Página principal

40 AÑos de fe y alegria ecuador: “Toda una vida de Fe y 40 años de Alegría”


Descargar 26.69 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño26.69 Kb.




40 AÑOS DE FE Y ALEGRIA ECUADOR: “Toda una vida de Fe y 40 años de Alegría”.

El lema con que estamos celebrando nuestros cuarenta años, “Toda una vida de Fe y 40 años de Alegría”, connota unas realidades nada fáciles de describir. Lo cierto es que sin Fe jamás se hubiera comenzado esta obra apostólica, educativa y social. La Alegría es consecuencia de la fe que apuesta por los pobres, por este proyecto educativo, donde jamás faltaron problemas, obstáculos, para ello tenemos a Blanca Crespo, Pedro Niño y José Ribas, ex directores nacionales de Fe y Alegría que saben del dolor de no tener con qué pagar sueldos, de no siempre poder brindar lo mejor a los pobres, de no siempre poder ayudarles a salir del subdesarrollo, sin embargo las sonrisas de los niños, jóvenes y adultos a quienes atendemos, el que te puedan ofrecer lo mejor que ellos tienen, su fe, su esperanza, el que crean en ti, en que esto puede cambiar ha hecho posible que la alegría sea el rostro palpable de quienes apuestan por una educación y promoción integral de nuestro pueblo, así lleguemos a un justo festejo.

El P. José María Vélaz S.J, fundador del Movimiento, reflexionaba hace muchos años sobre el comienzo de Fe y Alegría, hoy sus palabras nos pueden acompañar a significar nuestro festejo: “Servir a miles y miles, supone un Movimiento Grande. Educar a muchísimos miles de niños, jóvenes y adultos, requiere una Organización muy extendida, muy vigorosa, que encuadre millares de Maestros... El gran tamaño y el sostenimiento costoso inspiran miedo, recelo y muchas veces franca oposición al que lo pretende. Por eso casi siempre se le tilda de fantástico, de iluso y de megalómano. En esa secuencia Fe y Alegría nació mirando hacía grandes multitu­des, con la misma sensación de pequeñez de mi parte como si tuviera que es­calar descalzo el Himalaya”.

“Si la realidad histórica hubiera sido así, sólo el imposible era la solu­ción entre los dos extremos. Pero afortunadamente entre ellos están uniéndolos y vivificándolos dos valores fundamentales que son: el Tiempo y la Fe.

El Tiempo con poder casi divino, fracciona la inmensa dificultad del propósito en partículas, que va cargando diligentemente sobre la espalda de la constancia en muchos días... en miles de días.

La Fe produce en el hombre a quien posee, una irresistible atracción hacia el remedio de las grandes necesidades humanas. Un poder y una fuerza emocional tan acuciadora, que no le permite nunca el salto irracional. Al contrario le domina la responsabilidad de pensar y repensar constantemente las mejo­res soluciones. La emoción de la grandeza y la nobleza del ideal que persigue, disparan en él todos los misteriosos mecanismos de la aguda reflexión y de la imaginación creadora...



De nada fuimos tan conscientes como de que iniciábamos una gran aventu­ra, sin recursos, sometidos desde ese instante al combate diario de la difícil solución económica y al juicio cruel de nuestros hermanos”1.

¿QUÉ SIGNIFICA CELEBRAR UN AÑO DE VIDA? Conversando con los chicos de la escuela de Fe y Alegría Ambato, me decían: “sentirse feliz pues alguien te quiere, te ama, y te da confianza”. Pues eso mismo es lo que hoy Fe y Alegría Ecuador está festejando, está sintiendo, enorme felicidad pues algo se ha hecho para ayudar a gran cantidad de ecuatorianos para salir de la pobreza, son más de 24.000 alumnos por año y solo en el programa de niños y jóvenes, ya el padre Niño nos habló de Irfeyal, el programa de adultos, pero sobre todo nos sentimos felices porque alguien ha confiado en ti, en primer lugar los pobres, que te creen y te hacen crecer como persona, como sacerdote, como profesional en tu rama, la sociedad civil y ojalá el Estado, que aún falta que crea como debe creer. Y en especial nos sentimos felices pues el amor, es lo “único que permanece” a lo largo de todos estos años, y será el gran impulso para lo que viene, nuevos desafíos y proyectos.

EL SÍMBOLO DE LOS 40 AÑOS. Cuarenta años es una fecha especial para cualquier ser humano, es la edad de la vida donde uno se evalúa y se replantea muchas cosas. Tiempo de balances y prospectivas. Comienzo de una madurez que exige decisiones, que exige cambio. Por ello 40 años de vida no pueden pasar desapercibidos para ningún ser humano, menos para las instituciones que decimos servir a los humanos.

40 es un número de una riqueza simbólica en la Biblia. 40 años pasó el pueblo de Israel en el exilio. 40 días pasó Jesús en el desierto, tiempo de prueba y de purificación, pero sobre todo tiempo de formación y de gozo de saber estar con el Señor. 40 días nos recuerda la cuaresma, tiempo de hacer memoria del Jesús histórico, cuyo proyecto puede fracasar si no se asume el dolor y la cruz.


40 años está cumpliendo Fe y Alegría, que puede decir, que es verdad todo lo anterior, por ello esta obra es de Dios y no nuestra, es de la gente y no de un gremio. Si bien impulsada y animada por la Compañía de Jesús, somos un Movimiento Intercongregacional y laical, que queremos asumir nuestra responsabilidad histórica y aprender a cargar con la realidad dando cuenta de lo que hemos hecho y queremos hacer.
ESPACIO DE REALIZACIÓN HUMANA. Hoy más que nunca quienes trabajamos en Fe y Alegría podemos decir como María: “proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, pues el poderoso ha hecho obras grandes a través de mi...”
Hoy más que nunca debemos reconocer nuestras grandes limitaciones, no pagamos sueldos justos, pero caminamos juntos hacia ello, no tenemos los mejores implementos, pero no podemos quejarnos de todo lo que hemos conseguido con pocos medios, no tenemos la calidad educativa según los parámetros del mercado, pocos alumnos, grandes pensiones, pero apuntamos a dar lo mejor a la mayoría y hacer las cosas bien.
Hoy más que nunca quienes trabajamos en Fe y Alegría podemos decir que es un espacio de realización humana, de plenitud de vida. Soy más sacerdote no tanto por celebrar misas y sacramentos, cuanto por preocuparme como Jesús, que el pobre viva y se salve, que la mayoría se encuentre con el Dios Padre-Madre en la tarea cotidiana de construir una sociedad justa y fraterna. Estamos en este lío de la Educación Popular porque Jesús nos envió, y como él, ser maestro es llevar al hombre y a la mujer a la verdad plena y total. La actividad de enseñar y el título de “maestro”, didaskalos, es lo que más se señala en los evangelios sinópticos, más de cien veces, la actividad más frecuente de Jesús es enseñar y el título más común que se le da es el de “maestro”, didasko, rabbí, epitastes, katejetes, son los términos griegos que afirman a Jesús como maestro, es decir que para salvar al mundo y cumplir la voluntad del Padre, lo que más hacía Jesús era enseñar.
En mis pocos años de servicio me he encontrado todo tipo de personas, pero puedo constatar que a pesar de nuestras limitaciones ya dichas, hay gente que tiene mística, que tiene vocación de maestro, de pedagogo, que sabe dar más allá de lo que su sueldo le dicta, pues su conciencia y responsabilidad profesional lo llevan a entregarse a grandes ideales que no se pueden cuantificar, que jamás se comprarán. Fe y Alegría te invita a soñar a lo grande, no es para pusilamines.
ESTE AÑO 2004, Fe y Alegría Ecuador ha querido festejar a lo grande, críticas no han faltado, algunas merecidas, pero cuando alguien ama quiere mostrar su amor. Y nuestro amor al país, a nuestro pueblo no puede ser pequeño, no puede estar oculto.
Lo primero que queremos hacer es “remar mar adentro” para profundizar lo que de verdad podemos dar y hacer por nuestro país, y aprender a navegar para no naufragar en las nuevas corrientes pedagógicas, empresariales y sociales. Por ello hemos comenzado a implementar nuestra Planificación Estratégica 2004 – 2008, con tres objetivos estratégicos definidos: Un Modelo Pedagógico Propio, Un Modelo de gestión que optimice recursos y sea apoyo de la propuesta pedagógica – pastoral y social que promovemos, y afianzar en la Sostenibilidad del Movimiento que debe crecer inteligentemente buscando el apoyo no solo del mayor responsable por la educación del país, el Estado, sino la corresponsabilidad de la Sociedad Civil, actor principal de las políticas públicas.
Este año, gracias a uno de los actores principales de esa sociedad, don Fidel Egas, el Banco Pichincha, las gestiones del padre Ribas, la constancia y esfuerzo de quienes hacemos hoy la Dirección Nacional, y una serie de amigos y benefactores nacionales e internacionales, estamos construyendo ya nuestra sede definitiva que después de varios traslados y vicisitudes tiene ya su casa propia, verdadero proyecto de sostenibilidad institucional.
Dentro de nuestra búsqueda del modelo pedagógico anhelado hemos creado el Departamento de formación pedagógico-pastoral donde van saliendo las ideas, programas y proyectos, juntos con la recepción de las ideas y propuestas de las bases se conforma el grupo encargado de mejorar la educación que brindamos, de responder a lo que la sociedad espera de nosotros y de orientar el debate que necesita el país. De aquí salió el año de la ternura, a raíz del análisis del Nuevo Código de la Niñez y Adolescencia, que espera plasmarse en un manual de convivencia consensuado y práctico para la realidad de los centros.
Ya vamos por la cuarta edición de la revista Horizonte, herramienta de reflexión y comunicación realizada en diálogo con nosotros mismos y con los distintos actores preocupados por la educación del país, aquí están involucradas la red de Colegios de la Compañía de Jesús, la PUCE, la Universidad Andina, la Fundación Benjamín Carrión, Servicio de paz y Justicia, Irfeyal entre otros. Clave en la reflexión pedagógica han sido los distintos foros realizados en Quito, Guayaquil, Cuenca, y el Primer Congreso Nacional de Educación Popular que hoy damos por inaugurado para seguir avanzando en esa calidad y equidad educativa. Los concursos de expresión gráfica, cuentos y proyectos de aula, junto con los materiales que publicamos son una concreción de este anhelo de calidad.
Seguimos apuntando a la calidad educativa y para ello clave es la profesionalización docente, hemos realizado un convenio con la UTPL, el año pasado se beneficiaron 22 profesores, este año 17, anhelamos llegar a los 400 que esperan profesionalizarse, ojalá salga el otro convenio con la Fundación Banco Pichincha que nos apoye en ello. El proyecto con la Fundación Mentor para la utilización de centros de cómputos tanto para nuestros alumnos como para con la comunidad, requiere nuestro apoyo y gratitud.
Y no digamos nada de la propuesta de pastoral juvenil e infantil, de la reflexión espiritual y cristológica que venimos realizando, la serie de publicaciones de pastoral ya va por el quinto número, ejercicios espirituales y convivencias a nuestros alumnos, sobre todo donde no tenemos religiosas, que son la mayoría de los centros, los campamentos verdadero semillero de democracia, una ciudad de lona de jóvenes, gobernada por jóvenes, experiencia de fraternidad y liderazgo, pasan más de dos mil quinientos alumnos al año y ya hay más de 200 chicos en el grupo CEFA quienes deben ser actores del cambio social que anhelamos.
Imposible describir todo lo que hacemos, he dicho lo más notorio, pido disculpas por lo que se me escapa que el buen Dios nos sabrá compensar. Sin la gente que hoy sigue creyendo en nosotros, esto no sería posible. En especial de aquellos que mal llamamos “agencias financiadoras”, unas lo son y se quedan en ese nivel, otras se han convertido en verdaderos “patners” compañeros aliados en una causa común para buscar el Desarrollo Humano Integral Sustentable, merecen especial mención la Agencia de Cooperación Española, quien por varios años apoya al Movimiento Latinoamericano Fe y Alegría, al Centro Magis de Caracas, La Fundación Entreculturas-Fe y Alegría de Madrid, La Provincia Jesuítica de Aragón, sobre todo en la persona del P. Darío Molla S.J, entre otras. Gracias de corazón.
Capítulo aparte merece el P. Faustino Martínez de Olcoz S.J, compañero infatigable del P. Vélaz, comenzaron esta odisea. Mientras escribo estas líneas, las noticias semanales nos llegan sobre la última lucha del P. Faustino, la agonia con la muerte para el paso definitivo hacia el corazón del Padre, Dios lo tenga cerca, y como creemos en la comunión de los santos, él nos siga ayudando a dar lo mejor a los pobres. Noticia confirmada el 19 de junio a las tres de la tarde hora española, nos llega un correo del P. Cela, nos dice: “Como todos sabemos, el P. Faustino consagró cuarenta años de su vida a promover la obra de Fe y Alegría en España. Gracias a él esta obra fue conocida y querida por mucha gente que a través de él canalizaron muchas ayudas que hicieron posibles muchos sueños. Sobre todo los proyectos pequeños o especiales, que encontraban dificultad para ser financiados por grandes agencias, se hicieron posibles gracias a él. Su efectivo trabajo de apoyo promovió la solidaridad con el tono afectivo y apasionado de quien estaba enamorado de esta obra y quería que los más pobres fueran directamente beneficiados por estas ayudas. Por eso mucha gente puso su confianza en él para canalizar sus ayudas”.

Experiencia singular es el pertenecer a la Federación Internacional de Fe y Alegría, hoy liderada por el padre Jorge Cela S.J de la Republica Dominica, digno sucesor de nuestro querido padre Jesús Orbegozo S.J acompañados hoy por los directores nacionales de Perú, Venezuela, y representantes de Fe y Alegría Colombia. La experiencia de compañerismo y fraternidad que he recibido de mis colegas directores de los distintos países, al ser el benjamín de directores hace cuatro años, y en cada encuentro latinoamericano que tenemos me ha animado en esta bella pero dura tarea, gracias de corazón por enseñarme que esta empresa es seria y desafiante, pero que es más que una empresa es una comunidad, un movimiento latinoamericano, eclesial y social.


Dentro de mi país el apoyo, respeto y consideración de mis compañeros jesuitas, en primer lugar los de mi comunidad, luego los de mi provincia ha sido factor importante para seguir caminando.
RETOS. Celebrar cuarenta años nos enfrenta a dos grandes retos, ser fieles al pasado, y enfrentar el futuro. Ser files al pasado significa recordar la razón de ser de nuestro movimiento, esto nos lleva a reflexionar dónde estamos y qué debemos hacer para no dejar de servirlo y recuperarlos en nuestros centros, en nuestro quehacer diario. Enfrentar el futuro significa asumir los desafíos de las nuevas tecnologías en la educación, como en la sociedad y para la educación para el trabajo entendiendo la educación popular como la alternativa que muchos jóvenes anhelan para vivir con dignidad.
Que el congreso que hoy inauguramos nos ayude en esta reflexión que pretende ser situada y a la vez universal, que nos ayude a señalar el horizonte por donde queremos caminar, y que podamos incidir en políticas públicas como aporte a nuestra sociedad.

Termino con una frase del P. Veláz señalando lo esencial en Fe y Alegría: “...siempre hay que entender que lo esencial en Fe y Alegría es desarro­llar y promover al pueblo y en especial al pueblo marginado hacia un desenvolvimiento integral. Los medios o instrumentos educativos para lograrlo deben ir desde los más ínfimos y elementales hasta los supremos de los Estudios Superiores”2 , este debe ser el reto de Fe y Alegría hoy.

MUCHÍSIMAS GRACIAS.

Fabricio Alaña E, sj



Director Nacional de Fe y Alegría Ecuador.


1 Cfr. José María Vélaz S.J, “FyA, red de relaciones humanas, 1977, y, Vocación de Servicios a Muchos 1970.

2 Cfr. JM Vélaz S.J, La Educación Profesional, 1983.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje