Página principal

7 de noviembre dia de la democracia costarricense


Descargar 5.53 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño5.53 Kb.
7 de noviembre DIA DE LA DEMOCRACIA COSTARRICENSE
En 1889 se enfrentaron electoralmente en Costa Rica, dos partidos políticos. Por un lado, estaba el Liberal Progresista que impulsaba la candidatura de Ascención Esquivel, quien formaba parte del gobierno. Por el otro, se hallaba el Partido Constitucional Democrático, cuyo candidato era José Joaquín Rodríguez. Bernardo Soto, a la sazón presidente de la República, tomó la decisión de separarse del poder para imponer al candidato Esquivel. Este último era el segundo designado a la presidencia de la república, algo así como un vicepresidente actual.
El 7 de noviembre de 1889, siete mil costarricenses, organizados y armados con palos y machetes, salieron a las calles dispuestos a hacer valer su voluntad. Ellos, al mando de Rafael Yglesias, sitiaron la ciudad de San José. Pero Bernardo Soto, en lugar de desatar la guerra, abandonó el poder y lo dejó en manos de Carlos Durán. Este último era el tercer designado a la presidencia de la República y gobernó durante seis meses. Al cabo de ese tiempo asumió el poder el presidente electo, José Joaquín Rodríguez.
Los resultados de las elecciones primarias, favorecían al candidato opositor al gobierno José Joaquín Rodríguez. Cuando el pueblo se enteró de que su voluntad sería irrespetada, rechazó la imposición de un presidente. Al mismo tiempo, exigió el respeto a los resultados electorales
Aunque después de esa fecha se dieron nuevos fraudes electorales e incluso, dictaduras, aquel 7 de noviembre de 1889 se considera el Día de la Democracia Costarricense, porque, por primera vez, el pueblo se levantó en armas para exigir que se respetara el criterio emitido en las urnas. De esa forma, Rodríguez Zeledón, un eminente abogado nacido en San José, el 8 de enero de 1838, logró acceder a la presidencia como candidato de los grupos conservadores; gobernó al país de 1890 a 1894.
En la década final del siglo XX y el inicio del XXI, la democracia costarricense se fortaleció en la equidad y las oportunidades de elegir y ser electo. Por la vía normativa, las mujeres han obtenido y aprovechado nuevos espacios de participación, especialmente en posiciones deliberativas, a escala tanto nacional como cantonal. La Asamblea Legislativa está integrada en un 35% por mujeres, la tasa más alta de Latinoamérica, y las regidoras electas en los municipios son más del 40%. En virtud de reformas al Código Municipal, a los 1.062 cargos públicos electos por votación antes del 2002 se agregaron 4.900 más. De especial importancia es la elección de los alcaldes municipales por voto popular, con la obligación de presentar programas de gobierno y la posibilidad de revocatoria de sus nombramientos. Además, se establecieron nuevos mecanismos de democracia directa, como el referéndum, aunque estos no han sido empleados pues no se ha aprobado la ley que los regulará. Se han puesto en práctica, si bien con magros resultados, nuevos procesos de negociación y concertación política en los que han estado representados grupos organizados de la sociedad civil. La democracia costarricense ha mostrado, en este orden de cosas, un grado considerable de permeabilidad y apertura al cambio.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje