Página principal

Alberto el inventor


Descargar 49.83 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño49.83 Kb.
Alberto el inventor

Érase una vez un niño que quería inventar algo, un día decidió inventar un coche, pero no sabía cómo se montaba. A la mañana

siguiente fue a un vertedero a buscar cosas para montarlo.

Llegó un día y “vuala” ya estaba montado el coche, y decidió

probarlo, cuando se montó en el coche salió andando. Al ver la

gente del pueblo el coche de Alberto gustó mucho y en ese

momento Alberto se hizo famoso y aquel día fue para Alberto

el mejor día de su vida.

FIN

ALBA CRUZADO REBOLLO

El coche mágico

Érase una vez un hombre que tenía un coche .Era de color azul y sólo deja entrar a su familia.

Un hombre que lo estaba viendo que no dejaba entrar a otras personas , pues cuando vino de aparcar el coche y se fue a su casa el otro hombre se lo robó. A la mañana siguiente lo vio el dueño y le dijo ¿ Qué estás haciendo? Y el hombre le pidió disculpa por todo lo que había pasado.

Rafael Muñoz Arillo

EL LÁPIZ MÁGICO

Érase una vez una niña, su abuela le dio

un lápiz para escribir y la abuela le dijo:

“ es un lápiz mágico, cariño” , dijo la abuela.

Un día de colegio la niña se llevó el lápiz,

y el lápiz le dijo a la niña : ¡¡¡Hola niña!!!,

la niña gritó muy asustada y el lápiz también gritó.

Y al cabo de un rato se hicieron muy buenos amigos,

y a la niña le vino muchísima suerte

porque el lápiz escribía solito

y la niña se puso muy contenta con

su nuevo mejor amigo…( El lápiz mágico ).

F I N

Andrés Luengo Garrido



LA ESCALERA QUE HACÍA LO QUE LE DECÍAN

Era un día que una niña que se llamaba Enriqueta, tenía que pintar el tejado.

Y la niña le dijo : - ¡Ponte escalera!

Y unos días después, la escalera no le obedecía ya y la niña le decía :- ¡Ponte escalera! Y la escalera no le hacía caso, entonces pasaron algunos días y se perdonaron.

Y ya no volvieron a pelearse nunca más.

Carmen Rebollo Márquez



El coche mágico

Había una vez un coche que un día su dueño decidió venderlo.

Esperó años y lo consiguió.

Pero un día el coche lo utilizaron, pero antes de que se montaran, el coche encendió y se fue con su antiguo dueño pero no estaba.

Y se fue a la casa de su nuevo dueño, y también lo vendió, pero esta vez el coche justo antes de que recogiera el dinero se estropeó.

Fin


Eduardo Rey Solís

                                                                       ¡MI LÁPIZ!                                                                                                                                                                                         

Un día con mi lápiz pinté un montón de lápices y rotuladores. Hicimos un dibujo precioso.Y lo pusimos en un marco y parece ser que como dibujamos un león salió del cuadro y se enfentró con nosotros, pero mi amigo lo borró con la goma. Yo dormí con el lápiz, pero del león quedó su garra y por la noche se pintó él solo otra vez y luchamos, bueno, en realidad le echó mi padre .Tiramos el lápiz por el retrete y prometimos no volver a coger ese lápiz nunca más porque ¡la que se lio...! FIN

Mª José Pérez Mateos

EL LÁPIZ MÁGICO

Había una vez un niño que no sabía qué era un lápiz mágico. Cada vez que pintaba un dibujo siempre se salía, y el niño pensó que era un lápiz mágico y, siempre se lo enseñaba a la gente y la gente no sabía que ese lápiz era mágico. Cada vez que el niño pinta salen los dibujos y todos saben que es mágico.

Magdalena Aguilar Witek



La bruja y su escalera mágica

Había una vez una bruja que se le rompió la escoba. Fue a comprar la escoba pero no había y se compró una escalera con forma de escoba. ¡¡¡Pero no!!! Se dio cuenta que es una escalera mágica. La bruja se montó y voló porque la escalera sentía que era una bruja.



FIN

Lucía Castilla Núñez



EL NIÑO Y LA ESCALERA MÁGICA

Érase una vez un niño que salió de excursión con toda su clase. Él se separó del grupo y se perdió. Al día siguiente se encontró una escalera mágica pero él no sabía que era mágica y se la llevó. Al cabo de un rato se encontró con un mago malvado y la escalera se llevó al niño a su casa y los padres se pusieron muy contentos.

Claudia Baena Sueiro.

EL NIÑO QUE UN DÍA DIBUJÓ…

Había una vez un niño que se llamaba Alfonso, que era pobre. Un día se encontró un lápiz, y dibujó un avión, y… ¡Se hizo realidad!, se lo dijo a su madre y no se lo creía y Alfonso dibujó: una casa, un sofá, dinero, comida… Alfonso corriendo se lo contó otra vez a su madre y otra vez ella no se lo creía. Cuando Alfonso dibujó un coche y se hizo realidad, ahora su madre sí se lo creía y Alfonso ya no era pobre, porque todo lo que dibuja, se hacía realidad.

Marcos Llorente Cruz



La escalera que se convertía en coche y en mujer.

Era un niño llamado Juan, y un día se encontró a una mujer que no tenía coche, y ese día la escalera que había en el jardín se la llevó.

Él sabía que era mágica y se la llevó a la mujer estaba contenta . Cuando vio el coche rojo dijo: ¡qué alegría! se lo diré a toda mi familia y así el niño se encontraba a gente que no tenía coche pero un día la escalera se convirtió en una mujer que cumplió su sueño que era tener un hijo.

Lo llamó Daniel y cuando él era grande tuvo otro hijo y así la familia era feliz y Juan también.

fin

Manuel Cárdenas Barrera



LA BUFANDA MÁGICA

Un día un niño decidió salir, para jugar con sus amigos, con una bufanda mágica, la más chula que tenía, y todos le decían: ¡qué chula es!

Un día se perdió en un valle encantado y se encontró con un ogro y cerró los ojos y cuando los abrió vio que su bufanda estaba luchando con él.

Abraham Cárdenas Trabazo



EL COCHE QUE FUNCIONABA CON MAGIA

Un día un niño que se llamaba Carlos que vivía en una casa y que siempre iba al colegio andando hasta que un día se puso malo y entonces no podía ir al colegio y tenía que ir en coche pero ¡no había gasolina!, de repente, un coche se movía y como funcionaba todo, ya pudo ir al colegio.

Alberto Bueno Redondo

EL LÁPIZ MÁGICO

Había una vez un niño que se llamaba Mateo. Un día iba por la calle y se encontró un lápiz.

Entonces fue a su casa y dibujó una pelota y la pelota se hizo realidad, después dibujó una pizarra… Entonces un día se le cayó el lápiz y un niño que iba detrás suya lo cogió.

Al día siguiente, Mateo vio que no tenía su lápiz. Se dio cuenta que el niño que iba por detrás suya se lo cogió. Buscó al niño y vio que estaba dibujando tonterías. Entonces Mateo le dijo: el lápiz mágico no sirve para eso. El niño le contestó: ¿Entonces tu sabes lo del lápiz mágico?

El niño le devolvió el lápiz a Mateo.

Entonces Mateo nunca más utilizó el lápiz para tonterías.

FIN

Susana Durán Benítez


LA BUFANDA MÁGICA
Había una vez un mago que tenía una bufanda. Un día se le cayó la barita y ... ¡oh no! la barita disparó a la bufanda y la convirtió en mágica. Todos los días iba a una casa y se liaba en el cuello de la gente. El mago harto arregló la barita y dijo: ¡que Esta bufanda vuelva a ser como antes! y se deshizo el hechizo

Ana Toscano Márquez



El lápiz mágigo

Había una vez un lápiz mágico y hacía lo que quería y la niña se ahorraba de escribir. Un día le dijo que dibujara una princesa y un príncipe. Entonces los dibujó bailando y después se hicieron novios.

Chari Conde Ojuelos

BELÉN Y EL LÁPIZ MÁGICO

Belén era una niña que un día cuando iba a su casa se encontró con un lápiz. Cuando llegó a su casa, se puso a escribir un cuento que se llamaba: El espejo mágico.

Entonces apareció un espejo mágico, Belén lo guardó, salió a la calle y vio un huerfanito y escribió que ese huerfanito tenga ropa, dinero y un techo donde dormir y entonces al huerfanito le apareció todo.

Un día cuando Belén fue a coger el lápiz se le había quedado pequeño y lo guardó, pero nunca olvidará el favor que le hizo al huerfanito.

Alba Márquez Rodríguez

PABLO Y EL LÁPIZ

UN DÍA PABLO ESCRIBIO QUE QUERÍA SER DE MAYOR EL REY DEL MUNDO.

AL CABO DEL TIEMPO SE HIZO REY, CUANDO YA SE HIZO MAYOR SE HIZO UN ÚLTIMO DESEO, SER IMMORTAL. HASTA QUE UN DÍA LE ARREBATARON EL LÁPIZ Y CUANDO PABLO COGIÓ EL LÁPIZ LO TIRÓ AL PROFUNDO MAR. FIN

David Parada Vallejo

El lápiz mágico.

Había una vez una niña que era pobre y se encontró con madera afilada y pintaba, no sabía cómo se usaba. Un día por la mañana lo vio pintar y ya lo sabía manejar muy bien, pintaba cosas y se hacían vivientes.

Darío Martín Corchero

El Coche Mágico.

Había una vez un niño llamado Daniel.

Tenía un coche chico pero era mágico . Daniel no se daba cuenta pero un

día el coche le habló, le dijo ``Hola Daniel´´ .

El niño se sorprendió, el coche le dijo que subiera en él.

El coche empezó a volar y los dos se hicieron grandes e inseparables amigos. Fin.

Antonio Díaz Villegas.

El lápiz que hace todo.

Un día, en el colegio Alex era patoso, tenía un lápiz, un día el lápiz se volvió mágico, al día siguiente en la clase tenía un examen y él no había estudiado, dijo: ¡qué difícil! El lápiz de repente hizo ¡PLASH! Alex se asustó y se dio cuenta de que el lápiz hablaba y le dijo Alex con voz baja, hazme el examen. Se lo hizo y el pobre sacó un seis, claro porque el lápiz no sabía tampoco matemáticas porque era como Alex.

Daniella Díaz Martín

El lápiz bailarín

Un niño que iba paseando se encontró un lápiz, se lo llevó a su casa, pintó y…!!! SE HIZO REALIDAD!!! , nunca se lo había imaginado, ¡un lápiz mágico! Pintó mucho y la punta se rompió y le sacó punta, luego el niño se durmió. Cuando despertó, el lápiz estaba bailando, y le saludó, ¡hola!, dijo el niño, el lápiz le saludó, el niño se dio cuenta de que no era normal. FIN

Natalia Díaz Ortiz

La niña la bruja y la bufanda

Había una vez una bruja que se convirtió en bufanda. Al cabo de un tiempo pasó una niña y se la llevó. La niña se la puso con mucho orgullo y encanto, sin saber que la bruja era la bufanda. Por la noche la niña dejo la bufanda en su armario para ponérsela al día siguiente nuevamente, pero acto seguido la bufanda engulló a la niña. La bruja salió y dejó encerrada a la niña en la bufanda por muchos años. Desde entonces no se supo más de aquella niña.

Fin

María Luque Díaz



El lápiz mágico

Érase una niña llamada Lucía. Lucía había pintado una mariposa y... Cuando la mariposa se movió Lucía no se lo creía y cuando vino Juan el amigo dijo… ¡Qué chulo! Pues yo quiero hacer… ¡un balón de fútbol! Entonces vinieron todos sus amigos e hicieron cada uno una cosa y cuando se fueron los amigos de Lucía hizo una casa de hadas y duendes para que Lucía pudiera jugar.



fin

Natalia Prieto Domínguez


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje