Página principal

1er trimestre “MÓdulo conocimiento y sociedad” tronco interdivisional grupo


Descargar 431.09 Kb.
Página1/7
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño431.09 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7

CASA ABIERTA AL TIEMPO



UNIVERSIDAD AUTÓNOMA METROPOLITANA - XOCHIMILCO

1er TRIMESTRE

MÓDULO CONOCIMIENTO Y SOCIEDAD”



TRONCO INTERDIVISIONAL

GRUPO

13D

DOCENTE

JOSEFINA VELEZ DEL VALLE

TEMA DE INVESTIGACIÓN
EL INTERÉS HACIA LA LITERATURA, TEATRO, CINE Y MÚSICA DENTRO DE LA COMUNIDAD DE LA DELEGACIÓN CUAUHTÉMOC ZONA CENTRO EN EL 2005”

INTEGRANTES DEL EQUIPO

CHÁVEZ VERA JUAN CARLOS
ESCOBAR MORALES ARELI JOALINE
NIETO HERNÁNDEZ ISAAC DAVID
RÍOS MATÍAS LIDIA SILVIA


Casa abierta al tiempo

ÍNDICE

Pág.


Introducción 5

Justificación Del problema 6

Objetivos 7
Lectura y Literatura: Misma vía hacia el conocimiento” 8
La lectura 8

La escuela y el profesor 9

El hogar 11

El Medio 12

El sujeto 13

El analfabetismo 15

Hábito de la lectura 16
El Teatro: Arte para todos” 21
Génesis del Teatro 21
Orígenes del Teatro 22
Géneros 23

La Tragedia 23

La Comedia 24

E drama Satírico 24

Teatro Romano 24

Comedia 25


Teatro Medieval 26

Géneros 26

Teatro Profano 26
Subgéneros 27

Teatro Religioso 28


Teatro Inglés 28

Evolución del Teatro Inglés 29

El Renacimiento 29



Casa abierta al tiempo
Teatro Francés 30

El Renacimiento 30

La Tragedia 31

La Comedia

Teatro Español 32

Tendencia Clasista 33

Tendencia Religiosa 34

Comedia Nacional 34


Teatro del siglo XVIII 36

La Ópera 36

El drama 37

La Comedia de Magia 37

Hacia la cultura del Séptimo Arte” 39
El funcionamiento del Cine 39

El Cine desde su historia hasta nuestros tiempos 39

Después de la segunda guerra mundial (1945) 45

La Música como complemento del acervo cultural” 53


¿Qué es o que se entiende por Música? 53

Componentes de la música 53

Melodía 53

Ritmo 54


Tipos de Música 54

Interactividad 55

Música del Mundo 55

Música de Cámara 55 Música Clásica 56


La Música en la antigüedad 57

El Lejano Oriente 57

La Música en la India 57

Música en Roma 58

La Música en la edad Media 58

Música Profana 58

Música Gregoriana 59

La música en el siglo XX 59


Hipótesis de trabajo 64
Justificación de los cuestionarios 65



Casa abierta al tiempo
Cuestionario General 65
Justificación de los cuestionarios de las cuatro áreas 67

Cuestionario de Lectura 67

Cuestionario de Teatro 68

Cuestionario del Cine 69

Cuestionario del ámbito Musical 70
Contrastación de hipótesis 71

Gráficas y Resultados 72


Conclusiones 78
Bibliografía 79



Casa abierta al tiempo
INTRODUCCIÓN

La idea de ligar los conceptos del arte, cultura, sociedad y política pudiera parecer complicada, sin embargo y aunque el mensaje artístico tiene un alcance mayor, la creación artística es un reflejo de las características sociales y culturales de un determinado tiempo y espacio, a través de ella, las realidades, aspiraciones, mitos e inconformidades de las comunidades quedan grabados para la posteridad. Es así como el arte y la cultura se relacionan con las corrientes ideológicas, religiosas, económicas y políticas del momento.


En este sentido y como reflejo de la historia de México, los jóvenes tienen la responsabilidad de impulsar la promoción cultural y artística con un profundo apego a nuestras tradiciones y respetando la diversidad del mosaico social que conforma nuestra nación.
El proceso de apertura y cambio que se ha gestado en la sociedad va más allá de lo que incluido en la familia, en la administración pública, etc., por tal motivo, tenemos que retomar intensamente como parte de nuestro equilibrio el reconocimiento y fortalecimiento de la diversidad étnica, cultural y artística de nuestro país pues eso nos permite participar de manera activa y permanente en la sociedad.

En el arte no hay, pues, un concepto de arte universal, ni un lenguaje universal del arte, cada época y cada cultura tiene el suyo e interpreta las manifestaciones artísticas desde su punto de vista.

El arte es una noción abstracta, fruto del concepto del ser humano, de su obra y de la naturaleza. Sin embargo es atemporal, porque el observador de la obra de arte la interpreta según su sistema de valores.

Lo que llamamos arte ha evolucionado hasta tener exclusivamente un sentido estético. Dando poca importancia la producción de obras con las manos, lo importante es que adquiere un nuevo pensamiento para el objeto: puede ser pensado como obra de arte.

Siempre ha habido en el arte una tensión entre realismo y abstracción. Pero en la medida que interpreta la realidad, sirve como espejo de la época, y como vehículo de denuncia y de transformación humana.

El arte tiene una amplitud muy extensa y a su vez se divide en áreas que se fragmentan en subáreas para su mejor estudio y una mayor comprensión.


En la actualidad podemos encontrar siete actividades que son valoradas como bellas artes: arquitectura, pintura, escultura, literatura, música, cine y teatro, de las cuales ésta investigación se enfocará en las cuatro últimas mencionadas anteriormente.


Casa abierta al tiempo
Las cuatro áreas se abarcarán a partir de sus antecedentes históricos, su desarrollo y el cómo se desenvuelven dentro de una sociedad delimitada previamente, para fortalecer nuestra investigación, tener un mejor campo de estudio y un mayor entendimiento.
Este trabajo plantea la situación actual de estas cuatro áreas apoyándose en datos estadísticos obtenidos a partir de la interacción con las personas, a través de la realización de encuestas cuidadosamente formuladas.

JUSTIFICACIÓN DEL PROBLEMA

Sabemos que la sociedad necesita interesarse más por el Arte y la Cultura, empezando por los niños, que son los que están en un proceso de aprendizaje y desarrollo, y que todo lo que se les enseña a temprana edad, tendrá que ver con su desenvolvimiento y comportamiento dentro de la sociedad.

Debido a que es un tema de importancia para nosotros, nuestro equipo de investigación, se lanzó a la tarea de investigar el interés hacia la Literatura, Teatro, Cine y Música dentro del área que delimitamos, y así saber si las hipótesis que planteamos acerca del problema, eran comprobables o no.
Con esto, también cubrimos el requisito que nos pide la universidad para poder acreditar el primer trimestre.


Casa abierta al tiempo
OBJETIVOS

-Conocer la influencia de la literatura, música, cine y teatro dentro de la zona delimitada para la investigación.


-Romper con los tabúes que tienen las personas acerca de éstas cuatro áreas.
-Conocer si el sector estudiantil participa en éstas actividades por interés o por obligación.
Es necesario conocer de la historia de estas cuatro áreas que nosotros presentamos para que los lectores de éste trabajo de investigación adquieran un poco más de cultura general de la que está a nuestro alcance.

Por lo que mostraremos un marco histórico de cada una de las áreas ya expuestas.





Casa abierta al tiempo
LECTURA Y LITERATURA: MISMA VÍA HACIA EL CONOCIMIENTO”
LA LECTURA
Partamos de la idea de que la crisis sociocultural, característica de nuestro tiempo, también se manifiesta en los ámbitos educativo y cultural, ya sea en la escasa producción de libros y su consumo o en la demanda de estrategias de lectura de los usuarios. Demos también por asentado qué factores económicos son causa principal de esta problemática: asimismo que en menor escala, pero sin dejar de ser significativo, los sujetos sociales coadyuvan en su acrecentamiento.1 Enseguida tengamos presente que , de alguna manera, el análisis, discusión y resolución de estos problemas deben ser atendidos por las instituciones públicas y no por la pleonásticamente llamada “sociedad civil”, porque participar en estos eventos tiene más relevancia académica que política. No obstante, la situación anunciada podría devenir en circunstancias histórica si el problema de la lectura (y de los lectores) pudiera verse en toda su extensión; por lo que en la perspectiva educativo-cultural, se pone especial interés en esta otra cara del analfabetismo calificada como “funcional”. También desde la situación política de México, país en vías de desarrollo y con vocación de liderazgo mundial, resulta necesario incidir en esta situación reveladora: la carencia de lectores. Lo que nos interesa buscar, en este caso, son las raíces de este reprochable crimen cultural e intelectual, intencionalmente ejecutado por las clases dominantes que en todo el proceso de nuestro discurrir histórico han sustentado el poder estatal en nuestro país y, han programado toda una filosofía de dominio con el predispuesto sentido de condicionar y manejar un individuo que sea reproductor, defensor y seguidor de los valores culturales, morales y espirituales de quienes sustentan los estamentos de poder, en términos gubernamentales, jurídicos y educativos. Ambas posturas señaladas pueden ser válidas para, a partir de ellas, pergeñar soluciones. La llegada del fin de siglo, con su ineludible revisionismo, nos permite o exige, según se vea, disponemos a un retraimiento para ponderar la calidad de nuestra cultura heredada y heredable.
Frente a la posible confusión de si el problema es la lectura o los lectores, conviene delimitar primero a la lectura como proceso y al lector en su desempeño: superadas las barreras de la lectoescritura, 2 este evento principalmente depende del uso de un método relacionado hacia la lectura de comprensión, podría pensarse que existe un lector, más si éste no comprende lo que lee, el objetivo de la enseñanza no ha sido alcanzado. Persistir en esta idea de efectividad lectora, a pesar de la ineptitud manifiesta, convierte a esa afirmación en una falacia, fomentada por la escuela, que ha abandonado su carácter formativo. En ese tenor el problema se acrecienta porque el Estado no proporciona al individuo elementos suficientes para cultivar esa capacidad lectora. A su vez, el sujeto puede ser también causa de este fracaso o problema, según se lo vea. El proceso de la lectura y la persona que lo realiza son partes fundamentales del esquema: el primero se aproxima más a la información



Casa abierta al tiempo
que a la comunicación; el segundo, en la mayoría de los casos, se identifica con el leedor, opuesto precisamente al lector,3 porque el leedor es el que consume textos intrascendentes, en cambio el lector es el que aprende, comprende y se transforma con el conocimiento adquirido. Ubicados en este punto de la revisión, y con el fin de aproximarnos más, intentaremos un recuento sucinto de los principales factores problemáticos.
LA ESCUELA Y EL PROFESOR
Uno de los más importantes objetivos de la escuela primaria es, en los dos primeros años, superar la barrera de la lectura y de la escritura y orientar ambas hacía la expedita obtención del conocimiento en los grados posteriores. Sin embargo, una de las fallas más notorias en la escuela de nuestros días es su ineficiencia, aún en niveles universitarios. Debido a esto tampoco han podido tener acceso los leedores al “banquete de la cultura”, así denominado por do Alfonso Reyes. La escuela mexicana actual –teóricamente- se sustenta en pedagogías modernas, operatorias y/o funcionales; sin embargo, la praxis educativa, resultado de la interacción del alumno y el maestro en el aula, cumple con mínima suficiencia los objetivos de los programas instituidos, cuya gravedad es más notoria en la actuación lectora de los alumnos. Por falta de tiempo y de imaginación, escasos recursos y ausencia de motivación, debido a negligencia o ignorancia de la materia de conocimiento a su cargo, por carencia de vocación y amor a la instrucción; como resultado de una falta de experiencia lectora, la actividad magisterial adolece de un franco deterioro. De todo esto ha resultado una inacabada labor educativa.
Sumado a factores sociales y culturales, que diacrónicamente han moldeado nuestra práctica lectora, clasificando al analfabetismo como funcional y no funcional; definimos como analfabetos funcionales a aquellos individuos que han tenido la oportunidad de obtener los más elementales criterios que le posibilitan leer un texto en su estructura superficial, pero que no pueden traspasar el plano profundo de los mensajes vertidos en el texto leído. Conocemos como analfabetos no funcionales a aquellos individuos que no han logrado, ni siquiera, aprender a firmar su nombre, ni han aprendido a leer nada, ni pueden discriminar de manera lógica y organizada frente a las múltiples situaciones de conflicto de su propia realidad social, todo esto visto en términos de lectura y escritura y, en términos racionales e ideológicos; el problema se acrecienta a tal grado que, el analfabetismo funcional ha alcanzado cifras iguales o superiores al analfabetismo no funcional,4 porque se comprueba que el principal problema se llama ineficiencia –a veces incapacidad- para leer y escribir.
La lectura es esencial para el ser humano ya que al leer se va entendiendo completamente lo que se esta leyendo, convirtiéndose en una actividad prioritaria para lograr el dominio de la expresión oral y escrita, es una condición necesaria para acceder de manera expedita en los periodos subsecuentes a los dos primeros años de la escuela primaria, pero es


Casa abierta al tiempo
practicada con insuficiencia. Las razones que se puede aducir son las siguientes:


  • El programa no lo marca específicamente: aunque está señalada en uno de los objetivos principales no se enfatiza su ejecución en cada unidad temática, motivo por el cual el profesor la soslaya;

  • tampoco se distingue entre tipos de lectura; esto implica que se favorezca la lectura recreativa en demérito de la lectura de comprensión, no necesariamente excluyente;

  • el profesor no la considera importante, en tanto supone que el niño ya sabe leer y escribir y no hace falta aplicar estrategias de enseñanza;

  • la lectura se topa con una terrible paradoja: el enseñante no lee, habitualmente, con propósitos formativos; en mayor porcentaje de casos el profesor es un leedor;

  • las actividades cotidianas dentro del aula son muchas y variadas y, en ocasiones, prevalece el eficientismo demostrado a través de informes periódicos y anules; en consecuencia, la atención del docente se dirige hacia el “cumplimiento” del programa;

  • durante las tres últimas décadas la efectiva enseñanza de la lectura, que era competencia ineludible de la institución escolar, se ha ido perdiendo por las razones aludidas y también por las innovaciones tecnológicas que “facilitan” o disminuyen la capacidad de aprender, de igual manera se observa una pérdida de los hábitos o costumbres que favorecían la oralidad (conversación, narración, lectura en voz alta) y una falta de amor por la lengua que, para muchos, carece de valor;

  • los conceptos “lectura” y “lector” parecen ser anacrónicos.

Referido a los recursos o apoyos lectores se puede decir que también son insuficientes o inadecuados. Las bibliotecas no existen en número satisfactorio ¿Por qué no son importantes? La insuficiencia podría ser explicada no debido a motivos económicos sino por uso inadecuado de este valioso apoyo didáctico. Estos valiosos centros de información documental se convierten en bodegas a las que, de vez en cuando, se acude más para ver que para saber.


En este sentido habría que considerar que la biblioteca es un apoyo didáctico fundamental, cuyo uso debe estar estrechamente ligado a la práctica de lenguaje; el lenguaje es el instrumento esencial con que contamos para llevar a cabo todas las operaciones del intelecto y todas las posibilidades del sentimiento y la emoción. El lenguaje es el medio más poderoso que poseemos para transformar el mundo; a la vez cumple con numerosas funciones: describe, refiere, aclara, ordena, expresa y poetiza. Sin embargo, no debe olvidarse que también cuenta mucho el significado que, como objeto cultural, tenga el libro: en tanto no se destaca su valor formativo, axiológico, el libro pasa desapercibido por el estudiante. Además, por el hecho de ser gratuito el libro de texto no adquiere el estatuto debido en la concepción ideológica del sujeto;



Casa abierta al tiempo
esto favorece el “úsese y tírese” característico de la sociedad de consumo.5 Por estas razones el niño y el adolescente muestran un alejamiento manifiesto en los siguientes hechos:


  • No aprenden a apreciar el libro.

  • No delimitan su función formativa, de conocimiento.

  • Le encuentran desventajas frente a la televisión o los comics.

  • Definen al libro como “aburrido”, sin valor, sinónimo de castigo

Es obvio que el hogar y el medio social influyen para acrecentar este problema; más a pesar de su trascendencia la escuela no los ha tenido suficientemente en cuenta. Por fortuna, el enfoque innovador de los nuevos programas pedagógicos hoy permite vincular mejor estos factores de la problemática, en tanto los ubica en niveles de acción docente, intervención o gestión pedagógicas.


El profesor de estos tiempos podría ser causa de la ineficiente lectura. Los fines de la noble profesión de enseñar no están en discusión, sino la manera como el enseñante programa sus actividades y las ejecuta. Ideologías y problemas socioculturales aparte, es necesario reconsiderar nuestra práctica docente y buscar su mejoramiento. Sólo de ese modo la lectura podrá recuperar su estatuto. Por supuesto algunos maestros son la excepción, y a ellos no nos referimos: los estudiantes que ellos forman serán, como en la selección natural aludida por Darwin, los más aptos.
EL HOGAR
Para solucionar el problema de la lectura en México se requiere, también necesariamente, tomar en cuenta el hogar del educando. Asociada con su clase social y económica, la familia mexicana (en su mayoría de clase media) no incluye la lectura de libros, revistas y periódicos entre sus actividades cotidianas; si lo hace, en mínima proporción le saca provecho, en tanto consume publicaciones cuyo contenido en de baja calidad; es decir no le incrementan su conocimiento, porque la referencialidad de mensajes intrascendentes es su característica principal, también las familias mexicanas se han caracterizado por tener una mayor interacción con los medios masivos de información cuya influencia en algunos casos limita notablemente el desarrollo de la lectura. Por el contrario, los sujetos que desde el hogar se familiarizan con provechosos materiales de lectura no tienen dificultades para seguir desarrollando su habilidad y gusto lectores.6 La dificultad aparece precisamente en aquellas personas cuya precariedad económica –y su muy particular cultura- no les ha permitido contactos con la lectura ni con los textos genéricos. En estas condiciones la escuela no puede, únicamente ella, dar soluciones; en consecuencia, debiera ser auxiliada mediante actividades específicas que corresponden a todos los integrantes de la familia. Los padres, excelentes apoyos didácticos en potencia, desafortunadamente obstaculizan el proceso en tanto ignoran los fines de la educación, el contenido de los programas educativos y las


Casa abierta al tiempo
didácticas pertinentes; a pesar de estas insuficiencias, los padres tratan –a su manera- de suplir o complementar la actividad del educador.
Varias causas del inadecuado, hasta ahora, apoyo del hogar a la lectura son insalvables desde la perspectiva educativa: motivos económicos, políticos y culturales; limitan la participación y desarrollos de las clases sociales, algunas de las cuales se encuentran inexorablemente fuera del terreno de prácticas intelectuales o culturales específicas. Así como la literatura han tenido un origen estrechamente ligado a las pudientes clases “ilustradas”, lo mismo ha venido ocurriendo con la lectura en los siglos posteriores a la Conquista.8 Sólo cuando el sujeto intenta per se la superación de fronteras socioculturales puede tener acceso a la lectura como práctica cotidiana; no obstante, para que ocurra un fenómeno semejante se requiere –conductismos aparte- la presencia de modelos, de ejemplo, que les revelan el secreto y utilidad de la lectura; así mismo hacen falta monitores, que tengan la función y la intención de favorecer la comprensión del mundo y la aproximación del goce, del placer del texto mencionado por Barthes.9 El disfrute también se asocia a la cantidad de trabajo que la persona invierte para adquirir el objeto que la produce; así, en el mundo de las opciones fáciles leer textos con imagen o escasas frases atrae más que la desafortunada aventura de leer “puras letras”, ya que cuando lees las palabras te hacen viajar con ellas, gozas y sufres. Mencionábamos líneas atrás que el obsequio de los libros de texto, que el Estado hace de conformidad con los establecido en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos conlleva un inconveniente
La responsable de inculcar la costumbre de la lectura es principalmente la familia: “Por ejemplo, si rara vez el hijo observa a su familia o a sus padres leer, difícilmente se va a acercar a la lectura; según las estadísticas, un joven de secundaria o preparatoria solo comprende un 20% de lo que lee; existe una triangulación, que se reside en padres, maestros y gobierno, a éste último le corresponde la promoción y difusión cultural”.
Lo que hay que hacer en términos generales es: “empezar a formar lectores desde niños, que es la etapa más receptiva y factible para la asimilación de juicios, modelos y niveles de comportamiento y, discernir sobre el tipo de lectura de acuerdo a su edad, su desarrollo y sus propios intereses, para que halla una lectura receptiva, adecuada y no obligada, porque cuando es así provoca rechazo”.
EL MEDIO
El mexicano durante su ciclo vital, aprende a reconocer las instituciones sociales que determinan su carácter: escuela, iglesia, clase social, Estado son los puntos principales a considerar, aunque en la práctica solo la escuela y el Estado encaran la problemática. En una sociedad donde lo común es ver contrastadamente pocos centros de instrucción o instalaciones deportivas frente a la proliferación de giros comerciales suntuarios, no tienen cabida los centros formadores de lectores. Aunque


  1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje