Página principal

1. Directorio Catequístico General El Concilio Vaticano II solicita un Directorio


Descargar 168.2 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño168.2 Kb.
  1   2   3   4
1.- Directorio Catequístico General



  • El Concilio Vaticano II solicita un Directorio...

"Decreta también el sagrado Concilio que se compongan directorios generales sobre la cura de almas para uso de los Obispos y párrocos, de forma que se les propongan métodos determinados para el más fácil y adecuado ejercicio de su cargo pastoral.


Compónganse también un Directorio especial sobre la cura pastoral de grupos especiales de fieles, según las circunstancias de cada nación o región, así como un Directorio sobre la instrucción catequética del pueblo cristiano, en que se trate de los principios y ordenación fundamentales de dicha instrucción y de la elaboración de los libros que hacen al caso. En la elaboración de dichos directorios téngase también en cuenta las advertencias que han sido hechas por parte de las comisiones y por los Padres conciliares" (ChD, 44). 1



  • Directorio de Catequesis del Episcopado Argentino 2


Necesidad del Directorio
Con el presente Directorio de Catequesis el Episcopado Argentino responde a la invitación del Concilio Vaticano II...
Finalidad
Su finalidad es promover una unidad fundamental, deseada y alentada por la Conferencia Episcopal, en el estudio y la práctica de la catequesis; además, alentar la renovación de la pastoral catequística a la luz del Concilio Vaticano II y de la renovación teológica y pastoral.



  • Directorio Catequístico General de 1971

"Los aportes que hace el Directorio Catequístico General son fundamentales. El punto de partida es rigurosamente catequístico: no hace ninguna apreciación sin detenerse a mirar la vida. Por eso en su primera parte se dedica al análisis de la situación del mundo y de la Iglesia.


Recién a partir de allí empiezan a desgranarse los conceptos que van a ser los principios básico de la actividad catequística posconciliar" (Juan Carlos Pisano). 3



  • Antecedentes del Directorio Catequístico General




Autor

Documento

Año

Concilio Vaticano II

Christus Dominus

1965

Conferencia Episcopal Argentina

Directorio de Catequesis

1967

Sagrada Congregación para el Clero

Directorio Catequístico General

1971

Congregación para el Culto Divino

Ritual de Iniciación cristiana de adultos

1972

Pablo VI

Exhortación Evangelii Nuntiandi

1975

Sínodo de Obispos

Mensaje final

1977

Juan Pablo II

Exhortación Catechesi Tradendae

1979

Juan Pablo II

Encíclica Redemptor Hominis

1979

Juan Pablo II

Encíclica Dives in Misericordia

1980

Juan Pablo II

Exhortación Familiaris Consortio

1981

Juan Pablo II

Encíclica Dominun et Vivificantem

1986

Juan Pablo II

Exhortación Christifideles laici

1988

Juan Pablo II

Encíclica Redemptoris Missio

1990

Juan Pablo II

Fidei Depositum - Catecismo de la Iglesia Católica

1992

Congregación para el Clero

Directorio Catequístico General

1997


Nota: los documentos resaltados, son consignados por el DCG 97 como documentos netamente catequísticos, los restantes, han tenido "una particular incidencia en el campo de la catequesis" (Nº 6).

Estructura del Directorio Catequístico General



Directorio Catequístico General

Congregación para el Clero

15 de agosto de 1997


Prefacio

Exposición Introductoria

Primera parte

La catequesis

en la misión evangelizadora

de la Iglesia

Segunda parte
El mensaje evangélico

Tercera parte
La Pedagogía

de la fe

Cuarta parte
Los destinatarios

de la catequesis

Quinta parte

La catequesis

en la Iglesia particular











Capítulo I



La Revelación y su transmisión mediante la Evangelización

Normas y criterios para la presentación del mensaje evangélico en la catequesis

La pedagogía de Dios, fuente y modelo de la pedagogía de la fe

La adaptación al destinatario: aspectos generales

El ministerio de la catequesis en la Iglesia particular y sus agentes


Capítulo II


La catequesis en el proceso de evangelización

"Esta es nuestra fe, esta es la fe de la Iglesia"

Elementos de metodología

La catequesis por edades

La formación para el servicio de la catequesis


Capítulo III



Naturaleza, finalidad y tareas de la catequesis







Catequesis para situaciones especiales, mentalidades y ambientes

Lugares y vías de catequesis











Capítulo IV












Catequesis según el contexto socio-religioso

La organización de la pastoral catequética en la Iglesia particular











Capítulo V















Catequesis según el contexto socio-cultural






2.- Guía de lectura Nº 7: Finalidad, competencias y contenidos del Directorio Catequístico General 4


  • 9.- La finalidad del presente Directorio es, obviamente, la misma que perseguía el texto de 1971. Se propone, en efecto, indicar "los principios teológico-pastorales de carácter fundamental - tomados del Magisterio de la Iglesia y particularmente del Concilio Ecuménico Vaticano II - por los que pueda orientarse y regirse más adecuadamente la acción pastoral del ministerio de la palabra" y, en concreto, de la catequesis. El propósito fundamental era y es ofrecer reflexiones y principios, más que aplicaciones inmediatas o directrices prácticas. Tal camino y método se emplea, sobre todo, por la siguiente razón: únicamente si desde el principio se entiende con rectitud la naturaleza y los fines de la catequesis, como también las verdades y valores que deben transmitirse, podrán evitarse defectos y errores en materia catequética.




  • Es competencia específica de los Episcopados la aplicación más concreta de estos principios y enunciados, mediante orientaciones y Directorios nacionales, regionales o diocesanos, Catecismos y demás medios que resulten idóneos para promover eficazmente la catequesis.




  • 10.- Es evidente que no todas las partes del Directorio tienen la misma importancia. Lo que se dice de la Divina Revelación, de la naturaleza de la catequesis y de los criterios con los que hay que presentar el mensaje cristiano, tiene valor para todos. En cambio, las partes que se refieren a la situación presente, a la metodología y a la manera de adaptar la catequesis a las diferentes situaciones de edad o de contexto cultural, deben más bien recibirse como sugerencias e indicaciones.




  • 11.- Los destinatarios del Directorio son principalmente los Obispos, las Conferencias episcopales y, en general, cuantos, bajo su mandato y presidencia, desempeñan una responsabilidad en el campo de la catequesis. Es obvio que el Directorio puede ser un instrumento válido para la formación de los candidatos al sacerdocio, para la formación permanente de los presbíteros y para la formación de los catequistas. Una finalidad inmediata del Directorio es prestar ayuda para la redacción de Directorios catequéticos y Catecismos. De acuerdo con las sugerencias formuladas por muchos obispos, se incluyen numerosas notas y referencias, que pueden ser muy útiles para la elaboración de los mencionados instrumentos.




  • 12.- Puesto que el Directorio se dirige a Iglesias particulares, cuyas situaciones y necesidades pastorales son muy diversas, es evidente que únicamente las situaciones comunes o intermedias han podido ser tomadas en consideración. Esto sucede, igualmente, cuando se describe la organización de la catequesis en los diversos niveles. Al utilizar el Directorio téngase presente esta observación. Como ya se advertía en el texto de 1971, lo que será insuficiente en aquellas regiones donde la catequesis ha podido alcanzar un alto nivel de calidad y de medios, quizá parecerá excesivo en aquellos lugares donde la catequesis no ha podido todavía experimentar tal progreso.




  • 13.- Al publicar este documento, nuevo testimonio de la solicitud de la Sede Apostólica por el ministerio catequético, se espera que sea acogido, examinado y estudiado con gran atención, teniendo en cuenta las necesidades pastorales de cada Iglesia particular; y también que pueda estimular en el futuro estudios e investigaciones más profundas, que respondan a las necesidades de la catequesis y a las normas y orientaciones del Magisterio de la Iglesia.



  1. ¿Qué busca el DCG?

  2. En cuanto al contenido, ¿qué aclaración hace?

  3. ¿Cuál es su finalidad inmediata?



3.- Pedagogía de Dios 5

Principios de pedagogía catequística

A.- FIDELIDAD A LA PEDAGOGIA DE DIOS
Pedagogía de Dios y catequesis
132. En la transmisión del Mensaje revelado, el catequista debe ser fiel, no sólo al contenido, sino también a la manera como Dios se revela. Por eso es fundamental, en toda catequesis, tener presentes los elementos esenciales de la pedagogía de Dios en la historia de la Salvación.
Dios se revela progresivamente. . .
133. El plan de Dios es eterno; pero su acción se desarrolla gradualmente, conduciendo a los hombres a través de una historia de Salvación, "para invitarlos a la unión con Él y recibirlos en ella" (Const. Dogm. Div. Revelación, 2). La catequesis debe respetar esa progresión histórica en relación a cada hombre y a cada comunidad.

por hechos y palabras. . .
134. "La economía de la Revelación se cumple por hechos y palabras íntimamente trabados entre sí" (Const. Dogm. Div. Revelación 2), que manifiestan la intención de Dios de salvar al género humano. La catequesis recordará, por lo tanto, que la transmisión del Mensaje revelado no es pura exposición doctrinal, sino también presentación de signos y acontecimientos -pasados y presentes- acompañados de "las palabras que proclaman las obras y esclarecen el misterio en ellas contenido" (ídem).
en Cristo . . .
135. Jesucristo, el Hijo de Dios encarnado en la naturaleza humana, es el signo primordial de la Revelación por su humanidad, sus obras y su Palabra. En el acontecimiento de su Muerte y Resurrección se centran la revelación y la realización del Misterio salvífico, que toda catequesis debe proclamar e interpretar.
en la Iglesia. . .
136. "Dios convocó a la congregación de aquellos que miran con fe a Jesús como autor de la salvación y principio de unidad y de paz, y constituyó la Iglesia para que sirva de sacramento visible de esta unidad salvadora a todos y cada uno" (Const. Iglesia, 9). La catequesis, por lo tanto, debe ser asumida y realizada por toda la Iglesia. Los catequistas ejercen su ministerio en nombre de la misma y con legítimo mandato de la Jerarquía.
de distintos modos. . .
137. La catequesis tomará el contenido del Mensaje revelado de la Escritura, la Tradición, la Liturgia, la vida de la Iglesia y las enseñanzas del Magisterio, y no dejará de lado ninguno de los modos con los que la Iglesia expresa y transmite su fe.
en la creación.
138. En la pedagogía de Dios todo lo creado y toda la existencia humana son signos de su acción salvífica. La catequesis ha de presentar al mundo creado como una invitación al hombre para vivir el Misterio de Cristo en su relación con Dios, con el prójimo y con el universo.
Para eso es necesario "escrutar los signos de los tiempos e interpretarlos a la luz del Evangelio" (Const. Past. Iglesia Mundo Contemp., 4).

B - FIDELIDAD AL SUJETO
Actitud de disponibilidad
139. La Iglesia proclama la Buena Noticia de Jesús para los hombres tal como éstos son concretamente. Por lo tanto, el catequista debe adoptar una actitud de disponibilidad para descubrir la iniciativa de Dios y el grado de desarrollo del hombre, con el fin de adaptar convenientemente la proclamación del Mensaje a las distintas situaciones personales y sociales.
Personalidad individual
140. Todo ser humano tiene su propia personalidad, determinada, entre otros factores, por su temperamento, su pasado y su sexo. Por lo tanto, será necesario racionalizar la catequesis, tanto la de los niños como la de los adultos, formando grupos reducidos y homogéneos.
Crecimiento
141. El hombre es un ser en crecimiento. Cada etapa de su vida tiene caracteres propios, y en cada una de ellas varían sus intereses y su capacidad valorativa. La madurez en la fe está íntimamente ligada a este proceso de crecimiento. Por lo tanto, la catequesis deberá presentar el Mensaje conforme a las características particulares de cada edad.
Ambiente social
142. El hombre vive en un ambiente determinado, con condiciones de trabajo y normas sociales que le crean una mentalidad y un lenguaje propios. Es imprescindible un estudio psicosociológico de las distintas regiones y ambientes del país, a fin de adaptar la catequesis a estas circunstancias. Para que se tengan en cuenta las necesidades e intereses inmediatos del individuo y de la sociedad en que vive será conveniente que la catequesis se lleve a cabo en el ambiente propio del catequizando.

Ambiente cultural
143. El hombre actual vive en una comunidad en continuo cambio cultural. Por eso es necesario que el catequista esté en diálogo constante con el mundo en el que vive, y que la educación de la fe responda a los intereses y angustias de la época.

4.- Jesús Maestro, Pedagogo de Dios 6


  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje