Página principal

3. economía y empleo


Descargar 13.29 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño13.29 Kb.
3.- ECONOMÍA Y EMPLEO
El barrio de Heliópolis ha cumplido el objetivo con el que fue proyectado allá por 1927: “ciudad jardín” de la ciudad de Sevilla. En cierto modo, puede asegurarse que fue el precursor de las viviendas unifamiliares que tanto se estilan ahora en el Aljarafe y en otras zonas alejadas del casco histórico de la ciudad. Por tanto, se carece de una tradición económica propiamente dicha.
En cierto sentido, aquí no hay industria, sino un compendio de pequeños negocios de alimentación y hostelería. Los empresarios del barrio, muchos y de lo más variado, han ubicado sus negocios fuera de la zona. No obtante hay que reseñar que muchas sociedades han nacido al sol – o a la sombra - de los bares y restaurantes del barrio. En ellos, se puede embrujar al socio financiero y convencer de los negocios a cualquiera. Es un lujo poder negociar en las calles del barrio.
Los pequeños negocios están radicados principalmente en las calles Tajo y Padre García Tejero y en la plaza del Cristo de la Misión: la zapatería de Curro, la papelería Indalo, la boutique de Doña Luz, las tiendas de ultramarinos y los supermercados. Aunque sus clientes preferentes son los alumnos de los colegios adyacentes, la gente del barrio hace sus compras diarias en estas tiendecitas. Heliópolis parece un pueblo; cada familia tiene una tienda preferida, donde puede anotar las compras o donde se deja “a deber”.
LA HISTORIA
Durante los años que Heliópolis era “las afueras” de Sevilla, los pequeños negocios florecían en las propias viviendas. Se trataba de cubrir las necesidades primarias, tales como la alimentación y otros servicios. Entre los establecimientos, encontramos una lista interminable, por ejemplo, la pescadería de la calle Jamaica. En la calle Ebro, la droguería de Francisco Berlanga; “El capricho”, tienda de comestibles de Antonio Moya y otras dos tiendas. En la calle Bolivia, estaba la panadería. En la calle Nicaragua estaban “El barato” y “La flor de oro”. En la calle Tajo, había una carbonería y dos quioscos, un estanco y uno de chucherías. En la esquina de la calle Ebro y Honduras, estaba el quiosco de prensa, regentado por Paco, que a su vez era el electricista del barrio, y que se trasladó años más tarde a la esquina de la calle Padre García Tejero y Honduras, frente al bar “Parada”. En la calle Chile, estaba una de las farmacias. En la calle Júcar, se encontraba la carnicería “Tomás” y una segunda carbonería. En la calle Uruguay, estaba el puesto de Juana y Baldomero y la tienda de comestibles de Antonio Bautista. En la calle Amazonas, había una zapatería y una barbería.
DOS RESTAURANTES CON JUSTA FAMA
El barrio cuenta con un exquisito restaurante: “Jamaica”, que convive con los vecinos desde 1951.
“Jamaica” comenzó siendo un “chiringuito” y hoy día es uno de los restaurantes más importantes de Sevilla, además de contar con una cafetería en la calle Padre García Tejero, también en el barrio. Fue fundado por José Montes Morgado, recientemente fallecido.
Pero no sólo el restaurante “Jamaica” ha perdido a su impulsor, ya que el fallecimiento del señor Montes ha dejado a la Asociación de Vecinos “Los Andes” literalmente huérfana, pues él era el principal impulsor de la actual Junta Directiva, en la que aparecía como tesorero pero de la que era el presidente efectivo, ya que todos los demás aceptaban sus sabias sugerencias y acababan haciendo lo que proponía.
Cuando se formó la actual Junta Directiva él no quiso ser el presidente, aunque era de los más veteranos en el barrio y el que tenía más claro lo que se debía hacer para salir de una situación complicada derivada de la falta de recursos y de la manera tan peculiar que tiene en el barrio de entender lo que es ser vecino. Suya fué la idea sobre la que se estableció el gimnasio como principal fuente de financiación y suya también la de crear en el Mercado de Abastos, en colaboración con los comerciantes allí establecidos, un centro comercial moderno. No ha tenido tiempo de ver hecho realidad este proyecto, pero la Asociación de Vecinos no ceja en el empeño y si algún dia ve la luz se pedirá al Ayuntamiento que le de su nombre.
Pero si la Asociación ha perdido uno de sus pilares fundamentales, más han perdido sus vecinos y amigos porque era un hombre de bien, amable, generoso, encantador, que siempre tenía la mano tendida para ayudar a quien lo necesitara.
Veterano del barrio, donde comenzó de forma muy modesta hace medio siglo, era un auténtico enamorado de Heliópolis y siempre estaba en primera línea para defender nuestro arbolado o la línea de autobuses, para alentar y respaldar la celebración de la cabalgata de Reyes o la velá, para colaborar con los colegios y con la Hermandad, y, sobre todo, para hacer que se escuchara a Heliópolis en cuantos foros tenía acceso, que eran muchos e importantes.
Desde su cafetería y desde su restaurante, Pepe Montes “hacía barrio” con sus clientes y amigos, transmitiéndoles su respeto y pasión por las cosas de Heliópolis..
El otro restaurante emblemático del barrio es “Cambados”, fundado hace un cuarto de siglo por Manuel Padín, un gallego que había empezado poniendo en Reina Mercedes el bar “Rias gallegas” y ganado justa fama con las especialidades de su tierra.
Padín, un gallego seguidor del Betis y devoto de Curro Romero, abrió hace una década un tercer negocio en el barrio, el mesón “El Rincón de Manolo”, que es como un homenaje a nuestra tierra, pues está ambientado a la andaluza y en él pueden degustarse tapas y raciones de estilo sevillano.
EL MERCADO DE ABASTOS
Heliópolis tiene un mercado de abastos precioso, instalado en un edificio triangular situado entre las calles Lima, Ebro y Bolivia, construido a la vez que el resto del barrio y que tuvo distintas funciones hasta que se le dio su uso actual a principios de los años sesenta.
El mercado actual está muy deteriorado y tiene ya pocos puestos activos, como consecuencia del cambio de hábito de compra de sus antiguos clientes. Por eso, su Asociación de Comerciantes y la Asociación de Vecinos “Los Andes” llevan años hablando con el Ayuntamiento de una remodelación.
Un vecino del barrio, el catedrático de Arquitectura Jaime López de Asiaín, ha hecho unos estudios previos sobre la remodelación del edificio y su reconversión en un centro comercial más acorde con los tiempos y las costumbres actuales. Este proyecto fue presentado por las dos Asociaciones (de Comerciantes y de Vecinos) al Ayuntamiento y están en marcha los trámites administrativos para obtener los permisos necesarios.







La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje