Página principal

Adolf reinach: las ontologías regionales


Descargar 428.17 Kb.
Página1/9
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño428.17 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9




ADOLF REINACH: LAS ONTOLOGÍAS REGIONALES

Urbano FERRER SANTOS


INTRODUCCIÓN: EL ITINERARIO INTELECTUAL DE A. REINACH
Adolf Reinach (1883-1914) nació en Maguncia en una familia de industriales judíos, siendo el mayor de tres hijos (de los otros dos hermanos, Heinrich se dedicaría a las leyes y Paulina profesaría como benedictina). Ya en sus primeros estudios, al hacer ejercicios de traducción de las lenguas clásicas, empezó mostrando un vivo interés por los Diálogos platónicos, que no le abandonaría a lo largo de su vida. Se inscribió en la Universidad de Munich en 1901, cursando entre otras materias Economía Política (con Lujo Brentano), Historia, Derecho, Psicología y Filosofía. Atraído por el magisterio de Teodoro Lipps, intervendría pronto como miembro del Akademischer Verein für Psychologie (Círculo Académico de Psicología), participando en Seminarios con los otros discípulos de Lipps, como Teodoro Conrad, Moritz Geiger, Hermann Kontorowicz y sobre todo Johannes Daubert. Tras una breve estancia en Berlín en 1903 para tomar contacto con la Freirechtschule (Escuela de Derecho libre), que dirigía Gustav Radbruch, volvió a Munich, interesándose ahora en especial por la medición de las magnitudes intensas en Psicología experimental. A este propósito participó con Moritz Geiger y Theodor Conrad en el Congreso de la “Gesellschaft für experimentelle Psychologie”, que tuvo lugar en Giessen en Abril de 1904. A la vez preparaba su Doctorado, que culminó en 1905 bajo la dirección de Lipps con el tema “El concepto de causa en Derecho penal”.

Posteriormente simultaneó la dedicación al Derecho con la asistencia a las clases de Husserl en Gotinga, quien por entonces preparaba su Dingvorlesung (Lección sobre la cosa física), que en 1907 sería publicada con el nuevo título de La idea de la fenomenología (conjunto de cinco Lecciones). La conferencia que Reinach leyó para su adscripción formal al Círculo académico —al que se había incorporado recientemente también Alexander Pfänder— versó sobre los Conceptos básicos de ética. Entre los autores que se comentaban en aquellas reuniones se encontraban William James, George Simmel, el polaco Lukasiewicz y Henri Bergson. En 1908 escribió su primer ensayo filosófico sobre Naturaleza y Teoría del juicio, que le valdría como Tesis de Habilitación para la Universidad de Tubinga; sin embargo, al no serle aceptada inicialmente, la volvió a presentar en 1909 en Gotinga, donde contó con la acogida favorable de Husserl. Pese a la oposición frontal que encontró en G.E. Müller, defensor de un psicologismo asociacionista, la Lección de Habilitación fue admitida, y desde Mayo de 1909 pudo asentarse en Gotinga, donde ejerció como Asistente de Husserl. Su conferencia de iniciación como Privatdozent versó sobre Problemas y métodos de ética.

Llama la atención a partir de entonces la profusión de temas filosóficos que cultivó en pocos años, expuestos en parte en sus Seminarios y divulgados en la Sociedad filosófica de Gotinga, de la que fue mentor (esta Sociedad fue frecuentada entre otros por Dieetrich von Hildebrand, Edith Stein, Alexander Koyré, Hedwig Conrad-Martius o Wilhelm Schlapp). En los comienzos sus intereses teóricos se habían canalizado a través del problema del juicio negativo (al que dedicó un estudio incluido dentro de un libro de homenaje a Lipps), las nociones de objeto y estado de cosas y los juicios impersonales. Una segunda línea de trabajo, que arranca de su Tesis doctoral, es la que se refiere a los conceptos de libertad en la voluntad, imputación y responsabilidad, y que culminaría en su ensayo fenomenológico Sobre la deliberación: su significación ética y jurídica, publicada en 1913. Los autores más tratados en los Seminarios fueron Platón, Descartes, Hume en su contexto del empirismo inglés y Kant. Resaltaban en sus clases la claridad expositiva, la abundancia de ejemplos o la facilidad para entender y resolver las dificultades con que los estudiantes le abordaban.

La obra más extensa de Reinach es Los fundamentos a priori del derecho civil, publicada en el Jahrbuch für Philosophie und phänomenologische Forschung (1913), cuya parte más elaborada es la teoría de los actos sociales, continuadora de los estudios de J. Daubert sobre el preguntar y que constituye un significativo motivo de enlace con los speech acts de autores analíticos británicos como John Searle y John Austin. Es una prolongación de la teoría del significado que había esbozado Husserl en la 1ª de las Investigaciones Lógicas y que a la vez rebasa el restringido marco de los juicios objetivantes en que Husserl la propusiera.

De la lectura de la obra de Frege proceden sus contribuciones al concepto de número desde un planteamiento discrepante. Son de mencionar igualmente sus Lecciones Sobre la esencia del movimiento (1914), sugeridas a partir de las aporías de Zenón de Elea. Su segunda obra en extensión es la Introducción a la Filosofía (1913), centrada en cuestiones de Lógica, Teoría del Conocimiento y Ética. En 1914 dio una conferencia con el título Sobre la fenomenología en el clímax neokantiano de la Universidad de Marburgo. Se puede decir que junto con Teoría del juicio negativo1 son las únicas obras disponibles hoy en castellano, ya que la traducción de Los fundamentos aprióricos del derecho civil de 1934 debida a J.L. Álvarez no se ha vuelto a actualizar.

La última edición crítica de sus obras —debida a K. Schuhmann y B. Schmidt— incorpora tanto las que ya habían sido publicadas como las procedentes de los Archivos, algunas de ellas conclusas y otras con carácter fragmentario, a modo de indicaciones aclaratorias o de observaciones que requerirían una posterior elaboración (estas útimas notas solo se han tenido en cuenta aquí cuando aportaban alguna precisión sobre problemas tratados en las que estaban terminadas, tanto las publicadas primero como las que habían quedado dispuestas para la publicación).

Entre 1914 y 1917 estuvo alistado en el frente durante la Gran Guerra hasta que cayera en combate en Noviembre de 1917. En 1916 había recibido el bautismo cristiano junto con su esposa Ana. Este hecho influyó en que sus últimos escritos, lamentablemente perdidos en su mayor parte, versen sobre el curso de Filosofía de la religión que preparaba para el semestre de 1917/18.

CAPÍTULO I: LA CAUSALIDAD Y LOS ESTADOS DE COSAS

  1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje