Página principal

40 aniversario del “proceso 1001” (villalba)


Descargar 18.79 Kb.
Fecha de conversión24.09.2016
Tamaño18.79 Kb.
40 ANIVERSARIO DEL “PROCESO 1001” (VILLALBA)
En primer lugar quiero que recibáis un saludo de la Fundación Abogados de Atocha, Fundación que tiene como fines y objetivos fundamentales mantener vivo el recuerdo, los valores y el espíritu de los abogados laboralistas que sufrieron el brutal atentado el 24 de Enero de 1977 y en el que fueron asesinados cuatro abogados y un sindicalista, (Javier Sauquillo, Javier Benavides, Enrique Valdelvira, Serafín Holgado y Ángel Rodríguez Leal), resultando gravemente heridos cuatro abogados más: (Alejandro Ruiz-Huerta, Dolores González, Luís Ramos y Miguel Sarabia)
Me gustaría comenzar mi breve intervención en este acto con una cita: “No perdamos nada del pasado. Sólo teniendo en cuenta el pasado se construye el futuro” (Anatole France, escritor francés, premio Nobel de literatura en 1921)
Y en esa filosofía se dice “que los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetir los errores”, los que tuvimos la suerte (y la edad) de vivir la clandestinidad y la transición democrática en CCOO, sentimos el orgullo de haber contribuido a traer la democracia a España e incluso el haber dado muchos esfuerzos y sacrificios personales, por los derechos de los trabajadores y trabajadoras en aquellos años.
Esfuerzos y sacrificios, e incluso la cárcel y muchos de ellos la vida, de numerosas personas que estaban convencidas que luchar por un mundo mejor merecía la pena. Uno de los más claros ejemplo lo tenemos en los compañeros encausados y condenados en el “Proceso 1001” de los cuales este año estamos conmemorando su 40 aniversario y en los fallecidos y sobrevivientes del atentado terrorista, realizado por elementos de la extrema derecha, de esos mártires de la libertad que fueron “Los Abogados de Atocha”.
Desde esta perspectiva, el conocimiento y la reivindicación de esa memoria para los que tuvieron la dignidad y el coraje de enfrentarse a la dictadura franquista, nos debe servir para fortalecer el movimiento obrero en general y de los militantes sindicales de nuestras CCOO en particular, con un claro objetivo:
La necesidad de dar a conocer las señas de identidad de nuestro sindicato, pues somos una organización sindical plural, con claro sesgo de izquierda, pero con criterios propios y es ahí de donde sale nuestro referente y nuestros postulados de sindicato sociopolítico, de clase, reivindicativo, internacionalista y solidario.
Por ello, en los actos que tengamos, sean cuales sean sus contenidos, deberíamos incluir transversalmente estos principios. Tenemos un origen y una definición a la que no debemos renunciar y transmitirlo debe ser un honor y algo imprescindible en los tiempos que vivimos.
De ahí la importancia del acto que estamos celebrando hoy, pues por un lado tenemos a los máximos responsables sindicales de CCOO en la Comarca (JULIO SUÁREZ) y de la Región (JAIME CEDRÚN) y por otro una de las personas que vivió y sufrió uno de los episodios de represión política y sindical más negro de nuestro país: EL PROCESO 1001. (FRANCISCO ACOSTA).
Antes de presentar y darle la palabra a PACO, me gustaría rendir una vez más, un cariñoso homenaje a los del 1001, como le gustaba hacerlo con los Abogados de Atocha a Miguel Sarabia, uno de los supervivientes de aquel brutal atentado, fallecido hace ya seis años. Nombrándolos despaciosamente, para que todo el mundo los recuerde.

-Marcelino Camacho Abad

-Eduardo Saborido Galán

-Nicolás Sartorius Álvarez de las Asturias

-Francisco Acosta Orge

-Luis Fernández Costilla

-Francisco García Salve

-Juan Muñiz Zapico

-Fernando Soto Martín

-Miguel Ángel Zamora Antón

-Pedro Santisteban Hurtado
Todos ellos fueron juzgados y condenados a 162 años de prisión por luchar por la libertad sindical y la democracia en España. (Asociación ilícita al pertenecer a CCOO dijeron los del TOP.). Para Marcelino y Saborido 20 años, para Sartorius y García Salve 19 años, para Soto y Muñiz Zapico 18 años, para Acosta, Zamora, Santiesteban y Fernández Costilla 12 años.
Por cierto me gustaría aprovechar esta intervención para rendir también un reconocimiento a las mujeres que en aquellos momentos eran pareja de esos hombres. El papel fundamental que jugaron sus mujeres, tanto en las movilizaciones que llevaron a cabo, como en el apoyo constante que fuerón para los presos. Mujeres que además de ir a visitarlos a las cárceles se movilizaron por muchos lugares para pedir el apoyo y solidaridad para una causa justa. Eran muchas pero quiero nombrar aquí a dos de ellas: Josefina Samper, la inseparable compañera de Marcelino Camacho y también a la compañera de Paco Acosta: Luz María Rodríguez, que con solo 17 años fue por primera vez detenida aquí en Madrid, conjuntamente con Paco.
De PACO ACOSTA, solo os comentare unas pinceladas de su extensa biografía sindical y política:
Como decía antes, Paco, fue uno de los sindicalistas procesados y condenados en el 1001. Tenía en el momento de su detención (junio de 1972), 27 años. Nació en 1945 en Sevilla.
Desde los 10 a los 16 años compaginó el colegio con el trabajo en una taberna, en una zapatería, en un taller mecánico, etc . A los 17 años, en mayo de 1963, empezó a trabajar, como aprendiz mecánico en los talleres del Servicio Municipal de Transportes Urbanos de Sevilla.
A partir de 1965 comenzó a organizar comisiones de obreros. tanto en su empresa como en el sector de transportes a nivel provincial. Ese año ingresó en el Partido Comunista de España. En las elecciones promovidas por el Sindicato Vertical de 1966, fue elegido por sus compañeros para los cargos de enlace sindical, jurado de empresa y vocal provincial del Sindicato de Transportes y Comunicaciones del Sevilla.
En junio de 1967, participó en la primera Reunión Nacional de CCOO celebrada en la clandestinidad, representando a la delegación andaluza. En septiembre del mismo año, participó en la organización de la primera Asamblea Regional de CCOO de Andalucía.
En julio de 1969 puso en marcha, junto a otros compañeros, el órgano de prensa de las CCOO de Sevilla Realidad –que por cierto aun se sigue editando como boletín digital-. Su labor sindical y política le llevó a su primera detención en octubre de ese año, acusado de “actividades comunistas”. Continuó siendo el responsable de prensa de CCOO de Sevilla hasta junio de 1972.

En 1970 fue despedido de su puesto de trabajo por promover el apoyo a la convocatoria de huelga general realizado por las CCOO de Sevilla el 24 de junio, convocada al calor de las movilizaciones de ese año con el objetivo de que se extendiera a otros lugares como una “mancha de aceite”. El 26 de julio del mismo año, tres días después de casarse, supongo que como regalo de bodas, fue detenido por la Brigada Político Social de Madrid y encarcelado durante un mes en Carabanchel.


A su regreso a Sevilla trabajó conduciendo un taxi, lo que compaginó con su actividad en la dirección provincial de Comisiones Obreras, propiciando la extensión y fortalecimiento de la organización en Andalucía. Entre diciembre de 1970 y junio de 1971 pasó a la clandestinidad, residiendo junto a varios dirigentes sindicales y del PCE en pisos francos no controlados por la policía.
El 24 de junio de 1972 fue detenido en la reunión de la coordinadora nacional de Comisiones Obreras, en Pozuelo de Alarcón (Madrid), y encarcelado en la Prisión de Carabanchel, siendo encausado en el proceso 1001/72 del Tribunal de Orden Público, siendo condenado como os comentaba antes, a 12 años y un día.
Después de ser amnistiado en 1975, en julio de 1976, participó en la Asamblea Nacional de Comisiones Obreras celebrada en Barcelona; en septiembre formó parte de la delegación andaluza que participó en la Coordinadora Nacional Ampliada celebrada en el despacho laboralista de la calle Atocha 55 de Madrid. Allí se decidió constituir en sindicato el movimiento de las Comisiones Obreras; Acosta fue elegido para la Comisión Ejecutiva y dentro de ella fue elegido responsable de información y publicaciones del sindicato.
Fue denunciado y detenido en varias ocasiones tras la muerte del dictador. En enero de 1976 sufrió una detención por celebrar una asamblea de CCOO de Sevilla y de nuevo en junio, junto a Eduardo Saborido y a Fernando Soto, por participar en otra, preparatoria de la mencionada Asamblea de Barcelona. En septiembre del mismo año le impusieron una multa gubernativa de 50.000 pts. por participar en la asamblea regional de CCOO de Andalucía.
Fue el primer Secretario General de la Unión Provincial de las todavía ilegales Comisiones Obreras de Sevilla, responsabilidad para la que fue formalmente elegido en enero de 1977. En 1979, en el congreso extraordinario de la Unión Regional de CCOO de Andalucía, fue elegido miembro de la Comisión Ejecutiva y nombrado Secretario de Organización. Estuvo en la dirección de CCOO de Andalucía hasta 1987.
En el plano político, formó parte de la candidatura provincial del PCE para las primeras elecciones constituyentes de 1977. En 1978, en el IX Congreso del PCE, fue elegido miembro del Comité Central y miembro del Comité Regional del Partido Comunista de España en Andalucía. En diciembre de 1979, en el Congreso constituyente del Partido Comunista de Andalucía fue designado Secretario de Organización, cargo que desempeñó hasta 1981.
En 1978, por aplicación de la Ley de Amnistía Laboral, fue readmitido en TUSSAM (Transportes Urbanos), pasando a situación de excedencia para dedicarse a la actividad sindical. En 1981 volvió a su puesto de trabajo y a la actividad sindical de base, siendo elegido en sucesivas ocasiones miembro del Comité de Empresa y secretario de la Sección Sindical de Comisiones Obreras en dicha empresa.

Fue Secretario de la Fundación de Estudios Sindicales -Archivo Histórico de Comisiones Obreras de Andalucía-. Desde 2013 es miembro honorario de su Patronato.


En fin esta es una síntesis de su biografía y que conste que solo han sido unas pinceladas, de verdad verdadera, je je.

Me gustaría terminar mi intervención con otra cita, esta vez una de Paul Eluard, que recuerda siempre en sus intervenciones Alejandro Ruiz-Huerta, uno de los supervivientes de la matanza de Atocha, y Presidente de nuestra Fundación, "Si el eco de su voz se debilita, pereceremos".


Porque es en el eco de la voz del Proceso del 1001, o en el de los Abogados de Atocha, donde las CCOO de hoy deberíamos reflejarnos y afrontar nuestro camino de futuro.
Por último deciros que ahora que muchas personas consideran muy importante “la memoria histórica”, (por supuesto nosotros también), pero si eso es importante, lo es aún más “La memoria histórica viva” y hoy, está aquí con nosotros una persona que reúne las dos condiciones.
Sin más os dejo con PACO ACOSTA, historia viva e histórica de nuestras Comisiones Obreras

Madrid, 18 de noviembre de 2013





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje