Página principal

1. el dinamismo del adviento vocacional


Descargar 215.9 Kb.
Página1/8
Fecha de conversión24.09.2016
Tamaño215.9 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8

 

 



El Equipo de Padres Josefinos les invita a gozar del SUEÑO, del “SUEÑO” con mayúsculas, que ya se prepara, se gesta y se forma. Es el sueño de toda la Humanidad y de la toda Historia. Es el sueño de aquel nuevo mundo que por la fuerza de Dios amanece en humildes signos. Uno de ellos es cada nueva vocación. Sobre ellas gravita la esperanza de la llegada de lo nuevo. Los invitamos, por ello, a redimensionar el tiempo de Adviento como tiempo denso que nos aboca a la Fe , esa virtud básica y, a la vez, profundamente cristiana. Esa Fe, que, como enseña el pasaje de Hb 11, es garantía de lo que se espera y prueba de las realidades que no se ven. Con ella daremos respuesta válida “a frustraciones, estados de ánimo de desencanto y pesimismo, parálisis ministerial y desaliento ante el futuro” (n. 15). Es el Señor quien nos invita a no desesperar. Es el Señor quien nos invita a soñar.

1. EL DINAMISMO DEL ADVIENTO VOCACIONAL

Desde esta motivación, el Equipo de PJV les presenta el Adviento Vocacional como iniciativa.

Se pretende un objetivo sumamente simple y a la vez, profundamente sencillo: “Tener FE en el que viene”.

Según el esquema que adjuntamos, los materiales se dividen en torno a los cuatro domingos del Adviento. Cada uno de ellos indica el sentido de la semana, a saber, preparación, conversión, esperanza y justicia, salvo el cuarto domingo, que por razón de calendario se reduce a lo mínimo.

Además, cada domingo tiene su objetivo particular que expresa una dimensión creyente desde el personaje bíblico de la liturgia y con una frase para la semana.

2. LAS CELEBRACIONES DOMINICALES DEL ADVIENTO VOCACIONAL

Les hacemos llegar una serie de celebraciones en consonancia con los objetivos descritos.

Para cada domingo se sugieren recursos para la eucaristía, junto con otras actividades pastorales para cada semana. En los centros pastorales, como los colegios, que no puedan celebrar la eucaristía dominical, pueden utilizar esas celebraciones, con sencillas modificaciones, en otro momento de la semana.

Los destinatarios para cada acción pastoral están descritos en el esquema. Existen acciones que están destinadas, o bien, para toda la comunidad, o bien, para determinados grupos y comunidades pequeñas y equipos.



3. EL SÍMBOLO LITÚRGICO VOCACIONAL

Para simbolizar la dimensión vocacional puede utilizarse un signo que, desde el primer domingo de adviento, se vaya continuando a lo largo de las cuatro semanas.

En el primer domingo, se prepara en lugar visible, una gran maceta con tierra. En un momento de la celebración se invitará a los presentes a sembrar trigo, explicando brevemente el sentido, a saber, que es responsabilidad personal y comunitaria, no sólo orar pasivamente por las vocaciones, sino permitir que el Señor Jesús entre en la propia vida, que acojamos y demos cabida a su semilla para que germine y fructifique.

A lo largo de los domingos restantes, se irá indicando simbólicamente con el mismo gesto de regar, que el don de la vocación, una vez sembrada, si se la cuida y mima, florece y da fruto.

Acompañará al gesto una sencilla oración.

1º Domingo de Adviento (SEMBRAR) Como el agua empapa la tierra, la fecunda y la hace germinar, haz, Señor, que tu Palabra dé fruto en nuestra vida.

2º Domingo de Adviento (ABONAR) Haz, Señor, que nuestro corazón, como la tierra buena del evangelio, reciba la fuerza de tu Palabra y de tus Sacramentos para que Jesús crezca en cada uno de nosotros.

3º Domingo de Adviento (GERMINAR) Haz, Señor, que la tierra de nuestro corazón, cuidada por ti y saciada por los bienes que nos das, germine siempre al Salvador.

4º Domingo de Adviento (FLORECER) Haz, Señor, que lleguemos a recoger y cosechar frutos de vida en nuestro trabajo. Y que estemos dispuestos a seguir trabajando en tu mies.

4. OTRAS INICIATIVAS VOCACIONALES

En los demás subsidios pastorales se busca el sentido vocacional. En especial destacamos dos acciones de particular importancia:



* LA CONVIVENCIA VOCACIONAL en la segunda semana, antes del 20 de diciembre, o cuando en la comunidad se hace más propicio. Como en otras ocasiones, esta convivencia está destinada a cualquier joven, chicos y chicas, que esté inquieto por el tema de su vocación, o que sin tener aún nada claro, quiera plantearse su futuro delante del Señor. Y también a quienes queramos invitar. Deben asistir quienes participan en los grupos vocacionales. En nuestras manos está invitarlos. Los animamos a que lo hagan todos, para que los jóvenes puedan encontrarse en la convivencia, desde la celebración, la reflexión y la convivencia con un Dios que les ama llamándoles.

* EL ÁNGELUS VOCACIONAL. Durante la tercera semana, María es la protagonista en la liturgia. Ella es la Virgen de la Vocación. La acción pastoral propuesta es el ÁNGELUS VOCACIONAL que asume las antífonas marianas de la “O” para orar de forma explícita por las vocaciones consagradas. Os pedimos que éstas iniciativas nos ayuden a renovar la propia vocación y a preparar mejor la venida del Mesías.  

1º Domingo de Adviento (SEMBRAR)

1. Como el agua empapa la tierra, la fecunda y la hace germinar, haz, Señor, que tu Palabra dé fruto en nuestra vida.

2º Domingo de Adviento (GERMINAR)

2. Haz señor, que nuestro corazón sea como la tierra buena del evangelio, acoja la semilla de tu Palabra, dé fruto y germine el Salvador.

3º Domingo de Adviento (ACOJER)

3. Haz, Señor, que nuestra tierra acoja el agua viva de tu Palabra para saciar nuestra sed y tener dentro un manantial de agua viva.

4º Domingo de Adviento (FLORECER)

4. Haz, Señor, que lleguemos a contemplar los campos dorados para la siega. Y que estemos dispuestos a ir como trabajadores a tu mies.

Celebración de la Reconciliación


Objetivo:

1. Posibilitar la toma de conciencia de la necesidad del cambio del corazón.

2. Celebrar desde la fe en el que llega la alegría de la Reconciliación.

3. Responder desde un corazón nuevo con un SÍ a la promesa de su llegada.



Destinatarios:

1. Todos los Agentes de Pastoral.

2. Jóvenes y el pueblo de Dios en general.

DESARROLLO DE LA CELEBRACIÓN

(Convendría ambientar previamente con alguna música de fondo que acogiera a los que van llegando)

1. Ensayo de Cantos

* Dame tu corazón

* Preparad el camino de Godspel

* Tu al centro de mi corazón

* Magnificat

* Punta de lanza (Brotes de Olivo)

* Canones: El Señor es la Esperanza, Confío en ti

* Maranatha

* Creo en ti

2. Ambientación

El tiempo de Adviento es un constante y repetido anuncio: “El Señor vendrá”. Pero, ¿nos abrimos a esta venida del Señor? La alegre celebración de la Navidad será un estallido de aquella afirmación tantas veces repetida: “El Señor está con nosotros”.

Pero, ¿nosotros estamos con el Señor? Celebrar la venida del Señor significa, ahora, descubrir cómo está nuestro corazón, significa anhelar que queremos escuchar su llamada, significar que queremos pasar de la muerte a la vida.

El es capaz de rompernos los esquemas porque quiere que le hagamos hueco en nuestro corazón.

Por esta razón, en esta tarde queremos recordarte que el corazón es lo más bello y delicado que habita dentro de ti. Es como la raíz de tu vida. Es como el manantial de tu río. Si tu corazón está vivo y es libre, todo tu ser será transparente y luminoso. Si tu corazón está dormido, todo tu ser será apagado, diferente y gris. Si tu corazón está muerto, todo tu ser será como las hojas de otoño que moja la lluvia y lleva al viento. Si tu corazón es puro, todo tu ser será limpio y refrescante, si tu corazón siente y ama, todo tu ser estará dispuesto a la ayuda, al abrazo, al encuentro. Si tu corazón está lleno de semillas de bien y de paz, todo tu ser será una primavera radiante y un verano cargado de frutos. Si tu corazón esta lleno de Dios, todo tu ser será una fiesta continua.

Estas invitado a desplegar tu corazón, a tomar conciencia de cómo es, como está. A abrirlo a Dios, a escuchar que te llama por tu nombre y dejar que os lo cambie, a cantar sus maravillas.



3. Canto

4. Oración

Oremos unidos:

Padre santo, nos queremos preparar para celebrar de nuevo la constante venida de tu Hijo Jesucristo a nuestra vida.

Queremos abrirnos a tu Palabra, escuchar tu llamada.

Pero sabemos y reconocemos que hay en nosotros demasiados obstáculos, mucho miedo a decir SÍ a lo que nos pides; demasiado egoísmo solapado; reconocemos que hace falta que nos fecunde tu verdad, tu esperanza, tu amor.

Por eso te pedimos que nos ayudes a renovar nuestro corazón. Te lo pedimos confiadamente por JCNS.

5. Liturgia de la Palabra

Lectura del Profeta Ezequiel (36,26-27)

“Dice el Señor: Derramaré sobre ustedes un agua pura y quedarán purificados. Los purificaré de todas las manchas y te todos los ídolos. Les daré un corazón nuevo y les infundiré un espíritu nuevo. Les arrancaré del cuerpo el corazón de piedra y les pondré un corazón de carne, infundiré mi espíritu en ustedes para que vivan según mi voluntad”.



Canto respuesta a la Palabra: Preparad el camino (Gospel)

Lectura del Evangelio de S. Lucas (3,1-14)

“Dios dirigió su palabra a Juan, hijo de Zacarías, que estaba en el desierto.

Juan empezó a predicar su bautismo por toda la región del río Jordán diciéndoles que cambiaran su manera de vivir para que se les perdonaran los pecados. Así se cumplía lo que está escrito en el libro del profeta Isaías: Una voz grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus senderos....”.

Decía, pues a las multitudes que venían a él de todas partes para que los bautizara: “Raza de víboras, ¿quién ha dicho que evitaréis el castigo que se acerca? Muestren los frutos de una sincera conversión, en vez de pensar que son hijos de Abraham. Porque os aseguro que Dios puede sacar hijos de Abraham de estas piedras. Ya llega el hacha a la raíz de los árboles: todo árbol que no dé fruto va a ser cortado y echado al fuego.

La gente le preguntaba: “¿Qué debemos hacer?”. El les contestaba: “El que tenga dos capas, dé una al que no tiene, y quién tenga qué comer, haga lo mismo”. Vinieron también los cobradores de impuestos para que los bautizara y le dijeron: “Maestro, ¿qué tenemos que hacer?” Respondió Juan: “No cobréis más de lo debido”. A su vez unos soldados le preguntaron: “ Y nosotros, ¿qué debemos hacer?”. Les contestó: “No abuséis de la gente, no hagáis denuncias falsas y contentaos con lo que os pagan”.

6. DINÁMICA Y REPRESENTACIÓN

¡Previamente se ha repartido a la entrada de la celebración unos corazones pequeños y se han preparado a varias personas para que lleven en su pecho distintos tipos de corazones: arrugado, roto, de piedra, encadenado, sucio, pequeño... Con música de fondo una persona, vestido de Juan Bautista del s. XXI sale de entre la gente, hablando, gesticulando, anunciando un bautismo de Conversión.

Al encontrar a las personas que tienen el corazón deteriorado, se para, pone cara triste, y saca a la persona y las va colocando delante.

¡Una vez reunidos , “Juan Bautista” les va preguntado a cada uno por qué tiene el corazón destrozado. Y cada uno va respondiendo. Y una vez explicado el motivo de su corazón Juan Bautista a todo de examen de conciencia va haciendo algunas preguntas a los que se encuentra en la celebración.



En la medida de lo posible los que portan los corazones destrozados terminan con la misma pregunta ¿Qué debo hacer?, ya que tiene una clara intencionalidad vocacional. Juan Bautista terminaría siempre con la misma respuesta: “Dad frutos dignos de conversión”.

Al concluir las intervenciones de los corazones Juan Bautista clava un hacha en el tocón de madera que se utilizó en la celebración del domingo anterior. Y repite la frase evangélica del evangelio que se ha proclamado: “Ya llega el hacha a la raíz de los árboles: todo árbol que no dé fruto va a ser cortado y echado al fuego”.

6.1. Diálogo

* Corazón de Piedra



Juan Bautista: Las piedras son duras, frías, insensibles, resbaladizas, no son capaces de empapar. Tú corazón es duro y frío. ¿Por qué tienes el corazón como piedra?

Corazón: Porque no soy sensible al grito del que está solo, enfermo, necesitado... Soy frío y calculador. Busco mi propio interés, e intento sacar provecho de las situaciones. Soy impenetrable e insensible ante distintas muestras de cariño y amor, tanto del hombre como de parte de Dios. Soy resbaladizo y duro sobre todo cuando Él me busca y me llama porque me quiere a su lado. Y no quiero escuchar su llamada. ¿Qué debo hacer?

J. B.: (Dirigiéndose a todos) ¿Nos interesa seguir con el corazón de piedra para que Dios no encuentre calor y no entre a fondo, ni nos comunique la vida, ni nos pida demasiado? (Pausa). (Dirigiéndose al corazón): “Debes dar frutos dignos de conversión

* Corazón pequeño



J.B. : Oye, tú, sabes que lo que es diminuto tiene poca capacidad. Cuando algo está raquítico le falta vida. En un recipiente pequeño cabe poco, entran pocas cosas, .. ¿por qué tienes un corazón tan ridículo?

Corazón: Porque sólo pienso en mí, porque en él no hay sitio más que para mí. Y, por supuesto, no cabe ni Dios ni los demás porque me estorban. Además, creo que vivo muy tranquilo, sin muchas preocupaciones. Me gustaría cambiar, pero tengo bastante con preocuparme de mí. ¿Qué debo hacer para cambiar? Dirigiéndose a J.B.).

J.B.: Creo que la soledad es muy mala. Hace a la gente rara. Esto de ir por solitario, no tiene futuro. ¿Abriremos las puertas de nuestro corazón, ensancharemos su capacidad de acogida? Se dirige al corazón y le dice: “Debes empezar a dar frutos dignos de conversión”

* Corazón roto



J.B.: Y, a ti ¿qué te ha pasado? Parece que te hayan dado una paliza. ¿Has sufrido mucho?. ¿Lo has pasado mal?

Corazón: Sí, llevo mucho sufriendo. Soy demasiado sensible a cualquier palabra o acción violenta. Me duelen los desprecio. Soy quisquilloso. Me molesta todo. Mis amigos tienen que medir las palabras. Pero, mis heridas se hacen más grande, cuando el odio por la ofensa la mantengo viva y reverdecida. No quiero llevar mis cruces encima. No estoy dispuesto a aceptarlas. “Maestro, ¿qué tengo que hacer?”

J.B.: Dirigiéndose a la asamblea:¿Está tu corazón herido? ¿No es hora de curar las heridas de nuestros corazones y recomponerlos?

Dirigiéndose al corazón: Te recomiendo que empieces a dar frutos dignos de conversión.

* Corazón arrugado



J.B.: ¿Quieres que te diga una cosa? ¡No me gustas! Pareces una pasa. ¿Por qué no planchas tu

corazón? ¡No cuesta tanto! ¿Cómo te pones así?



Corazón: Pues, es fácil. Cuando sólo me muevo por principios como “me apetece” (sexo, alcohol, juerga..); o “no me gusta” (estudiar, trabajar, orar, ir a misa...); o “me cae o no me cae bien” (el profesor, el vecino, el amigo, el cura...); principios como “es que no me apetece, no me va”. Se te pone un corazón arrugado cuando vives lleno de caprichos. Y sobre todo cuando vuelves la vista atrás, cuando caminas hacia atrás, cuando dejas aquello que un día fue tu horizonte de entrega, de compromiso y de fe y buscas cosas más fáciles. ¡Quiero cambiar! ¿Qué debo hacer?

J.B.: (Volviéndose a la asamblea) ¡Con que facilidad se arruga nuestro corazón ante el compromiso y se rinde a nuestros caprichos! ¿De qué nos evadimos, por qué principios nos movemos? ¿Qué te achanta? ¿Por qué no tenemos un corazón fuerte para luchar?

Volviéndose al corazón: Debes dar frutos dignos de conversión.

* Corazón encadenado



J.B.: ¡Vaya, vaya! Yo tenía entendido que los hombres usábamos las cadenas para atar fuerte. Son signo de esclavitud. El que está encadenado tiene reducida la capacidad de movimiento y de apertura a otros horizontes de vida y felicidad. Así que, este corazón lo tiene muy mal. ¿Tú por qué estás encadenado?

Corazón: Porque adoro a otros dioses y tengo muchos diosecillos menos exigentes.

J.B.: ¿Cómo cuáles?

Corazón: Mi comodidad, el sexo, el tener mucho y consumir más, el aparentar, ser primero, el mejor, el más importante, el qué dirán, mi imagen... Pero, no puedo más, quiero cambiar: ¿Qué puedo hacer?

J.B.: Pero, todo el mundo sabe que estos dioses que te atan tienen la cualidad de dar una “felicidad” inmediata, pero que luego te dejan vacío, solo,..., y lo peor de todo esclavo. Debes mostrar los frutos de una sincera conversión.

(Dirigiéndose a la asamblea). No es fácil ser libre en nuestro mundo; son muchos los señores que quieren apropiarse de nuestros corazones, ¡qué fácil resulta enredarse y adorar a otros dioses!

* Corazón manchado



J.B.: Tú estas un poco mugriento. ¿Por qué estás tan sucio?

Corazón: Estoy sucio de mentiras, hipocresías, rencores, impurezas, borracheras, malas palabras, violencia, sucio por mis celos, mis envidias, las ambiciones que me ciegan. Estoy sucio porque no busco la unidad sino la división. Y todo esto, pues, mancha y ha echado a perder mi corazón. Y se me olvidaba, ¡que te digo de mi autosuficiencia! que me impide ser limpio de corazón para poder ver y experimentar a Dios con todo su amor. Yo también quiero bautizarme, ¿qué me aconsejas?

J.B.: Por el tiempo que permanecemos con el corazón manchado tengo la impresión que no tenemos muchas ganas de limpiarlo. Lo malo del asunto es que el corazón, la conciencia manchada remuerde, crea intranquilidad, nos priva de paz. Y ¿qué hacemos con esto? (Señala su corazón), ¿es qué no hay nada que hacer? ¿no hay remedio? ¿es qué está todo perdido?

7. Canto:

8. A modo de homilía

Quisiera decirles algo que saben todos, pero hay cosas que son tan importantes que conviene repetirlas muchas veces y que nos entren por los sentidos, para que no se nos olviden. (Toma en su mano un corazón inmenso y lo muestra a todos). Es más grande que el de ustedes. (Se acerca a uno)

        N., quiero poner este corazón grande en ese tuyo. No el tuyo aquí, sino éste en el tuyo.

(Espera la reacción de la persona interpelada y contesta, sin entrar en discusiones. Así se va acercando a varias personas).

        Amigos es un empeño inútil querer aprisionar, en el corazón pequeño, el nuestro, un corazón tan grande como éste, el corazón de Dios... Dios es tan grande que no cabe en el corazón de nadie. Y es que lo esencial no es que Dios quepa dentro de nosotros. Lo esencial, lo grande, lo novedoso, lo que Dios nos comunica es que nosotros tenemos sitio en su corazón. Dios desde siempre ha reservado un sitio para ti y para mi... en su corazón. ¡Qué Dios tan inmenso! ¡Qué Dios tan detallista! Tengo un sitio en el corazón de Dios...

Con nuestro corazón arrugado, encadenado, manchado o roto, empequeñecido por egoísmos, olvidos... podemos ir al corazón de Dios y entrar en él. Dios es capaz de borrar nuestros olvidos, de limpiar nuestras manchas, de quitar nuestras cadenas... Dios es capaz de dejarnos un sitio siempre. Y ahora tenemos esa oportunidad.

Dentro de este momento, Juan Bautista se dirige a la asamblea con esta Oración:

Cuando nos metemos en el corazón de Dios,

El sabe enderezar los nuestros.

Nuestro Dios sabe curar los corazones.

Nuestro Dios sabe sanar los corazones afligidos.

Nuestro Dios sabe infundir vida en el corazón.

Nuestro Dios sabe ablandar los corazones.

Nuestro Dios es capaz de romper el corazón de piedra.

Nuestro Dios es capaz de darnos un corazón de carne.

Nuestro Dios sabe dar corazón de hijos.

Nuestro Dios conoce mi corazón y el tuyo

y hoy quiere llenarlos de gracia,

como llenó de gracia el corazón de María.

¿Quieres entrar en el corazón de Dios?

¿Quieres que Dios sea dueño de tu corazón?

8. Canto:

9. Peticiones de perdón

Dice Jesús que del corazón nace todo lo bueno y todo lo malo. Que los pensamientos y deseos negativos nacen de lo profundo del corazón. Que los proyectos y los planes del hombre se forjan en el corazón. Dice que si el árbol del corazón es bueno, los frutos serán buenos. Dice Jesús que la medida del hombre es su corazón. Lo dice Jesús, el hombre del corazón manso, dulce y humilde. Jesús el hombre lleno en su corazón de la ternura y de la misericordia de Dios. Jesús “corazón de Dios” abierto de par en par a los hombres.

Reconozcamos nuestra situación, necesitamos un corazón nuevo. Dirijamos al Señor súplicas para que tenga piedad de nosotros y nos conceda su gracia, su amor, un corazón nuevo.

(Cantan todos: Maranatha, en voz baja, mientras algunos jóvenes van haciendo las peticiones)

- Pronuncia sobre nosotros palabras de perdón.

- Acepta, Señor, nuestro corazón de barro, e infúndenos en lo profundo de nuestro ser tu aliento.

- Muéstranos el camino del amor verdadero. No tengas en cuenta nuestra fragilidad.

- Danos fuerza para romper las cadenas que nos atan, los egoísmos que nos paralizan, los miedos que nos inutilizan.

- enséñanos a decirte “SÍ”. A dejarte entrar en nuestro corazón para que sea como el de tu hijo Jesús, como el de su Madre María.

10. Momento de confesiones individuales

Durante las confesiones se debe tener preparada una gran batería de cantos.

Es el momento para que el que lo necesite y desee, pueda acercarse a un sacerdote y reciba el perdón de modo sacramental. Expresión visible y medio de nuestro acercamiento al Dios que sana los corazones. Es la experiencia de amor de Dios que obra maravillas a favor nuestro. Su perdón y su paz como signos claros de que nuestro Dios no quiere corazones manchados, arrugados, encadenados, partidos y egoístas. Dios nos quiere para la vida y llenos de vida para los demás.

Después de la confesión cada persona recibirá del sacerdote una copia del Salmo de un corazón gozoso. Es una oración para que ores personalmente después de confesarte. Te servirá de penitencia. El corazón que te dieron al entrar, lo pones en el corazón grande de tu

Padre.

  1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje