephansen de Credit Suisse First Boston.

Tras años flacos en los que el consumidor –agarrado a sus dos activos más queridos, la casa unifamiliar y el todoterreno- ha mantenido las señales vitales de la economía estadounidense, el gasto de capital es lo que empieza a tirar de la economía…

La cuestión ahora es si el consumidor puede ajustar su propio balance sin la recuperación empresarial. La tasa de ahorro continúa por debajo del 50% de su media y la deuda del consumidor –desde la hipotecaria hasta las tarjetas de crédito- se mantiene en el 140% de la renta, un máximo histórico. Los bajos tipos de interés y las subidas de los precios de la vivienda han facilitado esta enorme deuda en los últimos años.

Pero los tipos no pueden bajar más…Y una sincronización perfecta del relevo es mucho pedir incluso a Alan Greenspan. Si se pasa el balón a las empresas y estas crean empleo, el consumo puede reanudarse ya alimentado por los salarios y no por el endeudamiento, pero normalmente las economías no funcionan como un ballet ni como una carrera de relevos.

Desde luego, no hay muchos indicios de que las empresas vayan a apostar por el empleo “made in USA” como hicieron en la segunda mitad de los noventa, cuando se crearon ocho millones de empleos…Todo indica que el proceso de externalizar y exportar mano de obra fuera de EEUU ya no sólo ocurre en el sector manufacturero, sino en los servicios también”…
(Lavanguardia.es – 3/05/04): “La burbuja inmobiliaria vuelve a Manhattan”

“El precio del apartamento medio en Manhattan acaba de alcanzar el record histórico de un millón de dólares tras una fuerte recuperación de los pisos de alto standing. El precio medio subió un 28% en el primer trimestre del 2004 frente al mismo periodo del año pasado…

Los consumidores aprovechan el descenso de los tipos para hipotecarse por encima de sus posibilidades…El endeudamiento hipotecario en todo EEUU se disparó hasta los 750.000 millones de dólares…A lo largo del boom y la recesión, el precio de la vivienda ha venido subiendo de forma continua desde hace ocho años, nada menos que 40 puntos por encima de la inflación…

Pero, ante un inminente cambio del ciclo de tipos, el futuro puede resultar bastante menos alegre para los propietarios de lo que parece.

Algunos economistas hablan de una burbuja de viviendas en grandes ciudades como Nueva York o Los Angeles. Y no sólo en EEUU. Dado el fuerte aumento del endeudamiento en relación con la renta en el Reino Unido, Australia, Irlanda, España y EEUU, los hipotecados son muy vulnerables ante una subida de tipos, advierte el FMI…

Según dice Dean Baker, del Center for Economic Policy Research de Washington, uno de los economistas que más insistentemente ha advertido sobre el peligro de una burbuja, hay una relación “espeluznante” en la cual la deuda hipotecaria se sitúa en un máximo histórico en relación con el valor total de los activos de las familias de EEUU. Pero estos activos pueden estar sobrevalorados en un 20% o un 30% por la propia burbuja”…


(Lavanguardia.es – 16/05/04): “Los economistas temen una repetición de 1994”

“La Reserva Federal dio entonces por terminado el crecimiento débil y dobló –del 3% al 6%- sus tipos…Pero, aunque la Fed no frene con la agresividad de hace diez años, la economía estadounidense tiene un problema añadido en 2004: la deuda.

La deuda pública, ya se sabe, ha crecido como la espuma en los últimos cuatro años con la reaparición de los déficit fiscales. A la vez el endeudamiento privado se sitúa en su nivel máximo desde los años treinta. La deuda total de los consumidores se situó al final de 2003 en el 113% de la renta disponible, un máximo histórico, frente al 97% en 2000…

Deuda: una víbora a punto de atacar

Lo más preocupante de la coyuntura actual –asegura William Greider, autor de “Los secretos del Templo”- es el endeudamiento exterior que arrastran los EEUU…El déficit exterior se sitúa próximo al medio billón de dólares, cinco veces más que en 1984. “Desde que EEUU se convirtió en una nación endeudada hace 15 años ha acumulado 3 billones de obligaciones en el exterior y si se mantiene el ritmo actual la carga de la deuda se duplicará en siete años”, dice Greider. Es “una víbora a punto de atacar”, explica”.
(Lagacetadelosnegocios.com – 24/05/04): “Las familias se quedan sin margen ante una posible subida de tipos”

“El Banco de España alerta que los hogares sólo ahorran un 1% de su renta.

Las cajas de caudales de las familias españolas comienzan a llenarse de telarañas después de cinco años sin recibir ingreso alguno. La expansión del consumo, el desmesurado proceso de inversión en activos inmobiliarios y la cada vez más importante materialización del ahorro restante en activos financieros han reducido hasta casi hacerlas desaparecer, las reservas financieras domésticas de los hogares, que en el último lustro apenas si se han alimentado con el 1% de la renta disponible en el núcleo familiar…

Cabe pensar que si se produjeran subidas en los tipos de interés, un número no desdeñable de familias, que tienen limitaciones para reducir sus tenencias de activos o recurrir a nuevos créditos, pueden verse abocadas a tener que ajustar sus consumos más allá de lo explicable para hacer frente a sus compromisos financieros…

El líquido disponible en los bolsillos de las familias se ha desplomado desde el 8% de su renta disponible en 1996 al entorno del 2% el año pasado…

El ratio de endeudamiento sobre el total de la renta disponible de las familias españolas se sitúa en el 90%, cuando hace apenas una década ese indicador se movía en el 45%...

A principios de los noventa la proporción de activos en relación con el PIB del conjunto del sector privado –familias más sociedades no financieras- era levemente superior al 200%, ahora se sitúa en el 350%...

En este contexto, según el Banco de España, la capacidad de respuesta de las familias va a depender en buena medida de la liquidez de los instrumentos en que hayan materializado su ahorro”.


(Elmundo.es – 5/06/04): “The Economist coloca a España entre los siete países con mayor burbuja inmobiliaria del mundo”

“La revista “The Economist” considera que en siete países desarrollados –España, Reino Unido, Holanda, Australia, Irlanda, Nueva Zelanda y EEUU-, se ha generado una burbuja inmobiliaria que acabara sufriendo una corrección mediante una caída de los precios de la vivienda.

The Economist, calcula que la burbuja del mercado inmobiliario deja margen para una caída del precio de los pisos del 30% en España, del 25% en Gran Bretaña y Holanda, del 20% en Australia e Irlanda, del 15% en Nueva Zelanda y del 10% en EEUU…

Según los datos de “The Economist” para 16 países desarrollados, la burbuja inmobiliaria no ha dejado de inflarse en la ultima década, período en que los precios de las viviendas crecieron más que el IPC de todos los países ricos, salvo Japón y Alemania.

En concreto, entre 1997 y 2004, Irlanda registró el mayor encarecimiento, de un 174%, seguida de España, con un 121%. A continuación se situaron Gran Bretaña (116%), Australia (113%), Holanda (75%), Suecia (67%), Francia (59%), Bélgica (54%), Italia (54%), EEUU (53%), Nueva Zelanda (47%), Dinamarca (41%), Canadá (30%) y Suiza (11%). En Japón los precios cayeron un 22% y en Alemania un 3%.

“The Economist” completa sus análisis con un editorial dedicado al riesgo económico que supone el estallido de la burbuja inmobiliaria en los países desarrollados y asegura que, de producirse, provocaría una caída del consumo más dañina que la actual carestía del petróleo”…


(Lavanguardia.es – 1/07/04): “La Reserva Federal sube un cuarto de punto el precio del dinero en EEUU”

“La Reserva Federal puso fin a cuatro años de descensos de los tipos con una subida de un cuarto de punto. Con esta decisión, el tipo de interés de referencia en EEUU se sitúa en el 1,25%. La Fed intentó tranquilizar a mercados y propietarios de viviendas anunciando un proceso de “subidas moderadas”…

Sin embargo, en una sociedad definida por el economista Bob Manning como Credit Card America, en la que las familias acumulan deudas de 9 billones de dólares, más del 114% de su renta, el punto de inflexión de los tipos es un acontecimiento de enorme relevancia. “La gente se ha enganchado a tarjetas de crédito al 0% y muchos van a pasar apuros”, dijo Silvia Allegretto, del Economic Policy Institute”.
(Lavanguardia.es – 22/07/04): “Sobreendeudados”

“Se les denomina familias “dinki” acrónimo de double income no kids: parejas normalmente jóvenes, sin descendencia y con dos sueldos. En tales circunstancias hipotecan, nunca mejor dicho, su futuro, comprando vivienda, mobiliario y automóvil. El paro, fruto de su precariedad laboral, la llegada quizás inesperada de hijos, una enfermedad o cualquier otro de los avatares de la vida conllevan un notable y repentino desequilibrio entre los ingresos y los gastos y la pareja no puede hacer frente a los pagos comprometidos. Es un ejemplo paradigmático de consumidor sobreendeudado. Esta situación puede ser habitual en muchas familias españolas, cuyo nivel medio de endeudamiento, según los expertos, alcanza ya el 90% de su renta bruta disponible”…


(Clarín.com – 28/07/04): “Por el sedentarismo y la comida “chatarra”, la obesidad crece también en América Latina”

“La continua emigración del campo a la ciudad, el sedentarismo y la baja calidad de algunos alimentos, impulsan una tendencia alarmante en muchos países de la región. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advierte sobre la necesidad de tomar conciencia de un fenómeno global…

“Hay países latinoamericanos que tienen al 25, incluso al 30 por ciento de la población con obesidad, y los números para sobrepeso son todavía más alarmantes”, dijo el director adjunto de la OPS, Joxel García…

Los estudios también revelan que la obesidad afecta a todas las clases sociales, incluyendo a los más pobres. Esto se explica porque los alimentos con más grasas y más calorías, y de menor calidad desde el punto de vista nutritivo, (conocida como comida “chatarra”) es la que es más accesible, porque es la más barata, dijo García”…


(BBCMundo.com – 29/07/04): “Un aumento de felicidad”

“Un aumento de salario o una jugosa bonificación no es necesariamente el camino de la felicidad, afirma un estudio realizado por investigadores de dos universidades.

La investigación llevada a cabo por Ada Ferrer-i-Carbonell de la Universidad de Amsterdam y Paul Frijters de la Universidad Nacional de Australia demuestra que para alcanzar la felicidad, el aumento debería ser de un 800.000%.

El estudio, que entrevistó a unas 7.500 personas ya entrevistadas en 1990, revela que la riqueza tiene poco efecto en la felicidad.

La investigación reveló además que la gente con personalidad feliz tiene más oportunidades para ser rica…

El estudio de Ferrer-i-Carbonell y Frijters contradice a otro realizado en 2002, en el que un grupo de investigadores de la Universidad de Warwick, Inglaterra, sugiere que recibir un premio de alrededor de US$ 1.500.000 es suficiente para cambiar la visión que tiene una persona del mundo.

Ambas investigaciones coinciden en que un matrimonio sólido y una buena salud contribuyen más a la felicidad que el dinero mismo”.

Acerca de la risoterapia… (Caretas…)


(ABC.es – 3/03/04): “Coca-Cola comercializa en Gran Bretaña agua embotellada sacada del grifo”

“Si la fórmula con la que se hace la Coca-Cola sigue tan secreta como siempre, la de “Dasani” –la marca con que la compañía norteamericana comercializa botellas de agua- es bien transparente: simple agua del grifo procedente del Támesis. Para su distribución en el Reino Unido, Coca-Cola embotella el agua que suministra el mismo proveedor que tienen los hogares londinenses, Thames Water, pero mientras estos pagan 0,03 peniques por medio litro, esa misma cantidad puede valer 95 peniques (1,3 euros) con la marca “Dasani”.

“Aplicamos los mejores procesos de purificación, de forma que al final en la botella no hay nada que nos recuerde al agua del grifo”, aseguró ayer un portavoz de Coca-Cola. Por su parte, representantes de Coca-Cola España añadieron a ABC que no entienden muy bien el origen del problema. “Hay marcas que hacen lo mismo, y en España, y no pasa nada. Las grandes compañías, como la nuestra, nos movemos siempre dentro del marco legal vigente”…

Con “Dasani”, Coca-Cola espera hacerse con parte del mercado británico, que consume 2.000 millones de litros al año de agua embotellada y supuso en 2003 una facturación de 1.200 millones de libras (1.714 millones de Euros), un 18 por ciento más que el año anterior”.


(BBCMundo.com – 11/03/04): “EEUU: aprueban ley hamburguesa”

“La Cámara de Representantes de EEUU aprobó por aplastante mayoría un proyecto de ley que prohíbe entablar demandas contra la industria de alimentos por causar obesidad en la gente.

Conocida como la “ley Hamburguesa”, la iniciativa busca impedir querellas legales “frívolas” contra productores y distribuidores de comida y bebidas no alcohólicas.

Sus partidarios señalan que los consumidores deben darse cuenta que no pueden responsabilizar a otros por las consecuencias de sus actos…

Sin embargo, los críticos del proyecto sostienen que, a partir de ahora, la industria de alimentos no tendrá que preocuparse por la salud pública.

La primera demanda contra una cadena de comida rápida fue entablada por un ciudadano de Nueva York que argüía que su obesidad y diabetes fue consecuencia de sus frecuentes visitas a McDonald’s.

El proyecto de ley se aprobó en la Cámara de Representantes un día después de la publicación de un nuevo estudio en el que se señala que la obesidad está a punto de superar al consumo de tabaco como principal causa de muertes prevenibles en EEUU.

El informe encontró que la mala dieta y la falta de ejercicio provocaron 400.000 muertes en EEUU en 2000, un aumento del 33% desde 1990.

Según el estudio dos terceras partes de los adultos estadounidenses y nueve millones de niños tienen sobrepeso o están obesos”…
(CNNenEspañol.com – 10/04/04): “McDonald’s venderá hamburguesas sin pan en EEUU, dice un diario”

“La decisión de McDonald’s de vender hamburguesas sin pan es la más reciente iniciativa tomada por una cadena de comida rápida para vender variantes de sus productos bajos en carbohidratos.

Aunque algunos restaurantes de McDonald’s llevan vendiendo desde hace varios meses sandwiches envueltos en lechuga en vez de pan y hamburguesas sin panecillos, la cadena ha decidido ofrecer la opción baja en carbohidratos en todo EEUU, dijo el diario Wall Street Journal”…
(BBCMundo.com – 21/05/04): “OMS propone dieta global”

“Todos los 192 países que forman parte de la Organización Mundial de la Salud habrían acordado tentativamente una política sin precedentes para combatir la obesidad en todo el mundo mediante una nueva dieta global.

La nueva dieta global, que será completamente voluntaria, consiste en reducir el azúcar, la grasa y la sal de los alimentos procesados que más consume la población.

El programa alimenticio prevé la implementación de subsidios para la venta de frutas y vegetales en las cantinas escolares, y una mejor información nutricional para los productos alimenticios.

Además, el organismo sugiere una serie de controles sobre la publicidad de comida rápida especialmente la que va dirigida a niños.

La campaña también promoverá la realización de ejercicio físico para reducir la obesidad, motivando a las personas a caminar o utilizar la bicicleta, e incluso con el desarrollo de video juegos donde se requiere el uso de bicicletas.

La OMS estima que casi una de cada seis personas en el mundo tiene sobrepeso, unos 1.000 millones de habitantes, y que muchas otras tienen problemas cardíacos y de diabetes debido a la mala alimentación”…
(BBCMundo.com – 26/05/04): “Cumbre europea sobre obesidad”

“Cientos de expertos en problemas de obesidad se reúnen en Praga para una cumbre de cuatro días que tiene como objeto discutir por qué hay ahora más europeos con sobrepeso.

Los delegados también discutirán los inconvenientes que este problema de salud pública está generando en los servicios médicos.

Se cree que la obesidad causa 70.000 nuevos casos de cáncer en Europa cada año y además incrementa los riesgos de enfermedades del corazón y diabetes.

La conferencia prestará particular atención a la obesidad infantil.

Gran Bretaña, Hungría, Rumania, Grecia y Albania tienen la más alta tasa de obesos adultos y esto comienza a ser un problema para los servicios de salud”…


(BBCMundo.com – 27/05/04): “Cuando el petróleo se acabe”

“Como la muerte, nadie sabe cuando ocurrirá, pero de lo que sí podemos estar seguros es que ocurrirá: un día tendremos que vivir sin petróleo.

Lo más probable es que a aquellos que ronden los cuarenta años les toque vivirlo. Y desde mucho antes de que ocurra, tendremos que aprender a utilizar otras fuentes de energía. Y de las decisiones que tomemos en los próximos años dependerá que nuestros hijos nos agradezcan o maldigan por las opciones energéticas que les dejemos…

En la actualidad se producen unos 75 millones de barriles por día. Algunos analistas conservadores (léase pesimistas) dicen que la producción global de petróleo de todas las fuentes posibles llegará a su punto máximo alrededor del año 2015, con unos 90 millones de barriles, lo que permitirá un modesto aumento del consumo.

En el estimativo de Campbell y Laherre (artículo publicado en marzo de 1998, en la revista Scientific American), esa producción de 90 millones de barriles diarios podría mantenerse unos 30 años, por lo que los cambios drásticos deberán hacerse antes del 2030.

Y deben ser drásticos: para empezar, el 90% del transporte mundial depende del petróleo.

La mayoría de las comodidades químicas y plásticas de la vida –como mobiliario, productos farmacéuticos y comunicaciones- también dependen del petróleo, algo de lo que pocas veces nos damos cuenta.

Los que son realmente pesimistas quieren que dejemos de usar petróleo para transporte de inmediato, y utilizarlo para propósitos en los que sea irremplazable…

“Cualquier análisis serio muestra evidencia sólida de que los países que no sean de la ex Unión Soviética o de la OPEP, ya llegaron a su máximo de producción petrolífera y probablemente está disminuyendo”, sostiene Matthew Simmons, ex consejero de George W. Bush.

“No hay realmente una buena solución energética que nos ayude a darnos más tiempo…La única alternativa ahora es reducir nuestras economías”, señala.

“Yo creo que nunca se podrá predecir con certeza cuando se llega a máximo de producción, sólo cuando ya haya ocurrido. Pero va a suceder. Y mi análisis es que ese punto máximo está cerca, a sólo unos años”

Y agrega: “si estoy en lo correcto, las consecuencias serán devastadoras. Si las reservas de petróleo del mundo llegan a su punto máximo, los principales temas y problemas de la agenda mundial empezarán a lucir de manera muy diferente”…

En la actualidad, muchos científicos dicen que, para mediados de este siglo, debemos reducir en al menos un 60% las emisiones de gases que producen el efecto invernadero, para tratar de evitar el cambio climático.

Eso significa usar menos combustible que en la actualidad y no buscar más…

Entonces, existen muchas razones para planear como será un mundo sin petróleo. Será devastador?

Nuestros antepasados vivieron en un mundo sin petróleo.

Nosotros tendremos que hacer lo mismo. Incluso, puede llegar a ser algo mejor que lo que tenemos”.
(The Wall Street Journal –online- 9/06/04): “Prepárese para la nueva ola de juguetes digitales”

“Espere una nueva generación de DVD, celulares que aíslan el ruido ambiental y hasta inodoros digitales…

En los próximos años, creemos que el teléfono celular, la agenda digital personal, el reproductor de DVD, incluso los electrodomésticos, competirán con la computadora personal por ocupar el puesto principal en nuestras preferencias digitales…

Discos Blu-ray. Puede almacenar hasta 54 gigabytes de material, frente a los menos de 10 gigabytes de un DVD corriente…

Nueva generación de celulares. Una nueva clase de audífono celular que usa las vibraciones de los huesos faciales de la persona que llama, junto con un micrófono, para ayudar a distinguir la voz del que habla de los ruidos de fondo y eliminar el bullicio…

Televisor personal. Una vez instalado, puede ver programación almacenada en el, desde cualquier laptop, PDA o teléfono celular conectado a Internet y hacer funcionar el software especial de la compañía…

Súper PDA. Permite a los PDA usar programas reales de Windows instalados en servidores distantes. Y pueden realizar varias tareas a la vez, como reproducir música mientras el usuario trabaja en una hoja de cálculo…

Inodoro inteligente. Además de carecer de depósito de agua y tener un inodoro atractivo, está controlado electrónicamente por medio de una configuración automática o control remoto inalámbrico. Esto quiere decir que las dos tapas pueden configurarse para que se eleven automáticamente por medio de sensores en un lado del inodoro, sin necesidad de tocarlos. Asimismo, cuenta con un desodorante, un secador de aire caliente y opciones para regular la temperatura y la presión del agua e incluso masajes.

El inodoro también puede detectar si sólo se ha depositado líquido en su interior, y si es así, usará menos agua para vaciar la cisterna”.
(The Wall Street Journal –online- 27/07/04): “Los “reality shows” dejan de ser el pariente pobre de la TV en EEUU”

“Antes de que Donald Trump acordara grabar una segunda temporada de su exitoso programa de televisión The Apprentise (El aprendiz) dice que le pidió a NBC algunos ajustes: le gustaría tener un mayor control creativo y tal vez alojamientos más lujosos para los concursantes. Y que tal un publicista personal?

Después, Trump sacó su calculadora. NBC le pago cerca de US$ 50.000 por capítulo durante la primera temporada. Pero con unos índices de audiencia gigantescos, Trump buscaba un generoso aumento de sueldo. Escuchó que los seis actores de la exitosa comedia Friends ganaban cada uno cerca de US$ 1,5 millones por capitulo, de modo que como estrella única de The Apprentice, calculó que debería recibir US$ 9 millones por episodio. Pero su programa, en el que 16 participantes compiten a través de pruebas “empresariales” por la oportunidad de trabajar en las compañías Trump por un sueldo de US$ 250.000 al año, dura una hora y Friends apenas 30 minutos, Trump elevó su petición a US$ 18 millones…

En unas pocas temporadas, la programación de reality shows pasó de contar con presupuestos austeros a ser la más reciente mina de oro de Hollywood. Los ejecutivos de las cadenas de televisión están dependiendo más que nunca de los programas sin guión: 17 nuevos realities aparecerán en la televisión abierta estadounidense en septiembre, frente a ocho un año antes”…


(The Wall Street Journal –online- 27/07/04): “Certificación médica o simple publicidad?”

“En EEUU, es cada vez más común que una asociación de salud se vincule con fabricantes de productos alimenticios y les permita poner su sello de “recomendación” en sus productos. Como resultado, un creciente número de consumidores pone en entredicho la credibilidad de tales asociaciones…

Las asociaciones médicas y los fabricantes de alimentos ven cada vez más este tipo de acuerdos como algo mutuamente beneficioso. Las asociaciones obtienen tanto importantes honorarios como una plataforma para comunicar sus mensajes. A cambio, su certificación impulsa la venta de productos. Por ejemplo, las ventas de ciertos cereales aumentaron un 5% a mediados de los 90 en EEUU, cuando la Asociación Estadounidense del Corazón promovió dietas con bajo contenido de grasas saturadas y colesterol.

Pero tales incursiones en el campo del marketing provocan escepticismo sobre las asociaciones médicas, que durante mucho tiempo fueron símbolos de confianza.

Sin embargo, algunos detractores de esta práctica advierten que las organizaciones se arriesgan a ser percibidas como vendidas a la industria alimentaria…

Por su parte, las asociaciones medicas argumentan que sus sellos no promueven el producto, sino que sirven de referencia para bienes que son saludables en áreas específicas que les interesa destacar, y que cobran honorarios principalmente para cubrir gastos administrativos…

Sin embargo, sus detractores dicen que tales alianzas pueden acarrear conflictos de interés. La Sociedad Americana del Cáncer ha cerrado acuerdos exclusivos con empresas, creando dudas sobre por qué elige un producto en lugar de otro. Y la Academia Estadounidense de Odontología Pediátrica parece haber dejado de hacer críticas a los refrescos tras haber recibido una donación de la Fundación Coca-Cola. Su sello aparece en el agua con fluoruro Dasani, distribuída por Coca-Cola en EEUU”…
(The Wall Street Journal –online- 28/07/04): “Dígitos”

“La chaqueta inalámbrica. Si le resulta insoportable caminar por la calle sin poder escuchar música hay algo que debería probar: una chaqueta con un reproductor de MP3 incorporado.

La fabricante de chips Infineon y la firma de ropa Rosner GMBH & Co. han producido lo más avanzado para los amantes de la tecnología que tienen de todo: una chaqueta electrónica que reproduce música y está conectada a un teléfono celular.

La chaqueta mp3blue tiene cosida la tecnología inalámbrica Bluetooth y un reproductor de música MP3 controlado por un teclado colocado en la manga.

La chaqueta que de momento está disponible en el sitio Web de la compañía www.mp3blue.de por un precio de US$ 736, esta dirigida a “personas progresistas tecnológicamente, conscientes de las modas”, dicen las firmas.

El módulo electrónico, con una batería recargable que dura ocho horas, puede extraerse para lavar la prenda. El sistema de música también sirve como auricular para llamadas telefónicas…

Infineon también ha desarrollado la “alfombra inteligente”, que tiene incorporados microchips y sensores que recogen información acerca de lo que sucede en la superficie de la alfombra…

Plantas con música propia

Un invento japonés transforma los pétalos, las hojas y los tallos de las plantas en amplificadores.

El dispositivo, llamado Flower Speaker Amplifiers fabricado por Let’s Corp está oculto en un florero o en una maceta y envía música a la frecuencia adecuada para hacer vibrar los tallos y convertirse en un sonido audible por toda la planta. De esta manera, un jardín en un hotel u hospital puede reproducir música y hacer aún más interesante la interacción con la naturaleza”.


(The Wall Street Journal –online- 29/07/04): “Los celulares del futuro ya existen”

“En Corea del Sur los teléfonos móviles se usan ya como medio de pago en supermercados y autobuses.

Atrapada en un congestionado autobús en plena hora pico en esta ciudad (Seúl), Oh Hye Rin saca su celular y lo pone a funcionar. La diseñadora de páginas Web, de 25 años, ingresa a su servicio de Internet inalámbrico y empieza a descargar canciones pop coreanas al reproductor MP3 que tiene en su teléfono. Luego pasa a su cuenta bancaria, a la que puede acceder en línea, para pagar algunas cuentas y hacer una transferencia de dinero.

Corea del Sur, donde casi el 70% de sus 48 millones de habitantes poseen teléfonos celulares, y donde la penetración de la banda ancha es una de las más altas del mundo, es una ventana abierta a un futuro donde los celulares juegan un papel cada vez más relevante en conectar a la gente a Internet. El desafío para las empresas proveedoras de servicios celulares es alimentar este mercado en expansión con nuevos servicios de información…

Pero si bien las empresas en Corea están poniendo énfasis en nuevos servicios informáticos, tienen que ser muy creativas. Los residentes de Seúl ya usan sus teléfonos para mirar películas, activar sus electrodomésticos, hacer transacciones bancarias en línea y poner fotos y comentarios en sus páginas Web. En síntesis, el desafío ahora es colaborar con los bancos, las compañías de crédito y los fabricantes de electrodomésticos para crear aún más servicios y así maximizar el uso del teléfono en la vida cotidiana”…
(BBCMundo.com- 2004): “Efecto hamburguesa ataca Amazonia”

“Un grupo internacional de investigación ambiental asegura que la deforestación de la selva amazónica alcanzó niveles sin precedentes el año pasado, principalmente por el aumento en la demanda de carne brasileña en el mercado europeo.

El Centro Internacional para la Investigación Forestal (CIFOR) estima que la velocidad de la deforestación aumentó un 40% en 12 meses.

Esto se debe, advierten, a que los rancheros están talando la selva para crear pastizales para sus rebaños, en constante crecimiento.

Brasil es el principal exportador de carne de res.

La mayor parte de esta va a Europa, donde persiste la preocupación por la enfermedad de las vacas locas en los rebaños locales…

Alrededor de 25.480 kilómetros cuadrados del Amazonas fueron talados entre 2001 y 2002, un área similar al territorio de Haití.

Entre 2003 y 2004, la extensión deforestada es un 40% más grande.

Brasil posee el rebaño de ganado vacuno más grande del mundo y su comercialización intensiva se acelera lo que llaman “el efecto hamburguesa”.

“Los ganaderos están convirtiendo el Amazonas en carne molida”, dice el director de CIFOR, David Kalmowitz.

“Esa es la amenaza que a largo plazo será más impactante”.

El Amazonas es el bosque tropical más grande del mundo, con una extensión similar a la mitad del territorio de EEUU, y ha sido descrito como los pulmones del mundo, debido a su capacidad para producir oxígeno”.


(Noticia recibida por televisión – 31/07/04): “Próximamente comenzará sus emisiones en el Reino Unido un canal de televisión que “sólo” emitirá publicidad. 24 horas de transmisión de avisos publicitarios continuados”…
(Elmundo.es – 2/08/04): “Un tercio de las adolescentes sufre cansancio, cefaleas y otros dolores”

“Hasta un tercio de las chicas padece molestias físicas (cefaleas, dolores de estomago y espalda, cansancio matutino) cada semana. Así lo acaba de revelar un estudio del último “Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine”, que sugiere además que las causas de estos trastornos se encuentran en el “entorno y conductas” de las afectadas, y no en problemas físicos.

Los autores de este trabajo decidieron evaluar la presencia de este tipo de molestias somáticas únicamente entre las jóvenes porque “ellas” suelen sufrirlos con más frecuencia…

Para ello han evaluado los resultados de una encuesta realizada entre 1997 y 1998 a más de 8.000 chicas estadounidenses de entre 11 y 16 años (de sexto y séptimo curso). De este modo, se vio que muchas de ellas padecían numerosas molestias todas las semanas: casi un tercio de las encuestadas experimentaban “cefaleas”; otras tantas, “fatiga matutina”; la cuarta parte tenía “lumbalgias” y una quinta parte, “dolores de estómago”.

“Aunque pueden establecerse relaciones entre estas quejas y otros fenómenos biológicos, como la menstruación, la mayoría de estos síntomas parecen estar asociados con más fuerza con factores de riesgo social, del entorno y de la conducta”, sostienen los autores…

Así, el consumo de “cafeína”, las “borracheras” (es decir, haber consumido más de cinco bebidas alcohólicas durante tres días) y el “tabaquismo” (incluso cuando se trataba de chicas que fumaban ocasionalmente) parecían incrementar las probabilidades de sufrir cefaleas y demás molestias.

En cuanto a este último vicio, los autores recuerdan que, entre las jóvenes de esas edades, el tabaco suele ir asociado a los intentos de controlar el peso, de modo que los síntomas físicos podrían estar indicando que la chica también sufre algún trastorno alimenticio o que no se siente adaptada por culpa de su cuerpo.

También las que eran intimidadas por otros compañeros en el colegio tenían más molestias físicas. Por el contrario, las crías que se sentían apoyadas por sus padres, amigos y profesores tenían menos probabilidades de sufrir problemas.

Basándose en los resultados de estudios previos, los autores opinan que “el apoyo paterno y docente puede ayudar a reducir las conductas de riesgo que están relacionadas con los problemas de salud entre las adolescentes”.

Precisamente, el estudio también ha revelado que las entrevistadas mayores eran las que sufrían con más frecuencia dolores, “un posible reflejo de que a medida que crecen se involucran cada vez más en conductas de riesgo y se implican menos en actividades protectoras”, como el ejercicio”.


(BBCMundo.com – 4/08/04): “Pagarás tu seguro médico con sudor”

“Una aseguradora de salud privada en el Reino Unido comenzará a ofrecer rebajas en las pólizas a los suscriptores que vayan asiduamente al gimnasio o dejen de fumar…”La estrategia es comprometer a nuestros clientes en su propio cuidado médico”…”Incentivando a la gente podremos hacer que tengan influencia real en su bienestar”, señala Catherine McGrath,, directora ejecutiva de Prudencial. Una política similar ya está siendo aplicada por algunas aseguradoras de EEUU y Sudáfrica”…

La “saciedad” del consumo
Espero haber aportado suficiente información de hemeroteca como para que ustedes puedan evaluar por su cuenta –y riesgo- si el consumismo resulta ser una nueva forma de enfermedad mental; si el consumismo nos prohíbe ser felices; aclarar la narcosis de imbecilidad que genera el consumismo; determinar si se puede conquistar la felicidad acumulando objetos, cuando el consumismo lo único que provoca es insatisfacción, daña la salud, el medio ambiente,…y las finanzas personales…
A pesar de los problemas asociados a las sociedades de consumo, la espiral del consumismo sigue aumentando entre quienes cuentan con mayor poder adquisitivo, mientras millones de personas permanecen sumidas en la pobreza. La insatisfacción creciente que generan estas tendencias actuales del consumo ha llevado a promotores del consumo, economistas, ecologistas y responsables políticos a desarrollar alternativas imaginativas para satisfacer las necesidades de las personas, al mismo tiempo que intentan paliar los costes ambientales y sociales del consumo de masas. Para que avance este interés por un nuevo papel del consumo (sostiene el Worldwatch Institute, en La Situación en el Mundo 2004), cualquier propuesta tendrá que plantearse cuatro preguntas claves:

  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje